Desarrollo de la personalidad

Ética. Medición. Teorías psicodinámicas, fenomenológicas, disposicionales y conductistas. Cuestiones controvertidas. Kempf. Inconsciente. Preconsciente. Teoría Neofreudiana

  • Enviado por: Rinoa H
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 21 páginas

publicidad

Índice

1- Concepto de la personalidad y su modificación Página 1

2- La medida de la personalidad. Página 3

3- Teorías de la personalidad Página 7

3.1-Teorías psicodinámicas de la personalidad. Página 7

3.2- Teorías fenomenológicas de la personalidad. Página 13

3.3- Teorías disposicionales de la personalidad. Página 15

3.4- Teorías conductistas de la personalidad. Página 17

4- Cuestiones controvertidas acerca de la personalidad. Página 19

1-El concepto de la personalidad y su modificación

La personalidad es algo distintivo y propio de cada individuo. El fundamento de esta unicidad varía según las escuelas, pero la mayoría de los autores aceptan que, de algún modo, en la personalidad se expresa y funda el propium de cada cual.

La personalidad es la presencia de un modo habitual de responder a situaciones heterogéneas.

Entre las funciones que influyen en la personalidad, destacan las afectivas y tendenciales.

Lo que la psicología pretende conocer de la personalidad, es el sistema de indicadores que permiten la predicción del comportamiento bajo condiciones específicas.

Algunas definiciones de personalidad:

El concepto de personalidad guarda una estrecha relación histórica y teorética con el de persona, que tiene un carácter mas filosófico, y cuyos orígenes se remontan a las creencias religiosas mas antiguas.

Cicerón distingue cuatro definiciones de la personalidad. Persona significa, según Cicerón, apariencia, es decir, la máscara con la que el sujeto se presenta ante los otros. Significa también cometido o rol social. Y conjunto de cualidades que hacen a un ser humano apto para su trabajo.

Pero la definición más acreditada es la de Boetio en el siglo VI, como substancia individual de naturaleza racional.

Locke insiste en la nota de reflexión , y Wolf en la autoconciencia y libre albedrío.

Éticamente la noción de persona es la condición de la responsabilidad.

En su libro titulado Personalidad, G.W. Allport hace un análisis casi exhaustivo de las definiciones acumuladas a lo largo de la historia en torno a este concepto.

Valentine afirmó que la personalidad es la suma de las disposiciones habituales de un individuo. Para Watson la personalidad es la suma de las actividades que pueden descubrirse por observación de la conducta del individuo durante un lapso de tiempo suficiente. En otras palabras, la personalidad es el producto final de nuestros sistemas de hábitos.

Prince dice que la personalidad es la suma total de todas las disposiciones biológicas innatas, impulsos, apetitos e instintos del individuo, y de las disposiciones y tendencias adquiridas por experiencia.

Mucho más conscientes son las definiciones de Wundt, Stern o Allport.

Bowne subraya la auto-conciencia y el auto-control y las dimensiones cognoscitivas (no sólo afectivas y accionales) que caracterizan la personalidad humana.

Warren y Carmichael definen la personalidad como la organización mental completa de un ser humano en cualquier etapa de su desarrollo. Incluye cualquier aspecto del carácter humano intelecto, temperamento, destrezas, moralidad, o cualquier actitud que se haya desarrollado en el curso de la vida.

En carácter distintivo, individual, del modo de conducirse, constituye otro de los criterios que algunos autores utilizan para definir la personalidad.

Según Kempf, la personalidad es el modo habitual de ajuste que un organismo efectúa entre sus pulsiones egocéntricas y las exigencias del ambiente.. En esta línea estaría probablemente de definición que hubiera podido hacer Freud.

En definitiva, conflictos, características neurofisiológicas, sistemas de rasgos y condiciones sociales constituyen las fuentes principales de donde los diferentes psicólogos pretenden extraer, con métodos muy diversos, los correspondientes indicadores de personalidad.

La creciente convicción de que la personalidad es el resultado de una acumulación de experiencias y acciones recíprocas entre un organismo y su medio, está guiando a la psicología hacia metas cada vez más fecundas, por un camino donde la producción del fenómeno contribuye a su genuina comprensión.

Ha sido la psicología del aprendizaje la que ha permitido modificar de una manera relativamente efectiva las estructuras subjetivas que regulan las relaciones interpersonales, la actitud del sujeto hacia sí mismo y todo ese complejo de conductas adaptativas, o desajustadas, que reciben el nombre de personalidad.

2- La medida de la personalidad

La personalidad es el campo de la psicología del que se conocen más medios de medida, y son éstos más heterogéneos. Pero esto no hace que sea fácil medir y determinar la personalidad de las personas, ya que la fiabilidad de los resultados obtenidos por las diferentes pruebas es bastante baja. Por ello, se suele recurrir a la aplicación de más de una prueba, de diferente tipo, cuando se estudia la personalidad de un individuo.

La validez de las pruebas, además de estudiarse comparándolas entre sí, se realiza mediante valoraciones empíricas, es decir, comparando los resultados del test con la opinión de las personas que conocen bien al sujeto estudiado. Por ejemplo, si la prueba dice que nos encontramos ante un sujeto tímido y todas las personas que le rodean lo califican de extrovertido, seguramente habrá algún fallo en el test.

La entrevista es actualmente la técnica más empleada para medir la personalidad. Es una observación participativa, ya que el entrevistador hace también las veces de participante en la prueba, pudiendo influir en las respuestas de la persona analizada. A veces, las entrevistas siguen los intereses de los protagonistas, saltando espontáneamente de una cuestión a otra; otras veces están estandarizadas y se plantean unas preguntas concretas en un orden preestablecido. Actualmente incluso se realizan entrevistas por ordenador, los entrevistados van respondiendo a una serie de preguntas programadas previamente en el ordenador.

Los datos obtenidos en la entrevista se manejan de manera informal, el profesional los interpreta según su experiencia. Se puede analizar también el contexto de la entrevista, y grabarla para poder observar con detenimiento gestos, ademanes o comentarios que revelen el nerviosismo del entrevistado o algún rasgo de su carácter.

