Desarrollo de los EEUU (Estados Unidos)

Historia de América. Independencia. Expansión territorial, social, económica. Guerra de Secesión. Constitución. Gran Depresión. Política. Economía

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 16 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Índice

Introducción

1Desarrollo de los Estados Unidos

1.1Orígenes

1.2 Independencia

1.3Expansión Territorial

1.3.1 Guerra de Secesión

1.4Conformación Social

1.4.1 Expansión demográfica

1.4.2 Estructura y distribución espacial

1.4.3 Composición étnica

1.5 Conformación Económica

1.5.1 El algodón

1.5.2 Las industrias

1.5.3 La década de 1920: Desarrollo económico y crisis

1.5.4 La Gran Depresión

1.5.5 Medidas Económicas

1.5.6 Asuntos económicos

1.5.7 Economía

1.6 Conformación Política

1.6.1La Constitución

1.6.2 El primer conflicto entre los partidos y sus diferencias

1.6.3 Los whigs y los demócratas

1.6.4 Los movimientos reformistas

1.6.5 Política Nacional (1885-1920)

1.6.6 Política exterior

1.6.7Gobierno

2Factores desencadenantes del poderoso desarrollo de EEUU

2.1Conclusiones

Bibliografía

2

3

4

5

6

7

8

8

8

8

9

9

9

9

10

10

10

11

12

12

12

12

12

13

13

13

14

15

16

Introducción

Considerada la primera potencia mundial, los Estados Unidos, comienzan en el transcurso del siglo XIX a desarrollarse como una poderosa Nación, donde su gente y su civilización, procedente de Europa, tienen la ventaja de poseer un territorio muy extenso con recursos ilimitados agregando a ello la industrialización en gran escala en el cual no son razonables las explicaciones económicas y tecnológicas y se invade el ámbito sociocultural.

Tuvo que hacer frente a serios problemas y procesos sociales, económicos y políticos que fueron factores desencadenantes de su poderoso desarrollo. Pero ¿cuáles fueron los factores que posibilitaron de poderoso desarrollo de los Estados Unidos?, a continuación se podrán apreciar.

1 El desarrollo de los Estados Unidos

1.1 Orígenes

Los Estados Unidos surgen como entidad política a finales del siglo XVIII, pero la historia nacional se inicia con una breve reseña de los principales acontecimientos que dieron lugar al nacimiento de la Unión.

Los viajes, a finales del siglo XV, de Cristóbal Colón y en menor medida de Giovanni Caboto, constituyeron el inicio del descubrimiento y de la colonización del continente americano. Tras los viajes de Colón y de los descubridores españoles, España conquistó vastos dominios en todo el continente americano. Caboto, navegante al servicio del monarca inglés Enrique VII, consiguió tocar brevemente Terranova en 1497.

Las tierras que estos navegantes conocieron estaban habitadas desde hacía más de 20.000 años antes de la llegada de Colón. En 1492, la población indígena sobrepasaba los 90 millones de personas, de los cuales unos 10 millones vivían al norte del México actual. El contacto con los europeos provocó un desastre demográfico para la población indígena. La gripe, el tifus, el sarampión y la viruela redujeron el número de habitantes de las regiones más pobladas de América Central y del Sur: hasta en un 95% durante los primeros 150 años. En algunas zonas de América del Norte donde, con la excepción de México, las culturas autóctonas eran seminómadas y la densidad de población más baja, el colapso demográfico fue menor, pero no por ello menos devastador. La colonización europea supuso la destrucción completa de las culturas autóctonas. Para mayor detalle sobre la historia de los pueblos indígenas de Estados Unidos.

El primer asentamiento permanente inglés en Norteamérica fue Jamestown (1607). La colonia fue proyecto de la Compañía de Londres, legalmente constituida el año anterior por el rey Jacobo I. Bajo la dirección de John Smith, la colonia sobrevivió a la hambruna, a los ataques de los indios y a una epidemia de malaria. La llegada en 1610 de nuevos colonos y suministros, y el desarrollo comercial del cultivo del tabaco permitieron finalmente la prosperidad de la colonia.

En el último cuarto del siglo XVII, en que se hizo excesivamente caro importar mano de obra inglesa, los colonos ingleses en aquellas zonas comenzaron a importar esclavos africanos que se convirtieron en la mano de obra predominante en el Sur.

Francia y los Países Bajos participaron en la tarea de ocupar territorios en el subcontinente americano.

