Discurso del método; René Descartes

Filosofía racionalista del siglo XVII. Racionalismo. Duda cartesiana. Certeza. Cogito ergo sum. Dios en el sistema de pensamiento cartesiano

  • Enviado por: Murcianillo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico en Gestión de PYMES
Instituto Americano
Capacitar al alumno para, una vez finalizado el curso, esté en condiciones de:
Solicita InformaciÓn

Doctorado en Filosofía
UNED
El Programa de doctorado en Filosofía de la Facultad de Filosofía se acomoda a las directrices del Espacio Europeo de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Descartes

Duda Cartesiana.

La duda cartesiana es el punto de partida del pensamiento y consiste en criticar las creencias adquiridas, considerando como falso, en principio, todo aquello en lo que pueda darse la mínima posibilidad de error. Para Descartes es el medio para encontrar la verdad universal. El resultado de la duda cartesiana establecida por Descartes posee la finalidad de quedarnos con el verdadero conocimiento de la realidad. A través de la duda se descarta todo aquel conocimiento falso, por lo que el resultado de la duda es el de rechazar los falsos conocimientos, abriéndonos camino a la verdad universal.

Búsqueda de un “ars inveniendi”

Este sistema de ideas y creencias aparece provocando la caída de la escolástica . Se necesitaba un nuevo método que reemplazara el silogismo expuesto por Aristóteles y usado durante toda la Edad Media. Descartes impulsa la filosofía y la ciencia, con Descartes si inicia el racionalismo, sin embargo otro autor de la época Bacon impulsa el empirismo.

El silogismo es un razonamiento deductivo que parte de una verdad general al caso particular que interesa. Pero si no hay verdades generales, no hay silogismo.

Las matemáticas.

Descartes cultivó las matemáticas desde su juventud, este advierte que tienen un carácter completamente distinto al de las verdades que se basan por entero en la experiencia. Las proposiciones matemáticas no deben su verdad a la experiencia y están inmunes a cualquier desmentido de la experiencia, por ello se les llama verdades de razón, ya que no dependen de la experiencia sino de la razón. Las matemáticas le sirvieron a Descartes como paradigma en la búsqueda de las primeras verdades absolutas.

Definición y características del racionalismo.

El racionalismo es una pensamiento filosófico que defiende que la razón humana tiene en sí misma capacidad para reconocer la realidad, la totalidad de la realidad, sin necesidad de recurrir a la ayuda de ninguna otra facultad. También es racionalista quien niega los sentidos, los sentimientos y otro tipo de facultades distintas a la razón.

Algunas características del racionalismo son:

1.- Afirman que solo existe una única razón: el racionalismo filosófico insiste en que la razón y la forma correcta de razonar son idénticas siempre, por lo que sólo existe una única razón.

2.- Los seres humanos solo podemos llegar al conocimiento humano de la verdad únicamente mediante el conocimiento racional.

3.- Es una ciencia deductiva.

4.- Se basan en el método matemático para regir esta doctrina.

Desengaño de Descartes.

Descartes siente un desengaño producido por los estudios que había realizado, el principio de autoridad aristotélica, vigente en la época, le había llevado a aceptar una serie de verdades como ciertas sin haberlas comprobado personalmente. Descartes se siente engañado por los conocimientos que había adquirido hasta entonces y es, la necesidad de un método, lo que se convierte para él en una auténtica obsesión. El fracaso de los filósofos anteriores es para él el no haber sabido encontrar un método para su filosofía.

Necesidad del método.

Descartes plantea el método como solución al conocimiento, propone el método como solución a búsqueda de la realidad absoluta, y, junto con la duda cartesiana (bastante importante en el método) intenta dar solución al verdadero conocimiento.

El método se caracteriza por el uso de la razón frente a los sentidos. Es esto lo que establece seguridad a este método a la hora de fundar el conocimiento.

Reglas del método.

1- Intuición primera o evidencia.

No admitir como verdadero nada a no ser que se supiera con evidencia que lo es. Descartes decide no precipitarse y no admitir como certeza nada más que aquello que se presentase como idea clara y distinta en su mente, sin duda de algún tipo.

2. - Análisis.

División de las dificultades que se examinan en toda su extensión, dividiéndolas en átomos de conocimiento.

3- Síntesis.

Conducción ordenada de los pensamientos empezando por los objetos más simples para ir ascendiendo gradualmente hasta llegar a otros más complejos.

4. - Comprobación.

Realizar comprobaciones y cálculos concretos con el fin de asegurar la validez o certeza de los procedimientos utilizados.

