Desarrollo cognitivo y motor del niño

Educación Infantil. Intervención educativa. Psicomotricidad

  • Enviado por: Luna
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

LA PLANIFICACIÓN DE LA INTERVENCIÓN EDUCATIVA Y LAS TÉCNICAS PSICOMOTRICES

1- La planificación de la intervención educativa.

La reflexión constante de tu propia actuación, la observación continúa de la acción del niño que te informará sobre su evolución y la planificación de las intervenciones, son requisitos esenciales que deberías tener en cuenta.

Entre las capacidades profesionales recogidas en el R.D. aparecen las relaciones con la elaboración, desarrollo y evaluación de proyectos y programas de intervención educativa y de atención a los niños.

En el R.D. aparecen términos Proyecto y Programa sin una definición previa. La elaboración de un proyecto implica una declaración de intenciones del trabajo que se quiere llevar a la práctica y el como se realizará de forma general. El programa es un nivel de concreción mayor, recoge los aspectos definidos y concretados de la actuación.

Utilizaremos el término Proyecto de Intervención para designar al Documento de Planificación de la intervención educativa directa, cuya elaboración puede corresponder la propio educador infantil, aquí nada más nos centraremos en la planificación de actuaciones específicas.

En este documento deberás recoger todos los aspectos que conduzcan al desarrollo sensoromotor y cognitivo óptimo de los niños en ese nivel. No olvides las directrices de carácter prescriptivo que encontrarás en el R.D. del Currículo de la E.I.

La presencia de problemas específicos en los niños del aula e incluso tu interés por mejorar aspectos puntuales de su desarrollo, podrían motivar la elaboración de proyectos de intervención específicos. Ejemplo: realizar sesiones especiales de psicomotricidad en horario preestablecido a lo largo del curso.

Si trabajas en Centros de Ocio y Tiempo Libre (Ludoteca, biblioteca, Granja-Escuela) o en un centro residencial, piso tutelado, deberás planificar tu intervención con los niños, en la mayoría de los centros de instituciones de atención a la infancia, te encontrarás con un Programa o Proyecto Educativo o de trabajo de Centro que te ayudará de referencia para tu planificación.

Con niños con necesidades especiales, contarás con un Proyecto de Intervención multidisciplinar, elaborado por el Equipo de Atención Temprana.

Podrían darse situaciones en las que tuvieras que hacerlo de forma individual (responsable de actividades en la pizzería o del servicio de guardería de un hipermercado).En esta directriz tendrá especial interés la elaboración del fichero de actividades y el listado de recursos, siempre que hayas incluido canciones y juegos.

2. EL PROYECTO DE INTERVENCIÓN Y EL DESARROLLO INFANTIL

Proceso para la elaboración el Proyecto de Intervención

Recopilación de la información inicial

Interpretación de la información y detección de las necesidades educativas

Formulación de objetivos y selección y secuenciación de contenidos

Diseño de la intervención

-Concretar situaciones de aprendizaje y/o actividades

-Definir estrategias y criterios de actuación

-Seleccionar recursos materiales y personales

-Organizar espacios y tiempos.

Diseño de la evaluación

¿De dónde se ha de partir?

De la realizar evolutiva del niño o niños, obtenida a través de diferentes fuentes:

  • La información aportada por los informes disponibles de otros profesionales: psicólogos, pediatras, trabajadores sociales. Ten en cuenta que los factores personales, inciden en el aprendizaje.

  • La información obtenida a partir de la entrevista/ as de los padres. Convendría disponer de un guión que orientara sobre los aspectos que interesa recoger.

  • La observación sistematizada del niño durante los primeros días.

¿Qué aspectos interesa recoger?

Depende de la edad del niño y se centra en:

  • Aspectos recogidos en su actuación en situaciones cotidianas. Participación y autonomía en las rutinas de la vida diaria (la información que te puede aportar es enorme en todos los ámbitos).

