Diario; Ana Frank

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Racismo nazi. Tema del judaísmo. Contexto histórico. Técnica narrativa. Argumento. Antisemitismo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 23 páginas

publicidad

1.- FICHA TÉCNICA

Datos bibliográficos:

La obra sobre la que he basado el presente trabajo, como ya es sabido, es de carácter autobiogáfico, por tanto, su autora es Ana Frank; la protagonista que a sus trece años comenzó la narración de su vida en forma de diario.

Como biografía de Ana Frank (fotografía), sabemos que nace en 1929 en Francfort del Meno (Alemania). En 1933 llega al poder en ese país el partido nacionalsocialista y antijudío de Hitler. Edith y Otto Frank, los padres judíos de Ana, comprenden que su propio futuro y el de sus hijas está fuera de Alemania. Huyen a Holanda ese mismo año; Ana tiene entonces cuatro años. Durante siete años lleva una vida despreocupada en la relativamente segura Holanda. Alemania ocupa el país en 1940, poniendo fin a la seguridad que ofrecía. Las medidas antijudías van limitando cada vez más la vida de Ana Frank. En 1942 comienzan las deportaciones a los supuestos campos de trabajo. Los padres de Ana consiguen esconderse en la casa de atrás del edificio donde funciona la empresa de Otto Frank. Allí permanecerán más de dos años, y allí escribirá Ana Frank su famoso diario. En agosto de 1944, los escondidos son detenidos y deportados. Después de pasar por Westerbork y Auschwitz, Ana Frank va a parar al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde muere de tifus en marzo de 1945.

Diario de Ana Frank

Respecto a la editorial, decir que han sido diferentes las que han publicado la obra, pero la que personalmente he leído, y por tanto, la que analizo y estudio es la octava edición, publicada en octubre de 1998, de la editorial Plaza & Janés Editores, S.A.; y traducida por el neerlandés Diego J. Puls. La traducción está realizada directamente a partir del original neerlandés; por lo tanto, se ha tratado de reflejar lo más fielmente posible el estilo personal, espontáneo y aún no del todo acabado de la autora. Aunque, como en toda traducción, tal vez se haya perdido algún matiz aquí y allá, bien por falta de equivalentes en nuestro idioma, bien en un intento de no dificultar innecesariamente la lectura y la comprensión del texto traducido. Sin embargo, se han respetado aspectos tales como la construcción de frases aparentemente ilógicas, el empleo de palabras inexistentes o “inventadas”, y la puntuación a veces poco ortodoxa.

Hay que decir, que el libro es un diario en forma de cartas que inicialmente la autora escribió sólo para sí, entre el 12 de junio de 1942 y el 1 de agosto de 1944, pero en la primavera de 1944 el ministro de Educación holandés (en el exilio) hizo un discurso por la radio que decía que cuando acabara la guerra habrían de compilar y publicar todos los escritos que testificaran los sufrimientos del pueblo holandés durante la ocupación alemana, y uno de los ejemplos que nombró fueron los diarios. Impresionada por dicho discurso, Ana Frank decidió publicar un libro después de la guerra (durante toda su narración nos cuenta en diversas ocasiones su afición por llegar a ser escritora), utilizando como base de éste su diario.

Después de esto, Ana empezó a reelaborar y a pasar a limpio los apuntes que había hecho hasta el momento, es decir, empezó a corregir, cortar y añadir datos o párrafos. Y, al mismo tiempo siguió escribiendo su diario original.

Sus últimas anotaciones datan del 1 de agosto de 1944. El 4 de agosto, los alemanes irrumpieron en la casa y detuvieron a Ana y a su familia. Ese mismo día, Miep Gies y Bep Voskuijl, dos protectoras de la familia Frank, pusieron a buen recaudo los textos de Ana. Miep Gies los guardó y los entregó sin leerlos a Otto Frank, el padre de Ana, cuando se supo con certeza que Ana ya nunca regresaría.

Después de mucho pensar, Otto Frank decidió llevar a efecto el deseo de su hija, publicando un libro basado en sus apuntes. Tomado como base para ello, la versión original y la abreviada y corregida por ella misma, elaborando así una tercera versión, también abreviada: visto que el diario pasaría a formar parte de una colección, la editorial impuso ciertas limitaciones a su extensión.

Cuando se publicó en 1947, en la literatura no se acostumbraba a tratar temas sexuales con tanta libertad, y menos aún en los libros para jóvenes. Otro motivo importante por el cual no se incluyeron determinados párrafos o ciertas formulaciones, es que el padre de Ana quería respetar la memoria de su mujer (de la que por supuesto Ana nos habla a lo largo de su diario, y con la que parece que tenía sus discrepancias) y de los otros integrantes escondidos en la “Casa de atrás”. Y es que Ana, que tenía entre trece y quince años cuando escribió su diario, expresó en él abiertamente sus antipatías e irritaciones, del mismo modo que sus simpatías.

