Diseño del plan estratégico de educación costarricense

Educación Social costarricense. Planificación educativa costarricense. Planificación estratégica. Administración de la educación. Realidad educativa

  • Enviado por: Alexander López Campos
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 25 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Diseño del plan estratégico

1 .Introducción

  • Presentación

  • Nuestra sociedad tiene grandes perspectivas con respecto a la visión del desarrollo ajustada en lo humano y con carácter integral. Se concibe el desarrollo como una condición compleja, con alto grado de concreción, de arraigo, no es imperioso, ni tampoco parte de la evolución y no está totalmente seguro.

    El ser humano posee necesidades vitales como la salud, la educación, la producción de alimentos y el estado nutricional, el empleo y su remuneración económica.

    La educación siempre será ejercida con un fin; la buena educación es desenvainar de cada individuo lo bueno que acarrea dentro, se debe asegurar que cada persona en el futuro pueda ser la mejor adaptación de sí misma. En el interior de cada niño hay un hombre dormido, siendo copias imperfectas de nuestra propia condición, con el transcurrir del tiempo nos vamos haciendo más humanos. Se educa para obtener un ser humano más sensible ante los demás, autónomo, creativo y solidario.

    La educación hoy en día ha adquirido una importancia considerable como agente primordial para el progreso social y el medio ideal para formar al ser humano capaz de asumir la construcción de un mundo nuevo.

    Se presenta una educación orientada a aniquilar del ser humano la violencia, por medio del desarrollo de su máximo conocimiento, su responsabilidad ante la sociedad para conducirse adecuadamente y respetando el espacio de los demás.

    El presente trabajo presenta los pasos a seguir en la realización del plan estratégico a realizar en la Escuela Pitahaya, y la comunidad del mismo nombre, donde encontramos una población con pobreza extrema, con bajo nivel de escolaridad en su población adulta, con un alto índice de mujeres jefas de hogar que tienen que trabajar en las zafras para buscar el sustento de sus pequeños.

    Esta comunidad tiene muy pocas fuentes de empleo, los que logran conseguir trabajo en el ingenio son explotados y tienen que soportar malos tratos por parte de sus jefes; además el período de la zafra se da cada año durante cinco meses solamente, durante este tiempo tienen que ahorrar lo que puedan para subsistir.

    Hay otro problema social que flagela a su población y es la alta incidencia de adolescentes embarazadas, que por lo general son abandonadas por sus compañeros.

    La planificación es una actividad inherente al ser humano sea cual fuere su condición; es importante, oportuno y necesario pensar muy bien lo que vamos a crear. Para dirigir o gestionar una actividad primeramente debemos establecer los objetivos que se pretenden alcanzar y el curso a seguir para obtenerlos.

    La sociedad ha tenido un cambio vertiginoso en los últimos años, antes no era tan importante planificar porque el entorno poseía cierta estabilidad; ahora es imperativo por las constantes transformaciones que estamos viviendo.

    En un plan estratégico se combinan varias fuerzas que interactúan para llevarlo a cabo; las fuerza moldeadoras como las decisiones políticas y económicas de los gobiernos de turno, fluctuaciones de la materia prima, los costos laborales, los costos sociales.

    Las fuerzas demandantes que son derivadas de la oferta y demanda del mercado. Las fuerzas desafiantes como la tecnología y la competencia. Las fuerzas alimentadoras que son los recursos que vienen del exterior de la empresa, como los proveedores, financiación, licencias y patentes. Las fuerzas satisfactoras que son los nuevos productos y servicios. Por último las fuerzas aceleradoras como recursos humanos imprescindibles en cualquier proyecto.

    Según el Palom (s f y s e): “La responsabilidad y compromiso esencial de la planificación debe estar situada en el área de Dirección de una organización”. La eficacia del plan depende de si es realmente participativo, además la planificación debe ser un instrumento para incluir, responsabilizar y comprometer a todos los actores de una organización.

    Según Vargas (2006), “la planificación estratégica tiene una serie de características, a saber: la planificación es un proceso, propone decisiones, toma decisiones y formula políticas en conjunto, es una actividad practica, se relaciona con la acción futura, sus objetivos expresan lo que pretende el plan y por último garantiza la relación entre medios y objetivos”.

    Por su parte la dirección debe adquirir el compromiso de creer firmemente en la planificación, aceptar el cambio, adecuar el tiempo, mostrar una información franca a sus estamentos, ser capaz de establecer objetivos innovadores, incentivar al personal para recompensarlos por su trabajo atinado, debe establecer un control adecuado sobre el desarrollo del plan.

  • Justificación e importancia del problema.

  • La década de los sesenta fue un período de gran importancia para la administración educativa, la cual tuvo que dirigir una acelerada expansión de los sistemas educativos; en la mayoría de los países se crearon servicios centrales de planificación encargados de apoyar técnicamente la formulación de objetivos y prioridades de la educación.

    La educación general básica se convirtió en el grupo principal de los sistemas educativos alcanzando un gran crecimiento. Pero terminado ese período de gran expansión, los sistemas educativos viven una incertidumbre debido a la crisis económica de la cual la administración educativa no escapa y su prestigio decae mermándoles la asignación de recursos públicos.