Las entrevistas tienen, como todos los métodos, ventajas e inconvenientes. Son muy útiles para observar los pensamientos, sentimientos, conflictos y otras expresiones de las personas, que se suelen ocultar en los tests, y en una entrevista, si el observador tiene pericia, pueden ser advertidos mediante los gestos y comentarios antes citados. También permite al psicólogo una cierta movilidad en el estudio, ya que puede volver sobre un tema o modificar la prueba sobre la marcha si lo necesita para encontrar soluciones. Por la parte negativa, el entrevistado puede mentir y proporcionar datos falsos, y si el psicólogo no tiene mucha pericia para descubrirlo obtendrá conclusiones equivocadas. Además, tiene el inconveniente antes nombrado de que el entrevistador influye en la conducta que está observando, ya sea con una actitud demasiado familiar o provocando tensión. Por último, al ser una prueba subjetiva depende de la habilidad del observador para “leer entre líneas”, recopilar información y analizarla.

En ocasiones los investigadores de la personalidad deciden medir la conducta mediante observaciones y experimentos controlados. Esta técnica consiste en vigilar y analizar las reacciones fisiológicas del sujeto en momentos determinados, de manera que de ellas se pueda obtener información sobre la personalidad del individuo. Por ejemplo, se puede utilizar un instrumento que mida la presión sanguínea periódicamente y observar los cambios que sufre la presión de una persona según las actividades que esté haciendo en cada momento. También se pueden observar las expresiones faciales, tonos de voz u otros aspectos que varíen según el estado anímico de la persona. De estas observaciones, de los cambios experimentados a lo largo de la jornada, se pueden extraer conclusiones acerca de alguna característica de la personalidad.

Hay experimentos conductuales que se realizan para ver la respuesta de una persona ante diferentes situaciones. Por ejemplo, en la Segunda Guerra Mundial una de las pruebas de selección para ocupar un cargo que entrañaba un considerable peligro, consistía en construir un armazón de madera con la “ayuda” de dos asistentes. Éstos eran en realidad observadores que ponían trabas al trabajo del sujeto y calificaban sus reacciones ante las dificultades.

Estas pruebas reducen los prejuicios frente a las entrevistas, ya que la persona no tiene ya que hablar de sí misma sino actuar espontáneamente. El problema que surge es que al saberse observado el sujeto entra en una situación artificial y poco realista, está tenso y muchas veces no es realmente “él mismo”. Además, estas pruebas no proporcionan datos sobre problemas profundos y personales, por lo que ante estos casos se debe recurrir a otros medios.

El tercer medio, por lo general también muy usado, son las pruebas escritas que realizan los psicólogos. Estas pruebas pueden ser de dos tipos, que analizaremos por separado: objetivas y proyectivas.

Las pruebas objetivas pueden ser corregidas y calificadas de una manera estándar, no dependen de quién pasa la prueba y analiza los resultados. Tienen unas respuestas preestablecidas y unas tablas de puntuación realizadas a partir de la investigación en un gran número de personas.

Una prueba de este tipo es la llamada Estudio de Valores. Se basa en que toda persona se rige por seis tipos de valores: religiosos, políticos, sociales, económicos, estéticos y teóricos. Realiza una serie de preguntas de elección múltiple, y cada respuesta va asociada a un valor. Las puntuaciones totales del sujeto en cada valor se comparan con la “norma” estándar, y así se ve el predominio de unos valores u otros en la personalidad de las personas.

Existen otras pruebas objetivas que se dice que tienen una base empírica, porque parten de observaciones objetivas y no de premisas teóricas. Estas pruebas consisten en una batería de preguntas de respuesta “sí” o “no” acerca de rasgos de la conducta. Fueron realizadas a grupos de referencia y a partir de las respuestas de estos grupos se crearon escalas para cada uno de los valores analizados. Para analizarlas, el examinador compara el cuadro de respuestas obtenido con las respuestas del grupo de referencia. Si, por ejemplo, las respuestas de un individuo se parecen a las del grupo que tiene un alto autocontrol, se dice que el sujeto lo tiene también. Estas pruebas tienen bastante validez dentro de las pruebas de personalidad, ya que obtienen datos bastante concretos acerca de los rasgos que se quieren analizar.

Pero estas pruebas tienen también las limitaciones de las otras: el examinado puede no querer colaborar y falsear las respuestas, o no ser un buen observador de sí mismo y responder erróneamente aun intentando colaborar.

Las pruebas proyectivas se basan en la creencia de Sigmund Freud de que las personas proyectan continuamente sus sentimientos, pensamientos, emociones al exterior sin darse cuenta de ello. Este tipo de pruebas intenta recoger y analizar toda esta información. Se suele pedir al sujeto que responda a estímulos poco definidos y estructurados, como por ejemplo que relacione palabras sueltas o busque formas definidas en manchas libres de tinta. Aunque existen normas precisas de calificación de este tipo de pruebas, muchos psicólogos se basan en su experiencia e intuición para calificarlas.

Una prueba muy usual es la llamada Rorschach (por el psiquiatra suizo que la inventó), que consiste en mostrar manchas de tinta al sujeto y que éste diga qué le sugieren. Se muestran diez manchas, cinco de ellas en color y cinco en blanco y negro. Después se vuelven a mostrar las manchas, esta vez pidiendo una definición precisa de la forma, colores, sombras, que han sugerido la respuesta dada anteriormente. Mucho examinadores afirman que un tipo de respuestas viene asociado a unos rasgos de personalidad. Por ejemplo, ver movimiento humano es señal de creatividad, inteligencia y capacidad de abstracción; abarcar toda la mancha en la respuesta es señal de capacidad para organizar, mientras que fijarse en una parte indica tendencias pedantes. Muchas respuestas breves se consideran una actitud defensiva.

Otro tipo de pruebas proyectivas consiste en completar oraciones que se dan iniciadas, del tipo: “Me gustan...”, “Me siento...”, “Regresar a casa...”, “Mi padre...”. Las respuestas se analizan de manera informal, buscando rasgos emocionales y actitudes del presente, así como marcas del pasado en el carácter.

Algunos psicólogos creen que los dibujos humanos dan también idea de la personalidad de las personas. Dibujarse pequeño es señal de inadecuación, omitir partes del cuerpo denota conflictos internos, y las líneas marcadas muestran energía y seguridad.

