Desigualdad social en la sociedad capitalista

Capitalismo. Economía natural. Producción Mercantil. Desigualdad. Pensamiento económico

  • Enviado por: Sauldls
  • Idioma: castellano
  • País: Honduras Honduras
  • 3 páginas
publicidad

Desigualdad social en la sociedad capitalista

INTRODUCCIÓN.

El Capitalismo empezó a desarrollarse desde que apareció la producción mercantil; aunque previo a su aparición dominaba la economía natural. Bajo los regímenes de la esclavitud y del feudalismo existían, naturalmente, el cambio, el dinero y el comercio, sin embargo, la masa principal de los productos no estaba destinada al mercado. Sólo bajo el capitalismo la producción mercantil logro ser el modo de producción general y dominante. Se desarrolló ampliamente la división social del trabajo de la manufactura, en la que el trabajo manual constituía la base de la producción, surgió la fábrica capitalista y así provista de potentes medios de producción, La productividad del trabajo creció formidablemente y en la era de la cibernética se multiplicó nuevamente la productividad. Surgieron nuevas mercancías y así aparecen otras; lo que destruyó los antiguos modos de producción o los subordinó. Se desarrollaron los medios de comunicación y penetraron en todos los rincones del planeta generando un mercado y economía capitalistas globales.

En el régimen capitalista, la producción no tiene como objeto fundamental la satisfacción de las necesidades sociales, sino el enriquecimiento de los capitalistas individuales. La ganancia es su fuerza motriz, y bajo la presión de la competencia trata de aumentar la producción, intensificar la explotación de sus trabajadores e introducir nuevas y más perfectas máquinas.

Al desarrollar las fuerzas productivas de la sociedad, el capitalismo se revela con menos posibilidades de dominio y las crisis se presentan periódicamente, presentando mayores niveles de concentración y centralización del capital, transformándose en un obstáculo para el desarrollo de las fuerzas productivas.

DESARROLLO.

La historia de la sociedad capitalista no ha podido ser sino la historia de la desigualdad. Un sistema socioeconómico basado en la escisión a la hora de disponer de los derechos elementales de apropiación y de los recursos que permiten producir los medios de satisfacción no puede traer otra consecuencia que el desigual disfrute y la diferencia a la hora de hacer frente a la necesidad.

-Efectivamente, el fenómeno de la desigualdad consustancial a nuestras sociedades es tan evidente como creo que son claras sus relaciones más significativas.

-Se ha manifestado claramente en expresiones objetivables: niveles de renta, acceso a bienes o servicios públicos, nivel de educación, gasto monetario, pauta de consumo.

- Se traduce en términos de diferencias entre grandes colectivos o grupos de población semejantes, hasta el punto de que el reconocimiento de éstos constituye el punto de partida del análisis social más riguroso. El inicio del pensamiento económico como disciplina científica no fue posible sin el desarrollo contemporáneo de la primitiva sociología, del reconocimiento de las clases sociales y, precisamente por ello, su objetivo principal no pudo ser otro que el analizar la distribución de la renta y la riqueza entre ellas.

- La desigualdad que hemos conocido a medida que se ha desarrollado el sistema capitalista ha sido un fenómeno de naturaleza plural, que no sólo afectaba a la propia condición material de los individuos, sino a su nivel cultural, a su ideología y a sus percepciones del mundo, llevando así consigo proyectos o visiones de la realidad también diferenciados.

-El análisis de la desigualdad ha permitido siempre comprobar en qué efectiva medida no se trataba de un fenómeno resultado de la condición individual sino, por el contrario, que era la consecuencia de la escisión grupal y de la conformación de la sociedad en dinámicas estancas, pues está directamente originada por la distribución desigual del ingreso y la riqueza que es consustancial a la economía de mercado capitalista.

-La desigualdad típica de la sociedad capitalista que hemos conocido se ha caracterizado también porque sus consecuencias de frustración relativa, de insatisfacción absoluta o en términos comparativos, no afectan solamente al individuo, sino que son generalizables y propias del colectivo social del que cada individuo se siente parte. Y, además, es precisamente la percepción de este tipo de desigualdad lo que ha permitido que se fortalezca incluso el sentido de grupo, toda vez que el individuo puede percibir que la padece como consecuencia de su propia ubicación grupal. La desigualdad, de esta forma, refuerza la imagen del colectivo desigual y su percepción de la distancia colectiva a la satisfacción.