    Con la crisis económica se produce también cierto grado de ingobernabilidad frente a la demanda social; la fragilidad del aparato estatal repercute en el debilitamiento de las funciones de la planificación social y desde luego de la administración educativa. Algunos grupos productores de literatura que se difunde rápidamente en medios educacionales, proponen la aplicación de modelos neoliberales que plantean una privatización ultrajando la educación y como consecuencia, el abandono de toda práctica de planificación educativa a nivel estatal.

    Es sumamente importante recalcar que en el Foro Mundial de abril del 2000 celebrado en Dakar sobre la educación para todos para cumplir con los compromisos usuales. Los participantes en el foro programaron la educación básica como un derecho fundamental reconocido en la declaración universal de derechos humanos, retrajeron colectivamente, en nombre de la comunidad internacional, el compromiso de obtener la educación básica, para todos los ciudadanos y todas las sociedades.

    El marco de acción de Dakar se basa en el mas amplio control de la educación esencial realizado hasta ahora: la evaluación de la educación para todos en el año 2000, es prevista desde la Conferencia Mundial sobre educación para todos llevada a cabo en 1990, los participantes elaboraron un análisis exhaustivo del estado de la educación básica de todo el mundo.

    La UNESCO, responsable de la organización dedicada a la educación, mejorará la labor llevada a cabo por los gobiernos nacionales, regulara y reunirá en el plano nacional, regional e internacional a todos los organismos de financiación participantes, organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil.

    Todos los estados están comprometidos a fortalecer sus planes nacionales de acción con el fin de lograr los objetivos de la educación para todos a más tardar el 2015.

    En Costa Rica, al analizar la eficiencia y eficacia de los primeros cuatro ciclos educativos globalmente, persiguiendo el transcurrir de los y las estudiantes desde el ingreso a la educación formal, se observan grandes deficiencias del sistema para mantener a la población estudiantil activa dentro del mismo.

    Del año 1990 al 2002, Costa Rica registró en primaria un 80% de alumnos graduados, observándose una alta repitencia antes de graduarse. Pero también es importante recalcar que desde 1993 aumentó la cantidad de graduados sin repetir ningún año, quiere decir que se ha reducido el tiempo promedio para graduarse.

    En la secundaria se nota un bajo nivel de eficiencia; del 90 al 95 se observa que una gran mayoría de estudiantes no lograron graduarse. Del 97 al 99 se observa que aumentó el porcentaje de alumnos (as) graduados.

    Según el Estado de la Nación del 2006, se deduce que de la inversión social pública hubo en gran porcentaje dispuesto para el sector educativo, por una reestructuración en la educación básica, contraria a la educación superior. Dentro de la educación básica el mayor porcentaje se distribuyó fue en las modalidades no tradicionales (especial y abierta).

    Entre las modalidades tradicionales, la educación preescolar y la secundaria fueron las más dinámicas, donde la transformación social en primaria aumento en forma reveladora.

    En el año 2002 la educación superior (universitaria y parauniversitaria) reveló una disminución promedio anual de 2%. Esta reducción hizo que perdiera participación dentro de la transformación educativa.

    El administrador de la educación no podrá ejercer su actividad profesional al margen de las modificaciones fundamentales de las maneras de enseñar que trajo la última década del siglo XX como consecuencia de la revolución generada en el campo de las ciencias; igualmente deberá tener presente las condiciones de pobreza, miseria, analfabetismo, desnutrición e insalubridad que padecen la mayoría de la población.

    La administración educativa deberá redoblar esfuerzos para centrarse en satisfacer las necesidades básicas de aprendizaje de aquellos grupos menos favorecidos económicamente, sin obviar al resto de los educandos. Debe perseguir una política de evaluación de su diario actuar, personal, organización, recursos, programas educativos, servicios que ofrece a los centros escolares.

    Las acciones de la administración de la educación pueden tener peso si pueden garantizar directamente una educación de calidad y subsanen las decisiones existentes, proporcionando a los centros educativos la realización de proyectos educativos de calidad.

    En abril del año 2000 las personas reunidas en Dakar, provenientes de 164 naciones del mundo, reafirmaron los compromisos educativos y en conjunto se comprometieron a cumplir seis objetivos básicos fundamentales de la educación para todos, a saber:

  • Extender y mejorar la protección y educación integral de la primera infancia, especialmente para los niños más vulnerables y desfavorecidos.

  • Velar porque antes del año 2015 todos los niños y sobre todo las niñas y los niños que se encuentran en situaciones difíciles, tengan acceso a una enseñanza primaria gratuita y obligatoria de buena calidad y la terminen.

  • Velar porque las necesidades de aprendizaje de todos los jóvenes y adultos se satisfagan mediante un acceso equitativo a un aprendizaje adecuado y a programas de preparación para la vida activa.

  • Aumentar de aquí al año 2015 el número de adultos alfabetizados en un 50%, en particular tratándose de mujeres y facilitar a todos los adultos un acceso equitativo a la educación básica y a la educación permanente.