  • Aspectos recogidos en situaciones comunicativas: comprensión de órdenes, memorización, razonamiento, creatividad y adecuación de sus respuestas, manifestaciones de su pensamiento…

¿Cómo organizar la información?

La información obtenida debe ser analizada de manera que permita la elaboración de una primera hipótesis sobre los aspectos que en cada ámbito se han de trabajar. Una misma conducta detectada no siempre tiene el mismo significado. Por eso convendría elaborar una síntesis organizada en apartados correspondientes a los diferentes ámbitos

¿En qué vas a centrar tu intervención?

La manera más adecuada de planificar el proceso educativo será a través de:

  • Formular los objetivos que te planteas (siempre referidos a las capacidades que pretendes desarrollar). Conviene que no sean muchos objetivos ya que dificultarían tu trabajo y para evitarlo será necesario priorizar aquellos que será necesario abordar en primer lugar. Son fundamentales y por tanto deben ser priorizadas las capacidades que permiten al niño un desenvolvimiento cada vez más autónomo en su medio.

  • Seleccionar y secuenciar los contenidos didácticos.

¿Cómo vas a llevar a cabo la intervención?

Una vez concretados los aspectos del desarrollo del niño en los que vas a actuar, conviene diseñar el proceso educativo que vas ha llevar a cabo. Conviene que reflexiones y concretes:

  • Las situaciones de aprendizaje y/o las actividades que servirán para que el niño adquiera los contenidos seleccionados y lograr los objetivos. En función de la amplitud del contenido que estemos trabajando, tendrás que valorar la posibilidad de que figuren en el proyecto la propuesta completa de actividades o ricamente caracterizarlas.

  • Definir estrategias didácticas, criterios de actuación, que te permiten en todo momento decidir la forma más adecuada de intervenir.

  • Seleccionar los recursos materiales y personales necesarios en cada caso en función de la secuenciación de contenidos realizada. Podría ser necesaria la intervención de personal de apoyo en ciertas situaciones.

  • Organizar los espacios, el tiempo al igual que los materiales. Deben figurar aspectos como: duración global del proceso de intervención, distribución temporal y los contenidos seleccionados; duración de las actividades; ubicación y condiciones espaciales.

¿Cómo conocerás el resultado de tu intervención?

La evaluación debe quedar definida en el proyecto de intervención. Debe incluir los momentos en que se debe realizar y un guión de indicadores que te permita conocer las adquisiciones del niño y el nivel de logro de los objetivos planteados, y que una vez recogidos, analizados e interpretados te faciliten la información necesaria.

¿Qué condiciones debe reunir un Proyecto de Intervención?

Para garantizar su eficacia, deberá ser un documento conciso y concreto, que evite las generalidades, elaborado a partir de la información inicial obtenida y adaptado a la situación real del caso.

Nos hemos limitado a trabajar un Proyecto de Intervención Individual, que podría ser paralelo a la Programación gral de aula y si ves necesario actuar individualmente con un niño, si eres responsable de un pequeño grupo (centro residencial), deberás optar en función de la heterogeneidad de tus alumnos o la utilización de una Programación de grupo para favorecer que permitan actuar individualmente a cada uno.

2 PARTE

1- LA PSICOMOTRICIDAD

Ahora introducimos técnicas psicomotrices, entendidas como una nueva perspectiva de intervención educativa que vendrá a mejorar y enriquecer tus actuaciones profesionales. A pesar de que, la psicomotricidad se concibe como técnica terapéutica, supone un interesante complemento de tu formación

2- EVOLUCIÓN DEL CONCEPTO DE PSICOMOTRICIDAD

El término de psicomotricidad se originó por primera vez en el comienzo del siglo XX a partir de las aportaciones de Dupré en 1907, en la descripción del síndrome de la debilidad mental que posteriormente se relacionaría con el de debilidad motriz.

El objeto de estudio de la psicomotricidad, en estos primeros momentos, serían los trastornos motores que parecían incidir en una estrecha relación entre lo somático y lo psíquico. Las técnicas psicomotrices se limitaron a aspectos de rehabilitación puramente mecánica.

