Descartes

Filosofía moderna. Racionalismo. Método cartesiano. Sustancia. Duda. Dios. Sabiduría

  • Enviado por: Alberto
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas
publicidad

DESCARTES

1. SIGNIFICADO DE LOS SIGUIENTES TÉRMINOS, ENUNCIADOS Y EXPRESIONES.

1.1. TÉRMINOS

-RACIONALISMO:

Se considera esta corriente como la primera corriente filosófica de la modernidad. Considera la razón como la única fuente válida de conocimiento y aquella que es capaz de llegar a comprenderlo todo.

Tiene su precedente en el esfuerzo de ciertos filósofos por penetrar racionalmente en los misterios de la fe. En este sentido, el misticismo especulativo de finales de la Edad Media puede considerarse como el origen del racionalismo.

Descartes es considerado como el padre del racionalismo.

-MÉTODO:

Conjunto de reglas ciertas y fáciles... que conducen al conocimiento verdadero de todo lo que el hombre es capaz de conocer.

El Método en Descartes no es solamente una estructura formal de la razón, sino que de él ha de derivar el contenido “puro” de la misma por el mero hecho de la sujeción rigurosa a sus principios. Este aspecto es el que le confiere su carácter de modernidad.

El Método está basado en el análisis y la intuición racional.

Descartes establece que se debe proceder con un Método que, como ya hemos dicho, se atenga a las reglas bien establecidas que han de respetarse siempre. Estas son:

-Evidencia:

No aceptar como cierta ninguna cosa que no sea clara y distinta:

-Clara: la idea o percepción no debe ofrecer ningún tipo de dudas.

-Distinta: la percepción o idea que no se confunda con otra.

-El análisis:

Reduce lo complejo a elementos más simples para que estos puedan ser aceptados como intuiciones o verdades indudables.

-Síntesis:

Relaciona los elementos más simples, aceptados sin ninguna duda posible, para construir ideas más complejas. La deducción habrá de fundamentarse en intuiciones sucesivas.

-Recuentos o enumeraciones generales:

Controla o comprueba todos los pasos que se han dado en las operaciones anteriores.

El criterio universal de todo conocimiento verdadero consiste en la evidencia intuitiva de ideas claras y distintas. Toda realidad de hecho y toda verdad debe fundamentarse en la intuición simple, clara y distinta. Habrá que buscar por tanto un punto de partida totalmente cierto. Esto lleva a Descartes a la duda metódica.

- SUSTANCIA:

Es aquello que existe por sí mismo independientemente de todo otro ser. Es lo mismo que realidad (res = cosa, = realidad = sustancia). Es una existencia completa que no necesita de nada ni de nadie, sino de sí misma para existir. Esencia es el conjunto de características que forman el ser de una sustancia. Descartes toma la esencia como aquello por lo que una cosa es lo que es y la distingue de los demás. Aquí se habla de la naturaleza del alma y del pensamiento como sustancia pensante, independiente del cuerpo.

-PENSAMIENTO:

Es el atributo principal de la sustancia espiritual. Y una sustancia que piensa no es otra cosa que una sustancia que duda, entiende, concibe, afirma, quiere, no quiere, imagina y siente. Los pensamientos son cada una de las actividades concretas u operaciones psíquicas de la sustancia pensante.

-EXTENSIÓN:

Es el atributo de los cuerpos. Así, el cosmos tiene para Descartes explicación mecanicista.

-IDEA:

Es una forma de pensamiento desprovista de toda materialidad, son plenamente espirituales, son captadas de forma inmediata, son reales y tienen un valor representativo al ser imágenes de cosas. Son modos de pensar.

Es el objeto del pensamiento. En ella se distingue el acto mental y la realidad objetiva. Hay tres tipos de ideas:

-innatas: son las que nacemos con ellas, son las más fiables. Estas reproducen fielmente la realidad y permiten captarla tal cual es. Se caracterizan por poseer las propiedades de claridad y distinción.

-adventicias o adquiridas: son las que provienen de las percepciones sensibles y son las menos fiables.

