Días de Reyes Magos; Emilio Pascual

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa popular. Novela juvenil. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Asier Suarez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas

publicidad

ÍNDICE

  • INTRODUCCIÓN 1

  • TEMA Y ESTRUCTURA 2

  • RESUMEN 3

  • PERSONAJE PRINCIPAL 6

  • ESTUDIO DEL ESPACIO Y TIEMPO 9

  • CONCLUSIÓN 11

  • BIBLIOGRAFÍA 12

  • INTRODUCCIÓN

    Días de Reyes Magos es una novela en la cual un día de la adolescencia de un chaval llamado Ulises decide marcharse de casa por el estado familiar, sus ideas y su ignorancia, decide contarle todos sus haceres e intenciones a una amiga llamada Calipso. Desde éste momento en el que le cuenta sus intenciones se le ocurre comentárselo a los padres de éste y desde el momento que se lo dice, deciden hacerle ver la verdadera vida fuera de casa. Para ello su padre se disfraza de payaso, estatua humana y por fin de ciego, haciendo un seguimiento de él hasta que se hacen amigos, en ése momento empieza la enseñanza de la vida, aunque con un final poco deseable para el protagonista e imposible de retroceder para que no suceda.

    Días de Reyes Magos es una novela basada en causas sucedidas al escritor en un tiempo atrás, intentando reflejar ése tiempo pero con un tipo de finalidad educativa para los adolescentes. Influye también de un modo u otro a la lectura de libros míticos cómo el Quijote, Lazarillo de Tormes y una extensa lista de libros más.

    Emilio Pascual es un varón de cierta edad -como todos, según dictaminó Noel Clarasó-. A veces escribe y a veces no. Cuando no escribe ni lee el Quijote, tampoco monta necesariamente en bicicleta. Cuando escribe, no siempre gana Lazarillos, ni compone sonetos imposibles a su novia, ni teatro que no se representa. Desearía contar los secretos de su arte pero oyó lo que Unamuno dijo a don Quijote, a un agujero de pajar que a él le pareció ventana: «Si escribes, que nadie sepa cómo escribes, ni a qué horas, ni de qué modo.» Y así, se abstiene.

    El ilustrador se llama Javier Serrano, es pintor e ilustrador de universos, como demostró desde los orígenes y corroboró cuando inventó el mundo. No hay perla con oriente brillante que él no sea capaz de reflejar. Las imágenes del doctor Gaspar Arneri, del acróbata Tibul, del príncipe Tutti, de Suok - muñeca o niña -, del armero Próspero, del temible Safrech y de los no menos temibles Gordinflones, entre otras muchas, pueblan el retablo de una creación inagotable. Ahora ha ideado este pequeño teatro del mundo, donde hasta los Reyes Magos son posibles. Suele usar paraguas para guarecerse - tarea infructuosa- de tantos premios como le han llovido.

    TEMA Y ESTRUCTURA

    TEMA:

    El tema de Días de Reyes magos en mi parecer es la adolescencia, la forma de pensar de los adolescentes y sus actuaciones sin sentido.

    ESTRUCTURA:

    He dividido ésta novela en tres partes:

  • Los problemas en casa.

  • En ésta parte se suceden diversos hechos en casa del protagonista, las cuales van a forzar a Ulises a pensar en marcharse de casa, sin pensar en las consecuencias, con el fin de alejarse de los problemas de su casa y de los que le rodean.

  • La huida en busca del sentido de la vida.

  • En ésta parte Ulises ha emprendido la huida de casa y después de hablar con una amiga decide pasar los días en el metro dónde se refleja la vida fuera de la morada de cada uno. Aquí se está unos meses en los que conoce a un ciego y con él vive diversas aventuras. Éste personaje le va enseñando poco a poco el sentido de la vida.

  • El sentido de la vida y sus consecuencias.

