Derecho Constitucional Dominicano

Constitución de Cádiz 1812. Importancia de la Constitución de 1812. Acta Constitutiva de 1821. Dominación Haitiana de 1822. Referendo. Plebiscito. Origen del Feudalismo. Constitucionalismo. Características. MAquiavelo. Hobbes. Locke. Rousseau

  • Enviado por: Laleo
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 45 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

'Derecho Constitucional Dominicano'

UNIVERSIDAD DEL CARIBE

UNICARIBE

ESCUELA DE DERECHO

VARIOS TEMAS SOBRE DERECHO CONSTITUCIONAL

PARTICIPANTE:

NOMBRE:

MATRICULA: 2010-1086

ACOMPAÑANTE:

ASIGNATURA:

DERECHO CONSTITUCIONAL I

SANTO DOMINGO

MAYO 2010

Índice

Páginas

Introducción…………………………………………………………………………………1

1.1-La Constitución de Cádiz 1812……………………………………………………………

1.1.2-Importancia de la Constitución de 1812…………………………………………………

2.1-El Acta Constitutiva de 1821………………………………………………………………

3.1-Dominación Haitiana de 1822……………………………………………………………..

4.1-El Estado, su Origen y Evolución…………………………………………………………

5.1-El Referendo……………………………………………………………………………….

5.1.2-Antecedentes del Referendo……………………………………………………………..

5.1.3-Tipos de referendo……………………………………………………………………….

5.2.1-El Plebiscito……………………………………………………………………………..

5.2.2-El Plebiscito en la Historia………………………………………………………………

5.2.3-Concepto de Plebiscito. …………………………………………………………………

6.1-Origen del feudalismo……………………………………………………………………..

7.1-Origen del constitucionalismo…………………………………………………………….

7.1.2-Inspiradores del constitucionalismo……………………………………………………..

7.1.3-Las etapas del constitucionalismo……………………………………………………….

7.1.4-El constitucionalismo clásico (constitucionalismo inicial)..……………………………..

7.1.5-El constitucionalismo Social…………………………………………………………….

7.1.6- Principales características del constitucionalismo Social. ……………………………..

7.1.7-El constitucionalismo Contemporáneo…………………………………………………..

7.1.8- Principales características del constitucionalismo Contemporáneo…………………….

8.1-Biografía de filósofos. …………………………………………………………………….

8.1.2-Nicolás Maquiavelo……………………………………………………………………..

8.1.3-John Locke……………………………………………………………………………….

8.1.4-Barón de Montesquieu…………………………………………………………………..

8.1.5-Jean-Jacques Rousseau…………………………………………………………………..

8.1.6-Voltaire…………………………………………………………………………………..

8.1.7-Thomas Hobbes………………………………………………………………………….

8.1.8-Tomás Moro……………………………………………………………………………...

8.1.9-Santo Tomás de Aquino………………………………………………………………….

Conclusión…………………………………………………………………..…………………

Bibliografía……………………………………………………………………………………

Introducción

Los temas que veremos a continuación, forman parte de la base para el estudio del Derecho Constitucional, tales como, La constitución de Cadiz, el Acta Constitutiva de 1821, la Dominación Haitiana de 1822, y el Estado, su Origen y Evolución. Tambien hablaremos sobre el Origen del feudalismo, del Constitucionalismo, así como tambien de las etapas del Constitucionalismo, sus características y sus inspiradores. Y por último apreciaremos la biografía de los siguientes filósofos: Nicolás Maquiavelo, John Locke, Barón de Montesquieu, Jean-Jacques Rousseau, Voltaire, Thomas Hobbes, Tomás Moro y Santo Tomás de Aquino, los cuales hicieron grandes aportes al Derecho Constitucional.

1.1-La Constitución de Cádiz 1812.

La primera Constitución española se promulgó el 19 de marzo de 1812, día de San José, por eso se la conoce como la Pepa.