Cuando Otto falleció en 1980, legó los escritos originales de Ana al instituto holandés de documentación de guerra (RIOD), de Ámsterdam. Que cuando hubo comprobado la autenticidad del diario, decidió publicar todos los textos junto con los resultados de la investigación, que abarcaba, entre otros aspectos, la historia y trayectoria de la familia Frank, los hechos relativos a su detención y deportación, el material de escritura utilizado y la caligrafía de la difusión que el diario ha tenido en todo el mundo.

Fue esta versión la que ha servido de punto de partida para la edición que inicialmente he mencionado, la cual abarca el texto completo de la segunda versión que Ana hizo de su diario, con inclusión de todos los párrafos, hasta ahora inéditos, que ella misma suprimió de la primera versión al reelaborarla.

Por último, me gustaría incluir dentro de esta ficha técnica, el hecho de que cuando Ana escribió la segunda versión de su diario, elaboró una lista con seudónimos que daría a los personajes en caso de que la obra llegara a publicarse. Ella misma se llamaría primero Ana Aulis, luego Ana Robin. Otto Frank, en la edición a su cargo, en lugar de adoptar los nombres propuestos por su hija, conservó para los miembros de su familia su verdadero apellido; a los otros personajes sí les cambió los nombres. Sin embargo, los protectores de la familia, cuyas identidades son ahora generalmente conocidas, se merecen ser mencionados en el libro con sus nombres auténticos.

Argumento:

Si bien el día de su cumpleaños Ana Frank no puede saber que un mes más tarde tendrá que esconderse, comienza su flamante diario con la siguiente frase premonitoria :

- 20 de junio de 1942 -

Espero poder confiártelo todo como aún no lo he podido hacer con nadie, y espero que seas para mí un gran apoyo.”

Dos meses después, escribe desde su escondite:

- 28 de septiembre de 1942 -

“¡ Estoy tan contenta de haberte traído!”

Además de escribir en él sus pensamientos, Ana Frank utiliza su diario para pegar toda clase de imágenes y proveerlas de comentarios, como podemos ver en la siguiente foto:

Diario de Ana Frank

A Ana Frank le gustaría escribirse con alguien desde la “Casa de Atrás” (así es como denomina a la casa donde están escondidos). Como esto resulta demasiado peligroso, se inventa un grupo de amigas a quienes dirigirse en las cartas que componen su diario. Después de un año, aproximadamente, sus cartas van dirigidas a no más que una amiga imaginaria. Esa amiga se llama Kitty.

Quienes escriben un diario, suelen plasmar en él sus pensamientos íntimos y reflexiones. Ana Frank intenta describir, además, la vida cotidiana de la casa de atrás y las noticias que llegan desde fuera. A veces se producen hechos emocionantes para relatar, como bombardeos y entradas de ladrones en medio de la noche. A fuerza de practicar, Ana consigue describir de forma acertada los avatares de los escondidos, con sinceridad e incluso comicidad en varias ocasiones.

- 20 de junio de 1942 -

Hasta ahora casi lo único que he escrito en mi libro han sido pensamientos, y no he tenido ocasión de escribir historias divertidas para poder leérselas a alguien más tarde. Pero a partir de ahora intentaré no ser sentimental, o serlo menos, y atenerme más a la realidad.”

Ana somete las cosas a su espíritu crítico; no solamente las ajenas, sino también las propias.

- 15 de julio de 1944 -

Querida Kitty:

Puedo observar todos mis actos como si fuera una extraña. Sin prejuicios y sin excusas, me planto frente a la Ana cotidiana y observo qué hace bien y qué hace mal.”

En definitiva, el argumento de esta obra no es otro que las inquietudes y la vida en reclusión de una niña entre trece y quince años.

2.- CONTEXTUALIZACIÓN (espacial y temporal)

La contextualización temporal (época) de este libro, la he hecho, dividiéndola en tres etapas; e intentando ir haciendo referencia a lo que nos cuenta su pequeña autora con los hechos históricos que se estaban produciendo:

EL EXILO (1929-1942)

A partir de 1929, el partido nacionalsocialista de Hitler adquiere cada vez más poder. En la propaganda partidaria se echa la culpa a los judíos del desempleo y de la débil posición económica de Alemania en el mundo. Cuando Hitler llega al poder en 1933, las medidas antijudías que adopta hacen cada vez más difícil la vida de los judíos alemanes, por lo que muchos deciden abandonar el país.

- 20 de junio de 1942 -

“Como somos judíos “de pura cepa”, mi padre se vino a Holanda en 1933, donde lo nombraron director de la Compañía holandesa de fabricación de mermeladas Opekta.”

Los Frank huyen de los nazis en 1933, refugiándose en la neutral Holanda. Una vez allí, Ana Frank se olvida rápidamente de sus primeros años de vida en Alemania y hace de Amsterdam su nuevo hogar. Asiste al jardín de infancia de la escuela Montessori hasta cumplir los seis años, cuando pasa al primer curso de la primaria.

