Desarrollo psicomotor del preescolar

Psicomotricidad. Posibilidades matrices. Lenguaje y pesonalidad. Maduración. Crecimiento. Aprendizaje. Lateralidad. Sociedad. Adaptación. Ozeretsky

  • Enviado por: Lesliy Y Cathy
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 35 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Introducción:

 

El ser humano es una unidad psico-afectivo-motriz. Su condición corporal es esencial. La psicomotricidad no sólo se fundamenta en esta visión unitaria del ser humano, corporal por naturaleza, sino que cree haber encontrado la función que conecta los elementos que se pensaba separados del individuo humano, el cuerpo y el espíritu, lo biológico y lo psicológico. Esta función es el tono. "El tono debe ser considerado en su importancia fundamental porque, siendo el punto de referencia esencial para el individuo en la vida de relación, biológica, psicológica e incluso en la toma de conciencia de sí mismo, especifica una de las diferencias fundamentales que distinguen al ser vivo del ser no vivo.

El tono (la tensión o distensión) y los reflejos arcaicos, junto a los recursos sensoriales, son los instrumentos de partida del recién nacido que, sobre la base de un programa genético que va desarrollándose, suponen el comienzo de un proceso individual de crecimiento, maduración y desarrollo. El crecimiento se refiere a los aspectos cuantitativos de la evolución (el aumento en tamaño), la maduración se refiere a los aspectos cualitativos de la evolución (potencialidades genéticas que van surgiendo) y el desarrollo es la sucesión de cambios que se producen por la conjunción de los anteriores con la influencia de factores ambientales. Crecimiento, maduración y desarrollo infantil no pueden entenderse sin la necesaria condición corporal de nuestra existencia.

La psicomotricidad no puede reducirse a un simple método, se trata más bien de un peculiar modo de acercamiento al niño y a su desarrollo

El objetivo de la psicomotricidad es el desarrollo de las posibilidades motrices, expresivas y creativas (del individuo en su globalidad) a partir del cuerpo, lo que lleva a centrar su actividad e investigación sobre el movimiento y el acto, incluyendo todo lo que se deriva de ello: disfunciones, patologías, educación, aprendizaje, etc.

Así pues, "la educación psicomotriz gira principalmente en torno a algunos temas específicos referidos a la experiencia vivida que parten del cuerpo para llegar, mediante el descubrimiento y uso de diversos lenguajes (corporal, sonoro-musical, gráfico, plástico, etc.), a la representación mental, al verdadero lenguaje y específicamente: a la emergencia y elaboración de la personalidad del niño, de su `yo' como fruto de la organización de las diferentes competencias motrices y del desarrollo del esquema corporal, mediante el cual el niño toma conciencia del propio cuerpo y de la posibilidad de expresarse a través de él; a la toma de conciencia y organización de la lateralidad; a la organización y estructuración espacio-temporal y rítmica; y a la adquisición y control progresivo de las competencias grafomotrices en función del dibujo y la escritura

DESARROLLO PSICOMOTOR

Es el conjunto de todos los cambios que se producen en la actividad motriz de un sujeto a lo largo de toda su vida. Ocurre a causa de tres procesos : la maduración, el crecimiento y el aprendizaje

  • LA MADURACIÓN

Es el proceso fisiológico (del cerebro) genéticamente determinado por el cual, un órgano o un conjunto de órganos, ejerce libremente su función con la misma eficacia.

Los seres humanos no pueden ejercer desde el primer momento de su existencia, realizar todas las funciones que les caracterizan, necesitan de un proceso madurativo.

Todos los órganos del ser humano maduran porque no están terminados totalmente en el nacimiento. Los que intervienen en la motricidad son el sistema muscular y el sistema nervioso. En los primeros seis años de vida es donde el niño sufre más cambios motrices y madura más rápido.

El sistema nervioso y el sistema muscular son fundamentales en el desarrollo motor.

  • CRECIMIENTO

Fenómeno cuantitativo de incremento de masa corporal como consecuencia del aumento en el número de células, del tamaño de las mismas, originando aumento de masa y volumen de tejidos, órganos y sistemas, que ocurren con diferente intensidad en distintos momentos de la vida

  • APRENDIZAJE

Cambio en el rendimiento, que suele ser permanente, que guarda relación con la experiencia

Desarrollo psicomotor

  • De los dos a los cinco años: La acción y el movimiento predominan sobre los elementos visuales y perceptivos. Se inicia la lateralización, predominio motor de un lado del cuerpo respecto al otro (lo que determinará que sea diestro -que no torero- o zurdo).

  • De los cinco a los siete años: Se produce una integración progresiva de la representación y la consciencia de su propio cuerpo; cada vez más, el niño/a va afinando en el control de las diferentes partes de su cuerpo y del de los demás. El proceso de integración del esquema corporal se alarga hasta los once-doce años.

Lateralidad

Con esta palabra, nos referimos al predominio motor de un lado del cuerpo respecto al otro (ser diestro o zurdo). La base a partir de la cual el niño va diferenciando uno de otro lado del cuerpo es el equilibrio, ya que para mantenerlo debe realizar una serie de movimientos de compensación con uno y otro lado del cuerpo. A medida que va experimentando con uno y otro lado va estableciendo las posibilidades y diferencias de cada lado.

A nivel social, existe una marcada tendencia hacia lo diestro, y años atrás incluso se «forzaba» a niños y niñas de tendencia zurdos a «cambiar». Hoy en día está comprobado el error que supone forzar al niño a este cambio, y lo más conveniente es favorecer y estimular sus habilidades teniendo en cuenta que progresivamente irá manifestando cada vez más su predominio lateral. Respetar e incluso potenciar sus tendencias naturales será positivo para sus aprendizajes, tanto manipulativos como intelectuales (orientación en el espacio, aprendizaje lecto-escritura, etc.). La lateralización se consolida siguiendo el siguiente esquema:

  • Al principio, el niño/a realiza movimientos bilaterales, es decir, lo que hace con una mano repercute en la otra. Su cuerpo reacciona globalmente.

  • Más adelante, hacia los dos años, incluso antes, experimenta alternativamente con una y otra mano, lo que le permite comparar resultados. Hay que destacar que no tiene adquirido el concepto de izquierda o derecha; la adquisición de dichos conceptos se alarga hasta los seis-siete años. La mano no es el único miembro de predominio lateral, sino que, en general, es todo el eje, de cabeza a pies (visión, mano y pie de un mismo lado). En algunas personas se puede desarrollar lo que se denomina lateralidad cruzada (por ejemplo, se es zurdo de mano y diestro de ojo y pie).

  • De cinco a siete años podemos decir que la noción de derecha e izquierda se tiene en relación al propio cuerpo; Entre los ocho y los doce años el niño/a es capaz de comprenderlos desde el punto de vista de los otros y de los objetos (está situado en el espacio).

La representación gráfica

Hemos visto a lo largo del apartado del desarrollo psicomotor que en los niños y niñas el proceso de aprendizaje está estrechamente ligado al desarrollo físico, y a la posibilidad de ir ampliando cada vez más su capacidad de movimiento y el conocimiento de su propio cuerpo.

