Desarrollo socioafectivo

Psicosociología. Proceso de socialización. Entornos: familiar y escolar. Teoría del apego. Bowlby. Conducta. Factores y tipos

  • Enviado por: Julián
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Desarrollo socioafectivo.

Tema 1.

Aproximación al estudio del desarrollo socioafectivo.

  • Elementos para la comprensión del proceso de socialización.

  • Los niños están predispuestos para la interacción, esta precocidad es una variable básica para la interacción. Los bebés desde muy pequeños muestran preferencia por los estímulos sociales: personas, rostro humano, sonidos...

    Los adultos son hábiles para atribuir significado e intencionalidad a la conducta del niño.

    Muchas de las habilidades sociales necesarias para la adaptación comienzan a desarrollarse muy pronto. Estas primeras adaptaciones ocurren en el seno de la familia, así cuando el niño llega a la escuela ya tiene un bagaje social. La imagen que el niño construye de si mismo va a estar mediada por la historia inicial de las relaciones con los otros.

  • El entorno familiar y escolar como ámbitos de estudio preferentes.

  • La familia es el contexto de socialización del ser humano y es un entorno constante en la vida de las personas, a lo largo del ciclo vital se irá solapando con otros entornos: escuela, amigos...

    Es en el marco familiar donde se establecen las primeras interrelaciones y los primeros cambios comunicativos; el niño internalizará las normas del comportamiento social.

    Se espera que la familia propicie un clima de seguridad emocional.

    Si se entiende a la familia como un subsistema de la sociedad, la familia actuara como filtro de actitudes, normas e ideas del grupo social al que pertenece.

    La familia va a aportar elementos de construcción a los individuos en tres áreas:

    • Comportamientos sociales (afecto, desarrollo emocional...)

    • Aprendizajes básicos.

    • Sistema de control de comportamiento (disciplina, normas, valores..)

    La familia va a mantener interacciones muy intensas entre sus componentes, relaciones y roles que cambian con el paso del tiempo. La familia se tiene que adaptar a las normas sociales.

      • El segundo contexto de socialización es la escuela. En la escuela el niño va a permanecer de forma continuada durante muchos años en contacto con otros niños diferentes a la familia. Las relaciones en la escuela tienen un carácter diferente que las relaciones familiares. Entre ambos contextos debe darse una transferencia para facilitar el desarrollo emocional.

  • La aproximación contextual y metodologica al estudio del desarrollo social y afectivo.

  • Actualmente se trata de estudiar al niño en sus comportamientos diarios, en los lugares y tiempos donde se produce la vida real, lo que llamamos escenarios de desarrollo. Para la realización de estos estudios se utilizan métodos ecológicos de aproximación que sean respetuosos con los fenómenos de la vida del niño, sobretodo se utiliza la metodología observacional.

    Perspectiva del estudio de contextos, desde esta perspectiva estudiamos al niño en los lugares cotidianos donde se desarrolla la conducta. Estos contextos se denominan escenarios de desarrollo.

    Se han ido desarrollando métodos de acceso al comportamiento de manera espontánea, utilizando metodología observacional en lugares naturales.

    El contexto se entiende como una entidad formada por individuos y ambiente.

    El modelo ecológico más difundido es el propuesto por Bronfenbrenner teoría ecológica de sistemas, que ofrece un marco conceptual y metodológico para el estudio del desarrollo en un contexto. Pretende estudiar la conducta humana tal y como se produce en los contextos naturales. Bronfenbrenner concibe el ambiente como una disposición de estructuras seriadas e interdependientes unas de otras. Lo más importante del ambiente no son las propiedades físicas, sino el ambiente percibido, el significado que adquiere el ambiente por las personas que perciben.

    Identifica cuatro niveles de ambiente ecológico:

    • Microsistema: entornos en los que una persona actúa directamente, está caracterizado por tres aspectos:

  • Actividades que realizan las personas implicadas.

  • Roles o funciones sociales que se ponen en juego.

  • Relaciones que mantienen entre sí.

  • Patrón de actividades, roles y relaciones interpersonales que la persona en desarrollo experimenta en un entorno determinado, con unas características físicas y materiales particulares. Es conveniente que el niño sea expuesto a una diversidad de roles sociales y que a su vez pueda experimentar diversos roles y funciones sociales.

    • Mesosistema: comprende las interrelaciones de dos o más entornos en los que la persona actúa activamente (familia>escuela>amigos), es un sistema de microsistemas. Su potencial evolutivo aumenta proporcionalmente al grado de vinculación mayor entre los entornos que lo integran.

