Discriminación de la mujer

Ética. Factores de discriminación por razón del sexo. Socialización. Derechos. Mujeres. Legislación. Violencia contra la mujer. Ideología

  • Enviado por: Mar Rioz Y Guadalupe Jimenez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 27 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


Titulo Pág.

Introducción

  • La violencia contra la mujer.......................... 2

Historia

  • Grandes filósofos............................................. 4

  • Grecia

  • La mujer en Grecia................................. 6

  • La mujer en la legislación ateniense...... 9

  • El matrimonio en Grecia........................10

Planteamiento

  • Casos............................................................... 14

  • La Ablación..................................................... 14

  • La Dote........................................................... 18

  • Afganistán...................................................... 21

Soluciones................................................................... 28

Opinión Personal....................................................... 30

Bibliografía................................................................ 32

QUÉ ES VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

"Todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto en la vida pública como en la privada".La diferencia entre este tipo de violencia y otras formas de agresión y coerción estriba en que en este caso el factor de riesgo o vulnerabilidad es el solo hecho de ser mujer.

La violencia contra la mujer no es un problema que afecte tan solo a las mujeres pobres o del tercer mundo. Afecta a mujeres a nivel mundial de todos los grupos raciales y económicos. Sin embargo, es un problema raramente documentado. Pocos son los países industrializados que han llevado a cabo estudios que podrían proporcionar un cuerpo amplio de información.

En los países menos desarrollados o en vías de serlo las estadísticas son aún más escasas. Sin embargo, no se debe menospreciar la gravedad del problema.

Según el Centro de Encuentros Cultura y Mujer (CECYM) en los últimos 30 años se registraron en promedio 6000 denuncias policiales anuales por delitos sexuales (violaciones).

Dado que internacionalmente se calcula que sólo se denuncian el 10% de los casos, habría 60.000 casos de delitos sexuales al año, o sea 16 casos diarios.

Los datos existentes no son muchos.

La forma más explícita es la violencia física - golpes, empujones- pero la violencia doméstica reviste otras múltiples formas tales con la agresión verbal, la restricción de la libertad y conductas que llevan a la disminución de la autoestima.

Otros datos para tener en cuenta

Las mujeres son la mitad de la población del planeta. De ellas, un importante porcentaje sufre a diario diversas formas de violencia. Y aunque las cifras no son renovadas año tras año la situación lejos de disminuir, aumenta.

La conducta violenta puede ser:

Violencia física: empujones, ataques con objetos o armas, golpes…

Violencia sexual: comentarios y gestos sexuales no deseados, exigencias sexuales bajo presión o amenaza, burlas acerca del cuerpo de la pareja, agresiones sexuales con armas u objetos…

Violencia emocional: amenazas, insultos, burlas, gritos, humillaciones, sustracción de dinero, amenazas de herir o atacar a seres queridos, destrucción de objetos importantes, autoritarismo o cualquier otro comportamiento que mantenga al otro miembro de la pareja en permanente tensión…

Violencia física, sexual o psicológica que se produce en la familia: incluido malos tratos, el abuso sexual de las niñas en el hogar, la violación por el marido, la mutilación genital femenina, actos de violencia perpetrados por otros miembros de la familia …

Violencia física, sexual o psicológica perpetrada dentro de la comunidad en general: inclusive la violación, el abuso sexual, el acoso y la intimidación en el trabajo, en instituciones educacionales y en otros lugares la trata de mujeres, la prostitución forzada…

Violencia física, sexual o psicológica perpetrada o tolerada por el Estado donde quiera que ocurra.

Tratamos de analizar las diferentes perspectivas a través de la cual puede ser vista la evolución histórica de cómo era vista la mujer en las diferentes épocas, en la cual se desarrollaron los 4 filósofos.

En la Grecia de Platón y Aristóteles ser mujer, no era, desde luego, algo deseable. Las mujeres tenían el mismo status social que los esclavos, lo cual suponía que no tenían derechos cívicos de ninguna clase, ni participación política.

A continuación analizaremos algunos autores y su relación con la situación de nuestro país con respecto a la participación femenina.

GRANDES FILÓSOFOS

PLATÓN

El filósofo griego reconoce una misma naturaleza para el hombre y la mujer, aunque para la época esto pareciese ridículo, ya que nada concuerda con el contexto histórico, y debido a esta igualdad en su naturaleza, para él es lógico que tuviesen las mismas oportunidades a través de una educación igualitaria.

En nuestro país podemos ver que la oportunidad de educación para las mujeres a mejorado significativamente, logrando ver más mujeres que hombres en cualquier aula de clase de cualquier instituto, universidad o sencillamente en una escuela primaria. Aunque para Platón la educación era necesaria para las mujeres, únicamente para equiparar al hombre, es decir, se entiende con esto que el hombre es un ser superior; y en nuestro país el deseo de educarse.

De igual forma para Platón la mujer se convierte en objeto de razón, en ningún momento defiende sus derechos o los iguala al del hombre para la época, sencillamente que por ser un objeto de razón, está debe preparase ya que el para él, el hombre (masculino) debería reproducirse con alguien similar a él para poder tener hijos perfectos. Aquí vemos reflejada la visión que Platón tenía sobre la mujer, la cual a mi juicio ésta era considerada únicamente como un ser para mantener la especie, y en ningún momento, un ser con Derechos Civiles y mucho menos con las mismas oportunidades de participación que el hombre. Este pensamiento se ve muy reflejado en nuestro país, donde a pesar de que en los últimos años hemos visto mayor participación en todos los ámbitos incluyendo el político, se considera a la mujer como un ser necesario para mantener la especie, lo cual hoy en día aún se conserva como función principal de la mujer en la sociedad;

ARISTÓTELES

Aristóteles, hace muy pocas referencia acerca de la mujer. Él al indagar sobre los orígenes de la sociedad llega a la conclusión de que éstos se hallan en la unión de los sexos para la reproducción, de aquí surge la familia en donde cada sexo tendrá funciones específicas, a partir de su propia naturaleza. Para él la mujer es un ser reproductivo y el varón un poseedor administrador. Debido al contexto histórico y las guerras, los hombres se ausentaban por largos períodos y según Aristóteles esto era nefasto y origen de los males de esta sociedad. Probablemente la visión de Aristóteles no era equívoca, ya que las mujeres no tenían quizá la experiencia para asumir dicho reto, pero precisamente por falta de un aprendizaje. Del mismo modo que ocurrió en nuestro país, las mujeres siempre se has visto subordinadas a que los hombres la juzguen debido a su falta de experiencia y preparación en muchas áreas, como para la época era la administración por parte del hombre, ahora en cualquier área de trabajo que implique liderazgo. También podemos ver, de nuevo, como el hecho de que Aristóteles vea a la mujer como un ser únicamente con funciones reproductoras, lo vemos reflejado en la actualidad, lo cual a mi punto de vista es muy discutible, ya que si bien es una de las funciones de la mujer en el mundo, no es ni la única ni la principal.