  • Suprimir las disparidades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria de aquí al año 2005, y lograr antes del año 2015 la igualdad entre los géneros en relación con la educación, en particular garantizando a los jóvenes un acceso pleno y equitativo a una educación básica de buena calidad, así como un buen rendimiento.

  • Mejorar todos los aspectos cualitativos de la educación, garantizando los parámetros más elevados, para conseguir resultados de aprendizajes reconocidos y mensurables, especialmente en lectura, escritura, aritmética y competencias prácticas esenciales.

  • Para asegurar el cumplimiento de esos objetivos, Costa Rica puso en práctica una serie de programas estratégicos, los cuales se están ejecutando y evaluando periódicamente para verificar el cumplimiento, estos programas son:

  • Educación para la primera infancia.

  • Educación básica y diversificada.

  • Educación para jóvenes y adultos.

  • Logros de aprendizaje.

  • Educación para la vida.

  • Uso y distribución eficiente de los recursos.

  • Profesionalización docente.

  • Utilización de tecnología en educación.

  • Participación de la comunidad.

  • Gestión de la educación.

  • En síntesis, estos diez programas abordan dos aspectos claves del desarrollo educativo, por una parte la continuidad y fortalecimiento de los esfuerzos para extender la cobertura educativa con equidad, principalmente de la educación primaria y secundaria, y por otra parte progresar hacia un replanteamiento de la política educativa actual, como medida urgente para mejorar los efectos de la calidad educativa y alcanzar la universalización de los servicios educativos.

    2. Fundamentación Teórica

    2.1. La administración de la Educación, problemas y oportunidades de la realidad educativa.

    En la actualidad, los problemas de la administración y de la educación son íntimamente relacionados con otro fenómeno más general, el que representa la intervención del estado en muchas actividades humanas y la consiguiente transformación de la administración pública. El concepto de administración debido al desarrollo globalizador ha tenido que evolucionar. La administración de nuestros días se presenta como una gran organización producto de la intervención estatal.

    Por ende, la administración educativa carga con una serie de problemas que aqueja a la administración pública, como producto de la falta de identidad administrativa por parte del estado, aunado a esto se ve afectada por la crisis mundial que aqueja la educación.

    El sistema educativo actual posee una extraordinaria complejidad, producto de fenómenos nuevos, como son el continuo incremento de la demanda social de educación, así como los problemas generados por su propia dinámica, los que plantean grandes cuestiones en relación, por ejemplo con las posibilidades de empleo del mercado de trabajo. Igual complejidad se presenta ante el reto de una educación permanente, la ampliación de la educación formal y la incursión en los campos de la educación no formal e informal.

    La educación se ha convertido en un hecho de masas y por ende los sistemas educativos se han transformado en sistemas dinámicos dotados de gran complejidad. De este modo, frente a una administración esencialmente inspectora surge la necesidad de una administración tecnificada y estable que debe garantizar la efectividad y la organización de sistemas educativos, puesto que la administración educativa actual fija los objetivos generales del sistema educativo, establece la ordenación académica mediante la formulación del curriculum, asigna los recursos financieros, se encarga de la infraestructura, recluta el profesorado en grandes cantidades, coordina y controla la enseñanza privada y finalmente asegura algo que la misma sociedad le reclama cada vez con mayor exigencia: la prestación efectiva de la enseñanza. Además se insiste en la idea de que la administración debe evaluar el rendimiento de la educación, no solo de los centros educativos públicos y privados sino también el rendimiento global del sistema.

    La administración educativa actual debe asumir nuevos papeles de trascendental importancia si efectivamente ha de asegurar el objetivo primordial de su organización, es decir, la prestación de la enseñanza de acuerdo con la calidad y equidad que hoy exige la sociedad moderna.

    Cabe destacar que según el Plan Nacional de Desarrollo 2002-2006 del Ministerio de Planificación, en Costa Rica se han venido realizado grandes esfuerzos en procura de alcanzar esa calidad, tal es el caso del aumento en las tasas de cobertura del sistema de educación preescolar, el fortalecimiento de los programas que diversifican la oferta educativa en la educación general básica. El impulsó de la enseñanza del inglés, la informática educativa, la telesecundaria y la renovación de planes de estudio en educación técnica. Igualmente, las escuelas unidocentes, con matrícula superior a 35 estudiantes, se les asignó un segundo docente. Se mejoraron los índices de rendimiento en las pruebas nacionales, así como el restablecimiento de la nota de conducta. Hubo un impulso de los Institutos Profesionales de educación Comunitaria (IPEC) y los Centros Integrados de Educación de Adultos (CINDEA). Se introdujo la Educación Cívica como asignatura en todos los niveles.

    En el campo de la educación técnica, se creó el Sistema Nacional de Educación Técnica para la Competitividad (SINETEC). El Instituto Nacional de Aprendizaje ha cumplido una gran labor en materia de capacitación y formación técnica laboral. Además, se ha fortalecido la oferta técnica que brindan los colegios técnicos profesionales.