Los logros alcanzados por descubridores hicieron que Francia obtuviera vastos territorios en el interior su política colonial no incentivó una inmigración a gran escala por lo que la población colonial francesa se mantuvo reducida durante los siglos XVII y XVIII.

La actividad colonizadora inglesa se reanudó en 1620, cuando los separatistas adquirieron el derecho para asentarse en Virginia.

1.2 Independencia

Las colonias condujo a la celebraron en septiembre de 1774 del primer Congreso Continental. En este Congreso se envió una petición al soberano británico Jorge III para que reparara los agravios, se pidió la intensificación del boicot comercial a Gran Bretaña y se preparó un nuevo congreso en el caso de que los británicos rehusaran aceptar las demandas de las colonias.

El rey Jorge III rechazó la petición del Congreso y consideró el movimiento de protesta de las colonias como una rebelión. En menos de cuatro meses, el conflicto armado estalló en Massachusetts cuando el gobernador real, general Thomas Gage, envió tropas contra Concord, ciudad en la que los dirigentes de la resistencia habían acumulado armas y municiones. El 19 de abril tropas regulares británicas dispararon contra la formación de una milicia patriótica en Lexington, precipitando la primera batalla de la guerra de la Independencia estadounidense.

El segundo Congreso Continental, celebrado el 10 de mayo de 1775 en Filadelfia, proclamó la decisión de las colonias de resistir la agresión británica mediante la fuerza, determinó crear un ejército continental, proclamó a George Washington jefe supremo del mismo, autorizó la emisión de papel moneda y asumió otras prerrogativas propias de poder ejecutivo. El Congreso también apeló al gobierno británico para alcanzar una solución pacífica del conflicto, pero Jorge III respondió en agosto con una proclama que exhortaba a sus “leales súbditos” para “reprimir la rebelión y la sedición” en aquellos territorios. Mientras tanto, las tropas coloniales habían infligido importantes bajas a un gran ejército de tropas regulares británicas en Charlestown, Massachusetts. El segundo Congreso Continental declaró la independencia el 2 de julio de 1776 y dos días más tarde adoptó una declaración formal de principios, redactada por Thomas Jefferson, justificando esa acción.

1.3 Expansión Territorial

La nueva nación, hacia 1776 y 1865, tuvo que hacer frente a serios problemas sociales, económicos y políticos. Los dos más graves fueron cuál de las autoridades prevalecería, la del gobierno federal o la de cada uno de los estados, y hasta qué punto la esclavitud debería permitirse. La controversia sobre ambas cuestiones se hizo cada vez más agria y dividió al país en dos bandos opuestos: el Norte y el Sur.

La expansión de los Estados Unidos se realizó por diversos pasos:

  • Compra de Luisiana: En 1803, el presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson, pagó, 15 millones de dólares, por la adquisición de unos 2,1 millones de km2 de territorio al oeste del río Mississippi. Este extenso territorio supuso la ampliación de la superficie de la joven nación, en fase de crecimiento, y contribuyó a eliminar las tensiones entre los colonos que marchaban al oeste y Francia, potencia colonial y antigua aliada.

  • El territorio nacional se amplió al ceder España la actual Florida a Estados Unidos (1819) como consecuencia del Tratado de Onis-Adams, que resolvía una prolongada disputa entre ambos países.

  • Avance hacia el Oeste: La región al oeste de las montañas Allegheny había sido colonizada por poblaciones procedentes de las colonias o estados de la costa en dos oleadas migratorias sucesivas. La primera tuvo lugar después de que la región quedara en manos británicas tras su victoria sobre Francia en 1763, después de la Guerra Francesa e India, que más tarde sería arrebatada a Gran Bretaña durante la Guerra de la Independencia estadounidense. Este proceso migratorio continuó, permitiendo que se incorporaran a la Unión, entre 1815 y 1819, los estados de Indiana, Mississippi, Illinois y Alabama.