En noviembre de 1938, los nacionalsocialistas organizan en Alemania un pogromo dirigido contra los judíos. Muchos de ellos son detenidos en sus domicilios; numerosas tiendas judías y sinagogas sufren daños. Por la gran cantidad de escaparates destrozados, este episodio pasará a la historia con el nombre de «noche de los cristales rotos».

- 20 de junio de 1942 -

“Nuestras vidas transcurrían con cierta agitación, ya que el resto de familia que se había quedado en Alemania seguía siendo víctima de las medidas antijudías decretadas por Hitler. Tras los pogromos de 1938, mis dos tíos maternos huyeron y llegaron sanos y salvos a Norteamérica; mi pobre abuela, que ya tenía setenta y tres años, se vino a vivir con nosotros.”

En 1939, Alemania invade Polonia, lo que provoca que Gran Bretaña y Francia le declaren la guerra.

En 1940, Alemania ocupa la mayor parte de Europa occidental, incluida la neutral Holanda. Los judíos que allí residen están cercados.

- 20 de junio de 1942 -

“Después de mayo de 1940, los buenos tiempos quedaron definitivamente atrás: primero la guerra, luego la capitulación, la invasión alemana, y así comenzaron las desgracias para nosotros los judíos. Las medidas antijudías se sucedieron rápidamente y se nos privó de muchas libertades. Los judíos deben llevar una estrella de David; deben entregar sus bicicletas; no les está permitido viajar en coche, tampoco en coches particulares; los judíos sólo pueden hacer la compra desde las tres hasta las cinco de la tarde; sólo pueden ir a una peluquería judía; no pueden salir a la calle desde las ocho de la noche hasta las seis de la madrugada; no les está permitida la entrada en los teatros, cines y otros lugares de esparcimiento público; no les está permitida la entrada en las piscinas ni en las pistas de tenis, de hockey ni de ningún otro deporte; no les está permitido practicar remo; no les está permitido practicar ningún deporte en público; no les está permitido estar sentados en sus jardines después de las ocho de la noche, tampoco en los jardines de sus amigos; los judíos no pueden entrar en casa de cristianos,; tienen que ir a colegios judíos, y otras cosas por el estilo. Así transcurrían nuestros días: si esto no lo podíamos hacer, que si lo otro tampoco. Jaques siempre me dice: “ Ya no me atrevo a hacer nada, porque tengo miedo de que esté prohibido.””

A los judíos se los aísla cada vez más del resto de la población. A partir de julio de 1942, los primeros judíos comienzan a recibir citaciones para ser enviados al supuesto «campo de trabajo» de Westerbork. Quien se resiste es enviado a un campo de castigo. Como también los países vecinos están ocupados, huir de Holanda resulta prácticamente imposible. Para escapar a la deportación, hay que disponer de un refugio en una casa no judía, cosa nada fácil de encontrar. La mayoría de los judíos obedece a las citaciones y es enviada a algún campo.

ESCONDIDOS (1942-1944)

- 20 de junio de 1942 -

“Hace unos días, cuando estábamos dando una vuelta a la plaza, papá sacó a colación el tema de la clandestinidad, y me habló de lo difícil que será vivir completamente separados del mundo.”

Otto y Edith Frank intentaban mantener a Ana en lo posible ajena al peligro que se cierne sobre ellos. Sólo unos días antes de pasar a la clandestinidad, su padre le informa de que no irán a un campo, sino que se ocultarán de los alemanes. El 5 de julio de 1942, Margot recibe una citación, y al día siguiente toda la familia se esconde. Si bien a Ana este hecho le parece al principio una gran aventura, poco después resultará que el espacio disponible en la casa de atrás es muy limitado para su inquieta personalidad.

Aquí podemos ver una foto de la familia Frank al completo poco antes de su exilio:

Diario de Ana Frank

- 19 de noviembre de 1942 -

“A muchísimos de nuestros amigos y conocidos se los han llevado a un horrible destino. Noche tras noche pasan los coches militares verdes y grises. Llaman a todas las puertas preguntando si allí viven judíos. En caso afirmativo, se llevan en el acto a toda la familia. En caso negativo continúan su recorrido. Nadie escapa a esta suerte, a no ser que se esconda. A menudo pagan un precio por persona que se llevan: tantos florines por cabeza. ¡Como una cacería de esclavos de las que se hacían antes! Pero no es broma, la cosa es demasiado dramática para eso. Por las noches veo a esa pobre gente inocente desfilando en la oscuridad, con niños que lloran, siempre en marcha, cumpliendo las órdenes de esos individuos, golpeados y maltratados hasta casi no poder más. No respetan a nadie: ancianos, niños, bebés, mujeres embarazadas, enfermos, todos sin excepción marchan camino de la muerte.”

Miep Gies, una de las protectoras (que podemos ver en la foto), recuerda haber hablado con Ana sobre las redadas, y dijo en palabras textuales: “Nosotros les transmitíamos las noticias, que no eran nada agradables: redadas, deportaciones,... No tenía la menor idea de que Ana lo apuntara todo. Para mi no era más que una niña que escribía un diario.”