Progresivamente, las niñas y los niños son capaces de hacer representaciones mentales de lo que ven y observan, muy ligadas a sus vivencias y experiencias. La capacidad de representar gráficamente, mediante dibujos, la realidad que ven también se desarrolla mediante unas etapas o procesos. Veamos estas etapas y observemos mediante los ejemplos del dibujo de la figura humana que su representación se corresponde a las etapas de integración del esquema corporal.

  • 2-4 años: etapa del garabateo. El niño/a hace garabatos, experimenta con el lápiz o colores el gesto que realiza y el trazado que hace (por ejemplo líneas desordenadas circulares). Necesita espacios amplios (porque el trazo es largo) y por eso pintará en el suelo, paredes o también en papeles grandes, con lápiz o colores de trazo grueso, ya que los de trazo fino son para una precisión que aún no tienen. Los primeros trazos de experimentación no tienen sentido para el niño/a, y se puede salir fácilmente del papel, ya que aún no han desarrollado una coordinación viso-manual. Poco a poco van coordinando la vista y el gesto y realizan garabatos con gestos controlados (líneas más o menos rectas y circulares). En educación infantil, sobre todo en el segundo ciclo, se estimula mucho el dominio del gesto, básico para el aprendizaje de la escritura. Finalmente, el niño empieza a realizar garabatos y a darles un nombre (es mamá o soy yo), aunque no se pueda reconocer nada, aspecto muy importante porque se tiene la comprensión de que a través de los movimientos que realiza puede representar lo que le rodea.

  • 4-7 años: etapa pre-esquemática. Se caracteriza por la creación consciente de la forma, es el inicio de la comunicación gráfica. El niño/a tiene un cierto grado de conocimiento de su cuerpo y sus diferentes partes (recordemos que en el proceso de integración del esquema corporal primero son partes globales del cuerpo: cabeza, tronco y extremidades y luego elementos que integran esas partes. Así pues, la representación de la figura humana sigue el mismo proceso (los niños de estas edades dibujaran la figura humana solo con la cabeza y las extremidades, incorporarán el tronco y, progresivamente, pondrán dedos a sus manos, dos, tres, hasta los cinco totales) y el cuello entre la cabeza y el tronco. Dentro de la cara, ojos y boca y más adelante otros elementos, a medida que vayan profundizando en el conocimiento de su cuerpo y del de los demás.

Las cuatro áreas del desarrollo psicomotor:

  • Área del lenguaje:

  • Como premisa inicial, es necesario indicar que la comunicación no es exclusiva del lenguaje verbal, sino que por medio de gestos, caricias y, en definitiva, utilizando todos los sentidos, nos comunicamos unos con otros. Desde esta perspectiva, el lenguaje es un instrumento de comunicación, y mediante su uso expresamos y comprendemos las ideas y mensajes que transmitimos.

    La adquisición del lenguaje implica el aprendizaje de un repertorio de sonidos y de palabras, así como la progresiva utilización, de forma cada vez más compleja, de las reglas para su uso. Con todo, es un área de aprendizaje muy importante, denominada «instrumental», ya que forma parte del resto de ellas.

    Veamos esquemáticamente el proceso que realizan los niños y niñas para adquirir y desarrollar el lenguaje.

    Recordamos que las edades citadas en cada etapa son orientativas, ya que cada niño/a sigue su ritmo, aunque los padres y madres pueden estar atentos y observar su desarrollo. A continuación os ofrecemos unas orientaciones para que podáis observar la evolución de vuestros hijos sobre la adquisición del lenguaje, es decir, qué deberían hacer los niños y niñas, más o menos en los periodos que se proponen:

    2 años:

    Es una etapa caracterizada por el inicio de la formación de la gramática (normas que rigen el lenguaje); utiliza las concordancias de género y número -pelota blanca- y tiempos verbales. Comprende diferentes partes de su cuerpo, tamaños, para que sirven algunas cosas, etc.

    El habla articulada de halla en un estado de creciente actividad. Puede poseer hasta 1000 palabras.

    • Término medio americano: vocabulario de 300 palabras.

    Predominan los nombres de las cosas, personas, acciones y situaciones.

    Los adverbios, adjetivos y preposiciones se hallan en minoría. Los pronombres “mío”, “mí”, “tú”( tíos, tía) y “yo”, comienzan a ser usados.

    Canta sus frases.

    Le gusta escuchar por razones de lenguaje y sonoras, ya que escuchando adquiere un sentido de fuerza de las palabras.

    Cuando cuenta sus propias experiencias lo hace con fluidez, aunque en presente( no en pasado). Su sentido del tiempo está dado por una sucesión de acontecimientos personales.

    Su comprensión no depende del vocabulario( depende de cierta maduración neuromotriz).

    Los niños usan palabras aisladamente en frases y en oraciones(combinaciones de 3 ó 4 palabras).

    Desde el punto de vista intelectual, su mérito más alto es su capacidad para formular juicios negativos(ejemplo: un cuchillo no es un tenedor), este representa un progreso comparado con el simple rechazo o sacudida negativa de la cabeza. Ha comenzado a decir “no” en un elevado plano de la lógica. Encontrar la correspondencia entre objetos y palabras le producen placer y un juicio negativo expresa una nueva consecuencia de discrepancia cuando palabras y objetos no coinciden.

    3 años:

    En esta etapa, la gramática se desarrolla, utiliza el tiempo pasado -se ha caído- los plurales, frases interrogativas, exclamativas, y es capaz de hacer definiciones sencillas.

    Habla con frases. las palabras están separadas del sistema motor grueso y se convierten en instrumentos para designar preceptos, conceptos, ideas y relaciones.

    El vocabulario aumenta rápidamente alcanzando un promedio de 1000 palabras.

    Las palabras que pronuncia también van dirigidas a él, y mientras aprende a escuchar, escucha para aprender.

    4 años:

    Se desarrolla la comunicación; explica historias, hechos que han pasado, comprende algunos conceptos de espacio, tiempo y número (ordinales).

    Puede elaborar e improvisar preguntas interminablemente. Aún articula de manera infantil.

    A veces charla solo para llamar la atención. Se divierte con los más absurdos desatinos.

    Le interesa observar la forma en que las respuestas a las distintas preguntas se ajustan a sus propios sentimientos. No suele hacer preguntas cuyas respuestas ya conoce.

    No construye estructuras lógicas coherentes, sino que combina hechos, ideas o frases, solo para reforzar su dominio de palabras y oraciones.

    Es verbal, tiende a complicar las respuestas, su forma de pensar es asociativa.

    Su lenguaje es mediano. No le gusta repetir las cosas. Puede sostener largas y complicadas conversaciones; puede contar una extensa historia mezclando ficción y realidad.

    5 años:

    está muy adelantado. Habla sin articulación infantil. Sus respuestas son más sucintas y ajustadas a la pregunta.