  • Texas y Oregón: Texas fue una provincia de México hasta 1836, cuando sus habitantes (en gran parte procedentes de Estados Unidos, que habían emigrado allí desde comienzos del siglo XIX) se sublevaron y establecieron la República de Texas en un intento por incorporarse a Estados Unidos. El Sur, abiertamente partidario de ampliar el territorio nacional donde se permitiese la esclavitud, propugnó decididamente la anexión de Texas, donde la esclavitud era legal. El Norte se opuso a esa anexión. La cuestión de la anexión de Texas se vio complicada con la de Oregón. Estados Unidos y Gran Bretaña reclamaban este último territorio, ambos países habían firmado un acuerdo en 1818 (renovado en 1827) para compartir el dominio sobre ella. En diciembre de 1845, Texas fue admitida en la Unión; en junio de 1856, Gran Bretaña y Estados Unidos firmaron un tratado por el cual todo el territorio de Oregón al sur del paralelo 49 quedó en posesión de Estados Unidos.

  • Kalifornia y Nuevo México: La organización civil de Nuevo México y California, dominios de la Corona española que habían pasado a México y que, tras las invasiones estadounidenses, habían estado bajo la administración militar hasta 1848, originó otra importante polémica sobre la esclavitud. La discusión llegó a ser tan agria que en las elecciones presidenciales de 1848 los dos partidos principales evitaron comprometerse de una forma definitiva sobre la cuestión. El equilibrio político que resultó de estas elecciones daba un importante papel al tercer grupo más votado, el nuevo Partido de la Libertad del Suelo, que se oponía a la expansión de la esclavitud al oeste del Mississippi.

  • Expansión por el Pacífico: El último cuarto del siglo XIX fue testigo de una serie de disputas entre Estados Unidos y Gran Bretaña: la controversia del estrecho de Bering y el conflicto provocado por el intento británico de anexionar territorio venezolano a la Guayana Británica, en contra de la Doctrina Monroe; esta disputa acabó el año 1897 después de una solución arbitrada. El último tercio del siglo estuvo marcado por la adquisición estadounidense de privilegios portuarios en las islas de Samoa y en 1889 por la anexión de la isla de Tutulia (véase Samoa Oriental). En 1893 estalló una revuelta en las islas Hawai, promovida por plantadores de azúcar estadounidenses que se habían instalado allí tiempo atrás; la sublevación derrocó a la monarquía hawaiana y en 1898 Estados Unidos se anexionó las islas.

1.3.1La Guerra de Secesión

A comienzos de 1861, graves diferencias económicas e ideológicas —entre los estados abolicionistas y esclavistas— dividieron la población del país. Estas diferencias también lo dividieron geográficamente; los 19 estados industrializados del norte prohibieron la esclavitud, mientras que los 15 estados del sur, cuya economía era agrícola, permitieron la posesión de esclavos. De los estados sureños, 11 se separaron de la Unión y crearon los Estados Confederados de América.

Las elecciones presidenciales de 1860 reflejaban que el control de los asuntos nacionales estaba en manos del Norte. El Sur sintió que todas las cuestiones económicas y sociales importantes se zanjarían según los principios y necesidades del Norte; temía sobre todo por el futuro de la esclavitud. Aunque el Partido Republicano declaró que no tenía intención de inmiscuirse en la cuestión esclavista de los estados sureños, el 20 de diciembre de 1860, Carolina del Sur se separó de la Unión y pocos días después, tropas de este estado pusieron sitio a la guarnición federal de Fort Sumter en el puerto de Charleston. En menos de un mes, Mississippi, Florida, Alabama y Georgia tomaron la misma postura; más tarde lo hicieron Luisiana, Texas, Virginia, Arkansas, Carolina del Norte y Tennessee.

El 4 de febrero de 1861 los estados secesionistas crearon la Confederación Sudista. Lincoln, en su discurso inaugural, dejó clara su posición: no tenía intención de intervenir en la cuestión de la esclavitud en los estados donde existiera ésta; al mismo tiempo declaró que ningún estado tenía el derecho a abandonar la Unión cómo y cuando quisiera. El 15 de abril, Lincoln pidió a los estados leales unos 75.000 voluntarios para defender la Unión. Era el inicio de la Guerra Civil estadounidense.

.

1.4 Conformación Social

1.4.1 Expansión demográfica

En 1790 la población estadounidense no llegaba a los 4 millones de habitantes y en 1900 ya alcanzaba los 75 millones.

En el siglo XIX EEUU multiplica su población por más de 15.

Inglaterra e Irlanda remitían constantemente emigrantes. Alemania se aproximaron a las cantidad de ingleses inmigrantes que llegaban al país pero de forma muy porco regular.

Los aportes migratorios provienen en su mayoría del norte de Europa. Las revoluciones sociales y de la industria inglesas y otras en menor grado europeas, dieron lugar una rápida extensión por una nueva nación casi despoblada.