    En educación superior, un logro muy importante es la creación del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES), así como el financiamiento de estudios por parte del Consejo Nacional de Préstamos para la Educación.

    Pero a pesar de los progresos en materia educativa, aún prevalecen deficiencias, limitaciones y problemas que limitan, el acceso de los niños y jóvenes al sistema, así como su permanencia y éxito escolar. Entre estos se destacan los siguientes:

    • Se torna indispensable la descentralización del Ministerio de Educación en aras de una mayor creatividad institucional y regional para resolver las demandas educativas.

    • Existe una creciente desarticulación en los niveles de primaria, secundaria y universitaria.

    • Aumento de la deserción y problemas de rendimiento académico por parte de los sectores más desfavorecidos.

    • Marcado deterioro y faltante de inversión en infraestructura, lo que imposibilita la extensión de la jornada diaria escolar.

    • Adecuar los ciclos lectivos con los productivos, para aminorar la deserción y con ello aumentar el rendimiento de los jóvenes de las zonas rurales.

    • Las provincias de Puntarenas y Limón son las que muestran un mayor rezago y vulnerabilidad en términos de niveles de instrucción.

    • Existe mayor deserción en educación secundaria, que en primaria.

    • Inexistencia de un Plan Estratégico en los programas de asignación de becas.

    • Aumento de la brecha entre educación pública y privada, debido a la mala distribución de los ingresos a nivel nacional.

    • A pesar del crecimiento sostenido en la matrícula, en educación secundaria aún persisten problemas de la cobertura y calidad respecto a las metas perseguidas de conformidad con la universalización de la educación general básica establecida en la educación política.

    • Es necesario la asignación de mayores recursos económicos al sistema educativo nacional.

    • Existe un crecimiento en la matrícula de las universidades privadas en ausencia de un marco estratégico de planificación académica, las instituciones funcionan con escasos mecanismos de control y supervisión de su gestión formativa, ocasionando que el perfil de sus graduandos no se ajusten al marco de la competitividad.

    • Es necesario articular el contenido curricular en secundaria, con las demandas del mercado laboral y el desarrollo tecnológico.

    En el marco de la problemática educativa diagnósticada por diferentes fuentes. Se pueden establecer los grandes retos que el Estado debe atender en los próximos años, a saber:

    • Bajar a un 3% el nivel de analfabetismo.

    • Alcanzar una cobertura del 51.8% en el Ciclo Materno infantil, Grupo de Edad Interactivo II. Y aumentar al 98% la cobertura del ciclo de Transición.

    • Lograr una cobertura del 77% en la educación segundaria.

    • Disminuir al 8% la deserción en el III Ciclo de secundaria diurna y en un 10% en secundaria nocturna.

    • Lograr la articulación e integración vertical y horizontal de la oferta educativa en el área de la educación técnica y la formación profesional.

    • Superar las brechas educativas entre la educación pública y privada, educación rural y urbana, enseñanza diurna y nocturna, además de las brechas de género.

    • Capacitar a la población adulta que en la década de los ochenta fue excluida del sistema educativo y hoy forma parte de los hogares en condiciones de pobreza.

    Ante las grandes transformaciones que afectan al mundo, es necesario identificar alternativas que brinden respuestas a las nuevas exigencias del desarrollo. Bajo esta perspectiva, surge la educación como el medio más eficaz de combatir la pobreza y distribución de las oportunidades de desarrollo. Es necesario redimensionar los alcances de la política educativa por parte del estado, proyectarla en objetivos a largo plazo y fomentar el desarrollo integral en un plano de igualdad de oportunidades, todo con el propósito de cerrar las brechas existentes en la calidad de la educación que reciben los estudiante de las escuelas urbanas frente a las rurales y entre la educación pública y privada.

    2.2 Etapas del Desarrollo de la Planificación Educativa

    Gracias al desarrollo de diversos trabajos en el área de la planificación, han sucedido diversos enfoques, no sólo en América Latina, sino también en los países desarrollados. De esta manera se pueden identificar tres etapas muy importantes, de la evolución de la planificación:

  • Planeamiento reactivo: Es un enfoque unilateral, se centra en dar soluciones a situaciones problemáticas, en América Latina todos los enfoques que habitualmente se plantean como típicos de planificación , se dan dentro de esta concepción

  • Planeamiento programático: Postula una visión más amplia de la educación, integra aspectos cualitativos y cuantitativos, propone una serie de alternativas de reforma de algún sector o de todo el sistema educativo. Presupone un conocimiento más acabado del funcionamiento del proceso educativo, propone contenidos de acciones alternativas a través de sus planes y no un mero ordenamiento y control administrativo-burocrático de los procesos que están ocurriendo. Desecha una forma rígida del sistema educativo o de administración de la educación.

  • Planeamiento dinámico: Característico en países escandinavos y fuera de la región, en el cual definen planeamiento como un mecanismo para organizar la autorrenovación de la sociedad. Implica cambios en el comportamiento de los individuos, en los enfoques de las tareas, de la concepción general de la educación y de su papel dentro de la sociedad. Este planeamiento dinámico tiene una autocorrección constante y en gran medida generada y dirigida por las fuerzas de cambio dentro del sistema educativo; es decir, por la interacción entre la investigación educativa y el planeamiento.

