Descubrimiento de América

Historia de España. Siglo XV. Conquista. Capitulaciones de Santa Fe. Núñez de Balboa. Magallanes. Hernán Cortés. Pizarro. Mayas. Incas. Explotación indígena

  • Enviado por: Tomy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

  • Descubrimiento y conquista:

  • El primer viaje de Colón:

  • El cerco portugués a la expansión por la costa atlántica, llevó a los Reyes Católicos a prestar atención a los planes de Cristóbal Colón descartados previamente por otras monarquías, entre ellas la portuguesa. Los motivos por los que los Reyes Católicos apoyaron el proyecto de Cristóbal Colón fueron, por una parte, el interés económico, ya que el planteamiento del marino genovés era encontrar una ruta más corta con Extremo Oriente, por el oeste, en búsqueda de oro y especias. El contrato entre Colón y los reyes, las capitulaciones de Santa Fe, reflejan el interés económico que tenía la iniciativa para el primero: se le nombraba almirante de las tierras descubiertas, lo que incluía la jurisdicción judicial, así como virrey y gobernador de las mismas y se le concedía el derecho a percibir un décimo de todas las mercancías que se comprasen o descubrieran así como a la octava parte de la carga de los navíos que fuesen a las nuevas tierras.

    Tras no pocas dificultades para conseguir la financiación, el 3 de agosto de 1492 salieron de Palos (Huelva) tres naves minúsculas, que después de una breve escala en Canarias alcanzaron tierra el 12 de octubre del mismo año al llegar a una isla hoy no identificada, pero probablemente la actual Watling, en las Bahamas. Seguidamente, la expedición desembarcó en otras islas del Caribe: San Salvador, Cuba y Haití.

  • Otros viajes de Colón:

  • Las expectativas generadas por el descubrimiento de un nuevo mundo, y el convencimiento de que quienes marcharan se convertirían en propietarios de las nuevas tierras, hicieron que el viaje siguiente, en septiembre de 1493, ya incluyera 17 barcos y 1200 hombres.

    En 1511 había prácticamente concluido la conquista de las grandes islas y el conjunto de las Antillas estaba bajo control de la monarquía. El desacuerdo entre Colón y sus acompañantes sobre el reparto de los descubierto, al que se sumó el que mantuvo con los Reyes Católicos por los privilegios que le habían concedido, y la escasez de oro, generaron duros enfrentamientos. Las expectativas económicas de quienes se aventuraron a cruzar el Atlántico quedaron defraudadas. Las riquezas descubiertas eran mucho menores de las esperadas, la población era escasa, y el clima, desfavorable para el desarrollo de la agricultura, tal y como era practicada en Castilla.

  • Nuñez de Balboa y descubrimiento del Pacífico:

  • Conquistador español nacido en Jerez de los Caballeros, España, en 1475 - muerto en Acla, Panamá, en 1519. De origen gallego, es probable que Vasco Nuñez de Balboa sea el hijo del Hidalgo Nuño Arias de Balboa y de una dama de Badajoz.

    En 1501, emprende su primer viaje con la expedición de Rodrigo de Bastidas hacia las islas del Caribe que pertenecían a la actual Colombia (Santa Marta, Cartagena y golfo de Urabá o Darién).

    Permanece en la isla de Hispaniola (La Española), pero no tiene suerte y se ve obligado a abandonarla.
    En 1508, Alonso de Ojeda y Diego de Nicuesa crean nuevas provincias en las tierras comprendidas entre los cabos de la Vela (Venezuela) y de Gracias a Dios. La más oriental es llamada Nueva Andalucía, y la situada al oeste del golfo de Urabá, Castilla del Oro. Un año más tarde, Vasco Nuñez de Balboa huye de sus acreedores de Santo Domingo y se embarca clandestinamente con la expedición dirigida por Enciso que parte al encuentro de Fernando Alonso de Ojeda, quien había fundado la colonia de San Sebastián de Urabá, en Nueva Andalucía, dejando un grupo de hombres bajo el mando de Francisco Pizarro.

    Poco después de su llegada, Balboa adquiere una cierta popularidad entre sus compañeros gracias a su carisma y su conocimiento del terreno.