Diario de Ana Frank

Bajo este entorno, Ana Frank describe durante dos años su día a día en la clandestinidad. No sólo escribe con total franqueza sobre sus compañeros de escondite, sino también, y sobre todo, sobre sí misma. El hecho de que deba mantenerse en pie en aquellas circunstancias tan particulares, hace que madure más rápido que otros jóvenes de su edad.

- 28 de abril de 1944 -

“¿De verdad sólo tengo catorce años? ¿De verdad no soy más que una colegiala tonta? ¿De verdad soy aún tan inexperta en todo?” Tengo más experiencia que los demás, he vivido algo que casi nadie conoce a mi edad.”

- 15 de julio de 1944 -

“A los jóvenes nos resulta doblemente difícil conservar nuestras opiniones en nuestros tiempos en los que se destruye y aplasta cualquier idealismo, en los que la gente deja ver su lado más desdeñable, en los que se duda de ka verdad y de la justicia y de Dios. (...) Ahí está lo difícil de estos tiempos: la terrible realidad ataca y aniquila totalmente los ideales, los sueños y las esperanzas en cuanto se manifiestan.”

LOS CAMPOS (1944-1945)

Unas semanas antes de su detención, Ana Frank describe lo difícil que le resulta mantenerse optimista pese a todo.

- 15 de julio de 1944 -

“Me es absolutamente imposible construir cualquier cosa sobre la base de la muerte, la desgracia y la confusión. Veo cómo el mundo se va convirtiendo poco a poco en un desierto, oigo cada vez más fuerte el trueno que se avecina y que nos matará, comparto el dolor de millones de personas, y sin embargo, cuando me pongo a mirar el cielo, pienso que todo cambiará para bien, que esa crueldad también se acabará, que la paz y la tranquilidad volverán a reinar en el orden mundial.”

El 4 de agosto de 1944, la «policía verde» alemana irrumpe en la Casa de atrás. Ana Frank y los otros siete escondidos son detenidos, a lo que sigue una larga peregrinación que los llevará de Ámsterdam a varios campos de concentración en Holanda, Polonia y Alemania. De los ocho escondidos, sólo Otto Frank sobrevivirá a los campos.

Aquí podemos ver un documento que nos muestra este hecho y seguidamente un mapa con los diferentes campos que existían.

Diario de Ana Frank

Diario de Ana Frank

Desde el campo de tránsito de Westerbork (Holanda), los ocho escondidos son trasladados a Auschwitz en el último tren que realiza ese recorrido. Después de un mes de permanencia en Auschwitz, Ana Frank y su hermana Margot son enviadas en octubre de 1944 al campo de Bergen-Belsen. Allí, miles de personas mueren a diario a causa del hambre y las enfermedades. Margot y Ana se contagian del tifus y fallecen con pocos días de diferencia en marzo de 1945, unas semanas antes de la liberación.

A continuación, pasaré a hablar del contexto espacial donde fue escrito el Diario, es decir, hablaremos de “La Casa de Atrás”.

La Casa de Ana Frank, el refugio donde ésta escribió su famoso diario durante la II Guerra Mundial, se encuentra en el centro de Ámsterdam. En la siguiente fotografía podemos visualizarla:

Diario de Ana Frank

- 9 de julio de 1942 -

“El escondite estaba situado en el edificio donde tenía las oficinas papá. Como para las personas ajenas al asunto esto es algo difícil de entender, pasaré a dar una aclaración.”

Cuando, en 1942, los primeros judíos residentes en Holanda reciben una citación para ser enviados a campos de trabajo, Otto Frank y su familia se esconden en el edificio donde funciona su empresa. En 1933, año en que huye de Alemania, Otto Frank adquiere una licencia para la fabricación en Holanda de Opekta, un producto utilizado en la elaboración de mermeladas.
La empresa tiene su sede en un edificio ubicado a orillas del canal Prinsengracht 263. Como tantos otros edificios de los canales amsterdameses, el inmueble consta de una casa que da a la calle y otra casa al fondo. En la casa de delante se encuentran las oficinas y los almacenes. La casa de atrás está parcialmente vacía. Con la ayuda de dos de sus colaboradores, Otto Frank acondiciona en cuatro habitaciones de la casa de atrás un refugio que su familia compartirá con la familia Van Pels.

- 11 de julio de 1942 -

“Como escondite, la Casa de atrás es ideal; aunque hay humedad y está toda inclinada, estoy segura de que en todo Ámsterdam, y quizá en toda Holanda, no hay otro escondite tan confortable como el que hemos instalado aquí.”

Diario de Ana Frank

Gruesos visillos protegen de día a los escondidos de las miradas indiscretas de los vecinos. Por las noches, las ventanas se tapan con unos paneles de papel negro antes de encender la luz. También la puerta de entrada al refugio de la casa de atrás se camufla. El señor Voskuijl, padre de Bep, fabrica al efecto una biblioteca giratoria que se coloca delante de la puerta de acceso a la casa de atrás. En horas de oficina, los escondidos deben guardar silencio, para que no los descubran los mozos del almacén ni quienes visitan la empresa.