Las pruebas proyectivas también tienen inconvenientes. Diversos examinadores interpretan de forma diferente respuestas iguales en este tipo de pruebas. La información de que disponen los examinadores acerca del sujeto determina sus conclusiones, al tratarse de pruebas subjetivas. Por otro lado, cada respuesta independiente a una prueba proyectiva es muy difícil de analizar, por lo que deben ser interpretadas en conjunto. Un tercer inconveniente es que la imagen o frase propuesta ejerce ya un condicionamiento sobre la respuesta dada, que no se puede evitar de ninguna manera. A pesar de ello, muchos científicos confían en la validez de estas pruebas para conocer aspectos ocultos e inconscientes de la personalidad humana.

Uno de los problemas que hemos encontrado en todos los tipos de prueba es el grado de sinceridad y colaboración del sujeto. Existen unos vicios que la gente comete a la hora de responder a tests de personalidad, y que pueden variar los resultados. Son los siguientes:

  • Contestar con la respuesta que se considera deseable.

  • Adoptar una actitud defensiva.

  • Responder basándose en un yo ideal.

  • Aceptar rasgos genéricos como auto-descriptivos.

  • Adoptar una actitud evasiva.

  • Utilizar categorías extremas en las escalas de calificación.

  • Preferir generalizaciones vagas a preguntas concretas.

  • Responder a la contra y desviando el tema.

  • Adoptar una actitud crítica con respecto a la prueba.

  • Después de todo lo visto, podemos concluir que la medida de la

    personalidad es bastante compleja de realizar con seguridad, y depende en gran manera del grado de colaboración del individuo.

    3-Teorías de la personalidad

    Se dividen en:

    - Teorías con Base Clínica: nacieron al intentar comprender y tratar en clínicas a personas perturbadas.

    Están basadas en conocimientos que han sido adquiridos mediante entrevistas con un número pequeño de individuos perturbados. Normalmente los contactos psicólogo-sujeto son casi diarios y se prolongan durante varios años. Así, estas hipótesis que son amplias y generales nacen mientras se ayuda al sujeto a superar sus problemas y a lograr una adaptación satisfactoria en su vida.

    - Teorías con Base en el laboratorio: nacieron de observaciones y experimentos controlados en laboratorios. Toman medidas precisas y hacen análisis estadísticos. Se apoyan en el estudio de muchas personas “normales” y los contactos psicólogo-sujeto son impersonales y breves. Las hipótesis generadas en este contexto suelen abarcar aspectos limitados de la personalidad.

    3.1- Teorías psicodinámicas de la personalidad

    Rasgos generales:

    - son teorías con base clínica

    - Objetivo: explicar la naturaleza y desarrollo de la personalidad.

    - Hacen hincapié en la importancia de los motivos, las emociones y otras fuerzas internas, y suponen que la personalidad se desarrolla conforme van resolviéndose estos conflictos psicológicos, normalmente dados durante la niñez.

    La más conocida es la TEORÍA PSICOANALÍTICA DE SIGMUND FREUD

    Freud, al tratar a sus pacientes neuróticos, trataba de encontrar datos que le ayudaran a comprender más a fondo la personalidad humana. Poco a poco fue dando forma a esta teoría, el Psicoanálisis, donde explicaba la normalidad y la anormalidad psicológica, y como tratar esta última.

    Concepto del Inconsciente: sólo somos conscientes de un pequeño número de pensamientos, recuerdos sentimientos y deseos.

    También existe el preconsciente, fenómenos a “corta” distancia del consciente, de donde es relativamente fácil recuperarlos. Sin embargo, el resto de fenómenos son inconscientes y entran en la conciencia de una forma “disfrazada”. Aparece en los sueños, en los errores lingüísticos, accidentes y durante la libre asociación (la persona habla sin pensar, sólo deja fluir lo que se encuentra en su mente)

    Según Freud, los impulsos, los componentes de la personalidad, los recuerdos de las experiencias de la niñez temprana y los conflictos psicológicos dolorosos tienden a ser inconscientes. Además, le concedía gran importancia a los impulsos sexuales teniendo en cuenta que Para él, lo sexual era todo aquello agradable. Estos impulsos sexuales generan una cantidad fija de energía psíquica, la libido. Si no se satisfacen, la energía psíquica se va acumulando y sometiéndose a presiones cada vez mayores, hasta que la persona no puede aguantar más y “estalla” (manifestando un comportamiento anormal)

    La personalidad consta de tres componentes principales: id, ego y superego. Compiten constantemente entre sí por la energía disponible.

    ID: es el núcleo primitivo de la personalidad. Es como un caos, una caldera hirviente de excitación carente de lógica (por lo cual pueden haber impulsos contradictorios) Está dominado por el “principio del placer”, busca la satisfacción inmediata. Como a veces esto no es posible, el id suele recurrir al “pensamiento de procesos primarios”, que consiste en formar mentalmente la imagen del objeto deseado que en algún momento dio satisfacción al impulso (Comportamiento “infantil” de actividad mental)

    Al recurrir a este tipo de pensamiento, el id no distingue entre imaginación y mundo exterior.

    Ejemplo: sueños nocturnos y alucinaciones, que podrían ser concebidos como deseos bajo la horma de imágenes mentales, que el sujeto no puede distinguir de la realidad.

    EGO: emerge en los niños conforme van descubriendo que la realidad es algo distinto de sus propias necesidades y deseos. El ego era parte del id, el cual se modificó por su cercanía al mundo externo. Sin embargo, el ego es controlado, lógico y realista.

    El ego se encarga de localizar los objetos reales que puedan satisfacer las necesidades del id. Por tanto es un “intermediario” entre las exigencias del id y el entorno, y para ello pospone los impulsos del id hasta que se presente la situación adecuada (Principio de la realidad.

    Para ello se vale del “pensamiento de procesos secundarios”, aplicando estrategias realistas para satisfacer los impulsos del id.

    SUPEREGO: se forma a partir del ego, al identificarse los niños con los padres y asimilar sus restricciones, valores y costumbres. Es, principalmente, la CONCIENCIA.

    Es perfeccionista y es el fundamento del idealismo, del sacrifico de sí mismo y del heroísmo. Presiona al ego para que persiga metas morales, y para que obligue al id a inhibir los impulsos animales. Premia al ego si actúa moralmente, en caso contrario crea sentimientos de culpa.

    Todo el id y partes del ego y el superego son inconscientes.

