Dinero

Economía. Evolución histórica. Dinero bancario. Inflación. Banco Central de Paraguay

  • Enviado por: Ale
  • Idioma: castellano
  • País: Paraguay Paraguay
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

El dinero es un elemento fundamental para el desarrollo de la actividad económica. No se trata de un simple medio de cambio que permite agilizar las transacciones. En el transcurso del tiempo se ha llegado a considerar que, cuando se dan ciertas condiciones en una economía, este elemento adquiere enorme importancia para las decisiones que sobre producción, distribución y consumo toman quienes participan en la actividad económica.

Por tanto, para comprender mejor la importancia que en los complejos sistemas económicos tiene el manejo del dinero, entramos en este capítulo a profundizar sobre su origen y sobre el proceso evolutivo a través del cual la sociedad ha ido incentivando su uso hasta convertirlo en un elemento indispensable para lograr una actividad económica más eficiente.

Trataremos de mostrar como el hombre no siempre dependió tanto del dinero como en nuestros días. Realmente el origen y uso generalizado del dinero es un hecho relativamente reciente en la historia de la humanidad, ya que surge con el intercambio y evoluciona a la par con el desarrollo del comercio.

A lo largo del capitulo se profundiza en las razones por las cuales se demanda dinero y como para atender esa demanda adecuadamente las autoridades económicas deben desarrollar todo un sistema de manejo monetario. Finalmente, se explica como el exceso o la insuficiencia de dinero en un país pueden o no afectar el proceso de crecimiento económico, y como hay una serie de opciones en materia de política económica que permiten disponer de un sistema gubernamental de regulación de la corriente monetaria para corregir, cuando sea necesario, esos desajustes.

Moneda de plata que constituía la base del sistema establecido por la reforma monetaria de Carlomagno, adoptada más tarde en toda la Europa Occidental. Antigua unidad de medida del fino o ley de plata que contenía una moneda o un objeto de este metal. (Así como la pureza del oro se media en quilates, la de la plata se estimaba en dineros. La pureza máxima, lo que en la actualidad se llamaría una ley de mil milésimas, equivalía a 12 dineros, cada dinero se subdividía a su vez en 24 gramos)

El dinero aparece al producirse una intensificación de las relaciones de cambio, fruto de la creciente división del trabajo, como alternativa al simple trueque. A falta de dinero, todas las transacciones económicas se efectuaban directamente mercancía a mercancía, con lo que el valor de cada bien debía expresarse en unidades de todos los demás bienes, y la consiguiente falta de agilidad en el cambio. En una encomia en la cual se utiliza el dinero, todas las mercancías son valoradas con respecto a la unidad monetaria. En este sentido, se afirma que una primera función del dinero es ser unidad de cuenta, función no solo puesta de manifiesto en el campo de las relaciones de cambio sino también en el de toda la economía en general y en cualquier sistema económico (economía de mercado o economía con dirección central) en la cual está enmarcada.

Otra función especifica del dinero y que se desprende de su definición es la de ser medio de cambio, es decir bien económico pero con una dedicación primordial al cambio. El dinero no tiene utilidad en si, sino en cuanto permite adquirir otros bienes.

ORIGEN Y DESARROLLO DEL DINERO

Recordemos que un primer momento histórico el hombre y su vida estaban totalmente orientados al lograr la subsistencia diaria a través de la satisfacción de sus necesidades primarias. El día apenas si alcanzaba para recoger algunos frutos y maderas y si acaso cazar o pescar algún animal porque el desarrollo de métodos e instrumentos productivos era muy escaso.

La división del trabajo era muy rudimentaria y se limitaba al interior de cada familia, donde el hombre salía a pescar y cazar y la mujer se encargaba del fuego, la cocina y recoger algunos frutos cercanos a la casa.

