Disidencia en Disneylandia; Ernesto Guevara y Agustín Cueva

Sociedad de Latinoamérica. Capitalismo, riqueza y pobreza. Consecuencias sociales. Globalización

  • Enviado por: Negrita
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 12 páginas
publicidad

Universidad de las Américas

Tema:

Análisis de la Disidencia en Disneylandia”

Junio, 15 del 2002.

Tabla de Contenido:

Dedicatoria 4

Agradecimiento 5

Introducción 6

Análisis del tema 7

Conclusiones 10

Bibliografía 11

Citas textuales 12

Dedicatoria:

Le dedico esta monografía con el amor más grande y sincero que pueda existir, el de madre a hija, a mi querida Abigail, ya que ella es mi inspiración y mi fuerza de luchar y seguir adelante intentando ser cada día mejor por y para ella.

Agradecimiento:

Agradezco de corazón a mi compañero de todos los días, Freddy, por estar siempre junto a mí, apoyándome en todo y a cada momento.

También agradezco a mi profesora, María del Carmen, por brindarnos con esmero su conocimiento, ser también un magnifico ser humano, comprensiva y dedicada.

Introducción:

Disidencia en Disneylandia nos habla de una época en la que aún existía la ideología de revolución por un país libre de burguesías, de unión entre clases campesina y proletariado para derrotar a un gobierno opresor, donde todavía existían héroes capaces de ofrendar sus vida por sus ideales sin dejar de lado la pasión por plasmados sus nombres en la historia de una nación, aun siendo esta lejana a su procedencia, todo con tal de vivir o morir por que cada persona sea verdaderamente libre y capaz de salir adelante en un mundo mejor.

Análisis de la Obra:

Este libro nos habla acerca de una realidad capitalista, alejada por una gran distancia de la idea socialista, plenamente comunista del autor, en la que se puede ver reflejadas las ideas fuertemente marcadas de un sentimiento contra los Estados Unidos al que se lo llega a nombrar “el gran enemigo del género humano"1.

Bajo mi punto de vista tanto el autor, como Ernesto Guevara (el Che) y Agustín Cueva, tiene muchos factores a favor de sus teorías, tanto en lo que se refiere a que nuestra América Latina esta condicionada y firmemente involucrada con estos países del primer mundo, en vista de que hemos adquirido cantidades impagables de deudas, tanto con el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y a algunos otros organismos internacionales, refiriéndome a que debido a esto debemos muchas veces aceptar condiciones que afectan a nuestros países para que ellos se vean beneficiados, y, ya que lastimosamente en nuestros países no existe una cultura sustentable en todas las clases sociales y tenemos una mano de obra barata, poco capacitada y muchas veces con ausencia de responsabilidad social.

El autor nos trata de enseñar en este libro que debido a un capitalismo egoísta y poco humanizado, nuestra América así como también países de Europa, Asia e incluso Europa nos estamos viendo afectados ya que se nos van mostrando índices más altos de pobreza, abriendo una fuerte brecha entre las clases sociales de cada país, además debido a la escasez del valioso dinero en nuestros países latinoamericanos se muestran fenómenos sociales como el asesinato de niños, el tráfico de infantes y hasta el tráfico de órganos.

Estoy de acuerdo con Agustín Cueva en que antes los gobiernos se preocupaban más por su gente, que los gobernantes que están de turno en este momento, ya que antes cada uno velaba por su país, por lo que más les convenía como nación, sin fijarse en si afectaba cualquier decisión a Estados Unidos que es quien ahora impone las reglas del juego.

Podemos citar que: “Conforme datos de las Naciones Unidas, 358 personas plácidamente instaladas en el “planeta financiero” perciben ingresos equivalentes a los de los 2600 millones de habitantes menos favorecidos del mundo (45 por ciento de la población total” 2

El subcomandante Marcos (Rafael Guillén) nos hace hincapié sobre que tan beneficiosa puede ser una globalización que esta disfrazada tras una supuesta superación de los países del tercer mundo, ya que en realidad sólo lograría engrandecer aún más a las potentes y ya bien sustentadas transnacionales que vendrían a ser las candidatas más opcionadas para apropiarse de las riquezas de nuestros piases.

En este libro se nos muestra una cruda realidad de que mientras países como Estados Unidos, Suecia, Suiza, Japón se van engrandeciendo, haciéndose cada día más ricos y poderosos, países como nuestro Ecuador, se va hundiendo cada día más en la pobreza, abriendo más esa quebrada que existe entre ricos y pobres, todo porque lastimosamente a nuestros gobernantes los tienen atados de manos, con la realidad que el rechazar cualquier “petición” podamos quedar excluidos y aislados, como es el caso de Cuba, de cualquier ayuda por parte del resto del mundo.

Angustiosamente nuestra realidad es así, aunque yo creo firmemente que nuestra generación y en la que nos sigue va a cambiar este ambiente de pobreza en el que vivimos, implantando nuevas leyes que en vez de entorpecernos nos ayuden a ser mejores, instruyendo al pueblo, que la educación es lo único que puede ayudarnos a salir adelante, y cambiando esa mentalidad de corrupción que tan bajo nos ha permitido llegar.

Conclusiones:

  • Podemos concluir con que el comunismo será un ejemplo a seguir, siempre y cuando sea aplicado de una manera imparcial, sin favoritismos y siendo justos con todo el pueblo en general.

  • También podemos decir que el gobierno debería tomar ciertas medidas para controlar y velar por la superación de nuestros pueblos -refiriéndonos sobretodo a la educación- tratando de crear leyes y multas para que sean cumplidas con mayor efectividad.

  • Otra cosa es que no se le puede echar toda la culpa de nuestros problemas a otros, es cierto que nos ponen trabas, pero nuestro país se ha convertido en la guarida de ratas y ladrones de cuello blanco, y no existe aquí por el momento nadie como el Che que nos pueda ayudar.

Bibliografía:

La Disidencia en Disneylandia, Rene Báez, Editorial Eskeletra, 1998.

Citas textuales:

1.- Ernesto Che Guevara, Escritos y discursos, Antarca, Buenos Aires, 1986, p.12.

2.- Rene Báez, Disidencia en Disneylandia, 1998, p.90

9