En una segunda etapa se demostró experimentalmente la unidad psicosomática. Coinciden muchos teóricos pero aún así todavía la psicomotricidad es una técnica terapéutica utilizada en casos individuales de trastornos neuro-orgánicos. Se empezó a hablar ya de técnicas psicomotoras específicas, diferenciándolas de otras técnicas rehabilitadotas.

Fue en Francia donde surgen en Educación Física los primeros esfuerzos por trasladar al ámbito educativo las técnicas psicomotrices. Después autores como Lapierre y Acoutourier amplían sus estudios para trasladar la psicomotricidad del ámbito concreto de la E.F.

A partir de ese momento llega a España, favorecida por las nuevas teorías pedagógicas y sus principios de metodología global y activa, la psicomotricidad concebida como la técnica que asocia a todo acto motor una actividad mental y que parte de la idea de que el desarrollo psíquico se logra a partir del movimiento. La expresión corporal, la expresión musical, la dramatización, son los aspectos más trabajados ahora.

Sin embargo, tras incorporarse con años de retraso otros países, las teorías psicológicas y pedagógicas de los diferentes autores, cuando en nuestro país se ha empezado a concebir la psicomotricidad en toda su dimensión (entendiéndose como práctica de lo motor, psíquico y lo emocional). A través del hecho corporal se ha empezado a reconocer los diferentes niveles de comunicación no verbal.

La psicomotricidad, entendida en esta nueva dimensión pedagógica respone de forma natural al proceso de desarrollo del niño y a la necesidad de globalidad que a estas edades debe cumplir la intervención del Educador Infantil.

3- Utilidad de la psicomotricidad en la Educación Infantil

Para que la psicomotricidad se convierta en técnica adecuada para la educación, debe primero evolucionar desde los planteamientos organicistas y terapéuticos, que aporte a los educadores una nueva dimensión de actividades prácticas.

El concepto de psicomotricidad debe basarse en una visión global del niño. Este enfoque, traducido al quehacer diario con los niños se concreta en:

  • Una nueva perspectiva del niño como protagonista de su propio proceso de construcción personal y de su aprendizaje, siendo sus intereses, emociones y posibilidades, los que configuran el punto de arranque de la labor educativa.

  • Una práctica psicomotriz integrada en los objetivos y contenidos planteados en el currículo de la E.I. en la vida diaria, se están trabajando procesos y contenidos psicomotrices. Esta coditianidad de lo psicomotor en la vida del niño no impide que la psicomotricidad, como técnica de actuación sistematizada, ya que te puede ayudar a:

  • -Mejorar tu conocimiento individual del niño

  • Disponer de nuevas pautas de observación, registro y evaluación cercanos a la realidad del niño.

  • Sistematizar y organizar actividades acordes con las necesidades detectadas

  • Contemplar la dinámica afectiva (situada en el ámbito de la interpretación habitualmente). El educador no solo deberá observar para llevar a cabo la lectura corporal de la actividad del niño, sino que necesitará esforzarse por captar y dar significado a su acción.

  • Definir distintos niveles en los que percibir los diferentes recursos que el niño utiliza para comunicarse y relacionarse.

4 Estructuración de contenidos psicomotrices

La psicomotricidad clásica parte de 3 conceptos:

  • El cuerpo: como sujeto de planteamientos psicomotores

  • El movimiento: entendido como el lenguaje más elemental

  • La acción: la consecuencia de la utilización el cuerpo y el movimiento con fines intencionales.

Alrededor de éstos se introducen los contenidos de trabajo psicomotor que agrupan:

- 1 Tono muscular

- 2 El control postural

- 3 El equilibrio

- 4 El control respiratorio

- 5 La imagen corporal

- 6 La lateralidad

- 7 La disociación y coordinación de movimientos

- 8 La coordinación dinámica general: locomoción, carrera, salto, lanzamientos…

- 9 La coordinación viso motriz: ojo-mano, ojo-pié

- 10 La organización espacial y temporal

- 11 El ritmo

- 12 La gafo motricidad

4.1. SITUACIONES TÓNICO-EMOCIONALES PRIMER NIVEL

Esta propuesta la hace Jesús Castro y Máximo E.Manso, en su obra “Metodología psicomotriz y Educación” y la organiza en niveles de intervención.

