Desarrollo del lenguaje en los niños

Psicolingüística. Desarrollo humano. Comunicación verbal. Teorías explicativas. Usos. Funciones. Etapas de adquisición

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


I. Desarrollo del lenguaje

Introducción

El hombre, ser social por naturaleza, tiene como principal vehículo de comunicación el lenguaje, impregnando éste toda su vida.

La interrelación, la interpretación de la realidad y la transmisión cultural, con todo lo que ella implica, se hace posible teniendo como medio fundamental el lenguaje.

El lenguaje es un “método exclusivamente humano, no instintivo, de comunicar ideas, emociones y deseos, por medio de un sistema de símbolos producidos de manera deliberada. Estos símbolos son ante todo auditivos y son producidos por los órganos del habla” Sapir (1956).

A lo que hace referencia Sapir es al lenguaje verbal, del que se ocupan los lingüistas, el lenguaje de las palabras. Es el sentido en que la mayoría de las personas suelen entender el término. Cuando en la escuela se afirma, por ejemplo, que tal niño “tiene problemas de lenguaje” o “su lenguaje es deficiente”…, normalmente se está haciendo referencia explícita a lo verbal a lo lingüístico y no a deficiencias de naturaleza no verbal -por ejemplo, gestuales o de percepción social- las que también pueden afectar la comunicación y constituyen otro tipo de “lenguaje”.

El estudio del lenguaje entrega valiosas herramientas al educador en su labor profesional y le permite vislumbrar, en la riqueza y variedad de sus funciones, la riqueza y complejidad del ser humano y el sello particular que distingue a cada uno de sus educandos. Saben bien los educadores que son variados los agentes de mediación en la dinámica del lenguaje y la comunicación, en el desarrollo personal y social -y que concurren en la escuela- incluyendo la

familia, el barrio, la televisión, el cine, la prensa escrita, grupos y organismos sociales de diferente naturaleza, etc. El lenguaje, la comunicación y el desarrollo de cada niño o niña, dependerán en forma decisiva de las experiencias vividas y las influencias de todas esas variables. Pero tienen confianza también en que si tales experiencias e influencias han sido insuficientes o acaso negativas, la escuela tiene como misión favorecer el desarrollo integral de todos los educandos, constituyendo el lenguaje un aspecto central o “eje articulador”.

La problemática que se presenta dentro del campo de los trastornos del lenguaje es muy amplia y variada. Son muchas las alteraciones que se pueden dar en el mismo, procedentes de orígenes diversos y presentando diversos grados de severidad. También varía la incidencia de casos que se dan en cada una de ellas.

Se llama desarrollo del lenguaje al proceso por el cual los seres humanos adquieren la capacidad de comunicarse verbalmente. Este desarrollo se produce en un período crítico que se extiende desde los primeros meses de vida incluso la adolescencia, en sentido estricto, ya que durante los primeros cinco años es cuándo tiene lugar a mayor velocidad de aprendizaje y se adquieren los instrumentos básicos para su dominio. Es un período fundamental pero el desarrollo del lenguaje no tiene fin, ya que constantemente se produce un aumento de vocabulario y un enriquecimiento con nuevas aportaciones expresivas.

Condicionantes

Para que tenga lugar este desarrollo son necesarias una serie de condiciones:

• Ausencia de lesión en los órganos implicados (aparato fonador, sistema

auditivo, etc.);

• Correcto funcionamiento y maduración adecuada del sistema nervioso;

• Capacidad intelectual;

• Motivación, es decir, deseo de comunicación con las personas que lo

rodean, (esta capacidad estaría ausente en los niños autistas), etc.

La intervención del adulto es fundamental, ya que es el responsable de dar un

andamiaje a los del niño, y se produce en situaciones espontáneas, carentes de

intencionalidad, caracterizadas por el gozo entre ambos. Muy pronto se produce

en el niño la motivación e intento comunicativo, hecho que se denomina

protoconversación. Son diálogos muy primitivos, caracterizados por el contacto

ocular, sonrisas, gorgojeos y alternancia de las expresiones. Podemos

encontrar este tipo de conducta ya en niños de dos meses.