Las habitaciones de la casa de atrás, amuebladas con mesas, sillas, armarios y camas, dan escasa libertad de movimiento a sus ocho habitantes. Al caer la tarde, así como los sábados después del mediodía y los domingos, los escondidos pueden pasar también a la casa de delante. Sin embargo, deben suspender estas «excursiones» tras reiteradas entradas de ladrones en el edificio.

Sobre la habitación de Ana, también nos gustaría hablar.

- 11 de julio de 1942 -

“Nuestra pequeña habitación, sin nada en las paredes, tenía hasta ahora un aspecto bastante desolador. Gracias a papá, que ya antes había traído toda mi colección de tarjetas postales y mis fotos de estrellas de cine, pude decorar con ellas una pared entera, pegándolas con cola. Ha quedado muy, muy bonito.”

La falta de espacio obliga a Ana a compartir su pequeña habitación con Fritz Pfeffer (Albert Dussel). Ana escribirá gran parte de su diario sentada a esta mesa.

Diario de Ana Frank

Tras la detención de los escondidos, en de agosto de 1944 los alemanes se incautan de todos los muebles de la casa de atrás. Sin embargo, en la Casa de Ana Frank se proyectan imágenes de las habitaciones de la casa de atrás amuebladas, que ofrecen una impresión del aspecto que tenía el refugio durante la guerra.

Para finalizar esta parte del trabajo, no podemos dejar de ver y mencionar cuales fueron las personas que acompañaron a Ana en este terrible encierro.

Los Frank pasan a la clandestinidad el 6 de julio de 1942. Luego se unirán a ellos los Van Pels (o Van Daan) y Fritz Pfeffer (Albert Dussel). Estas ocho personas convivirán más de dos años en la Casa de atrás, aislados del mundo exterior.

Cuando se publica el Diario, Otto Frank da a los Van Pels y al dentista Frits Pfeffer los nombres que Ana Frank había pensado ponerles. Así, Van Pels se convierte en Van Daan, y Fritz Pfeffer en Albert Dussel.

Diario de Ana Frank

3.- COMENTARIO PERSONAL DEL LIBRO

Ante todo, me gustaría decir que considero que la divulgación de este libro ha permitido difundir la idea de tolerancia y respeto hacia el otro a partir de la vida de una adolescente de quince años, Ana Frank.

Consiguiendo así conmover a un gran número de personas debido a los problemas que crean la discriminación, el racismo y la intolerancia. Ya que sabemos que en todas las épocas, los gobiernos han cometido atropellos contra los derechos humanos, pero durante el siglo XX se han producido las violaciones más atroces contra la dignidad del ser humano; de allí la importancia de seguir luchando por el respeto a los derechos humanos.

A mi entender, ese diario aparentemente insignificante de una niña, ese «de profundis» balbuceado por la voz de una niña, encarna toda la monstruosidad del fascismo, más que todos los autos procesales de Núremberg en su conjunto. Para mí, en la suerte corrida por esa muchacha judía se resume el peor crimen que el espíritu eternamente execrable haya cometido jamás. Porque el crimen supremo no es el aniquilamiento de la vida y la cultura en sí mismas - que también pueden resultar víctimas de revoluciones forjadoras de cultura - sino el ocultamiento de las fuentes de cultura, el aniquilamiento de vidas y talentos, en un afán de destrucción exclusivamente.

Los temas claves de este diario considero que son: miedo, celos, soledad, esperanza, tensión, desesperación, unión, perseverancia y solidaridad.

Como en este apartado se debía de hacer referencia a un artículo de una revista, periódico,... expongo a continuación el artículo que he seleccionado, ya que me ha parecido un tema interesante y sobre el que he encontrado diversos artículos más. El artículo es el siguiente:

CULTURA

Miércoles, 2 de septiembre de 1998


Pugna para conseguir las páginas inéditas del diario de Ana Frank

Sus herederos se enfrentan a la joven, que las escondió 18 años

AMSTERDAM.- Las páginas más secretas e íntimas del diario de Ana Frank, hasta ahora inéditas, han originado una lucha entre Cor Suijk, que las escondió durante 18 años, y las instituciones oficiales que administran el legado literario de la adolescente, que murió a los 15 años.

Suijk, un antiguo empleado de la Casa de Ana Frank en Amsterdam, prometió hace casi dos décadas a Otto Frank, el único superviviente de la familia deportada por los nacionalsocialistas, que no revelaría a nadie el contenido de las misteriosas cinco páginas hasta después de su muerte y la de su segunda esposa.

Otto Frank, que escapó milagrosamente de las cámaras de gas en el campo de concentración de Auschwitz, entregó las páginas a Suijk poco antes de su muerte, en 1980. Ahora, después de haber guardado cuidadosamente los folios en una caja fuerte en su hogar, Suijk, de 74 años, exige medio millón de dólares (unos 75 millones de pesetas) por su publicación.

