Diferencias entre la Revolución Rusa y la Revolución Mexicana

Historia. Historia mexicana. Historia Rusa. Revolución Rusa. Revolución Mexicana

  • Enviado por: Delarbre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 2 páginas
publicidad

DIFERENCIAS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA Y LA REVOLUCIÓN RUSA

La Revolución Rusa tuvo como causa el odio que tenía el pueblo hacia la dictadura del zar Nicolás II, puesto que mientras que la nobleza vivía en el derroche, el pueblo sufría hambre.

La Revolución Mexicana tuvo como causa que el pueblo ya estaba cansado de la dictadura de Porfirio Díaz que sólo favorecía a los inversionistas extranjeros y los mexicanos vivían en la miseria.

En la Revolución rusa primero fue la guerra civil para derrocar el antiguo gobierno y luego fue la revolución bolchevique las otras facciones revolucionarias.

En México, primero fue la revolución maderista para derrocar el régimen que había y luego vino la guerra civil.

La Revolución Rusa se llevó a cabo en un ambiente de terror, dirigida desde arriba donde no se permitió ninguna oposición y donde cambió la estructura del trabajo del campo en la que nadie era dueño de la tierra que trabajaba, de la ciudad con cooperativas sin beneficios individuales sino para toda la comunidad y de las relaciones políticas entre gobernantes y gobernados.

La Revolución Mexicana se dirigió desde arriba pero con el apoyo de los de abajo, los gobernados y, aunque hubo represión, se permitieron reformas en el trabajo del campo repartiéndose las tierras a los campesinos y de la ciudad, donde los obreros lograron más derechos y beneficios, con una forma más democrática de gobierno.

Con la Revolución Rusa casi se prohibió la religión, se perseguía a los fieles que participaban activamente en sus iglesias, mientras que la Revolución Mexicana terminó con el conflicto entre Estado e Iglesia.

En México el gobierno resultante de la revolución no podía durar más de seis años, mientras que en Rusia, el gobierno comunista se convirtió en una dictadura del gobierno comunista.

México era un país pobre básicamente rural, que se administraba con haciendas y todos los agricultores tenían una relación directa con las haciendas. Rusia era una potencia mundial, que impulsó el comunismo en muchos países del mundo, con una influencia del marxismo en las relaciones laborales tanto rurales como de los trabajadores en las ciudades.

Las metas idealistas de la Revolución Mexicana eran las reformas agrarias, pero aún así muchos de los hacendados y dueños de latifundios conservaron y trabajaron sus tierras. Las metas idealistas de la Revolución Rusa llegaron hasta el exilio y el asesinato de los terratenientes, inversionistas y burgueses.

Aunque perdieron poder, los ricos mexicanos continuaron teniendo influencia en la política y el gobierno. La economía era controlada por el Estado pero abierta para que los inversionistas participaran libremente.

En Rusia, se expropiaron todas las propiedades de extranjeros y de rusos ricos. No sólo fueron perseguidos y se les quitaban todas sus pertenencias, se les ejecutaba públicamente.

La Revolución Mexicana permitió una real libertad e igualdad para todas las razas, religiones y minorías, mientras que la Revolución Rusa, los judíos, polacos, húngaros y otros grupos fueron tratados como inferiores.