La Constitución o ley fundamental es muy larga, se compone de un discurso preliminar y 384 artículos, que establecen la forma de Estado, de gobierno y los derechos y deberes de los españoles. En ella aparece la idea de nación española, definida como el conjunto de todos los ciudadanos, sin distinción entre los españoles de los dos hemisferios.

La Nación unitaria se declara libre e independiente. La forma de Estado sería una monarquía en la persona de Fernando VII, pero parlamentaria o constitucional.

Sus principios fundamentales son:

Soberanía nacional, por la cual el poder está en el pueblo a través de sus representantes en Cortes.

Derechos fundamentales del individuo, como la libertad de expresión y prensa, la igualdad ante la ley y el derecho a la propiedad. Estos derechos son considerados legítimos y naturales.

División de poderes en:

Legislativo. Corresponde a las Cortes, que son unicamerales y gozan de amplios poderes. El Rey no puede suspenderlas ni disolverlas pero sí sancionar y promulgar las leyes, y conserva el derecho de voto suspensivo temporal.

Ejecutivo. Corresponde al Rey, cuya persona es sagrada e inviolable, pero está sometido a ciertos límites. No es responsable, pero sí sus ministros.

Judicial. Que recae en los tribunales de justicia. Se establecen los principios básicos de un estado de derecho, con garantías.

Sufragio universal masculino indirecto. Los españoles serán ciudadanos con derechos. Los diputados se eligen por dos años; puede serlo cualquier español mayor de 25 años; pero se requiere disponer de una renta anual proporcionada, procedente de bienes propios (sufragio censatario).

Estado confesional, en el que la religión oficial y única será la católica, apostólica y romana. Esto implica una concesión a los absolutistas por parte de los liberales.

Igualdad ante la ley. Todas las personas podrán acceder a un cargo público si su capacidad es adecuada; se valora el talento personal y no el nacimiento o el título. Es el fin de los privilegios de la sociedad estamental. Es obligatorio pagar impuestos de forma proporcional a la riqueza.

Milicia Nacional, cuerpo armado de voluntarios para defender la Constitución.

Derecho de los españoles a la enseñanza primaria pública y obligatoria.

Con otros Decretos socioeconómicos (como la abolición de la Mesta, de la Inquisición, de los gremios, de los señoríos jurisdiccionales, de los mayorazgos y la desamortización de tierras comunales), los liberales gaditanos querían realizar reformas para liquidar los fundamentos económico-jurídicos del Antiguo Régimen y establecer un nuevo orden liberal en España.

1.1.2-Importancia de la Constitución de 1812

La Constitución de Cádiz es fundamental en la historia de España. Es la primera Constitución de Bayona de 1808, es una Carta Otorgada. Se inspira en la Constitución francesa de 1791, pero es más avanzada y progresista que ella, ya que acepta el sufragio universal y una amplia garantía de derechos. La guerra de la Independencia no permitió llevar a la práctica lo legislado por las Cortes. Además la mayoría de la sociedad española quedó al margen: eran campesinos, monárquicos absolutistas por estar muy influidos por el clero y la nobleza. Fernando VII anuló la Constitución y la obra de las Cortes de Cádiz en marzo de 1814. Sin embargo, la Pepa fue una referencia clave para el liberalismo posterior. Además, su influjo fue decisivo en otras constituciones de América del Sur y de Europa, como las de Italia y Portugal.

2.1-El Acta Constitutiva de 1821

Desde 1809 hasta 1821 la situación económica era crítica. Se registro el periodo conocido como ¨ La España Boba¨. Sin embargo continúo desarrollándose el sentimiento nacional.

El 1 de diciembre de 1821, el licenciado José Núñez de Cáceres, proclamó el estado independiente de la parte española de la isla de Haití. De acuerdo a esta proclama, el estado quedaba bajo la protección de la Gran Colombia. Núñez de Cáceres asumió el cargo de gobernador político.