La primera oleada de inmigrantes hizo que la población pasara a tener 32 millones de habitantes, en 1840, la mayoría eran británicos, irlandeses y algunos alemanes. Se instalaron en las costas del Este y luego se extendieron hacia el Oeste. Las ciudades crecieron de forma sorprendente.

Los Estados Unidos compararon dos centros de nuevos habitantes, los campesinos al Oeste y al Este los comerciantes y hombres de negocios.

La inmigración fue interrumpida, por la guerra de Secesión, por varios años. Por las pérdidas de jóvenes lo que llevó a que se produciera un proceso de recesión de la población.

En 1865 se produce la segunda ola migratoria y durante 15 años la población crece en 19 millones. Ahora la población se añaden en el centro del país.

En el año 1880 la llegada de inmigrantes se intensifica, aunque el país ya no posea tierras libres y ya esté conformado. En los últimos 20 años los habitantes suben a 25 millones.

1.4.2 Estructura y distribución espacial

Un análisis detallado de la estructura de edad de la población revela que Estados Unidos experimenta una disminución en la población infantil y un incremento en su población adulta, en especial en la de mayor edad. En 2001 la población menor de 5 años representaba un 7% del total frente al 13% de los mayores de 64.

En 1990 la población blanca era la más envejecida del país, los asiáticos e insulares del Pacífico constituían el segundo grupo más envejecido, seguido por los negros.

Una característica significativa de la población estadounidense ha sido el rápido incremento del número de nacimientos en mujeres solteras, que ha pasado de 11% de los nacimientos en 1970 al 27% en 1989.

1.4.3 Composición étnica

La tendencia en la distribución espacial de la población estadounidense mantenía su desigualdad a comienzos de la década de 1990, ya que en los estados del sur y el oeste tenía lugar un crecimiento por encima del promedio nacional a expensas de los estados centrales del norte y del noreste. En 1990, la población se distribuía de la siguiente forma: 50,8 millones de personas en el noreste, 59,7 millones en los estados centrales del norte, 85,4 millones en el sur y 52,8 millones en el oeste. La densidad media de población en Estados Unidos era de 29 habitantes por kilómetro cuadrado en 2001.

1.5Conformación Económica

1.5.1 El algodón

Los estados del Sur se dedicaban principalmente al cultivo del algodón en grandes plantaciones utilizando como mano de obra esclavos negros de origen africano. En contraste con la dura y difícil vida de los colonos del Oeste, los plantadores sureños mantenían una vida aristocrática. No obstante, el Oeste y el Sur, dedicados sobre todo a la agricultura, tenían intereses comunes, como más tarde se pondría de manifiesto. Con el paso del tiempo, el conflicto entre el Norte y el Sur sobre la cuestión de la esclavitud ensombreció cualquier otro aspecto. En esta cuestión, los diversos estados del Oeste tomaron partido por el Norte o por el Sur según estuvieran localizados geográficamente en zonas septentrionales o meridionales.

1.5.2 Las Industrias

La vida económica de los estados del Norte durante las dos primeras décadas del siglo XIX estuvo marcada por el descenso de la actividad agrícola. Además, la industria naviera y el comercio internacional se encontraban al borde de la ruina como consecuencia de la guerra económica declarada por los presidentes Jefferson y Madison contra Gran Bretaña y por la Guerra Anglo-estadounidense. Estimulado por las innovaciones técnicas y organizativas que trajo consigo la Revolución Industrial, el Norte se convirtió en un gran centro manufacturero. Los canales y vías de ferrocarril construidos entre el Este y el Oeste fueron de gran importancia para el desarrollo de grandes ciudades que absorbían los productos de los colonos de Oeste.

Durante las primeras décadas del siglo XIX, el noreste de Estados Unidos sufrió un declive en la agricultura y, con el nacimiento de la Revolución Industrial, se convirtió en un gran centro manufacturero. Las fábricas que usaban máquinas de vapor incrementaron la productividad. Los ferrocarriles y canales mejoraron el transporte de materias primas del oeste hasta las fábricas del este, y los productos industriales podían ser trasladados fácilmente a los mercados.

Estados Unidos es el principal país industrial del mundo. El sector supone el 26% del PIB anual y emplea a un 24% de la población activa de la nación. A mediados de la década de 1990, el valor neto de las manufacturas (es decir, el precio de los productos acabados menos el costo de las materias primas utilizadas en su fabricación) fue de unos 1,6 billones de dólares al año. Aunque el sector continúa siendo un componente clave en la economía estadounidense, desde finales de la década de 1970 ha disminuido su importancia relativa.