Para Aristóteles la virtud de la mujer era el silencio, el cual va muy parejo con la sumisión, y el hombre determinará su statu quo; al no otorgarle voz a la mujer a esta se le niega su oportunidad de crear su propio discurso, y por tanto carece de identidad, y si la mujer no tiene voz no puede considerársele como ciudadano.

Aristóteles, el gran filósofo, por ejemplo considera a la mujer materia frente al hombre que forma parte del espíritu, excluyéndola, por tanto, del lógos (la lógica y la razón) y justificando su situación discriminada dentro de la sociedad.

GRECIA

La mujer en Grecia.- Introducción

En época micénica existía una clara diferenciación entre las labores profesionales

de hombre y mujeres, aunque las únicas privilegiadas parece que fueron las sacerdotisas.

La mujer en los poemas homéricos

La mujer tenía que ser hermosa y preocuparse por su imagen, debía ser sumisa y obediente, aunque el héroe homérico no termina de fiarse de la mujer pero el mejor ejemplo del carácter engañoso de la mujer es este texto de Homero:

“por eso ya nunca seas ingenuo con una mujer, ni le

reveles todas tus intenciones, las que tú sepas bien,

más dile una cosa y que la otra permanezca oculta.”

(HOMERO, Odisea, XI, 441-443. Trad. de J. L. Calvo)

Ni siquiera Penélope, ejemplo de fidelidad, puede escaparse a ello. Las mujeres son peligrosas, no tienen sentido de la medida, incluso las mejor educadas.

La mujer no deja de ser simplemente el instrumento de reproducción y de la conservación del grupo familiar. La posición de la mujer acaba siendo un poco esquizofrénica, se debate entre el deber ser y el ser. Buen ejemplo de ello es la figura de Penélope: unas veces es alabada por su fidelidad pero, a la vez, es perseguida por sus pretendientes (108 en total) e incluso hay dudas de que su hijo Telémaco sea realmente de Ulises. Y así el joven llega a decir, al ser preguntado por su origen:

El hombre homérico no practicaba la poligamia, pero disponía de concubinas y de esclavas con las que satisfacer sus deseos sexuales además de la esposa, a la que no podía descuidar por aquéllas.

La mujer de la época de bronce no posee, por tanto, ningún tipo de privilegio y su posición está subordinada al marido, al padre e incluso a su hijo. Algo que podemos ver en estas palabras dirigidas a Penélope por Telémaco, su hijo:

Mucho peor aún es la situación de las esclavas que realizan los trabajos más duros y que no tienen ningún tipo de reconocimiento.

“iMas tú vuelve a tus salas y atiende a tus propias labores,

a la rueca, al telar y, asimismo, a tus siervas ordena

que al trabajo se den; lo del arco compete a los hombres

y entre todos a mí, pues tengo el poder en la casa!”.

(HOMERO, Odisea, XXI, 350-353.Trad. de J. M. Pabón)

Para dejar completamente clara la forma de pensar de los griegos de la época arcaica Semónides escribió su famoso Catálogo de las mujeres.

«De modo diverso la divinidad hizo el talante de la mujer

desde un comienzo. A la una la sacó de la híspida cerda:

en su casa está todo mugriento por el fango,

en desorden y rodando por los suelos.

Y ella sin lavarse y con vestidos sucios,

revolcándose en estiércol se hincha de grasa.

A otra la hizo Dios de la perversa zorra,

una mujer que lo sabe todo. No se le escapa

inadvertido nada de lo malo ni de lo bueno.

De las mismas cosas muchas veces dice que una es mala,

y otras que es buena. Tiene un humor diverso en cada caso.

Otra, de la perra salió; gruñona e impulsiva,

que pretende oírlo todo, sabérselo todo,

y va por todas partes fisgando y vagando

y ladra de continuo, aun sin ver nadie.

No la puede contener su marido, por más que la amenace,

ni aunque, irritado, le parte los dientes a pedradas,

ni tampoco hablándole con ternura,

ni siquiera cuando está sentada con extraños;

sino que mantiene sin pausa su irrestañable ladrar.

A otra la moldearon los Olímpicos del barro,

y la dieron al hombre como algo tarado. Porque ni el mal

ni el bien conoce una mujer de esa clase.

De las labores sólo sabe una: comer.

Ni siquiera cuando Dios envía un mal invierno,

por más que tirite de frío, acerca su banqueta al fuego.

Otra vino del mar. Ésta presenta dos aspectos.

Un día ríe y está radiante de gozo.

Cualquiera de fuera que la ve en su hogar la elogia:

«No hay otra mujer más agradable que ésta

ni más hermosa en toda la tierra.»

Al otro día está insoportable y no deja que la vean

ni que se acerque nadie; sino que está enloquecida

e inabordable entonces, como una perra con cachorros.

Es áspera con todos y motivo de disgusto

resulta tanto a enemigos como a íntimos.

Como el mar que muchas veces sereno

y sin peligro se presenta, alegría grande a los marinos,

en época de verano, y muchas veces enloquece

revolviéndose en olas de sordo retumbar.

A éste es a lo que más se parece tal mujer

en su carácter: al mar que es de índole inestable.

Otra procede del asno apaleado y gris,

que a duras penas por la fuerza y tras los gritos

se resigna a todo y trabaja con esfuerzo

en lo que sea. Mientras tanto come en el establo

toda la noche y todo el día, y come ante el hogar.