    Más tarde, el regimiento se desplaza al Darién, donde Balboa funda en 1510 la primera colonia permanente sobre el continente americano, Santa María de la Antigua del Darién.
    Elegido alcalde, envía emisarios a fin de contactar a Nicuesa, a efectos de convencerle para que lo nombre Gobernador de la Antigua. Pero éste, estimando este gesto presuntuoso, se pone a la cabeza de un destacamento encargado de castigar a Balboa. Pero Balboa triunfa y Nicuesa es abandonado a su propia suerte en un bote perdido en el mar.

    En 1511, Balboa obtiene el cargo de Gobernador. Él está intrigado por los dichos de los indígenas que hablan de un mar desconocido por los españoles, y decide partir a su descubrimiento. El 25 de septiembre de 1513, Vasco Núñez de Balboa cumple uno de los actos más importantes de la conquista española en América, el descubrimiento del Mar del Sur, es decir, el Océano Pacífico.

    Con la llegada de Pedrarias Dávila, el nuevo Gobernador, Balboa conserva sus cargos de "Adelantado del Mar del Sur" y Gobernador de Panamá y Coiba, y emprende la exploración de la costa del Pacífico.

    Sabiendo que su suegro iba a ser reemplazado, regresa a Acla para darle una mano, pero Pedrarias lo acusa de conspirar contra la Corona, y Vasco Núñez de Balboa es condenado a muerte y ejecutado en Acla en 1519.

  • Magallanes y El Cano: La 1ª vuelta al mundo (1519-1522):

  • Magallanes en 1515 se enemistó con el rey portugués Manuel I y pasó al servicio de Carlos I de España. En 1517 expuso a éste su proyecto de llegar a las islas de las especias por el oeste. El 22-III-1518, se firmaron en Valladolid las capitulaciones, que lo nombraban capitán general de la Armada y gobernador de las tierras por descubrir. El 20-VIII-1519 partió de Sanlúcar, el 13-XII-1519 arribó a Río de Janeiro, y el 10-I-1520 al estuario del Río de la Plata. Invernó en San Julián (Patagonia), donde tuvo que sofocar la rebelión de tres de sus capitanes. En octubre de 1520 descubrió el estrecho que lleva su nombre y el 28-XI-1520, llegó al Pacífico, donde los vientos alisios les permitieron arribar a las islas Ladrones (Marinas) el 6-III-1521. Tras repostar en Guam, la expedición llegó al archipiélago filipino el 16-III-1521. El 7-IV-1521 la flota entró en Cebú, cuyo soberano se sometió a los españoles. Magallanes murió luchando con los reyezuelos nativos. El resto de la expedición, con dos navíos, pues el tercero tuvo que ser abandonado debido a sus desperfectos, continuó bajo el mando de Gonzalo Gómez de Espinosa que tuvo que quedarse en Tidore para reparar la nave Trinidad.

    Con la nave restante, la Victoria, cargada de especias, Elcano prosiguió el viaje por las Molucas y por el cabo de Buena Esperanza, esquivando en lo posible cualquier encuentro con los portugueses que controlaban la ruta de las especias e intentaban por todos los medios no perder su monopolio. En las islas de Cabo Verde el gobernador portugués intentó detenerlos, y apresó a varios tripulantes, pero Elcano y el resto de la tripulación lograron escapar y arribaron a España por Sanlúcar de Barrameda después de tres años de navegación. Fue la primera vuelta al mundo. Más tarde exploró la Tierra de Fuego. Murió en alta mar en el transcurso de una nueva expedición, poco después de haber atravesado el estrecho de Magallanes.

  • El Tratado de Tordesillas y la Bula “Inter Coetera”.

  • Tratado de Tordesillas (1494)

    Teniendo en cuenta Alcaçovas, los reyes obligaron a Colón a navegar al norte del paralelo de las Canarias (28º), pero las circunstancia requirieron que fuera atravesado y, en cualquier caso, el descubrimiento de América rompía el status quo.

    A su regreso, Colón se dirigió directamente a Juan II de Portugal para informarle del descubrimiento, y en seguida se envió un mensajero para protestar ante la corte castellana.