Teorías explicativas

Actualmente no existe ninguna teoría universalmente aceptada como explicativa

de la adquisición del lenguaje. Se pueden destacar tres tendencias:

1. El innatismo (Noam Chomsky, D. McNeill, etc.), que sostiene que el papel

del ambiente es el de ser desencadenante de estructuras ya establecidas

e internas del organismo;

2. El constructivismo, que sostiene que el lenguaje resulta de la acción

constructiva del sujeto, posibilitada ponerlo desarrollo de la función

simbólica y de otros aspectos cognitivos;

3. Comunicación e interacción: son aspectos destacados por las teorías que

resaltan el papel del contorno (Lev Vygotski, B. F. Skinner). Las etapas

por las que atraviesa el desarrollo del lenguaje están sujetas a cierta

flexibilidad en función de las características de los niños, lo que dificulta

su delimitación exacta en el tiempo; no obstante, son bastante similares,

incluso entre niños de diferentes culturas.

4. El emergentismo (E. Bates, B. MacWhinney), que propone que el

lenguaje emerge de la interacción de otros sistemas más básicos.

Definición:

El lenguaje es el conjunto de medios que permiten al hombre expresar sus pensamientos, sentimientos y vivencias. También se define como el conjunto de sistemas de comunicación constituido por diversas manifestaciones: dibujos, gestos, sonidos, movimientos procesos culturales (mitos, leyenda, arte, monumentos), etc. Algunos autores lo reducen a la función biológica de la relación, y por eso hablan de lenguaje de los animales (abejas, hormigas,

delfines); incluso, no faltan quienes consideran que la cultura misma es un lenguaje, porque en cada una de sus ramas y manifestaciones contiene un mensaje, es decir, un significado.

El lenguaje es una institución social, pues sólo puede existir en sociedad, como instrumento de comunicación humana. Al igual que otras instituciones sociales, como la familia , el lenguaje puede ser muy amplio e incluso universal, pero varía de una comunidad a otra, en cada una de las cuales se manifiesta de modo diferente. Además, cambia constantemente por la presión de necesidades diversas y también de otras comunidades. Vygotski en “Pensamiento y lenguaje” (ed. 1987), “concibe el lenguaje como el elemento posibilitador de la existencia del pensamiento, postulando una síntesis de pensamiento y lenguaje realizada durante el desarrollo y por la que el

pensamiento es lenguaje y el lenguaje pensamiento. Tal síntesis implica la existencia de un lenguaje interior, concepto nuclear en la obra de Vygotski. El lenguaje interno, en el desarrollo del ser humano, se hace factible en cuanto el niño empieza a hablarse a sí mismo, reproduciendo pautas interpersonales, es decir, cuando inicia la construcción -totalmente social- de su conciencia”.

Si analizamos la literatura sobre el tema, podemos observar que existen numerosas y diversas definiciones sobre el lenguaje, una muestra más de la complejidad del mismo:

Rondal (1991) lo define como una función compleja que permite expresar y percibir estados afectivos, conceptos, ideas, a través de signos acústicos o gráficos. Coseriu (1964) destaca que el lenguaje está fundado en la asociación arbitraria de un significado (contenido semántico) y un significante (imagen acústica). Esto supone que para poder establecer la comunicación es preciso que hablante y oyente acepten los mismos símbolos para los mismos objetos y que la combinación de los mismos se efectúe según una determinadas reglas; es decir, deben aceptar una norma preestablecida.

Crystal (1983) subraya que para que la comunicación pueda producirse es necesaria la existencia de un emisor, un receptor, un mensaje y un acuerdo entre los interlocutores respecto a la utilización de un código.

Según este autor, toda actividad comunicativa conlleva los siguientes

pasos o fases:

¬ Fuente de información: ser humano

¬ Proceso de codificación: elaboración del mensaje

¬ Producción: publicidad de la señal codificada

¬ Transmisión: envío de la señal

¬ Recepción: la señal es recibida

¬ Descodificación: desciframiento del mensaje

¬ Destino: descodificado el mensaje, se registra su significado

Bloom y Lahey, 1978, de una forma más técnica, lo definen como: “un código por el cual se representan ideas sobre el mundo a través de un sistema arbitrario de signos para la

En el siguiente esquema cada círculo representa uno de los componentes o aspectos del lenguaje y éste surge de la conjunción de todos ellos. Todos forman parte de un sistema, están relacionados y así por ejemplo una variación en la forma produce una variación de significado o contenido (“la madre coge a la niña en brazos” no es lo mismo que “la niña coge a la madre en brazos”).