Sin embargo, cuando se trata del acto sexual,

acepta sin más a cualquiera que venga.

Y otra es de la comadreja, un linaje triste y ruín.

Pues ésta no posee nada

hermoso ni atractivo,

nada que cause placer o amor despierte.

Está que desvaría por la unión de Afrodita,

pero al hombre que la posee le da náuseas.

Con sus hurtos causa muchos daños a sus vecinos,

y a menudo devora ofrendas destinadas al culto.

A otra la engendró una yegua linda de larga melena.

Ésta evita los trabajos serviles y la fatiga,

y no quiere tocar el mortero ni el cedazo

levanta ni la basura saca fuera de su casa,

ni siquiera se sienta junto al hogar para evitar

el hollín. Por necesidad se busca un buen marido.

Cada día se lava la suciedad hasta dos veces,

e incluso tres, y se unta de perfumes.

Siempre lleva su cabello bien peinado,

y cardado y adornado con flores.

Un bello espectáculo es una mujer así

para los demás, para su marido una desgracia,

de los que regocijan su ánimo con tales seres.

Otra viene de la mona. Ésta es, sin duda,

la mayor calamidad que Zeus dio a los hombres.

Es feísima de cara. Semejante mujer va por el pueblo

como objeto de risa para toda la gente.

Corta de cuello, apenas puede moverlo,

va sin trasero, brazos y piernas secos como palos.

¡Infeliz, quienquiera que tal fealdad abrace!

Todos los trucos y las trampas sabe

como un mono y no le preocupa el ridículo.

No quiere hacer bien a ninguno, sino que lo que mira

y de lo que todo el día delibera es justo esto:

cómo causar a cualquiera el mayor mal posible.

A otra la sacaron de la abeja. ¡Afortunado quien la tiene!

Pues es la única a la que no alcanza el reproche,

y en sus manos florece y aumenta la hacienda.

Querida envejece junto a su amante esposo

y cría una familia hermosa y renombrada.

Y se hace muy ilustre entre todas las mujeres,

y en torno suyo se derrama una gracia divina.

Y no le gusta sentarse con otras mujeres

cuando se cuentan historias de amoríos.

Tales son las mejores y más prudentes

mujeres que Zeus a los hombres depara.

Y las demás, todas ellas existen por un truco

de Zeus, y así permanecen junto a los hombres.

Pues éste es el mayor mal que Zeus creó:

las mujeres. Incluso si parecen ser de algún provecho,

resultan, para el marido sobre todo, un daño.

Pues no pasa tranquilo nunca un día entero

todo aquel que con mujer convive,

y no va a rechazar rápidamente de su casa al hambre,

odioso compañero del hogar, dios de mal temple.

Cuando piensa un hombre gozar de mejor ánimo

en su hogar, por gracia de los dioses o fortuna humana,

encuentra ella un reproche y se arma para la batalla.

Pues donde hay mujer no puede recibirse con agrado

ni siquiera a un huésped que acude a la casa.

La que parece, en efecto, que es la más sensata,

ésa resulta ser la que más ofende a su marido,

y mientras anda él de pasmarote, sus vecinos

se ríen a su costa, viendo cuánto se equivoca.

Cada uno hará elogios recordando a su propia

mujer, y censuras cuando evoque a la de otro.

¡Y no advertimos que es igual nuestro destino!

Porque éste es el mayor mal que Zeus creó,

y nos lo echó en torno como una argolla irrompible,

desde la época aquella en que Hades acogiera

a los que por causa de una mujer se hicieron guerra.»

(SEMÓNIDES DE AMORGOS, 7 (7D). Trad. de C García Gual)

La mujer en la legislación ateniense

Con el nacimiento de la polis la mujer fue progresivamente encerrada en el gineceo y una serie de leyes se encargaron de ello.

Las mujeres en Grecia, cuando nacían, solían ser expuestas, es decir, abandonadas en una olla de barro porque se pensaba que eran una mala inversión, ya que suponían muchos gastos y pocos ingresos. Incluso se dio el caso de venderlas como esclavas antes que verlas solteras y mayores.

Al morir el padre, si solo tenía una hija, podía testar en favor de alguien, con la obligación de que se casara con ella. Si eran varias, testaba en favor de alguien, con el compromiso de casarse con una y casar y dotar a las demás.

La mujer sólo heredaba si no tenía hermanos, y, si los tenía, su parte era sólo la dote.

Las jóvenes solían casarse a los quince años y su educación se reducía a hacer labores (cardar lana y tejer). No tenían contacto con nadie del exterior.

El matrimonio en Grecia

El matrimonio sirve para perpetuar la familia y los sacrificios hereditarios y no existe relación de cariño o amor entre los esposos. El matrimonio se había concertado siendo ellos jóvenes. El celibato estaba castigado en Atenas y Esparta. Homero habla de los numerosos hijos de Príamo. Estaba controlada por el pater familias cuya autoridad era absoluta.

La mujer tenía que tener un dueño, cargo que ocupaba su marido o su hijo o un pariente, esto es, considerada menor de edad durante toda su vida.

Las mujeres solteras estaban enclaustradas en el gineceo, no así las casadas.

Durante la vida matrimonial la mujer quedaba en casa, el esposo y las esclavas hacían las compras. Las mujeres parece que no participaban de celebraciones, banquetes y espectáculos teatrales.

a) Los hijos

Los niños eran confiados a una nodriza y pronto salían a ser instruidos, las niñas permanecían en casa y su instrucción era mínima. Las madres no intervienen en el casamiento de los hijos.

b) El divorcio

El divorcio, desconocido en la primera época, es habitual en la época clásica. El único impedimento era que el marido debía devolver la dote. El marido podía repudiar a la mujer en cualquier momento y sin razón aparente, no necesitaba testigos. La mujer tenía que solicitarlo por escrito al arconte explicando sus razones. Las mujeres que se atrevían a plantear esta situación eran muy criticadas.

El matrimonio griego podía romperse por tres razones:

- el repudio del marido, que no necesitaba ninguna razón y que conllevaba la devolución de la dote.

- el abandono del lecho por parte de la mujer, muy mal visto por la sociedad.