Permite conocer al niño con su forma habitual de comportarse, ya que las situaciones tónico-emocionales constituyen la base de conocimiento de uno mismo y de la socialización

Tono y emoción no se pueden separar, los aspectos a trabajar y observar son:

LA DESCARGA PULSIONAL: situaciones vividas individualmente con acción descontrolada, permiten llegar después a un estado tónico gral, ya que así descargan tensiones acumuladas (juego libre, acto seguido se tranquiliza)

LOS PROCESOS DE EXCITACIÓN situaciones parecidas a las anteriores pero vividas en grupo, aunque no es necesario tener contacto con los demás (carrera incontrolada, subida de tono e hiperagitación)

● INTERCAMBIO TÓNICO situaciones de intercambio de tensiones entre los niños que generan un movimiento global (jugar a pelear, tirarse del escalón…)

● EL ACUERDO TÓNICO situaciones semejantes a las anteriores pero que finaliza cuando el intercambio de tensiones llegar a equilibrarse y se produce un acuerdo tónico (saltan escalón, saltan diferentes…)

● LAS SITUACIONES FUSIONALES Y DE DIÁLOGO TÓNICO: situaciones de contacto próximo a objetos u otros niños, que implican un tono mantenido sin modificaciones excesivas (jugar a abrazarse).

● LA DISTENSIÓN TÓNICA conocidas como de relajación (que autores denominan de distensión) (su respiración se desacelera, el tono de los músculos baja y acaba tumbándose).

4.2. SITUACIONES SENSORIOMOTORAS SEGUNDO NIVEL

Las situaciones del niño encaminadas a la búsqueda de acción. A través de las sensaciones que le producen su cuerpo en movimiento, cinestésicas, posturales, de equilibrio o desequilibrio…el niño profundiza en la percepción de sí mismo (llamadas propioceptivas).

Se diferencia de las situaciones tónico-emocionales en que ahora la acción del niño es más controlada y busca una finalidad en sí misma.

Aspectos que debemos trabajar:

● LOS PROCESOS DE EQUILIBRACIÓN situaciones en las que el niño juega a mantenerse sobre objetos o superficies inestables con desplazamiento, estáticos sobre objetos, transportando objetos.

● LAS SENSACIONES CINESTESICAS situaciones que permiten al niño almacenar en su memoria. Son situaciones apropiadas para ejercitar los músculos y rentabilizar su acción, los autores proponen contrastes como fuerte-flojo; deprisa-despacio: mucho-poco

● LOS PROCESOS POSTURALES situaciones para facilitar la adopción de distintas posturas (jugar a las estatuas, quedaros quietos, palito inglés…)

4.3. SITUACIONES PERCEPTIVO-MOTORAS TERCER NIVEL

Situaciones que permiten al niño experimentar e investigar el espacio y el tiempo y los aspectos de su realidad: aspectos sensoriales (forma, color, tamaño, peso…), las distancias entre objetos (su ordenación), la duración e intensidad de los sonidos y el baile.

Se diferencia de las situaciones anteriores en que ahora el niño se encuentra desarrollando sus percepciones exteroceptivas, entendidas como elementos que condicionan la organización de su acción (no es lo mismo que el niño golpee una pelota pesada que un globo)

A partir de estas situaciones el niño controlará más su postura, el tono, el gesto y la acción, lateralidad y manipulación se desarrollarán mejor. Se iniciarán aprendizajes específicos posteriores como lectura y escritura.

Los aspectos a trabajar son dependiendo de la edad:

● LA COORDINACIÓN OJO-MANO Y OJO-PIE, los autores recomiendan propuestas en parejas o en grupos pequeños que impliquen tener que coordinar los movimientos de dos o más niños.

