Diseño español

Diseñadores. Diseño profesional. Moda. Influencias

  • Enviado por: Fran Camacho
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

MAESTROS DEL DISEÑO ESPAÑOL.

“El diseño es una herramienta de trabajo que nos permite mejorar nuestra relación

con los demás, con el otro, y con nosotros mismos” (Alberto Corazón).

“Yo diría que lo que el diseño pretende es poner orden en los diversos elementos

que componen un objeto. Y dichos elementos se pueden ordenar con diversos criterios : en

función de la estética, del uso, y hasta de la poesía. Todo ello adobado con una fuerte base

cultural que lo haga más rico y profundo posible” (Miguel Milá).

“Es una actividad compleja, que te permite como el mago de Oz poner un pie en los

sueños. Y dependerá de ti y no de los otros si se trata de sueños de paz o

pesadillas”(Santiago Miranda).

“Diseño se denomina al acto o conjunto de actos que participan en la definición de

una obra, que en el caso de los productos industriales se llama diseño industrial” (Daniel

Nebot)

“El diseño es un servicio a la comunicación. Y todo lo demás son ya adjetivos : que

ese servicio sea brillante, eficaz, competitivo..., eso ya depende de esas otras condiciones

de artisticidad, de originalidad, de innovación, de creación. Pero en el fondo no es más que

un servicio a la comunicación y no es poco”(Enric Satué)

Cinco diseñadores, algunos Premios Nacionales de Diseño nos muestran su

definición sobre el concepto diseño, como vemos en sus respectivas definiciones, no sólo

no aciertan a dar una definición exacta de diseño, sino que incluso entre ellas llegan a ser

muy diferentes. Podemos concluir según la disparidad de las definiciones, que :no existe

un concepto claro de lo que el diseño abarca, algo que vemos durante todo el libro. No se

sabe lo que realmente es el diseño. Para algunos autores significa unas cosas y para otros

autores el diseño abarca otras, como es el caso de la moda, que entra dentro del diseño para

algunos diseñadores, mientras otros la excluyen.

Aún por descubrir muchas cosas, y en los comienzos, esta disciplina con pocos años

de vida, ha invadido nuestro tiempo de forma desmesurada, ocupando el mayor tiempo

posible al día nuestra percepción visual, invadiéndonos con diversos fines que van desde el

hiperconsumismo hasta la facilitación de la convivencia, haciendo más fáciles las

relaciones con los demás, con el entorno, y con nosotros mismos. Así veíamos como a

pesar de la disparidad de las definiciones que antes veíamos, encontrábamos que en casi

todas las definiciones coincidían los diversos diseñadores, que el diseño servía para

mejorar la calidad de vida a través de la comunicación, por ejemplo. A pesar de esta

conclusión común que podemos sacar de las diferentes definiciones, podríamos decir que

no existe todavía una teoría del diseño. No está nada clara esta disciplina, así por ejemplo

veíamos como entre los diferentes diseñadores hay quien engloba la moda dentro del

diseño, y quien la excluye :

“Si por moda se entiende la parafernalia de las pasarelas “famosas” y las Top

model explosivas, eso desde luego no es diseño. Pero si el asunto de la moda es el de la

ropa que utilizamos no veo porque no es diseño. Yo creo que el principal enemigo del

diseño de ropa es precisamente la palabra “moda” ( Alberto Corazón).

“A mi modo de ver la moda no inventa nada” (Miguel Milá) .

“Creo que la moda entra con todo el derecho en el campo del diseño. No podemos

olvidar de qué forma tan importante ha ayudado, por ejemplo a que la gente sea menos

formal. Las personas al sentirse más cómodas, se sienten también más relajadas, mas

libres, menos agresivas, más reconciliadas con su propio cuerpo. Y ello es mérito de la

moda porque no podemos olvidar que las personas envían a los demás mensajes muy

importantes a través del propio cuerpo.” (Santiago Miranda).

“Las prendas de vestir y calzar son de diseño porque cumplen su función, se

producen industrialmente y transmiten un mensaje cultural. Comunican”.(Daniel Nebot).

