Descartes: Estructura de la realidad

Tres sustancias. Dios. Pensamiento. Extensión

  • Enviado por: Manuel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad
publicidad

LA ESTRUCTURA DE LA REALIDAD: LAS TRES SUSTANCIAS

Descartes descubre una verdad: “pienso, luego existo”, criterio de toda verdad futura. Deduce de ella las demás ideas claras y distintas, que son “innatas”, y no son “adventicias”, ni “ficticias”. Estas ideas son: la idea de Yo pensante, la idea de Ser Perfecto y la idea de Extensión.

A éstas tres ideas las llama “sustancias” : “una cosa que existe y que no requiere más que de sí misma para existir” (referida a Dios). Descartes piensa que se debe aplicar de forma análoga: primero a Dios y después a las criaturas.

Lo que conocemos son atributos de las sustancias, con lo cual a cada sustancia le corresponde un atributo principal, que identificó luego con la sustancia misma: a la “res cogitans” el pensamiento, a la “res infinita” la perfección, u a la “res extensa” la extensión.

1.- LA SUSTANCIA INFINITA: DIOS.-

Descartes ha descubierto un criterio de verdad, pero tal criterio no se puede aplicar directamente, porque puede haber un dios que me engañe acerca de mis propias evidencias. Por tanto tiene que recurrir y probar la existencia de un Ser Perfecto y Veraz que me garantice la correspondencia entre mis ideas y su existencia real. En las tres pruebas se parte de la Idea de Dios como un ser perfecto.

a) Yo tengo la idea de Dios como ser perfecto, pero yo soy finito; y como lo más no puede provenir de lo menos, sólo una sustancia infinita puede ser la causa de la idea de ser infinito que hay en mí.

b) La segunda prueba

c) La tercera prueba, “argumento ontológico”. Tengo la idea de un ser sumamente perfecto. Su existencia es inseparable de su esencia, como es inseparable de la esencia de un triángulo el cual la suma de sus tres ángulos sea igual a dos rectos.

2.- LA SUSTANCIA PENSANTE.-

Según Descartes, si yo soy una sustancia “cuya naturaleza toda es pensar” y si el cuerpo no piensa, parece seguirse que puede concebir el pensamiento como distinto e independiente del cuerpo.

Esta independencia plantea a Descartes el problema de la comunicación de las sustancias. Pero como quiera que hay una relación entre ellos, Descartes encontró un punto de interacción en la glándula pineal situada en el cerebro.

3.- LA SUSTANCIA EXTENSA.-

La única idea clara y distinta que compete a los cuerpos es la de extensión, es decir, la de tener figura, número, cantidad y partes componentes.

Los cuerpos humanos no se diferencian de los animales, no tienen alma, son autómatas, combinaciones de partes extensas en movimiento.

La idea de reducir los cuerpos a la cualidad de la extensión tiene algunas consecuencias en la física y no sólo en la fisiología o en la psicología cartesianas. Descartes da por primera vez una definición rigurosa y explícita del principio de inercia. Por otra parte no admite la existencia del vacío: El movimiento es siempre un desplazamiento local de partículas, se mantiene constante a través de los choques e interrelaciones en el conjunto del universo.

Pero la física de Descartes, aunque errónea, dio lugar a una mentalidad científico-filosófica, el mecanicismo, que tendrá gran importancia en el desarrollo del pensamiento científico.