TEORÍA DE LAS TRES SUSTANCIAS:

El concepto de sustancia en Descartes es fundamental. Emplea indistintamente sustancia o res. Para él sustancia es aquella cosa que no necesita de otra para existir. Distingue dos tipos:

Infinita (Dios)

Es aquella que propiamente le conviene la definición anteriormente dicha. El que yo pueda dudar y aceptar o rechazar algo como verdadero demuestra que soy un ser libre, pero también que soy imperfecto, puesto que hay mayor perfección en conocer que en dudar. Se plantea, por tanto, la idea de perfección y llega a preguntarse de dónde procede esta idea. Distingue tres tipos de ideas: Innatas: aquellas ideas que nuestro entendimiento ya posee cuando nacemos. Facticias: son aquellas que elaboramos a partir de otras ideas. Adventicias: Que según parece viene de la experiencia externa, aunque no nos consta la existencia de una realidad externa.

Descartes aporta una serie de pruebas para demostrar la existencia de Dios:

Idea de perfección

Esa idea no puede proceder de la realidad exterior, ya que esta es imperfecta.

Criterio de evidencia

Encuentra su última garantía en Dios: Sin las ideas claras y distintas son verdaderas, es debido a que Dios no ha podido dotar al hombre de una facultad de conocimiento que le induzca al error.

Las sustancias finitas se mantienen gracias a la creación continua de Dios.

El mundo se mueve gracias al primer impulso recibido de Dios (Basado en las ideas de Santo Tomás de Aquino, que a su vez en la filosofía aristotélica.

Argumento ontológico de San Anselmo de Canterbury: Partía de la afirmación de la propia idea de Dios para concluir con la existencia real de Dios.

Finita (Cuerpo y Alma)

Dependen directamente de la infinita. Distingue dos tipos de sustancias finitas. Señala que a cada una de las sustancias le corresponde un atributo que sería la esencia de la sustancia, señala que el atributo del alma es el pensamiento y el del cuerpo la extensión. Emplea el latín para denominar a el cuerpo (Res extensa) y al alma (Res cogitans).

Las diversas formas en las que están dispuestas las sustancias sería el modo. La sustancia, el alma y el atributo son tres conceptos fundamentales de la filosofía cartesiana. El tipo de razonamiento empleado por Descartes para demostrar que el único atributo del alma es el pensamiento es el argumento de la ficción mental: Yo puedo dudar de todo, incluso de la existencia de mi cuerpo y de mi dependencia del espacio, pero no se puede fingir que no pienso, por tanto el pensamiento constituye la esencia de mi ser.

La concepción que posee del hombre es dualista, al igual que Platón le da mayor importancia al alma: “Este o, es decir, el alma, por la cual soy el que soy, es enteramente distinta del cuerpo, y hasta más fácil de conocer que él.

Dejó planteado un problema que posteriormente se seguiría estudiando: la relación entre cuerpo y alma (problema de la comunicación de las sustancias) El objetivo del pensamiento cartesiano al afirmar que cuerpo y alma compone sustancias es salvaguardar la autonomía del alma frente a la materia. La ciencia clásica imponía una concepción mecanicista del mundo, donde no quedaba margen alguno a la libertad,

ésta sólo podía mantenerse sustrayendo al alma de la necesidad mecanicista, y para esto había que situarla como realidad autónoma e independiente de la materia.

La duda(instrumento para llegar a la certeza).

Descartes necesita un punto firme de partida. La duda es el mecanicismo que utiliza Descartes para encontrar un principio evidente. Descartes concibió la idea de construir una ciencia suprema, que llama filosofía primera(el único sistema filosófico válido), deshaciéndose de todas las verdades y opiniones tenidas por ciertas, para empezar de nuevo.

Diferencia entre lo que nosotros entendemos por duda y lo que entiende Descartes.

La duda cartesiana no es una duda escéptica(es la nuestra), que es un estado permanente, un hábito del pensamiento, es un momento en que no somos capaces de afirmar si algo es verdadero o falso.

En cambio para Descartes es un instrumento para alcanzar la verdad, un instrumento para elaborar una filosofía, por eso se llama duda metódica, sus características son:

Duda metódica

Una duda teorética, pues no se extiende al plano de las creencias o normas morales, como se ve en el Discurso del Método, sino sólo al plano de la teoría, de la reflexión filosófica(pero nunca duda de la política y la religión).

Es una duda universal: A través de este sistema filosófico Descartes duda de:

Los sentidos: “ Si alguna vez me han engañado, me hace ser precavido y suponer que pueden engañarme siempre”. Con ello Descartes anula las verdades de la experiencia(los sentidos me pueden conducir a error)

Del mundo exterior: debido a la falta de criterio para distinguir entre el estado de vigilia y el estado de sueño.