  • El Proceso en América Latina

    En nuestra región se puede afirmar que únicamente se ha cumplido efectivamente la etapa correspondiente al planeamiento reactivo y en casos muy específicos se han dado actividades de planeamiento programático. Los intentos por llevar a cabo un planeamiento programático han estados asociados con intentos de transformaciones sociales y políticas más amplias que las educativas.

    Por la importancia y extensión de la etapa reactiva, en el proceso de planificación educativa latinoamericana, se realiza un análisis más detallado de las tres fases de su evolución.

    Primera fase: Se extiende desde los surgimientos de la planificación hasta los primeros años de la década del 60, durante este período en gran cantidad de países se crearon pequeñas oficinas de planeamiento educativo, dentro de la estructura del Ministerio de Educación Pública, pero de no muy alta jerarquía y dirigidas por profesionales en el área de la formación docente. Las primeras metodologías que se aplicaron fueron tomadas del campo de la administración, planeamiento y desarrollo del currículo. En sus inicios los planes se orientaban fundamentalmente en los aspectos económicos.

    Segunda fase: Se ubica en la segunda mitad de los sesenta, y se dio un paralelismo entre la planificación educativa, ubicada en los ministerios de educación y la que se llevó a cabo en los organismos de planificación nacional. En términos generales, se avanzó en la idea y en la práctica de la integración del planeamiento educativo con la planificación general. No se pensó en un cambio de perspectiva acerca de cómo encarar la planificación, ni en el contexto general que se debía lograr para que esta fuera exitosa. En esta fase surgieron trabajos de diagnóstico importantes y se elaboraron los primeros planes de educación, ya sea como parte de planes de desarrollo o independientemente. Además se integraron a los equipos de planificación educativa profesionales de otras disciplinas, particularmente economistas, sociólogos y estadísticos.

    Tercera fase: Se extiende desde inicio de los 70 hasta la actualidad, es muy heterogénea en cada país, la planificación adquiere significación; esto ocurre en general, cuando aparece ligada a proyectos de transformación con un marco político e ideológico relativamente definido, se da énfasis en las reformas educativas integrales, algunos países intentaron superar la etapa de planeamiento reactivo e ingresar en el programático, en otros por el contrario la planificación perdió impulso.

    Por otra parte, los esfuerzos de mejoramiento técnico de la planificación educativa se continúan orientando básicamente en el marco de modelos similares a los de las primeras fases, por lo que dicho mejoramiento está desfasado con respecto a los verdaderos requerimientos actuales.

    Pareciera ser que los esfuerzos de planificación han sido en vano, pues en algunos casos nunca fueron aplicados, quedando reducidos a simples documentos. Aparecen así dos grandes problemas: el primero relacionado con la calidad y características de los planes y el segundo con la voluntad y capacidad de los poderes de decisión y de ejecución de la administración educativa para aplicarlos.

    En esta sección se tratarán las características relativas a la calidad técnica de los planes, entre los elementos de los planes con que se cuenta para especificar y desagregar la generalidad y amplitud de las políticas, pueden señalarse los siguientes:

  • Los diferentes plazos de los planes: El criterio con que se reconoce cada uno de estos planes no es el lapso que cubren, sino la función específica que desempeña el plan dentro del sistema general de planeamiento.

  • El plan de largo plazo fija la imagen - objetivo, el de mediano plazo establece la estrategia, y el de corto plazo determina las operaciones. Es de notar, también, que el plan de largo plazo tiene esencialmente un anclaje en la dimensión política, el de corto plazo en la dimensión administrativa y el de mediano plazo necesariamente en ambas.

  • El ámbito de la planificación: En un plano mucho más concreto, encontramos que los límites geográficos son sumamente importantes como delimitadores de las políticas. Los planes pueden clasificarse en nacionales, regionales y locales de acuerdo con el ámbito geográfico que cubren. Un plan para ser implementado debe tener en cuenta por lo tanto estas especificaciones y contar con la inclusión de los aspectos inherentes a los niveles nacionales, regionales y locales.

  • Apertura programática: A través de este mecanismo, la planificación toma una política determinada y la desglosa en una serie de subpolíticas en función de los aspectos o partes que la constituyen. Se parte así de una política y se llega a una acción. Por esta razón, para que un plan sea efectivo debe contar con una adecuada apertura programática.

  • Es importante resaltar que esta evolución y el protagonismo de estos cambios no ha estado en la toma de decisiones políticas sino más bien en los procesos sociales que han ocurrido en cada uno de los países, a lo cual debe darse una mirada prospectiva que replantee desde una perspectiva teórica las posibles alternativas de la planificación educativa en la región.

    La educación como tal, va más allá del sistema educativo formal, planificado y estructurado de manera rígida, el cual se convirtió en una fuerza importante para rehacer la realidad educativa en sociedades sometidas y para marginar las agencias de socialización existentes.