Todo esto puede deberse, a la juventud de la profesión de diseñador, algo que de la

misma manera repercute en el papel que la mujer juega dentro del diseño. Es curiosa la

ausencia de mujeres premios nacionales de diseño, y de la escasa importancia de la mujer

diseñadora, todo debido a la “inmadurez” de la profesión, además de los problemas que

conlleva una sociedad machista, y las barreras de tipo organizativo en nuestra sociedad que

se dan en todas las profesiones, al igual en el diseño, pues resulta contraproducente que

por ejemplo en el proceso creativo que hay aspectos más consonantes con la sensibilidad

femenina que con la masculina, como pueden ser los acabados de las piezas, la elección de

los colores etc., encontremos muchos más hombres que mujeres. De todas formas no hay

que olvidar la feminidad del hombre, ni la masculinidad de la mujer. Pero no deja de ser

sorprendente, que en una profesión en teoría tan afín a la mujer por su diferente

sensibilidad, porque el diseño contiene un fuerte componente estético y funcional, objetual

no encontremos ningún solo premio nacional de diseño femenino. Todo esto puede estar

marcado por el carácter violento de la sociedad en que vivimos, lo que nos permite en parte

excusar la ausencia de un nivel equilibrado de profesionales del diseño de los dos sexos,

pero que no resta importancia al hecho de que por una serie de factores se aparte de esta

profesión en la que el factor persona juega un importante papel, el 50% de la humanidad,

haciendo una división a grandes rasgos entre los diferentes sexos. El acto de crear un

proyecto es íntimo, reflexivo, muy personal, difícil de compartir, lo cual reafirma la

inutilidad de un porcentaje tan alto de desperdicio.

Diferentes factores, son como hemos visto los que apartan a la mujer del mundo del

diseño. De la misma manera, son muchas otras cosas de menor o mayor importancia las

que dentro del mundo del diseño están aún sin definir. Claro está que por las diferentes

culturas, por la evolución de cada país, el diseño no es el mismo, en Suiza, que en

Alemania, que en Italia, que en España, o cualquier otro país, pero hasta que punto cada

país tiene una identidad completamente definida, que caracterice y distinga su diseño.

Claro es el diseño italiano, que marca de cierta manera unos patrones, se caracteriza por el

énfasis que le da a la construcción de los objetos a partir de su interior, por ser un diseño

adelantado. En el caso de Suiza está caracterizado por ser diseños de gran calidad. En el

caso de España por la gran imaginación de sus diseñadores, y por destacar en el mundo del

diseño gráfico, supliendo de esta manera las deficiencias de industria en relación con el

diseño que sufre España. Pero la pregunta es la siguiente : hasta qué punto no hay firmado

un pacto oculto y desconocido que permite utilizar características del diseño de otros

países, readaptándolas, y conformando las características de un país de una forma ecléctica,

con un claro componente del país que de una forma u otra marque el carácter de ese país y

permita definir al diseño de esas características como propio de un país. ¿ No sería más

lógico pensar que el diseño es algo universalmente difundido, y que cada país por hacerlo

mas autóctono lo haya caracterizado a través de unas características propia, para conferirle

al diseño de su país una importancia superior a la del diseño de otros países, aún

tratándose en esencia de la misma sustancia ?

Tras varias definiciones, y varios problemas. ¿En qué consiste realmente el diseño ?

¿Es sólo el proyecto ? cuando hablamos de diseño se tiende a pensar en un hombre

encerrado en un despacho y en su propio mundo que trata de dar forma a un proyecto que

temprano saldrá a la luz. Esa es un poco la idea que pasa por la cabeza de la mayor parte de

las personas que se plantean lo que es ya no el diseño, pues seria el resultado en su caso,

sino el diseñador en el acto de crear, en resumen, hacen del diseño un simple, que no por

eso deja de ser complicado proyecto. Después de conocer este concepto podríamos

preguntarnos dónde queda la venta, la fabricación de ese proyecto, el consumo del mismo.