    El ego tiene que satisfacer al id, al superego y a la realidad, y hacer todo lo posible por reconciliar intereses y exigencias de los tres. Cuanto más intenso es el conflicto, más energía psíquica se necesita para resolverlo y por tanto menos puede rendirse en otras funciones mentales como el pensamiento racional o la creatividad.

    Estos conflictos dan lugar a las conductas anormales.

    Desarrollo de la personalidad:

    Hay un paso por una serie de etapas psicosexuales. Son psicosexuales porque van en función de la región del cuerpo en que se concentre la libido (energía sexual) al progresar el desarrollo psicológico. Puede concentrarse en tres áreas, conocidas como zonas erógenas, y son la boca, el ano y los genitales. En cada etapa, las personas obtienen un placer especial en esa zona. Pero al mismo tiempo, han de resolverse los conflictos consiguiendo un punto medio entre el exceso y el defecto (ya sea de atenciones, de riñas etc.) Si no son adecuadamente resueltos, se producirá una fijación de libido en esa determinada etapa, que hará que cuando el individuo sea adulto manifieste un modo de obtener satisfacción o reducir la tensión muy relacionado con el periodo de su infancia en que se fijó la libido.

    Etapas de la personalidad

    Etapa oral: primer año de vida

    Los bebés obtienen el placer por la boca, comiendo succionando mordiendo etc.

    Principal conflicto: el destete. Cuanto más difícil le sea al niño abandonar el pecho/biberón más cantidad de libido se fijará. Si es grande, al ser adultos, manifestarán tendencia a características orales como comer, mascar chicle, fumar, o hablar demasiado.

    Etapa anal: segundo año de vida

    El placer se obtiene principalmente de la región anal, mediante la disminución de la tensión a causa de la expulsión de heces, o la retención voluntaria de las mismas ya que este proceso presiona las paredes intestinales y por lo tanto podría ser considerado como cierto tipo de placer.

    Principal conflicto: entrenamiento para el control de los esfínteres.

    Si en esta etapa se acumula gran cantidad de libido, al ser adultos y para resolver sus frustraciones generales se valdrán del desaliño, ataques hostiles o acaparamiento, terquedad, tacañería y desafío.

    Etapa fálica: entre el tercer y el quinto año de vida

    Los niños descubren que los genitales producen placer, lo que hace que la mayoría de ellos se masturbe.

    El niño ama excesivamente al progenitor del sexo opuesto y siente rivalidad hacia el progenitor del mismo sexo. A este conflicto se le llama “Complejo de Edipo” en el caso de los niños, y “Complejo de Electra” en el caso de las niñas.

    Complejo de Edipo: El hijo ama a la madre porque satisface sus necesidad, por ello al iniciarse su conciencia sexual, dirige hacia ella sus fantasías eróticas. Desea a la madre para sí mismo y percibe al padre como un rival llegando incluso a desear su muerte y fomentando fantasías de asesinarlo.

    Pero sin embargo, el niño tiene miedo de que el padre se entere y contraataque. Temiendo especialmente la posibilidad de ser castrado. Como solución, el niño lo que hace es identificarse con el padre, así el niño compare en su imaginación los privilegios sexuales de su padre.

    Consecuencias: permite al niño adoptar características masculinas de personalidad y superego del padre.

    Complejo de Electra: La hija ama a la madre porque satisface sus necesidades. Pero durante esta etapa descubre que tiene una cavidad en lugar de pene, y da por supuesto que en otro tiempo lo poseyó, pero que lo perdió al ser castrada. Culpa a la madre de esta desgracia, y disminuye su amor por ella. Para alcanzar control sobre este órgano, transfiere temporalmente el amor a su padre.

    Sin embargo, Freud no supo explicar el resto de cuestiones como por qué la hija debía reprimir el amor por el padre, ni por qué la niña se identifica con la madre etc.

    Llego a la conclusión de que, con el tiempo, la rivalidad hacia la madre y el amor por el padre simplemente desaparecían. También pensaba que la ausencia de pene provocaba en las mujeres ciertas características de personalidad, como envidia e inferioridad.

    Al final de esta etapa, la personalidad está formada ya a grandes rasgos.

    Etapa de latencia: Del quinto al séptimo año de vida.

    Las necesidades sexuales se adormecen

    Etapa genital: incluye Adolescencia, Edad Adulta y Principios de la Vejez.

    Las personas se ven impulsadas a establecer relaciones sexuales que los satisfagan. Para Freud, el vínculo heterosexual maduro era la señal por excelencia de la madurez.

    Comentarios críticos: las ideas de Freud han sido muy influyentes. La mayoría de los científicos están de acuerdo con él en que la experiencia temprana es muy importante para el desarrollo de la personalidad, y en que los motivos y sentimientos influyen en la persona. Sin embargo, muchas de sus ideas más “peculiares” todavía son interrogantes.

    Razones por las que se criticó a Freud:

    1- No concedió suficiente importancia a las influencias sociales y culturales de la personalidad.

    2- También se cuestionaron sus procedimientos. Los psicólogos fieles al método científico consideran que la investigación que llevó a cabo carece de objetividad y precisión, ya que para Freud las observaciones clínicas eran el único medio racional para formular teorías y comprobarlas. Las ideas eran aceptadas si los pacientes estaban de acuerdo, si desaparecían los síntomas o si notaban cambios positivos.

    3- Freud viola el “principio de Parsimonia” según el cual hay que optar por las explicaciones más simples si concuerdan con los hechos que se observan.

    Además cometió varios errores lógicos, que a veces concluía saltando a la especulación [niños muy cariñosos con la madre que evitan al padre (observación) - rivalidad por favores sexuales (especulación)]

    4- Confundió correlación con causa. Sin suficientes pruebas, por ejemplo, ponía la frustración en la niñez como causa de la dependencia en la edad adulta.

    TEORÍAS NEOFREUDIANAS

    Algunos científicos se encargaron de corregirlas y completar las teorías de Freud, ya que a pesar de que freud cometió algunos errores, sus teorías siguen vivas.

    - C. JUNG: En un principio, era seguidor de Freud pero se apartó de él porque le molestaba la idea de que la libido fuera totalmente de carácter sexual (orientada al placer) y el hincapié que se hacía en la niñez temprana.