    La educación como concepto total y no restringido al sistema educativo formal es un proceso social en marcha, en plena búsqueda, en el cual se configuran permanentemente nuevas dimensiones del potencial transformador de los diversos sectores sociales que van recreando tanto los significados de la educación formal como las propuestas nacidas de los sectores populares y de sus necesidades.

    De esta manera se debe entender el proceso de planificación: como una experiencia que es preciso ir planificando, contrastando y rectificando en la marcha, realimentándose con la propia realidad.

    Existen algunos elementos técnicos que suponen planificar, los cuales se manifiestan en la confección de programas educativos, planteados y elaborados, en el mejor de los casos, o copiados de otros Estados, los cuales son puestos en marcha por los políticos de turno.

    Esta ha sido la situación afrontada por muchos países latinoamericanos, pero en la actualidad se encuentran muchos de ellos frente a interesantes coyunturas sociales y políticas, que redefinen la educación y por ende se debe redefinir consecuentemente lo que es la planificación educativa, con nuevos actores sociales que convierten a la sociedad civil en un coagente del cambio educativo democratizador.

    Las desigualdades sociales han marcado la pauta en Latinoamérica por diversas razones: históricas, culturales, étnicas y hasta de colonización. Si embargo, es conveniente destacar lo que expresa Blanco en la Conferencia Inaugural, del Ciclo anual de Conferencias (2002) sobre la Región de América Latina:

    “Se caracteriza por un alto nivel de iniquidad, exclusión y fragmentación social. Pese a la expansión de la educación básica en la región, persiste la desigualdad de oportunidades educativas en función de los distintos estratos sociales, culturales o etnias y factores individuales (p. 9).

    En relación a lo acotado por la conferencista Blanco, se desprende que en América Latina existen muchos grupos marginados que están en una clara desventaja social y que en muchos casos esa desventaja es producto de las enfoques errados de los diferentes Estados de Latinoamérica, debido a que no existe una política educativa bien sustentada, que logre llevar a una verdadera inclusión educativa de todos los estratos sociales, más por el contrario ocasionan deserción escolar, ausentismo, repitencia, analfabetismo y con ello expansión de la brecha social entre los grupos más desposeídos, diferencias cualitativas entre la educación rural y urbana, lo que redunda en un mal desarrollo social y cultural que se reflejan en los índices de avance económico de cada país y de América Latina.

    Es por ello que la planificación debe ser una herramienta útil para el mejoramiento de la calidad de la educación, articulando planificación programática con reactiva, dándose la posibilidad de ver cómo una dinamización de la educación puede colaborar en abrir brechas para transformaciones más profundas de la sociedad, y cuál sería el aporte que la planificación puede hacer para constituirse en un mecanismo que contribuya a la autorrenovación del proceso educativo.

    Esta tarea no debe dejar de lado algunas premisas características, de la planificación tradicional, tales como: la elaboración de planes, la divulgación pública de los problemas de la educación y la denominada, laboratorio de ideas. Esta son funciones importantes de mantener, el problema de fondo, es cómo desarrollar todo un proceso de conocimiento que permita apropiarse críticamente de la realidad para transformarla.

    Así, el concepto de planificación educativa se podría resumir en la idea de una función facilitadora, ya que será la instancia que, señalando las dificultades, devolviendo a la sociedad la información que saca de esta acerca de los problemas educativos concretos, constituyéndose en centro distribuidor y coordinador de las experiencias docentes que se estén realizando, sea capaz de estructurar y mantener las condiciones y las brechas; para que los actores sociales involucrados en el proceso educativo canalicen demandas y formulen propuestas dentro de un marco general orientador provisto por el Estado, quien será el encargado de señalar las grandes metas acordadas democráticamente y un marco amplio y flexible para el desarrollo de la educación.

    El papel específico de la planificación sería descubrir cuáles son los mecanismos del sistema educativo y del sistema social que impiden los cambios, y por el otro, cuáles son las acciones para que los cambios se realicen: en suma; su papel técnico específico estaría en garantizar la viabilidad de una estrategia o política.

    Este descubrimiento se debe dar gracias a la investigación participativa la cual se transforma así en un trabajo básicamente educativo, insertado en una praxis social y que contribuye a que el pueblo se reconozca como sujeto capaz de enfrentar organizada y colectivamente su problemática.

    2.3. La Planificación Estratégica.

    Al iniciar el desarrollo de cualquier proyecto, siempre se encuentran obstáculos que dificultan alcanzar el éxito en los diversos proyectos que se proponen, sin embargo, bajo esta perspectiva surge la planificación como una alternativa viable para ordenar los diferentes procedimientos que se proyectan y así lograr la eficacia, con el menor de los recursos disponibles.

    Anteriormente quizás no era tan necesaria la planificación, no obstante en la actualidad las cosas han dado un giro de ciento ochenta grados y diversos factores como la tecnología, el conocimiento, los valores de la humanidad, entre otros han puesto al ser humano a reflexionar de manera racional y con el objetivo de reducir los riesgos de la incertidumbre y proyectar al menos un futuro con más responsabilidad, se planifica con mayor énfasis.