    Castilla arguyó la cláusula que concedía a Portugal el sur de las Canarias navegando “contra Guinea”, lo que les dejaba libertad para explorar el lejano Atlántico. Por si acaso, se solicitaron bulas al Papa para poder negociar con Portugal en igualdad de condiciones. El nuevo tratado se firma en Tordesillas en 1494:

    • se traza una línea de demarcación a 370 millas al oeste de Cabo Verde, que divide el mundo entre Portugal (este) y Castilla (oeste)

    • se devolvería a cada reino los territorios de su jurisdicción

    • las expediciones de cada reino pueden cruzar el territorio del otro sin detenerse, excepto en los viajes ya iniciados o por causas de emergencia

    • ambos reinos se comprometían a no pedir nunca al papa que les librase de sus propios compromisos

    El tratado hubo de revisarse cuando la expedición de Magallanes-El Cano (1519-1521) dio la vuelta al mundo y se encontró de golpe en zona portuguesa. Esto se solucionó con el Tratado de Zaragoza (1529), que estipulaba como única posesión castellana en Asia las Islas Filipinas

    El 3 de mayo de 1493, el Papa Alejandro VI promulgó una bula, la Inter coetera, concediendo a los Reyes Católicos las Indias descubiertas o que se descubriesen así como había concedido al Rey de Portugal las tierras descubiertas en la costa africana. El original se conserva en el Archivo de Indias de Sevilla.

    El día 4 de mayo otra bula, la Inter coetera, reproduce la primera del mismo nombre y divide el mundo por descubrir entre la Corona española y la de Portugal, trazando una línea de Polo a Polo a cien leguas al Oeste de las Azores y Cabo Verde, sin precisarse que tal línea fuese “derecha”, si bien al decir que tal línea debía ir “desde el Polo Artico al Polo Antártico”, va implícito que se la pensaba como un meridiano. El original de esta bula está también en el Archivo de Indias.

  • Hernán Cortés y la conquista del Imperio Inca:

  • La colonización del continente avanzó hacia el oeste y abarcó su práctica totalidad con la excepción del actual Brasil. La conquista se desarrolló en dos grandes etapas.

    La primera etapa fue capitaneada por Hernán Cortés, sin duda uno de los conquistadores más controvertidos por su crueldad y por los enfrentamientos que tuvo con sus superiores, y contra quien la Corte instruyó diversas investigaciones hasta desposeerle en 1526 del gobierno de las tierras conquistadas. Su expedición, iniciada en 1518, se adentró por el territorio mexicano desde Veracruz. Hernán Cortés descubrió y doblegó a la civilización azteca tras diversos pactos con otras tribus enfrentadas al emperador Moctezuma, al que convirtió en su rehén en 1519, apropiándose de gran parte de la riqueza del Imperio azteca.

    Sin embargo, los aztecas se resistieron a someterse al dominio de los españoles, pero Cortés los venció en la batalla de Otumba (1520) apoderándose de un amplio territorio que recibió el nombre de Nueva España, que quedó bajo soberanía española en 1521.

    En 1522, toda la meseta central mexicana se encontraba en manos de los conquistadores, que más tarde se harían con la totalidad de la península de Yucatán, centro de la civilización maya, a los que ya se habían enfrentado en 1519 (batalla de Ceuta). No fue la única expedición que impulsó Cortés. Sus colaboradores llegaron a la actual Guatemala en 1523 y a Honduras, al año siguiente. Por su parte, Cortés abandonó México en 1524 para adentrarse en la selva tropical hasta alcanzar Honduras.

  • Pizarro y la conquista del Imperio Inca:

  • La segunda gran expedición conquistadora fue dirigida por Francisco Pizarro a partir de 1531. Desde Panamá se adentró hacia el sur del continente, encontrándose con el Imperio Inca, que abarcaba el actual Perú, Ecuador y parte de Bolivia, al que dominó en 1532. En ambos casos, los ejércitos nativos fueron masacrados y sus jefes, el emperador Cuauhtémoc y el inca Atahualpa, asesinados. Especialmente sanguinaria fue la victoria sobre Atahualpa que había acudido a la invitación de Pizarro de presentarse a la fortaleza de Cajamarca para sellar la amistad entre ambos. Allí fue hecho prisionero y después asesinado, a pesar de haber cumplido su promesa de llenar de oro y plata la habitación en la que estaba preso hasta una altura de dos metros y medio.

  • Otras conquistas:

  • Un tercer núcleo hispánico, de menor importancia demográfica y económica, quedó establecido en las llanuras de la Pampa, en la actual Argentina y parte de Paraguay. Su colonización se vincula a la leyenda de que existía una Sierra de la Plata, origen del nombre de Argentina (de argentum = plata). Sin embargo, el descubrimiento y la exploración, que siempre precedieron a la conquista, llegaron a las costas del Pacífico.