5

DIMENSIONES DEL LENGUAJE (Bloom y Lahey 1978)

FORMA CONTENIDO

LENGUAJE

USO

www.euskadi.net

FORMA: Aspectos relacionados con las reglas y la gramática (morfosintaxis y

fonología)

CONTENIDO: Aspectos referidos a los significados (semántica)

USO: Aspectos referidos a la pragmática de la lengua, a su funcionalidad, a su

uso social Siguiendo este análisis, es fundamental tener siempre presente que la comprensión del lenguaje como medio de comunicación depende también del contexto determinado en el que se produzca, ya que todo mensaje se produce en un entorno social concreto.

Yuen Ren Chao señala que el lenguaje se caracteriza por:

1. Es un comportamiento voluntario a diferencia de los actos reflejos o instintivos como bostezar, estornudar, reír, llorar, toser, etc.

2. Es un conjunto de hábitos adquiridos que se forman a temprana edad, de allí que los niños aprenden su propia lengua y una adquirida mas fácil que los adultos.

3. Es arbitrario por que no guarda ninguna relación de correspondencia con la realidad que designa.

6 4. El lenguaje es una convención es decir aunque haya arbitrariedad, las personas convienen en utilizarlo de determinada manera y bajo tal o cual sentido.

5. Es una tradición, una institución social formada a través de la vida en común de gran numero de personas.

6. La lengua es conservadora y se resiste a los cambios pero a un así cambia mas rápidamente que las plantas y los animales.

7. Es oral y esta formada por sonidos distintivos llamados fonemas.

8. Es lineal pues sus unidades se desarrollan en orden sucesivo

formando una cadena hablada.

9. Se compone de un inventario mas o menos pequeño y limitado de

fonemas (son 24 fonemas) que combinados se pueden obtener

infinita cantidad de mensajes.

10. La lengua es sistemática y asimétrica, regular e irregular. Sus

pocos elementos constituyentes aparecen en estructuras regulares

y sistemáticas.

11. La lengua se aprende no es innata no se hereda se adquiere como

consecuencia de la vida en relación social.

12. La doble articulación es el carácter fundamental porque:

La primera articulación esta formada por unidades que poseen

significante o imagen acústica y significado que es la idea,

concepto o contenido. La segunda articulación esta constituida

por unidades lingüísticas que solo poseen significantes y carecen

de significado ejemplo: árbol por si mismo no significan nada.

Etapas de la adquisición del lenguaje

Etapa Prelingüística 0 a 12 meses

Comunicación Prelingüística. No hay palabras

Vocalizaciones involuntarias

Balbuceo-Laleo

Maduración biológica de la percepción y percepción del habla

Etapa lingüística12 a 18 / 24 meses

Consonantismo mínimo. Primeras palabras aisladas

Uso fonológico y léxico reducido

Etapa de desarrollo fonológico18 / 24 meses a 4 años

Desarrollo del lenguaje simple

Adquisición de la sintaxis básica

Explosión de palabras

Lenguaje inteligente

Etapa de culminación o cierre fonológico 4 a 6 años

Consolidación fonológica

Manejo inteligente del lenguaje como comunicación

Adquisición de la conciencia fonológica

La conciencia fonológica es el conocimiento de que cada palabra puede

concebirse como una unión de fonemas. Para que el niño pueda aprender

a leer debe poder apreciar mediante el juego y la práctica, que el habla

tiene un carácter segmental y comprender que las palabras se componen

por segmentos de fonemas (el sonido de las letras).

1. Etapa Prelingüística

Este periodo consiste en el desarrollo de los sonidos que componen las

palabras y el desarrollo de pautas gestuales y vocales.

Los niños recién nacidos producen distintas vocalizaciones no verbales como el

llanto. Hacia el mes y medio ejercitan su aparato vocal con sonidos vocales

llamados arrullos. Hacia los seis meses, estos sonidos vocales empiezan a

combinarse con sonidos consonánticos y se entra en la fase del balbuceo, al

principio con sonidos silábicos aislados, después con secuencias silábicas.

Los sonidos producidos en la fase del balbuceo se deben al ejercicio

espontáneo del aparato fonador, no a imitar las palabras del adulto.

Sin embargo, los niños poseen la capacidad de discriminar los sonidos del

lenguaje adulto que oyen y muestran un especial interés por los sonidos que

corresponden al lenguaje humano.

Durante el primer año de vida desarrollan los movimientos articulados que

necesitan para adquirir el lenguaje y algunas de las funciones comunicativas. Al

final del primer año de vida, los niños son capaces de comunicarse con los

adultos mediante gestos y vocalizaciones.

2. Etapa lingüística.

Todos los niños empiezan emitiendo palabras aisladas que suelen corresponder

a verbos, nombres o adjetivos pero nunca a palabras funcionales como

preposiciones o conjunciones.