Como la fabricación encontramos muchas más procesos y situaciones que podríamos o

no englobar dentro del diseño, como por ejemplo el hecho de calcular el precio antes de

aceptar un proyecto, dentro de un buen diseño no puede dejar de pensarse en el tacto, pero

no siempre puedes tenerlo en cuenta porque el precio del objeto condiciona como al tacto a

muchas otras cosas, a todos los ingredientes del diseño : utilidad, calidad, funcionalidad,

comodidad, estética, productividad que deberían combinarse entre sí pero hay que atender

a un precio que determina la culminación del proyecto. Resultaría increíble hacer creer a

una persona que desconozca lo que el diseño conlleva que una carretera pueda tener un

diseño. Alberto Corazón nos da una frase : “La gente se pierde menos en una estación de

ferrocarriles porque hay diseño y se matan más en la M-30 porque no lo hay”. La frase nos

dice que en esa carretera, no hay diseño, y que tiene una nefasta consecuencia, lo que

implica la necesidad urgente de un diseño por extraño que parezca, a su vez contrapone la

estación a la carretera, y resalta la utilidad, aprovechando para ensalzar el diseño de la

estación las muertes que se sufren en la carretera con falta de diseño. Como la carretera

necesitaría ese diseño, hay otras muchas cosas más que lo necesitan, y muchas otras que

participan en el diseño y que desde la ignorancia desconocemos, así decíamos al principio

en la primera definición que el diseño nos permitía mejorar las relaciones con nosotros

mismos, los demás y con el entorno, y que muy diferentes y amplias eran las diversas

funciones de esta disciplina, desde el hiperconsumismo, hasta dar entidad a una ciudad y

caracterizarla para así diferenciarla de cualquier otra ciudad parecida, algo que en el caso

de las ciudades españolas no está muy logrado, pero trasladémonos por momentos a París o

a Londres, sería perfectamente reconocible una calle de una de estas dos ciudades en

cualquier foto que viéremos.

El diseñador tiene que tener una personalidad completamente definida para poder

de esa manera llegar a la gente, proporcionar el objeto que la gente necesita, para ello ha de

observar el funcionamiento de las personas, su manera de actuar, la reacción ante los

distintos espacios. Debe dar a la gente los objetos que necesiten para así satisfacerlos, sería

como una especie de médico que cura la exigencias de la gente a través de la psicología,

psicología que obtiene mediante la observación de los individuos y su comportamiento con

el medio.

Dentro de las relaciones entre profesiones podemos englobar al diseñador, al

artesano, y al artista. Cuáles son las diferencias y similitudes entre las diversas profesiones.

Al igual que ocurre con la moda y con la entidad de cada país, diversas son las opiniones de

los diferentes diseñadores. Para algunos es incomparable, y para otros existen diversas

similitudes. Decir al respecto que aunque los fines puedan quedar separados, la realización

del proyecto tiene muchas cosas en común. Así los tres trabajadores realizan un acto

intimo, reflexivo y personal antes de dar a luz su trabajo, pero no es sólo la situación, sino

que los tres realizan un proyecto de características muy parecidas. Si se piensa que el

diseño sirve para solucionar un problema, mientras que una obra de arte sirve para

satisfacer una necesidad creativa, además de tratarse de una pieza única e irrepetible, cosa

contraria a lo que el diseño permite, y también opuesto el diseño a la artesanía en este

sentido, concluiremos que no tienen nada que ver, pero si apreciamos el matiz de cada

profesión, sin duda encontraremos que son tres actos muy similares.

Esta última discusión forma parte de un computo de inseguridades que acechan a

esta profesión, y que no logran definirla de manera precisa. Por otra parte aunque esto

pueda deberse a diversos factores como hablábamos de la juventud de esta profesión etc.

nos permite pensar y jugar con lo que esta profesión puede llegar a abarcar y comprender,

algo que no deja de enriquecer al diseño, y a todo lo que del mismo se beneficia. Siendo de

esta manera una profesión ambigua por la extensión de los campos que abarca, se convierte

como decía en una rica e interesante profesión en la que el campo de actuación es

extensísimo. Encontrando el “contra” a esta profesión y a esta disciplina, y una vez visto su

“pro” podíamos decir que la inexistencia de una definición de esta palabra como disciplina

y profesión conlleva grandes problemas a modo de minimaleces que vemos en la total

extensión del libro pero que suponen un gran problema para el presente de esta profesión, y

para el futuro de la misma.

Teniendo en cuenta la importancia de los diseñadores entrevistados en el libro, la

situación se agrava un tanto, pues al tratarse de personalidades dentro del mundo del

diseño, que nos dan estas definiciones tan dispares y de la misma manera nos ofrecen sus

pensamientos no menos dispares que las definiciones que ofrecen, es lógico pensar que

para el resto de diseñadores no tan experimentados, ni de tal índole, la situación es aún más

confusa. Los conceptos y definiciones son aún más diversos, siguiendo como digo una

lógica que nos haga pensar que los entrevistados aunque no se encuentren en la base de la

razón, sí tienen al menos una concepción más correcta que otros diseñadores de menor

importancia.

