Desertificación

Sociología del medio ambiente. Erosión. Suelo. Escorrentía. Sedimentos. Cultivos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 23 páginas
publicidad
publicidad

  • INTRODUCCIÓN:


  • La erosión es uno de los problemas ambientales que más preocupa a los científicos, gobernantes y ciudadanos. Sus consecuencias son catastróficas y buena prueba de ello es el crecimiento de los desiertos. La erosión una vez ha alcanzado el punto culminante de su evolución es prácticamente irreversible a escala humana, conseguir que un desierto vuelva a ser suelo fértil es una tarea de siglos o milenios. En cambio conseguir que los suelos fértiles se vuelvan eriales cuesta muy poco, basta una lluvia no excesivamente fuerte sobre una ladera desprovista de vegetación para que el proceso de la erosión se inicie.

    La erosión es un problema cuando se acelera, con lo cual los materiales perdidos no se recuperan en las zonas erosionadas y en las zonas que reciben los aportes no son aprovechados o se pierden, o cuando por causas ajenas al propio medio aparece en puntos que no deberían de erosionarse.
    La erosión es especialmente preocupante porque afecta a uno de los elementos básicos para la vida, la fertilidad de los suelos. El suelo es el lugar sobre el que se desarrollan la mayor parte de las actividades humanas y es el lugar sobre el que se asientan las plantas que son la base de nuestra alimentación. Los daños que la erosión produce en el suelo son también peligrosos porque disminuyen su capacidad para retener agua y recargar los acuíferos de los que nos abastecemos. Además, la presencia de suelos erosionados aumenta el riesgo de las riadas e inundaciones que tantos daños causan en nuestra región.

    2. DEFINICIONES:

    • EROSIÓN:

    “La erosión es un proceso natural que está dentro del ciclo geológico sedimentario que consiste en la disgregación y transporte de partículas del suelo. Es un proceso dinámico natural, modelador del paisaje y eje fundamental del ciclo sedimentario”. (Apuntes de ecología humana 3º Sociología).

    “La erosión del suelo es un proceso con dos fases consistentes en el desprendimiento de partículas individuales de la masa del suelo y su transporte por los agentes erosivos, como corrientes de agua y el viento. Cuando la energía de estos agentes no es suficiente para transportar las partículas, se produce una tercera fase: su deposición”. (Roy Morgan, pág. 33).

    • EROSIVIDAD:

    “La erosividad se refiere a la energía que tiene el agente para erosionar. Depende de la potencialidad energética del agua de lluvia y la escorrentía” (Apuntes de ecología humana 3º Sociología).

    “La erosividad se refiere a la agresividad de los agentes erosivos” (Roy Morgan, pág. 69)

    • ESCORRENTÍA:

    “Se produce cuando la intensidad de la lluvia es mayor que la infiltración del agua en el suelo”. (Apuntes de ecología humana 3º Sociología).

    • EROSIONABILIDAD:

    “La erosionabilidad es la susceptibilidad a ser erosionado. Depende del tipo de suelo y del uso del mismo. El nivel de agregación del suelo ( conductividad hidráulica, infiltración y porosidad) es lo que le hace ser más resistente a la erosión.” (Apuntes de ecología humana 3º Sociología).

    “La erosionabilidad define la resistencia del suelo a los procesos de desprendimiento y su transporte. La erosionabilidad de un suelo varía con la textura del suelo, la estabilidad de los agregados, la resistencia al esfuerzo cortante, la capacidad de infiltración y los contenidos minerales y orgánicos” (Roy Morgan, pág. 76).

    3. CAUSAS DE LA EROSIÓN:

    Los factores que controlan la erosión, según Roy Morgan (pág. 69-94), son:

  • La agresividad de los agentes erosivos: las pérdidas del suelo están estrechamente relacionadas con la lluvia, en parte por el poder de desprendimiento del impacto de las gotas al golpear el suelo y, en parte por la contribución de la lluvia a la escorrentía. Lo que contribuye a la erosión por flujos y en regueros, cuya característica más importante es la intensidad de precipitación. (pág. 69). La expresión más adecuada de la erosividad pluvial es un índice basado en la energía cinética de la lluvia. Así, la erosividad de una tormenta es función de su intensidad y duración, y de la masa, diámetro y velocidad de las gotas de lluvia. Contabilizar la erosividad requiere un análisis de la distribución de las gotas de lluvia por tamaños. (Pág. 72) Respecto a la erosividad eólica, la energía cinética no se suele usar como una base de cálculo para el índice de erosión eólica, sino que se ha desarrollado un índice más sencillo basado en la velocidad y duración del viento. (Pág. 75)