    • Exosistema: compuesto por aquellos entornos que no incluyen a la persona en desarrollo como participante activo pero en ellos se producen hechos que afectan a lo que ocurre en el entorno de la persona.

    • Macrosistema: conjunto de creencias, actitudes, tradiciones, valores, leyes que caracterizan la cultura o subcultura de la persona en desarrollo. Es el más estable y su influencia sobre los otros es importante.

    La familia aporta:

    • Primeras relaciones interpersonales e intercambios comunicativos.

    • Seguridad emocional.

    • Comportamientos sociales.

    • Aprendizajes básicos.

    • Control del comportamiento.

    Tema 2.

    Seguridad y apego en la primera infancia. Nacimiento y evolución de los vínculos afectivos.

  • La teoría del apego: de la interacción a la primera relación afectiva.

  • La teoría del apego es por primera vez formulada por Bowlby en los años 50 dentro del marco de la etología, después estas formulaciones han sido ampliadas por Shaffer, Ainswort... La teoría del apego defiende, que al igual que los animales, los seres humanos nacemos con un repertorio de disposiciones conductuales propias de la especie que promueven el vínculo afectivo entre el niño y los cuidadores. Los niños nacen programados para vincularse, también los adultos están biológicamente programados para responder a las señales del bebé. Sin embargo esta predisposición biológica no es suficiente, será precisa una larga experiencia de interacción y el desarrollo de capacidades cognitivas y afectivas para que el niño pueda reconocer y diferenciar a las figuras de apego.

    Es alrededor del octavo mes cuando las figuras de apego se centran en una figura específica.

    Por otro lado, el dolor, la angustia y tristeza acompaña a las experiencias de separación y pérdida de la figura de apego. La ansiedad ante la separación será la prueba de que el niño a establecido los vínculos. Pero no todos los niños muestran los mismos grados de angustia ante la separación.

    A partir de este momento se modificará la relación del niño con el mundo externo. Las figuras de apego serán una base de seguridad a partir de las cuales el niño inicia la exploración exterior. La presencia y accesibilidad de las figuras de apego activará las conductas exploratorias; su ausencia inhibirá esas conductas.

    Una vez establecido el apego, el niño, cambiará su relación con los desconocidos. Aparecerán reacciones de miedo, rechazo... El niño activará el miedo si el encuentro es valorado como una amenaza.

    El tipo de acercamiento del extraño: cuando el extraño controla el encuentro, cuando el adulto se acerca directamente, lo coge,... la respuesta de miedo es mayor.

    Si el adulto se deja controlar por el niño, permanece a una cierta distancia pero responde e intenta promover un acercamiento mediante el juego apenas aparecerán respuestas de temor y pueden exhibir conductas amistosas. En un mismo encuentro se pueden activar secuencialmente el temor y la afiliación.

    Las interacciones interpersonales constituyen una parte importantísima en el desarrollo afectivo y comunicativo del niño, al que hay que considerar como socialmente activo, que a la vez, interviene y recibe intervenciones de otros.

    Las múltiples y cotidianas interacciones entre el niño y las personas adultas próximas van a provocar el establecimiento de una relación especial denominada apego (vínculo afectivo), que tendrá amplias repercusiones en el desarrollo cognitivo, social y afectivo del niño.

      • Concepto de apego: Relación especial que un niño establece con un número reducido de personas, un lazo afectivo que les impulsa a buscar la proximidad y el contacto con ellas a lo largo del tiempo. El apego es una tendencia innata, una conducta heredada por nuestra especie por su valor adaptativo y de supervivencia. El apego, principalmente, responde a una de las necesidades humanas más fundamentales, la necesidad de sentirse seguro; una base de seguridad para que el niño explore el mundo físico y social y encuentre un refugio en el que confortarse en situaciones de ansiedad, tristeza o temor. La necesidad afectiva es la necesidad psicológica más importante de toda la vida.

      • El modelo de Bowlby propone cuatro sistemas de conductas relacionadas entre sí:

      • Sistema de conductas de apego: sirve para mantener la proximidad con las figuras de apego, sonrisas,llanto... Se activan cuando la figura se distancia o hay señales de amenaza.

      • Sistema de exploración: cuando se activan las conductas de apego disminuye la exploración.

      • Sistema de miedo a los extraños: supone la disminución de conductas de exploración y aumento de las de apego cuando el extraño aparece.

      • Sistema afiliativo: presente desde que el niño nace. Se refiere al interés que muestra el niño por interactuar con los otros, incluso extraños.

      • Predictores de la conducta de apego: factores situacionales y personales.