Bajo estas circunstancias era poca la variedad de alimentos consumidos y nunca se recogían los excedentes, salvo en casos excepcionales y por causas puramente naturales. Así las cosas, las familias y las comunidades pequeñas que trabajaban directamente en el medio natural eran autosuficientes y no dependían del intercambio para lograr su subsistencia.

DINERO - MERCANCÍA

Las dificultades encontradas obligaron a quienes intercambiaban productos a escoger una sola mercancía, o un grupo reducido, que sirviera de medio de cambio para conseguir otros productos. Esta mercancía debía ser aceptada por todos como medio de cambio, reflejando poder de compra.

Las primeras formas de dinero - mercancía fueron el ganado, tabaco, cueros y pieles, collares de perlas, conchas, ciertas piedras, aceite de oliva, cerveza y licores, algunos metales, etc. (incluso, mujeres y esclavos).

DINERO - METAL

Con el paso del tiempo y la generalización de la actividad comercial, los metales preciosos, sobre todo el oro y la plata, desplazaron las otras formas de dinero-mercancía y se constituyeron en el instrumento monetario por excelencia.

Las características del oro y la plata, por ejemplo, eran las que más se adecuaban a las circunstancias del intercambio. Su facultad para conservar valor, su divisibilidad, su facilidad para el transporte y almacenamiento, permitían a su dueño planificar su gasto al ritmo de sus necesidades y deseos el valor de estos metales oscilaba poco, lo cual garantizaba que conservasen su poder de compra a través del tiempo. Además, en el caso del oro su densidad y brillo lo hacían casi imposible de falsificar.

Una gran diferencia del dinero-metal con los billetes y monedas que usamos actualmente es el valor que poseen los metales por sí mismos. Así, además del valor del cambio, el dinero-metal tenia un valor de uso intrínseco.

El uso del dinero-metal duro varios siglos. Al principio, el pago se hacia pesando el metal y estableciendo la cantidad requerida para tal o cual transacción. El valor de los productos se media en peso-oro o peso-plata, lo que no dejaba de ser un proceso cuidadoso y complicado de medición en el momento de hacer las transacciones.

Definitivamente el dinero-metal facilitaba las transacciones comerciales y esto junto a su ya característica de representar poder adquisitivo, determinaron que se convirtieran en un elemento muy preciado para la sociedad. Pronto se vio la necesidad de encontrar un sitio seguro que lo protegiera de los ladrones o un lugar donde se pudiera guardar confiadamente. Así, dichos metales había que moverlos, manejarlos, guardarlos y protegerlos, lo que en operaciones de gran volumen se constituía en un problema.

Esto llevo al surgimiento de casa destinadas a cambiar dinero y guardarlo en arcas o especie de cajas fuertes por seguridad. A cambio, el dueño de la casa expedía un vale o recibo como garantía y certificado de los metales depositados. Si el depositario necesitaba en algún momento su dinero solo debía presentar el recibo para poder usar nuevamente sus recursos.

Los comerciantes y consumidores se idearon cuenta de que resultaba mas fácil pagar con los recibos emitidos por la casa de cambio, en lugar de tener que ir donde el cambista para hacer el retiro de metales o monedas antes depositados y volver a donde el vendedor movilizando una cantidad de monedas o piezas de metal para hacer la transacción comercial.

Quienes vendían empezaron a aceptar estos vales como forma de pago por que se tenia confianza en el respaldo y la garantía del metal que representaban.

Este hecho dio lugar al surgimiento de papel moneda. El deposito en las casas de cambio, y el traspaso de vales y recibos de persona a persona en las transacciones diarias se volvió un hecho común.

Así, el metal permanecía guardado, pero sus dueños cambiaban continuamente como resultado del intercambio de recibos.

En las casa de cambio donde se guardaba dinero en metales se comenzó a observar que podía transcurrir un tiempo sin que muchos de los que usaban sus servicios vinieran a retirar el metal guardado. En circunstancias normales, por tanto no se producía el hecho que todos los depósitos fueran retirados al mismo tiempo. Siempre había una cantidad que permanecía guardada y que constituía una deuda u obligación del cambista con los depositantes. Los mercados se movían en buena parte con el traspaso de deudas a través del intercambio de billetes, al cambiar simplemente el beneficiario de la obligación que el documento representaba.