Quizás el cambio más importante producido en las últimas décadas ha sido el crecimiento de zonas manufactureras fuera de las tradicionales regiones del Noreste y de la zona central del norte. El núcleo industrial de la nación se desarrolló en el noreste que, aunque mantiene la mayor concentración industrial, es menos significativa que en el pasado. Dentro del norte, la manufactura se centra en los estados del Atlántico Medio y de los estados centrales del Noreste, que suponen el 37% del valor anual de toda la industria en Estados Unidos. En esta área se localizan cinco de los mayores estados industriales —Nueva York, Ohio, Illinois, Michigan y Pensilvania— que en conjunto alcanzan el 28% del valor anual de toda la producción industrial del país. El mayor aumento del sector industrial en el sur se ha producido en Texas, y el más espectacular crecimiento en el oeste se ha dado en California, que a comienzos de la década de 1990 era el principal estado industrial, alcanzando más del 10% del valor anual de la producción estadounidense total.

1.5.3 La década de 1920: desarrollo económico y crisis

Con las elecciones celebradas en 1920 se inicia un periodo de dominio republicano caracterizado por el establecimiento de unos elevados aranceles. En esta década, el Congreso estadounidense cambió la tradicional política estadounidense de una inmigración sin restricciones, lo que provocó una considerable reducción de la inmigración europea. Además, en el movimiento obrero se produjo la decadencia de las organizaciones socialistas, cuyo principal representante era el Partido Socialista de América (SPA).

1.5.4 La Gran Depresión

El hundimiento de la Bolsa neoyorquina de Wall Street en 1929 provocó la Gran Depresión, la peor crisis económica mundial de la historia, que se prolongó a lo largo de casi una década y en la cual cientos de miles de estadounidenses perdieron sus empleos, los negocios se hundieron y las instituciones financieras quebraron.

El hundimiento de la Bolsa precedió a una depresión económica que no sólo afectó a Estados Unidos, sino que a comienzos de la década de 1930 adquirió dimensiones mundiales. Se cerraron fábricas, el paro se incrementó de forma constante, los bancos se hundieron y la inflación subió de forma incesante. Entre las medidas adoptadas se incluyeron la realización de obras públicas, la modificación de las normas del sistema de la Reserva Federal para facilitar que los hombres de negocios y los granjeros obtuvieran créditos, y la creación de la Corporación Financiera para la Reconstrucción con la finalidad de conceder préstamos de urgencia a las industrias, a las compañías ferroviarias, a las compañías de seguro y a los bancos. No obstante, la depresión económica empeoró aún más, de tal modo que en 1932 cientos de bancos habían quebrado, cientos de empresas y de fábricas habían cerrado y más de diez millones de trabajadores estaban sin empleo. La campaña presidencial de 1932 estuvo marcada por la crisis económica. Los demócratas, liderados por Franklin Delano Roosevelt, obtuvieron una victoria abrumadora.

1.5.5 Medidas Económicas

El gobierno creó diversos organismos para socorrer a los desempleados y a los más necesitados. Se distribuyeron subsidios de desempleo mediante agencias locales, estatales y federales que crearon trabajos temporales, se ayudó a los granjeros, industriales y obreros, se modernizaron las condiciones de vida rurales mediante la incorporación de maquinaria agrícola, se crearon diversos organismos para fomentar la construcción de viviendas. Con la aprobación de la Ley de la Seguridad Social Estados Unidos dio un gran paso adelante para garantizar la seguridad económica a su población. Esta ley otorgaba ingresos a la tercera edad, una compensación a los desempleados y servicios de bienestar social a madres, niños, mayores y ciegos.

Los primeros que sufrieron la crisis de 1929 fueron los inversores y los clientes de los bancos. El New Deal también tuvo en cuenta los intereses de estos grupos. La Ley de Obligaciones Federales (1933) protegía a los inversores contra practicas fraudulentas. Para proteger a los impositores bancarios, el Congreso aprobó la Ley de Emergencia Bancaria (1933) que otorgaba al presidente la facultad de reorganizar los bancos insolventes. La política para luchar contra la inflación se centró en la devaluación del dólar.