    Pregunta solo para informarse. Sus preguntas son razonables “¿para qué sirve esto?, ¿Cómo funciona esto?, ¿Qué quiere decir esto?, ¿Quién lo hizo?”.

    Las preguntas tienen más sentido y tienen un verdadero deseo del saber.

    Es pragmatista. Sus definiciones está hechas en función utilitarista. Los cuentos de hadas excesivamente irreales lo molestan y confunden. Es serio y empírico. Ve y escucha los detalles. Es capaz de aislar una palabra y pregunta su significado.

    En esencia, el lenguaje ya está completo en estructura y forma. Ha asimilado las convecciones sintácticas y se expresa con frases correctas y terminadas.

    Su vocabulario se ha enriquecido, llegando a 2200 palabras.

    Su juego teatral rebosa de diálogo y comentarios prácticos relacionados con los acontecimientos cotidianos del trabajo, la cocina, el almacén, el transporte, el garaje. Puede dramatizar fenómenos naturales( sol, luna, lluvia, etc.) como personajes. Mucho de lo que dice es en forma de “Monólogo colectivo”.

    Distingue su mano derecha e izquierda, pero no de las demás personas.

    No hace distinción entre lo físico y lo psíquico. Posee animismo.

  • Área personal social:

  • La incorporación del niño/a al medio social en que vive tiene dos vertientes, la adaptación al mundo de los demás y la autonomía progresiva frente a ese entorno que le rodea y a las necesidades de la vida diaria. Así pues, en este apartado abordaremos los elementos más próximos al niño en relación a la adquisición de hábitos básicos y la evolución que experimenta en el juego.

    Edad

    Alimentación

    Vestirse y desvestirse

    Higiene

    Desplazamientos

    Juego y sociabilidad

    2 años:

    ·  Mastica antes de tragar

    ·  Bebe en vaso

    ·  Usa la cuchara

    ·  Se descalza intencionadamente

    ·  Cierra una cremallera

    ·  ayuda a vestirse y desvestirse, se saca medias y comienza a interesarse por el abotonamiento y desabotonamiento de las ropas.

    ·  Participa en el lavado y peinado

    ·  Se inicia en el control de esfínteres (pipí y caca)

    ·  Va solo por la casa (con vigilancia)

    ·  Abre y cierra puertas, cajones, se sube a la silla, sofá...

    ·  Corre.

    ·  Busca y recoge objetos que se le piden.

    ·  Juega al lado de otros niños individualmente. Los contacto con sus compañeros es exclusivamente físico.

    • Usa la palabra “Mío”, manifestando su interés por la propiedad de las cosas y personas.

    • Cuando ve su imagen en el espejo, se reconoce y se nombra, puede llegar a decir: “ soy yo”.

    • Demuestra reserva con respecto a los extraños, no es fácil de persuadir y obedece a sus propias iniciativas.

    • Ha adquirido un alto grado de conformidad con las convicciones domésticas.

    • Esconde juguetes para asegurarse de que podrá usarlos más tarde (así refleja su sentido de posesión).

    • Demuestra cariño espontáneamente por iniciativa propia.

    • Obedece encargos domésticos simples.

    • Se ríe contagiosamente, crea situaciones socialmente incongruentes por medio de algún exabrupto.

    • Muestra síntomas de compasión, simpatía, modestia y vergüenza.

    • Si se le reta hace pucheros y sonríe si se le alaba.

    • Oscila entre la dependencia y la reserva.

    • Esta empezando a comprender esta relación madre-hijo, lo que significa que él mismo se está convirtiendo en algo separado de su madre.

    3 años

    ·  Empieza a usar tenedor

    ·  Come solo sin derramar y puede servirse agua de una jarra.

    ·  Desata el nudo de los zapatos

    ·  Se desviste y viste sin ayuda (pero sin abrocharse)

    ·  Se seca las manos

    ·  Pide sus necesidades (pipí y caca)

    ·  Sube escaleras sin ayuda

    ·  Va solo por la casa

    ·  Se distrae solo

    ·  Evita las situaciones u objetos peligrosos (cuchillos, cerillas...)

    ·  Cierta capacidad para ordenar sus cosas.

    • Sabe que él es una persona.

    • Tiene un fuerte deseo de agradar.

    • Es capaz de negociar transacciones en favor de un beneficio ulterior.

    • Permanece sentado en su silla esperando la tarea siguiente.

    • Usa palabras para expresar sus sentimientos, deseos o problemas.

    • Escucha atentamente palabras e indicaciones.

    • Si se le pide realiza pequeños encargos en la casa o alrededores.

    • Posee cierto sentido del yo y de la posición que ocupa, pero su noción del yo es imperfecta y fragmentaria.

    • Sus estallidos emocionales son breves.

    • La aparición de un rival (hermano) puede producir angustia y sensación de inseguridad.

    • Sus temores están altamente localizados.

    • Habla mucho con sí mismo, peor también como si se dirigiera a otro yo o a una persona imaginaria.

    • Proyecta su propio estadio mental sobre los demás. Capta las expresiones emocionales de los otros.

    • Manifiesta un interés creciente por el juego con otros niños, aunque aún le gustan los juegos solitarios.

    • Comprende los que significa esperar su turno, le gusta esperar y compartir juguetes.

    • Se sobrepone rápidamente a los berrinches.

    • Comienza a dormir toda la noche sin mojarse y puede atender él solo sus necesidades durante el día.

    • Hace una siesta de una hora o más.

    • Muchas veces hace a los adultos preguntas cuyas respuestas ya conoce.

    4 años:

    ·  Come solo con tenedor

    ·  Bebe con paja

    ·  Ayuda a poner la mesa

    ·  Se calza el zapato que corresponde al pie

    ·  Se viste sin ayuda (distingue delante y detrás)

    ·  Es capaz de abrocharse

    ·  Se lava y seca las manos solo.

    ·  Control de los esfínteres

    ·  No «ensucia» la cama.

    ·  Sube y baja escaleras.

    ·  Sube escaleras sin ayuda

    ·  Va solo por la casa

    ·  Se distrae solo

    ·  Evita las situaciones u objetos peligrosos (cuchillos, cerillas...)

    ·  Cierta capacidad para ordenar sus cosas.  

    • Se peina y cepilla los dientes solo( bajo vigilancia).

    • Efectúa comentarios sin que se lo pidan.

    • En las comidas le gusta elegir su plato; puede mostrarse muy locuaz, sin por ello dejar de comer.

    • Necesita pocas recomendaciones.

    • No hace siesta.

    • Trata de dilatar el momento de irse a la cama, pero cuando se acuesta se duerme enseguida ininterrumpidamente durante toda la noche sin tener que levantarse y no necesita llevar juguetes a la cama.

    • Cuando va al baño necesita muy poca ayuda.

    • Muestra en sus juegos mezcla entre independencia y sociabilidad.

    • Prefiere jugar en grupos de 2ó 3 niños.

    • Comparte las cosas que trae de su casa y sugiere turnos para jugar, pero no sigue un orden consecuente.

    • Es hablador. Es excelente para encontrar pretextos.