El momento de emisión de la primera palabra puede variar mucho aunque suele

ocurrir entre los doce y dieciocho meses. Estas palabras se emiten en el

contexto de los gestos, por ejemplo el niño puede extender la mano para pedir

su juguete favorito, pero, en lugar de limitarse a emitir un gemido acompaña el

gesto de la palabra pelota.

El hecho de que las primeras palabras aisladas del niño cumplan funciones

comunicativas ha llevado a algunos autores a sugerir que son como frases que

contienen un mensaje mucho más complejo, que sólo puede deducirse del

contexto no verbal en que se producen. Por eso, a veces se denominan

holofrases.

Con estas holofrases, los niños son capaces de realizar funciones

comunicativas como pedir, negar,... semejantes a las que realizaban antes

mediante gestos.

3. Etapa del desarrollo fonológico

Hacia la segunda mitad del segundo año del segundo año de vida los niños

dejan de usar palabras aisladas y empiezan a combinarlas de dos en dos. Este

estadio en el desarrollo es tan universal como el de las palabras aisladas.

Estas combinaciones no se hacen al azar, parecen obedecer una organización y

poseer un sentido incluso la mayoría de los autores dicen que las

combinaciones de dos palabras están organizadas de acuerdo con una

gramática infantil.

Los niños tienden a combinar palabras como sustantivos, verbos o adjetivos sin

emplear partículas funcionales como “de” o los artículos “el”, “la” o “un”. Al

considerar el contexto en que se producen estas emisiones resulta posible

reconstruir el significado con que los niños parecen producirlas.

Estas combinaciones no son imitaciones del habla adulta, sino genuinas

creaciones del niño.

Durante su tercer y cuarto año de vida el lenguaje de los niños experimenta un

crecimiento muy vertiginoso.

El vocabulario aumenta mucho, pasando a ser de varios cientos de palabras; la

longitud y complejidad de las frases producidas por los niños también se

incrementa de una forma extraordinaria.

Una manera de registrar el crecimiento lingüístico de este período es mediante

un índice llamado longitud media de las emisiones (LME).

Se ha comprobado que la longitud media de las emisiones aumenta de forma

sistemática a partir de los dos años.

Pueden existir importantes diferencias individuales entre los niños. Pueden

producirse pequeños estancamientos o incluso ligeras regresiones.

Asimismo, los niños empiezan a utilizar de modo sistemático las terminaciones

(morfemas) que marcan el género y el número de sustantivos y adjetivos; y el

número, persona y tiempos de los verbos.

El carácter productivo o creativo del lenguaje infantil a estas edades

(aproximadamente tres años) se ha demostrado también de forma experimental.

Normalmente, los niños adquieren las reglas en un determinado orden: hay

construcciones que les resultan más difíciles que otras y, aunque existen

diferencias individuales, es posible encontrar algunas regularidades en su orden

de adquisición de la sintaxis.

4. Etapa de culminación o cierre fonológico.

Comprende desde los 4 a los 6 años y supone un cierre de las habilidades que

propician el lenguaje. Al finalizar esta etapa, el niño puede producir cualquier

palabra. Hasta esta etapa pueden ser normales errores residuales del habla, los

que luego de los 6 años deben desaparecer.

A partir de este momento el niño está apto, por su desarrollo fonológico, para el

aprendizaje de la lectoescritura.

Lenguaje y pensamiento

• El lenguaje se desarrolla gracias a la facultad humana del

pensamiento, y se va desarrollando con una determinada lengua o

idioma (lengua materna).

• El pensamiento toma forma y se desarrolla gracias al lenguaje

(ambos se necesitan).

• Lenguaje es cualquier forma de comunicación basada en el

consenso.

• Hay múltiples lenguajes: lenguaje musical, plástico, articulado

(también llamado código lingüístico), etc.

Lenguaje y comunicación

Que el hombre “mediante el don del lenguaje” pueda salir “de la soledad de su

intimidad” (Lersch), pone de relieve el rol del lenguaje al servicio de la

comunicación. “Lenguaje y “comunicación” no son términos sinónimos, ni

necesariamente intercambiables, pese a que, a causa de sus variadas

acepciones y rasgos en común, muchas veces se les usa indistintamente.

Se entiende por comunicación al proceso que tiene por finalidad la

transmisión intencionada de un mensaje. Quien envía el mensaje -emisorconoce,

sabe quién lo recibirá -receptor- y para qué enviará su mensaje.