Suijk dice que el dinero será destinado a financiar al Centro Ana Frank de Nueva York, dedicado a presentar el Holocausto en centros educativos de todo el país. Aseguró que esa institución «realmente necesita dinero para un trabajo práctico» y acusó al Fondo Ana Frank, que cuenta con sede en Basilea, de mantener en cuentas suizas millones de dólares recolectados de los derechos de autor del libro, que lleva más de 20 millones de copias y ha sido traducido a 55 idiomas.

«Esos millones deben ser invertidos para un mejor propósito que el de acumular intereses en una cuenta suiza. Es una obligación moral», dijo Suijk.

El libro fue publicado por primera vez en 1947, en una edición corregida de los manuscritos de Ana durante su estancia en la casa de Prinsengracht 263, situada frente a un canal, el escondite de su familia entre 1942-1944, hasta que fueron delatados. Ana y su hermana Margot fueron deportadas al campo de concentración de Bergen-Belsen donde murieron de tifus en marzo de 1945, poco antes de la liberación por las tropas aliadas.

AUTENTICAS.- Las hojas, que fueron autentificadas por el Instituto Holandés Estatal de Documentación de Guerra, Riod, contienen las más íntimas descripciones de la vida matrimonial de los padres de la adolescente, que mantenía una postura crítica hacia su madre. En ese capítulo, Ana es por una sola vez más comprensiva con su madre, Edith, acusando a su padre de no quererla lo suficiente y de estar obsesionado con un amorío prematrimonial.

También menciona en el manuscrito, que ha sido sólo parcialmente publicado por la prensa holandesa, que espera que su diario «jamás» llegue a manos de sus padres o extraños, ya que éste constituye su mayor secreto. El Riod espera publicar una nueva edición del diario, incluyendo las cinco páginas inéditas, el próximo año, y ya se han anunciado batallas legales contra Suijk, que asegura ser su dueño legítimo.

Dos vidas paralelas

Al mismo tiempo que se mantiene la polémica por los escritos de Ana Frank, los historiadores más críticos han recordado en los últimos días que en Holanda hubo 30.000 voluntarios de las SS y que más del 50% de las familias escondidas fue delatada y deportada.

Por otra parte, una de las mejores amigas de Ana Frank, Hanna Elisabeth Pick-Goslar, que en el diario aparecía como Hanneli se ha decidido a publicar su propia historia para transmitir: «tanto a niños como a adultos mis dolorosos recuerdos y evitar que se olviden», explica Hanna Elisabeth Pick-Goslar en el prólogo.

Cuenta la autora que Ana Frank le dedicó un apartado de su diario el 27 de noviembre de 1943. «Ella se preguntaba por qué le había tocado seguir con vida mientras que yo probablemente iba a morir. Ocurrió exactamente lo contrario. Ahora soy una abuela feliz en Israel», señala. Sus vidas se cruzaron en dos momentos: cuando vivieron una infancia feliz en una Alemania todavía libre y en el transcurso de la niñez torturada que compartieron en el campo de concentración.

Sobre este artículo me gustaría decir que como he leído en varios documentos, se hace referencia a las polémicas páginas en las que Ana hablaba con total sinceridad de sus sentimientos hacia su madre y de la relación que existía entre sus padres, y es que como ya hemos comentado a lo largo de este trabajo la protagonista expresa abiertamente todos sus sentimientos, alegrías y frustraciones. Otto Frank al leer los apuntes de su hija decide no publicar estas páginas por respeto a su difunta esposa y decide que sean publicadas cuando él fallezca.

Conmovedora es también la parte en la que una amiga de infancia de Ana nos habla sobre las preocupaciones que Ana tuvo pensando en que ella estaría “de camino a la muerte”.

Otro pequeño recorte que he leído y me ha impresionado mucho, es el que muestro a continuación, y sobre el cual no haré ningún comentario, puesto que sus palabras ya reflejan la auténtica barbarie que los nazis cometieron contra los judíos y de las que ya he intentado hablar en la exposición.

[...]

Margot y Ana necesitaban cualquier alimento que pudiesen encontrarles, porque su salud estaba empeorando rápidamente. Ronnie recuerda: "Las jóvenes Frank se encerraron mucho en sí mismas. Ya no prestaban atención a las demás. Cuando llegaba la comida, se animaban un poco, compartían la comida y hablaban algo. Durante ese tiempo, un poco intuitivamente (porque creo que las animaba un poco) yo solía cantarles... Las chicas tenían un aspecto terrible. Sus manos y sus cuerpos estaban cubiertos de manchas y heridas provocadas por la sarna. Se aplicaban un ungüento, pero no podían hacer mucho más. Estaban muy mal; lastimosas, eso es lo que me parecían. No había ropa. Nos lo habían quitado todo". Desnudas en sus literas duras y frías, las prisioneras del Krätzeblock veían cadáveres apilados junto a las paredes de la barraca. Cada día que pasaba el montón era mayor.

[...]

