Descubrimiento de América (1492)

Historia de América. Viajes. Colón. Embarcaciones

  • Enviado por: Christian Leiva
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Antropología del Siglo XXI
UNED
La Antropología social y cultural no estudia pueblos ni lugares exóticos. Se interesa por todos aquellos fenómenos y...
Solicita InformaciÓn

Oposiciones de Geografía e Historia
Master-D
¿Quieres convertirte en profesor de geografía e historia? Master-D te ayuda a aprobar la oposición para que puedas...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Un Doce de Octubre de 1492

A fines del siglo XV, el mundo se hallaba circunscripto a solo tres continentes: Europa, Asia y África.

El estado de adelanto en que se hallaba la ciencia geográfica, la náutica, la cartografía, las construcciones navales y los descubrimientos marítimos en el último tercio del siglo XV, coincidió en España con la conquista de Granada, último reducto de la dominación árabe, y la consecución definitiva de la unidad territorial y política, realizada por los Reyes Católicos. Luego de ocho siglos de lucha, la Reconquista remataba su triunfo con la expulsión del último rey Moro. Creadas las condiciones de un Estado vigoroso y consolidado la Reconquista material y espiritual, pudieron romperse el cerco en que Portugal había querido encerrar a Castilla, y España se lanzó a las grandes empresas marítimas de la ruta del Occidente. El supremo artífice de estos últimos acontecimientos fue el aún hoy misterioso personaje llamado Cristóbal Colón.

El primer gran problema que se presenta en torno a Colón es el de su nacimiento y las peripecias de su vida antes de los viajes oceánicos, lo que es hasta cierto punto accesorio. Otros problemas son: el de su formación intelectual y el de la génesis íntima de su proyecto de navegar al Occidente.

Se lanzan hipótesis que nos instan a pensar que Colón pudo ser gallego, otra es la de su origen catalán, o de nacionalidad francesa, y hasta alguno pensó que pudo haber sido hebreo. Pero ninguna de estas hipótesis es la más acertada en cuanto a la que sostiene que Colón nació aparentemente en Génova, en el año 1451; e inclusive algunos quisieron referenciarlo en el año 1446.

Su padre, Doménico Colombo, fue comerciante en lanas y vinos, a quien Cristóbal acompañó de joven en sus viajes, después de haber asistido a una escuela de laneros de su ciudad.

Con el tiempo, escaló los conocimientos y las experiencias de un marino.

Ya había navegado por bastantes lugares; y en uno de sus viajes, luego de un percance, llega de insólita manera a Portugal. Concibió ahí su proyecto de navegar hacia el occidente. Propuso al Rey de Portugal, Juan II que se lo patrocinara, pero los altos dignatarios de la corte de Lisboa juzgaron y rechazaron su idea por falta de interés.

Episodios de la vida de Colón, antes de llevar a cabo su proyecto:

  • En 1484, defraudado por perder a su esposa, se traslada a España.

  • En 1486, se presenta ante los Reyes de España con su proyecto, pero la guerra con Granada impidió que se le prestase mucha atención.

  • Residió en Córdoba, conoció a Beatriz Eríquez de Arana y tuvo su hijo Fernando.

  • Se traslada a Portugal, donde inútilmente propone su proyecto nuevamente al rey Juan II, ya que es vuelto a rechazar.

  • Vuelve a España en 1489, y esperó la aceptación de su plan.

  • Luego de casi un año y medio de espera, en 1491, vuelve a tocar las puertas de La Rábida, y el Fray Juan Pérez, envió una carta a la reina Isabel donde proponía que se prestase atención a Colón en sus propuestas.

Con la aceptación de los Reyes, el 17 de abril de 1492 se firmaron en el campamento de Granada las históricas Capitulaciones de Santa Fe, en donde se concedía a Colón, el Almirantazgo de la Mar, el virreinato y gobierno de las tierras que se descubrieran, la justicia en los pleitos que se suscitasen, la quinta parte de las mercancías y la décima de los metales que se extrajeran. Además se le reconocía como socio de la Corona y se le autorizaba a pagar los gastos de la expedición con la octava parte.