- la interrupción del matrimonio por decisión del padre de la novia.

Por ello éste incluso podía interrumpir el matrimonio. La heredera sin dinero corría el riesgo de ser abandonada por su marido al tener un hijo, por ello, la legislación obligaba al marido a mantener al menos tres relaciones sexuales al mes.

La mujer, en caso de adulterio, no era castigada porque se aducía que no tenía conciencia de ello y que la culpa era siempre del hombre que la había seducido. La mujer se mantenía legalmente como una niña de por vida. Los únicos que la podían castigar eran los hombres de su casa.

El hombre ateniense podía tener tres mujeres:

- la esposa para tener hijos legítimos

- la concubina para el cuidado del cuerpo.

- la hetera para el placer.

La relación con la concubina tenía una serie de obligaciones cercanas a las de la esposa (fidelidad, derechos para los hijos,...)

La hetera estaba educada para acompañar a los hombres a donde esposas y concubinas no podían ir. Su preparación intelectual era muy superior a las de las otras mujeres y su origen era el propio de mujeres expuestas por su padre al nacer.

Las prostitutas podían encontrarse en la calle o en los templos. Éstas últimas estaban consagradas a la divinidad y con el dinero que conseguían mantenían el templo. Por ello eran privilegiadas con respecto a las que se encontraban en la calle.

En definitiva, en la época clásica la mujer forma parte de la sociedad pero no juega ningún papel en ella, excepto el de reproductora o, en algún caso, el de compañera del hombre sin derecho alguno de tipo político, social o jurídico.

Platón sostiene que la mujer debe estar sometida al control del marido y del Estado porque son potencialmente un peligro para el gobierno

Para él, el hombre es superior.

La imagen de la mujer en la tragedia es la propia de la misoginia griega.

ARISTÓFANES

Aristófanes muestra en sus obras cómo el poderío ateniense ha ido cayendo de forma estrepitosa y, como reacción, plantea un mundo al revés, esto es, el gobierno de las mujeres. Evidentemente su posición es claramente irónica pero encierra el ridículo y el patetismo de la visión que él tenía de Atenas.

El problema es mundial y aunque hay casos generales como el maltrato, la exclusión de la mujer de la sociedad o el despreciarla también hay casos aislados dependiendo la zona o país en el que se de, vamos a ver varios casos:

  • La dote

  • La ablación

  • Afganistán en particular.

LA ABLACIÓN

En que consiste: Es la extirpación o corte de parte o partes de los genitales externos de las mujeres. Es por tanto una agresión a la integridad física de las mujeres. Constituye o forma parte del  ritual de iniciación que se realiza a las niñas originarias de algunos países africanos

Términos:

  • Circuncisión femenina es el más antiguo, pero tiene el inconveniente de que resalta las escasas semejanzas con su homónima masculina y oculta las múltiples diferencias que la hacen mucho más rechazable.

  • Ablación (extirpación o separación de alguna parte del cuerpo), y excisión (corte) son términos neutros que hacen referencia al procedimiento empleado.

  • Mutilación genital femenina, es un término cargado de denotación negativa, que indica que es algo rechazable. Tiene el inconveniente de ser poco aceptable para empezar el diálogo con las personas implicadas.

Modalidades:

  • Eliminación del prepucio del clítoris (circuncisión),  generalmente acompañada de extirpación parcial o total del clítoris (clitoridectomía):


  •         b)  Extirpación total o parcial del prepucio, del clítoris y de los labios menores dejando los labios mayores intactos (una forma de excisión)


            c)  Excisión del clítoris y los labios mayores y menores y sutura de ambos lados de la vulva. Se deja un pequeño orificio que permite la salida de la orina y la sangre  menstrual (infibulación).

    Consecuencias:

    • Pérdida del deseo y el placer sexual, no sólo por cuestiones fisiológicas (no es cierto que la pérdida de un órgano o de parte de él suprima el deseo) sino porque precisamente su objetivo es hacer mujeres sin sexualidad propia.

    • Dolor en el coito.

    • Infecciones pélvicas con esterilidad.

    • Mortalidad materno-fetal por dificultad en los partos debida a la infibulación.

    • Muerte por septicemia o hemorragia al hacer la ablación sin medidas sanitarias.

       

    En cualquier caso la ablación es una agresión  que tiene graves consecuencias físicas y psicológicas y forma parte de los mecanismos de opresión de  las mujeres, ya que está destinada a controlar la sexualidad de las mujeres y a veces a aumentar el placer de los hombres a costa de ellas.

    Casos:

    Muchas mujeres apoyan la ablación, convencidas de que, de lo contrario, sus hijas no podrán ser madres. Más de 132 millones de mujeres y niñas son víctimas de mutilación genital y 6.000 corren el riesgo de sufrirla cada día.

    En Malí, país donde Fundación Intervida trabaja desde el año 2001, el 94% de la población femenina entre 15 y 49 años es víctima de la mutilación genital. Un porcentaje realmente elevado -sólo lo superan Somalia y Egipto, con un 98% de mujeres mutiladas- si se compara con el 60% de Guinea o el 20% de Senegal. En cualquier caso, la ablación es una práctica muy extendida en los países africanos -con excepción de Mauritania y Níger-, pues afecta a la mitad de las mujeres de este continente. Además, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la mutilación genital afecta en todo el mundo a más de 132 millones de mujeres y niñas, y cada año dos millones más -6.000 al día- corren el riesgo de pasar por ella.

    Todo ello sin olvidar que el 90% de los niños que nacen muertos en Malí son hijos de mujeres mutiladas genitalmente y que uno de cada cuatro hijos de estas mujeres nace con deformaciones. Por su parte, las mujeres que no son circuncidadas sufren el rechazo social, ya que este acto es un símbolo de integración cultural y está muy relacionado con la capacidad para contraer matrimonio.

    Tradicionalmente, la mutilación genital femenina era considerada un rito de entrada en la pubertad, pero hoy no juega ese papel, pues en la mayoría de los casos se practica a bebés de menos de 1 año

    • En muchas culturas africanas se considera el clítoris como un resto indeseable de la personalidad masculina que ha de ser eliminado del cuerpo femenino Los países africanos islámicos acuden a a la interpretación de algunos versículos del Corán. Muchos “hombres sabios” han especificado con todo detalle, desde la conveniencia moral hasta las circunstancias mecánicas de la intervención. El encargado de la operación puede ser el barbero que podría emplear la misma herramienta para esterilizar al ganado o para arreglar un par de sandalias, que para cortar un clítoris..

