Desarrollo y Capacitación en la organización

Política de empresas. RRHH (Recursos Humanos). Personal. Motivación. Sistemas. Obsolescencia. Ignorancia

  • Enviado por: GuFo SeRaLe
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

DESARROLLO EN LA ORGANIZACIÓN

El crecimiento de la empresa es una fuerza existencial, y solo en el caso de que sea planeada y encauzada debidamente llevara el nombre de autentico desarrollo, de un desarrollo integral; de otra manera, será un crecimiento canceroso, y por tanto nocivo por la persona y para la propia empresa. Lo anterior implica una empresa educativa, y por tanto un plan sistemático, de capacitación que abarque a toda la empresa.

Muchos de los diferentes problemas parecidos por una organización -tanto de tipo humano como técnico- normalmente no se resuelve con la oportunidad y la eficacia necesarias. Las razones son diversas y se agrupan principalmente en dos:

  • Los problemas se desconocen, ignoran, o bien no están claramente definidos, y por tanto su planteamiento y solución no son adecuados.

  • Los problemas se conocen claramente, pero la actitud de los ejecutivos y el ambiente cerrado de la empresa no permite que se resuelva. Es entonces la clásica actitud de eludir el conflicto, de negar la necesidad del cambio y, por lo tanto, de aceptar y soportar y promover ineficiencia administrativa llamada burocracia en sentido peroyativo.

  • La capacitación es un medio formidable para encauzar al personal de una empresa logrando una autentica auto motivación e integración. Esto solo es posible si la educación que se imparte es integral, pues solo así ubicarla y desarrollará al empleado cualquiera que sea su nivel y área de trabajo, como un miembro responsable del conglomerado social al que pertenece.

    En este orden de ideas, dos son los fines básicos en la capacitación de una empresa:

  • Promover el desarrollo integral del personal y, por tanto, el desarrollo de la empresa.

  • Lograr el conocimiento técnico especializado, necesario para el desempeño eficaz del puesto.

  • OBSOLESCENCIA E IGNORANCIA.

    Basta contemplar el panorama nacional e internacional para aceptar la existencia de de dos grandes enemigos del hombre, de su avance social, moral, técnico y profesional, al saber:

    • La ignorancia

    • La obsolescencia

    El primero, como la falta total o parcial de conocimiento sobre cualquier aspecto o tema, que mantiene al hombre en una ceguera triste e infrahumana, que lo aleja de oda ubicación en el ámbito social y en el campo en que se desarrolla dicha persona. Los resultados de la persona son aceptados unánimemente como funestos: frustración enfermedad alineación y lo que es más trágico una paulatina y creciente d3eformacionj de la naturaleza humana. Ser ignorante es estar ciego; en cierto grado equivalente a “no ser integralmente hombre”.

    El momento actual que es de cambio s constantes y de adelantos, sobre todo en el aspecto tecnológico, necesita más todavía de la función educativa. Por un lado para mantener al día a la persona y, por otro, verdaderamente importante, para señalarle una escala de valores que le permita tener una sana concepción del mundo, de su trabajo y desde luego de si mismo.

    El segundo gran enemigo es la obsolescencia, cabe decir que aunque guarda gran similitud con la ignorancia, se trata de fenómenos diferentes. Creemos necesario señalar que la obsolescencia la situación que resulta de poseer un conocimiento atrasado, inservible, un conocimiento que estrictamente no puede orientarse hacia productivos resultados. El no estar actualizado es tan dañino como permanecer en la ignorancia

    Se dice que el hombre duplica los avances que realizo, que un profesionista cualquiera, al año o dos años de haberse graduado, ya no esta totalmente al día. Todo esto implica un constante y sistemático apego al estudio formal, en principio, y también a la lectura y estudio informal y, en general, a cualquier forma educativa. Aquel que no quiera permanecer obsoleto, tiene necesariamente que ser amigo de la educación.

    SISTEMAS DE CAPACITACIÓN.

    Debemos decir que la capacitación es función de línea es decir, el principal responsable de la capacitación del personal es el jefe directo. La capacitación debe entenderse en dos aspectos fundamentales, a saber:

    La capacitación en aulas.

    Es la que se imparte en un centro establecido a propósito, y con un cuerpo de instructores especializados; conocidas también como capacitación del personal es el jefe directo. La capacitación debe entenderse en dos aspectos fundamentales a saber:

    La capacitación en el trabajo.

    Entendida como aquellas actividades que directamente relacionadas con el trabajo cotidiano, sistemático y transformado en un entrenamiento permanente. En este caso, la ayuda de los instructores del centro de capacitación es clave, pero es mas importante aun el compromiso que el jefe debe tener al respecto; en síntesis, todo jefe debe ser líder en materia de capacitación y desarrollo. Aquí hacemos nuevamente mención de del papel trascendente que desempeña todo jefe o líder como corresponsable del entrenamiento de su personal.

    De las dos formas anteriormente señaladas, la primera, es decir la capacitación en aulas, ha cobrado hasta el momento más énfasis y práctica. Debemos hacer hincapié en que la capacitación permanente en el lugar de trabajo, es de igual importancia.

    Por desgracia, todavía hay algunos que piensan que la capacitación es un gasto inútil y superfluo, sin entender ni aceptar que se trata de una de las mejores inversiones que toda empresa puede realizar y que reditúan en resultados concretos a diferentes plazos.

    Respecto de la capacitación y de la empresa, se debe tener en cuenta que toda la organización es responsable del éxito de la función de capacitación, no sólo el directamente responsable, es decir, el jefe de la unidad, lo es estrictamente, pues si éste carece del apoyo y solidaridad del resto de la organización, por mas que se realicen esfuerzos nunca se lograran buenos resultados.

    Cabe mencionar por ejemplo, que la política de algunas empresas en el sentido de que los empleados y ejecutivos, especialmente los técnicos y de gran experiencia tienen el deber de ser instructores. Sin perjuicio de lo anterior, debe asentarse otra ves el principio de que la capacitación es función de línea, es decir un ejecutivo o jefe es responsable, primariamente, de que su personal este debidamente adiestrado, capacitado y desarrollado.

    Entrenamiento o capacitación individual.

    El entrenamiento individual intenta proporcionar a una sola persona, es decir en forma individual, los conocimientos, experiencias y habilidades que son necesarios para que desempeñe mejor su puesto.

    Lecturas, cursos, entrevistas, visitas y viajes son, entre otros los medios más recomendables para este tipo de formación.

    Capacitación externa.

    Debido a sus limitaciones que una empresa debe tener- pensamos que esta no es suficiente- y que requerirá la ayuda de otras instituciones educativas para responder a sus necesidades. Algunas empresas por tanto envían a sus empleados a tomar cursos fuera. Por esto, en México están teniendo un interesante desarrollo ente tipo de instituciones, pues existen muchas empresas que no pueden costear sus propios centros de capacitación.