  • La erosionabilidad del suelo: aunque la resistencia de un suelo a la erosión depende, en parte de su posición topográfica, pendiente y grado de alteración (laboreo) , las propiedades del suelo son los determinantes más importantes. Así, las partículas de mayor tamaño son resistentes al transporte, debido a la mayor fuerza necesaria para arrastrarlas y que las partículas finas son resistentes al desprendimiento por su cohesión. Las partículas menos resistentes son los limos y las arenas finas, por lo que suelos con un alto contenido en limos son muy erosionables. (pág. 76). Los componentes orgánicos y químicos del suelo son importantes debido a su influencia en la estabilidad de los agregados. Desde el punto de vista químico, el factor más importante sobre la erosionabilidad es la proporción de arcilla fácilmente dispersable en el suelo.(Pág. 79)

  • La pendiente del terreno: existe una clara relación entre erosión y pendiente; así, se podría esperar que aumente la erosión al aumentar la inclinación y la longitud de la pendiente, como resultado del incremento de la velocidad y volumen de la escorrentía superficial. En una superficie plana, las gotas de lluvia salpican las partículas del suelo aleatoriamente en todas direcciones mientras que en un terreno en pendiente, más partículas del suelo son salpicadas pendiente abajo que pendiente arriba, aumentando la proporción en función de la inclinación de la pendiente. (pág. 84). La Fao describe también este factor erosivo por la inclinación del suelo (Pág. 42): considera que la inclinación de los terrenos influye de diversas maneras en la erosión; así, la mayor velocidad del agua de escurrimiento hace que la cantidad de suelo arrancado de su sitio y llevado a otro lugar sea mayor. También introduce dos elementos dentro de esta inclinación del terreno: la longitud del declive y la curvatura del mismo.

  • La naturaleza de la cobertura vegetal: la vegetación actúa como una capa protectora o amortiguadora entre la atmósfera y el suelo. Los componentes aéreos, como hojas y tallos, absorben parte de la energía de las gotas de lluvia, del agua en movimiento y del viento, de modo que su efecto es menor que si actuaran directamente sobre el suelo, mientras que los componentes subterráneos, como los sistemas radicualres, contribuyen a la resistencia mecánica del suelo. (Roy Morgan, Pág. 87). A su vez, la cubierta vegetal cumple una serie de funciones de protección del suelo frente a los agentes erosivos, así destacan una serie de efectos:

    • Efecto sobre la lluvia: la eficacia de una cubierta vegetal para reducir la erosión por impacto de las gotas de lluvia depende, sobre todo, de la altura y continuidad de la vegetación, y de la densidad de cobertura del suelo. La altura de la vegetación es importante porque las gotas de agua que caen desde 7 metros pueden alcanzar más del 90 por ciento de su velocidad terminal. Más aún, las gotas de lluvia interceptadas por la cubierta pueden unirse a otras en las hojas aumentando de tamaño y haciéndose más erosivas.( Pág. 88)

    • Efecto sobre la escorrentía: una cubierta vegetal disipa la energía del agua en movimiento al aportar rugosidad al flujo y, en consecuencia, reducir su velocidad. Así, con cubiertas vegetales densas y espacialmente uniformes se producen las mayores reducciones de velocidad. (Pág. 89).

    • Efecto sobre las corrientes de aire: la vegetación reduce la velocidad cortante del viento al oponer una superficie rugosa a la corriente de aire. (Pág. 90)

    • Efecto sobre la estabilidad de la pendiente: la cubierta forestal ayuda a proteger la tierra frente a los movimientos de masa debido, en parte, a la cohesión que dan al suelo las raíces de los árboles. Las raíces finas, entre 1 y 20 mm de diámetro, interaccionan con el suelo formando un material compuesto en el que las raíces fibrosas, con relativamente alta resistencia a la tracción, refuerzan una matriz de menor resistencia. Además, la fuerza del suelo aumenta por la adherencia de las partículas del suelo a las raíces. (Roy Morgan, Pág. 91).