    La Planificación Estratégica como proceso establece los objetivos de la organización y define los procedimientos adecuados para alcanzarlos, constituye la orientación o guía para que la organización obtenga y aplique los recursos para lograr los objetivos; de esta manera los miembros de la organización desempeñan determinadas actividades y toman decisiones congruentes con los objetivos y procedimientos escogidos. La Planificación Estratégica significa que se estudian con anterioridad los objetivos y las acciones, apoyando las actividades con algún método, plan o lógica.

    Es decir, la Planificación Estratégica como proceso constituye un esfuerzo organizacional sistemático, bien definido y disciplinado, que apunta a la total especificación de los objetivos y estrategias de una organización, así como la asignación de responsabilidades para su ejecución, con el involucramiento de los miembros de la organización. El proceso de planificación estratégica supone además, el análisis de las ventajas competitivas y debilidades de la institución, así como de su entorno, la formulación y puesta en marcha de estrategias que le permita alcanzar su propósito planteado en el largo plazo.

    Según la definición de Peter Drucker (1984), la Planificación Estratégica:

    “Es el proceso continuo que consiste en adoptar decisiones (asunción de riesgos) empresariales sistemáticamente y con el mayor conocimiento posible de su carácter futuro; en organizar sistemáticamente los esfuerzos necesarios para ejecutar éstas decisiones, y en medir los resultados de éstas decisiones comparándolos con las expectativas mediante la retroacción sistemática organizada.”

    De ello se desprende que la planificación será una forma de reducir la inseguridad, de ejercer la autonomía, de responsabilizarse del propio futuro y de aprovechar el riesgo de cambio como un factor de oportunidad, los planes que se elaboran para enfrentar y resolver problemas en una determinada realidad no son permanentes, planificar es una acción constante. El plan es una propuesta va cambiando, porque siempre hay que reajustar los medios, las actividades los fines y, de manera muy concreta, los métodos y los procedimientos para influir eficazmente en la realidad que se pretende transformar.

    La planificación Estratégica es una herramienta por excelencia de la Gerencia estratégica, consiste en la búsqueda de una o más ventajas competitivas de la organización y la formulación y puesta en marcha de estrategias permitiendo crear o preservar sus ventajas, todo esto en función de la Misión, de sus objetivos, del medio ambiente, sus presiones y de los recursos disponibles.

    Sallenave (1991), afirma que "La Planificación Estratégica es el proceso por el cual los dirigentes ordenan sus objetivos y sus acciones en el tiempo. No es un dominio de la alta gerencia, sino un proceso de comunicación y de determinación de decisiones en el cual intervienen todos los niveles estratégicos de la empresa.”

    El autor hace referencia de dos enfoques de la planificación, uno desde el punto estratégico y otro desde la óptica normativa. En el primero, los planes y programas surgen producto del consenso de los diferentes actores sociales. La segunda opción, generalmente trae de fondo una política tecnificada de manos de un experto, que debido a la poca o nada relación cotidiana con la situación, se aleja de la realidad y el plan termina siendo uno más que engrosa los archivos de las diferentes instituciones.

    Para Vargas (2003) “…la planificación debe garantizar que se actúa con eficiencia y eficacia para lograr los objetivos o las metas; el planificador debe comprometerse con un proceso que se caracteriza por su sensibilidad para recibir y tratar los problemas“. Sin embargo esa planificación no debe impedir que los integrantes de ese proyecto se olviden de sus aspectos particulares, puesto que debe haber un desarrollo integral, donde cada participante logre alcanzar sus metas personales junto con las de la empresa de manera flexible, pero concisa.

    2.4. La Planificación Estratégica una herramienta para la educación:

    A través de la historia la planificación en educación, se hizo necesaria, puesto que se ligaba al desarrollo económico social de las naciones latinoamericanas. Sin embargo, en la actualidad ha tomado diferentes enfoques, en el aspecto administrativo, pedagógico, sociológico, económico he interdisciplinario, no obstante ha faltado voluntad política para poderle dar seguimiento en el aspecto macro social y solamente el planeamiento se ha ejecutado a nivel micro, es decir de aula.

    El enfoque de las actividades de planificación se diferencia de acuerdo a la naturaleza de la organización; en el caso del Sector Educación, por ser un sector social, sin fines de lucro, tiende a enfocarse más en las políticas de desarrollo, la administración de servicios y el financiamiento de los programas.

    Cuando se habla de planificación estratégica en educación, se refiere a la posibilidad de imaginar el mundo futuro y a dónde queremos llegar como sociedad, construyendo en el presente los caminos y puentes para lograrlo, con la certeza de que existe un margen de incertidumbre y de modificaciones en la cotidianeidad. El análisis es el punto de partida del pensamiento estratégico, y éste se caracteriza por la elasticidad o flexibilidad intelectual, que permite encontrar respuestas realistas a situaciones cambiantes, especialmente en Educación.