-ficticias o facticias: provienen de la acción de la fantasía sobre los datos sensibles.

-CERTEZA:

Adhesión firme de la mente a una proposición. Certeza subjetiva: conocimiento claro y distinto de alguna verdad; certeza objetiva: el valor de la cosa en sí, al margen de lo que cada uno conozca. Descartes distingue la certeza moral de la metafísica: la primera, da su asentamiento a una verdad probable; la metafísica, sólo se da ante una proposición evidente. Es un conocimiento que proporciona seguridad absoluta al entendimiento. El criterio de certeza se lo da la primera verdad: son verdaderas aquellas cosas que percibimos con gran claridad y distinción.

-EVIDENCIA:

Es una idea clara y distinta (claridad + distinción = evidencia); se toma como criterio de verdad de una proposición teórica; es una propiedad de las ideas que se da en la intuición y su modelo es la evidencia matemática (2 + 2 = 4); la evidencia es la base de la demostración de la existencia de Dios; en Dios está la garantía de la evidencia.

1.2 EXPRESIONES

- GENIO MALIGNO:

Es una especie de espíritu que se inventa Descartes para poder extender la duda a ámbitos insospechados; equivale a suponer esto: tal vez mi entendimiento es de la naturaleza que se equivoca necesariamente y siempre cuando piensa captar la verdad.

Para Descartes el genio maligno es un Dios engañador que nos haga de verdad cuando hay error.

-LUZ NATURAL:

Cuando algo se observa bajo la luz natural significa que es indudablemente cierto, es decir, evidente.

Intuición racional, ideas innatas.

Es lo mismo que razón, como la única facultad o potencia para distinguir lo verdadero de lo falso.

- IDEA CLARA Y DISTINTA:

Le evidencia con que se representa el “Piensa, luego soy” le proporciona a Descartes el criterio de certeza; “las cosas que concebimos muy clara y distintamente son todas verdaderas...”

Es claro todo aquello que se presenta a mi espíritu de forma transparente, nítida, evidente. Distinto es aquello que además de claro se presenta independiente y no necesita apoyarse en ninguna otra cosa.

Estarán legitimadas todas las ideas que presenten tales características.

-IDEAS INNATAS:

Son aquellas que nacemos con ellas (propiedad del alma), son las más fiables. Reproducen fielmente la realidad y permiten captarla tal cual es.

-REALIDAD OBJETIVA:

Es la que corresponde a las ideas en cuanto son representadas de las cosas u objetos; es la entidad de una cosa que tiene su representación en la idea.

-SUSTANCIA PENSANTE:

Res cogitans, también llamada la sustancia o el yo como realidad pensante. Ya hemos hablado de ella. Es la única evidente. Descartes llega a ella al darse cuenta que sólo por pensar, ya está demostrando que existe. Pensando no demuestra la existencia de la “res cogitans”: la intuye. De esta manera, pensar y existir se identifican en el racionalismo.

El “Yo pienso”:

-Sintetiza todas las actividades humanas.

-Expresa una realidad, llamada sustancia pensante.

-SUSTANCIA EXTENSA:

El mundo. Una vez demostrado que Dios no permitirá que las ideas evidentes del mundo en mi pensamiento sean falsas, vemos que el mundo se nos presenta como extensión.

Como el mundo se presenta en extensión, la esencia de las cosas materiales es la extensión y los modos de extensión. La extensión es así la tercera sustancia.

De esta afirmación se deriva que:

-La continuidad de la materia divisible hasta el átomo Dios es la causa de movimiento en el universo. El conserva esta cantidad de movimiento (principio de inercia del que se derivan las leyes del choque).

-Sustitución de las causas finales por las causas eficientes.

-El mecanicismo, tanto biológico como en los fenómenos naturales.

Es el origen del concepto del Universo como un gran engranaje, y de esta manera se da un paso hacia delante superando la concepción del Universo como un gran ser viviente.