      • La activación del apego y su relación variará según los sujetos y momentos. ¿ Podemos predecir cómo reaccionará el niño? Sabemos que al final del primer año va a depender de un proceso de evaluación por parte del niño.

        El objetivo del sistema es conseguir la proximidad de la figura de apego. Pero tenemos que diferenciar dos componentes de ese estado de seguridad:

        • Seguridad como un hecho ambiental.

        • Seguridad como un estado emocional.

        La seguridad será una variable subjetiva y dependerá:

        • Distancia de la figura de apego.

        • Calidad de la relación.

        Factores situacionales: El factor será la presencia y localización de la madre. El niño necesita conocer su accesibilidad o disponibilidad emocional. Cuando la figura de apego está presente pero no disponible, los niños apenas se alejan para explorar.

        Los mensajes verbales y afectivos sobre la situación intervienen en la evaluación infantil de la misma.

        El niño buscará información en las personas para dar sentido a una información que percibe incierta o ambigua. La figura de apego es una base de seguridad y base de información.

        Factores personales: Existen algunas variables que influirán en la valoración que el niño hace de una situación, pero el factor personal con mayor poder de determinación es el modelo interno de la figura de apego.

        Para Bowlby el modelo interno activo o modelo representacional es una representación mental de sí mismo y de las relaciones con los otros. Se construye a partir de las relaciones con las figuras de apego, sirve al sujeto para percibir e interpretar las acciones e intenciones de los demás y para dirigir su conducta.

        El modelo interno no refleja una imagen objetiva de la figura parental sino la historia de las respuestas de cuidador ante los intentos del niño de buscar su proximidad.

        La formulación del modelo interno implica una interdependencia entre el modelo interno de la figura de apego y el modelo de sí mismo.

        Este modelo permitirá al niño predecir lo que va a suceder en une situación familiar.

      • A partir de una interacción caracterizada por la sensibilidad y consistencia de la respuesta materna ante las señales del niño este anticipará:

        • Accesibilidad y protección de la madre.

        • Su propia competencia como promotor de la proximidad e interacción con los otros.

        • En caso contrario, el niño anticipará:

          • Ausencia de respuestas por parte de la figura de apego.

          • Escasa capacidad para promover respuestas e interacción.

              • Los niños participan activamente en la formación del vínculo afectivo, disponen de características como la configuración de su cara o capacidades del procesamiento de la información que les permiten activar los cuidados y la protección de sus cuidadores.

            La formación del sistema de apego es el resultado de la interacción entre la actividad del niño y el sistema de cuidados ofrecido por los padres.

            Apego:

            • Esfuerzos por mantener la proximidad.

            • Contacto sensorial privilegiado.

            • Relaciones con el entorno más seguras.

            • Lugar de refugio.

            • Ansiedad ante la separación.

            Funciones del apego:

            • Favorecer la supervivencia manteniendo próximos y en contacto a las crías y progenitores.

            • Seguridad.

            • Ofrecer y regular la cantidad de estimulación sensorial para el óptimo desarrollo.

            • Desarrollo social.

            Etapas del apego:

          • Orientación hacia las personas sin reconocimiento de las personas que le cuidan. (0-3 meses) Las características perceptivas de los seres humanos atraen su atención. La atención de los bebés estará dirigida hacia estímulos emitidos por humanos.

          • Interacción privilegiada con las figuras familiares sin rechazar a los extraños. (3-7 meses) El desarrollo de las capacidades perceptivas del bebé trae consigo el reconocimiento de la figura de apego, aunque aún no rechaza a los desconocidos. Se produce un comportamiento diferente por parte de los padres aumentando los cuidados.

          • Vinculación y miedo a los extraños (8-12 meses) Las figuras de apego actúan como base que aporta seguridad y que les permite explorar ambientes e interactuar con personas desconocidas. La seguridad emocional depende, fundamentalmente, de los vínculos de apego, el tipo de relación con los iguales y la autoestima.

          • Tipos de apego:

          • Apego seguro: en presencia de la figura de apego exploran activamente el entorno. En ausencia de la madre la exploración decae y la angustia por la separación es evidente. Cuando la madre vuelve el niño muestra señales de alegría y activa las conductas de apego hacia ella.

          • Apego inseguro ansioso ambivalente: apenas exploran el entorno en presencia de la madre, su preocupación por el paradero de la madre hace que no se alejen de ella. Cuando la madre se vá la ansiedad ante la separación es muy intensa, cuando esta regresa se muestra ambivalente: buscan su proximidad pero al iniciar contactos la madre la rechazan. A diferencia del grupo anterior son difícilmente consolables tras la separación.

