Derechos de la mujer mexicana

Derecho Constitucional mexicano. Mujer mexicana. Educación. Salud. Sexualidad. Trabajo. Política. Medio ambiente

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

DERECHOS DE LA MUJER MEXICANA

INDICE:

Introducción

Justificación

Derechos de la mujer mexicana:

  • Derecho a la educación

  • Derecho a la salud

  • Derechos sexuales y reproductivos

  • Derecho a no ser victimas de violencia

  • Derecho al trabajo

  • Derecho al desarrollo

  • Derecho a participar en la política

  • Derecho a un medio ambiente sano

  • Derecho al uso de los medios de

comunicación y que estos respeten

su opinión

Comentario

Conclusión

Directorio de instituciones que apoyan

a la mujer

Introducción

Las mujeres y los hombres somos diferentes pero eso no implica decir que la mujer es inferior en nuestra sociedad existe una cultura discriminatoria de lo femenino, y con frecuencia los hombres -esposos, hijos, jefes- abusan del poder que les da su fuerza o su autoridad y causan daños patrimoniales, psicológicos o físicos, a las mujeres y a los niños que conviven con ellos incluso las autoridades es por eso que las mujeres deben defender sus derechos. Conviene que los conozcan y sepan que significan. En la comisión nacional de derechos humanos (cndh) se ha hecho un esfuerzo de síntesis para explicar aquí, en forma sencilla, aquellos que son esenciales, en las leyes mexicanas, los derechos humanos se mencionan en el capítulo de las garantías

Individuales de la constitución. Así, toda persona debe gozar de los derechos fundamentales sin importar sexo, religión, raza, opinión política, condición socioeconómica o cualquier otra circunstancia. As mujeres y hombres debemos gozar y tener acceso a todos los derechos en igualdad de oportunidades.

Así mismo, el artículo 4° de la constitución establece la igualdad del hombre y la mujer ante la ley. Las mujeres merecen el respeto de su pareja, de sus hijos y de los demás miembros de la familia y de la sociedad.

JUSTIFICACION

Este documento fue hecho con el fin de dar a conocer información sobre los derechos de las mujeres mexicanas ya que es importante para hacerlos valer.

DERECHO A LA EDUCACION

En el aspecto educativo tenemos derecho a:

  • Que las mujeres de todas las edades recibamos una educación que no sea discriminatoria y que promueva los valores de la solidaridad, la igualdad de oportunidades y el respeto a las diferencias;

  • Alcanzar niveles educativos cada vez más altos;

  • Recibir la capacitación que nos permita ampliar nuestras posibilidades de desarrollo laboral;

  • Que la educación en preescolar, primaria y secundaria, así como los cursos de alfabetización

  • QUE incluyan información diferenciada para hombres y mujeres sobre sexualidad y salud reproductiva,

  • Tomando en cuenta las características y condición genérica de hombres y mujeres, y

  • Las relaciones igualitarias y respetuosas entre ambos, y

  • Participar en las decisiones de política educativa.

DERECHO A LA SALUD

Para un pleno bienestar físico, emocional, mental y social tenemos derecho a:

  • Contar con servicios de salud accesibles y de buena calidad;

  • Que los servicios de salud brinden atención integral que tome en cuenta las enfermedades propias de las mujeres, las diferencias biológicas, psicológicas, laborales y económicas;

  • Que la información sobre los servicios de salud que recibimos tome en cuenta nuestra

  • Condición de mujeres (condición de género);

  • Que en todas las instancias y programas de gobierno se realicen estudios e investigaciones relacionados con la salud de las mujeres.

  • Contar con una alimentación balanceada que permita nuestro pleno desarrollo.

DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS

Para el pleno desarrollo de nuestra sexualidad, tenemos derecho a:

la información y la educación sexual y reproductiva;

  • Ejercer nuestra sexualidad libre y responsablemente;

  • La maternidad libre: que nuestra pareja respete nuestra decisión sobre la maternidad, es decir, cuándo tener hijos(as) y cuántos(as);

  • Al aborto

  • Elegir de manera libre e informada el uso de anticonceptivos.