    • Su autocrítica y autoestima tienen implicaciones sociales. Critica a los demás.

    • Sufre de ciertos temores( Por ejemplo: a la oscuridad, a los viejos, a los gallos, a las plumas y a los copos de algodón).

    • Tiene fama de embustero.

    • No puede distinguir entre verdad y fábula.

    5 años:

    • Goza de independencia y facultad de bastarse a sí mismo.

    • En la casa es obediente y puede confiarse en él.

    • Da poco trabajo para ir al baño, vestirse o cumplir obligaciones cotidianas (le gusta barrer y lavar y secar platos).

    • Con los compañeros más chicos que él y con los hermanitos se muestra protector.

    • Sabe decir su nombre y dirección.

    • Juega en grupos de 2 a 5 niños y también juega con compañeros imaginarios.

    • El triciclo y monopatín son sus juguetes favoritos para la calle y en la casa lo son el lápiz y tijera.

    • Le gusta ir de excursión y a veces colecciona objetos.

    • Le gusta disfrazares.

    • Le gusta impresionar a sus compañeros y empieza a darse cuenta que aveces sus compañeros hacen trampa en los juegos y él mismo comienza a crear engaños y frustrerias.

    • Tiene un sentido de la vergüenza, deshonra y de su posición relativa.

    • Tiene mayor conciencia de la diferencias culturales de los sexos.

  • Área motora:

  • 2 años:

    El niño tiene una mentalidad motriz. Disfruta de la actividad motriz gruesa.

    Ha progresado en el control postural. Tiene rodillas y tobillos más flexibles y un equilibrio superior, en consecuencia puede correr.

    Hay cambios importantes en su locomoción, como saltar , correr y saltar sobre los dos pies.

    Puede acercarse a una pelota y patearla.

    Sube y baja solo las escaleras, pero aún apoya los dos pies en cada escalón,. Puede saltar desde el primer escalón sin ayuda adelantando un pie en el salto. Su equilibrio y precisión le permiten correr más rápido, girar, saltar, trepar, inclinarse par coger cosas y saltar sobre los dos pies.

    Su muñeca ha adquirido mucha flexibilidad y tiene bien establecida la presión fina, por lo que puede hacer garabatos, reproducir los trazos del adulto, pasar la hojas de un libro una a una, abrir y cerrar puertas y lavarse y secarse la cara él solo, cortar con tijeras y ensartar cuentas con una aguja.

    El control de sus movimientos manipulativos, ha mejorado, por eso actúa con mayor precisión; puede construir torres de 6 cubos(coordinación motriz fina), manejar la taza para beber solo y cooperar para comer y vestirse, sujeta el mango de una cuchara con al pulgar y la palma hacia arriba o abajo.

    Le deleita fuerte y de revolcones.

    Tiende a expresar sus emociones de alegría bailando, saltando, aplaudiendo, chillando o riéndose.

    Puede menear el pulgar y mover la lengua. Le gusta hablar, aunque no tenga nada que decir. Parlotea sus palabras. Su musculatura oral ha madurado(mastica casi automáticamente).

    3 años:

    Le gusta la actividad motora gruesa. Se entretiene con juegos sedentarios durante períodos más largos, le atraen los lápices y se da una manipulación más fina del material del juego. Ante una caja con una pelota dentro, trabaja tenazmente para sacarla y una vez que lo consigue prefiere estudiar el problema a jugar con la pelota, lo que refleja un cambio en los intereses motores.

    El dibujo espontáneo e imitativo muestra una mayor capacidad de inhibición y delimitación del movimiento. Sus trazos están mejor definidos y son menos difusos y repetidos; puede hacer trazos controlados, lo que revela un creciente descernimiento motor. También en la construcción de torres muestra mayor control, construye torres de 9 ó 10 cubos.

    Puede doblar un pedazo de papel a lo largo y a lo ancho, pero no en diagonal. Tiene sus pies más seguros y veloces. Su correr es más suave, aumenta y disminuye su velocidad con mayor facilidad, da vueltas más cerradas y domina las frenadas bruscas. Puede subir escaleras sin ayuda alternando los pies, aunque bajar le resulta más difícil, puede saltar del último escalón con los pies juntos. Puede saltar con los pies juntos desde una altura de hasta 30 cm.

    Pedalea en un triciclo.

    En el andar hay menos balanceo y vacilaciones, está cerca del dominio completo de la posición erguida y durante un segundo o más puede pararse sobre un solo pie.

    4 años:

    Corre con facilidad y puede alternar ritmos regulares a su paso. Puede realizar un salto a lo largo de la carrera o parado.

    También puede brincar(salto con rebote sobre una sola pierna).

    Puede mantener el equilibrio sobre una sola pierna durante varios segundos. Le gusta realizar pruebas motrices que no sean difíciles. Le gusta salir airoso.

    Sus nuevas proezas atléticas se basan en la mayor independencia de su musculatura de las piernas. Hay menos totalidad en sus respuestas corporales, piernas, tronco, hombros y brazos no reaccionan tan en conjunto, por esto sus articulaciones parecen más móviles.

    También le proporcionan placer las pruebas que exigen coordinación fina . toma una aguja a manera de lanza y la introduce en un pequeño agujero, sonriendo ante el éxito. Se abotona las ropas y hace el lazo de las zapatillas con facilidad.

    Demuestra mayor refinamiento y precisión. Al dibujar puede centrarse en un solo detalle. Al copiar un círculo lo hace en sentido de las agujas del reloj.

    Puede trazar sobre el papel entre líneas paralelas distantes un centímetro. Imitando una demostración previa, puede doblar 3 veces una hoja de papel, haciendo un pliegue oblicuo la última vez.

    5 años:

    El niño adquiere madurez en le control motor general. Se establece la lateralidad. Posee mayor dominio en los gestos finos, así se le puede ver recortando, picando o pegando sobre una línea recta sin salirse. Sin embargo, la actividad gráfica aún es deficiente y el manejo de lápiz sigue siendo torpe. A lo largo de los 5 o 6 años irá adquiriendo precisión.

    Brinca sin dificultad y también salta. Puede superar la barra de equilibrio de 4 cm de ancho con una altura de 60 cm o con una pendiente de 30 cm. Puede pararse sobre un solo pie y puede conservar el equilibrio en puntas de pie durante varios segundos.

    Es más apto para la enseñanza de la danza, ejercicios y pruebas físicas.

    Puede coger una docena de bolitas una por una y dejarlas caer dentro de un frasco con la preferencia de una mano.

    Tiene más precisión y dominio del manejo de las herramientas, maneja bien el cepillo de dientes y sabe labarse la cara.

    Maneja el lápiz con más seguridad y decisión. Puede dibujar una figura reconocible de un hombre.

    Cuando baila lleva mejor el ritmo.

  • Área de la conducta adaptativa:

  • 2 años:

    Ha ampliado el radio de acción de su memoria. Busca los juguetes perdidos, recuerda lo que paso ayer.

    Hay una estrecha relación entre el desarrollo mental y motor, parece pensar con los músculos.