También los grandes negocios salieron beneficiados: se otorgaron créditos a compañías ferroviarias, a bancos, a corporaciones de crédito agrícola, a compañías de seguros y a instituciones crediticias para vivienda. Con el fin de recaudar los fondos necesarios para financiar la política del New Deal, el Gobierno incrementó ligeramente los impuestos sobre bienes, ingresos, beneficios de corporaciones y emitió deuda pública.

1.5.6 Asuntos económicos

En 1945 para facilitar la reconversión de la economía de guerra a una economía en tiempos de paz, el gobierno de Truman formuló un programa de 21 puntos que perseguían el pleno empleo, la cooperación entre los obreros y los empresarios, aumentar la percepción por desempleo, la ayuda federal a la educación, garantizar los derechos civiles, incrementar el salario mínimo y el mantenimiento de la ayuda exterior. Gran parte de este programa fue rechazado abiertamente por la mayoría republicana en el Congreso.

1.5.7 Economía

Desde comienzos del siglo XX Estados Unidos ha sido el principal país industrial del mundo. Hasta la segunda mitad del siglo XIX, la agricultura era la actividad económica predominante, pero después de la Guerra Civil (1861-1865) se produjo un notable desarrollo en la fabricación de productos industriales básicos. Antes del estallido de la II Guerra Mundial (1939-1945) la exportación de productos manufacturados superaba a la de materias primas; a medida que la industria creció, la agricultura se hizo cada vez más mecanizada y eficiente, ocupando menos mano de obra. El desarrollo más importante en la economía desde 1945 ha sido el tremendo crecimiento del sector de servicios, como el comercio y las actividades financieras, mientras ha aumentado el número de funcionarios y de profesionales; en 1998 las industrias de servicios eran el sector más importante de la economía, dando empleo al 37% de la población activa. Entre 1979 y 1980 la economía estadounidense se deterioró. La inflación anual creció en más del 10% y el dólar bajó.

Aunque la economía estadounidense se basa en la libre empresa, el gobierno regula los negocios de varias formas. Algunas de sus normativas pretenden proteger a los consumidores de la mala calidad de los productos, garantizar a los trabajadores condiciones de trabajo adecuadas que reduzcan el riesgo de accidentes y reducir la contaminación medioambiental.

Los ingresos en 1998 se estimaron en 1,80 billones de dólares y los gastos en 1,73 billones. Desde comienzos de la década de 1980 Estados Unidos había venido registrando un déficit presupuestario de unos 100.000 millones de dólares anuales. Sin embargo, a finales de la década de 1990 se logró no sólo equilibrar el presupuesto federal sino incluso obtener un superávit.

1.6 Conformación política

1.6.1La Constitución

La Constitución de Estados Unidos es la ley suprema de la nación desde 1789. Esbozada en la Convención Constitucional de Filadelfia, regula un gobierno de poderes limitados y delegados. Los 55 representantes de doce Estados redactaron el borrador del documento que los trece estados ratificaron el 29 de mayo de 1790. El primer Congreso estadounidense propuso 12 enmiendas, de las cuales fueron ratificadas diez. Estas diez enmiendas se conocen con el nombre de Bill of Rights (Declaración de Derechos).

1.6.2El primer conflicto entre los partidos y sus diferencias básicas

La política económica llevada a cabo por el secretario del Tesoro Alexander Hamilton provocó la oposición de quienes pensaban que favorecía a los banqueros y a los industriales en perjuicio de los agricultores. Los debates habidos en el Congreso entre 1790 y 1791 pusieron pronto de manifiesto las distintas concepciones políticas y económicas que existían sobre la nueva nación. Esta división quedó de manifiesto con la formación de los dos primeros partidos políticos más relevantes en la historia estadounidense: el Partido Federalista y el Republicano. Los federalistas propugnaban la existencia de un gobierno federal fuerte que defendiera los intereses nacionales. Los republicanos, cuyos líderes más destacados eran James Madison y Thomas Jefferson, sostenían por el contrario la limitación de los poderes federales y la protección de los derechos de cada uno de los estados. Ambos partidos también discrepaban respecto de la política exterior de Estados Unidos. Los republicanos mostraban simpatías por la ideología de la Revolución Francesa y favorecían a Francia por encima de Gran Bretaña. Los federalistas se inclinaban por una estricta neutralidad. George Washington, favorable al punto de vista federalista, proclamó la neutralidad estadounidense en la guerra entre Francia y Gran Bretaña.

