Discurso del Método; René Descartes

Filosofía moderna. Siglo XVII. Racionalismo. Pensamiento cartesiano. Método cartesiano. Búsqueda del conocimiento y verdad. Individualismo. Duda metódica. Separación de cuerpo y alma. Existencia de Dios

  • Enviado por: Georgehoop
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad

Instituto Tecnológico de Ciudad Juárez.

Fundamentos de Investigación.

06110447

Tarea # 8.

7hrs-8Hrs.

Discurso del Método.

Para conducir la razón y buscar la verdad en las ciencias.

Introducción.- La filosofía moderna se inaugura, como se ha dicho ya con el problema del método. La filosofía procedente se había ocupado de de preferencias por el tema del ser: fue una filosofía ontológica. Con los grandes pensadores del siglo dieciséis toma un nuevo giro la meditación filosófica. Antes de lanzarse ala búsqueda del ser, el pensador filosófico se afana por descubrir el camino que pueda conducir allí: ¿Qué ruta tiene que recorrer el conocimiento para alcanzar la verdad?

Con ello se formula la idea de que una investigación sobre la razón humana debe proceder al conocimiento del mundo. Descartes, en efecto, busca los principios racionales que han de normar todo conocimiento, los principios racionales de los que han de derivarse las nociones sobre el mundo y sobre Dios. Por este motivo, se considera a descartes como el fundador del racionalismo moderno.

Dice descartes que la duda metódica es el instrumento que ha de emplearse parta descubrir los principios racionales que rigen el mundo. Y menciona que los hechos que se tienen por verdaderos, pronto de presentaran como falsos.

Desarrollo.-

Primera parte.- En esta primera parte descartes nos habla de que todos los seres humanos estamos dotados del mismo sentido común, solo que la inteligencia de cada persona nos lleva por diferentes caminos. Después el desde pequeño empieza a conocer las artes y los conocimientos que según le habían dicho que obtendría el conocimiento para hacer lo que es útil en la vida, pero cuando aprendió lo necesario se dio cuenta que solo había conseguido descubrir su gran ignorancia.

En esta primera parte habla te todas las ciencias que conoció y estudio, y me llama la atención como se manifiesta de las matemáticas y mas en especial de la filosofía., y dice que la filosofía no tiene una base muy firme y que sobre ella es muy difícil construir algo, en cambio no así con las matemáticas que tenían tanta certeza y evidencia que le extrañaba que no se hubiera edificado algo mayor sobre de ella. Nos menciona que todo lo que el había aprendido no tenia la certeza que fuese verdadero y que cuando se libero de la tutela intelectual se dedico a investigar y tratar de descubrir la razón de las cosas por cuenta propia.

Segunda parte.- Aquí descartes se desprende de todos los conocimientos que había adquirido a lo largo del tiempo, para cambiarla por un nuevo método que creía le traería mejores resultados. “Creía firmemente que por este medio obtendría mejores resultados que edificando sobre viejos fundamentos”. En ese momento decidió conducirse por el mundo solo, tratando de encontrar el camino recto que eleva ala definitiva consecución de la verdad, se dejo de dichos y opiniones, y anduvo por el camino de las tinieblas -En fabula- con lentitud y circunspección ya que así evitaría al menos el problema de caer.

Se evito desechar algunos conocimientos que ya tenia cono la filosofía el análisis geométrico y el algebra, por que ellas podrían ayudarle a una comprensión mas sustentada del mundo, pero al darse cuenta que tenían desventajas busco fundirlas tres y quitar los defectos de estas y crear un método que le ayudara a sustentar la investigaciones que el realizaba y formulo cuatro reglas básicas para este método.

  • No admitir como verdadero sino lo evidente.

  • Dividir cada problema en tantas partes como sea preciso.

  • Ordenar los pensamientos de lo más simple a lo más complicado.

  • Practicar revisiones o recuentos para ver que nada se omita.

  • Tercera parte.- En esta parte nos dice descartes que para deslindarse de sus viejas creencias y juicios, tubo que crear una moral provisional que le ayudara a encontrar tierra firme en donde fundar las afirmaciones de su fe científica.

  • En esta moral se obliga a respetar las leyes y creencias de su pueblo y permanecer en la religión que le enseñaron en su infancia, también que sus opiniones debían ajustarse alas de otras personas, pero estas ideas debían ser sensatas para no alejarse mucho del camino recto y del buen sentido, todo esto lo hizo por que las ideas propias iban a someterse a un riguroso examen de razón.

  • En esta moral debía emplear toda la firmeza y energía necesarias para seguir las opiniones dudosas, como se seguiría una evidente., y nos dice que cuando una idea se trunque debemos inclinarnos alo mas evidente, pero nunca debemos dejar la idea por muerta, nos menciona no vacilar, desechar remordimientos e indecisiones, solo así los actos no sufrirán aplazamientos.