    De hecho, esta es una de las razones de la mutilación. Conseguir que las mujeres se mantengan en su papel de “puras” a base de impedirles la sensación de placer. Esto no es cierto del todo. Las terminaciones de los excitadas sexualmente. No siempre es así. Hay casos en que las terminaciones nerviosas se hacen dolorosas, y transmiten únicamente sensaciones desagradables..

     

    Los aspectos sociales que ha producido este fenómeno son curiosos, el peculiar modo de caminar de una mujer infibulada llega a ser considerado como un elemento estético y es deliberadamente exagerado como podría serlo el contoneo de caderas de una mujer occidental. La mujer que no haya sufrido la mutilación posee pocas posibilidades de casarse o, al menos de lograr una integración social completa nervios que van al clítoris no son arrancadas en su totalidad, y algunas zonas de piel pueden tener la propiedad de ser

    'Discriminación de la mujer'

    LA DOTE

    En la India una mujer se regala, no se compra, porque los padres pagan para que se case. Casi todas las bodas se negocian en términos de joyas, vestidos o dinero que la familia de la novia debe pagar a su familia "política": un sistema que mata. Es la famosa dote. Un sistema que alcanza a todas las clases sociales indias y que lejos de desaparecer, va en aumento. En un contexto en el que las desigualdades aumentan, la dote se alza como un medio simple y eficaz de procurarse bienes hasta el momento inalcanzables.

    El sistema de la dote no es simplemente insoportable por el hecho de que reduce a la mujer a un bien negociable, es igualmente un sistema que genera violencias domésticas y por tanto, también mujeres asesinadas. El esquema clásico es el siguiente: la familia no llega a pagar su deuda, el marido y la suegra acosan a la mujer, física y moralmente… y en ocasiones terminan por matarla. El marido entonces puede volverse a casar y beneficiarse de nuevo de la dote.

    La dote se ha convertido en una parte prevista de la transacción matrimonial de muchos hindúes, en virtud de la cual los futuros maridos demandan una dote siempre creciente antes y después del matrimonio.

    Curioso es que en otras partes, como en África se espera que los maridos paguen “el capital de la novia” para compensar a la familia de ésta por la pérdida de mano de obra en el hogar natal. Esto, deja a muchos hombres con la impresión de que han “comprado” una esposa, pero en la India los padres de la novia, tienen que abonar para “que se la lleven”.

    Ambas tradiciones matrimoniales menoscaban la capacidad de la mujer para escapar de relaciones abusivas. Por ejemplo, en la India, los padres se muestran reacios a permitir que sus hijas retornen al hogar por temor a tener que pagar una segunda dote, mientras que en las culturas en las que el hombre paga el capital de la novia, los padres de ésta deben devolvérselo si la hija lo abandona.
    Muchos hindúes piensan que una hija es una carga, de hecho este concepto se explica claramente por el número de aborto selectivo de niñas y el infanticidio femenino que son alarmantes. Y es que, con la tradición de la dote, una hija se convierte en una carga familiar. Aunque las leyes prohíben tanto el feticidio femenino como la exigencia de la dote, las prácticas que discriminan a la mujer siguen muy arraigadas.

    En un país, como en la India, donde el aborto está permitido por ley pero prohibido religiosamente, las presiones sociales, culturales y económicas empujan a millones de madres a terminar la vida de sus fetos, solo por el simple hecho de descubrir que son niñas.

    Para evitarlo, la ley prohíbe la determinación prenatal del sexo con la ayuda de los aparatos de ultrasonido.

    Al igual que en China, Bangladesh y Pakistán, en la India el infanticidio femenino se ha convertido en una práctica predominante y aceptada socialmente.

    Allí, cada año son abortadas, por deseo de sus progenitores, cerca de dos millones de niñas, lo que se refleja en la desproporción entre hombres y mujeres en el conjunto de la población. La proporción de niñas entre los menores de 6 años ha bajado de 945 por 1000 varones en 1991 a 927 en el censo de 2001.

    El sistema matrimonial de la India ha sido, por siglos, la causa principal de la discriminación contra la mujer.

    Eso explica también que las niñas no reciban la atención médica necesaria o suficiente, por lo que su tasa de mortalidad infantil es también más elevada que entre los niños.

    La inmensa mayoría de las mujeres no tienen acceso a una educación formal, pues lo que se espera de ellas es que sepan atender la casa y cuidar de sus hermanos menores. Por eso la tasa de alfabetización entre las mujeres de más de 7 años es un 54,1% frente a un 75,8 % de los hombres, según el censo de 2001.

    No siempre las negociaciones de la dote terminan con la boda, sino que se espera que la familia de la novia siga haciendo regalos. Muchas veces su nueva familia recibe a la esposa con desprecio si no ha traído consigo suficiente dote como se ha comentado anteriormente. Y hay casos en que el conflicto por la dote termina en muerte. Las estadísticas del National Crime Records Bureau (Archivos de registros criminales de la India) indican que en 1998 hubo 6.917 muertes relacionadas con disputas por la dote.

    El hecho de que aún existan esporádicos casos de mujeres quemadas es alarmante. Muchas de estas esposas no pueden soportar la presión ejercida por sus maridos o sus suegros que demandan más dote, incluso después del matrimonio y deciden suicidarse. En otros casos, es la familia del esposo la que comete el crimen, disfrazándolo de quemaduras producidas en accidentes domésticos o de suicidio.

    Motos, televisores, vestidos y joyas se consideran extras muy valiosos. Y con un sueldo diario
    medio de 50 rupias (1,15€) es imposible afrontar una dote similar. Pero no hay salida, la presión social es demasiado fuerte. Se pide dinero prestado a usureros, con intereses altísimos, y la deuda dura toda la vida.