  • No sufrir violencia, abuso o acoso sexual.

DERECHO DE NO SER VICTIMAS DE VIOLENCIA

Para prevenir la violencia hacia nosotras, y para combatirla, tenemos derecho a:

contar con servicios de ayuda adecuada y eficiente para evitar y combatir la violencia dentro y fuera del hogar;

  • Que se prevengan, investiguen y castiguen los actos de violencia contra nosotras las mujeres, cometidos por cualquier persona, incluidos los funcionarios públicos o miembros de la policía, las fuerzas de seguridad, el ejército y las fuerzas armadas, y

  • Que no se argumente o se aplique ninguna costumbre, tradición o principio religioso como pretexto para justificar la violencia contra nosotras.

DERECHO AL TRABAJO

Para la igualdad en el ámbito laboral tenemos derecho a:

  • Recibir un salario justo e igual al que perciben los hombres por el mismo trabajo;

  • Que hombres y mujeres tengamos horarios laborales justos, que nos permitan compartir por partes iguales las responsabilidades familiares;

  • Trabajar sin que importe si estamos embarazadas —siempre y cuando el trabajo no ponga en peligro la vida o la salud de la mujer o del producto de la concepción— sin que importe tampoco nuestro estado civil o cualquier otra condición especial, cuando no se afecte el trabajo que desempeñamos;

  • Que no se nos discrimine para ocupar puesto alguno por el hecho de ser mujeres, y

  • Que no se nos discrimine por nuestra orientación sexual.

DERECHO AL DESARROLLO

Para el desarrollo en igualdad de oportunidades, tenemos derecho a:

  • La distribución justa y equilibrada de los recursos que son producto del desarrollo económico y social: bienes, patrimonios, ingresos y servicios;

  • Tener, como mujeres, el mismo acceso que los hombres a los recursos económicos, a la propiedad y el control de la tierra;

  • Una vida digna, con calidad y respeto a nuestra persona,.

  • Que se reconozca y valore nuestra contribución al desarrollo económico y en el ámbito familiar.

DERECHO A PARTICIPAR EN LA POLITICA

Para ejercer una ciudadanía plena tenemos derecho a:

  • Participar activamente y de manera igualitaria en las instituciones del gobierno, la administración pública, los espacios donde se aprueban las leyes, y los tribunales judiciales, en todos los niveles;

  • Tomar decisiones en condiciones de igualdad respecto a los hombres, tanto en lo público como en lo privado, y

  • Recibir capacitación para aumentar nuestra participación y toma de decisiones (liderazgo) de las mujeres.

DERECHOA UN MEDIO AMBIENTE SANO

Para un medio ambiente sano tenemos derecho a:

  • Participar en los planes para ordenar la ecología territorial y para el manejo de los recursos naturales;

  • Que las políticas de desarrollo continuo y duradero incluyan las condiciones específicas de los hombres y las mujeres en sus programas;

  • El uso de tecnología que no implique peligro para la vida y la salud de las mujeres;

  • Una educación y una capacitación en el manejo adecuado de los recursos naturales y en la conservación del medio ambiente, que reconozcan los aportes y las necesidades de las mujeres, y

  • Participar en la toma de decisiones para conseguir un medio ambiente sano.

DERECHO A EL USO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y QUE ESTOS RESPETEN SU OPINION

Para el uso equitativo de los medios de comunicación tenemos derecho a:

  • La información y la libre expresión;

  • Participar plena y equitativamente en los medios de comunicación masiva, incluyendo la administración y la producción de programas;

  • Que no se promueva en los medios de comunicación ningún tipo de violencia contra nosotras las mujeres, y que no se transmitan imágenes distorsionadas, denigrantes y ofensivas contra nuestro género, y

  • Contar con espacios en los medios de comunicación para difundir información sobre nuestras necesidades e inquietudes, aspiraciones y propuestas.