Los cambistas que tenían una visión buena para los negocios y para las oportunidades de obtener ganancias, buscaron la forma de darle un mayor uso a ese dinero y decidieron prestar una parte del que permanecía depositado recibiendo por este servicio un determinado interés dejando un remanente de dinero en caja para atender eventuales retiros de depósitos.

De esta forma se desarrollo el “principio bancario” mediante el cual los bancos podían emitir billetes para financiar negocios, y también consumo.

La evolución del fenómenos monetario y crediticio continuo, al punto de que la noción del respaldo en metales preciosos para los billetes desapareció en el siglo XX. Ahora, los billetes oficiales son dinero y medio de cambio en si mismos. Son una institución social que todo el mundo acepta sin exigir su respaldo en oro, plata u otros bienes. Naturalmente que esta propiedad de aceptación de los billetes depende de que el Estado emisor tenga poder legal y político. Si este poder se destruye, el sistema financiero experimentaría un colapso.

La economía moderna destaca, el hecho que las variaciones del flujo monetario como medio para financiar la actividad en un sistema económico, ya no dependen del descubrimiento de minas de metales preciosos, sino de la capacidad de una autoridad monetaria que lanza el dinero a la circulación para satisfacer los requerimientos monetarios de una comunidad.

Esa “autoridad monetaria” también se ha consolidado a través de un proceso evolutivo. Inicialmente fueron los proveedores del oro y luego los cambistas o guardianes del mismo quienes tuvieron una gran influencia en la irrigación de dinero en la economía.

El proceso evolutivo de las casas de cambio desemboca así en la formación de bancos comerciales, como entidades con la función básica de prestar los recursos que reciben en custodia, manejando en estas operaciones dinero oficial en lugar de oro. Así, de depósitos en metales preciosos se paso a constituir depósitos en dinero oficial en lugar de oro. Así, de depósitos en metales preciosos se paso a constituir depósitos en dinero oficial, que hoy en día son transferibles por medio de cheques.

En efecto, ahora dentro del manejo del dinero encontramos el denominado cheque, que no es mas que un papel que pasa a desempeñarse como cualquier otro medio de cambio. Al ser pagadero en forma inmediata. Tiene gran aceptación, pues ofrece comodidad y seguridad a quien lo usa, teniendo en cuenta que el valor que sus dueños quieren que represente puede ser especificado inclusive en el momento mismo de su utilización.

¿Cuáles son las funciones que el dinero desempeña en un sistema económico?

Son varias:

  • Servir como medio de cambio o sea como instrumento para hacer viables las transacciones

  • Servir como unidad de cuenta para hacer comparaciones de valor. Como dice el economista Paul Samuelson: “Así como nos enseñan que no se puede sumar naranjas con manzanas, la única forma de sumar dos valores es con el dinero.... se multiplica el número de cada objeto por su precio y luego se suman los dos resultados...”

Aquí es importante hacer una aclaración sobre dos conceptos que usamos continuamente y que por lo general se confunden: INGRESO Y DINERO

  • EL INGRESO de una persona es el flujo o volumen total de las ganancias o remuneraciones que ella recibe durante un periodo de tiempo (mes, año...)

  • EL DINERO de que dispone una persona es la cantidad de medios de pago que tiene en un momento determinado del tiempo (ayer, hoy...)

  • Prestar asesoramiento al Directorio, a la Presidencia y a la Gerencia del Banco Central del Paraguay en cuestiones económicos y financieros.

  • Realizar estadísticas y análisis sobre los diferentes sectores de la economía (monetario, financiero, fiscal, externo y real) a fin de obtener un conocimiento cabal sobre la situación económica del país.

