Derechos Humanos

Principios éticos. Derecho natural. Declaración Universal de Derechos Humanos. Chile. Violación. ONU (Organización de las Naciones Unidas). Libertad. Igualdad

  • Enviado por: Mariana Fernanda Díaz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

DHERECHOS HUMANOS: ¿LIBERTAD, IGUALDAD?

Hablar de Derechos Humanos es algo complicado. Para comenzar debemos tener claro qué son los Derechos humanos. Los Derechos Humanos son aquellos que el hombre posee por el hecho de serlo. Son propios de la persona y se declaran sagrados, inalienables, imprescriptibles, fuera del alcance de cualquier poder político. Los Derechos Humanos suelen considerarce una plasmación de las ideas iusnaturalistas (de derecho natural). Para algunos la concepción de los Derechos Humanos se basa en el mundo clásico griego, para otros pertenecen a la época moderna; otros, piensan que son el fruto del cristianismo y la defensa de éste frente a la libertad, la igualdad entre seres humanos y el rechazo a la violencia. Sin embargo lo que está claro es que la Declaración Universal acerca de Derechos Humanos fue reconocida a fines de la segunda guerra mundial, debido a las devastadoras y fascistas consecuencias de ésta, aunque no se niega su existencia anteriormente.

La Declaración Universal de Derechos humanos comprende treinta artículos dentro de los me llama la atención:

Artículo 1:

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarce fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2:

1.- toda persona tiene los derechos y libertades proclamadas en esta declaración, sin distinción de raza, sexo, color, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición, económica nacimiento o cualquier otra condición.

Artículo 3:

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 4:

Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre.

Artículo 5:

Nadie será sometido a torturas ni apenas o tatos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 18:

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Artículo 19:

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

De los anteriores artículos surge la interrogante que encierra el título de esta obra. En chile, ¿se cumplen los derechos humanos? Lo cierto es que NO. Durante la dictadura militar muchos de los anteriormente mencionados Derechos no fueron respetados, consecuencia de ello es el proceso que se vive contra el Gral. en Retiro Augusto Pinochet y otras personas que ya han sido procesadas por tales causas: “En nuestro país, los Derechos Humanos están aún indisolublemente ligado a las violaciones ocurridas durante la dictadura militar y, por lo tanto, su vuelta a una posición de protagonismo, trae consigo el inevitable recuerdo de lo vivido en ese período y las secuelas que se han proyectado hasta el presente...” (Documento “Balance 1999 Derechos Humanos en Chile, Nivel Nacional: Efectos y consecuencias de la detención de A. Pinochet). De lo anterior se rescata el caso de detenidos desaparecidos, tortura, etc.

Otra grave violación, que se vivió durante ese período y que también el año recién pasado causó gran revuelo con la prohibición de la publicación del “Libro Negro de la Justicia Chilena”, es la libertad de expresión.

Durante octubre de 1973, y gracias al Monseñor Raúl Silva Henriquez junto a la colaboración de otras iglesias del país, se constituye el “Comité de cooperación para la paz en Chile”, organismo que tenía como misión prestar asistencia legal y social a las víctimas de gravisimas violaciones a Derechos Humanos que se produjeron a raíz del golpe militar. Luego nace la “Vicaría de la solidaridad” que vino en reemplazo de la anterior. Esta institución operó durante todo el regimen militar y concluyó sus actividades en 1992. Sin duda esta institución ha sido una de las pocas de este carácter en Chile y la única que ha dado soluciones concretas.

Aún siendo el hecho de las violaciones de derechos humanos durante la dictadura militar el caso más relevante de transgresión, no es el único. Los chilenos pensamos que ya dejamos atrás el trago amargo de incumplimiento de derechos humanos, para ser sinceros “no” lo hemos dejado. Quizás hoy en día no sean tan graves como los acontecidos en aquél tiempo, pero si existen.

