Desarrollo económico

Crecimiento económico. Subdesarrollo. Países subdesarrollados. Estructuralismo. Desarrollismo. Teoría de la dependencia y del centro periferia

  • Enviado por: JuanK
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
PS en Creación de Empresas
Laudeo Formación
Lo que hay que hacer para apostar por una idea de negocio. Los conceptos sobre gestión empresarial son la base para...
Solicita InformaciÓn

Curso de Gestión Empresarial para Autónomos y Pymes
EANE Escuela Abierta de Negocios
El curso se ha desarrollado de una forma clara y práctica con el objetivo de que sea una herramienta de gran utilidad...
Solicita InformaciÓn

publicidad

INTRODUCCION

Los autores que coinciden con el fenómeno del desarrollo como un proceso de crecimiento, suelen definir el nivel de desarrollo en términos de ingreso por habitante, y el proceso de desarrollo en términos de tasa de crecimiento. El ingreso por habitante es para algunos autores el indicador, o medida, más adecuado para definir el nivel y ritmo de desarrollo. Este mismo criterio lleva también a establecer nóminas de países ordenados según su nivel de ingreso medio por habitante de donde se deduce en seguida que aquellos que están por encima de cierto limite arbitrariamente escogido serán considerados países desarrollados, y poco desarrollados los que están por debajo del mismo.

Es de sobra conocido la existencia de un profundo y progresivo abismo entre el rico Norte y el empobrecido Sur, cuyo origen es más que probable, que se encuentre en el colonialismo. Una separación que se ve acentuada por el endeudamiento y los crecientes intereses que éste genera en la economía de los países más desfavorecidos. Los datos hablan por sí mismos:

Así, el 75% de la población mundial está concentrada en Asia, América Latina y África, que solamente cuentan con el 25% de la riqueza de la tierra, el 12% de la producción industrial, el 4% de la investigación científica y cifras más alarmantes aún en lo que se refiere a la calidad de vida. En cambio los países ricos, con la cuarta parte de la población del Mundo, consumen el 70% de la energía mundial, el 75% de los metales, el 85% de la madera, el 60% de los alimentos, etc. Esto quiere decir que si el crecimiento económico de los pueblos del Tercer Mundo se duplicara se necesitarían diez veces más de combustibles fósiles y unas 200 veces más de la cantidad de minerales.

Por lo tanto, todas las teorías que abogan de un modo u otro por equiparar al mundo subdesarrollado al del capitalismo avanzado, están viciadas ya en su misma base, puesto que su consecución supondría una explotación insostenible para el planeta. Estas teorías, por otra parte, carecen de la más mínima visión ecologista y del desarrollo sostenible. Pero si el autodenominado primer mundo tiene un privilegiado nivel de vida en este ecosistema cerrado, es precisamente porque hay países pobres; "nuestro consumismo les consume".

Concepción del Subdesarrollo Como Etapa. El método de análisis utilizado es el inductivo este método se va de lo particular a lo general, se trata de autores que observaron objetivamente las características que con frecuencia, presentan las economías subdesarrolladas.

Las variables económicas utilizadas son:

  • El excedente generalizado de mano de obra. (Desempleo.

  • Países cuya estructura productiva se encuentra escasamente diversificada.

  • Poblaciones que carecen de las actitudes, motivaciones, valores y rasgos de personalidad.

  • Una situación de mercado insuficiente.

  • Falta de capacidad para tomar decisiones de inversiones aún cuando existen oportunidades y recursos.

  • Tasa muy acelerada de crecimiento demográfico, que implican poco o ningún ahorro neto.

Teoría del Estructuralismo o Desarrollismo

Apareció en los años 40 como la primera forma de pensamiento económico autóctono y sistemático en América Latina en búsqueda de un camino que partiera desde el subdesa5rrollo hasta llegar al desarrollo industrial capitalista y hacia la inserción más integral en la división internacional capitalista del trabajo.

El enfoque estructuralista trata de identificar el orden con arreglo al cual se conectan entre sí los hechos económicos de índole distinta, como relaciones estables. En el estructuralismo está presente una característica del pensamiento burgués contemporáneo llamado “pluralismo teórico metodológico”.

Desde la crisis de 1929-1933 los países de A. Latina se vieron obligados a producir algunas mercancías que antes importaban. De una parte, los países capitalistas desarrollados disminuyeron el ritmo de exportación de capitales y mercancías hacia América Latina. De otra parte, América Latina disminuyó su capacidad de exportación y por tanto de importación. Surgió el llamado modelo de desarrollo hacia adentro, basado en la industrialización sustitutiva de importaciones.