          • Las madres de este grupo proceden de manera inconsciente, se muestran sensibles y cálidas en algunas ocasiones y en otras insensibles. Esto lleva al niño a la inseguridad.

            Estas madres pueden interactuar con sus hijos si están de buen humor y con poco estrés, están más determinadas por sus propios estados de ánimo que por el de los bebés. Ante la actitud de exploración del niño la madre tiende a intervenir, interfiriendo así su exploración y propiciando la ¿dependencia? de la madre.

            En esta historia de interacción inconsciente el niño no desarrollará expectativas de protección y no confiará en la capacidad de su madre para consolarlo, su seguridad y protección dependerán de sí mismos. El niño puede desarrollar estrategias de dependencia para asegurar la cercanía y responsibilidad de la madre, estrategias que acentúan la inmadurez y que son inadaptadas.

          • Apego inseguro evitativo: durante el juego no utilizan a la madre como base para la exploración, no miran si está presente. Cuando la madre se va no muestran estar afectados por su marcha. Cuando vuelve, si la madre busca contacto el niño lo rechaza.

          • Parecen estar sus respuestas afectivas cortocircuitadas. Este desapego recuerda al de niños con separaciones dolorosas.

            Las madres de estos niños son insensibles a sus peticiones y rechazantes. Su estilo interactivo caracterizado por la irresponsabilidad y rechazo no responden a las señales de apego de sus hijos, les bloquean el acceso y son poco pacientes y tolerantes con las expresiones de necesidad de sus hijos.

            Según Ainswort cuando estos niños están en la situación del extraño comprenden que no pueden contar con el apoyo de su madre y adoptan una postura de indiferencia (defensiva) intentan negar la necesidad de la madre para evitar frustraciones. Las madres sólo se implican cuando los niños están contentos, cuando los niños están mal los evitan.

            Según Bowly este modelo de apego desarrolla una concepción de las relaciones que minimiza o anula la importancia de los procesos de apego generando una autosuficiencia compulsiva.

          • Apego ansioso desorganizado: recoge las características de los dos últimos, muestran una mayor inseguridad. Tras la separación muestran conductas confusas y desorganizadas. Se ha observado en niños que han sufrido de negligencia y maltratos físicos, que han experimentado ciclos de protección y también de rechazo y agresión. Han desarrollado frente a la figura de apego vinculación y temor.

          • Tipo de apego.

            En presencia de la madre.

            En ausencia de la madre.

            Regreso de la madre.

            Seguro.

            Exploran activamente el entorno.

            La exploración decae, angustia por la separación.

            Señales de alegría. Activación de las conductas de apego.

            Ansioso ambivalente.

            Exploración baja o nula del entorno. No se alejan de la madre.

            Ansiedad por la separación muy intensa.

            Buscan y procuran mantener la proximidad con la figura de apego. Después muestran oposición.

            Evitativo.

            Pasivos o indiferentes.

            Escasa o nula ansiedad ante la separación.

            Evitan el contacto cuando la figura de apego vuelve.

            Ansioso desorganizado.

            Ansioso ambivalente.

            Evolución del apego: los estudios longitudinales muestran una notable continuidad a lo largo del tiempo. El apego seguro aumentará la exploración, la curiosidad, la solución de problemas, el juego, las relaciones con los compañeros. Tienen más posibilidades de desarrollo social e intelectual y ser más tolerantes.

            El apego inseguro hace que cualquier conducta ambivalente o poco clara de los otros se viva como un rechazo total. Las personas ambivalentes necesitan continuas muestras de afecto, su modelo mental no incluye una idea interiorizada del otro como alguien estable y disponible.

            Se a encontrado una gran continuidad entre las historias de apego y el cuidado de los hijos. Los tipos de apego tienden a reproducirse, pero algunos padres consiguen cambiar el estilo y romper esta cadena intergeneracional, posiblemente haciéndose consciente de sus experiencias infantiles y modificando sus modelos mentales.

            Tema 3.

            El desarrollo social en el contexto familiar: la respuesta familiar a las necesidades infantiles.

          • Funciones de la familia.

          • Está vinculado al tema de las necesidades infantiles.

            Las necesidades humanas básicas:

          • Físico-biológico: todos los cuidados acerca de la alimentación, higiene corporal, temperatura, sueño... Actividad física variada y necesidad de ser protegido de riesgos reales.

          • Necesidades cognitivas:

            • Estimulación sensorial: las capacidades infantiles necesitan ser estimuladas para que se desarrollen, esta estimulación debe de ser variada y contingente a la actividad del niño. La carencia de estímulos, personas y situaciones para interactuar supondrá una restricción al desarrollo infantil.