En Concepción se lanzó este año una campaña destinada a respetar los derechos humanos, realizando “Derechos Ciudadanos”. Entre uno de sus artículos destaca “Cómo ser ciudadano y no morir en el intento”, este documento muestra cosas tan cotidianas y que representan una violación, tanto a derechos humanos como derechos del niño, que de tan seguido que lo hacemos ni siquiera pensamos que se trata de una violación a dichos derechos, pero lo concreto es que lo constituye. No respetar la fila, mirar con desprecio a un vagabundo, hacer callar al otro porque su opinión no nos agrada, tratar de imponer nuestro ideal de pensamiento, realizar un trabajo y por ser menor de edad o viejo la remuneración sea diferente, ser niño y trabajar... etc. Ni siquiera nos damos cuenta que estamos violando derechos humanos... entonces surge la pregunta ¿cuán libre e iguales somos? La respuesta se me hace difícil, la verdad es que por más que se intente no lograremos ser nunca iguales ni completamente libres. ¿Cómo decirle a mi jefe que me falta el respeto y abusa de mis capacidades como trabajador sin poner en juego mi empleo, el cual necesito para mantener mi familia?, ¿Cómo ser visto por lo que soy como persona y no por el automóvil que manejo?

Según los entendidos “mi libertad termina donde comienza la libertad del otro” ¿Podremos respetar la libertad del otro si el otro no respeta nuestra libertad?

Con el objeto de evitar este tipo de situaciones es que el año recién pasado, y con objeto de conmemorar los cincuenta años de la Declaración de DDHHS extendida por la ONU, un comité integrado por nueve personas, entre las que destaca el Presidente de Amnistía Internacional, Directora de CINTRAS, Presidente de la comisión de DDHHS en Chile, presidenta de corporación CODEPEU, secretario ejecutivo de Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas (FASIC); se unieron para formular una “Carta Abierta” destinada a S.E. Presidente de la República Eduardo Frei Ruiz-Tagle, cuyo objetivo era dar ideas para el cumplimiento efectivo de DDHHS en Chile.

En Chile no existen entidades que se encargaran de hacer valer dichos Derechos, excepcional fue el caso de la Vicaría de la Solidaridad. Uno de los puntos tratados en la Carta Abierta a S.E. Pdte. De la República Eduardo Frei Riuz-Tagle es éste “Creación de una institución Nacional de Promoción y Protección de los Derechos Humanos”: “Chile es el único país de Sudamérica que no posee instituciones nacionales de promoción y protección a los derechos humanos, tal como ellas son definidas por las Naciones Unidas...” lo anterior constituye para Chile una violación a un Tratado Internacional, por lo que actualmente Chile se encuentra en proceso por este incumplimiento; otra propuesta es la “Incorporación de la temática de derechos humanos en los planes educativos”: “...llamamos al Gobierno a incluir una asignatura de instrucción cívica y derechos humanos que permita que los niños puedan ir aprendiendo, desde el comienzo de su formación, el conjunto de hábitos actitudes y valores que los capaciten para ser ciudadanos efectivamente democráticos, conscientes de sus derechos y respetuosos de la dignidad y derechos de los demás...” con respecto de lo anterior puedo señalar que es una iniciativa que se debería tomar, es cierto que hoy en día aprendemos acerca de los DDHHS pero no explícitamente como deberíamos, tenemos algo de idea, pero no la suficiente como para hacerlos valer. Hay quienes dicen que mientras mejor informados podemos tener mejor opinión, concuerdo con quienes lo dicen, pero frente a un tema tan amplio como este... ¿llegaremos a tener una opinión objetiva, si no conocemos a fondo de qué se trata? La respuesta cae de cajón. Es por esto que la Iglesia hace hincapié en esto y fue una de las primeras en organizarce para defenderlos. Desde tiempos remotos la iglesia ha defendido los DDHHS, desde que ni siquiera se reconocía su existencia, puesto que la iglesia siempre ha luchado por la libertad y la igualdad.

Cada uno de nosotros es responsable de sus actos, esto es parte de lo que se llama “libertad”, pero debemos tener en cuenta que muchas veces mal utilizamos el concepto para causar daño a nuestros semejantes; a veces sin pensarlo, y otras, no tanto. El mensaje de la iglesia es claro: “Debemos buscar la igualdad, respetar la igualdad y promover la paz” (mensaje de asociación de Iglesias Cristianas promulgado en 1992)... ¿Llegaremos a ser libres e iguales?

E N S A Y O:

D. D. H. H. E N C H I L E :

“V I O L A C I O N E S”

Curso: III° “A”.

Fecha de entrega: 24 de agosto, 2000.