Esta proclamación no prosperó, sólo duró 2 meses; pero dejó en el pueblo la inquietud y el sentimiento a favor de un sistema de representación nacional y una forma de gobierno republicano.

Citamos algunos de sus artículos:

Articulo 1- Siendo, como es parte española de Haití un estado libre e Independiente, se declara: que la forma de su gobierno es, y debe ser, Republicano; pero entre tanto arregla un exacto sistema de representación nacional sobre las bases mas convenientes, habrá una junta de gobierno provisional, que se compondrá de Capitán General, del Gobernador Político del Estado y de los Diputados, o suplentes de los cinco partidos en que esta dividido el territorio de la parte Española de esta isla. El Secretario de esta Junta es el Capitán General.

Articulo 2- En esta Junta se acordaran todas las disposiciones generales, medidas de seguridad pública, arreglos de todos los ramos de administración del Estado, y cuanto mas parezca útil y conducente a consolidar la independencia, ponerla al abrigo de todo ataque de enemigos internos y externos, levantar tropas, exigir e imponer contribuciones, abolir o moderar las existencias, arreglar el orden de los jueces y tribunales para la buena administración de justicia, organizar las oficinas de cuenta y razón, dar aranceles para el aforo y cobranza de sus derechos, promover la educación publica, fomentar la agricultura, las artes y el comercio y generalmente para hacer todo aquello que exija y demande el bien del Estado para su prosperidad, unión y seguridad, removiendo al mismo tiempo cuantos obstáculos se opongan o arreden estos importantes fines.

El artículo 1 expresaba la forma de gobierno que asumirían los dominicanos y la forma en que se instalaría el gobierno.

Artículo 3- Los reglamentos que acordare esta Junta, tendrán en todo el Estado la fuerza y vigor de leyes, y el hacerlas cumplir y ejecutar toca al Gobierno Político, Prescindente del Estado. Quien las comunicará con este objeto a todas las Corporaciones, Jefes y Autoridades, así de la capital, como de los otros partidos.

Artículo 4- Esta parte Española entrará, desde luego, en alianza con la República de Colombia; entrara a componer uno de los Estados de la Unión; y cuando se ajuste y concluya este tratado, hará causa común y seguirá en un todo los intereses generales de la Confederación.

La proclama contenía 39 artículos y fue firmada por Manuel Carvajal, José Núñez de Cáceres, Juan Vicente Moscoso y otros.

Esta acta constitutiva rigió hasta la ocupación de Boyer en el año 1822.

Además del acta constitutiva, Núñez de Cáceres dejó a la nación dominicana una declaración de Independencia.

La independencia proclamada por Núñez de Cáceres creó una conciencia en el pueblo acerca de la necesidad de tener una Constitución.

3.1-Dominación Haitiana de 1822.

Los veintidós años de la ocupación haitiana de Santo Domingo después de un breve período de independencia son recordados por los dominicanos como un período de régimen militar brutal, aunque la realidad es más compleja. Se llevaron a cabo expropiaciones de tierra a gran escala y no los esfuerzos necesarios para la producción de cultivos de exportación, se impuso el servicio militar, se restringió el uso de la lengua española, y se trató de eliminar las costumbres tradicionales, como las peleas de gallos. Esta situación avivó la percepción de los dominicanos de sí mismos como distintos de los haitianos en "idioma, raza, religión y costumbres nacionales". Sin embargo, éste Fué también un período que terminó definitivamente la esclavitud como institución en la parte oriental de la isla.