  • Analizar y sugerir mejoras en el comportamiento y evolución de la actividad económica del país y del sistema financiero nacional, de los cambios en la cantidad de dinero y de otras variables monetarias y sus determinantes, y de la balanza de pagos.

  • Realizar publicaciones periódicas de estadísticas, análisis de coyuntura, investigaciones de fondo sobre temas económicos en general, y monetario, financiero y cambiarios en particular

  • Mantener relaciones con áreas de estudios económicos de Bancos Centrales y otras instituciones públicas o privadas, nacionales como internacionales que se ocupen de temas económicos en general, y monetarios, financieros y cambiarios en particular.

  • Realizar otras funciones o actividades que por su naturaleza corresponda a la Gerencia de Estudios Económicos

  • Aprobar las metodologías y técnicas a ser utilizadas para los estudios económicos, así como la recopilación y elaboración de estadísticas.

  • Coordinar, revisar y aprobar la elaboración de informes, estudios, modelos económicos y esquemas de análisis, que deben ser presentados a la autoridades del Banco Central del Paraguay y/o    a las entidades públicas y privadas.

  • Efectuar evaluaciones periódicas sobre la evolución económica y financiera mundial y su influencia en la economía Paraguaya.

  • Planificar, dirigir, coordinar y controlar las actividades de las unidades dependientes

Los tres Departamentos del área (de Estudios Monetarios, Economía Internacional y Cuentas Nacionales) compilan, procesan y divulgan datos mediante diferentes publicaciones que luego son utilizados por diferentes usuarios en el país y en el exterior. El manual de funciones de la GEE especifica que la mencionada área debe realizar estadísticas y análisis sobre los diferentes sectores de la economía a fin de obtener un conocimiento cabal sobre la situación económica del país. En este sentido los tres departamentos elaboran en la actualidad un número importante de estadísticas que coadyuvan a la toma de decisiones de política económica por parte del personal superior de la institución.

A través de sus respectivas divisiones, desarrolla actividades relacionadas con la implementación de la mencionada política como por ejemplo: la elaboración del programa monetario anual, la construcción de estadísticas monetarias y financieras, el seguimiento de los movimientos de las cuentas fiscales, la realización de proyecciones y estimaciones de indicadores de tipo económico-financiero y la preparación de estudios de coyuntura y otros análisis macroeconómicos.

En este departamento se planifica, coordina y dirige las labores de recopilación, elaboración y análisis de los datos de la balanza de pagos y la posición de inversión internacional del país, se elaboran y analizan las estadísticas de la deuda externa del país, se proyectan los desembolsos y pagos de dicha deuda y se compila y estudia el desempeño del comercio exterior del país con el resto del mundo.

En este departamento se planifica, coordina y dirige las labores de recopilación, elaboración y análisis de los datos de la balanza de pagos y la posición de inversión internacional del país, se elaboran y analizan las estadísticas de la deuda externa del país, se proyectan los desembolsos y pagos de dicha deuda y se compila y estudia el desempeño del comercio exterior del país con el resto del mundo.

Inflación es el crecimiento continuo y generalizado de los precios de los bienes y servicios y factores productivos de una economía a lo largo del tiempo. Otras definiciones la explican como el movimiento persistente al alza del nivel general de precios o disminución del poder adquisitivo del dinero.

Inflación es el crecimiento continuo y generalizado de los precios de los bienes y servicios y factores productivos de una economía a lo largo del tiempo.