1.3 ENUNCIADOS

-”PIENSO LUEGO, EXISTO”

Es la máxima expresión del racionalismo y la primera verdad indudable del cartesianismo. Ser y pensar se identifican. Descartes encuentra aquí su punto de partida. Esta afirmación es totalmente cierta puesto que el hombre, a medida que duda de su propia existencia, está pensando, y de este modo afirmando su existencia. El hombre tiene así conciencia de su pensamiento e intuición de su existencia.

-”POR DIOS ENTIENDO UNA SUSTANCIA INFINITA”

Es la definición del Dios cartesiano basada en lo que ha podido demostrar mediante la razón.

Hay una única sustancia infinita que es Dios, (res cogitans infinita).

Es el único ser donde se da el pensamiento infinito.

-”¿LA DUDA DE DESCARTES ES REAL O FICTICIA?”

El afán cartesiano de obtener seguridad y firmeza absoluta en sus conocimientos, le lleva a dudar de todo lo que no se presente como evidencia. La acción de dudar no es escepticismo, no es una actitud de su espíritu, sino un momento de su proceso mental. Su duda, por tanto, es temporal, ficticia y se adopta solamente como medio para conseguir el fin de la evidencia de la que no puedo dudar.

-“YO SOY, YO EXISTO “

Es un refuerzo de la primera verdad de lo que tiene evidencia por que yo existo pensando y yo pienso existiendo.

-“HAY UN DIOS QUE TODO LO PUEDE “

Atributo de Dios. Dios es omnipotente, lo dice después de formular la existencia, lo puede todo al haberlo formado todo.

2. TEMA DE COMPOSICIÓN: METODO Y REALIDAD EN LA FILOSOFÍA RACIONALISTA

INTRODUCCIÓN

Descartes es considerado como el máximo exponente de la filosofía racionalista, además del primer hombre de la modernidad.

Todo su pensamiento está al servicio de una sola idea: garantizar la unidad y la fiabilidad del pensamiento humano. Rechaza por completo toda verdad anterior basada en el principio de autoridad. Adopta el rigor matemático como ideal para llegar al verdadero conocimiento.

EL METODO

El Método de Descartes no es solamente una estructura formal de la razón sino que se ha de derivar el contenido “puro” de la misma por el mero hecho de la sujeción rigurosa a sus principios. Este aspecto es el que le confiere su carácter moderno.

Descartes establece que se debe proceder con un Método que, como ya hemos dicho, se atenga a las reglas bien establecidas que han de respetarse siempre. Estas son:

-Evidencia:

No aceptar como cierta ninguna cosa que no sea clara y distinta:

-Clara: la idea o percepción no debe ofrecer ningún tipo de dudas.

-Distinta: la percepción o idea que no se confunda con otra.

-El análisis:

Reduce lo complejo a elementos más simples para que estos puedan ser aceptados como intuiciones o verdades indudables.

-Síntesis:

Relaciona los elementos más simples, aceptados sin ninguna duda posible, para construir ideas más complejas. La deducción habrá de fundamentarse en intuiciones sucesivas.

-Recuentos o enumeraciones generales:

Controla o comprueba todos los pasos que se han dado en las operaciones anteriores.

El criterio universal de todo conocimiento verdadero consiste en la evidencia intuitiva de ideas claras y distintas. Toda realidad de hecho y toda verdad debe fundamentarse en la intuición simple, clara y distinta. Habrá que buscar por tanto un punto de partida totalmente cierto. Esto lleva a Descartes a la duda metódica.

DUDA METÓDICA.

Esta actitud llevará a Descartes a establecerse en una duda generalizada que es la duda metódica, pero que no le lleva al escepticismo. “Allí donde encuentre una verdad sobre la que no pueda dudar sobre ella edificaré todo mi pensamiento”.

Comienza por verdades evidentes y simples, rechaza los sentidos ya que a veces nos engañan y establece la existencia de un Dios engañador que nos haga ver verdad donde hay error.

PRIMERA VERDAD: RES COGITANS.

A pesar de estas dudas encuentra algo evidente: “Pienso, luego existo” (cogito ergo sum).