En estas condiciones surgió el pensamiento económico desarrollista o estructuralista alrededor de la figura de Raúl Prebisch y la CEPAL (1948) (Institución de las Naciones Unidas), (Comisión Económica para América Latina).

Raúl Prebisch incorporó a su teoría categorías y enfoques de la escuela neoclásica, del keynesianismo, del social-institucionalismo y de la síntesis neoclásica, pero al hacerlo utiliza el enfoque estructuralista. Prebisch se cuestiona el principio de las ventajas comparativas en relación a los factores, por considerar que esta teoría no funciona en el capitalismo periférico por razones estructurales. Pero reconoce este principio válido para los países centro.

Entre los economistas estructuralistas más reconocidos en América Latina tenemos a Raúl Prebisch, Juan F. Noyola, Aníbal Pinto, Celso Furtado, Osvaldo Sunkel, G. Martner, Enrique Iglesias.

El concepto de "estructura" se relaciona con los cambios y transformaciones de ciertas variables o proporciones entre variables económicas que se expresan en el largo plazo. Las variables que sé ínter-relacionan con los cambios estructurales pueden ser por ejemplo:

Productividad - Nivel de ingresos
Progreso técnico - Bienestar social
Desarrollo - Inflación
Cambio estructural - Reforma.

Gracias a la nueva tendencia estructuralista se suscitaron los siguientes fenómenos en América Latina los cuales de una manera teórica son muy difíciles de explicar.

  • La internacionalización de la economía latinoamericana.

  • Las tendencias y lugar de América Latina en la nueva división internacional del trabajo.

  • El comportamiento de América Latina ante la crisis de las relaciones económicas internacionales (crisis monetaria, energética, de materias primas, alimentaría, inflación.

  • La internacionalización del capitalismo monopolista de Estado y su mecanismo de acción en América Latina.

  • La Revolución Científico Técnica en América Latina.

El neoestructuralismo contemporáneo se presenta con un programa conciliador de los intereses de empresarios y obreros a través de un Estado democrático benefactor que aspira a contrarrestar los efectos más agudos del ciclo capitalista, que aleje el peligro de las conmociones y revoluciones sociales y que pugna contra la concepción neoliberal.

Lo cierto es que este enfoque estructuralista que se inició en los años 40 y 50 como una gran aspiración de desarrollo nacional y frente al imperialismo norteamericano ha sido fuente teórica importante para las posiciones más progresistas de la teoría de la dependencia y del marxismo en Latinoamérica. Uno de los aspectos teóricos de mayor trascendencia en que podemos reconocer el aporte del estructuralismo es en el estudio de la correlación que existe entre crisis, inflación y desarrollo.

Teoría de la Dependencia.

Surgió en la América Latina en los años 60, intenta explicar las nuevas características del paso del subdesarrollo al desarrollo dependiente, que ya se había implantado en los países latinoamericanos. Desde los años 30, estos se habían orientado en la dirección de la industrialización, caracterizada por la sustitución de productos industriales, importados de las potencias imperialistas, por los producidos en industrias nacionales.

Inicialmente se dirigieron al entorno latinoamericano aunque posteriormente fueron generalizadas por economistas neo-marxistas entre los que destacó Samir Amin, asociándolo al concepto de desarrollo desigual y combinado.  

La dependencia económica es una situación en la que la producción y riqueza de algunos países está condicionada por el desarrollo y condiciones coyunturales de otros países a los cuales quedan sometidas. El modelo "centro-periferia" describe la relación entre la economía central, autosuficiente y próspera, y las economías periféricas, aisladas entre sí, débiles y poco competitivas. Frente a la idea clásica de que el comercio internacional beneficia a todos los participantes, estos modelos propugnan que sólo las economías centrales son las que se benefician.

Como quiera que la Teoría de la Dependencia es polémica a lo interno, pues muchos de sus autores abordan con mucha riqueza los problemas del desarrollo dependiente desde muchas aristas, sólo vamos a destacar aquellas ideas centrales más coincidentes entre ellos: Theotonio Dos Santos, Ruy Mauro Marine, Vania Bambirra, André Gunder Frank, etc:

  • El subdesarrollo está conectado de manera estrecha con la expansión de los países capitalistas industrializados.

  • El desarrollo y el subdesarrollo son aspectos diferentes del mismo proceso universal del capitalismo.

  • El subdesarrollo no puede ser considerado como la condición primera o punto de partida para el proceso histórico del desarrollo.

  • La dependencia, con todo, no es solamente un fenómeno externo, sino que se manifiesta también en diferentes formas de estructura interna (social, ideológica y política).