Los Viajes

Primer viaje

Colón se dispuso raudamente a preparar el viaje de las tres naves que se le habían concedido. La ayuda de los hermanos Pinzón fue decisiva. Como el Almirante, asociado de la Corona carecía de fondos, Martín Alonso Pinzón, vecino de Palos, se los facilitó. A Martín Alonso le acompañaron sus dos hermanos: Vicente Yáñez, que honró su apellido como explorador más adelante, y Francisco Martín. Iban también con ellos Diego Martín Pinzón, el Viejo, con sus hijos Bartolomé Martín y Arias Martín. El prestigio de estos nombres hizo que se enrolasen numerosos marineros. En la expedición de los 6 Pinzones, figura también el cántabro Juan de la Cosa, uno de los descubridores más famosos, y el primero de los cartógrafos de América, propietario y maestre de la Santa María.

De las tres embarcaciones, sólo la Santa María fue contratada. Las dos carabelas Pinta y Niña iban por embargo. La Santa María era nao y no carabela; La Niña, aunque del mismo tipo, tenía la vela redonda; la Pinta sólo conservó su aparejo latino hasta Canarias. Allí se cerró el ciclo histórico de la carabela, aunque subsistió el nombre para hacerse inmortal.

El 3 de agosto de 1492, partió la primera expedición con rumbo a las Islas Canarias, desde el puerto de Palos de Moguer. Navegaron en alta mar y se interpusieron a las tempestades y percances que pudieran dar luz en el camino.

En la noche del 11 al 12 de Octubre, Colón y el marinero Pedro Gutiérrez divisaron una luz; en la madrugada siguiente, desde la Pinta, otro marinero: Juan Rodríguez de Triana, conocido luego como Rodrigo de Triana lanzó el ansiado grito de ¡Tierra!, primer anuncio del portentoso hecho: América había sido descubierta.

Colón creyó arribar la India, porque nunca pensó que existía un continente interpuesto entre Europa y Asia. Esta creencia se apoyaba en las medidas erróneas de Toscanelli, que concibió una Tierra más reducida y no tuvo los conocimientos trigonométricos necesarios, ni el ingenio de Eratóstenes, para medir el meridiano.

Luego de los descubrimientos, Colón regresó a España para volver con más preparación para explorar, denominar y poblar las tierras. Lo que se conoce como colonización.

Segundo viaje

El segundo viaje ya fue una expedición con fines colonizadores. Trece meses después de la primera partida hacia lo ignoto, salía de Cádiz la nueva expedición, compuesta de cerca de 1500 hombres y dotada de toda clase de especialistas. En los diecisiete barcos de esta nueva armada, de mucha más envergadura que la primera compuesta de 3 solamente, no sólo se embarcaron víveres y pertrechos militares, sino que también una cantidad de animales domésticos, semillas, plantas, instrumentos de labranza y mil baratijas destinadas al intercambio con los habitantes del nuevo mundo. La flota partió el 25 de setiembre de 1493 con al Maringalante, en la cual viajaba Colón. Llegaron a las Canarias y luego comenzaron la labor colonizadora.

Numerosos problemas se suscitaron en torno a las insurrecciones indígenas, que estallaban de vez en cuando. En las expediciones no se encontró un solo gramo de oro, y las malas lenguas empezaron a tildar a Colón como un impostor, ya que seguían afirmando que había desembarcado en las costas asiáticas y no en las de un continente nuevo.

Colón volvió a España a bordo del primer barco construido totalmente en tierra americana y el 11 de Junio llegó a Cádiz, donde 3 años antes había partido para las Indias. Se presentó ante el rey con sayal de franciscano, cuerda al cinto y pie desnudo. Tal indumento era el más adecuado y simbólico dada la gravedad de las acusaciones que pesaban sobre él.