● LATERALIDAD hay que buscar situaciones cada vez más precisas que conduzcan al niño a concretar su acción en la parte del cuerpo que sea dominante (conducir una pelota por un recorrido golpeando un palo…) las situaciones rítmicas de desplazamiento: caminar siguiendo un ritmo, dar más fuerte el acento con pié dominante.

EL AJUSTE RÍTMICO implica adquirir control de la impulsividad dominio del impulso del intervalo y de la velocidad (saltar cuando suena la señal, jugar a imitar lo que hace el educador...)

● LA PERCEPCIÓN DEL ESPACIO el tiempo y el espacio implican una unidad indisoluble para el niño ahora debe investigar el espacio organizado. Son situaciones donde organiza el espacio a través de las acciones secuenciadas que el niño lleva a cabo con esos mismos objetos (botar pelotas, tirarla con el muro…).

4.4. SITUACIONES PROYECTO-SIMBÓLICAS CUARTO NIVEL

Determinadas por la capacidad simbólica y representativa el niño. Las posturas, los gestos los movimientos que el niño haga responden a su interés por manifestar y representar lo que ya conocen y recuerdan de su medio. En estas situaciones tiene gran importancia la evocación y fundamentalmente el dominio expresivo que el niño tenga, ocupa un papel trascendental el dominio de los diferentes lenguajes: corporal, gestual, verbal, musical…ya que darán que los momentos sean más ricos expresivamente. Hay que destacar la automatización de movimientos ya que ello permitirá al niño centrarse más en la simbolización.

Los aspectos que se deben trabajar en este nivel son:

● LAS ECOPRAXIAS (movimientos rápidos con paradas que actúan como señal automática y producen una acción en eco (jugar a repetir).

● LA IMITACIÓN nos referimos a la reproducción de modelos que no están presentes (jugar a imitar animales, acciones…)

● LOS JUEGOS RITUALES aquellos en los que el niño suele repetir su propia acción sin buscar modelos exteriores

● LA EVOCACIÓN son situaciones de juego ya puramente simbólicas

● LA ESCENIFICACIÓN están establecidas con anterioridad a la acción, intervienen objetos que simbolizan otros, se reparten roles.

● LOS JUEGOS REGLADOS los niños ahora crean sus propias reglas

● LOS JUEGOS DE FANTASÍA situaciones en que los niños rompen con la realidad, pero conscientes de que lo están haciendo (¿vale que yo era invisible y atravesaba paredes?

● LOS JUEGOS DE CODIFICACIÓN-DECODIFICACIÓN SIMBÓLICA son situaciones que implican pasar de un código a otro y un cierto nivel de análisis (pintar el cuento que hemos escuchado)

4.5. SITUACIONES SÍGNICO-CONCEPTUALES QUINTO NIVEL

Son situaciones que implican ya la utilización de signos a los que se asocian los conceptos que surgen como la abstracción de la realidad y determina la acción del niño.

Frecuentemente mezcla símbolos y signos. El niño es capaz de expresar el itinerario que luego recorrerá en el espacio real, nos demuestra que se encuentra en este nivel.

Aspectos que debemos trabajar:

RELACIÓN Y DIFERENCIACIÓN DE CONCEPTOS ESPACIALES Y TEMPORALES. De dirección (hacia delante, hacia atrás), de orientación (a través del movimiento analizar la posición del cuerpo o de los objetos, inclinado, horizontal, vertical) de tiempo (antes, después, al tiempo) de situación (arriba, abajo, al lado, detrás, delante). El orden que se han de trabajar será:

  • -Situación del otro con respecto al niño (coloca a Juan delante de ti).