Como consecuencia de estas ideas, los países latinoamericanos aplicaron una estrategia de desarrollo basada en el proteccionismo comercial y la substitución de las importaciones. A la vez, los bancos centrales latinoamericanos se esforzaron por sobre valorar sus propias monedas para abaratar sus importaciones de tecnología.

La estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta en la que se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que influyó muy negativamente en las economías "centrales". Pero finalmente, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó en la década de los ochenta en la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo

Es justo reconocer el aporte realizado por los teóricos de la dependencia al esclarecimiento de los mecanismos de dominación imperialista en los países subdesarrollados, particularmente en América Latina.

Con todo lo que se pueda señalar de limitaciones de la Teoría de la Dependencia, hay un núcleo duro que la vincula con el enfoque actual del Sistema-Mundo: se analiza la formación y la evolución del modo capitalista de producción como un sistema de relaciones económico-sociales, políticas y culturales que nace a finales de la Edad Media europea y que evoluciona en dirección a convertirse en un sistema mundial.

Teoría del Centro Periferia

Como consecuencia de la extraordinaria transferencia de recursos productivos de los países en plena revolución industrial hacia la periferia, se observa a fines del siglo XIX un periodo de auge del comercio internacional sin precedentes en la historia de la humanidad por su volumen, por su diversidad y su amplitud geográfica.

La expansión del comercio mundial responde a un patrón bien definido de relaciones entre países; tratase fundamentalmente de un flujo de exportaciones de alimentos y materias primas desde las áreas periféricas hacia los países originarios de la revolución industrial, y de un flujo de exportaciones de productos manufacturados y de capital de los países industrializados de Europa hacia regiones que se incorporaban a la economía internacional.

El auge de las exportaciones de los países de la periferia no se debe solo al aumento en la línea de exportación o en el producto en el que se especializaban tradicionalmente, sino que es también en consecuencia del surgimiento gradual de nuevos productos en el comercio internacional.

El efecto que tuvo el desarrollo de sectores exportadores de relativa magnitud y de gran dinamismo sobre las economías de la región puede analizarse desde diversos puntos de vista. Así, por ejemplo, el desarrollo del sector exportador tuvo importantes efectos sobre la organización espacial o regional de la actividad económica; el producto, y los recursos naturales que lo originan, explican cuales son las áreas o zonas de un determinado país que cobran intensa vida a raíz del desarrollo de una nueva actividad económica de gran trascendencia.

Ese efecto regional, que se manifiesta en la valorización de determinadas áreas, regiones o localidades, tiene igualmente considerable influencia sobre el tipo, magnitud y orientación del capital social básico en que se inviertan buena parte de los recursos externos para crear las condiciones de crecimiento del sector exportador.

El círculo vicioso del subdesarrollo

Durante la segunda mitad del siglo XX los organismos internacionales han dedicado grandes recursos a promover el desarrollo. En algunos aspectos, su actuación ha tenido un efecto notable e indudable.  La atención sanitaria y la educación han mejorado en casi todas las regiones del mundo. La mortalidad infantil ha disminuido. La esperanza de vida de la población mundial es actualmente muy superior a cualquier otro momento de la historia. El proceso de rápido y sostenido crecimiento económico que han experimentado algunos países asiáticos y latinoamericanos en los veinte últimos años muestra claramente que existe la posibilidad de una salida para el subdesarrollo.'Desarrollo económico'

Pero la diferencia entre los pobres y los ricos sigue aumentando y sigue habiendo poblaciones sin mejoras perceptibles de su nivel de vida con respecto a los primeros agricultores de hace diez mil años ¿Por qué? ¿Qué podemos hacer para ayudarles?  ¿Qué o quiénes lo impiden?

De hecho,  muchas regiones del planeta siguen encerradas en lo que se ha llamado el círculo vicioso del subdesarrollo: las condiciones sociales, económicas y políticas impiden su expansión cultural y económica.

Al analizar el sistema de funcionamiento de los PMD podemos descubrir que en realidad no hay uno sino tres círculos viciosos -el cultural, el demográfico y el económico- conectados entre sí y que se realimentan (feed-back) mutuamente. La estabilidad del sistema se ve reforzado por la existencia de unas barreras que lo aíslan del exterior generando un efecto de enquistamiento.

El círculo vicioso cultural: La falta de formación personal y la inadecuación de la cultura social impiden el desarrollo, y el subdesarrollo impide la diseminación de la cultura.

El círculo vicioso demográfico: La alta natalidad y sobrepoblación produce miseria y la miseria impide el control de la natalidad.

El círculo vicioso económico: Los bajos salarios determinan baja productividad laboral que impide el crecimiento de las rentas del trabajo.