Derecho penal venezolano

Principios penales en Venezuela. Principio de Legalidad. Bienes jurídicos. Culpabilidad

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 6 páginas

publicidad

Republica Bolivariana de Venezuela

Universidad Fermín Toro

Educación para los Valores Humanos

Escuela de Derecho

Referencias históricas y Principios que rigen al Derecho Penal


Referencias históricas. Evolución del Derecho Penal.

La legislación Penal, como esta conceptuada hoy proviene recientemente. Las etapas más importantes del Derecho Penal han sido:

  • Antiguo Oriente:

  • Los preceptos jurídicos estaban imbuidos de un profundo sentido religioso y, por lo que respecta concretamente a lo penal se recurrió a la venganza, al criterio talionar, a la responsabilidad objetiva y, en la mayoría de los pueblos, a penalidades sumamente duras y crueles.

    Sin embargo, en algunas legislaciones antiguas, como es el caso del Código Hammurabi, rey de Babilonia (1728- 1688 a.C.), se establecen ya distinciones entre culpabilidad por dolo y por imprudencia, lo cual también aparece en el Antiguo Testamento, en el que se contemplaba diferencias según el delito fuera voluntario o involuntario.

  • Grecia y Roma:

  • Son escasos los datos sobre la legislación penal griega. Las obras de los filósofos, historiadores y oradores han permitido lograr cierto conocimiento de las instituciones penales en los diversos Estados de Grecia. Las leyes penales de Atenas tienen una gran importancia. Se permitiría el castigo de hechos no previstos en la ley, y si el sistema de penas, a pesar de su dureza, no se destaca por su crueldad (se aplicaba como pena máxima el envenenamiento por cicuta, descartándose paulatinamente otros procedimientos como la lapidación, crucifixión, entre otros.)

    En el Derecho de Roma se nota también, como en los ordenamientos de otros pueblos, una línea de evolución, no siempre coherente, con la relación a las instituciones penales. En una primera etapa, en que se destaca la Ley de las XII Tablas, nos encontramos frente a una legislación ruda y primitiva que consagra la venganza, el tailón y la composición, con predominio de la de lo objetivo sobre lo subjetivo en la consideración del delito. En épocas posteriores se acentúa el carácter público del Derecho Penal y se insiste en exigencias culpabilistas. El sistema de penas, sin duda, se caracteriza por su severidad y crueldad (la crucifixión, el culleum, la damnatio ad bestias, entre otros.)

  • Derecho Germánico y Derecho Canónico:

  • Durante la edad media, en sus inicios, el Derecho Germánico desplazó al Derecho Romano, aunque no se liberó totalmente de su influencia.

    El Derecho Penal Germánico se caracteriza por el predominio de lo objetivo sobre lo subjetivo y, en líneas generales, por el primitivismo de sus concepciones.

    El Derecho Canónico, penetrado por la espiritualidad cristiana y con mayor influencia romanista, insistió en la afirmación de lo subjetivo y, aunque no se apartó completamente de concepciones de la época contribuyó notablemente a la humanización de la represión penal.

    A todo lo largo del periodo medieval, de esta manera, se opera una fusión de elementos jurídicos diversos y, sobre esta base, surgen ordenamientos locales que se caracterizan por su inconsistencia e inestabilidad. Pero, paulatinamente, se va preparando un proceso de reafirmación del Derecho Romano, sobre todo por obra de las investigaciones y comentarios de los glosadores, postglosadores y finalmente los prácticos, ya a comienzos de la Edad Moderna, todo lo cual culmina con el denominado fenómeno de la recepción del Derecho Romano. En tal sentido, como culminación de todo el proceso señalado, cabe hacer referencia a la Constitución Criminales Carolina o Código Imperial de Carlos V de 1532.

    En todo este periodo histórico puede señalarse, en general, un predominio de la arbitrariedad judicial, una marcada ausencia de garantías procesales y una excesiva severidad y crueldad en las penas.

    Los principios que rigen el Derecho Penal.

    Inspirado en un sistema democrático que ha sido transformado lentamente la estructura jurídico-penal, gira en torno a los principios penalísticos de la legalidad de los delitos y de las penas, del bien jurídico, del a responsabilidad por el hecho, de la exigencia culpabilista y de la pena humanitaria, entendida como retribución Y CON FINES PREVENTIVOS.

  • Según el principio de legalidad, como lo anotaremos mas adelante, se exige que el delito se encuentre expresamente previsto en una ley formal, previa, descrito con contornos precisos, de manera de garantizar la seguridad del ciudadano, quien debe saber exactamente cual es la conducta prohibida y, asimismo, cuales son las consecuencias de la trasgresión o las penalidades que siguen a su conducta lesiva a los bienes protegidos por la norma penal. Este principio, entonces, como lo explicaremos después, va mucho mas allá de la exigencia de una ley formal previa que establezca las conductas delictivas y sus penas, para exigir la certeza o precisión de la ley penal, lo cual supone la determinación de los tipos penales, la reducción al mínimo de su contenido de elementos genéricos, equívocos, o librados a la libre apreciación del juzgador. Ello, sin embargo, no significa renunciar a la posibilidad de fijar tipos penales que se resisten a las formulas tradicionales y que exigen la necesidad de fijar de complementación, como en el caso de las normas penales en blanco, cuyo funcionamiento, en todo caso, debe garantizar la exigencia de certeza del ciudadano ante la ley penal, de manera que conozca de forma precisa los contornos de ilicitud penal.

  • Según el principio del bien jurídico, todo delito supone la lesión o puesta en peligro de un bien jurídico, en lo cual radica la esencia del hecho punible. Precisamente, el Derecho Penal esta destinado a proteger bienes y valores cuya protección se considera imprescindible para a existencia de la sociedad. Por tanto, todo delito supone, por lo menos un peligro para un bien jurídico, no siendo suficiente para incriminar un comportamiento que este aparezca como la simple expresión de una voluntad torcida o rebelde. Este principio constituye otro de los principios básicos del Derecho Penal moderno y garantista. Todo el Derecho Penal se orienta hacia la protección de los bienes o valores jurídicos y la determinación de estos ilumina y constituye la razón de ser de las normas incriminadotas, exigiéndose como requisito esencial para que una conducta pueda ser considerada como delito, carácter que condiciona la materialidad misma del hecho, la cual debe ser apreciada por el juez, a los fines de determinar la condición para que el hecho tenga importancia penal.

  • De acuerdo con el principio del hecho, el delito debe consistir en un comportamiento externo concreto o individualizado, por el cual se sanciona a su autor. El Derecho Penal no castiga a un sujeto por su personalidad, por sus tendencias o por su modo de ser, sino por lo que ha hecho concretamente. Aunque es parte de ciertas tendencias ignora este principio y se ha querido desplazar la normativa penal, del hecho al autor, con evidente amenaza a las exigencias garantistas del Derecho Penal y Estado de Derecho.

  • Según el principio de culpabilidad, por el hecho realizado debe ser posible la formulación de un juicio de reproche a su autor, al cual debe pertenecer el hecho, no solo materialmente, sino espiritualmente. Sin culpabilidad, no hay delito, ni pena, y la responsabilidad penal no pude descansar en la simple causación de un daño sin referencia alguna a la voluntad culpable del autor. Solo se puede responder temporalmente a la medida en que, por la realización de un hecho típico dañoso, se puede dirigir un reproche personal a su autor por la actitud de su voluntad contraria al deber impuesto por la norma o por la expresión de una voluntad que, pudiendo y debiendo ajustarse a las exigencias del Derecho, optó por rebelarse contra ellas.