Digestión en el estómago

Absorción de alimentos. Bolo alimenticio. Pepsina. Enzimas. Secreción gástrica

  • Enviado por: Paola Hernández
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Ciclo Formativo de Grado Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico
Ifp Roger De Lluria
El Instituto de Formación Profesional Roger de Llúria ofrece unos estudios que cumplen lo establecido en la normativa...
Solicita InformaciÓn

Curso de Auxiliar de Laboratorio
EANE Escuela Abierta de Negocios
Realizar trabajos auxiliares en laboratorios e industria Química así como operaciones de recepción y...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Trabajo "Digestión en el Estómago"
Nivel : 2do de Bachillerato
México , D.F.

Digestión en el Estómago

La Digestión, es el proceso de transformación y absorción de los alimentos
que son ingeridos por vía bucal. Tiene lugar en el tubo digestivo (que mide
11m de longitud)  y consta de dos tipos de fenómenos: mecánicos y químicos.
Mediante los mecánicos, como es la masticación, los alimentos se fragmentan y se mezclan con la saliva para formar el bolo alimenticio. Los procesos químicos permiten la transformación de los diferentes alimentos (moléculas más complejas) en elementos asimilables (moléculas más simples) por el intestino, es decir, que puedan ser absorbidos por las vellosidades intestinales. Tienen lugar tres reacciones químicas: conversión de los hidratos de carbono en azúcares simples como glucosa, ruptura de las proteínas en aminoácidos como alanina, y conversión de grasas en ácidos grasos y glicerol. La principal reacción química que se da en estos procesos es la hidrólisis, y para ello se necesita de los jugos digestivos que
contienen las enzimas responsables de estas transformaciones.

Cuando  el bolo alimenticio llega al estómago (una bolsa muscular de litro y medio de capacidad) a través del cardias se producen movimientos
peristálticos que lo mezclan con el jugo gástrico, que contiene ácido
clorhídrico, moco y enzimas digestivas y el factor  intrínseco que es
necesario para absorber la vitamina B12; esta vitamina es esencial para el
desarrollo normal de las células rojas de la sangre. Como dato importante
podemos mencionar que se ha demostrado que los niveles de factor intrínseco disminuyen  con la edad y algunas veces hay necesidad de inyectar vitamina B12 para hacer frente a las necesidades corporales de esta vitamina.
La entrada de proteínas al estómago estimula la secreción de gastrina, la
cual a su vez estimula la formación de HCl; esta acidez actúa como un
antiséptico y mata a la mayoría de los entes patógenos que ingresan al
tracto intestinal. El bolo alimenticio en el estómago se transforma en un
líquido llamado quimo, gracias a  la mezcla de las secreciones gástricas.
El alimento se almacena en el estómago y la Pepsina inicia la digestión de
las proteínas, siendo la pepsina la principal enzima del jugo gástrico. La
pepsina necesita un medio ácido ( ph de 1.5 a 2.2)  para presentar su
actividad óptima y este medio lo proporciona el ácido clorhídrico (HCI),
secretado también por glándulas gástricas.


Las glándulas gástricas contienen cuatro tipos de células. Las glándulas
fúndicas y del cuerpo contienen los cuatro tipos; las glándulas cardíacas y
pilóricas contienen por lo general sólo dos. Las Células Oxinticas que se
encuentran en las glándulas fúndicas y del cuerpo, producen HCI a partir de
NaCL, H20 y CO2. Secretan el ácido en los "canales intracelulares", donde no dañan a las células mismas.

En las glándulas del fondo y del cuerpo también hay Celulas Zimogenas. Estas células producen una sustancia conocida como Pepsinogeno. Es un precursor inactivo de la pepsina que se convierte en pepsina en presencia de HCI. El pepsinógeno tiene un peso molecular de 42,5000; el HCI separa una porción de la molécula, produciéndose la pepsina con peso molecular de 34,500. La pepsina es una endopeptidasa, un término que se refiere al hecho que hidroliza los enlaces peptídicos interiores de una proteína. Su acción es más efectiva en los enlaces peptídicos próximos a los aminoácidos aromáticos   (fenilalanina, tirosina).

Mediante esta acción, se producen algunos aminoácidos libres pero el grueso de los productos son unidades que contienen de 4 a 12 aminoácidos y se conocen como proteosas y peptonas.

Aunque la pepsina es la enzima gástrica más importante, el jugo gástrico
tiene muchas otras enzimas. Como son:

La Renina.-  Su función es separar  la leche en fracciones líquidas y
sólidas.
La Lipasa.-  Actúa sobre las grasas, es decir puede descomponer cadenas
cortas de triglicéridos. En el estómago del  adulto no tiene importancia
porque su actividad se destruye con el Ph gástrico bajo.
La Gastricsina.- Es producida posiblemente también por las células
zimógenas, es una proteasa que opera a una cuarta parte de la actividad de
la pepsina y alcanza su mayor efectividad con Ph3.
La Pepsina B5.- Tiene un peso molecular de 36,000 y difiere de la pepsina en su aminoácido terminal. Actúa con mayor efectividad con Ph 3 y es más
importante en el estómago de los niños, donde no se ha logrado una secrecion completa de HCI. Se cree que la producen las células zimógenas.
La Amilasa.- Producida por las glándulas salivares puede continuar su
actividad en el estómago durante 15 o 30 minutos después de haberse
deglutido el alimento y particularmente si el estómago está lleno, pues se
requiere tiempo para que el jugo gástrico penetre la masa alimenticia. En el
estómago se digieren el 70% de los almidones hasta su conversión en
disacáridos.