    Frecuentemente habla mientras actúa y al mismo tiempo ejecuta lo que dice ( no puede separar la palabra de la acción).

    Empieza a imitar trazos horizontales y a construir hileras horizontales de cubos.

    Utiliza un medio para alcanzar un fin ( por ejemplo se trepa a una silla para alcanzar un objeto).

    3 años:

    Tiene mayor discernimiento.

    Su coordinación motriz es superior.

    Tiene un nuevo sentido del orden, arreglo de las cosas y del aseo.

    Al darle 4 cubos para jugar tiende a alinearlos espontáneamente.

    Tiene sentido de la forma. Es capaz de hacer corresponder las formas simple se insertan con facilidad un círculo, un cuadrado o un triángulo en los tres agujeros correspondientes de la tabla de formas.

    Sus estímulos visomotores más finos no son bastante fuertes, no le permiten copiar un modelo, necesita de una demostración.

    Gracias a fu floreciente vocabulario continuamente nombra cosas, da voz a su discernimiento con “ete”, “eche”, “ayí”. Sus frecuentes “¿Qué es echo?”, “¿Dónde va etó?” revelan su tendencia a la clarificación perceptual.

    Reconoce el carácter parcial de las dos mitades de una figura cortada y cuando las dos mitades están separadas las une.

    4 años:

    Posee capacidad de generalización y abstracción. Acosa con preguntas a los mayores, estas preguntas representan un impulso hacia la conceptualización de las multiplicidades de la naturaleza y del mundo. Comienza a sentirse a sí mismo ( incluso como uno solo entre muchos).

    Posee una conciencia definida de clase( de su propia clase).

    Su comprensión del pasado y del futuro es muy escasa y manifiesta muy poco interés por el argumento. Puede contar hasta 4 o más de memoria, pero su concepto numérico no va más allá de 1, 2 y muchos. Puede tener un compañero de juegos imaginario. Aún en el juego teatral no mantiene un mismo papel por mucho tiempo.

    Su pensamiento es de tipo consecutivo y combinatorio más que sintético( al realizar una elección entre lindo y feo, se refiere por turno a cada uno).

    Cuando escucha un cuento, puede conmoverlo literalmente en un sentido muscular. El niño tiende a reproducir por medio de su actitud corporal y ademanes lo que está oyendo.

    En sus dibujos existe una primitiva mezcla de simbolización e ingenuo positivismo. El dibujo típico de un hombre consiste en una cabeza con dos apéndices y aveces también con dos ojos ( el torso no aparece).

    Cuando se le presenta un dibujo incompleto de un hombre, puede suplir tres partes ausentes. Si se le agrega ojos entonces comenta: “ahora puede ver”.

    Juega espontáneamente con los cubos construyendo en la dimensión vertical y horizontal y da nombre a lo que construye. Le gusta crear y producir de primera intención. Le gusta pasar de una cosa a otra más que repetir.

    5 años:

    Resuelve problemas simples que implican relaciones geométricas y espaciales. Puede insertar sucesivamente una serie de cajas, unas dentro de otras, realizando inmediatamente juicios prácticos respecto al orden de sucesión y orientación.

    Puede guardar juguetes de forma ordenada. Cuando dibuja a un hombre se diferencian las partes y cierto aspecto de cosa terminada de la cabeza a los pies. El dibujo incompleto de un hombre le agrega ojos y orejas.

    Al dibujar una bandera traza el asta, franjas y estrella: es realista.

    En los juegos le gusta terminar lo que ha empezado.

    Muestra mayor acabamiento y autocrítica.

    Hace gala de un mayor discernimiento. Puede contar inteligentemente 10 objetos y es capaz de hacer algunas sumas simples y concretas dentro de la magnitud de su edad y sabe decir su edad.

    El sentido del tiempo y la duración se hallan más desarrollados. Sigue la trama de un cuento y repite una larga sucesión de hechos. Puede efectuar un plan de juego programando de un día para otro, lo cual se halla correlacionado con una apreciación más vivida del ayer y el mañana. Tiene un recuerdo más claro de lugares remotos y un interés más preciso por ellos( es capaz de recordar una melodía) y cuando pinta o dibuja, siempre la idea precede a la obra sobre el papal.

    Sus pies están firmemente clavados en la realidad.

    Siempre está listo y ansioso por conocer realidades.

    Su modo de dibujar refleja su realismo.

    • Queremos cerrar este apartado volviendo a insistir en que no existen fechas y plazos rígidos para el desarrollo humano. Todas las fechas y periodos temporales apuntados son orientativos. Cada niño y cada niña frecuentemente avanza más rápido en unas áreas y se desarrolla con algún retraso en otras. Por esta razón no debemos nunca considerar el desarrollo infantil como un proceso automático ni podemos comparar de forma lineal a dos niños o niñas de la misma edad. Justamente por este motivo en psicología evolutiva se diferencia la edad cronológica (años, meses) de la edad mental (etapas evolutivas en las que el bebé o el niño se encuentra).

    Esta es una recomendación importante para aquellos padres y madres que esperan, en ocasiones con cierto temor, que su hijo o su hija cumplan, como si de relojes suizos se trataran, los cambios de etapa o estadio narrados al cumplir determinado mes o determinado año.

    Población de alto riesgo.

    Existen factores que favorecen un adecuado progreso psicomotor. Éstos son: una buena nutrición, un sólido vínculo madre-hijo y una estimulación sensorial adecuada y oportuna. Las neuronas requieren de oxigeno y glucosa para vivir y desarrollarse. En animales de experimentación se ha demostrado el efecto positivo de la estimulación sensorial tanto en el desarrollo de las neuronas como en desempeño motor y social. En niños institucionalizados se ha demostrado el efecto positivo de la estimulación en el progreso de las habilidades, logrando incrementar el cuociente intelectual en forma significativa al mejorar la estimulación.

    Los factores que frenan el desarrollo psicomotor son aquellas condiciones que pueden producir un daño neuronal irreversible como son: una hipoxia mantenida, la hipoglicemia, y las infecciones o traumatismos del SNC. Otros factores son, la ausencia de un vinculo madre-hijo adecuado y la falta de estimulación sensorial oportuna. Existen ademas ciertas condiciones congénitas o adquiridas durante la gestación, o posterior al parto que pueden alterar el desarrollo del niño. Los factores de riesgo se pueden dividir en prenatales, perinatales o postnatales.

    Los factores prenatales son: infecciones intrauterinas (virus de inclusión citomegálica), genetopatías (Síndrome de Down) y otros. Los perinatales son: asfixia neonatal (hipoxemia), hiperbilirrubinemia, prematurez extrema, hipoglicemia clínica, infecciones neonatales (Sepsis), apneas, síndrome de dificultad respiratoria (hipoxemia), convulsiones neonatales, hipertensión intracraneana y anemia aguda (por hipoxemia, hipovolemia.). Por último, entre los postnatales: hay que mencionar: hipotiroidismo, enfermedades metabólicas (fenilquetonuria), convulsiones de difícil manejo (Síndrome de West), meningitis/meningoencefalitis, traumatismo encéfalocraneano grave e hipoestimulación severa (padres adictos a drogas, depresión materna.)