    La FAO introduce también el papel de la cubierta vegetal como factor físico en la erosión por el agua (Pág. 59). Así, la máxima erosión posible se produce en los terrenos de barbecho desnudo, siendo el efecto de la cubierta vegetal sobre la reducción de la erosión nulo en este caso. En cuanto a las praderas, la FAO considera las praderas perennes como la mejor cubierta vegetal posible para prevenir la erosión. Por otra parte, se puede decir que las probabilidades de que exista erosión son mayores en caso de los cultivos que en el de las praderas, en las que las plantas crecen de manera densa. Finalmente la FAO nos dice que los montes son muy eficaces para impedir la erosión, sobre todo cuando se los deja actuar naturalmente. Por el contrario, cuando un monte se altera, por el pisoteo del ganado u operaciones propias de la explotación forestal, la protección natural contra la erosión puede destruirse. (FAO, Pág. 63).

  • El manejo inadecuado del suelo: sería otra causa importante o factor erosivo de gran magnitud .

    • El contenido de materia orgánica de un suelo mejora su cohesión y ayuda a su capacidad de absorber agua así como al mantenimiento de una estructura estable del mismo. (Roy Morgan, pág. 245).

    • El laboreo: cuando con el objetivo de conservar su fertilidad se manejan los suelos adecuadamente, éstos no son afectados negativamente por las operaciones habituales de laboreo. Las labores son una técnica esencial en el manejo de los suelos. El efecto del tráfico rodado y de los aperos de labranza sobre el suelo dependen de su resistencia al esfuerzo cortante, y de la naturaleza, concentración y dirección en que se aplican los esfuerzos (Roy Morgan, pág. 247). El laboreo convencional origina problemas en suelos pulverulentos, en suelos con arenas finas y en suelos sin estructura (Roy Morgan, pág. 249). Tenemos también una tipología de laboreo según Roy Morgan: en primer lugar, el laboreo nulo (el suelo no se modifica antes de la siembra que se realiza sobre estrechas hendiduras), en segundo lugar, el laboreo en fajas (se dejan áreas de suelo no labradas), en tercer lugar, el laboreo bajo cubierta de rastrojos (para controlar las malas hierbas con herbicidas y operaciones de cultivo) y finalmente, el laboreo mínimo ( deja al menos el 30% de la superficie cubierta de residuos). (Roy Morgan, pág. 250).

    • Los estabilizadores de suelo: productos orgánicos, sales polivalentes y diferentes polímeros sintéticos para obtener mejoras en la estructura del suelo.

  • El clima: la cantidad, intensidad, energía y distribución de la precipitación fluvial es uno de los factores erosivos de mayor gravedad. Por otra parte, la variación de la temperatura influye también, en cuanto al tipo de cultivos que se practican y por tanto en la existencia de una mayor o menor abundancia de la cubierta vegetal. (FAO, pág. 47).

  • Las variaciones espaciales y temporales: Roy Morgan (Págs 23-27)

    • Variaciones espaciales: zonas donde la erosión es mayor por la intensidad de las lluvias por ejemplo.

    • Variaciones temporales: la erosión más importante se produce con fenómenos de moderada frecuencia e intensidad, porque los fenómenos extremos, o catastróficos son demasiado infrecuentes para contribuir apreciablemente a la cantidad de suelo erosionado cuando se consideran largos períodos de tiempo.

  • Modificaciones antrópicas en las entradas y salidas de sedimentos en el litoral: Josep Eliseu Pardo Pascual, en su tésis de divulgación general “La erosión antrópica en el litoral Valenciano”; así tenemos dentro del factor humano, los cambios agrarios a lo largo de la historia, junto con las roturaciones de nuevas tierras, el aprovechamiento forestal desmesurado, y el sobre pastoreo, que han conducido a la desaparición de buena parte de la cubierta vegetal, así como favoreciendo el arrastre de materiales a los cursos fluviales. A estas acciones cabría añadir, que el hombre ha añadido nuevas actuaciones con implicaciones sobre el volumen de material transportado por las ramblas y ríos:

    • La extracción de áridos de los cauces y de las playas: como arenas, gravas y cantos utilizados para la construcción y, arcillas y limos, utilizados para el relleno de campos y la industria de cerámica.

    • La retención de sedimentos en los embalses: el impacto de los embalses sobre el funcionamiento del sistema litoral es indirecto y actúa de dos formas: es una barrera para los sedimentos fluviales que quedan atrapados en el vaso del pantano y, por otra parte, puede atenuar las crecidas de los ríos, rebajando su capacidad de transporte.

    • Vertidos de industrias contaminantes

    • Regeneraciones artificiales de playas y dunas.