    Jung pensaba que los seres humanos heredan un inconsciente colectivo, además de un inconsciente personal donde se encuentran los recuerdos reprimidos. Sin embargo, el inconsciente colectivo tiene recuerdos de sus antepasados, sus relaciones y experiencias, y producen imágenes como la del “viejo sabio” o “la madre tierra”.

    - A. ADLER: cree que Freud exagera la importancia de la sexualidad. Para él es más importante la influencia de la cultura. La personalidad es innatamente social

    - K. HORNEY: Destacó la importancia del contexto social para el desarrollo. La experiencia es el origen de la personalidad. Recalcó los efectos perturbadores de la impotencia y el aislamiento.

    - Erik ERIKSON: Amplió las teorías de Freud sobre el desarrollo. Profundiza en las implicaciones sociales y psicológicas, y abracan además los años adultos de la persona.

    La personalidad se forma al ir avanzando el individuo a través de diversas etapas psicosociales durante toda su vida. En cada etapa hay un conflicto al que se tiene que enfrentar y resolver, habiendo en cada dilema una solución positiva, que produce salud mental; y otra negativa., que conduce a la inadaptación.

    La solución de cualquier conflicto depende, en parte, de lo satisfactoriamente que se hayan manejado los dilemas anteriores.

    Las experiencias felices o desafortunadas posteriores pueden contrarrestar las anteriores.

    - Primer año de vida (E.Oral de Freud)

    Problema entre Confianza Básica y Desconfianza.

    La resolución dependerá de la relación entre la madre y el bebé, ya que si esta le alimenta, le abriga, le acaricia tiernamente, los bebés desarrollan sentimientos de confianza hacia su entrono, todo a su alrededor es agradable y seguro. En caso contrario, los bebés contraen temores y sospechas.

    - Segundo año de vida (E.Anal de Freud)

    Reto: Autonomía frente a Vergüenza, duda.

    Los niños se desarrollan rápidamente (correr, empujar, tirar, retener y soltar). Si los padres alientan a los niños, estos desarrollaran un cierto control sobre su entorno (autonomía). De no ser así, los niños experimentan sensaciones de vergüenza y duda.

    - Del Tercer al Quinto año de vida (E. Fálica de Freud)

    Reto: Iniciativa contra Culpa

    Los niños son muy activos, se enorgullecen de poder enfrentar problemas y conquistar el ambiente. Gran autoestima al percatarse de sus “poderes mentales”(lenguaje, fantasías etc) Si los padres procuran responderles, y aceptar su juego, los niños aprenden a buscar lo que desean, reforzando así su sentido de la iniciativa. Si esto no ocurre, los niños se sienten culpables e inseguros.

    - Entre 6 y 11 años. (E. De Latencia de Freud)

    Reto: laboriosidad frente a inferioridad

    Periodo en que los niños entran en un mundo “nuevo”: la escuela. Cuando los niños se sienten menos capaces que sus compañeros en cuanto a logros, aptitudes y habilidades, contraen sentimiento de inferioridad. En cambio, los niño con éxito tienen un sentimiento de competencia y gusto por el trabajo.

    - Adolescencia (comienzo de la e.genital de Freud)

    Reto: Se produce una Crisis de Identidad. Se trata de encontrar la propia identidad frente a una confusión de papeles.

    El joven tiene diversidad de “roles”, para formar con ellos una sola imagen y escoger una carrera y un estilo de vida.

    Si los retos anteriores se han afrontado satisfactoriamente, el joven tiene más posibilidades de lograr más fácilmente su identidad. Al adquirirla, el joven consigue tener un sentido de quién es y que defiende.

    A veces, para integrarse, los jóvenes se identifican exageradamente con los héroes populares y de la pandilla, perdiendo su individualidad. De esta forma intentan definir su personalidad, proyectando la imagen difusa de sí mismo sobre otra persona.

    En otras ocasiones, se busca la propia identidad por caminos destructivos, como la exclusión (racismo), la intolerancia y la crueldad. En principio, esta intolerancia puede ser temporalmente una defensa contra el sentimiento de pérdida de identidad, actitud inevitable en algún momento de la vida.

    Los adolescentes forman pandillas y estereotipan sus ideales y a sí mismos y a los enemigos, para superar esta crisis.

    - Primeros años de la edad adulta (adultez temprana)

    Reto: Intimidad contra Aislamiento

    Los adultos están preparados para vínculos sociales duraderos donde priman e cuidado mutuo, la comunidad de bienes y la confianza recíproca.

    Ideal de intimidad: desarrollo de una relación sexual con el miembro amado del sexo opuesto. Las personas que no lograron adquirir identidad propia en la etapa anterior tendrán más dificultades, bien aislándose en sí mismos o estableciendo otro tipo de vínculos limitados que carecen de espontaneidad y autenticidad.

    - Adultez media

    Reto: Productividad frente a Absorción en sí mismo

    Productividad significa compromiso con el futuro y con la nueva generación. La persona se fortalece con la preocupación activa por la gente joven y su bienestar, y la preocupación de hacer del mundo un lugar mejor. Por el contrario, la auto absorción conduce al estancamiento.

    - Adultez avanzada

    Reto: Integridad frente a Desesperación

    Se logra la integridad cuando las personas miran hacia atrás y se sienten satisfechos y contentas, y aceptan sus vidas como algo que valió la pena. En cambio, las víctimas de desesperación encuentran poca satisfacción y poco significado en su pasado, y ven que han desaprovechado sus vidas. Se cae en la cuenta de que el tiempo se está acabando y la muerte se presenta aterradora…

    Comentarios críticos:

    Al igual que las teorías de Freud, tienden a ser globales, muy difíciles de valorar con precisión. En general se aplica a ellas el mismo tipo de crítica.

    3.2 Teorías fenomenológicas de la personalidad

    Los seres humanos conceden significado a toda la información que reciben a través de sus sentidos. Como la persona conoce solo lo que percibe, las percepciones de cada uno constituyen su realidad. Pero cada uno es una realidad diferente, ya que cada ser humano afronta realidades diferentes. Los que están a favor de la teoría fenomenológica tienen como base las diferentes facetas del "uno mismo"(self)las perspectivas que cada uno tiene de la vida. El self se define como modelo interno(imagen ,concepto o teoría)que se realiza a través de las relaciones con el mundo que nos rodea. Esto influye en las acciones que afectan o influyen a su vez el modelo del uno mismo. La lucha por la plena autorrealización es el supremo motivo humano. Se considera poco importantes los impulsos fisiológicos inferiores. Los fenomenólogos se apoyan en observaciones clínicas y en los autoinformes.