  • En éste último apartado es cuando descubre que el ciego era su padre y que había muerto, que su mejor amiga se marcha del país, que debe regresar a casa con su madre y que debe de seguir la vida de los estudios que le toca, y seguir adelante con su vida y con sus problemas.

    RESUMEN

    Un chaval descubrió a los ocho años que los reyes magos no existían y tras ello y el ambiente de enfrentamiento entre su padre y su madre decidió marcharse a los dieciséis años.

    Su padre era bastante raro y enigmático, de joven perteneció a un grupo de teatro, en el cual actuó y empezó ha hacer sus primeras obras. Salía de casa por la mañana como los demás y volvía al anochecer. En su vida y trabajo, ante todo sólo tenía una “cúspide” para él, la ocupación poética. Se hacía comparaciones entre él y cualquier personaje ficticio de los libros que él creía que tenía algo en común. Tenía una gran memoria y se acordaba de muchos poemas rarísimos. También presumía que de joven había leído más de 2000 obras de teatro. Si esto fuese poco, también tocaba varios instrumentos, aunque siempre decía que eso no serviría de nada útil. Aun haciendo todo esto no estaba bien claro de donde sacaba la comida que llevaba todos los días a casa, ni que hacía por el día ni en que trabajaba. Era un hombre cerrado, que no se hablaba ni con su hijo, ni aunque lo intentase, no podía.

    Al marcharse de casa todo era diferente, ahora sólo tenía que buscar un lugar para vivir, intentó pensar en los amigos, en los que pudiese confiar y estar con ellos. Se acordó de Cali, una amiga. Parecía un libro de cultura y de sabiduría. No era una belleza del otro mundo, pero tenía una personalidad extravagante, con la que no se compaginan las notas de sobresaliente que saca. La llamó y quedaron para dar una vuelta, empezaron a dar vueltas por el pueblo y mientras el chico la contaba su historia, Cali le contestaba de manera que le hacia ver la realidad de su situación en casa y las posibles razones y el estado en el que se encontraba en la calle.

    Esto le hace pensar y decide dar una vuelta por el metro para que viese por sí mismo lo que le rodeaba y que le había contado Cali. Se dio una vuelta por el metro y se dio cuenta que era un lugar de resguardo para pobres y necesitados. Vio desde pobres, hasta ciegos que pedían dinero para comer, bien fuese con o sin instrumento de acompañamiento. Tras pasarse la tarde en el metro se dio cuenta de que estaría mejor en casa, con comida y cama, pero reivindicando su posición o idea que en la calle sin nada ni nadie.

    Volvió a casa y su madre le recibió malhumorada, tampoco había llegado su padre. Cenaron sin dirigirse una palabra. Decidió volver al próximo día al metro a seguir con su mirada al mundo exterior. Cuando bajó se encontró con un paquete en el buzón, lo abrió y eran los libros que Cali le aconsejo que se leyese. La llamó pero ella le negó que se los hubiese mandado, pero él ya sabía que había sido ella. Llegó al metro y leyó las páginas que le aconsejó Cali, ponía lo que él dijo en un tiempo pasado, pero el texto era de siglos atrás. Paseó por el metro y encontró a un ciego cantando y recitando, las cosas que él pensaba. El ciego advirtió de su presencia y lo llamó, empezaron ha hablar de la vida del anciano, y de cosas del chico, su edad, que debería estar en el instituto... le invitó a un bocadillo y le hizo un trato, con el cual el chico le leería libros a cambio de dinero. Se marchó y buscó a Cali, la cual, le dijo los deberes que habían mandado en el instituto; puesto que él no había ido desde hace unos días por estar pensando en lo que iba ha hacer. Además la pidió el libro de Lazarillo de Tormes porque tras que el ciego le hablase de cosas del libro le entró el gusanillo de leerlo.