    4. TIPOS DE EROSIÓN

    En función del principal agente causante de la erosión y del tiempo que sus efectos sobre la superficie terrestres tardan en manifestarse, se habla de erosión geológica o natural y de erosión acelerada. La primera es debida a la acción de agentes y procesos naturales que actúan a lo largo de millones de años; mientras que la erosión acelerada es el resultado de la acción antrópica y sus efectos se dejan sentir en un periodo de tiempo mucho menor. (Enciclopedia Encarta 98)

    Esta misma división la encontramos en un libro divulgativo de la FAO ( Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación), titulado “La erosión del suelo por el agua” (cuadernos de fomento agropecuario Nº 81).

    Así, la FAO en este cuaderno divulgativo nos dice que existen dos tipos principales de erosión, la geológica y la acelerada:

    • EROSIÓN GEOLÓGICA: proceso normal consistente en la erosión del suelo en su medio natural sin la influencia del hombre.

    • EROSIÓN ACELERADA: se superpone a la geológica y se debe a las actividades del hombre que alteran la cubierta natural y las condiciones del suelo. (FAO, Pág. 24).

    Tras esta clasificación, la FAO propone otras tipologías de la erosión, como son: la erosión laminar y erosión en surcos, la erosión en cárcavas y la sedimentación.

    • EROSIÓN LAMINAR: es la remoción más o menos uniforme de una capa o lámina delgada de suelo en de una superficie determinada de un terreno inclinado. Se trata de una erosión más bien inapreciable porque la cantidad total de tierra removida durante un aguacero es generalmente pequeña. Sin embargo, con el paso de los años, esa cantidad de tierra removida puede ser considerable.

    En la erosión laminar intervienen dos procesos erosivos fundamentales: cuando se desprenden las partículas del suelo del conjunto de éste, y cuando dichas partículas son alejadas de su emplazamiento primitivo. Este proceso de desprendimiento recibe el nombre de “erosión por salpicadura” (FAO, pág. 25).

    De este tipo de erosión por salpicadura Roy Morgan completa que éste desprendimiento conlleva dos efectos: (Pág. 39)

    • proporciona una fuerza de consolidación que compacta el suelo

    • produce una fuerza rompedora, ya que el agua se dispersa rápidamente y retorna al punto del impacto en chorros que fluyen lateralmente

    • EROSIÓN EN SURCOS: se da en tierras labrantías donde la superficie es irregular, presentando depresiones y elevaciones, irregularidades entre los diferentes tamaños e irregularidades ocasionadas por los instrumentos de labranza. Por lo tanto, el agua de lluvia, cuando se acumula, se concentra en las depresiones y comienza a fluir, adoptando la trayectoria de mínima resistencia; de este modo se desplaza el flujo superficial siguiendo surcos lo bastante pequeños como para hacerlos desaparecer fácilmente con las operaciones normales de labranza. La erosión en surcos arrastra parte de la capa arable, pero, una vez los surcos se han formado, gran parte de la disecación se ejerce en profundidad y puede llegar hasta el subsuelo. Mientras que la erosión laminar únicamente arrastra la capa superior de suelo. (FAO, pág. 27-29).

    • EROSIÓN EN CÁRCAVAS: se produce frecuentemente después de la erosión laminar y de la erosión en surcos, y ocurre cuando el escurrimiento de un declive aumenta en volumen o velocidad lo bastante para disecar profundamente el suelo, o cuando el agua concentrada corre por los mismos surcos el tiempo suficiente para ocasionar talladuras profundas. (FAO, pág. 29).

    • SEDIMENTACIÓN: el proceso de sedimentación se da cuando el suelo es desplazado de su localidad original por la erosión a y es depositado en otro lugar. Puede ser depositado cerca del lugar de origen o hacer el máximo recorrido posible y acabar depositándose en el mar o bien sedimentarse en cualquier punto intermedio entre estos dos extremos. La distancia que recorren las partículas del suelo desprendidas de éste por la erosión depende del tamaño, densidad y forma de tales partículas y de la velocidad del agua de escurrimiento. ( FAO, pág. 33).

    A continuación haremos una clasificación de la erosión atendiendo al agente erosivo, ya sea el agua o el viento en sus diversas formas:

  • EROSIÓN FLUVIAL: las lluvias, incluso las moderadas, remueven el suelo desnudo, iniciándose así los procesos de denudación, o disecación que pueden originar graves daños si no se los detiene prontamente mediante medidas protectoras. Cuando caen lluvias muy intensas sobre terrenos en declive dedicados a cultivos limpios, o sobre lugares denudados de las praderas de las montañas, gran cantidad de tierra valiosa puede perderse en poco tiempo a causa de la erosión. Gran parte de la pérdida producida por erosión ácuea se debe al desplazamiento de un exceso de agua de escurrimiento, esto es, del agua de lluvia que no penetra en el suelo. Este exceso de agua puede llegar a adquirir proporciones gigantescas, siendo entonces capaz de destruir a su paso, no sólo el suelo, sino carreteras, puentes, edificios, depósitos de alimentos e incluso fábricas y ciudades. Así, las inundaciones causan cada año gran cantidad de víctimas humanas. (FAO, pág.1).

