Desarrollo del capitalismo

Historia económica. Segunda revolución industrial. Monopolios. Sociedades anónimas. Desigualdad económica

  • Enviado por: Plushy
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Módulo de Emprendimiento
Centro de Estudios Adams
Al finalizar el módulo, las personas participantes estarán preparadas para concebir iniciativas de creación de...
Solicita InformaciÓn

Técnico en Empresa Turística
Gesforem
Si sueñas con crear tu propia empresa dentro de uno de los sectores más importantes de la industria española esta...
Solicita InformaciÓn

publicidad

El desarrollo del capitalismo.

El sistema capitalista se acompañó de una misión civilizadora que pretendió legitimarlo y justificarlo. Esta misión impuso los valores, las creencias y las costumbres propios de la llamada civilización occidental: la modernización, la fe en el progreso, la superioridad de los blancos, el cristianismo como suprema religión y el trabajo como la más elevada virtud.

La idea del progreso.

A lo largo del siglo XIX la industrialización prosiguió y se acompaño de descubrimientos científicos e innovaciones tecnológicas. En esta época, la idea de que la humanidad avanzaba hacia el progreso se consolidó y frecuentemente se unió a la idea de la evolución. Se creyó que los seres humanos se habían acercado a la verdad y que sus posibilidades para resolver problemas, ser felices y dominar su entorno eran cada vez mayores.

El conde Saint-Simon dedicó sus mayores esfuerzos a descubrir leyes del progreso, para él la edad de oro de la humanidad se alcanzaría pronto, cuando la sociedad fuera dirigida por los industriales, los científicos y los artistas.

Su continuador, Augusto Comte, creó una nueva ciencia: La Sociología, encargada de estudiar la estructura y el funcionamiento de las sociedades. Para ello propuso una nueva teoría: el positivismo y la presentó como una nueva religión de la humanidad.

En el siglo XIX casi todos los proyectos de la sociedad afirmaron que el progreso era natural, es decir, estaba dada por las leyes de la naturaleza o por Dios, y en el siglo XX, la fe en el progreso se convirtió en el fundamento del comportamiento de la burguesía.

A pesar del reconocimiento generalizado de la idea del progreso, también surgieron dudas y críticas acerca de ella

El filósofo alemán Friedrich Nietzche cuestionó el hecho de que sobre la razón y las creencias admitidas se crearan falsas esperanzas sobre el futuro.

La Segunda Revolución Industrial.

A lo largo del siglo XIX la población europea se cuadruplicó.

A partir de 1860, en Europa y Estados Unidos de América se registró una nueva ola de grandes descubrimientos científicos y adelantos técnicos. A este fenómeno se le conoció como la Segunda Revolución Industrial.

Entre 1870 y 1900 se inauguraron áreas agrícolas de explotación en regiones subdesarrolladas y se descubrió la mayor parte de las riquezas naturales. La economía mundial entró en una mayor interdependencia. Los países pobres y ricos se necesitaron mutuamente por lo que a esta época se le consideró como la primera globalización de los mercados.

Gracias a los avances de la electricidad, la comunicación a larga distancia se hizo posible. Desde 1836 Morse había inventado el telégrafo. En 1845 se inauguró el telégrafo público y para 1877 se instaló el teléfono.

En la segunda mitad del siglo XIX, en toda Europa se tendieron redes de ferrocarriles, estas provocaron gran euforia entre los usuarios. El ferrocarril disciplinó a su clientela horarios precisos de llegada y salida.

A la Segunda Revolución Industrial se le conoce también como la “era del ferrocarril” y la “era del acero”.

A partir de 1875 se empezó a usar el acero para la construcción de máquinas, herramientas y armamento y se descubrió el acero inoxidable.

El automóvil también se desarrolló gracias al uso del acero. Parte importante de la segunda revolución industrial fue el descubrimiento de los átomos en una molécula y el descubrimiento de yacimientos petrolíferos subterráneos.

El desigual desarrollo económico.

A lo largo del siglo XIX, Inglaterra, Francia, Holanda, Alemania, Estados Unidos y Japón consolidaron su posición como grandes potencias económicas y militares. La nueva tecnología y los avances científicos ocurrieron fundamentalmente en estas naciones. Aquí, el desarrollo del capitalismo fue mayor porque sus poderosas compañías por acciones mantuvieron buenas relaciones con sus gobiernos. Para el siglo XX de alguna u otra forma todo el planeta participaba en el sistema capitalista mundial.

El desarrollo del capitalismo ha sido desigual. Según Max Weber, el racionalismo, la responsabilidad, el ahorro, el trabajo, el individualismo y pensamiento libre favorece la rápida expansión de la industria y del mercado.

En las últimas décadas del siglo XIX empezó una nueva fase de colonización mundial, la cual se le ha llamado Imperialismo. En la época del Imperialismo, las potencias imperiales no se preocuparon en ocupar territorios y poblarlos con colonos o fundar bases comerciales.

Su mayor interés fue invertir en otros territorios para controlar la producción y transportación de materias primas, mano de obra y máquinas. A partir de 1880 las grandes potencias entraron en una intensa competencia por el control de los mercados y se repartieron el mundo.

Monopolios y sociedades anónimas.

A lo largo del siglo XIX, Europa atravesó por crisis económicas recurrentes. Para 1873, con el fin de atender la demanda de una población que había aumentado enormemente, la producción mundial de mercancías era masiva. La crisis de 1873 afectó a todas las potencias industrializadas.

En el caso de Estados Unidos de América se consolidaron monopolios y se organizó un amplio movimiento obrero que estalló diversas huelgas.

Un monopolio controla diversas ramas de la producción, el transporte, la distribución y la comercialización de uno o varios productos.

Los consorcios son un conjunto de monopolios que además de manejar la producción, el transporte y el comercio son dueños de bancos y compañías de seguros.

Los hombres de negocios habían reunido sus capitales en compañías por acciones de sociedad anónima, con el objetivo de emprender grandes proyectos comerciales para poder vender su parte cuando quisieran y no tuvieran que estar presentes en cada una de las transacciones.

A finales del siglo XIX la mayor parte de estas compañías optaron por la responsabilidad limitada. Esto quiere decir que los socios siguen teniendo libertad para vender sus acciones y la compañía mantiene el compromiso de informarles como se han invertido los capitales y cuales son las pérdidas.

Los estados de las grandes potencias se unieron a los monopolios para engrandecer juntos la nación.

Crisis y descontento.

Así como en 1880 empezó una nueva fase de la historia económica mundial, también comenzó una nueva fase del movimiento obrero internacional. El socialismo se extendió geográficamente y creció el número de miembros pertenecientes a los sindicatos y partidos de izquierda y este se explica por el desarrollo industrial que requirió un considerable aumento de trabajadores y también por la emigración del campo a las ciudades.

En 1889 se volvió a organizar la gran Asociación Internacional de Trabajadores. Esta II Internacional duró 20 años y en esta prevalecieron las ideas de Marx y Engels, expulsaron a los anarquistas, se discutió si el auge industrial trajese mejoras en las condiciones de los trabajadores. Finalmente se acordó que la organización de partidos políticos era positiva

Vídeos relacionados