1.6.3Los whigs y los demócratas

Cartel electoral whig (Estados Unidos) El Partido Whig fue fundado en Estados Unidos, entre 1834 y 1836, a fin de unificar la oposición al presidente Andrew Jackson y al Partido Demócrata. Éste sufrió la crisis económica y el malestar general del pueblo de Estados Unidos a finales de la década de 1830. Como consecuencia, el candidato whig William Henry Harrison alcanzó la presidencia en 1840. Durante la campaña de Harrison, el programa de este partido estuvo enfocado a restablecer la estabilidad financiera del país, principalmente a través de la creación de un banco nacional y de tasas proteccionistas a los productos industriales. Entre 1834 y 1836, los enemigos de Jackson se unieron para crear un nuevo partido político, el partido Whig. Algunos años antes, los demócrata-republicanos, encabezados por Jackson, habían eliminado parte del nombre, por lo que este partido pasó a denominarse en definitiva Partido Demócrata. En 1837 resultó elegido presidente el candidato demócrata Martin Van Buren. La principal cuestión de este periodo fue la esclavitud de los negros. Este problema había sido causa de una agria controversia desde la creación de la Unión y, desde 1840 hasta mediados de la década de 1860, dominó todos los aspectos de la vida estadounidense.

1.6.4Movimientos reformistas

Con el objetivo de contrarrestar esta situación, un grupo de disidentes del Partido Republicano (denominados republicanos liberales) iniciaron un movimiento reformista y condenaron la corrupción del gobierno nacional, pero no pudieron evitar que en las elecciones de 1872 fuera reelegido el presidente. Otro movimiento de carácter reformista permitió la formación del Partido Greenback. Sin embargo, las elecciones de 1876 las ganó el republicano Rutherford Birchard Hayes. Su mandato estuvo caracterizado por los esfuerzos que llevó a cabo para establecer una serie de reformas a las que se opusieron los dirigentes de otros partidos.

1.6.5 Política nacional (1885-1920)

En 1885 fue elegido presidente Grover Cleveland, y así, por vez primera desde 1856, los demócratas llegaban al poder. Su mandato estuvo caracterizado por el nacimiento del movimiento obrero organizado, con una influencia política y económica. Los sindicatos adquirieron una dimensión nacional entre 1861 y 1866. El primer intento para unir a todas las organizaciones sindicales en una sola federación tuvo lugar en 1866 con la creación de la National Labor Union (`Sindicato Nacional del Trabajo'), que se disolvió en 1872 debido a sus disensiones internas. Surgieron otros grupos sindicales de carácter clandestino, el más importante de los cuales era conocido como Knights of Labor (`caballeros del trabajo'), que hacia 1886 era una organización nacional con más de 700.000 afiliados. Su importancia disminuyó cuando se crearon organizaciones dependientes de la Internacional socialista. Durante la presidencia de Cleveland, el movimiento obrero llevó a cabo por vez primera movimientos reivindicativos en demanda de mayores salarios y reducción de horas de trabajo; entre 1886 y 1887 tuvieron lugar en Estados Unidos unas 3.000 huelgas. Durante el mandato de Cleveland se redujeron los privilegios de las compañías ferroviarias y se intentó reducir los aranceles con el fin de mejorar el nivel de vida de los consumidores. Su sucesor en la presidencia, Benjamin Harrison, llevó a cabo una política financiera contraria a la de Cleveland. Se aumentaron los aranceles aduaneros y se declaró ilegal toda forma restrictiva de comercio. En 1892, el antiguo presidente Cleveland volvió a ser reelegido.

1.6.6 Política Exterior

Desde 1865 hasta 1898 la política exterior estadounidense estuvo determinada principalmente por las actitudes y acciones de los gobiernos de países extranjeros. La política internacional de Estados Unidos tuvo durante estas tres décadas un fuerte componente nacionalista, por lo que no participó ni se implicó en cuestiones y asuntos mundiales. El resultado de la Guerra Hispano-estadounidense permitió que Estados Unidos adquiriera nuevos territorios fuera de su área continental, cuyo control colonial, junto a otros factores, obligó al país a una mayor implicación en los asuntos internacionales. En 1917 Estados Unidos entró en guerra contra Alemania y sus aliados e influyó en la redacción del Tratado de Versalles (1919) que puso fin a la I Guerra Mundial. El rechazo del Senado a este tratado y al ingreso de Estados Unidos en la Sociedad de Naciones dio temporalmente la vuelta a esta tendencia intervencionista de Estados Unidos en la política mundial.