El propio sujeto, dudando, está demostrando esta afirmación. Es pues nuestra propia existencia aquella que se da como indudable. El hecho de pensar y existir se dan simultáneamente, se identifican. No deduzco la existencia, sino que la intuyo en el mismo acto de pensar.

El “Yo pienso”, sintetiza toda actividad humana, expresa una realidad, una sustancia pensante, un yo sustancial pensante.

Este “yo” como sustancia pensante es la primera sustancia que descubro, y a partir de esta descubriré otras más: Res extensa y Res infinita.

SUSTANCIA.

Descartes concede a toda realidad el carácter de sustancia. La sustancia es lo que existe de tal manera que o ha necesitado de otra para existir.

CRITERIO DE CERTEZA.

La evidencia de la primera verdad hace que Descartes establezca el criterio de certeza que dice “las cosas que concebimos muy clara y distintamente son todas verdaderas”.

Distingue así tres clases de ideas:

-innatas: son las que nacemos con ellas, son las más fiables. Estas reproducen fielmente la realidad y permiten captarla tal cual es. Se caracterizan por poseer las propiedades de claridad y distinción.

-adventicias o adquiridas: son las que provienen de las percepciones sensibles y son las menos fiables.

-ficticias o facticias: provienen de la acción de la fantasía sobre los datos sensibles.

De las tres, sólo las innatas tienen evidencia perfecta, ya que pertenecen a la esencia de la sustancia pensante.

DIOS: RES INFINITA.

Para encontrar un punto de enlace entre el yo y el mundo exterior, vuelve al punto de partida.

Idea de perfección: en el acto de dudar encuentra la idea de perfección, y al preguntar por su origen encuentra a Dios como causa única de tal idea y causa de todo lo que hay.

Idea infinita: esta junto con la de perfección debe provenir de un ser perfecto e infinito que es Dios

Idea de causalidad: nada existe sin una causa adecuada.

Acaba con la idea de Dios engañador, ya que un ser perfecto no puede engañar. Es un Dios veraz “Deux ex machina”.

Dios crea al mundo por un acto de voluntad infinitamente libre.

RES EXTENSA.

Como Dios es veraz, no puede permitir que las ideas en mi pensamiento aparecen como evidentes en el exterior sean falsas. Y entre estas ideas el mundo aparece bajo la idea de extenso. Luego el mundo debe aparecer como una realidad o sustancia externa. Ello quiere decir que la esencia de lo material habrá de ser la extensión y los modos de extensión.

La extensión constituye así la tercera de las sustancias.

De esta afirmación se deriva que:

-La continuidad de la materia divisible hasta el átomo. Dios es la causa de movimiento (principio de inercia del que se derivan las leyes del choque).

-Sustitución de las causas finales por las causas eficientes.

-El mecanicismo, tanto biológico como en los fenómenos naturales. Es el origen del concepto del Universo como un gran engranaje.

ANTROPOLOGÍA

La distinción entre alma y cuerpo, consecuencia de la división “sustancia pensante” y “sustancia extensa”.

La sustancia es lo que existe de tal manera que o ha necesitado de otra para existir.

Las sustancias creadas sólo necesitan del poder divino para existir.

El hombre es el único ser donde se identifican sustancia pensante y extensa: cuerpo y alma.

El alma informa a todo el cuerpo pero tiene su sede en el cerebro, en la glándula pineal.

3. COMPARA LAS PRUEBAS CARTESIANAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS CON LAS PRUEBAS TOMISTAS. SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS.

Semejanzas.

Descartes demuestra la existencia de Dios por medio de tres de las cinco pruebas que utiliza Santo Tomás, estas son:

-Prueba de la causalidad: nada existe sin una causa adecuada, cuya mete es la causa incausada que es Dios.

-Prueba de perfección: cuya meta es el ser perfectísimo, que es Dios.

-Prueba de infinitud: tiene que existir un Dios que sea infinito.

Diferencias.

Las pruebas de Santo Tomás son pruebas a posteriori, es decir, proceden del efecto a la causa que se desea conocer.

Parten de una punto de partida (efecto): mundo sensible, para llegar

a una meta que es la existencia de Dios.