  • -Situación del objeto con respecto al niño (coloca la pelota detrás de ti)

  • -Situación del niño con respecto al otro. (ponte detrás de Juan)

  • -Situación del niño con respecto al objeto. (sitúate delante de la mesa)

  • -Situación de los objetos entre sí (pon la pelota encima de la caja)

JUEGOS DE EXPRESIÓN CONCEPTUAL: situaciones que permiten al niño llevar a cabo un proceso de expresión sobre la acción realizada, sobre la melodía escuchada….expresar con grafismos un ritmo. Traslado el papel de los movimientos realizados en el espacio que facilitan los conceptos del niño.

ELABORACIONES PRÁXICAS situaciones que pretenden ordenar o secuenciar una acción compleja (voy a meter la pelota en el aro pequeño después de haber pasado alrededor del aro grande).

5 REFLEXIONES METODOLÓGICAS

Los objetivos, como partes esenciales del medio que el niño ha de ir conociendo y dominando, han permitido la progresión de su acción corporal y mental, a lo largo del proceso, así los podemos analizar de distinta forma:

  • EL OBJETO DE FUSIÓN: primeros momentos en que el objeto y el niño conforman una unidad. El objeto todavía no es percibido como algo cambiante y constante diferente de sí mismo (nivel tónico-emocional)

  • EL OBJETO COMO APOYO DE SUS SENSACIONES PROPIOCEPTIVAS: en este momento el objeto sirve de estímulo para la acción del propio niño: nivel sensoriomotor.

  • EL OBJETO COMO PROLONGACIÓN: sirve al niño para abordar un espacio mayor, pero sigue formando parte del esquema corporal de acción. El niño sigue en contacto con el objeto.

  • EL OBJETO COMO PROYECCIÓN: ahora ya pierde contacto con él y lo lanza con el fin de abordar un espacio mayor (nivel perceptivo-motor).

  • EL OBJETO SEMIÓTICO: el objeto es ahora representación de otros, se carga de significación que evoca un significado distinto (nivel proyectivo.simbólico).

  • LAS RELACIONES CONCEPTUALES ENTRE LOS OBJETOS: los objetos ahora son percibidos por sus relaciones, posición, distancia… (nivel sígnico.conceptual).

Es obvio pensar que existen posturas que únicamente se lograrán cuando exista maduración suficiente, percepciones de más complicación e incluso niños que presentan ciertas dificultades en su evolución y relación.

Al tiempo, los autores nos aportan la posibilidad de un instrumento sistematizado de observación, que nos va a permitir detectar:

  • dificultades motoras específicas. Torpeza de movimientos, problemas del tono muscular…

  • el modo en que el niño se relaciona con los demás y con el medio. Dificultades de expresión corporal de juego con los otros.

  • El control personal y la madurez de sus aspectos afectivos y emocionales.

El detectar por medio de la observación, el nivel en que se encuentran los niños, será tu punto de partida en la planificación del trabajo práctico.

6 EL EDUCADOR Y LOS RECURSOS PSICOMOTRICES.

A) LOS RECURSOS PERSONALES.

El primer aspecto es la motivación, los elementos motivacionales más utilizados en psicomotricidad son:

  • El gesto, a través de él transmitirás los mensajes y conseguirás dar seguridad a los niños.

  • La actitud tónica. Se manifiesta a partir del tono corporal, la cadencia de voz y los movimientos. Determinará como los niños se sienten.

  • Las posturas estáticas. Sentarse, arrodillarse, que implica una posición más cercana al plano infantil.

  • Las llamadas de atención. Referidas a destacar algo que ha ocurrido, algo que alguien ha logrado.

  • La provocación. Referida a aquellas actuaciones que movilizan a actuar: no se quién podría alcanzar aquella pelota…

  • La clasificación de lo permitido. El saber lo que se puede y no hacer da seguridad al niño a la hora de participar.

  • La utilización de sonidos y recursos verbales para acompañar la acción del niño, para sugerir simbólicamente… (el ruido del tren: chucuchu; el trote del caballo: troco toc, troco, toc...

B) LOS RECURSOS MATERIALES Y ESPACIALES

Los recursos materiales son elementos esenciales de la técnica psicomotriz ya que van a permitir al niño actuar con autonomía del propio adulto.