Los otros dos tipos celulares de las glándulas gástricas no producen
enzimas. Las Células Principales del Cuello ( células mucosas del cuello) se encuentran en la parte superior de las glándulas gástricas de todo el
estómago y son las células de las glándulas del cardias y el píloro.
Producen un moco alcalino que protege a la glándula de la acción destructora de la pepsina y el HCI. Las Células Argentafines son más numerosas en el fondo del estómago y están diseminadas individualmente entre las células zimógens en las porciones inferiores de las glándulas gástricas. Producen y almacenan serotonina, una sustancia química con acción vasoconstrictora.


Algunos componentes del jugo gástrico sólo se activan cuando se exponen a la alcalinidad del duodeno; la secreción es estimulada por el acto de masticar y deglutir e incluso por la visión o idea de cualquier comida.

El control de la secreción gástrica ocurre en tres fases:

¨ La Fase Neutral o Cefalica.- Ocurre cuando la estimulación del nervio vago conduce a la secreción de HCI. Los impulsos nerviosos provenientes de las papilas gustativas llegan al tallo cerebral y estimulan a los núcleos
vagales que envían impulsos al estómago y producen la secreción de jugo
gástrico a través de la liberación de acetilcolina y de una hormona gástrica
llamada gastrina.


Como resultado de este reflejo neural se producen 50 a 150ml de jugo, que
actúa como " jugo de ignición" para iniciar la digestión de proteínas a
proteosas y peptonas.
¨ La Fase Gástrica o Humoral.- Depende de la hormona gástrica llamada
Gastrina.
La gastrina es un polipéptido que contiene 17 aminoácidos. Se produce cuando las proteosas, las peptonas y la distensión desencadenan su liberación desde sus  células productoras.
La gastrina entra a la circulación venosa del estómago, distribuyéndose a
todos los órganos del cuerpo, inclusive el estómago. Esta hormona estimula
también la actividad de las células nerviosas localizadas en la pared del
estómago, las cuales hacen sinapsis con las fibras vagales eferentes. El
resultado neto es la producción conjunta en las glándulas gástricas de 600 a
750ml de jugo gástrico. Este volumen es suficiente para la digestión
efectiva de todo el contenido estomacal.
¨ La Fase Intestinal.- Se inicia cuando el paso del alimento del estómago al
duodeno desncadena la liberación de una hormona, cuya naturaleza no se ha
determinado específicamente. La colecistoquinina posee un efecto estimulante gástrico y podría ser el agente efectivo, aunque también se ha descrito una sustancia llamada "gastrina intestinal" como agente efectivo.
Detención de la secreción gástrica:
La inhibición de la secreción gástrica, necesaria cuando el estómago se
vacía, la proporcionan la denervación ( o disminución de la estimulación
vagal) y la producción de una sustancia humoral llamada Entrerogastrona.
Las grasas, los ácidos o soluciones hipertónicas que entran al duodeno
originan la producción de esta hormona y también la liberación de secretina.
Ambas sustancias suprimen la secreción gástrica; al igual que el glucagon
pancreático.



Vaciamiento Gástrico:

Las fibras musculares originan ondas peristálticas que ayudan al estómago a
vaciar lentamente su contenido en el duodeno. La abertura del píloro es tan
pequeña que pasa muy poco quimo con cada onda. Las ondas peristálticas se
hacen más intensas conforme se acercan a la región pilórica. Si queda quimo
en el fondo del estómago, las ondas se originan cada vez más arriba con la
finalidad de exprimir el contenido gástrico de las porciones superiores.

Normalmente el tiempo necesario para vaciar el estómago es de tres a cuatro
horas. Sin embargo este tiempo puede  estar alterado por diferentes
factores:

¨ La Enterogastrona.- No solo disminuye la secreción gástrica, sino que
retarda la mortilidad estomacal e incrementa el tiempo de vaciamiento.

¨ La Tonicidad.- Es el contenido gástrico y influye en el vaciamiento. Si el
contenido del estómago es más o menos concentrado que el plasma, la
motilidad se reduce hasta que el contenido es isotónico con el plasma por la
captación de líquido o la transferencia de solutos. Esta acción sugiere la
presencia de osmorreceptores en la pared del estómago.

¨ Contenido Graso.- Si el contenido graso de la comida es elevado, se
incrementa el tiempo de vaciamiento.

¨ Disminución de la Actividad Vagal.- También reduce la motilidad,
aumentando el tiempo de vaciamiento.

¨ El Stress de Corto Plazo.- Incrementa el tiempo de vaciamiento; el stress
crónico lo disminuye. La producción de acetilcolina está asociada con el
estado de tensión aguda; los esteroides suprarrenales se elevan en el estado
de tensión crónica y puede ser la causa de la disminución en los tiempos de
vaciamiento.

¨ La Dilatación.- La dilatación del estómago por los alimentos produce un
aumento de la motilidad. A medida que éstos pasan al intestino delgado, este factor disminuye en importancia como controlador del vaciamiento gástrico.

El estómago y el colon (en el intestino grueso) tienen también la capacidad
de absorber agua, ciertas sales, alcohol y algunos fármacos. También se cree que ciertas proteínas enteras atraviesan la barrera intestinal.
Bibliografía :
Educación Para la Salud
Paloma Roque
Publicaciones Cultural
Págs.:  50, 51.

Ciencias de la Salud,  Tercera Edición
Bertha Higashida
Editorial Mc Graw - Hill
Págs : 158,159

Como es por dentro, Como funciona el cuerpo humano 2
J. Robert Mc Clintic
Ediciones Ciencia y Técnica, S.A.
Págs. : 505 a 509.

Enciclopedia Microsoft Encarta 2000