    Su padre tampoco volvió al día siguiente, mientras desayunaban le preguntó a su madre si había un Lazarillo por la casa, ella perpleja le respondió un simple no. Bajó para ir a comprar un Lazarillo, pero alguien se le había adelantado y se lo había metido en el buzón cómo anteriormente. Había vuelto a ser Cali. La llamó y ésta le dijo que habían vuelto a ser los reyes magos. Lo cogió y decidió sentarse fuera del metro para leerlo, cuando empezó a leerlo, la profesora de lite le vio y le preguntó por su padre, éste disuadiendo su pregunta. Quedó con Cali, puesto que tenía muchas ganas de conocer al ciego. A la tarde lo encontraron y se presentaron. Después de hablar un rato le pidió que empezase a leer un romance que le dio. Se parecía al de Don Quijote de la Mancha, le había quitado un peso de encima, puesto que lo tenía que leer para clase. Cali se quedó impresionada y fascinada con el ciego. Volvieron a casa más pronto de lo habitual, pero daba igual.

    Al próximo día volvió al metro a seguir con su trabajo. Estaban en la faena cuando nuestro protagonista disipó a lo lejos a Guille, un indeseable amigo matón. El ciego notó su preocupación por las interrumpidas pausas que ejercía nuestro muchacho. Entonces Guille y otros dos amigos que él desconocía se les acercaron y se empezaron a meter con él y el ciego. En ésta situación decidieron alejarse, pero eso no impidió que les siguiesen. Se sentaron y en un momento que no pasaba gente los tres amigos les rodearon y amenazaron, en uno de los momentos sacando unas navajas; el ciego en un momento, apartó a su pinche, y con su bastón tiró una navaja al andén imposibilitando la esquivación de otra. Se le hundió en el brazo, en ése momento, metió la mano en su saco y sacó un revólver enorme, amenazando a los matones. Vista ésta reacción salieron corriendo. Entonces al marcharse le dijo a su compañero que se marchase, haciéndolo así. Ése día Cali no le tuvo que esperar, puesto que llego antes. Le contó lo sucedido y desde entonces a Guille le pusieron el mote de Guillette.

    Durante una semana no apareció el ciego. Nuestro personaje, lo buscó por todos los lados frecuentados con él. Mientras Cali seguía con sus “regalos” de Reyes Magos. Durante ésa semana leyó muchos libros que él no tenía anteriormente ninguna intención. Los regalos de Reyes no se ciñeron sólo en libros, también entradas para jazz, boomerangs etc. Al final apareció el ciego, y sin preguntarle por más sólo le preguntó por Novalis, un romanticista. Éste le respondió con todo tipo de detalles sobre su vida, y le recomendó más libros para que leyese. Empezaron a trabajar, empezando a leer. En éstas aparece de nuevo la profesora de lite. Le preguntó sobre su padre y éste le respondió que seguía igual, y la profesora, le dijo que se había saltado el examen. Entonces el ciego intervino diciendo que era su tío y que le estaba ayudando, haciendo que leyese y además culturizándolo para no perder el tiempo. Se marchó y el chaval le agradeció la ayuda que le ofreció y esa mentira que dijo.

    Desde el día del enfrentamiento evitaron los lugares aislados. Así se colocaban en los lugares con luz y bien vistosos. Seguía leyendo libros y fragmentos que el ciego le decía. Terminó la jornada y cuando llamó a Cali le dijo que quería sorprender al ciego con un libro, pero no sabía cuál, entonces le respondió Cali que cuál era su libro favorito que hubiese leído, éste respondiendo que el Principito. Se lo leyó y pudo notar tras sus gafas negras una lagrima que no cayó.

    En septiembre se dio cuenta que su vida había cambiado y decidió presentarse a las recuperaciones, aprobando todas, incluyendo un sobresaliente en literatura. Llegó al metro y empezó su lectura cotidiana. Al terminar, comieron en mantel y el ciego le comentó los cambios que había visto en él, añadiendo que se tenía que marchar en pocas horas. Como así fue. Desapareció y nuestro protagonista fue al metro en días posteriores para verlo, pero nada. En uno de esos días recibió en el buzón el libro de Bambi. Volvió a casa, pero para quedarse para tiempo, su madre, con pesadumbre le dijo que su padre había muerto en una especie de sanatorio. Por la tarde quedó con Cali en una heladería y la contó todo. Ésta le dio el pésame y le dijo que se iba a marchar a Francia con su padre a terminar los estudios. Ésta se despidió con un beso en la boca y llamándolo por su nombre, Ulises.