  • La colonización americana, explotación del indígena:

  • La explotación de los recursos:

  • Los nuevos territorios supusieron una importante fuente de ingresos para Castilla, y especialmente para la Corona, que controlaba el tráfico comercial y se reservaba la quinta parte de todos los productos importados: quinto real.

    El oro y la plata fueron las mayores riquezas que se extrajeron de América. Las minas más importantes se situaban en Perú, la de Potosí fue descubierta en 1545, y en México (Zacatecas), aunque su plena explotación tuvo que esperar al descubrimiento de la de mercurio de Huancavelica, al ser imprescindible para refinar la plata.

    Los colonizadores que se asentaron en los nuevos territorios, buscaron fuentes de recursos en la explotación de suelo y de las minas con la ayuda del trabajo de los nativos. Exigieron a la Corona la concesión de tierras para cultivar y de minas para explotar. Las minas eran propiedad real y ésta concedió su explotación a particulares a cambio de la entrega de la quinta parte de todo el mineral extraído. Las tierras fueron repartidas entre los colonizadores, a los que se les entregaba un terreno junto a un grupo de indios. En ambos casos, el trabajo se basó en la explotación de la mano de obra indígena.

  • Explotación de los indígenas: la encomienda y la mita, implantación del tráfico negro:

  • La encomienda, difundida en Perú y México, permitía servirse del trabajo de los nativos y su articulación acabó siendo similar a la del señorío: a cambio de una teórica protección y de procurar la conversión de los nativos a la fe cristiana, éstos quedaban obligados a pagar tributos y trabajar forzosamente para el encomendero (encomienda de servicios). En otras zonas, la forma de explotación más difundida fue la mita; el trabajo forzoso se articulaba en forma de sorteos que obligaban a los nativos a trabajar para los caciques.

    En uno y otro caso, las disposiciones de la Corona para evitar los abusos sobre la población fueron incumplidas de forma sistemática, a pesar de las continuas denuncias del padre Bartolomé de las Casas sobre la explotación a que se estaba sometiendo a los indios. La escasez de población condujo también a un intenso tráfico de esclavos desde África, primero bajo control portugués y, más tarde, holandés.

  • Gobiernos y administración:

  • Instalación de los cabildos, virreinatos y audiencias:

  • La llegada a América proporcionó a la Corona de Castilla la posibilidad de conquistar y explotar amplios territorios. Las nuevas tierras fueron incorporadas a la Corona de Castilla, que financió la empresa del descubrimiento y que controló su colonización mediante el establecimiento de un monopolio sobre la inmigración y el comercio. Al ser vinculadas a la Corona de Castilla, las Indias copiaron su organización institucional, instaurándose el municipio, los cabildos, del que formaban parte sólo los colonizadores, los virreinatos, como organización territorial superior, o las Audiencias, para ejecutar funciones judiciales y de gobierno.

    Se fundaron dos virreinatos, el de Nueva España al norte, que comprendía Centroamérica y las islas caribeñas; y el del Perú, que se extendía por América del Sur, hasta la Patagonia, a excepción de Brasil, que era colonia portuguesa. También se crearon gobernaciones como unidades político - administrativas, dentro de los virreinatos, generalmente otorgadas al jefe del ejército conquistador. Tanto virreyes como los gobernadores tuvieron atribuciones de gobierno y justicia y capacidad para beneficiarse de los productos de la zona a su cargo. De esta forma, la incorporación a la Corona de los territorios descubiertos como provincias de la misma fue en parte meramente teórica.

  • Las leyes de Indias:

  • Al mismo tiempo fue desarrollándose una legislación específica para la organización de los nuevos territorios que es conocida, con carácter general, como Leyes de Indias, entre las que destacan los contratos de los monarcas con los descubridores (Capitulaciones).

    La primera recopilación de las leyes son las llamadas Leyes de Burgos (1512) y respondían al deseo real de evitar los abusos de los colonos y de mantener bajo su control el Imperio, prohibiendo la esclavitud, pero obligando a los indígenas a trabajar para los colonizadores. Apareció de esta forma el concepto de encomienda: el indígena era “encomendado” al colono para que éste le enseñara a trabajar y le instruyera en la fe cristiana, pagándole un salario por su trabajo, Pero se realizaron grandes abusos y en 1542 se redactaron las Leyes Nuevas de Indias que abolieron las encomiendas, aunque en realidad siguieron existiendo hasta el siglo XVIII.