Entonces, lo elabora adecuadamente, a fin de lograr su propósito y

adecuándose al medio a través del cual lo va a trasmitir.

Comunicación también se suele entender como contacto o unión entre

personas, cosas o lugares (por ejemplo: “Este es el puente que comunica con la

otra orilla”). Sin embargo el puro contacto físico no necesariamente supone

“comunicación”. Las personas muchas veces se ven obligadas a un estrecho

contacto o proximidad física (como en los asientos de un aeropuerto, un

ascensor o un medio de transporte) y no es esperable que se estén

comunicando, aunque no se descarta que ello pueda ocurrir.

Los términos “lenguaje” y “comunicación” se encuentran estrechamente ligados

entre sí, siendo el primero “instrumento” del segundo. El lenguaje entendido

como esa asombrosa capacidad o facultad de comunicarse y de representar la

realidad, se expresa en algún tipo de sistema (o sistemas) de signos, el

término lenguaje se utiliza también para aludir al sistema (o los sistemas) en sí y

su utilización.

En el caso del lenguaje verbal los lingüistas denominan “lengua” al sistema y

“habla” al uso o realización de ese sistema al servicio de la comunicación.

EL HABLA: Es el uso individual que cada persona hace de su

lengua. En su caracterización intervienen la edad, el sexo, el estado

de ánimo, la ocupación y tantos otros factores porque por ejemplo

hay diferencias y de hecho se puede distinguir el habla de un hombre,

de una mujer, de un adulto, de un sano, de un enfermo, etc.

Lengua y Habla: Código y Mensaje

Desde Saussure (1857-1913), el fundador de la lingüística moderna se llama

lengua al código y habla al mensaje El código es el saber lingüístico, acumulado

en la mente del hablante. Y el mensaje es la realización concreta y real del

código limitada a un momento y circunstancia específicos, donde se vuelca

parte de su saber o código. Cada uno de estos aspectos son de índole distinta y

están también en un plano diferente pero ambos se necesitan para existir: no

puede haber habla (mensaje) sin el sistema subyacente de la lengua y esta

solamente se puede manifestar atreves del acto concreto del habla.

-1913)

El enfoque de Saussure, sostiene que todas las palabras tienen un componente

material (una imagen acústica) al que denominó signficante y un componente

mental referido a la idea o concepto representado por el significate al que

denominó significado. Significate y significado conforman un signo.

Ampliando el horizonte de la lingüística Ferdinad de Saussure relacionó a la

lingüística con un estudio más general que los signos... identificó las

características de la lengua como entidades mentales, subrayó la creatividad del

lenguaje, estableció una terminología que favorecía la definición precisa de

términos generales, en lugar de la adopción de términos técnicos, adoptó un

sistema didáctico que recurría con frecuencia a las analogías tomadas de la

música, el ajedrez, el montañismo o el sistema solar para describir mejor los

rasgos del lenguaje. Estos logros, introducirán a la lingüística en el siglo XX... la

El punto de partida utilizado por Saussure fue pues, el de la individualidad del

acto expresivo: la palabra hablada. Se presenta así la primera distinción teórica

entre:

Lengua (el sistema): O lo que podemos hacer con nuestro lenguaje y;

Habla (el uso del sistema): O lo que de hecho hacemos al hablar.

El habla, es el uso individual del código lingüístico.

La lengua es social. Está en la mente de todos los hablantes.

Lenguaje Acto simbólico palabra

Habla Acto motor voz

El habla es individual. Es una realización personal, original. Cada hablante

puede elegir los elementos del código y cambiarlos para construir su mensaje

verbal. Se dice por ello que la lengua es abstracta y el habla es concreta.

El lenguaje oral, que puede expresarse de manera oral o escrita, incluye una

distinción de gran importancia establecida por los lingüistas a partir de Saussure

Sobre la lengua escrita reina cierta desconfianza. El recelo que respecto de ella

cultiva el hablante suele trasmitirse también a los especialistas, y he aquí que

muchos tratan de ella con evidente pudor; para algunos, todo se reduce a

mencionar la ortografía o la `buena letra', para otros, hablamos de la lengua

escrita cuando aludimos al discurso literario. Muchas veces la minimizan

quienes la entienden totalmente sometida a la lengua oral, en tanto que no falta

autor que defienda la posibilidad de estudiarla como un significado promovido

por significantes distintos de los privilegiados por la lengua oral. Lenguaje

artificial es la escritura, mecanizado, ligado a estereotipias escolares.