    A la mañana siguiente, conoció a su madre, y conoció más cosas sobre su padre. Cogió el libro de Bambi y salió de casa. Al abrir el buzón como de costumbre halló un aviso de correos de un paquete para él. Se dirigió inmediatamente para allá y le dieron un paquetón del ciego. Lo abrió más tarde y entre muchas cajas encontró tres llaves, y en las llaves una dirección; la misma calle en la que el ciego deambulaba.

    Se dirigió allí, era el último piso, entró y encontró libros y más libros, una grabadora, con una cinta de su voz leyendo El Principito, cartas y papeles con sus faltas al colegio y su comportamiento negativo. Una incógnita encontró, la dirección era la de su casa y no en la que estaba en ése momento. Había utilizado dos llaves, y le quedaba la tercera, bajó corriendo hasta el buzón, encontrando en él un paquetito con su nombre. Volvió a subir, lo abrió y encontró sus aventuras y andanzas contadas por Cali. Adjuntaba un pequeño recorte de periódico en el cual se contaba el final del ciego, cómo se cayó o fue empujado a las vías y cómo no se le halló ningún tipo de anomalía en los ojos. Siguió buscando en la buhardilla y encontró tras un póster y papeles, un ropero con disfraces de ciego, del payaso lloroso y de estatua marmórea, diferentes instrumentos y un repertorio de pelucas y barbas enormes. Entonces vio una caja de música. Al lado estaban todas las obras de teatro que había leído, estuvo escuchando la caja de música durante un largo rato. Se puso a leer el libro de Bambi y en la última página había un escrito de su padre añorándolo y la frase con la que su padre quiso terminar algún libro sobre el metro: “y lo devoró el metro...” ahora lo entendió, el ciego era su padre, y con eso le enseñaron una lección de la vida.

    PERSONAJE

    “Yo, que sentía una extraña fascinación por el álgebra, apenas soportaba las literaturas, lenguas y otras filosofías, pareciéndome que no eran sino más o menos aristocráticas maneras de perder el tiempo en cursilerías. (Pág. 33)”

    Aquí se observa que el protagonista es un chico que en los estudios se cierne por las ciencias, dejando de lado a las letras y ofreciendo una postura muy poco considerada de éste tipo de enseñanza, hace una discriminación poco realista, poniendo de manifiesto que sólo las ciencias sirven algo en el futuro y que las letras sólo son una pérdida de tiempo, añadiendo que son cursis y de gente empollona o inteligente.

    “Yo huía de unas clases aburridas, de unos profesores que parecían pastorear ovejas en vez de enseñar a vivir, a ser y a ser felices, pero huía de un desasosiego sinuoso.(Pág. 33)”

    El protagonista(llamado Ulises) demuestra que quiere vivir y le gusta un entorno marchoso y divertido, dejando de lado a la vida aburrida y cotidiana, busca una vida feliz y agradable, sin preocupaciones ni problemas de ningún tipo; se demuestra de ésta manera la forma de pensar de los jóvenes de hoy en día, sus intenciones y deseos de pasar una vida agradable, gustosa y sin preocupaciones.

    “Había prometido sorprenderle un día con mi libro, un libro elegido por mí, del que él no se hubiera acordado, ni remotamente hubiera sugerido. (Pág.116)”

    Aquí se observa cómo Ulises, es un “hombre” de palabra, cómo busca lo prometido y se acuerda de ello, pasado un tiempo atrás.

