Discriminación y derechos

Principios éticos. Discriminar. Egoísmo. Dominio. Grupos marginados. Violencia. Constitución: leyes

  • Enviado por: María
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

LA DISCRIMINACIÓN

Discriminar: pensar o actuar estableciendo una distinción, una diferencia. En sentido ético, significa tratar como inferiores a ciertos miembros de la sociedad por motivos religiosos, políticos o sociales.

Toda forma de trato injusto, o simplemente, la falta del respeto debido, es una discriminación. Hay muchas formas de discriminación:

Racial ! Trato desigual, y a menudo injusto, a las personas de distinta raza.

Sexual ! Consideración de la mujer o del hombre como ser inferior o menos capacitado.

Religiosa ! Marginación de la persona por su pertenencia o no a un grupo religioso.

Causas u origen

  • El deseo de dominio de ciertos grupos sociales o culturales que quieren tener todos los resortes del poder y niegan los derechos más elementales a otros grupos, ya sean minoritarios o mayoritarios.

  • El egoísmo personal o colectivo, que se detecta en formas concretas de mantener los propios intereses pese al perjuicio de los demás.

  • Los criterios socioculturales también juegan un importante papel en el problema de la discriminación. Son criterios transmitidos de padres a hijos.

Consecuencias

  • Se forman grupos marginados a los que se les niegan los derechos. Se crean prejuicios y muchos miembros de la sociedad tienden a ser considerados como indeseables, malos, delincuentes...

  • Se favorece la violencia. Los grupos marginados, cuando toman conciencia de su situación, fácilmente crean conflictos al reclamar sus derechos.

  • La sociedad se va acostumbrando a vivir en situaciones de injusticia. Ésta es, quizá, la consecuencia más grave.

DISCRIMINACIÓN (DERECHO)

Aunque en general significa acción y efecto de separar o distinguir unas cosas de otras, en Derecho el término hace referencia al trato de inferioridad dado a una persona o grupo de personas por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, de filiación o ideológicos, entre otros.

Ha sido tradicional la desigual consideración de los hijos según fuera su origen matrimonial o extramatrimonial. Así, los segundos tenían menos derechos en la herencia de sus progenitores que los hijos habidos en matrimonio. También, en el ámbito laboral, es reseñable el trato discriminatorio que sufren las mujeres, pues el coste que para las empresas supone contratar a una mujer, en especial si está casada, es mayor si se tiene en cuenta una posible baja por maternidad.

La política oficial de apartheid fue abolida en la República Sudafricana, en lo cual tuvo un protagonismo indudable el dirigente de la población negra Nelson Mandela, además de las presiones internacionales generalizadas. A pesar de todo, en los últimos tiempos se han recrudecido las prácticas racistas o xenófobas en los países occidentales (skin heads o 'cabezas rapadas', grupos neonazis, entre otros), y de una manera alarmante en algunos países árabes (Argelia, Irán, Egipto), en éstos ya con serias implicaciones religiosas.

Las modernas Constituciones prohiben la discriminación, a partir de la proclamación de la igualdad de los ciudadanos ante la Ley. Es más, uno de los llamados derechos fundamentales es precisamente la no-discriminación por razón de nacimiento, sexo, raza o cualquier condición personal o social. En la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1948 este derecho se encuentra reconocido expresamente.

No son pocas las legislaciones penales que consideran delito la práctica del funcionario público o del particular que desempeña un servicio público que deniega a una persona, por razón de origen, sexo, religión o raza, una prestación a la que tiene derecho.

Desde otro punto de vista, el Derecho del comercio utiliza el término discriminación para referirse al trato desigual que se puede conferir según sea el cliente un consumidor o un profesional o proveedor.