  • EROSIÓN EÓLICA:

  • La acción del viento sobre el modelado costero se concreta en dos formas distintas: una directa, mediante el transporte eólico de partículas de sedimentos en las playas, y otra indirecta, como principal generador del oleaje. Así, se puede decir que el movimiento del aire en las proximidades de la superficie terrestre está controlado por cuatro factores: la fuerza del gradiente de presión, la desviación aparente, la aceleración centrípeta y las fuerzas de rozamiento.

    Es necesario hacer referencia a los registros de los vientos, su dirección y su intensidad a la hora de estudiar la erosión eólica. ( Josep Eliseu Pardo Pascual, pág. 33-35).

  • EROSIÓN COSTERA

  • La erosión costera depende esencialmente de la acción de las olas y de las corrientes, a su vez determinadas por el viento.

    • La acción de las olas: se pueden definir como oscilaciones regulares en la superficie de grandes masas de agua provocadas, generalmente, por la acción del viento. El oleaje a su vez, es el mayor responsable de la dinámica litoral y el principal agente en el modelado costero. Así, las olas producen un movimiento oscilatorio que se desplaza en el espacio, pero no se produce desplazamiento de masa de agua (o éste es casi inapreciable) hasta llegar a las zonas litorales ( Josep Eliseu Pardo Pascual, pág. 21). Se pueden diferenciar cuatro zonas dentro de la zona litoral: aguas profundas (donde la profundidad es grande, en comparación con la longitud de onda), zona de refracción ( se sitúa a partir de donde la profundidad es igual a la mitad de la longitud de onda), zona de rompientes o surf ( situada entre la línea donde rompen las olas y la orilla) y, finalmente, zona del chapalateo o swash ( limitado por el punto más alto en que las olas suben a la playa, y el más bajo donde éstas retroceden). ( Josep Eliseu Pardo Pascual, pág. 22).

    Respecto a la ruptura de la ola, tras ésta se produce un desplazamiento de masa hacia la orilla que produce un apilamiento de agua compensado por flujos de retorno hacia el mar a media profundidad. ( Josep Eliseu Pardo Pascual, pág. 23).

    • Las corrientes: el viento puede provocar en la zona litoral, corrientes con una cierta capacidad de transporte, las mareas también pueden provocar corrientes que favorecen el transporte de material. Tenemos corrientes en la orilla, cuando se produce la ruptura de la ola y la traslación de masa de agua a ala orilla y, en segundo lugar, corrientes longitudinales, cuando las olas se acercan a zonas menos profundas con un cierto ángulo respecto a la línea de costa son refractadas. ( Josep Eliseu Pardo Pascual, pág. 24, 25).

    • El transporte sedimentario litoral: referido a la movilidad de sedimentos sueltos como conformación de nuestras playas y al igual que ocurre con las corrientes, se puede dar un transporte sedimentario longitudinal. ( Josep Eliseu Pardo Pascual, pág. 28-32).

    5. EFECTOS INDESEABLES DE LA EROSIÓN:

    Podemos constatar 5 efectos negativos o consecuencias de la erosión, que afectan tanto a la naturaleza como a los seres humanos, según el CRIE (centro rural de información europea):