    Después de la boda, cuando la joven se ha mudado ya con su marido y suegros, es cuando empieza la tragedia. Los suegros - al igual que el marido - quieren una dote extra y presionan a la joven indefensa para que la consiga de sus padres. Como método de presión, la esposa es a menudo sometida a maltratos durante largo tiempo y de forma sistemática. No pocas veces, el drama termina en la cocina, donde se vierte queroseno encima de la chica y se le prende fuego. Se finge entonces que todo fue un accidente doméstico, en el cual, como constará luego en el informe policial (redactado bajo soborno de los asesinos), el sari de la chica prendió en llamas mientras ésta cocinaba. Pero todo el mundo sabe lo que realmente ocurrió, los periódicos informan de ello, sin censura día tras otro.
    Se estima que este terrible drama ocurre 75 veces al día.

    La idea de los malos tratos a la nueva “hija”, viene cuando esta no se ajusta a las expectativas y roles del nuevo hogar. Ahora es la familia del novio quien tiene que soportar y cargar con el nuevo miembro. Para compensar tal situación, acaban “esclavizándola”. Muchas mujeres acaban soportando ya que si regresan a casa de sus padres, ponen en peligro la situación de las demás hermanas. Estas temen que no sean casadas ya que genera un mal concepto de que la mujer ha sido abandonada y se generaliza la situación de que las hermanas no acabaran satisfaciendo las expectativas del futuro novio.
    El precio de la dote es acorde al status del novio, a la educación recibida y a sus ingresos anuales

    EL CASO DE AFGANISTÁN EN PARTICULAR

    "Ocho personas, entre ellas una mujer acusada de adulterio, yacen boca abajo mientras son azotadas con alambres ante la multitud que observa en el graderío". La frase anterior no es un relato del medievo. Se trata de un informe de Amnistía Internacional para Afganistán en el que da cuenta de las múltiples violaciones de los derechos humanos de las que es objeto la población civil, y de manera especialmente cruel las mujeres, por parte de los talibanes, el grupo fundamentalista islámico que desde 1996 controla el territorio

    Para poder entender mejor la terrible situación en que se encuentra la mujer afgana adentrémonos brevemente en el marco histórico del país.

    HISTORIA RECIENTE DE AFGANISTÁN

    Afganistán es un país situado al sur de Asia central y sin acceso al mar, sometido históricamente a largas dominaciones extranjeras: persas, griegos, mongoles y turcos. No es hasta mediados del siglo XVIII cuando los afganos autóctonos comienzan a incrementar su poder.

    • Afganistán fue una monarquía hasta 1973, en que el rey fue derrocado y se proclamó la república. La constitución promulgada en 1977 consideraba a Afganistán un régimen de partido único y declaraba el Islam como la religión del Estado. Esta constitución fue suspendida en abril de 1978 a consecuencia de un golpe de Estado, y el Consejo Revolucionario se convirtió en el gobierno del país

    • En 1987, el gobierno comunista con respaldo soviético elaboró una nueva constitución que establecía la elección indirecta de un presidente para un periodo de 7 años.

    • Durante la ocupación soviética de Afganistán en la década de los 80, los Estados Unidos, a través de la CIA, llevaron a cabo una campaña de apoyo a la milicia muyaidin (soldados de Dios), en contra del gobierno central, lo que contribuyó a que, tras la retirada de las tropas soviéticas en 1989, estallara una guerra civil entre las dos facciones: los progubernamentales y los muyaidin.

    • Los talibanes (plural de Taleb, que quiere decir "estudiante de la religión") eran jóvenes reclutas de las guerrillas muyaidines que lucharon durante la ocupación soviética, que vivían en campos de refugiados cerca de la frontera con Pakistán y que en aislamiento eran entrenados en escuelas religiosas ultraconservadoras (madrasahs).

    • También Arabia Saudí colaboró enviando dinero para la construcción de más escuelas religiosas. Para la caída del régimen comunista, ya había algunos miles de "estudiantes". Pero el último empujón que los llevó finalmente a la toma de Kabúl fue el patrocinio de Osama Bin Ladin, un árabe saudí perseguido por Estados Unidos como sospechoso de numerosos ataques terroristas, entre los que se encuentran los atentados del 11 de Septiembre en Nueva York.

    • Los talibanes también recibieron entrenamiento militar y armamento de la Policía Fronteriza de Pakistán. A finales de 1994 y comienzos de 1995, los talibanes tomaron el control de la mayoría de las poblaciones situadas junto a las principales vías de la franja meridional y occidental del país, y en 1995 llegaron a los alrededores de Kabúl, que fue conquistada definitivamente en Septiembre de 1996. Poco después, el último presidente del país respaldado por el régimen soviético y su hermano, que se encontraban refugiados desde 1992 en el recinto establecido por la ONU en Kabúl, fueron capturados y colgados en un lugar público por los soldados talibanes.

    EL PASADO DE LA MUJER AFGANA

    • . Afganistán obtuvo su independencia en 1919, e inmediatamente después el proceso de modernización comenzó en el país. El gobierno proclamó que las mujeres no debían pasear con las antiguas vestimentas que las obligaban a llevar cubierta la cabeza, y durante la segunda mitad del siglo XX, se estableció una legislación relativa al matrimonio, noviazgo y dote mucho más moderna, a la vez que las mujeres fueron animadas a crear sus propias organizaciones y ampliar su cultura.

    Sin embargo, estas reformas fueron canceladas debido a la fuerte oposición de algunos sectores públicos de la sociedad, y volvió a establecerse nuevamente una segregación por razones de sexo en todos los ámbitos de la sociedad.

    • En 1959, las mujeres fueron nuevamente animadas a despojarse del velo en las ceremonias oficiales. Durante 1964, con el establecimiento de la Constitución, se produjo la primera entrada de una mujer en la Asamblea Nacional, ocupando el cargo de Ministra de Salud.

    • En la década de los 70, muchas mujeres, especialmente de la clase alta, adoptaron el vestir y el estilo de vida europeo, a pesar de la oposición de algunos grupos sociales.