     

    Evaluación del Desarrollo Psicomotor

    Los niños sanos siguen un patrón de desarrollo o de adquisición de habilidades. Este patrón es claro y se han definido hitos básicos, fáciles de medir, que nos permiten saber cuándo un niño va progresando adecuadamente. Con ellos se han elaborado pruebas objetivas de evaluación del desarrollo considerando cuatro áreas: motricidad gruesa, motricidad fina, sociabilidad y lenguaje. Existen pautas de "screening" o tamizaje, rápidas de aplicar (10-15 minutos), que seleccionan niños de riesgo o retraso pero no precisan el área del daño o la magnitud del retraso. Estas pruebas son, entre otras: el Test de Denver (USA) y el EEDP (Escala de Evaluación del Desarrollo Psicomotor) de Soledad Rodríguez y cols. (Chile.) Existen otras pruebas de evaluación del desarrollo psicomotor, que son más largas de aplicar (40-50 min) y que requieren de personal entrenado pero que tienen la ventaja de poder definir mejor el retraso, su magnitud y las áreas de mayor problema. Estas pruebas son el Bailey (USA), el Mullen (USA) y el Griffiths (Inglaterra), entre otras.

     PRINCIPIOS Y COMPORTAMIENTO

    A los dos años pueden comer de todo.

    Charcutería limitar su consumo hasta los 6 años.

    Huevos 3 o 4 por semana hasta los 6 años.

    No utilizar exageradamente los fritos, dulces.

    Menús variados.

    Sujetos a las influencias del entorno (tele, amigos etc.).

    Imitación conducta de los adultos (3 años).

    A los 5 años emplea utensilios correctamente.

    A los 6 años inicia el picoteo (este ha de ser muy bien reconducido por los padres).

    Para conocer la evolución de las funciones motrices del niño de debe evaluar su motricidad mediante instrumentos de medida o pruebas estandarizadas que nos informen con objetividad del nivel motriz y grado de madurez de su motricidad fina y gruesa. Con los resultados obtenidos en las pruebas se construye un perfil psicomotor mediante una gráfica que nos permite ver claramente el nivel, los éxitos y los fracasos del niño.

    • EXAMEN PSICOMOTOR DE LA PRIMERA INFANCIA (PICQ Y VAYER)

    .- Coordinación viso-manual. A los 3 años, el niño debe construir un puente. A los 5 hacer un nudo.

    .- Coordinación dinámica. A los 2 años ha de subir, con apoyo, en un banco de 15 cm de altura y bajar.

    .- Control postural (equilibrio). A los 2 años y 6 meses debe mantenerse sobre una pierna, y con la otra flexionada, durante un instante.

    .- Control del propio cuerpo. Es una prueba de imitación de gestos.

    .- Organización perceptiva. A los 4 años se le pide que compare las longitudes de dos palillos de 5 y 6 cm

    .- Lenguaje

    • ESCALA MOTRIZ DE OZERETSKY

    Está compuesta de una serie de pruebas para medir la aptitud motriz de niños y niñas.

    .-Equilibrio estático. A los 4 años: de pie, ojos cerrados, pies juntos (14 seg.)

    .-Equilibrio dinámico. A los 5 años: saltar con uno y otro pie con los ojos abiertos.

    .-Destreza-coordinación dinámica de las manos. A los 5 años: hacer una bola de papel con la derecha y con la izquierda.

    .-Movimientos simultáneos-coordinación. A los 5 años: enrollar 2 mt de lana durante 20 seg.

    .-Rapidez. A los 6 años dibujar trazos verticales Md-Mi durante 15 seg.

    .-Sincinesias. A los 6 años dar golpes con un martillo.

    Cuándo evaluar el desarrollo psicomotor

    El desarrollo psicomotor se debe evaluar en todo niño que acude a supervisión de salud o control sano. Se recomienda registrar el progreso del niño, detallando los logros observados desde el ultimo control. Éste es también el mejor momento para revisar con los padres la estimulación que recibe el niño y hacer las recomendaciones pertinentes.

    Anamnesis: En la primera consulta se deben averiguar los antecedentes de la madre, del embarazo y de las patologías prenatales que pudieran alterar el desarrollo.

    • Historia obstétrica: número de embarazos, abortos espontáneos, hijos vivos

    • Historia materna: edad, nivel educacional, enfermedades crónicas, depresión

    • Antecedentes del embarazo: control prenatal, retardo, infección intrauterino

    • Antecedentes del parto: edad gestacional, peso de nacimiento, Apgar, tipo de parto, atención hospitalaria, resucitación

    • Antecedentes neonatales: apneas, ventilación mecánica, síndrome de dificultad respiratoria, hemorragia, sepsis, enterocolitis necrosante, convulsiones

    • Patología postnatal: hospitalizaciones, cirugías

    • Estimulación: quien cuida al niño, quien lo estimula, con qué pautas, como responde él

    Examen Físico: En el examen del niño se deben corroborar aquellos hitos que debieran estar presentes para la edad y también para las edades inmediatas. Ademas de ello, se deben examinar los reflejos arcaicos. Su persistencia mas allá del tiempo esperado de desaparición puede corresponder a una Parálisis Cerebral. Por el contrario, la aparición de las reacciones de defensa (paracaídas) constituye un signo positivo de maduración del SNC. El reflejo de Landau, que aparece cerca de los 3 meses, es también un signo de madurez neurológica. El tono muscular, la postura y los reflejos osteotendíneos son también importantes de evaluar. Un niño de 6 meses con hipertonía, hiperreflexia y persistencia de reflejos arcaicos nos hace pensar en una Parálisis Cerebral de tipo espástico. Si este mismo niño fue un recién nacido de pretérmino de 28 semanas, tiene ahora por lo tanto 3 meses de edad corregida y su desarrollo es normal.

    Durante el examen del niño se debe evaluar la estimulación que él esta recibiendo. Se debe aprovechar la oportunidad de hacer de modelo ante los padres de la forma como se debe estimular al niño y explicarles claramente cuanto tiempo lo deben hacer al día.

    De 2 a 4 años:

    • Lenguaje:

    • Construye frases.

    • Cumple órdenes complejas.

    • Social:

    • Se lava y seca las manos. Controla esfínteres.

    • Se pone alguna ropa.

    • Se quita la ropa.

    • Se viste sin ayuda. Comparte juegos.

    • Coordinación:

    • Construye torres de más de cinco cubos.

    • Copia un círculo. Copia una cruz. MOTORA.

    • Salta en un pie. Sube escaleras sin apoyo.

    De 4 a 6 años:

    • Social:

    • Compite jugando.

    • Coordinación:

    • Copia el cuadrado.

    La evaluación del desarrollo psicomotor se clasifica de la siguiente manera.

    • normal, ejecuta todas las conductas correspondientes a su edad cronológica.

    • Limítrofe, si no ejecuta todas las conductas correspondientes a su edad cronológica, pero sí a la inmediata anterior.