1.6.7 Gobierno

La ley suprema del país es la Constitución de Estados Unidos. Redactada en 1787, fue ratificada en 1788 por dos tercios de los estados y entró en vigor en 1789. La Constitución se puede enmendar por una votación de dos tercios de cada cámara del Congreso o por una convención nacional especial convocada al efecto, y ratificada después por el voto de tres cuartos de la cámara legislativa de los estados o las convenciones estatales. Las primeras 10 enmiendas (conocidas como Declaración de Derechos) fueron adoptadas en 1791 y garantizan la libertad de expresión, de religión, de prensa, el derecho de reunión, el derecho de presentar demandas al gobierno y varios derechos individuales sobre aspectos procesales y de procedimientos criminales. Entre 1795 y 1992, se adoptaron 17 enmiendas adicionales que, entre otras medidas, abolían la esclavitud y estipulaban el sufragio universal para los mayores de 18 años. Desde la adopción de la Constitución, el gobierno federal ha incrementado sus funciones en materias económicas y sociales, y ha compartido más responsabilidades con los estados.

2Factores desencadenantes del poderoso desarrollo de los Estados Unidos

2.2Conclusiones

Estados Unidos un país, que ha superado la mayoría de las crisis que se le presentaron; logró una expansión territorial con la compra de Luisiana, el avance hacia el Oeste, la incorporación de Texas, Oregón, Kalifornia y Nuevo México y su expansión por el Pacífico, contando la Guerra de Secesión del Norte y el Sur.

Entre otros aspectos podemos encontrar la abolición de la esclavitud en lo social, y la posterior integración de la raza negra como población libre y un hecho muy importante las grandes olas de inmigrantes provenientes del Viejo Continente y del resto del mundo obteniendo así una gran expansión demográfica. El nivel de vida de la población mejoró notablemente como consecuencia de la economía. Con el correr del tiempo la agricultura se hizo más mecanizada y los sectores industriales crecieron gracias la progreso científico y técnico. Este progreso científico y técnico favoreció al progreso de las comunicaciones. El desarrollo más importante en la economía fue el tremendo crecimiento del sector de servicios, como el comercio y las actividades financieras. La producción nacional estadounidense ocupa el primer lugar mundial.

Desde su independencia han logrado un modelo político muy estable, basado en la división de poderes, con una constitución respetada como un símbolo de democracia.

Sin lugar a duda los factores desencadenantes del poderío norteamericano están en las manos de la población y del gran desarrollo de los sectores industriales. Las industrias proveen de capital, autoabastecen a la población y le dan trabajo y esto se encadena con el avance de la ciencia y tecnología. Además tiene una política sólida que hace que la sociedad vuelque su confianza en ella, el gobierno federal ha incrementado sus funciones en materias económicas y sociales, y ha compartido más responsabilidades con los estados.

El liderazgo de los Estados Unidos en el mundo es incuestionable, alcanzando su máximo potencial económico y militar, siendo el dólar su divisa internacional de preferencia en el globo.

Bibliografía

  • Historia del Mundo Contemporáneo: Antonio Fernández

Vicens Vives -C.O:U-

Barcelona-1998

Páginas: 206 a 222

  • Historia del Mundo Contemporáneo: M. E. Asolonzo

Aique

Buenos Aires-2001

Páginas: 47-124-133-153-154

  • Enciclopedia Estudiantil Tutor: Sin producción escrita de autores

Credimar

España-1996

Volumen 2-Historia Universal

Páginas: 305-306-325-326-329-331-354-355-356

  • Nueva Enciclopedia Temática: Sin producción escrita de autores

Arasil

Colombia-1999

Volumen 4-Historia Universal

Páginas: 420-421-422

Volumen 5-Historia Universal

Páginas: 429-440

  • Historia del Mundo Contemporáneo: María Elena Barral

Estrada

Buenos Aires-1999

Páginas: 116-117-130- 158-176-203-263

  • Historia del Mundo Contemporáneo L.De Privitellio, otros-Editorial Santillana

  • Colección Historia-Editorial Longseller-Tomo2-Año 2001

  • Historia: El Mundo Contemporáneo- Felipe Pigna, otros- Editorial AZ- Polimodal-Año 2001

Desarrollo de los Estados Unidos

1

Vídeos relacionados