Es interesante la diferenciación que nos hacen los autores sobre la utilización el objeto en función de la finalidad que se pretenda, diferenciado así:

  • El objeto como elemento desinhibidor, los utilizados al comienzo de la sesión, texturas suave, blandos, etc...colores vivos, tela, globos, trozos de espuma...

  • El objeto como propuesta. Ahora sirve para provocar la acción, la percepción, el movimiento

  • El objeto como acotador de espacio, nos servirá para inducir a los niños a participar en grupo, para acotar espacios concretos.

Materiales adecuados para trabajar la psicomotricidad:

  • telas, trozos de moqueta, trozos de papel de embalar, cuerdas de algodón, trozos de goma espuma, colchonetas, arrastres, balancines, zancos para andar sobre ellos, banco sueco, ladrillos de plástico, saquitos de arena, pelotas, palos, aros, raquetas de plástico, instrumentos sonoros, ceras, pinturas.

En función al nivel que se interese trabajar será conveniente tener en cuenta algunas características:

  • En el nivel tónico-emocional (descarga tensiones) será conveniente utilizar materiales suaves, blandos, cálidos y moldeables.

  • En el nivel sensoriomotor interesan objetos para que el niño pueda subirse encima.

  • En el nivel perceptivo-motor los objetos de mayor rigidez, de forma constante que sirvan para potenciar la manipulación (tela y palo, globo y pelota)

  • En el nivel simbólico todos los materiales dependiendo de la habilidad manipulativo del grupo (materiales de construcción, los que sirven para disfrazarse y los de representación plástica)

  • En el nivel sígnico-conceptual se podrán utilizar todos los descritos (fotos, ceras, plastilina)

7 LA EVALUACIÓN DE LAS ACTIVIDADES PSICOMOTRICES

Algunos aspectos de interés sobre la evaluación de tu trabajo. Observar en psicomotricidad significa aprender a hacer lectura corporal respetando la acción y el movimiento del niño

Se puede optar por diferentes sistemas de observación:

  • Observación a distancia: el educador no interviene, aunque su presencia influye en la dinámica del grupo.

  • Observación interviniendo: es la más utilizada ya que compagina la intervención gestual y corporal con la lectura de la situación.

  • Observación con propuestas: se realiza mientras se hace a los niños la propuesta verbal o de objeto, se puede compaginar con la anterior.

  • Observación exterior: exigirá la presencia de un segundo educador que se responsabilizará de obtener la información.

El guión de observación podría comprender:

  • El nivel de los recorridos realizados: sensoromotor, tónico-emocional, simbólico…

  • La participación: individual, en pequeño grupo

  • Los resultados obtenidos a través de tu intervención

  • Las iniciativas de los propios niños y su resultado

  • Tus actitudes y actuaciones a lo largo de la actividad y su resultado.

Conviene elaborar también un sistema de registro acumulativo.

NIVELES DE CONCRECIÓN

- descarga pulsional

- procesos de excitación

- intercambio tónico

SITUACIONES - acuerdo tónico

TÓNICO-EMOCIONALES

- situaciones fusionales y

de diálogo tónico

- distensión tónica

- procesos de equilibración

SITUACIONES

SENSOROMOTORAS - sensaciones cinestésicas

- procesos posturales

- coordinación ojo-mano y ojo-pié

- lateralidad

SITUACIONES

PERCEPTIVO-MOTORAS - ajuste rítmico

- la percepción del espacio

- ecopraxias

- imitación

- juegos rituales

-evocación

SITUACIONES

PROYECTO-SIMBÓLICAS -escenificación

-juegos reglados

- juegos de fantasía

- juegos de codificación-

decodificación simbólica

-relación y diferenciación conceptos

espaciales y temporales

SITUACIONES

SÍGNICO-CONCEPTUALES - juegos de expresión conceptual

- elaboraciones práxicas

DCM T-6

11