    • En 1978, con la llegada al poder de los comunistas, comienza un nuevo episodio para la mujer: el gobierno prohibe los matrimonios forzosos y establece una edad mínima para casarse, imponiendo penas de más de tres años de prisión para quienes lo incumplan. Además, reconoció el derecho de la mujer al trabajo y en 1984 se promulgó la ley de igualdad de oportunidades, gracias a la cual las mujeres comenzaron a integrarse en todas las áreas de trabajo, incluidos los cuerpos policiales.

    • En 1992, las mujeres representaban el 50% de la fuerza del trabajo del país. Antes de la guerra civil y el control talibán, especialmente en Kabúl, las mujeres afganas recibían educación y disponían de trabajo.

    SITUACIÓN ACTUAL

    Desde su virtual arresto domiciliario, las mujeres afganas claman por ayuda a la otra mitad del mundo que, en una actitud indiferente, pareciera ignorarlas o asumir que su terrible situación es un problema de carácter eminentemente cultural. Sin embargo, los testimonios de estas mujeres, consignados en numerosos informes de organizaciones defensoras de los derechos humanos, revelan que la situación ha rebasado los límites de la confrontación ideológica entre oriente y occidente.

    Hasta el momento, el "Estado Islámico Puro" de los talibanes no ha sido reconocido formalmente por ningún otro gobierno, ni siquiera por aquellos de países musulmanes, y de hecho son duramente criticados por la forma en que tratan a las mujeres.

    Desde que los extremistas islámicos talibanes tomaron el control de Kabúl en Septiembre de 1996, se instauró un organismo gubernamental denominado "Ministerio para Regular lo que es Correcto y Prohibir lo que es Incorrecto.

    En el caso concreto de las mujeres, han sido privadas de los más mínimos derechos humanos:

    • Están obligadas a cubrirse de pies a cabeza con unos velos largos llamados burkas, un traje que las cubre de pies a cabeza, con una pequeña rejilla a la altura de los ojos que apenas les permite ver.

    • No pueden trabajar fuera de casa. Como consecuencia, los hospitales han perdido la mayor parte de su personal, y los orfanatos han quedado abandonados. En un país donde cientos de miles de hombres han muerto durante la guerra, las viudas se han visto obligadas a mendigar con sus hijos.

    • No pueden ir al colegio o a la universidad. Todos los colegios para niñas mayores de 8 años han sido cerrados.

    • No pueden mirar a un hombre que no forme parte de su familia.

    • No pueden salir solas a la calle.

    • No pueden conducir un coche ni montar en bicicleta

    • La atención médica es prácticamente nula, ya que salvo excepciones no pueden ser atendidas por hombres.

    • No pueden hablar en público.

    • En algunas aldeas, han obligado a pintar de negro los cristales de las ventanas de las casas donde viven mujeres para impedir que puedan ser vistas desde fuera.

    Actualmente, debido a la presión internacional, se han establecido unas reglas de trabajo basadas en la Sharia (Ley Islámica) para los hospitales del Estado y las Clínicas Privadas, que permiten, en cierta medida, recibir alguna atención médica a las mujeres afganas siguiendo estrictas reglas:

  • Las pacientes sólo pueden ser visitadas por mujeres médicas. En caso de ser necesario un hombre medico, la paciente debe estar acompañada de su familia cercana.

  • Durante el examen clínico,  la paciente y el médico deben estar vestidos como ordena el Islam.

  • El médico no debe examinar otras partes del cuerpo que no sean las inmediatamente afectadas.

  • Las ventanas de las salas de espera de las pacientes deben estar perfectamente cubiertas.

  • La persona que gestiona las citas de las pacientes debe ser una mujer.

  • Durante las guardias de noche, los médicos no tienen derecho a entrar en las habitaciones donde están hospitalizadas las pacientes si no ha sido solicitada su presencia.

  • Entre el personal médico, los hombres y las mujeres no tienen derecho a sentarse juntos o hablar. Si fuera necesaria una conversación, ésta debe llevarse a cabo vistiendo el atuendo que ordena el Islam.

  • El personal médico femenino debe llevar atuendos simples. No pueden llevar vestidos elegantes, ni utilizar cosméticos ni maquillaje.

  • Las médicas y enfermeras no están autorizadas a entrar en las habitaciones donde se encuentran hospitalizados hombres.

  • Todo el personal del hospital debe respetar las horas de plegaria de la mezquita. El director del hospital está obligado a asignar un lugar especial para la oración y designar un religioso (Mollah) encargado de la misma

  • Los miembros del Departamento para la Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio pueden realizar controles en cualquier momento sin que nadie pueda impedirlo. Toda persona que viole estas órdenes será castigada según la Ley Islámica

  • Las consecuencias del régimen talibán se reflejan cada vez más en las mujeres que, ante su desgracia, se ven forzadas a disfrazarse de limosneras para prostituirse. Esta práctica es "tolerada" por los oficiales talibanes a cambio de sexo gratuito.

    Mientras tanto, las mujeres desplazadas que intentan huir hacia Pakistán son capturadas en la frontera. Algunas son vendidas a los pakistaníes por 90.000 rupias (unos 1.800 dólares), aunque la mayoría de ellas es recluida en campos de concentración cerca de la ciudad de Jalahab, junto con otros prisioneros talibanes. Otras, claman por el asilo en países de occidente, pero la expedición de pasaportes para ellas ha sido bloqueada. La ayuda que les brindaban las organizaciones no gubernamentales (ONG's) ha sido en muchos casos cancelada por razones de seguridad, pues dichas organizaciones son acosadas por el gobierno talibán.

    Los talibanes han atropellado, sin ninguna distinción, tanto a miembros de ONG's como a funcionarios de Naciones Unidas y de la Organización Mundial de la Salud, quienes han sido arrestados sin cargo alguno. Los únicos testigos de lo que allí ocurre son la Cruz Roja Internacional y algunos periodistas, quienes también son diariamente amenazados.

    La ONU, a través de sus diferentes órganos, ha hecho numerosas llamadas de atención al régimen talibán, desde el Consejo de Seguridad hasta el propio secretario general, Koffi Annan, quien calificó a dicho régimen como "una clara y seria amenaza para la paz y estabilidad regional".