COMENTARIO

Estos derechos están reconocidos por las leyes mexicanas y pos los tratados internacionales que México ha ratificado y que deben cumplirse. Por lo tanto, es obligación de las autoridades de nuestro país protegerlas.

Cuando alguien no responde a los derechos de una mujer y cuando las autoridades administrativas que deban protegerla no cumplan con ese deber, o cuando sea precisamente una autoridad la que viole esos derechos , la mujer podrá acudir a alguna de las Comisiones de Derechos Humanos a presentar su queja contra la autoridad involucrada.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) esta facultada por la ley para recibir las quejas sobre presuntas violaciones a los Derechos Humanos cometidas por las autoridades administrativas federales. Las quejas se pueden presentar en:

Para la protección y promoción de los derechos de la mujer existen diversas asociaciones, entre las que destacan:

  • Centro de Investigación y Capacitación de la Mujer, A.C. (CICAM)

  • Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C.

  • Comunicación e Información de la Mujer, A.C. (CICAM)

  • Asociación Mexicana de Lucha Contra la Violencia en Mujeres.

  • Programa Universitario de Estudios de Genero.

  • Asociación Mexicana de Educación Sexual.

  • Centro de Apoyo a la Violencia Intrafamiliar.

  • Apoyo a las Mujeres Maltratadas.

  • Centro de Apoyo a la Mujer.

  • Programa Interdisciplinario de Ayuda Contra la Violencia.

  • VEMEA (realiza trabajo de apoyo a mujeres de la 3ª edad.)

  • Centro de Apoyo a la Mujer, "Margarita Magón", A.C. (CAM).

  • Grupo de Educación Popular con Mujeres, A.

Conclusión.

Si bien es cierto que la mujer actual, en los países desarrollados, goza de una posición y un futuro ciertamente prometedores, no debemos olvidar el coste que esto ha acarreado. Como he intentado transmitir a lo largo de este trabajo, la mujer nunca lo ha tenido fácil y cada peldaño en la escalera hacia la igualdad se ha conseguido a través de mucho tiempo de intolerancia, repulsa e intransigencia. La consecución de los ahora imprescindibles derechos fundamentales para la mujer, como es el caso del derecho al voto o a una educación libre e igualitaria se han plasmado a lo largo de siglos de lucha silenciosa (y silenciada) y, a veces, humillante. En el recientemente extinguido siglo XX es cuando se han llevado a cabo la mayoría de estos cambios, tanto jurídicos como de ideología pero ello no nos debe hacer olvidar que si esto ha sido así, ha sido gracias a la lucha de miles de mujeres y (algunos) hombres a lo largo de la historia.

A pesar de que en el pasado siglo se consiguieran cotas de libertad e independencia nunca conocidas, no debemos obviar en que esta lucha realmente no ha hecho nada más que empezar y que aún quedan muchas metas por conseguir. Desde la igualdad de oportunidades, expectativas y sueldos en la esfera laboral, hasta el cambio de roles con que la sociedad aún se empeña en etiquetar a la mujer y una más efectiva política social. Estos cambios, me temo, volverán ha costar tiempo y lucha, aunque la paulatina incorporación de la mujer a la política puede acelerar muchos de estos procesos.

La base sobre la que apoyar el definitivo cambio es, a mí entender, una educación tanto familiar como institucional realmente igualitaria. Es decir, en el que no se hagan diferencias de educación entre niños y niñas, como el impedir que el niño realice tareas domésticas, etc.., con el consiguiente abandono del caduco modelo patriarcal de la familia.

Siendo testigo a diario de que esta propuesta está lejos de ser realidad no me queda sino finalizar cayendo en el pesimismo, y llegando a la convicción de que en lugar de un cambio paulatino y silencioso, continuaremos siendo testigos de grandes cambios traumáticos. El tiempo dirá

Bibliografía:

http://www.monografias.com/trabajos11/derhum/derhum.shtml

http://www.equidad.df.gob.mx/libros/mujer/derechos.pdf