Mientras, las pruebas de Descartes son a priori, pues él demuestra la existencia de Dios con el innatismo (las ideas innatas). Esas ideas innatas han tenido que ser puestas en las personas por alguien, por tanto las conocemos de antemano, son entonces apriori.

4. COMPARA LA CONCEPCIÓN ANTROPOLÓGICA DE DESCARTES CON LA DE PLATÓN. SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS.

Ambos consideran que el hombre está compuesto de cuerpo y alma, para Platón el cuerpo pertenece al mundo sensible pero lo más importante para él es el alma ya que proviene del mundo de las ideas y sólo importa lo que provenga de ese mundo, para Descartes el cuerpo es extensión y el alma es pensamiento, para este el alma informa a todo el cuerpo pero tiene su sede principal en el cerebro.

5. DESCARTES ES EL PRIMER HOMBRE MODERNO. RAZÓNALO.

Descartes es el primer hombre moderno por las siguientes razones:

1. Reúne todas las condiciones de un hombre plenamente moderno: filósofo, matemático y físico.

2. Está dispuesto a leer en el libro de la Naturaleza pero no para contemplarla, sino para dominarla (actitud moderna).

3. De la observación (experiencia), tomará los datos con los que elaborará racionalmente (teoría) una explicación de la realidad (experimentación).

4. Defiende que la razón es capaz de llegar a comprenderlo todo.

5. Tiene afán de libertad sobre el principio de autoridad.

6. Toma las matemáticas como método de saber racional.

6. CARACTERÍSTICAS Y OBJETIVO QUE PERSIGUE EL MÉTODO CARTESIANO.

El Método pretende dominar al mundo mediante el saber.

El Método es la garantía para llegar al conocimiento. Está basado en dos principios fundamentales: el análisis e intuición racional.

Pretende con este evitar los errores que le enseñaron en la escolástica la cual era plural, dispersa y poco fiable pues acudía a argumentos de autoridad.

Toma para ello las matemáticas pues garantizan, por evidente, el punto de partida, establecen la deducción como proceso de enlace entre sucesivas tesis que se relacionan en una estricta conexión necesaria y ambos momentos culminan en una única verdad o intuición única de carácter exclusivamente racional.

Todo método riguroso ha de constatar de:

1. Evidencia

2. Análisis.

3. Síntesis.

4. Recuentos o enumeraciones generales.

Debido a esto Descartes se establece en una duda metódica como método para descubrir la verdad.

7. EXPLICA LA IMPORTANCIA DEL INNATISMO EN DESCARTES.

Para Descartes las ideas innatas (propiedad del alma, nacemos con ellas y son las más fiables) reproducen fielmente la realidad y permiten captarla tal cual es. Se caracterizan por tener las propiedades de claridad y distinción.

Descartes demuestra la existencia de Dios mediante el innatismo (las ideas innatas).

Esas ideas innatas han tenido que ser puestas por alguien y así explica que ese alguien es Dios.

8. ¿POR QUÉ NECESITÓ DESCARTES DE DIOS EN SU TEORÍA GNOSEOLÓGICA?. RAZONA TU RESPUESTA.

Para salir del solipsismo en el que había quedado encerrado, Descartes necesitaba tras tener la primera verdad evidente saber lo que hay fuera de él (res extensa), necesitaba un punto de enlace, que tuviera garantía, entre el yo y el mundo exterior.

Cuando vuelve de nuevo a la duda generalizada encuentra unas cuantas verdades que le hacen descubrir a Dios como punto de enlace entre el yo y el mundo.

Demuestra la existencia de Dios.

Dios no puede engañarse ni engañarme, por tanto esto me garantiza el que yo pueda conocer lo que hay fuera de mí.

9. EXPLICA EN QUE CONSISTE EL MECANICISMO CARTESIANO.

La esencia del cuerpo es la extensión, los cuerpos son sólo materia y la materia es extensión, pero no hay que confundirlo con la materia de Aristóteles. ¿Cómo explica el movimiento de los cuerpos?. El movimiento es una cualidad que acompaña a los cuerpos y se debe a la acción creadora de Dios. Este creó las cosas y las puso en movimiento y este movimiento inicial se transmite de unos cuerpos a otros por choques entre átomos. Para Descartes los cuerpos como consecuencia del movimiento son simples máquinas, esta doctrina se llama mecanicismo.