    “Estaba extraordinariamente hermosa en su sencillez, con esa belleza exenta de adimentos que produce la que produce la luz cuando ilumina desde el interior. (Pág. 124)”

    Se nota en éste apartado de descripción cómo Uli es un chico sentimental y romántico notando una sencillez de palabras para la descripción de la chica de la que parece enamorado impresionante.

    “¿Tiene algún interés aclarar ahora si mi nombre es Ulises o simplemente Nadie?(Pág. 125)”

    En ésta parcela del libro se aclara por fin el nombre del protagonista, llamado Ulises.


    Yo, con los regalos como con las cartas más esperadas y queridas, prefiero el rito contrario: dilatar la hora de la apertura definitiva, con lo que se alarga ese placer indescriptible que produce la ignorancia, la imaginación, la incertidumbre. Y, desde luego, abrirlos y leerlas en la intimidad más absoluta. Con los regalos no siempre es posible, porque la equivocidad del gesto podría sugerir una falta de interés, cuando sucede justamente lo contrario. (Pág.131)”

    En éste fragmento se puede comprobar las ansias de placeres que él tiene y que sabe mantener de una manera u otra, la descripción de los sentimientos que le producen ése placer y con qué no puede conseguirlos.

    ESTUDIO DE ESPACIO Y TIEMPO

    Cabe contar que el libro se sucede repetidamente en el metro y la casa para dormir, pasando por alto algunas referencias de lugares que se indicaban repetidamente a lo largo del libro. Referido al tiempo en general se puede decir que es una historia seguida diariamente, en un periodo de clases de enseñanza.

    “A los ocho años de edad descubrió el protagonista, que los reyes magos no existían.”(Pág. 15)

    Se puede observar aquí lo primero que te empieza a dar vueltas en la cabeza y pensando en que si te habían engañado hasta ése momento te podían engañar en más ocasiones, y en ése momento piensas en la vida y sus cosas.

    “A los once recibió la última bofetada de su madre, empezando las peleas o enfrentamientos en casa entre su padre y su madre.” (Pág. 15)

    A ésta edad es cuando empiezas a darte cuenta un poco de las cosas y situaciones a tu alrededor, empezando a diferenciar lo que está bien y mal, en la cual después de ésta edad no se te puede ensañar como de pequeño y empiezas a tomar tus propias decisiones y conclusiones.

    “Entre los 12 y 15 su casa parecía un teatro estilo tragicomedia” (Pág. 15)

    La “edad del pavo”, en la cual se ven los hechos de una forma personal y poco coherente. En ésta edad las cosas que te parecen que no son adecuadas para ti las intentas arreglar por tu cuenta, sin pensar en las consecuencias.

    “Nos sentamos en los escalones de la entrada a un supermercado que había frente a la boca del metro. (Pág. 33)”

    Se sentaron en la calle después de la huida de casa, aquí nos demuestra el estado de vagabundez del protagonista, sin lugar donde estar ni resguardarse. También se puede observar, quizás el intento de protagonismo o de hacerse notar al colocarse enfrente de los lugares dónde pasa una gran cantidad de gente.

    “Yo llegaba más tarde de lo acostumbrado y mi padre aún no había vuelto. (Pág. 49)”

    Tras haber estado en el metro y de haber recapacitado el protagonista vuelve a casa, más tarde puesto que no tenía ninguna intención de volver a su morada. Aquí también se puede observar una semejanza entre el padre y el hijo a la hora de llegada a casa.

    “Bajé al andén de la estación y me senté en un banco solitario. (Pág. 54)”

    Vuelta de nuestro personaje al metro a identificar el significado de la vida fuera del hogar, para reflexionar sobre sus hazañas y sobre la vida,

    “A mediodía, cuando solíamos retirarnos a lugares menos frecuentados para charlar a gusto y comernos aquellos inimitables bocadillos... (Pág. 93)”

    Aquí se puede observar lo que hacía cuando estaba en el metro a la hora de comer, cómo se iban a un lugar aislado, frecuentado por poca gente para hablar y comer tranquilamente, ése sito solía ser poco frecuentado también en horas punta.