  • El impacto de la conquista:

  • El impacto de América en España:

  • La conquista americana permitió un intercambio de productos agrarios que eran desconocidos hasta entonces en uno u otro lado del Atlántico. El maíz, la patata, el cacao, el tabaco o el cacahuete fueron las aportaciones más relevantes desde América, mientras los europeos introdujeron el cultivo de cereales, la vid, el olivo y muchos de los animales básicos para la alimentación humana.

    Pero, sin ninguna duda, fueron el oro, y sobre todo la plata, los que dominaron la aportación del Imperio hispánico a la economía europea aunque tuviera escasos efectos sobre la española. A lo largo de los dos siglos siguientes, el tesoro americano permitió que las existencias de este segundo metal en el viejo continente quedaran triplicadas, mientras las del primero aumentaron en un tercio, en especial entre 1531 y 1560. En su punto álgido, la producción de plata de América, incluyendo las minas mejicanas, alcanzó las 300 toneladas anuales, de las cuales algo más de la mitad se enviaban a Europa a través de Sevilla. El rápido aumento de la cantidad de metal en circulación, tanto en España como en Europa, ante una oferta de productos que crecía más lentamente, fomentó el alza sostenida de los precios dando lugar a un fenómeno conocido como la revolución de los precios.

    El elevado endeudamiento de la corona española para financiar la expansión, primero, y el mantenimiento, después, del Imperio hizo que gran parte de este tesoro se gastara con tanta rapidez como fue adquirido. Los banqueros alemanes y genoveses avanzaron gran parte de los recursos necesarios para equipar a la armada y a los ejércitos que lucharon por mantener el Imperio en Europa, de forma que a ellos fue la mayor parte del tesoro americano en pago de los créditos a corto plazo concedidos y sus elevados intereses. Sus efectos dinamizadores de la economía castellana fueron escasos ya que gran parte de la riqueza que no acabó en manos de los banqueros extranjeros fue invertida improductivamente en joyas o bienes de lujo importados.

  • El impacto de España en América:

  • La colonización del Nuevo Mundo tuvo consecuencias demográficas desastrosas para la población indígena. Su número exacto antes de la conquista está sujeto a debate, pero no su fuerte reducción tras ella. En las Antillas, los indígenas quedaron prácticamente aniquilados, lo que obligó a impulsar el tráfico de esclavos negros desde África, aceptado por la mayoría de los colonizadores.

    En la meseta mexicana, la población apenas superaba un millón de habitantes en 1600, cuando en el momento de la conquista, algunas investigaciones la cifran en, al menos, 25 millones. La principal causa de este desastre demográfico fue su ausencia de defensas contra los virus y bacilos aportados por los españoles. No puede infravalorarse, sin embargo, la trascendencia en este proceso de las duras condiciones de trabajo impuestas por los conquistadores, preocupados, mayoritariamente, por expoliar las riquezas de los territorios conquistados, la presión tributaria y la desposesión de tierras a las que fueron sometidos los nativos, También influyó el convencimiento de los indígenas de haber sido abandonados por sus dioses y de que los conquistadores eran sus sucesores.

    La sociedad, aunque dominada por la diferencia entre colonizadores e indígenas, y la dependencia de éstos a los primeros, se fue transformando a lo largo del tiempo. La relación entre las diferentes razas configuró un mundo multirracial formado por criollos (descendientes de españoles), mestizos (descendientes de europeos y nativos) y mulatos (descendientes de europeos y africanos negros) que experimentó un crecimiento continuado. A pesar de esta integración racial, se fue consolidando una sociedad profundamente desigual donde coexistían gran cantidad de grupos con diferentes derechos, ocupaciones y posición económica y en donde los criollos acaparaban las riquezas y los puestos en la administración.

    Conviene señalar que, en la América colonial, la influencia cultural castellana fue muy grande y se impuso a las poblaciones indígenas. El castellano se consolidó como idioma común del vasto territorio conquistado y muchas de las costumbres de los colonizadores quedaron incorporadas a la cultura americana, si bien se mantuvo una destacada diversidad cultural.

    Vídeos relacionados