  • Aquí el dice no aspirar a lo material, sino vencer sus dudas y que estas se transformaran en cumplida satisfacción por haber aclarado sus dudas. Menciona que talvez por eso los antiguos pensadores fueron tan felices, aunque no tenían riqueza alguna, por que, sabían que nada de lo que tenemos en nuestra existencia es nuestro, solo los pensamientos., y la felicidad que generan al dar cumplida la satisfacción de sus veleidades .

  • Nos menciona que la ultima moral que se impuso fue la de seleccionar la profesión que mas le pareciera pues la iba a ejercer ante la sociedad; y esta fue la de cultivar la razón, y ya consagrado a esta labor iba a dedicar tiempo completo a ejercer el método que había desarrollado, siempre en busca de la verdad.

  • Al momento de ver que las máximas morales que se había formado, habían tenido resultados provechosos en su aplicación, al conseguir tantas verdades que logro ver demostradas con su auxilio y la satisfacción que sus investigaciones le producía., no hubo obstáculo para liberarse de todas su ideas y opiniones.

    Cuarta parte.- La cuarta parte contiene “Las razones por las cuales se prueba la existencia de Dios y el alma humana, o sea los fundamentos de la metafísica”.

    Empieza hablando que sus meditaciones son muy metafísicas, y que talvez no serian del agrado de todos, pero tiene que realizarlas para apreciar la consistencia de sus razonamientos.

    Dice haber observado que en los dichos de la gente se utilizan opiniones a veces inciertas como si lo fueran, y que esto es justo lo que querría evitar en sus investigaciones., y como a veces los sentidos fallan el no podía confiar en ellos, pero no solo los sentidos sino también el hombre falla en algunas cuestiones simples así que descarto todo conocimiento anterior y comenzó utilizando su método y su razón para investigar quien era en verdad y de que estaba constituido.

    En sus razonamientos empezó a notar que si el creía que todo lo que existía era falso, entonces ¿Qué era el? El debía tener una realidad, y justo pensó que sus pensamientos lo hacían ser y llego ala conclusión; pienso, luego existo. Y la esencia que el estaba buscando era su pensamiento, que es una sustancia que no necesita de ningún lugar para ser, ni depende de ninguna cosa material y es totalmente distinta al cuerpo.

    Luego llego ala deducción que el no era un ser perfecto pues tenia dudas, y quiso comprender donde había aprendido a pensar en un ser superior y perfecto, y de dio cuenta que todo esto era cuenta de un se superior, pero no podía aclarar que ese pensamiento viniera de la nada si de la nada no sale cosa alguna, así que concluyo que la única solución posible era que esa idea hubiera sido infundida en el por un ser mas perfecto que tiene todos los conocimientos. Y así se dio cuenta que el dependía de algo mas perfecto y de lo cual dependía lo que se hallaba en el.

    Quinta parte.- Aquí expone todos los descubrimientos que ha hecho con su método en los diferentes campos de estudio Como la astronomía la geometría y la medicina. Aquí empieza a recoger y exponer los frutos que ha alcanzado con su método, y nos habla también de todo el campo de estudio que con el desarrollo del método se empieza a comprender. Nos habla de temas que en la actualidad están muy distantes por el estudio que sobre de ellos se ha realizado, pero en su tiempo eran parte de un conocimiento común.

    Sexta parte.- Aquí descartes se da cuenta que el método puede ayudar en mucho al hombre, conociendo la fuerza del fuego, del agua, el aire, de los astros y del cielo, haciendo una buena aplicación de estos conocimientos el hombre podría construir tantos objetos prácticos que podría enseñorearse de la naturaleza.

    Ya luego empieza a hablar de la experiencia que es mas necesaria cuando se ha avanzado en el conocimiento, y las experimentaciones raras engañan con frecuencia, por que no se conocen las causas básicas de los problemas, por eso menciona que queda tanto por investigar como la naturaleza misma.

    Y concluye diciendo que ojala su método ayude a aclarar las dudas de las gentes de ciencia como lo ayudo a el a convencerse de las suyas, y que ojala con este se puedan resolver muchas incertidumbres.

    Conclusión.- Al realizar este ensayo e comprendido la importancia que tiene lo que hoy llamamos el método científico, pero que Descartes lo ideo como una forma organizada para la realización de una investigación, pero algo muy importante y que el recalco mucho es que deben de quitarse antes que todo los prejuicios y dudar de todo por muy obvio que parezca.

    Y respecto al impacto que esta publicación de ideas ha tenido en nuestros tiempos yo creo que no es necesario decirlo con grandes líneas, por que este simplemente revoluciono todo lo que el hombre tenia por verdadero y empezó a desarrollarse la vida del hombre empezaron las invenciones el hombre comprendió lo que antes no y creo que este fue un parte aguas muy importante en la historia de la humanidad.

    Bibliografía.- Discurso del Método y Meditaciones Metafísicas. Rene Descartes, ED Porrúa. Novena edición. México DF. 1999.

    Métodos de investigación 1 y2, Luís Medina Lozano. DGTI, Treceava reimpresión, prmera edición. México DF .2004

    Cfr. L. Brunschvicg, Escritos filosóficos. I, París, 1951.