    La pérdida de fertilidad de los suelos: En las capas superficiales de los suelos se concentran gran parte de los nutrientes y humedad que las plantas necesitan para subsistir. La pérdida de estas capas por la erosión puede causar que un suelo se vuelva estéril. La pérdida de recursos hídricos: La presencia de las plantas y las primeras capas del suelo son imprescindibles para que el agua de las precipitaciones se infiltre y recargue los acuíferos. Por tanto, un aumento de la erosión significa siempre una disminución en la recarga de los acuíferos y un riesgo para todos aquellos que se abastezcan de dichos acuíferos. Por otro lado la modificación que esto supone para los ciclos hidrológico y climático puede suponer graves alteraciones de estos en el futuro.
    El aumento del riesgo de inundaciones catastróficas: Como ya hemos comentado en el apartado anterior la erosión disminuye la capacidad de un suelo para retener agua. La erosión propicia que durante las lluvias torrenciales que son tan comunes en nuestro territorio sea mayor la escorrentía superficial y que las avenidas de agua sean mayores. El resultado es que las inundaciones son cada vez más catastróficas. La colmatación: La erosión provoca que aumente la carga sólida que arrastran los ríos, es decir los limos, arenas, piedras. Esto provoca una serie de graves problemas. El primero de ellos es la colmatación de los lagos y lagunas. Es decir los materiales arrastrados por las corrientes de agua se depositan en estos humedales que acaban convertidos en barrizales inútiles para el consumo humano o animal y que alteran los ecosistemas de dichas áreas, porque reciben más aportes de los que pueden soportar manteniendo su equilibrio natural. Muchas veces esta carga sólida se acumula en las presas de los pantanos que pueden quedar inútiles en pocos años. Otro problema añadido del aumento de la carga sólida de los ríos, es que se enturbien las aguas costeras de las zonas donde desembocan. Estas aguas dejan de ser útiles para la pesca de bajura, ya que los peces huyen al cambiar las condiciones de su ecosistema y también pierden el atractivo turístico que puedan tener.

    La distribución de estos sedimentos por las corrientes litorales causa que algunos puertos sufran problemas de colmatación similares a los de los pantanos. Daños en infraestructuras y actividades económicas: El aumento de la carga sólida de las corrientes de agua aumenta el desgaste que ejercen sobre las construcciones humanas a las que afectan. El pilar de un puente se ve más dañado si el agua que le desgasta arrastra limos, piedras y arenas. También las cosechas se ven dañadas por el aumento de esta carga. Durante una inundación las tierras de cultivo o de vegetación natural pueden llegar a verse completamente cubiertas de sedimento lo cual daña a las plantas, transformando lo que podía ser un aporte natural de nutrientes en una capa de lodo y piedras que asfixia a la vegetación (http://www.criecv.org/es/proyectos/pag_agua/erosion.html)

    6. SOLUCIONES A LA EROSIÓN

    La FAO propone una serie 9 medidas para combatir la erosión ( pág. 64-141)

  • Prácticas de ordenación de los cultivos: la prevención de la erosión en las tierras productivas, tiene que hacerse por lo general, simultáneamente con el cultivo de las mismas.

  • El aprovechamiento de la tierra: el modo en que se utiliza la tierra tiene mucha influencia sobre la productividad y la erosión del suelo. Se introduce aquí un sistema de posibilidad de aprovechamiento de la tierra, útil para la planificación de la conservación del suelo. Permite al agricultor y al planificador conocer inmediatamente la máxima intensidad del cultivo agrícola que puede practicarse en un terreno determinado e indica el tipo de tratamiento de conservación del suelo necesario.

  • Las rotaciones con cultivo herbáceo: son una serie de cultivos que se hacen en un terreno determinado y entre los que figura un cultivo de leguminosas o de leguminosas/gramíneas, al menos un año cada 5 años. La finalidad de este cultivo es proporcionar un período de mejora del suelo para contrarrestar los períodos de agotamiento de éste debidos a los otros cultivos incluidos en la rotación.

  • El cultivo continuo: posibilidad de cultivar una misma planta año tras año en una misma tierra o practicar rotaciones en las que solo se incluyan cultivos en hilera.

  • Los abonos y el estiércol: manteniendo en el suelo una fertilidad considerable se establecen automáticamente muchas condiciones que ayudan a reducir el escurrimiento y la erosión. El empleo de abonos y estiércol debe recibir una atención primordial al trazar un programa de conservación, ya que los suelos fértiles dan cosechas de gran rendimiento.

  • Los cultivos de protección y la siembra entre líneas: los cultivos de protección tienen como finalidad impedir o reducir la erosión, protegen el suelo cuando éste está ocupado con cultivos ordinarios. Por su parte, la siembra entre líneas es la siembra de gramíneas y leguminosas entre maíz para combatir mejor la erosión y establecer una pradera para heno o para pasto.

  • La labranza con cobertura vegetal: el valor de la coberteras orgánicas muertas para combatir la erosión está generalmente admitido. Cubriendo la superficie del suelo con restos vegetales, como rastrojos, tallos de maíz o residuos de césped, se reducen las pérdidas de suelo

  • La labranza mínima: empleo de maquinaria nueva o modificada para ejecutar la labranza en el cultivo del maíz o en otros cultivos en hilera en menos tiempo y con menos trabajo que los que se requieren por los métodos corrientes.