    • Anormal, si no ejecuta todas las conductas correspondientes a su edad; ni las conductas correspondientes a la inmediata anterior.

    Se debe mantener el control subsecuente de acuerdo a los siguientes hallazgos.

    Cuando el desarrollo corresponda a su edad se debe dar orientación sobre técnicas de estimulación para favorecer el desarrollo, y citar a consulta subsecuente con la periodicidad que se establece en la norma.

    Si el desarrollo no corresponde a su edad, pero sí a la anterior, se debe dar orientación para favorecer el desarrollo del niño y citar consulta subsecuente a las dos semanas siguientes en el infante y tres meses después al preescolar; si no logra mejoría se refiere a una unidad de salud de mayor complejidad para su atención oportuna.

    Si el desarrollo no corresponde a su edad, ni a la inmediatamente inferior se refiere a una unidad de salud de mayor complejidad para su atención.

    EVOLUCIÓN DE LA MARCHA

    A partir de los dos años, simultanea desplazamientos y actividades con las manos. También, a partir de ésta edad, puede correr sin caerse, aunque no controla el detenerse porque carece de freno inhibitorio, que irá adquiriendo a partir de éste momento y que le permitirá, a partir de los tres años, regular y moderar a voluntad sus movimientos.

    Una postura típica de un niño de dos años es estar en cuclillas largo rato mientras juega, sin embargo, no mantiene el equilibrio al patear una pelota. Un logro muy significativo es que ya sube y baja escaleras poniendo ambos pies en cada escalón.

    A los tres años perfecciona toda su motricidad gruesa. Puede caminar de puntillas, mantenerse en equilibrio sobre un pie, subir escaleras alternando los pies, aunque para bajar necesita apoyarlos en el mismo escalón, ya que aún tardará un año más para subir y bajar en forma definitiva.

    ACTIVIDADES O ESTIMULACIÓN EN LA ETAPA PREESCOLAR

    Fomentar el juego y la interacción con niños de su edad.

    Contarle o leerle cuentos.

    Animarle a que cuente historias.

    Ejecutar juegos que fomenten el conocimiento en terminos nuevos.

    Hacerle participe de situaciones familiares que tengan relación con el tiempo, la memorización etc.

    PROMOCIÓN DEL DESARROLLO SOCIAL.

    El niño debe aprender a compartir. No es innato.

    1- Hábitos de autonomía. Autocuidado.

    2- Oportunidad de relación. Relacionarse con niños de la escuela.

    3- Modelos familiares.

    4- Oportunidades de relación en casa y en la escuela.

    5- Conocimiento por parte de los padres a los principios del aprendizaje. El ambiente: permitiendo, castigando, ignorando.

    6- Las ordenes deben tener su origen: consistente, firme y coherentes.

    Unicas, claras y afirmativas: si haces esto luego harás lo otro. No dando una negación.

    Todo esto hará que el niño tenga una buena autoestima.

    CÓMO SEGUIR EL PROCESO EDUCATIVO DE NUESTROS HIJOS E HIJAS. LA PARTICIPACIÓN EN LA EDUCACIÓN INFANTIL

    ¿Por qué debemos participar? Porque, además de ser un derecho reconocido en la Constitución y desarrollado en la legislación vigente, es un deber esencial para el ejercicio de la paternidad responsable. La participación se da tanto individualmente (padre y madre que tienen una relación con el educador, que hablan con él sobre la evolución de su hijo/a, que asisten a reuniones, etc.), como colectivamente, ya que lo que se organiza es por sectores de la comunidad educativa (padres y madres, alumnado, claustro) o entre sectores (Consejo Escolar), debiendo estar la participación individual integrada en la colectiva.

    En las escuelas infantiles que imparten el ciclo 0-3 años

    En los centros de Educación Infantil que desarrollan el primer ciclo de la Educación Infantil, la participación de los padres y madres en la enseñanza no está estructurada de una forma tan evidente como en los centros educativos que imparten los ciclos y las etapas siguientes y deja espacios importantes para la innovación educativa en función de las iniciativas del profesorado, las características de los niños y niñas y la naturaleza del medio en el que se encuentre el centro.

    En los centros de educación que imparten el ciclo 3-6 años

    En los Colegios Públicos que imparten el ciclo 3-6, la participación ya tiene unos canales preestablecidos -A.P.A., Consejo Escolar, etc.-, con independencia de las etapas educativas que ofertan dichos centros y de que la Educación Infantil no sea obligatoria. En todo caso,

    Orientaciones a los padres y madres

    - Comunicarse con el hijo/a desde el primer día. Aunque no comprenda el significado de las palabras, el tono y la melodía como se expresen aportan una carga afectiva importante que proporciona seguridad y confianza en él/ella. Recordemos en estos momentos la comunicación es básicamente de tipo no verbal (caricias, contacto físico, sonrisas, guiños, etc.).

    - Responder a los gritos y lloros del bebé. Hay quien considera, equivocadamente, que respondiendo al lloro y gritos se «habitúan mal». El aspecto positivo de que se responda es que el niño/a aprende a relacionar el uso de los sonidos que emite con la respuesta que le damos (acudir ante ellos), elemento que favorece la comunicación.

    - Ofrecer un entorno estable y organizado (ritmos de sueño-vigilia, alimentación, etc.), ya que le ayudarán al proceso de adquisición de hábitos y al conocimiento de objetos relacionados con dichos ritmos (ponerle el babero=comida).

    - Estimularlos verbalmente, hablándoles mucho y haciéndoles repetir sus vocalizaciones, permitiéndoles que también que jueguen solos con sílabas y otros sonidos.

    - Favorecer que comprendan las palabras más familiares (mamá, papá, niño/a, casa). Éstas deben ser pronunciadas con claridad por el adulto, para que progresivamente el niño/a las vaya relacionando con el objeto o persona que representan.

    • Proporcionar un entorno verbal rico, en el sentido de que se verbalicen acciones de la vida familiar, por ejemplo: lavar, poner la mesa, limpiar la casa, etc. Hay que tener en cuenta que el niño pequeño tiene una capacidad de atención limitada y se distrae fácilmente. No es necesario decirle muchas palabras, sino repetirle aquellas más próximas y familiares. El niño experimentará con el lenguaje e intentará reproducir las palabras, con gran esfuerzo; es importante dejarle terminar y no interrumpirle, que se tome su tiempo para explicarse (escuchar lo que los hijos nos quieren decir es la base del diálogo y la comunicación). Hay que corregirle poco a poco, pero reconociéndole su esfuerzo.

    OBJETIVOS, ACTIVIDADES Y MATERIALES DE LA EDUCACIÓN MOTORA.

    Los objetivos de la educación motora se establecen siguiendo las pautas del desarrollo motor. Por ello, es conveniente conocer las características típicas de cada etapa. Sólo sabiendo cuáles son las conductas motoras específicas, su grado de madurez y su evolución normal en cada momento, se podrán plantear objetivos y dar una respuesta correcta a cada niño en cada etapa de su evolución

    DE 2 A 3 AÑOS:

    OBJETIVOS:

    -Lograr incrementar la coordinación en los desplazamientos.