Haití prohibió la constitución de los blancos de ser propietarios de tierras, y las principales familias terratenientes se vieron privadas por la fuerza de sus propiedades. La mayoría emigró a Cuba, Puerto Rico o a la Gran Colombia, por lo general con el apoyo de funcionarios haitianos, que adquirieron sus tierras. Los haitianos, que asociaban la Iglesia Católica Romana con sus amos franceses, que les habían explotado antes de su independencia, confiscaron todos los bienes de la iglesia, deportaron a todos los clérigos al extranjero y los restantes miembros del clero rompieron los lazos con el Vaticano. La Universidad de Santo Domingo, la más antigua de América y que carecía de estudiantes y profesores, fue cerrada. Con el fin de recibir el reconocimiento diplomático de Francia, Haití se vió obligado a pagar una indemnización de 150 millones de francos a los ex-colonos franceses, suma que posteriormente fue reducida a 60 millones de francos, tras lo que Haití impuso pesados impuestos sobre la parte oriental de la isla. Dado que Haití no pudo mantener adecuadamente a su ejército, las fuerzas de ocupación en gran parte sobrevivieron confiscando alimentos y suministros a punta de pistola. Los intentos de redistribución de la tierra en conflicto por el sistema de tenencia comunal de la tierra (terrenos comuneros), que había surgido con la economía ganadera, y el resentimiento de los recién emancipados esclavos hace que la administración haitiana se vea obligada a aumentar los cultivos comerciales en virtud del Código Rural de Boyer. En las zonas rurales, la administración haitiana solía ser demasiado ineficiente para hacer cumplir sus propias leyes. Fue en la ciudad de Santo Domingo en la que los efectos de la ocupación se sintieron más agudamente, y fue allí donde se originó el movimiento por la independencia.

En 1838, Juan Pablo Duarte, Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez fundaron una sociedad secreta llamada La Trinitaria, para intentar conseguir la independencia de Haití. En 1843 se aliaron con un movimiento haitiano cuyo objetivo era el derrocamiento de Boyer. Al revelarse a sí mismos como revolucionarios que trabajan por la independencia dominicana, el nuevo presidente de Haití, Charles Hérard-Riviere, exilió o encarceló a los principales trinitarios. Al mismo tiempo, Buenaventura Báez, un exportador de caoba azuano y diputado en la Asamblea Nacional de Haití, negociaba con el cónsul francés el establecimiento de un protectorado francés. En un levantamiento cuyo fin era anticiparse al acuerdo de Báez, el 27 de febrero de 1844 los trinitarios proclamaron la independencia de la República Dominicana, con el apoyo de Pedro Santana, un rico ganadero de El Seibo que comandó un ejército privado de peones que trabajaban en sus fincas.

4.1-El Estado, su Origen y Evolución

En la zona del Asia Central, entre los ríos Tigris y Èufrates, surgió una gran civilización, poblada por sumerios, acadios, amorritas, asirios y semitas, los cuales se dedicaron a la agricultura, al comercio, ganadería, pastoreo, caza y pesca.

La caída del imperio fue aprovechada por las ciudades sumerias para volver a ser ciudades Estado. Hacia el año 2.100, un Gobernador de Ur, en esos momentos bajo el control de Uruk, consigue expulsar a los gutis de Babilonia al norte de Sumeria.

El imperio de Sumeria empezó como una colección de aldeas en el año 4.500, a. de Cristo.

Los Sumerios desarrollaron una religión y una sociedad que influyó en sus vecinos y en los territorios conquistados.

Sumer era un conjunto de ciudades-Estado situadas alrededor de las orillas del rio Tigris y Èufrates, y éstas tenían sus propios reyes.

El concepto de Estado surge en el 4.500 años a. de Cristo, ya que las ciudades que habían alcanzado una gran cultura y auge económico le llamaban ciudades-Estado.

En la ciudad-Estado sus habitantes no solo aseguraban así sus derechos y libertades, defendiendo sus territorios contra las agresiones extranjeras, sino que tambien desarrollaron sus propias normas de conducta.

Alrededor del año 1.700, se inició una ola de invasiones provenientes del norte del continente que daría comienzo a una nueva fase de desarrollo de la humanidad.

