Directorios supremos en Argentina

Historia de América. Gobierno argentino. Gervasio Antonio de Posadas. Carlos Maria de Alvear

  • Enviado por: Pipo
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Los Directorios

  • ¿Quiénes fueron los directores Supremos?

  • Redactar las características de cada uno de sus mandatos

  • ¿Cuál fue la causa de su supresión?

  • Gervasio Antonio de Posadas (26-1-1814 10-1-1815)

  • Carlos María de Alvear (10-1-1815 15-4-1815)

    José Rondeau (20-4-1815 )

    Ignacio Álvarez Thomas (20-4-1815 16-4-1816)

    Antonio González Balcarce (17-4-1816 12-7-1816)

    Juan Martín de Pueyrredón (29-7-1816 9-6-1819)

    José Rondeau ( 1-8-1819 )

  • Gervasio Antonio de Posadas fue electo como director supremo el 26 de enero de 1814, por universalidad de votos. Por ser el primer directorio, se asentó que los directores supremos duraran 2 años en sus funciones y estaría acompañado en sus funciones por tres secretarios. Apareció también, por disposición de la Asamblea, un Consejo de Estado. Estaba compuesto por un presidente (que reemplazaría al director en caso de acefalía), un secretario y siete vocales. El primer presidente del Consejo de Estado fue Nicolás Rodríguez Peña. Los hechos más destacados de su gobierno fueron la creación de la escuadra naval, la rendición de la Plaza de Montevideo y el envío de Misiones diplomáticas al extranjero. Estas misiones fueron encomendadas a Manuel Belgrano y a Bernardino Rivadavia, y su objetivo era “asegurar la independencia de América”. Los objetivos no fueron cumplidos, luego de viajar a Francia, España, Inglaterra y Brasil.

  • En mayo de 1814, con Alvear como jefe, el ejército del norte se sublevó al gobierno, por la destitución de Rondeau. Alvear, que viajaba hacia Jujuy, luego de desaprobar el accionar militar, pidió suma prudencia al gobierno y exigió tomar medidas de represión para con los sublevados. Esta fue otro atenuante para que el director presentara su renuncia, con fecha de 9 de enero de 1815.

    Le sucedió en su puesto Carlos María de Alvear, pero sólo hasta que se cumpliera el período de Posadas. Pero Alvear asumió el cargo en una situación realmente conflictiva: el rey español retornaba al trono, el ejército del norte se había sublevado y la opinión pública en Buenos Aires en su contra. Para colmo, el mismo día de la asunción, Dorrego era derrotado en Guayabos. Trató de negociar con Rondeau, pero le negó obediencia; las negociaciones con Artigas en el interior para que retirara sus tropas del litoral fracasó también.

    A comienzos de abril, debido a la conflictiva situación, Alvear salió de Buenos Aires y se refugió en Olivos. Para derrotar al director supremo, los opositores llegaron a un acuerdo con Artigas, para que avanzase sobre Buenos Aires. Ignacio Álvarez Thomas se dirigió con 1600 hombres a cortar el paso de las tropas, pero al llegar a Fontezuelas, su jefe negoció con Artigas y se sublevó contra el Director Supremo. En ese lugar, recalcó el descontento del pueblo y exigió la renuncia de Alvear. Este movimiento de Alvarez Thomas fue dirigido por Estanislao Soler. Alvear, al darse por enterado, decidió entregar su renuncia, pero retuvo el mando de las tropas.

    Trató de ser reemplazado por un tercer triunvirato, en el que aparecían los nombres de Rodríguez Peña, San Martín e Irigoyen, pero la medida no tuvo efecto.

    El 20 de abril de ese año, fue elegido José Rondeau, pero fue reemplazado mientras se encontrara con el ejército del norte por Ignacio Álvarez Thomas. Pero ese año, para impedir abusos del director supremo, se nombró una Junta de Observación, compuesta de 5 miembros. En mayo de 1815, se creó un estatuto que, aunque era muy parecido al fracaso del año XIII, fue aprobado por la difícil situación del territorio.

    Alvarez Thomas trató de mantener un equilibrio político, agitado por los problemas exteriores, civiles y Artigas. Aunque éstos últimos se creían resueltos porque Artigas había apoyado a la revolución que derrocó a Alvear, el gobierno recibió una serie de peticiones por parte de los orientales que imposibilitaban llegar a un acuerdo pacífico. Belgrano (el nuevo jefe del ejército en Santa Fe) designó a Díaz Vélez para que iniciara negociaciones con Artigas. Pero Díaz Vélez se extralimitó en su misión y firmó un pacto (el Pacto de Santo Tomé) en el que se establecía el desalojo de la provincia por parte de las tropas bonaerenses, la separación de Belgrano de las fuerzas armadas y la destitución de Álvarez Thomas. Recibiendo la noticia, el director supremo no tardó en presentar la renuncia.

    La junta de observación y el Cabildo aceptaron la renuncia de Álvarez Thomas y designaron a Antonio Balcarce como director supremo. Esto ocurrió el 17 de abril de 1816.

    El 3 de mayo, debido al cuestionamiento por no adoptar medidas frente a una posible invasión portuguesa, fue elegido Juan Martín de Pueyrredón. Pero frente a la ausencia de éste último, se dejó a Balcarce en el cargo, pero con jurisdicción en sólo la provincia de Buenos Aires.