Al igual que tienen una concepción teóricamente más correcta, su concepción en

del mundo del diseño es más amplia. La pregunta sería entonces si no hubiera sido correcto

introducir entrevistas de diseñadores que están empezando en esta disciplina, cuya simple

visión pudiera acercarnos más a un concepto más definido de diseño debido a la ausencia

de esa amplia visión que da la madurez en una profesión y que en el caso del diseño viene a

convertirse en un arma de doble filo al no haber estado nunca definida, algo que evidencian

las diferentes entrevistas del libro. Preguntarse también si con entrevistas a diseñadores de

diferente importancia, con una gran diferencia entre ellos no hubiera hecho pensar más al

lector, y así producir en éste una concepción personal de lo que el diseño significa, o por el

contrario hubiera el lector atendido solamente a las razones de los diseñadores de mayor

importancia, haciendo por el efecto contrario desprecio a las palabras de los diseñadores

que podríamos llamar de segundo orden.

Encontramos en el libro diferentes maneras de entender el diseño, siempre con

palabras comunes en las diversas entrevistas, pero el lector carece exactamente de un

conocimiento claro de lo que en sí supone el diseño, y una de las razones de este problema

es que como entrevistas personales que son, exceptuando la de Miranda y King, aunque de

la misma manera podíamos considerar una sola persona entrevistada al compartir su punto

de vista, las diferentes visiones que se nos ofrecen son personales y subjetivas, viendo así

en cada entrevista no ya sólo la manera de pensar de cada diseñador, sino además la

manera de actuar, influenciada por su pensamiento y concepción de la vida, con la que

pretenden cambiar todo lo que de ellos depende, y de los que nadie puede dejar de tener

participación aunque sólo sea de forma indirecta. Veíamos por ejemplo como para Daniel

Nebot, el respeto a la naturaleza, y la sensibilidad hacia el problema ecológico no suponía

algo a tener en cuenta, sino que su diseño lo basaba en un respeto extremo hacia la

naturaleza, de manera natural, definiéndolo como algo inconsciente, y apuntando que le

preocupaba que la relación con la naturaleza hubiera tenido que convertirse en un hecho

consciente, acusando además a otras firmas de parodia con respecto a este tema, que no

sólo no respetaban el ecosistema, sino que además sacaban partido de esta sensibilización

obligada del cliente. Es por eso que al ser una visión tan subjetiva y personal los conceptos

que se nos dan son tan diversos, y no nos transmiten un concepto al cual agarrarnos.

De todos modos, el libro, a través de las diferentes entrevistas permite sacar en

claro muchas de los conceptos que el diseño abarca, permitiéndonos por la ambigüedad del

mismo sacar conclusiones que nos ayuden a definir un concepto propio y personal de

diseño, y nos transmite los conocimientos necesarios para tener un criterio aunque sea

mínimo para poder juzgar lo que es correcto o no lo es dentro del diseño. Así por ejemplo

opinar sobre una de los problemas que en el libro encontramos : “la moda” ¿diseño?. Desde

mi postura una vez adquiridos en parte los conocimientos que el libro ofrece, decir que se a

mi juicio la moda entra dentro del mundo del diseño, al igual que lo hace un jarrón, una

señal de tráfico o cualquier otro objeto. Si se acusa a las prendas de vestir de no haber

evolucionado en un largo periodo de tiempo, no es culpa de la moda, un jersey, al igual que

un jarrón o un reloj, no tiene vida propia, se trata de un ser inerte. La vida de esos objetos

es la que el diseñador le ha concedido, lo que me lleva a pensar que el problema de la no

evolución de un objeto, es culpa del ser vivo que confiere “vida” a ese objeto. Se trata pues

de un problema de los diseñadores que no hacen evolucionar la moda. Si se culpa al cliente

de no aceptar un enorme cambio, deberíamos pensar de la misma forma que se trata de una

tarea del diseñador el hacer cambiar la concepción sobre un objeto, en este caso las prendas

de vestir, en las personas.

8

8