Hay, para empezar, una innegable relación con la oralidad, y tal vez convenga

partir del análisis de esta evidencia. ¿Qué significa aceptar que la lengua escrita

está en relación con la oral? ¿Qué son lenguas en contacto? ¿Qué la escrita es

una `lengua autónoma', o es la misma lengua con distinto código?

Hay que superar, por lo pronto, la idea de que los grafemas no hacen sino

reproducir exacta o aproximadamente las pronunciaciones, porque nosotros no

pronunciamos palabras sino frases cargadas de sentido. Lo que transmite la

lengua oral es precisamente eso: sentido. Y la lengua escrita evoca y trasmite

eso mismo. Ocurre que a veces una mala `trascripción' puede desfigurarlo, y

eso ocurre cuando lo que parecía tan claro al ser percibido por el oído no resulta

serlo a la hora de la lectura: al confrontar aquel nítido recuerdo inteligible con la

torpe estructura gráfica se advierte la necesidad de hacerse cargo de que la

lengua escrita es algo más que esa mera reproducción de la cadena sonora.

Dos funciones pueden distinguirse en la lengua escrita: una informativa

(discursiva) y otra documental. Esta función documental se da cuando el texto

ofrece `una información máxima' despojada de la habitual redundancia de la

lengua oral; aparece, así "como un objeto material en el que se encuentra

codificado un contenido informativo (y no un discurso) que hay que descifrar".

Todo esto anuncia cuán exigente y responsable es acá la tarea del receptor: su

función es la de `interpretar', indagar por la información según las estrategias

propias de su pensamiento y su propio lenguaje.

El Funcionamiento del Lenguaje

1. La función representativa o referencial: es la base de toda comunicación; define

las relaciones entre el mensaje y la idea u objeto al cual se refiere. El hablante

transmite al oyente unos conocimientos, le informa de algo objetivamente sin

que el hablante deje translucir su reacción subjetiva.

Los recursos lingüísticos característicos de esta función serían: entonación

neutra, el modo indicativo, la adjetivación específica y un léxico exclusivamente

denotativo.

2. La función expresiva o emotiva: es la orientada al emisor; define las relaciones

entre el emisor y el mensaje. Expresan la actitud del emisor ante el objeto; a

través del mensaje captamos la interioridad del emisor, se utiliza para transmitir

emociones, sentimientos, opiniones del que habla.

Los recursos lingüísticos son: Adjetivación explicativa, términos denotativos,

modo subjuntivo.

3. Función apelativa o conativa: define las relaciones ente el mensaje y el receptor;

esta centrada en el receptor. Se produce cuando la comunicación pretende

obtener una relación del receptor intentando modificar su conducta interna o

externa. Es la función del mandato y de la pregunta.

Los recursos lingüísticos son: Vocativos, imperativo, oraciones interrogativas

(utilización deliberada de elementos adjetivos valorativos, términos

connotativos, pero siempre que todo esto este destinado a llamar la atención del

oyente).

Ninguna función se presenta de manera exclusiva y aislada sino en forma

integral. A veces predomina una sobre la otra. Ejemplo:

 En un acta de sesiones, en operaciones matemáticas, predomina

la función significativa.

 En un poema lírico predomina la función expresiva.

 En una interjección predomina la apelativa.

Además existen:

4. Función poética o estética: se define la relación del mensaje con él mismo. Esta

función aparece siempre que la expresión utilizada atrae la atención sobre su

forma. Se da esencialmente en las artes donde el referente es el mensaje que

deja de ser instrumento para hacerse objeto (el mensaje tiene fin en si mismo).

Generalmente se asimila esta función a la Literatura, pero se encuentra también

en el lenguaje oral y cotidiano.

Recursos lingüísticos: Los de literatura (metáforas, hipérboles...)

5. Función fática: Es la función orientada al canal de comunicación, su contenido

informativo es nulo o muy escaso. La función fática produce enunciados de

altísima redundancia. Su fin es consolidar detener o iniciar la comunicación. El

referente del mensaje fático es la comunicación misma. Constituye esta función

todas las unidades que utilizamos para iniciar, mantener o finalizar la

conversación.

6. Función Meta Lingüística: es la función centrada en el código; se da esta

función cuando la lengua se toma a si misma como referente; es decir, cuando

el mensaje se refiere al propio código. Cuando utilizamos el código para hablar

del código. En la función meta lingüística se somete el código a análisis: La

gramática, los diccionarios, la lingüística utilizan la función meta lingüística.