    Teorías del yo de Carl Rogers

    C.Rogers ha pasado la mayor parte de su vida ayudando a personas a resolver sus problemas. Sus ideas evolucionaron partiendo de sus experiencias clínicas. Empezó su trabajo con la idea de que el "uno mismo" era un termino vago ,ambiguo ,sin ningún sentido científico. Tardo en aceptar que los pacientes cuando exponen sus problemas y actitudes en sus propios términos tendían a hablar en términos del self. A luz de unas expresiones pareció evidente que el self era un elemento importante en la experiencia del cliente, y que en cierto sentido misterioso su meta era llegar a ser su verdadero self

    Rogers define el "self" o "concepto de si mismo" como modelo constante y organizado de las características percibidas del "self", junto con valores vinculados a esos atributos.

    ¿Como se desarrolla el concepto del uno mismo? Los niños observan su propio fundamento de la misma forma como observan la conducta de los demás. En los primeros años, los niños caen en la cuenta de las consistencias que los rodean y empiezan a asignarse a sí mismos ciertos rasgos específicos.

    Atribuyen valores a las características que asignan a su self. Enojarse fácilmente suele valorarse negativamente; tener mucha energía, positivamente. Los conceptos evolucionan al interactuar los niños con otras personas y con su entorno. Rogers cree que los seres Humanos se esfuerzan por mantener consistencia o concordancia entre sus experiencias y la imagen que tienen del uno mismo. Aparentemente, la persona permite que las situaciones que concuerdan con su concepto del self entren en su conciencia y perciben correctamente estos sucesos. En cambio, las experiencias conflictivas suelen excluirse de la conciencia y percibirse erróneamente.

    Rogers concibe la niñez como el periodo crucial para el desarrollo de la personalidad; en esto concuerda con los científicos psicodinámicos. Todo ser humano necesita estima, cariño y aceptación de las personas que le interesan. Los niños harán casi lo imposible por satisfacer esta necesidad. Para lograr la aprobación de los padres, llegan incluso a distorsionar o negar sus propias percepciones, emociones, sensaciones y pensamientos. A la larga, trae ciertos problemas. El ser humano es impulsado por el motivo de la plena actualización de sus potenciales. Para desarrollar el propio potencial se necesita conocerse a sí mismo, así como un estilo de vida satisfactorio. Las personas que niegan o falsean aspectos importantes de sí mismas tienen una imagen incompleta y poco realista del propio yo. Se sienten amenazadas ante experiencias que no concuerdan con estos conceptos de su yo. Los inadaptados tienden a construirse defensas rígidas. No pueden actualizar su propio potencial porque evitan muchos tipos de experiencias.

    En cambio, los bien adaptados tienen conceptos muy realistas del uno mismo que incluyen todas sus características importantes. Están conscientes de su propio mundo, abierto a todas las experiencias y con una autoestima elevada. Los individuos bien adaptados se apoyan y confían en sus propias experiencias para tomar decisiones oportunas. Se sienten libres porque están convencidos de que ellos mismos han tomado dichas decisiones. Las personas que funcionan plenamente viven plenamente de manera total cada momento y cambian de continuo(ganando en complejidad")para aprovechar cada vez más sus diversos potenciales.

    Aunque Rogers reconoce que la herencia y el ambiente limitan la personalidad de varias maneras, se fija más bien en los limites que cada quien se impone a sí mismo y que se pueden ensanchar. Para ayudar a su crecimiento, las demás personas importantes del entorno deben aceptar todos los aspectos del individuo, y estimarlo y apreciarlo mucho. En estas circunstancias, los seres humanos empiezan a aceptarse a si mismos, se abren a sus propias experiencias y se orientan hacia su plena realización.

    En el transcurso de la asesoría psicológica intentan esclarecer las condiciones que facilitan el desenvolvimiento de la personalidad. Se ha esforzado por estudiar con objetividad la imagen subjetiva del yo, a través del método del cuestionario para clasificar(Q-sort).Los clientes describen cómo se perciben en esos momentos, y luego su yo ideal. Si las dos calificaciones son muy discrepantes, se saca la conclusión de que el individuo es contradictorio. Cree que este es el problema básico de todas las perturbaciones.

    Se busca que la terapia reduzca esta contradicción. Su éxito se puede valorar haciendo que el paciente lleve a cabo otras clasificaciones después de algunas semanas o meses del tratamiento.

    Muchos psicólogos que asesoran a otras personas aprovechan muy bien las ideas de Rogers para comprender y tratar los problemas de individuos perturbados. Su fe en la naturaleza humana tiene un atractivo muy especial. Según él, basta que a las personas se les permita crecer y desarrollarse para que lleguen a ser efectivas, positivas racionales para que tengan fe en que vivirán en armonía con los demás y consigo mismas. Los seres humanos que realizan actos muy destructivos, irracionales o crueles deberán tenerse por eres defensivos que no han logrado un conocimiento verdadero y profundo de su yo interior.

    Sus ideas, al igual que las de los teorizantes psicodinámicos, son objeto de crítica por la imposibilidad de someterlas a prueba minuciosa; muchos psicólogos objetan que las personas dicen de sí mismas, ya que los autoinformes suelen ser poco confiables.

    3.3-Teorías disposicionales de la personalidad

    Este tipo de teorías pretenden describir y clasificar a una persona según rasgos (características separadas que describen la personalidad e un sujeto)o tipos (conjuntos de rasgos que tratan de explicar toda la personalidad de un sujeto).

    En las teorías disposicionales formales se supone que cada característica que define la personalidad de un sujeto es relativamente permanente a lo largo de su vida y en cualquier circunstancia.

    Los puntos fuertes de este tipo de teorías son que:

    Las conclusiones se basan en una investigación objetiva para cada aspecto.

    Este tipo de teorías permiten a la persona conocerse más a si mismo y ayudar a tomar decisiones

    Pero este tipo de teorías también tienen muchos puntos débiles como pueden ser:

    Conciben a la persona como una entidad fija, no tienen presentes los cambios que pueda tener una persona a lo largo de su vida

    Que estas teorías hacen más hincapié en lo innato de la personalidad sin tener en cuenta las influencias que el entorno pueda tener en la personalidad.