    Así lo indica Vargas (2003) “Lo que se pretende con este aporte es contribuir a desarrollar a la educación en forma cualitativa, donde la planificación contribuya a dicho cambio desde una perspectiva estratégica, y asimismo se caracterice como: la libre participación, la viabilidad, la concertación y la equidad para que sean las principales responsabilidades de cualquier persona que planifica la educación”

    Existen tres componentes principales que resalta el autor, los cuales son importantes de identificar en todo proceso de planificación de la educación:

    1- Componente participativo en la construcción de los diferentes proyectos, con una participación real y no simbólica de los principales actores.

    2- Componente de creatividad e inventiva, propio del proyecto, de deseos, sueños y utopía.

    3- Componente de acción y organización necesario para construir ese futuro posible y deseable.

    De esta manera, la planificación estratégica constituye un proceso en el que se determina un horizonte que se convierte en el motor o impulsor de un conjunto de acciones para iniciar cambios y llegar a una situación deseable, que no debe limitarse a una suma de pasos rígidos o lineales para llegar a un producto.

    La planificación estratégica en el sector educativo promueve un conjunto de beneficios, entre los que se puede resaltar:

  • La optimización del sistema organizacional.

  • El aporte de una base desde la cual puede medirse el progreso.

  • El establecimiento de un vínculo entre todo el personal y compartir información generando pertenencia.

  • La definición clara del propósito de la organización y el establecimiento de metas realistas y objetivos consistentes con esa misión, en un horizonte temporal definido.

  • Se fomenta la participación de equipos de trabajo para la ejecución de tareas.

  • El aseguramiento del uso efectivo de los recursos públicos destinados al sector, enfocándolos en prioridades claves.

  • Actualmente una de las principales tareas en Planificación Estratégica en Educación es asumir la responsabilidad de mejorar la gestión y optimizar la eficiencia en el uso de los recursos públicos, a través de los principales instrumentos de planificación, es decir, la formulación de Planes y Proyectos Educativos.

    Cabe destacar que, como resultado del proceso de Planificación Estratégica se llega a la formulación de Planes, sin embargo ésta no es su finalidad última, sino más bien la construcción conjunta del pensamiento estratégico al interior de la organización y el compromiso de cambio de la misma; de manera que la Planificación Estratégica comprende un proceso continuo y no sólo un evento para definir un Plan.

    No obstante, según Güedez (1993), “Bajándonos un poco al nivel de los proyectos en la cultura y en la educación, podríamos sostener que ellos se formulan para intervenir, transformar y reorientar una realidad que es, simultáneamente, delimitable, insatisfactoria y perfectible”.

    Con ello queda muy claro que la planificación estratégica tiene como uno de sus fines primordiales la intervención de la realidad mediante la ejecución del plan y el ajuste permanentes entre medios, actividades y fines, a partir de caminos y procedimientos.

    En cuanto a los factores críticos para el desarrollo de un proceso de planificación estratégica en el ámbito educativo, es importante considerar:

  • El compromiso y liderazgo de los Directivos, es una prueba para formular una guía para la acción organizacional.

  • Se requiere la capacidad de desagregar los objetivos estratégicos en metas concretas monitoreadas y vincularlo a la programación operativa y al presupuesto.

  • La Planificación Estratégica constituye un factor movilizador para la institución, así como un referente para su planificación y programación operativa anual.

  • La Planificación Estratégica es un proceso continuo y no un evento para definir o elaborar un Plan.

  • Bibliografía

    Costa Rica, Ministerio de Educación, Fundación Mundo de Oportunidades. (2004). Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa Conferencias magistrales ciclos anuales 2002 y 2003. (1a Ed.). San José: Editorama.

    Décimo Informe Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible.

    (2004). San José, Costa Rica: Proyecto Estado de la Nación.

    Drucker, Peter F. (1984). La Gerencia. Buenos Aires, Argentina: Editorial El

    Ateneo.

    Gairín, Joaquín y Darder, Pere. (2001). Organización de Centros educativos.

    Primera reimpresión. Bilbao, España: Editorial CISSPRAXIS.

    Gento, Samuel. (1999). Gestión y supervisión de centros educativos. San José,

    Costa Rica: Editorial UNED.

    Güedez, V. (1993). La planificación estratégica de la cultura y la educación.

    Tablero, Convenio Andrés Bello, núm. 46.

    Palom, Francisco. (sf.). Planificación estratégica. España: (s.e.)

    Pulido, María C. (1995). El proyecto educativo. Bogotá, Colombia: Cooperativa

    Editorial Magisterio.

    Sallenave, Jean P. (1991). La Gerencia Integral ¡No le tema a la Competencia,

    Témale a la Incompetencia! . Madrid, España: Editorial Norma

    UNESCO. (1994). Declaración y Marco de Acción de la Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales: Acceso y Calidad, Salamanca.

    Vargas Rodríguez, Eddie. (2003). Planificación de Programas Educativos

    Ambientales y de Salud.- 1.reimp. de la 1. ed. - San José,

    C,R,:EUNED.

    http://www.monografías.com/teorías de la motivación.

    http://www.monografías.com/trabajos14/climaorganización/Shml.

    http://www.ilo.org/public/spanish/employment/skills/hrdr/init/cos_3.htm#Educación