-Justamente por ello, en la medida en que la existencia y las consecuencias de la desigualdad se vinculan a las dinámicas colectivas, los grupos sociales incorporan el asunto de la desigualdad a estrategias de satisfacción más inmediatas: la cuestión del reparto, como reverso del desigual acceso y disfrute, pasa a formar parte del corazón de las demandas de los diferentes grupos sociales.

En resumen, éstos podrían ser los rasgos esenciales de un tipo de desigualdad que podría denominarse estructural, típica y consustancial a un régimen social capitalista que produce y reproduce la división social, la fragmentación y el mantenimiento de grupos sociales con capacidades, recursos y posibilidades de satisfacción restringidas por el acceso igualmente desigual que tienen a la dotación de recursos existente

La desigualdad contemporánea no se expresa solamente en términos de diferencias entre grandes grupos, como era propio de la desigualdad estructural a la que hice referencia más arriba. Se trata ahora de un fenómeno que se manifiesta como un mosaico de distintas intensidades y también desigualmente esparcido en la estructura social.

Tradicionalmente habíamos percibido la desigualdad como una característica perceptible principalmente por la existencia de grandes y diferenciadas categorías sociales que se correspondían con la existencia de grandes morfologías colectivas. Se trataba de una desigualdad de naturaleza básicamente intergrupal

Hoy día, la desigualdad tiende a darse también en el seno de esos mismos grupos, de manera que el hecho diferencial no aparece como consecuencia de la pertenencia a un grupo y a partir de la cual se deriva una diferencia respecto a los de otro cualquiera, sino que la desigualdad se puede percibir con semejante intensidad entre los propios miembros del macro grupo al que se pertenece. La desigualdad, pues, no se da sólo, ni principalmente, entre clases, entre colectivos conformados objetivamente en virtud de una determinada posición social frente a los derechos o al uso de los recursos, sino que se produce en el mismo seno de estos, lógicamente, por circunstancias que son, entonces, mucho menos objetivables pero no por ello imperceptibles.

FUENTES DE DESIGUALDAD

-Las nuevas situaciones de desigualdad están causadas en una gran medida por dos tipos de circunstancias. En primer lugar, porque la desigualdad que hoy día se produce no está ligada tanto a la dotación inicial de derechos y recursos, diríamos que al haz originario de derechos de apropiación de cada sujeto social, a su punto de partida, como a contingencias sobrevenidas muy marcadas por el azar.

-En segundo lugar, porque resulta que lo que se solía considerar como la dotación inicial de recursos que permitiría alcanzar determinados estándares de riqueza, ingreso o bienestar se hace mucho más difusa.

CONCLUSION

En la producción y apropiación de la plusvalía se encuentra el fundamento objetivo de la división de la sociedad capitalista en dos clases esenciales: la de los propietarios de los medios de producción, bien sean individuos o sociedades, y la de los proletarios obligados a vender su fuerza de trabajo.

Al mismo tiempo, encontramos allí el punto de partida de la oposición de clase, oposición que se manifestará:

Por una parte, en el terreno de las luchas contra los efectos de la explotación, calificadas de luchas económicas;

Por otra parte, en el terreno de las luchas contra la existencia misma de la explotación, calificadas de luchas políticas, estrechamente ligadas a su vez a las luchas económicas, y a la medida en que, a través de las luchas económicas, los trabajadores pueden ser a ser llevados a tomar conciencia de la necesidad de luchar contra la explotación misma y no contra sus efectos, es decir, de la necesidad de destruir el estado burgués,

La existencia y, con mayor razón aún, el aumento de la plusvalía, que es el objetivo perseguido por los capitalistas, al mismo tiempo que fundamento económico de su poder de clase, se enfrentan a un problema: la necesidad que tienen los capitalistas de transformar una parte de esta plusvalía de nuevo capital. Por ello es que se duce que el modo de producción capitalista se caracteriza por la existencia de una tendencia a acumular capital, o Teoría del valor y el capital.