Tercer Viaje: llegada de los Españoles a tierra firme

A pesar de que los resultados de los viajes todavía no eran halagüeños, se facilitó a Colón la posibilidad de organizar una tercera expedición, a la vez colonizadora y descubridora. En virtud de la Real Confirmación de las Capitulaciones de Santa Fe, firmada en Burgos el 24 de abril de 1497, Cristóbal Colón salió con seis naves de Sanlúcar de Barrameda el 30 de mayo de 1498, rumbo a las Canarias. El almirante separó allí tres naves que debían llevar auxilios y nuevos contingentes a La Española (Haití), y con las tres restantes se dirigió al sur. Descubrió el 31 de julio la isla que la llamó Santísima Trinidad. Continuó viaje hasta llegar a la desembocadura del Orinoco, donde adivinó hallarse frente a las puertas de un nuevo continente. Volvió más adelante a La Española, donde se ancló y tuvo conocimiento del descubrimiento de Santo Domingo, por Bartolomé Pinzón, en memoria de su padre.

Un descontento estalló, y el Almirante sofocó con dificultad, y motivó esto a que los Reyes enviaran a un comendador de Calatrava, Francisco de Bobadilla, en calidad de investigador oficial. Bobadilla llegó el 23 de agosto de 1500 y apresó a Colón y sus parientes, y los mandaron de vuelta a España. Los Reyes no fueron ingratos con Colón y lo recibieron con generosidad, sin tener en cuenta los cargos de su juez y a pesar de los errores de gobierno cometidos por el propio Almirante y sus dos hermanos.

Cuarto Viaje: descubrimiento de América Central

Se le concedió aún así a Colón un cuarto viaje, para el cual partió de Cádiz el 9 de mayo de 1502, con 4 naves y la prohibición expresa de tocar La Española. El nombramiento a favor de Nicolás de Ovando de gobernador general de la isla, violaba las Capitulaciones de Santa Fe, que concedían a la familia Colón los mayores privilegios de gobierno de las Indias.

Más adelante se dirigió hacia las costas ístmicas del mar del Caribe. Resultado del viaje: numerosos descubrimientos y también pérdidas. Algunas islas no pudieron ser colonizadas debido a la hostilidad de los indios.

El temporal retuvo a Colón más del tiempo deseado, y cuando cesó, la falta de víveres, la actitud de las tripulaciones, el mal estado de las naves y la precaria salud de los hombres, lo hizo retroceder al punto de partida. Colón enfermo y cansado, resolvió dirigirse de nuevo a Santo Domingo, reaprovisionar los barcos, repararlos y volver a España. El día 15 de agosto de 1504 consiguió hacerse a la Mar con rumbo a España, llegando un mes después, el 12 de setiembre en Sanlúcar de Barrameda.

Los cuatro viajes de Cristóbal Colón:

Finalmente Cristóbal Colón había entregado su alma un 20 de mayo de 1506, día de la Ascensión, pronunciando las palabras: "in manus tuas, Domine, commendo spiritum meum".

¿Porqué "América"?

La enorme extensión de los territorios costeros del norte de Colombia, Venezuela y el Brasil no fue descubierta ni explotada de manera continua y rápida. Antes, sin embargo, de reseñar las exploraciones por la Tierra Firme sudamericana, debemos conocer a Américo Vespucio (1454-1512), el florentino que dio nombre al Nuevo Continente.

Este apelativo se debió a su intuición, que le hizo darse cuenta de que no se trataba de Asia como creía Colón, sino de tierras nuevas. Vespucio no visitó las costas de este continente como jefe de expedición, sino que como otro miembro de las dirigidas por Ojeda, al servicio de España primero, y por Fernando de Noronha, a las órdenes del Rey de Portugal, después. Favoreció al florentino que sus comentarios y relatos, fueran tenidos en consideración por corresponsales de calidad Com o Soderini y los Médicis. Así en 1507, un mapa de Waldseemüller

daba a las nuevas tierras el nombre de América, que tuvo una aceptación universal.

Vídeos relacionados