    Aún así, los talibanes continúan maltratando a las mujeres, quienes ante la falta de ayuda se han organizado en forma clandestina. Tal es el caso de la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (RAWA), dedicada a defender los derechos de las mujeres afganas y promover la lucha contra el fundamentalismo: "Defender un trato humano hacia las mujeres es para ellos algo inmoral y pecaminoso, y enseguida nos califican de ateas y prostitutas comunistas, sembrando el miedo en las demás mujeres. Todo lo justifican a través de la religión, y cuando ésta no alcanza, lo inventan", cuenta una miembro de RAWA.

    Desde hace algún tiempo, gracias a Internet se desarrollan diversas campañas con el fin de presionar tanto a la ONU como al gobierno de los Estados Unidos y a la Unión Europea para que impidan el racismo de género que encabezan los talibanes. La más grande es quizá la que desarrolla la Feminist Majority Foundation, que engloba a más de 130 ONG's, entre las que se encuentran las de mayor influencia, como son Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

    Así, mientras los negocios de occidente crecen en esta región (sea el tráfico institucional de armas o la explotación de petróleo), las mujeres afganas, cautivas en esta pesadilla interminable, viven en el intento de que su voz sea escuchada y piden ayuda a una sociedad que se jacta de ser global pero que las ha condenado al olvido.

    Las posibles soluciones de estos problemas tienen que nacer desde la mentalidad de todos y cada uno de nosotros pues es un problema que nos afecta a todos. Aunque hoy en día esa discriminación ha disminuido o más bien se ha camuflado mejor, hay lugares donde sigue en aumento o por lo menos permanece estable.

    En los países en los que las mujeres son mas desfavorecidas los políticos y la religión tienen un gran papel, pues la idea de maltrato, tanto físico como psicológico o discriminación de la mujer viene desde la cuna.

    En esas culturas a muchos hombres se les enseña que las mujeres son objetos, los cuales pueden tratar a antojo, o las religiones o leyes mandan que esas mujeres vayan ocultas, si esas formas de pensar cambiaran, el mundo podría evolucionar.

    Las mujeres representan el 51,1% de la población total mundial, si una gran parte de ellas es inculta, también lo será una gran parte del mundo.

    También hay que tener en cuenta que las mujeres a mayor o menos grado inculcan sabiduría y aprendizaje a sus hijos, pero si ellas no tienen una base, no podrán al igual que si un día es necesario que esa mujer trabaje bien sea por falta de dinero en esa casa o porque esa sociedad requiere mas personal ya que con el masculino no es suficiente, la mujer no podrá dar el 100% de si, ya que no estará bien instruida y quizá no tenga ni los conocimientos básicos.

    Así que si se consiguiera una educación equitativa entre hombres y mujeres estarían igualmente capacitados en general.

    También el inculcar que las mujeres son iguales que los hombres y que tienen los mismos derechos y deberes, que no porque, según la religión católica, Eva fuera quien peco primero, esta sea un ser endemoniado o pecador, sino que debe ser igual entre unos y otros y así poder tener igualdad de opiniones, la misma voz y voto.

    En los países mas desarrollados en los cuales se han conseguido mas cosas, aun sigue habiendo discriminación por ejemplo en que los trabajos no están igual pagados para unos que para otros y que en muchos hogares aun se tiene la mentalidad que o bien la mujer es la que se tiene que quedar en casa y hacer las cosas de casa o que si trabaja, la casa sigue siendo una responsabilidad de ella y por tanto el marido o pareja sentimental no ayuda en absoluto aunque ella trabaje las mismas horas o mas incluso.

    La casa y los hijos son cosa de los dos, y por tanto ambos deben cuidar de ello. En cuanto al maltrato si eso estuviera mayor penado (que unos pocos días en la cárcel o una multa) o hicieran mas caso a las denuncias que con una simple orden de alejamiento (que a mi modo de pensar es inútil) no habría tantas muertes de mujeres.

    Si por robar te puede caer una pena mínima de un año aproximadamente ¿por qué cuando un hombre pega a una mujer (un ser humano, mucho más valioso que un objeto) la pena es tan baja o incluso mínima? ¿Por qué no se aplica la misma pena o mayor para evitar casos tan trágicos?

    A modo de ejemplo:

    EN CANTABRIA

    • Desde el año 1996 hasta el 2001 se han denunciado 282 casos de maltrato hacia las mujeres.

    • En ese mismo periodo de tiempo ha habido 522 delitos de abusos y agresión sexual.

    • Y aunque el número parezca pequeño, no lo es, pues ha habido dos victimas de homicidio con resultado de lesión.

    EN ESPAÑA

    • Desde 1998 hasta 2000 ha habido un incremento del 12,93% del número de denuncias de mujeres maltratadas en el ámbito familiar, ya que, en 1998, hubo 26.792 casos y en 2000 10.225 casos

    • Las 19.535 denuncias por los malos tratos de los maridos a sus esposas que tuvieron lugar en 1998, y las 22.397, en el 2000.

    • En el ámbito familiar 49 mujeres fueron asesinadas en 1998 y en 2000 fueron asesinadas 66, un número considerable para ser vidas inocentes cobradas.

    • Los 34 asesinatos producidos por los maridos en 1998 aumentaron a 42 en el 2000

    Sobre este tema la opinión suele ser muy variada. Desde un punto de vista femenino ( y aproximándose al feminista) opinamos que las mujeres somos iguales que los hombres y por tanto tenemos que tener los mismos derechos. Aunque físicamente quizás no podamos realizar los mismos trabajos, psicológicamente si, e incluso, en algunos casos, les superamos. El maltrato no es una forma de discusión ni de opinión, es una crueldad intolerable, la cual no tiene ningún fin, que se cobra muchas vidas y o deja secuelas permanentes.

    También que los gobiernos y la religión debería inculcar mas moral y menos tonterías, ya que la política o la religión no sirve de nada si entre los sexos no se puede convivir, pues ese país, se va a pique poco a poco. El asesinato de mujeres por discriminación puede llegar a diezmar tanto la población de este sexo que la haga desaparecer y por tanto, con ella, también la supervivencia de la especie. Y muchos hombres no se podrían valer por si mismos sin una mujer que les cuide, haga la comida, etc.

    Pensamos que las mujeres están infravaloradas y que ante todo eso se debería arreglar.

    • Enciclopedia Encarta 2005