    -Adquirir mayor dominio y control postural, potenciando el equilibrio estático y dinámico.

    -Adquirir mayor precisión y equilibrio en presión y manipulación

    ACTIVIDADES:

    -MOTRICIDAD GRUESA-LOCOMOCIÓN:

  • Debe subir y bajar la escalera sin apoyo, trepar sobre cojines, y subirse a bancos y sillas bajitos.

  • “Somos equilibristas”. Se colocan tacos, cuerdas, saquitos, etc, por el suelo y debe caminar sobre ellos. En otro ejercicio, con los mismos materiales, se camina en desnivel, un pie sobre los tacos y otro en el suelo.

  • Debe lanzar y atrapar. Se juega con él a la pelota, usando pelotas grandes.

  • “Somos saltarines”. Se le invita a saltar desde el último escalón, desde un banco bajito. Nos desplazamos saltando.

  • “Hacemos carreras”. Nos movemos como serpientes, como gatitos, como tortugas y como otros animales. Corremos y nos paramos sobre un pie

  • Debe usar el triciclo, subir, bajar y correr.

  • “Cruzamos el río”. Con dos cuerdas se marca un ancho río y, en medio, se distribuyen tacos de plástico. Para no mojarnos, solo se pueden pisar los tacos.

  • -MOTRICIDAD FINA-MANIPULACIÓN:

  • “Hacer collares”. Los niños y niñas han de enhebrar bolas de plástico y luego, cordones gruesos, pero no rígidos y, posteriormente, otros más finos. Para empezar a ensartar se pueden usar soportes de alambre.

  • “Nos gusta construir”. Con tacos de plástico y madera se hacen trenes, torres y puentes.

  • “Pinta como yo”. El educador realiza trazos, garabatos o círculos en la pizarra o en papel de embalar y el niño le imita.

  • “De mano en mano y encestamos”. Se hace un corro, una fila y los niños y niñas se pasan la pelota de mano en mano, el último en recibirla la tira a un cesto o aro grande.

  • “Llenamos el cesto”. Se distribuyen por todo el espacio muchos tacos de plástico y se pide a los niños que llenen el cesto que está en medio. Se les animará para que traigan el mayor número posible de una vez. “Ahora vamos a construir” torres, puentes, trenes y una casa. Otro día se usan pelotas.

  • “La hora de los cuentos”. Se distribuyen por el suelo libros con formatos de cartón y se juega a leer como los mayores. Se trata de que los niños y niñas adquieran destreza manipulativa pasando las hojas.

  • MATERIALES:

    cajas, bancos y sillas no muy altos, pelotas, cuerdas, aros, cestas, tacos de plástico, saquitos de arena, cordones de plástico, cuentas, botones, papeles grandes, triciclos, libros, encajables.

    DE 3 A 6 AÑOS:

    OBJETIVOS:

    -Adquirir un creciente control y coordinación en la locomoción y en actividades manipulativas.

    -Mejorar el equilibrio estático y dinámico y conseguir mayor ajuste postural.

    -Fortalecer la musculatura de las extremidades superiores e inferiores.

    -Adquirir mayor precisión y destreza manipulativa.

    -Potenciar y estimular las diversas formas de desplazamiento (saltar, brincar, trepar, etc)

    ACTIVIDADES

    -MOTRICIDAD GRUESA-DESPLAZAMIENTOS:

  • “Enanos y gigantes”. Se cuenta una historia imaginando que vamos por el país de los gigantes y, de pronto, atravesamos una montaña y nos encontramos en el país de los enanitos

  • Vamos por el bosque y caminamos como los animalitos (utilizando todas las formas de desplazamiento): somos serpientes, osos, perros, hormigas y tortugas, etc.

  • “Los canguros”. Saltamos con los pies juntos sin caernos y sin apoyarnos en otro niño.

  • “Trepamos”. Se hace en el patio si se dispone de barras para ello.

  • “Un paseo por la selva”. Se inventa una historia en la que los niños y niñas tengan que utilizar distintas formas de desplazarse y mantener el equilibrio. Por ejemplo, andamos despacio para que no se despierten los animales; ahora hay que correr porque llueve, tenemos que saltar porque hay un arroyo, etc.

  • “Carreras de obstáculos”. Se distribuyen tacos de madera y picas por el espacio y se camina sobre ellos, se salta sin pisarlos, se anda de puntillas sin pisarlos, se corre sin tocarlos, tec.

  • “La pelota saltarina”. Jugamos con la pelota, la botamos y la cogemos, la chutamos hasta la puerta, la cambiamos con otro niño, hacemos un corro y jugamos solo con una.

  • -MOTICIDAD FINA-MANIPULACIÓN:

    Se desarrollaran actividades que potencien la presión (punzar, moldear distintos materiales, como barro o plasticina), la coordinación visomanual (pintar, ensartar, colorear, pintar, recortar, etc.) y otras, como lanzar y recoger pelotas.

    MATERIALES

    De psicomotricidad para trabajar la motricidad gruesa (cuerdas, pelotas, tacos, saquitos...) y, para la manipulación y la presión: pinturas, tijeras, papel, materiales moldeables, pelotas, etc).

    CONCLUSIÓN

    En conclusión, creemos que la psicomotricidad, su conocimiento y su práctica, puede ayudarnos a todos a comprender y mejorar nuestras relaciones con nosotros mismos, con los objetos y con las personas que nos rodean. La psicomotricidad se fundamenta en una globalidad del ser humano, principalmente en la infancia, que tiene su núcleo de desarrollo en el cuerpo y en el conocimiento que se produce a partir de él. El desarrollo psicomotor nos posibilita alcanzar niveles de simbolización y representación que tienen su máximo exponente en la elaboración de la propia imagen, la comprensión del mundo, el establecimiento de la comunicación, y la relación con los demás, La psicomotricidad puede aplicarse como instrumento educativo para conducir al niño hacia la autonomía y la formación de su personalidad a través de un proceso ordenado de consecuciones de todo tipo. En este devenir se pueden producir perturbaciones que pueden ser objeto de una consulta, intervención o terapia psicomotriz.

    Bibliografía.

    • Illingworth R.S.The development to infant and young children. 7ª Edición, 1981. Churchill Livingstone.

    • Osofsky, JD. Handbook of Infant Development. Wiley Interscience, 1979.

    • Griffiths R. The abilities of babies: A study in Mental Measurement. Association of Research in Infant & Child Development. 1986.

    • Rakel. Textbook of Family Practice. 5th Edition. WB Saunders Company. 1995.

    • El niño de 1 a 5 años. Arnold Gessel. Editorial Paidos. Séptima edición. 1973. 387 páginas.

    www.oksalud.com

    www.ssa.gob.mx/nom/008ssa23.htm

    http://escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/ManualPed/EvalDessPs.htm

    Resultado búsqueda www.hotbot.com

    Resultado búsqueda www.google.com

    1

    1