Diabetes mellitus

Glucosa. Azúcares. Insulina. Páncreas. Islotes de Langerhans. Células Beta. Dique renal

  • Enviado por: Xancin
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

Origen:

El nombre medico de la diabetes, diabetes mellitus, deriva de palabras que tienen raíces en el griego y el latín.

Diabetes tiene su origen en una palabra griega que significa salir con fuerza. El signo más obvio de la diabetes es orinar en forma excesiva. El agua pasa a lo largo del cuerpo de una persona con diabetes como si estuviera pasando por un sifón desde la boca hasta fuera del cuerpo a través del sistema urinario.

Mellitus deriva de una palabra latina que significa dulce como la miel. La orina de una persona con diabetes contiene demasiada azúcar (glucosa). En 1679, un médico probó el sabor de la orina de una persona con diabetes, y la describió como siendo dulce como la miel.

Cualquier persona puede enfermarse de diabetes. De hecho son muchas las personas que tienen diabetes, incluyendo actores, atletas y líderes políticos. A pesar de que deben controlar cuidadosamente su dieta y medicamentos, la mayoría de las personas con diabetes llevan una vida plena y activa.

Historia de la Diabetes

Epoca

Lo que pasó

1500 BC

Papyrus de Ebers describe diabetes por primera vez

400 BC

Susruta anota los síntomas de la diabetes. Hace una clasificación de la diabetes. Charaka refina este trabajo en 6 AD.

10 AD

Celsus describe la diabetes como una enfermedad

20 AD

Aretaeus cree la palabra diabetes

1869

Langerhans describe "isletas" de celulas en el pancreas

1889

Von Mering y Minkowski observan que la diabetes ocurre cuando se saca el páncreas de un animal

1921

Banting y Best obtienen y purifican isletas de Langerhans del páncreas de un animal, inyectan la materia purificada (insulina) en un animal diabético, y observan que el nivel de azúcar baja.

La Función de la Insulina

La insulina es una hormona producida en el páncreas que regula la cantidad de azúcar en la sangre. En personas con diabetes, el páncreas o no produce nada de insulina, produce insulina insuficiente, o inclusive, insulina defectuosa. Para comprender cómo esto nos afecta, se necesita entender mejor la manera de como funciona la insulina en el cuerpo.

Cada una de las células de nuestro cuerpo son como pequeñas máquinas. Como todas las máquinas, necesitan combustible. Los alimentos que se comen están hechos de carbohidratos, proteínas, y grasas, que son utilizados para producir combustible para las células. El principal combustible se llama glucosa, y es un azúcar simple.

La glucosa entra a las células a través de receptores. Estos son sitios en las células que dejan entrar a la insulina. Una vez dentro, la glucosa puede ser usada como combustible. Pero, sin insulina, es difícil para la glucosa poder entrar en las células. Pensemos en la insulina como si fuera el embudo que permite a la glucosa (azúcar) pasar a través de los receptores hasta el interior de las células. El exceso de glucosa es guardado como tejido graso, o en el hígado como glucógeno. Entre comidas, cuando el azúcar sanguíneo está bajo y las células necesitan combustible, el glucógeno del hígado es convertido en glucosa.

El Páncreas, los Islotes de Langerhans, y las Células Beta.

El páncreas está ubicado en el abdomen, detrás del estómago. Está adherido al intestino delgado y al bazo. Dentro del páncreas hay pequeños grupos de células llamados Islotes de Langerhans. Dentro de los islotes están las células beta, que producen insulina.

En la gente que no tiene diabetes, la glucosa de la sangre estimula la producción de insulina en las células beta. Ellas "miden" los niveles de azúcar constantemente y entregan la cantidad exacta de insulina para que la glucosa pueda entrar a las células, manteniendo así el azúcar en el rango normal de 60 a 120 mg .

Cuando hay poca o ninguna insulina en el cuerpo, o cuando la insulina no está funcionando correctamente, la glucosa tiene dificultad para entrar a las células. Además, cuando no hay suficiente insulina, el exceso de glucosa no puede ser guardado en el hígado o el tejido muscular. En vez de eso, la glucosa se acumula en la sangre. Esta concentración alta de glucosa en la sangre es llamada hiperglucemia.

Síntomas de diabetes

Las personas con diabetes experimentan distintos síntomas. Se pueden tener todos, algunos o ninguno de los siguientes síntomas:

  • Orinar frecuentemente (inclusive de noche)

  • Piel seca

  • Picazón en la piel

  • Heridas que sanan lentamente

  • Visión borrosa

  • Estar siempre con hambre

  • Sentirse cansado y débil

  • Pérdida de peso

  • Infecciones de la piel

Tener los pies como dormidos o tener la sensación de estar " pisando agujas".

El Dique Renal

Cuando la glucosa sanguínea se eleva por encima de un cierto nivel, es removida del cuerpo por medio de la orina. Piense en el riñón como si fuese un dique: cuando hay demasiada glucosa en la sangre, el exceso se "derrama" .El nivel máximo de glucosa sanguínea que puede alcanzarse antes de ser "derramada" en la orina, es llamado umbral de excreción renal (generalmente es 180 mg/ml).

Algunas personas que han tenido diabetes por mucho tiempo o que tienen enfermedades del riñón, tienen un umbral de excreción renal muy alto. El azúcar no se" derrama "en la orina, hasta que el nivel de glucosa sanguínea es muy elevado.

La glucosa no sale del cuerpo sola. El azúcar absorbe mucha agua para poder "fluir" hacia afuera. El resultado es poliuria o cantidades excesivas de orina. Las personas que tienen exceso de glucosa en su sangre, como es el caso de la diabetes no controlada, hacen viajes frecuentes al baño. Estas personas también tienen azúcar en la orina; el término médico para ello es glucosuria.