10. RESUMEN DE LAS TRES PRIMERAS MEDITACIONES METAFÍSICAS.

PRIMERA MEDITACIÓN

“En la primera, propongo las razones por las cuales podemos dudar en general de todas las cosas, y en particular de las cosas materiales, al menos mientras no tengamos otros fundamentos de las ciencias que los que hemos tenido hasta el presente. Y, aunque la utilidad de una duda tan general no sea patente al principio, es sin embargo, muy grande, por cuanto nos libera de toda suerte de perjuicios, y nos separa un camino muy fácil para acostumbrarse a nuestro espíritu a separarse de los sentidos, y, en definitiva, por cuando hace que ya no podamos tener duda alguna respecto de aquello que más adelante descubramos como verdadero”.

SEGUNDA MEDITACIÓN

“En la segunda, el espíritu, que, usando de su propia libertad, supone que ninguna cosa de cuya existencia tenga la más mínima duda existe, reconoce ser absolutamente imposible que él mismo, sin embargo, no exista. Lo cual es también de gran utilidad, ya que de ese modo distingue fácilmente aquello que le pertenece a él, es decir, a la naturaleza intelectual, de aquello que pertenece al cuerpo (...) Se requiere en orden al conocimiento de la inmortalidad del alma es formar de ella un concepto claro y neto, y enteramente distinto de todas las cosas que concebimos clara y distintamente son verdaderas tal y como las concebimos: lo que no ha podido probarse hasta la cuarta meditación”.

Llegado a este punto, en la 2ª Meditación Metafísica, Descartes aplica la duda a la propia duda. Y es entonces cuando encuentra un elemento que prevalece a la duda. Si dudo que dudo es indudable que sigo dudando. El hecho de dudar, aunque me esté engañando, siempre puedo tener la certeza de que estoy dudando. Y dudar o engañarse implica necesariamente que estoy pensando; y si estoy pensando es indudable que estoy existiendo. Por tanto estamos ante la primera verdad indubitable, la de mi propia existencia como verdad pensante, a partir de la cual va a construir todo el conocimiento:

Pienso, luego existo (Cogito, ergo sum)

Ya en su tiempo Descartes recibió la objeción de que el cogito era la conclusión de un silogismo -a los que precisamente Descartes quiere evitar en su intento de ruptura con la filosofía medieval- cuya premisa mayor (sobreentendida) sería "todo lo que piensa existe", la premisa menor "yo pienso", y la conclusión "yo existo".

Pero Descartes no aceptó este planteamiento, ya que, según él, "cuando alguien dice pienso, luego existo, no infiere su existencia del pensamiento como si fuese la conclusión de un silogismo, sino como algo notorio por sí mismo, contemplado por simple inspección de espíritu. Ello es evidente, pues, si la dedujese mediante un silogismo, tendría que haber establecido antes esta premisa mayor: todo lo que piensa es o existe. Y, muy al contrario, a esto último llega por sentir él mismo en su interior que es imposible que piense si no existe." Conviene resaltar como aquí Descartes señala que la idea de existencia es verdadera porque se le manifiesta al espíritu "como algo notorio por sí mismo". Este va a ser, como veremos en el siguiente apartado, el criterio de verdad defendido por Descartes.

TERCERA MEDITACIÓN

“En la tercera meditación, me parece haber explicado bastante por lo extenso el principal argumento del que me sirvo para probar la existencia de Dios (...) Así, por ejemplo, es bastante difícil entender cómo la idea de un ser soberanamente perfecto, la cual está en nosotros, contiene tanta realidad objetiva (es decir, participa por representación de tantos grados de ser y de perfección), que debe venir necesariamente de una causa someramente perfecta (...) es imposible que la idea de Dios que está en nosotros no tenga a Dios mismo por causa”.