  • Prácticas auxiliares para contrarrestar la erosión: cultivo siguiendo las curvas de nivel (sembrar en hileras perpendiculares a la pendiente del terreno o hacer trabajar los instrumentos de labranza en esta misma dirección), cultivo en fajas (consiste en sembrar fajas alternas de especies pratenses que crezcan densamente y cultivos en hilera o de cereales perpendicularmente a la pendiente del terreno), sistema de terrazas ( una terraza es un malecón de tierra o una combinación de cauce y malecón, que se construye transversalmente a la pendiente de una ladera a intervalos fijos) y finalmente, cauces de desviación (desagües seguros para el agua).

  • Por su parte, Roy Morgan nos propone 8 estrategias de conservación del suelo basadas en medidas agronómicas (pág. 213-243)

  • Rotaciones de cultivos: la forma más sencilla de combinar diferentes especies vegetales, es cultivarlas sucesivamente formando una rotación.

  • Los cultivos adecuados para realizar las rotaciones son gramíneas y leguminosas, que proporcionan buena cobertura al suelo, ayudando a mantener y mejorar su contenido de materia orgánica, contribuyendo, en consecuencia, a la mejora de la fertilidad del suelo, y le capacitan para desarrollar agregados que le confieren una estructura más estable. Destacan varios tipos de cultivo: el cultivo itinerante, los cultivos en líneas, el manejo de pastizales y el manejo de terrenos forestales.

  • Cultivos de cobertura: se siembran como una medida de conservación durante las estaciones del año en que no hay otros cultivos o como cubierta protectora bajo los árboles. Para ser efectivo, el cultivo de cobertura debe tener un establecimiento rápido, proporcionar pronto una cubierta vegetal, ser suficientemente agresivo para ahogar las malas hierbas y poseer un profundo sistema radicular para mejorar la macroporosidad del suelo.

  • Cultivo en fajas: disposición en forma de bandas alternadas especies de siembra en líneas y cultivos de protección siguiendo curvas de nivel o perpendiculares a la dirección del viento.

  • Policultivo: este método incluye el cultivo intercalar, desarrollando dos o más especies sucesivamente durante el año, o el cultivo asociado, sembrando dos o más especies en la misma parcela al mismo tiempo.

  • Densidad de siembra: se utilizan siembras con alta densidad para obtener con un cultivo monofito el mismo efecto que con el cultivo asociado de dos o más especies.

  • Mulching o malhojo: es la cobertura del suelo con residuos inertes de cultivo como paja, cañotes de maíz, hojas de calma o rastrojos. Desde el punto de vista de la conservación, el mulch simula el efecto de un cultivo de cobertura.

  • Revegetación: la vegetación es necesaria para frenar la erosión, la revegetación rápida es necesaria en áreas de repoblación forestal taladas mediante cortas espaciadas y para cubrir áreas de bosque roturadas para explotación agrícola.

  • Así tenemos la restauración de cárcavas, la restauración de deslizamientos en terrenos abruptos, la reforestación, la restauración de pastizales, rellenos y excavaciones en laderas, restauración de dunas de arena y restauración de áreas recreativas

  • Sistemas agroforestales: cuando los árboles están integrados con los cultivos, la ganadería o ambos, para aprovechar interacciones que se esperan sean positivas entre las arboledas y otros usos de la tierra.

  • Por otra parte, el centro rural de información europea (CRIE) cita una serie de soluciones a la erosión de manera general. Son 4: En primer lugar, evitar la deforestación, especialmente en las cuencas de los ríos. Para conseguir este objetivo debemos de luchar contra los incendios, el sobrepastoreo, las talas abusivas y la destrucción de vegetación (especialmente cuando implique la destrucción de las raíces y tocones de las plantas). Unas áreas especialmente importantes son las de vegetación de ribera, ya que la mayor parte del material erosionado proviene de los márgenes de los cursos de agua. En segundo lugar, evitar la sobre explotación de los acuíferos. Así, un consumo razonable y ecológico del agua ayuda a que el suelo pueda conservar gran parte de su humedad natural y aumente su cohesión. En tercer lugar, introducir prácticas respetuosas, como por ejemplo, arar siguiendo las curvas de nivel, permitir la presencia de cubiertas vegetales en las parcelas para que disminuyan el impacto de las gotas de lluvia, no abandonar los campos dejándolos desnudos, conservar las paredes de los bancales y reforzar los ribazos en peligro con muros o vegetación, planificar las obras públicas sin que supongan grandes trastornos para la vegetación y suelos, no alterar los cursos y caudales de los ríos ya que siguen una evolución propia y natural. Reducir los vertidos que puedan dañar a la vegetación de las riberas. En cuarto lugar, es necesario eliminar o reducir actividades que puedan alterar el sistema climático o el ciclo hidrológico; se trataría aquí de no emitir sustancias que puedan alterar el clima para evitar el aumento de las sequías y las lluvias torrenciales y no realizar obras o acciones que puedan suponer grandes cambios en el ciclo hidrológico natural. (http://www.criecv.org/es/proyectos/pag_agua/erosion.html).

