Desigualdad social

Periodismo. Artículo de opinión. Desigualdad en México

  • Enviado por: The Heivid
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

Desigualdad social

¿Por qué será que en México somos victimas de la desigualdad social? ¿Acaso ya es costumbre para todos nosotros el que nos hagan feo? ¿Por qué se dará? ¿Es consecuencia de los gobiernos de derecha? ¿Es buena la desigualdad social? ¿Será que por la desigualdad social nuestro país pasa por una gran crisis social? ¿Será producto de la ignorancia mexicana?

Hoy en día atravesamos por graves problemas que se van originando año con año, un ejemplo claro es la desigualdad que, desafortunadamente frecuentemente es practicada por la mayoría de nosotros a veces intencionalmente o accidentalmente según las circunstancias, pero mas que nada, me gustaría resaltar algo que es una razón por la cual México hoy por hoy se encuentra por la calle de la amargura, la desigualdad social hoy es muy clara para todos los mexicanos debido a que por ella, se ganan misteriosamente comicios electorales a favor de la derecha, y por ello no se le ha dado cobertura de gobernar a la izquierda; se da también como es un caso clásico en las oficinas de gobierno cuando solicitan vacantes para diversos puestos y al final solo entra el personal que mas les conviene, y no porque le convenga a esas dependencias, o por su excelente curriculum, no, muchas de las veces no toman en cuanta la preparación del interesado en todo tipo de trabajo o en esa área laboral, ni por la experiencia no admiten a personas que pasen de los 40 años; en estos casos solo interesa el peso político de la persona que solicita esa vacante, los famosos apadrinamientos solo eso.

No puede ser posible que México siendo un país extremadamente rico en recursos (generalizando), sea un país más amolado que cualquier otro país de América Latina, por esa razón los mexicanos buscan una mejor forma de vivir y emigran, y emigran hacia las grandes ciudades del país; en busca de un mejor futuro. Al no encontrar mejor salida optan por salir del país hacia Estados Unidos, prefieren partirse el lomo de una forma más digna y ganar lo que se merecen.

Un ejemplo demasiado claro es lo que hace poco acabo de pasar que es la famosa influenza porcina que al igual, que hace unos años atrás, fue dada a conocer por el gobierno con una finalidad: distraer al pueblo mexicano de los problemas que nos trajo la crisis económica; la enfermedad en este caso existe, pero no es para alarmarse a tal grado que hasta nos tengamos que refugiar en nuestras casas para no enfermarnos, se trata solamente de un cuento chino a través del cual el gobierno logro obtener dinero a manos llenas y hacer creer al pueblo mexicano que se trata de una epidemia. Con esto el gobierno nos demostró su inteligencia para manipular y lo logro porque gracias a esto, le permite especular con las “nuevas” alternativas a su alcance, y con ello vender productos, medicinas, etc. a precios exagerados que ningún mexicano se niegue a pagar con tal de estar sano y salvo con el cerebro bien lavado.

También cabe mencionar que gracias a la desigualdad social los mexicanos vamos de mal en peor debido a que al momento de buscar alguna vivienda, no nos queda de otra más que optar por las orillas de las ciudades, eso lo podemos apreciar en las familias que hoy en día viajan desde comunidades alejadísimas para buscar un nuevo estilo de vida que los ayude a superarse de los problemas económicos a los cuales quieren encontrarle salida alguna y salir adelante, optan por comprar o rentar en lugares alejados a la ciudad debido a los costos que presentan las viviendas en las zonas próximas al centro, que son realmente exagerados, en cambio en las zonas periferias son mucho más accesibles los precios y por ello son demandadas dichas zonas. Dando origen a los llamados “cinturones de miseria”, que se dan con el pasar de los años cuando se expanden las grandes ciudades con el incremento acelerado de la población y conlleva a orillar a los mas necesitados.

Desgraciadamente México pasa desde años atrás y hoy en día por esta situación, todo esto producto de la ignorancia, de la cual nosotros mismos somos culpables al propiciarla y no combatirla conscientemente poco a poco. Dejemos de ser títeres de los grandes empresarios que mueven a México con sus grandes negocios que inconscientemente nos encierran y nos vemos forzados a comprarles, dejemos de trabajar para aquellas cadenas que son en parte culpables de la desigualdad, que origina a su vez discriminación por la cual no podemos lograr mejoras en la economía de nosotros mismos así como la economía de nuestro país.

Como sabemos todo gran problema tiene su origen pero en este caso, la solución esta en nosotros mismos que debemos realizar una lucha a conciencia por evitar que este fenómeno social se siga desarrollando, a tal grado que en unos años no tenga control ni piedad del pueblo, si reflexionamos desde un punto de vista compartido descubriremos que este problema no requiere de armas para combatirse, sino de conciencia para detenerse, la opción seria que todo lo arranquemos desde una raíz la cual ocasiona el problema, que en este caso es el gobierno que nos ha amolado ya bastante y es hora que levantemos la frente y encarguémonos de que México sufra un cambio a favor más no en contra, el cual garantice un buen futuro a todos nosotros y a las generaciones futuras.

La desigualdad social va a seguir aumentando año con año, según la dejemos avanzar, para esto: Hagamos que las bases principales sean nuestros estudios y no formemos parte de lo que el gobierno planea a futuro que es un México totalmente ignorante para que solo le impongan las leyes aunque no sepa cual es el contenido de éstas, y aplaque a toda la nación con tal de tener un gran poder económico en pocas manos.

Hagamos de nuestro país una nación prospera de la cual no hablen mal el día de mañana, para eso tenemos la obligación de hacer conciencia sobre nosotros mismos y hacia los demás para que combatamos la ignorancia y rompamos barreras y superar la situación económica del país poco a poco con el paso del tiempo.