    “Empezamos a evitar los lugares excesivamente aislados, e incluso durante las horas de lectura salíamos al banco bajo la acacia que durante la semana de su ausencia alivió mi soledad. (Pág. 111)”

    Se dan cuenta de que los lugares aislados y con poca gente son los lugares en los que más fácil se roba y atraca, sin posibilidad de testigos ni gente que pueda ayudar al agredido.

    “A primeros de septiembre... Decidí presentarme a las asignaturas que tenía pendientes. (Pág.119)”

    Ulises decide presentarse a las recuperaciones de clase para poder pasar de curso, sin tener que repetir el curso para su humillación y la de su madre, saliendo bien el plan que llevaban a cabo.

    “Hacía meses que no comía en casa. Aquel día fui. (Pág. 123)”

    Después de todos los incidentes y haciendo en casa cómo que comía en el comedor del colegio decidió volver a casa.

    “Me dirigí enseguida a la estafeta de correos señalada. (Pág. 130)”

    Momento en el cual hay que recoger un paquete en la oficina de correos, y como no, hay que ir a correos y a ningún lado más.

    “La buhardilla. (Pág. 135)”

    Último lugar dónde Ulises va a investigar, la casa del ciego.

    “El número de la calle pertenecía a un viejo edificio, que tenía la entrada muy cerca del banco bajo la acacia... Estaba en la última planta, justo debajo del tejado. (Pág. 137)”

    Aquí se puede observar cómo estaba situada al lado de la boca del metro, y cómo era una última planta de un viejo edificio.

    “Han pasado 20 años, la diferencia entre un niño y un adulto. (Pág. 155)”

    Aquí se muestra la edad de Ulises, 35 (20 + 15). Y la diferencia de años que él toma entre ser adulto y niño.

    En ésta novela se puede observar una similitud con el libro del Lazarillo de Tormes en el personaje que le llaman Lázaro y como sale a la calle para aprender a vivir, y además le enseña un ciego a autovalerse. Se puede ver como hay un estilo de metáfora en el cuento, como el metro es lo peor de la vida y es todo “basura”. Ahí es dónde le enseña a vivir, terminando en una buhardilla, lo más alto posible para aspirar en la vida, y cómo en la buhardilla entiende el sentido de la vida y su papel en la vida.

    En la novela hace distinción de lo más bajo de la vida(metro, en el subsuelo) y lo alto(buhardilla, lo más alto de un edificio).

    CONCLUSIÓN

    El libro está muy bien porque te enseña las locuras de un chico de nuestra edad y aprendes a cómo querer a la familia en cualquier momento y estado. Aunque debo reseñar que el libro le entiendes al final y si lo tuviese que haber leído por mi cuenta lo hubiese dejado por la mitad, por su dificultad y enredamientos. Si te paras a pensar un poco te das cuenta que tiene una similitud al libro Lazarillo de Tormes, por su personaje, el ciego, y las enseñanzas para vivir.

    Desde mi punto de vista cuando nos está narrando la historia de Ulises, te das cuenta que refleja tu realidad en parte, bien grande o pequeña, y nos puede invitar a ver el mundo desde su manera o hacer que lo veamos nosotros mismos. En mi opinión pocos libros he leído con ésta intención y ganas. No pongo en duda que le hubiesen dado en 1998 el premio Lazarillo.

    BIBLIOGRAFÍA

    PASCUAL, Emilio: Días de Reyes Magos

    Editorial Anaya.

    Fuenlabrada Madrid 1999 (158 pág. 3ªedición Noviembre, 1ªedición

    Enero 1999)

    A. A.V. V.: Enciclopedia Planeta Multimedia

    Ediciones Planeta

    A. A. V. V.: Enciclopedia Larousse.

    Ediciones Planeta

    11

    Páginas