    Este director, con el apoyo del sector federal de Buenos Aires, accedió a una petición de un Cabildo Abierto en la Iglesia San Ignacio. Cuando se efectuaron los comicios para decidir las opiniones, los federales de Buenos Aires fueron ampliamente derrotados. Cuando Balcarce recibió una intimidación para cesar en su cargo, elevó la renuncia el 12 de junio de 1816.

    Existió un lapso en el que fue nombrada una comisión gubernamental, formada por Antonio Escalada y Miguel de Irigoyen.

    El 29 de julio se nombró nuevamente general supremo a Juan Martín de Pueyrredón, quien asume en medio de gravísimas circunstancias: la resurrección de España se extendía por Hispanoamérica; las provincias del litoral, bajo el mando de Artigas, no participaban en el congreso; y Buenos Aires era el último foco de revolución que quedaba.

    Pero Pueyrredón contaba con el apoyo de la población. Pero la batalla de Maipú alejó la guerra lejos del Río de La Plata.

    A poco tiempo del Congreso de Tucumán, Fernando VII y sus procedimientos absolutistas hacían a los territorios hispanoamericanos reanudar con vigor los intentos de emancipación. Pero en México, Morelos había sido fusilado; en Chile, luego de Rancagua, los realistas dominaban con un poderoso ejército; y para colmo el peligro de invasión portuguesa seguía erguido.

    En cuanto a conflictos interiores, Artigas era el peor mal: había formado una liga de provincias federales.

    En el Congreso de Tucumán, el presidente tenía por nombre Pedro Medrano, y el 24 de marzo se abrieron las sesiones.

    El 9 de julio de 1816, se trató en el Congreso de Tucumán el plan de Independencia, y la decisión unánime fue la de hacer de las Provincias Unidas una Nación libre.

    El 29 de julio, Pueyrredón arribó a Buenos Aires con los portugueses que avanzaban sobre el litoral y con dos tendencias en juego: los congresales (que apoyaban al Congreso y a Pueyrredón) y los segregatistas (republicanos federales). Un segregatista fue Dorrego que, luego de acusar a Pueyrredón de simpatizar con los portugueses por medio del periódico, fue expulsado del país.

    Uno de los más enérgicos anhelos de Pueyrredón fue el de fomentar la educación. Fue inaugurado el Colegio de la Unión del Sud en 1818. Ya en su último año de mandato creó la Universidad de Buenos Aires.

    El requerimiento de dinero por parte de San Martín para armar a sus tropas creó una pequeña crisis económica, por la que se creó la Caja Nacional de Fondos de Sudamérica, primer establecimiento bancario que cobraba un 15% de interés.

    Las invasiones portuguesas por fin comenzaron en 1816, por tres flancos de ataque sobre la banda oriental. La mayoría de las batallas eran favorables a los atacantes, y se debió pedir ayuda por parte de los orientales a Pueyrredón. Se quiso firmar un acuerdo por el cual se otorgaría esa ayuda siempre y cuando aceptaran la soberanía del director y del congreso, pero fue negado por el evidente rechazo de Artigas. La lucha continuó de manera desfavorable, y concluyó con la victoria de los portugueses. Se anexó el territorio en el que se había luchado al Reino Unido de Portugal.

    A comienzos de 1815 el director dispuso que las naves de particulares previamente reglamentadas se utilizaran para destruir el comercio marítimo del enemigo. Durante cuatro años actuaron correctamente, anteponiendo los objetivos revolucionarios a los fines de lucro.

    En setiembre, el almirante Brown y Bouchard comenzaron una campaña de aprensión de naves realistas. La más destacada campaña marítima fue la de Bouchard a cargo del navío antes conocido como Consecuencia, y luego transformado en barco de guerra con el nombre de "La Argentina". Su objetivo era obstaculizar el comercio de los españoles en los mares de la India por un lapso de 16 meses. Pero en el camino, sus tripulantes ayudaron a los Ingleses a reprimir el tráfico negrero, y luego una epidemia de escorbuto produjo una cantidad de bajas importante. En su empresa, "La Argentina soportó un ataque de una flotilla malaya, hundió a 16 barcos españoles, apresó un bergantín, recuperó la corbeta "Chacabuco", arrasó con una importante guarnición española en Monterrey y hundió dos barcos más en aguas Nicaragüenses.

    En junio de 1819, Pueyrredón renuncia a favor de José Rondeau, el último director.

  • La sanción de la constitución de 1819 fue resistida en varios lugares, produciendo un amague de enfrentamiento bélico. Para enfrentar a los caudillos federales, Rondeau (director desde 1819) opta por una salida militar. San Martín desoyó el llamado del director y se sublevó en Arequito. Los caudillos López y Ramírez derrotaron a las tropas de Buenos Aires en la batalla de Cepeda. El congreso fue disuelto, renunció el director y el Cabildo tomó el poder. El poder central había desaparecido, y todas las provincias se gobernaron a sí mismas, como pequeños estados, y Buenos Aires pasó a ser una provincia más, firmando con Santa Fe y Entre Ríos el tratado de Pilar.