De sus propios razonamientos(el mal uso de la razón”): mi entendimiento se puede equivocar cuando razona” (no duda de su capacidad de razonar pero duda de sus razonamientos)

De sí mismo: “ Puede que exista un “duendecillo” o “genio maligno” en mi interior que me induce continuamente a error”. Así las todas las verdades que puedan haber quedado en pie con los criterios anteriores se destruyen.

Hay una cosa de la que no duda Descartes y es de que está dudando y si dudo pienso y si pienso existo, por tanto el resultado de la duda es el: COGITO ERGO SUM (pienso luego existo).

Descartes encuentra una certeza de la que es imposible dudar. Es la consideración del hecho de su pensamiento y de su propia existencia. Ha podido dudar de todo, menos de que piensa, y, por tanto de que existe. Sus características son: La proposición cogito ergo sum, nos indica que es imposible pensar sin existir , por tanto es el principio por el cual Descartes tiene que intuir todo lo demás. El hecho de ser evidente, una idea clara y distinta. Además hay una intuición mental, pues intuyo sin ninguna deducción la imposibilidad de mi pensar sin mi existir(a partir de la intuición me doy cuenta de que el pensar es el principio de la existencia).

Criterio de verdad: Es una verdad subjetiva, pero la evidencia será diferente a cada persona debido a la capacidad racional. La verdad para la filosofía anterior era una propiedad de los juicios que consistía en adecuarse con la realidad exterior que pretenden reproducir(a través de la realidad sabemos que un enunciado es verdadero(lo que yo digo ocurre en la realidad) (relacionar con Aristóteles: autor realista criterio de verdad objetivo)). El criterio para conocer la verdad deriva de la evidencia objetiva. El criterio de verdad una propiedad de la misma idea.

A partir de Descartes, el pensamiento de filosófico se en cierra en el sujeto y capta la verdad en su propia conciencia.

Dios en el sistema cartesiano

Argumento deductivo de Descartes:

Pienso luego existo

¿Qué pienso?

Ideas finitas

La causa de una idea debe tener tanta o más perfección que la idea misma.

Yo como ser finito puede ser la causa de ideas finitas.

Manejo el término “infinito”

¿De dónde procede este término?

No viene de la nada, pues de la nada no viene nada.

No viene de mi mismo puesto que yo soy finito.

La causa de la idea de infinito, tiene que ser algo finito.

Conclusión válida: yo como ser finito puedo hacerme una idea finita de infinitud.

La causa es Dios. Luego Dios existe(argumento ontológico: mezcla las creencias particulares al pensamiento racional)

Puesto que Dios existe y es perfecto no me puede engañar.

A mí me da la impresión de que lo que capto a través de los sentidos existe.

Si no existiera Dios me engañaría.

La realidad exterior, existe

Cuarta parte.

         Descartes plantea la duda metódica, donde rechaza como absolutamente falso todo aquello en lo que pudiera conducir a la menor duda. Intenta ver si en realidad hay algo en su mente que sea enteramente indudable. Somete a su duda todo lo existente, y poco a poco va rechazando elementos y principios. Descartes rechaza el conocimiento basado en los sentidos, por inducirnos a errores en la mayoría de los casos.

Descartes se da cuenta que todo el conocimiento que él había adquirido hasta ahora era falso. Descartes dio con un principio que soportaba toda duda: “pienso, luego existo”. Observa que es de lo único que puede estar realmente seguro, y aparece ante él como una verdad, clara y distinta en su mente. Halla aquí el primer principio de la filosofía que estaba buscando. Si en sí mismo hay duda, por ser ésta menos perfecta que la verdad, tuvo que aprender por algo a pensar en algo más perfecto que él. Por lo tanto debe existir alguna naturaleza sin defecto, más perfecta. Este ser más perfecto no podía proceder de la nada. Atribuye a Dios todas las buenas cualidades y no las malas. Descartes después de esto fija su atención en la geometría y resuelve que, no encuentra nada que le demuestre la existencia de los objetos de su estudio. Seguidamente hace una crítica del empirismo señalando la limitación con la que abordan las ideas cuya percepción sensorial no es posible. También indica lo poco a lo que se puede llegar usando únicamente los sentidos ya que éstos necesitan de la razón.

Es decir, nunca debemos dudar de aquello que vemos con claridad en nuestra mente porque procede de Dios. Sin embargo cuando son confusas participan de la nada. Por esta razón los sueños son engañosos y no necesariamente verdaderos; también en la vigilia hay engaños.

 Debamos sólo guiarnos por la razón y sus evidencias, no la imaginación y los sentidos, ni tampoco por aquellos que se aparecen en sueños, sino en lo que pensemos durante la vigilia.