El 30 de octubre se llevó a cabo una selección en el campo de mujeres de Auschwitz-Birkenau. A sólo 96 kilómetros de allí avanzaban los rusos. El grito de "¡Bloque cerrado!" surgió en el recuento de la noche. Lientje Brilleslijper recordaba: "Nos sacaron a golpes de los barracones, pero no para ir a trabajar. Nos llevaron a la gran explanada y nos obligaron a desnudarnos. Estuvimos allí un día, una noche y el día siguiente. De pie, de pie, unos cuantos pasos e inmóviles otra vez, con sólo un pedazo de pan para alimentarnos. Luego nos llevaron a latigazos a una gran sala, donde al menos hacía más calor. Allí tuvo lugar la selección". Josef Mengele se erguía impaciente junto al brillo azul de los focos. Lientje recordaba: "Nos hacía subir a una báscula y movía la mano a la derecha o la izquierda para indicar vida o muerte. Con un sencillo movimiento de mano nos mandaba a la cámara de gas". Rosa de Winter estaba con Edith, Margot y Ana en la cola. "Llevó mucho tiempo -recuerda-. Vimos que elegía a muchos que no eran muy viejos ni estaban enfermos y entonces supimos que escaparían, y que los viejos y enfermos serían gaseados". Para salvarse, las mujeres mentían acerca de su edad y salud. Rosa dijo: "Tengo 29 años y nunca he tenido disentería -Mengele alzó el dedo pulgar- y me mandó a unirme a los viejos y los enfermos. Luego le tocó a la señora Frank, que también se unió a nuestro grupo". "¡Siguiente!" gritó Mengele.

Ana y Margot se adelantaron. Seguían encontrándose en un estado lamentable por la sarna, pero eran jóvenes. Aterradas, Rosa y Edith esperaron a saber si se unirían a ellas o si serían colocadas a la izquierda, hacia un destino desconocido. Rosa recuerda haber visto a las dos chicas: "De 15 y 18 años, delgadas, desnudas pero orgullosas, acercándose a la mesa de la selección con los hombres de las SS... Ana animó a Margot y Margot caminó directamente hacia la luz. Permanecieron allí de pie un momento, desnudas y con la cabeza afeitada, y Ana nos miró con su rostro limpio, volvió la mirada hacia adelante y se mantuvo erguida... ".

"¡A la izquierda!", gritó Mengele, y Ana y Margot avanzaron. El grito angustiado de Edith Frank se alzó entre nosotros: "¡Las niñas! ¡Oh, Dios, las niñas!".

4.- COMENTARIO GRUPAL

El comentario grupal de mi trabajo lo he realizado junto a compañeros que se han leído: ”El médico” y “El último judío” de Noah Gordon, e “Historia de la educación judía en la Edad Media”. Debido a mis escasos conocimientos sobre el tema del judaísmo, los únicos que poseo los he adquirido mediante esta asignatura, he podido perfilar mejor los adquiridos durante este curso.

Respecto a la letura del "El médico" de Noah Gordon, hay que decir que esta permite una perfecta recreación histórica de la época y, en definitiva, nos explica la trayectoria vital de un hombre durante la baja edad media, en su lucha contra las enfermedades que le afectan y como no, en su lucha contra la muerte.

Esta lucha contra la muerte y las enfermedadesnos hace pensar como es lógico, en la fragilidad que tenemos las personas y en nuestra lucha constante por la supervivencia.

Aunque un aspecto ineludible de este libro, es que nos permite conocer mejor el mundo judío, nos permite un acercamiento.

Sobre el otro libro de Noah Gordon, “Último Judío”, hay que decir que se trata de una novela histórica que se basa elementalmente en la expulsión de los judíos de España y que nos permite viajar hacia atrás en el tiempo, remontandos 500 años; situándonos así en la época de la Inquisición, cuando tantos judíos fueron expulsados; o en su contra, obligados a convertirse (aunque sólo fuera aparentemente).

Es decir, perfila un hombre, obligado a abandonar su hogar, pero que está dispuesto a sobrevivir cambiando “lo que sea nacesario”, exceptuando eso sí, sus raíces judías, las cuales se niega a perder, quiere mantener su identidad judía.

De todos modos, creo que la forma más directa de aprender sobre la cultura judía, es mediante la obra que nos presentó el compañero que se había leído “Historia de la educación judía en la Edad Media”, un manual histórico cuya idea básica es que los judíos reciben toda la información y la enseñanza judía a través de Dios, considerado por ellos como “el gran pedagogo”.

En este manual, se tratan varios temas relacionados con la transmisión de la educación judía, los libros sagrados, el hombre...

De todos modos, quizás se podría decir que el tema más importante de los tratados en este libro, según nos comentó nuestro compañero, es el de la educación judía (tema que estuvimos viendo en clase y qu me resultó de gran interés) y su transmisión de una generacióna otra.

En esta transmisión, cabe decir, que es la madre la gran transmisora hasta que el niño tenga tres años; seguido del padre como segundo transmisor de la tradición judía.

De esta forma, vemos que le niño recibe de forma natural los valores de su cultura y religión dentro de su propio hogar; aunque tampoco podemos olvidar la función transmisora de la escuela que es la que permite ampliar y enriquecer dichos valores.