En la práctica, la evolución de la inflación se mide por la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC). Para comprender el fenómeno de la inflación, se debe distinguir entre aumentos generalizados de precios, que se producen de una vez y para siempre, de aquellos aumentos de precios que son persistentes en el tiempo. Dentro de estos últimos también podemos hacer una distinción respecto al grado de aumento. Hay países donde la inflación se encuentra controlada por debajo del 10% anual, otros con inflaciones medias que no superan el 20% anual y países en los que el crecimiento sostenido de precios ha superado el 100% anual. Cuando la variación de los precios alcanza el 50% mensual se la denomina hiperinflación

Existen diferentes explicaciones sobre las causas de la inflación. De hecho parece que existen diversos tipos de procesos económicos diferentes que producen inflación, y esa es una de las causas por las cuales existen diversas explicaciones: cada explicación trata de dar cuenta de un proceso generador de inflación diferente, aunque no existe una teoría unificada que integre todos los procesos. De hecho se han señalado que existen al menos tres tipos de inflación:

  • Inflación de demanda (Demand pull inflación), cuando la demanda general de bienes se incrementa, sin que el sector productivo haya tenido tiempo de adaptar la cantidad de bienes producidos a la demanda existente.

  • Inflación de costes (Cost push inflation), cuando el coste de la mano de obra o las materias primas se encarece, y en un intento de mantener la tasa de beneficio los productores incrementan los precios.

  • Inflación auto construida (Buid-in inflation), ligada al hecho de que los agentes prevén aumentos futuros de precios y ajustan su conducta actual a esa previsión futura.

Los efectos de la inflación dependen en cierta medida según ésta pueda ser prevista o sea sorpresiva. Cualquiera sea la forma que tome la inflación, acarrea costos y mientras mayor sea la tasa de variación de los precios mayores serán los costos.

Existen costos de mantener dinero en efectivo, por lo que los agentes económicos dedican más tiempo a analizar qué harán con sus saldos monetarios. El proceso inflacionario implica, para los comerciantes, costos reales para actualizar los precios. El incremento continuo del nivel general de precios tiene efectos redistributivos a favor de los deudores, en la puja distributiva los asalariados y todos aquellos que dependan de ingresos nominales fijos verán disminuir sus ingresos reales. Por último, según ha sido estudiado por Olivera-Tanzi, la inflación también ocasiona costos para el fisco debido al retardo que existe entre el momento en que se realizan los gastos y el cobro de los impuestos.

Existen dos tipos de inflación; por un lado tenemos aquella que se conoce con anticipación y se incorpora a las expectativas de los agentes económicos; por otra parte, la inflación puede ser no anticipada por los agentes económicos, que es la que se presenta antes de que los individuos hayan ajustado sus expectativas. Hemos definido la inflación y descrito sus causas más comunes pero, ¿qué consecuencias tiene sobre la economía doméstica de los consumidores? Está claro que se trata de un parámetro macroeconómico pero su influencia en los bolsillos de los ciudadanos de un país es más que evidente.

El primer efecto es la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores. Con la misma cantidad de dinero se pueden comprar menos productos que en un contexto no inflacionista. Si la subida de los precios no se ve compensada por un incremento en los salarios tendremos más dificultades para llegar a fin de mes. Pero si los salarios suben se puede entrar en un círculo vicioso, ya que los empresarios para compensar este aumento venderán más caros sus productos, con lo que la inflación seguirá existiendo. Como vemos, la subida salarial no es la única solución ya que en realidad se está aumentando la cantidad de dinero en circulación.

Los préstamos, en cambio, bajarán su precio real. Si no hay un reajuste de los intereses, al reducirse el valor del dinero éstos resultarán más asequibles para los deudores. Sin embargo no hay que olvidar que nuestro poder adquisitivo baja también. Pagar el préstamo nos supone un menor esfuerzo económico pero con el aumento de los precios este beneficio no redunda de forma decisiva en nuestra economía.

Los consumidores no pueden ahorrar tanto como antes. Se ven obligados a dedicar más dinero que antes a la adquisición de productos y servicios, ya que su precio ha aumentado. La capacidad de ahorro disminuye.

Los productos que más suben en épocas de inflación son los de mayor consumo, con lo que este aumento de los precios lo sufren todos los consumidores. Como podemos suponer los productos más demandados suelen ser los de primera necesidad y en estos casos resulta más difícil prescindir de ellos. Si la comida o la ropa suben de precio las economías familiares se resienten.