    Este tipo de teorías exageran algunas dimensiones mientras que no tocan otras.

    Los psicólogos más destacados que enunciaron este tipo de teorías de la personalidad y de los que vamos a hablar son Raymond Catell y William Sheldon.

    Teoría de los rasgos de Raymond Catell: Comenzó a definir y medir los principales componentes de la personalidad desde mediados de 1930.

    En un principio, su equipo y él seleccionaron 18000 palabras que se usan para definir la personalidad, más tarde las redujeron a 200 y, tras estudiar los resultados de pedir a diversas personas que se describieran con esas palabras, observaron cuales solían ir juntas así que estas 200 palabras quedaron divididas en 16 grupos a los que se les nombro con una letra.

    Estos grupos son:

    Nombre Del grupo

    1º extremo

    Último extremo

    A

    Reservado

    Extrovertido

    B

    Menos inteligente

    Más inteligente

    C

    Afectado por sentimientos

    Estable emocionalmente

    E

    Sumiso

    Dominante

    F

    Serio

    A la buena ventura

    G

    Expedito

    Ponderado

    H

    Tímido

    Aventurado

    I

    Testarudo

    Sensible

    L

    Confiado

    Suspicaz

    M

    Práctico

    Imaginativo

    N

    Franco

    Astuto

    O

    Seguro de si mismo

    Aprensivo

    Conservador

    Experimentador

    Dependiente del grupo

    Autosuficiente

    Descontrolado

    Controlado

    Relajado

    Tenso

    Estas grupos de características se conocen con el nombre de rasgos fundamentales, y según parece tienen un cierto carácter hereditario.

    Según Cattell ale estudiar de este modo la personalidad de un sujeto se puede además de describir a una persona predecir como se comportará en una determinada situación.

    Este psicólogo ha ido estudiando la personalidad de diferentes sujetos y ha ido descubriendo los factores que permiten el triunfo de un matrimonio, los que determinan el éxito académico, el alcoholismo...

    Para predecir como actuará una persona en un situación determinada Catell utiliza una ecuación de especificación en la que le da más importancia a los rasgos que sean dominantes en esa acción y le quita importancia a aquellos que no tengan importancia.

    Teoría de los biotipos de William Sheldon: Sostenía que las personas con determinado biotipo tienden a desarrollar determinado tipo de personalidad.

    Según el los seres humanos por genética tienen una serie de características que determinan que cosas se le darán bien y cuales no y cuales le gustarán y cuales no.

    También dice que el poseer un determinado biotipo, hará que la gente opine que se ha de sobresalir en determinado campo y, esto influirá en la conducta de alguien y por lo tanto en su personalidad. Por ejemplo de una persona que sea muy alta se esperará que sobresalga en el baloncesto y al estar influida por estas expectativas probablemente acabe gustándole el baloncesto.

    Lo primero que hizo Sheldon fue dividir los cuerpos masculinos en tres componentes físicos y más adelante hizo lo propio con los femeninos:

    · Endomorfia: Caracterizado por tener unas vísceras digestivas suaves, redondas y sobredesarrolladas.

    · Mesomorfia: Caracterizado por tener unos músculos duros, rectangulares, fuertes, atléticos y desarrollados.

    · Ectomorfia: Caracterizado pro ser alto delgado, frágil, cerebro grande y sistema nervioso sensible.

    Después de identificar los diferentes biotipos identificó tres tipos de personalidad que en teoría se debían de corresponder a los biotipos que son:

    · Viscerotonía: Caracterizado por ser una persona amante de la comodidad, sociable, glotón y con un temperamento estable.

    · Somatonía: caracterizado por ser dogmático, agresivo, activo, directo, valiente y dominante.

    · Cerebrotonía: Caracterizado por ser inhibido. Reservado, temeroso y recatado.

    A continuación el equipo de Sheldon investigó sobre unos estudiantes varones de bachillerato durante cinco años y confirmó que en muchos casos se correspondían, pero a la hora de confirmar estas teorías con dos grupos e jueces imparciales, uno para los biotipos y otro para las personalidades se vio que la correlación no es tan alta.

    3.4- Teorías conductistas de la personalidad

    Son teorías que se basan en el uso de métodos científicos insistiendo sobre todo en la experimentación.

    Este tipo de teorías tienen en contra que los experimentos se realizan en situaciones restringidas y artificiales.

    Además este tipo de teorías no tiene en cuenta las diferencias individuales sino que considera a todos los humanos dentro del mismo saco.

    Las teorías conductistas que voy a desarrollar son: el conductismo radical de B.F.Skinner y el enfoque cognoscitivo del aprendizaje social de Walter Mischel.

    Conductismo radical de B.F.Skinner: Para Skinner la personalidad es una ficción, según el los psicólogos deben de concretarse a comprender como actúan los organismos.

    Según Skinner la conducta se puede explicar por fuerzas genéticas y ambientales, según el como se comporta y individuo en un contexto depende de muchas circunstancias independientes, por ello no podemos intentar descubrir como se comportará una persona en cada contexto.

    En conclusión, para Skinner la conducta es algo situacional, que depende el momento y el contexto, por lo que los psicólogos deberían llevar a cabo experimentos controlados para ver que situación hace que se produzca una reacción determinada.

    Para Skinner el ser humano son organismos relativamente simples a merced de las fuerzas ambientales.

    Enfoque cognoscitivo del aprendizaje social de Walter Mischel: Esta teoría se inspira en la investigación del aprendizaje, el conocimiento y la psicología social.

    Coincide con Skinner al creer que la conducta esta determinada por una situación, que dependerá de las condiciones ambientales y por lo tanto que los psicólogos deberían usar métodos científicos para especificar que hacen las personas porque y bajo que circunstancias.

    Para Mischel, el ser humano es un organismo complejo, activos que son capaces de solucionar problemas y de beneficiarse de la experiencia y de facultades cognoscitivas.

    Según Mischel, para predecir la conducta se necesita un conocimiento profundo de varios factores: las circunstancias ambientales, la persona en concreto y el impacto fenomenológico de la situación, es decir las interpretaciones, expectativas, valores, planes, emociones y deseos del individuo en cuestión, para que esto sea posible, el psicólogo ha de recurrir a la experimentación, es decir a observar como se comporta una persona en una situación específica, después de un tiempo, el psicólogo habrá recopilado suficiente información para poder predecir la conducta de una persona en una situación concreta.