La pérdida de agua a través de la orina estimula al cerebro para enviar un mensaje de "sed". Esto conlleva a una condición llamada polidipsia o sed excesiva. Este síntoma no es siempre muy pronunciado, simplemente se puede sentir la boca muy seca.

El orinar en forma excesiva puede resultar en deshidratación, lo que a su vez lleva a tener la piel seca.

La visión borrosa puede ser causada por las fluctuaciones en la cantidad de glucosa en sus ojos durante períodos de deshidratación.

Cuando no hay insulina para hacer entrar glucosa a las células, o cuando la insulina no está funcionando para hacer pasar glucosa a través de los receptores, las células no pueden obtener combustible y no se alimentan.

Este hecho estimula al cerebro para enviar un mensaje de" hambre " resultando así en polifagia o hambre excesiva. Debido a que la glucosa que debería estar alimentando las células está saliendo del cuerpo por la orina, las células no pueden producir energía, y sin energía, usted puede sentirse débil o cansado. De esta manera, las personas que no producen insulina pueden perder peso, porque sin insulina, la glucosa no puede entrar a las células para alimentarlas.

La insulina también trabaja para mantener el combustible dentro de las células. Cuando la insulina está baja, el cuerpo no utiliza apropiadamente los combustibles, y de esa manera, se produce una rápida pérdida de peso. Las células grasas forman ácidos grasos, que pasan a través del hígado para formar cetonas. Las cetonas son eliminadas en la orina. El término médico para designar la presencia de cetonas en la orina es cetonuria.

A veces, pueden ocurrir infecciones de la piel porque el exceso de azúcar en la sangre suprime las defensas naturales del organismo como es la función de los glóbulos blancos. Además, el azúcar proporciona un excelente alimento para que crezcan las bacterias.

Los calambres en las piernas durante la noche, y la sensación de pies dormidos u hormigueo pueden ser el resultado de daños a los nervios producido por los altos niveles de glucosa de manera prolongada.

Tipos de Diabetes

Casi todas las personas con diabetes, tienen uno de los dos principales tipos. Aproximadamente el 10% tiene diabetes tipo I o diabetes insulinodependiente (DMID). Sus cuerpos no producen insulina. En el momento de ser diagnosticados, la mayoría de las personas con diabetes tipo I tienen menos de 40 años y son generalmente delgados. Los síntomas son muy pronunciados y aparecen en forma repentina. Debido a que sus cuerpos no producen insulina las personas con diabetes tipo I deben obtenerla por medio de inyecciones.

Aproximadamente el 85% de las personas con diabetes tienen diabetes tipo II o diabetes no insulinodependiente (DMNID). Sus cuerpos producen algo de insulina pero no es suficiente o no funciona en forma apropiada para llevar glucosa hasta dentro de las células. Cuando son diagnosticadas, la mayoría de las personas con diabetes tipo II tienen más de 40 años y tienen exceso de peso. Los síntomas no son en general muy pronunciados, y aparecen durante un largo período de tiempo. La diabetes tipo II, puede a veces ser controlada con una dieta cuidadosamente planeada, pero tabletas o inyecciones de insulina también pueden ser necesarias.

Otros Tipos de Diabetes

Las personas cuya sangre contiene más glucosa de lo normal, pero menos de la que se tiene con diabetes, se dice que tienen tolerancia disminuida a la glucosa. Algunas mujeres sufren de una elevación en sus niveles de glucosa durante la gestación. Estas personas tienen una condición llamada diabetes inducida por el embarazo. Sus niveles sanguíneos de glucosa generalmente regresan a lo normal después de que sus bebés nacen. Otros tipos de diabetes pueden ocurrir como consecuencia de enfermedades del páncreas o del sistema endocrino (glandular), enfermedades genéticas, o exposición a ciertos agentes químicos.

Causas de Diabetes

Hay dos factores que son especialmente importantes en el desarrollo de la diabetes:

Herencia: Si uno de sus padres, abuelos, hermano o hermana o inclusive un primo/a tienen diabetes, usted tiene mayores posibilidades de desarrollarla. Hay un 5% de riesgo de desarrollar diabetes tipo II si su padre, madre o hermano/a tienen diabetes. Hay un riesgo todavía mucho mayor (hasta de 50%) de desarrollar diabetes si sus padres o hermanos tienen diabetes y usted está excedido de peso

Obesidad: El ochenta por ciento de las personas con diabetes tipo II están excedidas de peso en el momento en que son diagnosticadas. Los síntomas de la diabetes desaparecen en muchos de estos pacientes cuando pierden peso

Otros Factores pueden Causar o Provocar la Diabetes,

incluyendo:

  • Edad: Las células beta, productoras de insulina, disminuyen de cantidad en el cuerpo con la edad.

  • Virus: Ciertos virus pueden destruir células beta en personas susceptibles.

  • Sistema inmunológico defectuoso: Los científicos ahora creen que no hay una sola causa de diabetes, sino que múltiples factores contribuyen a provocar al sistema inmune a destruir células beta.

  • Traumatismo: Accidentes u otras lesiones pueden destruir el páncreas, que es donde se produce la insulina.

  • Drogas: Medicamentos recetados para otro problema pueden poner en evidencia la diabetes.

  • Estrés: Durante períodos de estrés, ciertas hormonas producidas en esos momentos pueden impedir el efecto de la insulina.

  • Embarazo: Las hormonas producidas durante el embarazo pueden llegar a impedir el efecto de la insulina.

Identificación de la Condición de Diabético

El médico puede sugerir que se use un brazalete o un collar, o que se lleve una tarjeta en la billetera que lo identifique como paciente diabético. Esto es de ayuda en situaciones de emergencia.