En definitiva, podemos decir, que todo es transmitido de forma oral, de padres a hijos y de generación en generación, de manera que nunca se pierda y pueda así mantenerse siempre viva la tradición judía.

En el comentario grupal, también participaron dos compañeros, que como yo, habían escogido la lectura del Diario de Ana Frank, pero los comentarios que entre ellas y yo hicimos sobre el libro ya los he ido incluyendo a lo largo de toda mi exposición, con lo cual no voy a extenderme repitiendo unos conceptos ya comentados.

COMENTARIO DE TEXTO

8. Nada Ocurre Gratuitamente

Una vez, cuando el Jafetz Jaim viajaba en una carroza desde su ciudad, Radin, hacia la estación de trenes, el conductor de la carroza le dijo: “Rabí, probablemente usted sabe que el caballo que lleva la carroza pertenece a la comunidad. Cuando mi viejo caballo murió, yo estaba en tan mala situación económica que ellos me donaron un caballo para que pueda trabajar. Pero mi pregunta es: ¿Por qué Dios me hizo esto?

¿Usted sabe cuán humillante es para mí salir y pedir?

“Déjeme explicarle”, le contestó simpáticamente el Jafetz Jaim. “El versículo dice: `Dios es justo en todos sus caminos1 (Tehilim 145:17). A veces el conductor estipula un precio al comienzo del viaje, y en el medio él cambia de parecer y pide más dinero. A veces, él corta una rama de un campo que está en el camino para su caballo, o él incluso puede dejar que el caballo se alimente de los pastos del vecino. Entonces usted ve, que fácilmete puede darse el caso de que el conductor sea castigado por alguna transgresión que pudo haber hecho en el pasado”.

“Yo entiendo!, contestó el conductor. “Pero, sobre usted Rabí, ¿qué pasa? Usted no es un conductor. ¿Por qué el invierno pasado cuando usted estuvo en Vilna su sobretodo de piel fur robado?”.

El Jafetz Jaim respiró profundamente y dijo: “ Yo también soy una persona que comete errores. Usted sabe que yo vendo mis libros, y a veces la encuadernadora puede poner mal alguna hoja, o puede faltar alguna hoja o no estar claramente impresa. Incluso que yo soy cuidadoso en revisar cada libro antes de venderlo, de todas maneras pueden haber errores. Las personas que compran mis libros tienen vergüenza de decirme cuando ven un defecto, pero en sus corazones realmente les importa, y esa es la razón por la cual yo también fui castigado”.

Sobre este texto, la idea que a mi me parece que se deja ver, a través de este taxista preocupado por su “desgraciada situación” de tener que utilizar un caballo propiedad de la comunidad y no suya, es que cree que esta situación ha sido provocada por Dios, y él se pregunta la razón por la cual quiere castigarle.

Es la respuesta que le Dá Jafetz: “Dios es justo en todos sus caminos”, la que de algún modo le quiere hacer reflexionar, en que uno debe ser verdaderamente justo en todos sus haceres. Pero esto, es prácticamente imposible, porque no somos perfectos; incluso como muestra a través de su ejemplo, otras personas pueden cometer errores que pueden sernos achacados a nosotros mismos. Y que a su vez somos las propias personas las que “castigamos” a nuestros congeneres, a través de sus propios sentimientos; no Dios el que le trae el castigo.

BIBLIOGRAFÍA TRABAJO ANA FRANK

Diario, Ana Frank Editorial Plaza & Janés, octava edición 1998.

Nación y nacionalismo en Alemania, Joaquín Abellán Ed. Tecnos.

Los verdugos voluntarios de Hitler, Daniel Jonah Goldhagen Ed. Taurus.

Cròniques d'un altre món.

Mundo judío crónica personal.

Judaísmo El Diario de Ana Frank

22

- 7 de noviembre de 1942 -

“Adoro a papá, es mi gran ejemplo, no quiero a nadie más en el mundo sino a él.”

- 7 de noviembre de 1942 -

“Y esque Margot es la más buena, la más lista, la más bonita y la mejor.”

- 1 de octubre de 1942 -

“Nos mantenemos silencioso como ratoncitos bebés. ¡Quién iba a decir hace tres meses que “doña Ana puro nervio” debería y podría estar quietecita horas y horas.”

- 21 de septiembre de 1942 -

“El señor Van Daam está como una malva conmigo últimamente. Yo le dejo hacer, sin oponerme.”

- 21 de septiembre de 1942 -

“La señora Van Daam es insufrible.”

- 18 de febrero de 1944 -

“No te creas que estoy enamorada, nada de eso, pero todo el tiempo tengo la sensación que entre Peter y yo algún día nacerá algo hermoso, algo llamado amistad y que dé confianza.”

- 19 de noviembre de 1942 -

“Como todos suponíamos, Dussel es una persona muy agradable.”

- 27 de septiembre de 1942 -

“Comprendo mejor a mis amigas que a mi propia madre,. Una lástima, ¿verdad?”