    Según Mischel, cualquier teoría de la personalidad ha de enriquecerse con toda la información psicológica que pueda encontrar.

    Se puede decir que Mischel basa su teoría en cinco puntos que son:

    1- El hombre puede valorar su propia conducta.

    2- El hombre conoce los resultados de determinadas respuestas, por lo oye esto influirá en l toma de decisiones y en la forma de actuar de una persona.

    3- Una misma condición puede tener efectos diferentes según la forma de hacer propias estas condiciones.

    4- El aprendizaje determina la conducta de una persona en gran medida, es decir actuará de una forma u otra según lo que haya aprendido a lo largo de su vida.

    5- Todo el mundo tienen una consistencia interna pero la de cada persona es única, por lo que casi nunca se puede generalizar.

    4- Cuestiones controvertidas acerca de la personalidad

    Varias cuestiones controvertidas.

    ¿Es deseable una sola teoría comprensiva de la personalidad?

    Hemos analizado bastantes teorías de la personalidad para que cualquiera pueda ver que no todos los psicólogos tienen el mismo punto de vista. Tanto en la teoría como en la investigación, vemos que algunos insisten en el inconsciente, otros en las experiencias privadas y otros en la conducta externa y manifiesta. Algunos psicólogos se concentran en la herencia, otros lo hacen en las influencias de todo el ambiente humano. Unos prefieren amasar un considerable cuerpo de leyes generales, otros propugnan por el perfeccionamiento de los instrumentos de la evaluación que describen y predicen la conducta del individuo.

    Cada una de estas posturas conducen a tipos específicos de investigación y a practicas clínicas especificas. Algunos psicólogos creen que esta diversidad es frustrante y caótica; sostienen que una teoría comprensiva, aceptada por la mayoría, sería una fuente excelente de cuestiones generales que se pudieran investigar y ayudaría a dar unidad a todos los descubrimientos de la investigación. Coinciden en que el campo de la personalidad está muy fragmentado en la actualidad y totalmente carente de dirección. No todos los psicólogos se sienten incómodos por este dilema. Algunos responden que una sola teoría de grandes dimensiones sería tal vez cosa muy buena, pero que una teoría de ese tipo que tenga verdadero valor no se puede formular hasta que no se logre mayor numero de conocimientos en el campo.

    ¿Deben olvidar los rasgos los psicólogos?

    ¿Es útil el concepto de rasgo? Algunos psicólogos responden que no lo es. Si lo que las personas hacen en un momento determinado depende de muchas variables interactuantes y no es el producto de disposiciones(rasgos generales),entonces los psicólogos deberán concentrarse en las condiciones que influyen en la conducta en todas y cada una de las circunstancias y olvidarse de los rasgos. No todos están de acuerdo con este punto de vista.

    Muchos profesionales de la conducta creen que la conducta depende con cierta frecuencia de los rasgos persistentes de los sujetos. Los investigadores han encontrado apoyo para esta postura. De manera que existen relaciones marcadas y constantes entre las calificaciones en la subprueba de socialización en el CPI y la delincuencia. Se ha hecho muy popular una postura intermedia. Las investigaciones actuales sobre la personalidad se enfoca hacia el modo en que las personas con características especificas se comportan en situaciones determinadas.

    ¿Cuando es consistente la conducta de las personas?

    Aunque la conducta varia de una situación a otra, nuestras observaciones cotidianas parecen indicar que las personas a menudo actúan de forma consistente. La consistencia conductual parece depender de varios factores. La afirmación es muy consistente de una situación a otra. Hemos hecho notar que ciertas características de temperamento tienden a ser estables en el transcurso del tiempo. Lo mismo se puede decir de ciertas necesidades y las características mentales que están de por medio en la conducta inteligente. Las metas vocacionales se mantienen firmes durante veinte años, y en casos mas tiempo. La consistencia depende también de quién está observando. Por ejemplo, desde el punto de vista de una persona extraña, un muchacho que se viste con desaliño todos los días, excepto cuando va a la iglesia , se está comportando incoherentemente. Pero desde otro ,esa conducta puede ser fiel al valor de que la comodidad debe preferirse en todas las situaciones, a no ser que los convencionalismos firmemente establecidos pidan un modo de vestir mas normal y el ir contar dicha costumbre traiga problemas. En este caso, el muchacho no vestirá bien consistentemente, pero tiene una orientación uniforme respecto a la comodidad. La investigación reciente muestra que las personas varían en el grado de consistencia con que se comportan. Los individuos que se identifican a si mismos como consistentes en rasgos y como consideración y amistad tienden a comportarse en forma más predecible cuando se les califica en estas dimensiones en diversas situaciones que los que se ven a si mismos como variables y contradictorios.

    ¿Se justifican las pruebas de personalidad?

    En la ciudad de Houston, Texas, un consejo escolar quemó las hojas de respuestas de seis pruebas psicológicas que se habían practicado a 5000 alumnos de noveno año. Los padres protestaron contra ciertas preguntas que se habían planteado a los alumnos. Hay personas en diversas partes de Estados Unidos que ponen en tela de juicio el derecho de los psicólogos a someter a prueba de inteligencia son también objeto de controversia. Los mismos psicólogos están divididos en la cuestión de las pruebas. Muchos opinan que las pruebas se deberán usar sólo cuando se soliciten o cuando los sujetos se ofrezcan voluntariamente para alguna investigación, pero incluso en este caso los sujetos deben estar plenamente informados acerca del proyecto y seguros del anonimato. Otros psicólogos sostienen que las pruebas se justifican porque son un medio muy eficaz para una orientación sólida en los diversos programas educativos y para una asesoría vocacional sensata, beneficios que tal vez el publico en general no aprecia lo suficiente. Se pueden también esgrimir argumentos muy sólidos en favor de las pruebas de personalidad en el caso de los adultos. En una sociedad tan compleja como la nuestra, hay que llegar a un intercambio razonable entre el bien común. Las pruebas de personalidad pueden servir a los psicólogos para evaluar la competencia de alguna persona, digamos para un puesto publico, para la milicia o para puestos políticos. Se puede decir que los que aspiran a estos puestos o a otros similares deben poner el bien público por encima de sus derechos personales.

    15