    7. CONCLUSIÓN:

    Para concluir esta segunda parte del trabajo, referida a la erosión, podemos decir que la erosión es un problema de extrema gravedad dentro de nuestro ambiente Mediterráneo. Así, además de esos agentes erosivos como el agua y el viento, destaca a su vez la fuerza del hombre como destructor de su entorno.

    Si bien la erosión marina tiene un gran importancia erosiva y las olas del mar golpean las rocas arrastrando diversos substratos y formando acantilados, playas, etc., la construcción desmesurada a la que está siendo sometido nuestro litoral merece también una mención especial, así como una llamada de alarma.

    Actualmente estamos asistiendo a la destrucción masiva de nuestras playas por la urbanización costera; se constata que el mar por sí mismo va tomando para sí grandes extensiones de arena y, si a este hecho natural añadimos unos apartamentos en primera línea de playa, el resultado es catastrófico.

    Poco a poco el ser humano va “conquistando terreno” en su afán de vivir cómodamente en lugares atractivos de sol y playa, junto con la cultura del veraneo y el consecuente enriquecimiento del sector turístico a costa de este “suelo playero”.

    Las consecuencias son claramente visibles, a modo de ejemplo podemos citar en Alicante la Playa de San Juan, la cual hace pocos años fue víctima de esta erosión marina a la que se sumó la construcción en primera línea de playa. Así, el mar invadió metros y metros de playa. La solución que se propuso fue, como en tantos otros casos, la reconstrucción artificial del suelo. Se extrajeron toneladas de arena del fondo marino para depositarlas y formar una nueva playa; el problema es que esta arena es de un color oscuro, de gran rugosidad y no comparable, ni en lo más mínimo, con esa arena blanca, suave y limpia que anteriormente caracterizaba a esta playa.

    Este ejemplo de recreación artificial de las playas es una muestra de cómo la prevención de los tipos de erosión no se aplica sino, que por el contrario, llegado el momento se da una solución artificial y poco respetuosa con el medio.

    Para finalizar podríamos hacer referencia a una Campaña contra la erosión que Greenpeace llevó a cabo en la Playa de Calpe, donde colocó pancartas con el lema

    “ No a la construcción, no más destrucción”. (Fuente: elaboración propia).

    BIBLIOGRAFÍA:

    • LIBROS:

    • “Acción humana y desertificación en ambientes mediterráneos”. Jose María García Ruiz. Editor: Instituto Pirenaico de Ecología (1997)

    • “Sociología Ambiental”. Granada: Aledo, A y Domínguez, J.A.Grupo Editorial Universitario (2001).

    • “Mantengamos viva la tierra: causas y remedios de la erosión del suelo”. Kelley, H. W. Editor: FAO (1983)

    • “Erosión y desertificación en España”. Instituto Tecnológico Geominero de España. (I.T.G.E) (1990)

    - “Erosión y desertificación en España: heridas de la Tierra”.

    Francisco López Bermúdez. Editor: Nivola (2002)

    • “Erosión y conservación del suelo”. Roy Morgan. Ediciones Mundi Prensa (1997)

    • “La erosión del suelo por el agua”. Colección FAO: fomento de tierras y agua, nº7

    FAO: cuadernos de fomento agropecuario, nº81

    • “La erosión antrópica en el litoral Valenciano”. Josep Eliseu Pardo Pascual. Editado por la Comunidad Valenciana (1991).

    • PRENSA

    • Periódico “El PAÍS” (20 de Mayo de 2003).

    • PÁGINAS WEB

    • ONG´S

    • ENCICLOPEDIAS VIRTUALES:

    - Microsoft Encarta 98

    I PARTE:

    DESERTIFICACIÓN

    3º SOCIOLOGÍA

    ASIGNATURA: SOCIOLOGÍA DEL

    MEDIO AMBIENTE