            • Necesidad de exploración física y social: los niños son activos y curiosos, muy pronto necesitan explorar el entorno físico y social, para ello necesitamos ofrecerles ambientes ricos y variados así como apoyo afectivo y social. Hay una necesidad de comprender la realidad física y social. Los adultos deben ser mediadores de esa comprensión, el significado de lo que los niños construyen depende de esa mediación. Los padres deben escuchar y responder de forma contingente y ajustada a las capacidades del niño. Es importante que les den respuestas comprensibles. En estos intercambios irán desarrollándose principios morales, normas, el sentido de la vida... Se le proyectan aunque no deberían estar muy sesgadas de la realidad. Otro problema es la falta de disponibilidad de tiempo para interactuar.

            • Necesidades emocionales y sociales: establecen vínculos y apego adecuados, autoestima y es una plataforma al mundo. El niño necesita relacionarse con otras personas iguales y de su entorno.

            • Se está estudiando el apego relacionado con las manifestaciones sexuales promovidas por la curiosidad que esta despierta. A medida que ganan en capacidad de imaginación surgen pesadillas, estos miedos aumentan la inestabilidad.

              Otro aspecto importante es la necesidad de jugar y disfrutar

              con niños relacionados con ellos. Para que la familia pueda

              cumplir estas funciones es necesaria la disponibilidad y

              accesibilidad.

            • La familia como sistema.

            • Las acciones y actitudes de cada miembro de la familia afectará al resto. Como sistema, cada familia tiene una estructura y unas pautas que regulan su funcionamiento. Para poder avanzar y garantizar la continuidad tiene que poder adaptarse a situaciones nuevas. Yodas las familias pasarán por momentos críticos que pueden producir la ruptura.

              La familia como sistema incluye diferentes subsistemas.

            • Relaciones en el interior de la familia.

            • Relaciones entre hermanos: si los hermanos comparten padres, genética, interacciones, familiares similares, educación, ideología de crianza deberían parecerse, pero lo cierto es que se parecen muy poco. ¿Qué factores marcan la diferencia?

              • Cada hijo va a aportar elementos propios a la relación.

              • La familia es diferente cada vez que nace un hijo.

              • La familia es un sistema y no un conjunto de relaciones diádicas.

              • Cambian las expectativas en función de las experiencias previas como padres.

              • Cada hijo nace en un momento diferente para los padres y la composición familiar es diferente.

              • Destronamiento.

              • Los padres no aplicarán las mismas pautas educativas.

              En las relaciones entre hermanos hay un componente de rivalidad y otro de solidaridad. Las relaciones entre los hermanos son distintas que entre los iguales. Puede haber una asimetría muy grande en la edad y hay una continuidad en la relación.

              Significado de tener un hermano: tener un compañero de juegos y un modelo de imitación. También es una fuente de conflictos. Es un vínculo afectivo permanente. Compañero de múltiples experiencias significativas. Las relaciones entre hermanos se han intensificado:

              • Madres trabajadoras.

              • Menos hermanos.

              • Más procesos de separación y divorcio.

              Correlaciones entre hermanos:

              • Medias cognitivas. 0.40.

              • Medias de personalidad. 0.20.

              • Medias de rasgos psicopatológicos. 0.10.

              Hay dos perspectivas en el estudio sobre diferencias entre hermanos:

            • Estructural: comparación entre hermanos

            • Interactiva: habrá factores individuales y contextuales. Cada hijo busca su propia identidad respecto a sus hermanos. Se analizan las relaciones entre subsistemas a lo largo del ciclo vital, interesa ver que modificaciones se producen.

            • Los hermanos mayores pueden funcionar como figuras subsidiarias del apego de los padres. Los conflictos entre hermanos pueden aumentar por el carácter difícil o por tener hermanos discapacitados. El ajuste marital es un predictor sólido de las relaciones positivas entre hermanos.

              Los niños pequeños con apego seguro protestan menos cuando la madre o el padre juegan con el hermano mayor. Los mayores con apego seguro son más sensibles a las demandas de los pequeños en ausencia de los padres. La calidad de apego con la madre también matiza la relación.

              Intervención de los padres en los conflictos entre hermanos: tienden a Intervenir excesivamente y los hijos no generan recursos para resolver conflictos. Estas soluciones sólo se aplican cuando los padres están presentes. Hay algunas actitudes de los padres que potencian la rivalidad entre hermanos generada por un trato diferencial, los niños son especialmente sensibles al trato diferencial.

              Beneficios cognitivos de tener hermanos:

              • Entrenamiento precoz para la adopción de perspectivas.