Las ciudades-Estado fueron gobernadas por una clase social dominante para usufructuar la fuerza productiva de la clase desposeída de la sociedad, y esa clase dominante estaba presidida por el clero y los nobles, la que terminó convirtiéndose en monarquías hereditarias.

Las civilizaciones de la Mesopotamia, Egipto y del Valle del Indo se caracterizaron por su gran población y el desarrollo de la urbanización e innovación cultural, electos que estan relacionados con el desarrollo del comercio y una mayor interacción cultural.

La riqueza material e intelectual de la región fue generando la necesidad de una organización politica como resultado de la comunicación y el movimiento de los pueblos.

La clase social rica y por consiguiente dominante, organiza la comunidad con el nombre: El Estado, con la finalidad de someter su control y a su dominio a la otra parte de la sociedad, la que carecía de capacidad intelectual y de riqueza.

El Estado surge ligado a cuestiones religiosas, que trataban de elaborar una doctrina muy compleja, con un enfoque y una argumentación ideológica y filosófica que pretendía que quienes organizaban y dirigían el Estado eran personas divinas, con dotes sobrenaturales con cierta fuerza en virtud de la cual han venido a esta humanidad para gobernar a los pueblos y que este mandato tiene un origen divino, y hay que señalar que esa doctrina estaba tan estrechamente vinculada a los intereses de la Iglesia Católica, así como a las clases expoliadoras de los esclavistas, de los terratenientes, la nobleza y el clero.

El Estado aparece en el lugar y en el momento en que los pueblos comenzaron alcanzar cultura y desarrollar su economía mediante el comercio y el usufructo de las tierras, dando origen a una clase social rica, y por consiguiente diferente a los demás miembros de esa colectividad social.

5.1-El Referendo


Es la convocatoria que se hace al pueblo para que se apruebe o rechace un proyecto de norma jurídica o se derogue o no una norma vigente. Este, según el ámbito territorial donde se emplee, puede ser nacional, regional, departamental, distrital, municipal o local.

La palabra referendo viene de latín refrendar, o sea que el pueblo diga sí a una decisión tomada o que el pueblo diga sí para que la decisión se tome. Vale aclarar que el pueblo, como constituyente primario, decide si apoya o no el proyecto de ley que dará curso al referendo.


5.1.2-Antecedentes del Referendo


En la historia del derecho existen muchísimos antecedentes, particularmente en Europa, desde la Teoría del Contrato Social de Rosseau, luego con la Doctrina de Rosseau.

Así mismo, la primera Constitución que planteó la figura del Referéndum fue la Constitución Helvética en Suiza y las Constituciones como la alemana de 1949, la europea de 1948, la española en 1978 tienen estos mecanismos de participación ciudadana. En nuestro país desde la Constitución de 1991 se contempla este mecanismo de participación ciudadana.


5.1.3-Tipos de referendo


El referendo puede ser aprobatorio o derogatorio, que permite el sometimiento de un proyecto de acto legislativo, de ley, de ordenanza, de acuerdo o de resolución local, de iniciativa popular que no se haya adoptado por la corporación pública correspondiente, a consideración del pueblo para que éste decida si lo aprueba o lo rechaza, si lo deroga o no, total o parcialmente.

5.2.1-El Plebiscito.

El Plebiscito en Roma era una resolución tomada por la plebe en Asambleas especiales presididas por un tribuno, y se llamaba Concilia Plebis. La Ley Hortensia los declaró obligatorios, generalmente se refieren a cuestiones de derecho privado.

Los principales plebiscitos son: La Ley Falcidia sobre legados, la Ley Cincia sobre donaciones, la Ley Aquilia sobre daños causados injustamente "damnun injuria datum" y la Ley Junia norbana sobre manumisión.

5.2.2-El Plebiscito en la Historia

El empleo del plebiscito se inició en tiempos de la Revolución Francesa, supuestamente como una alternativa a las anexiones por la fuerza y a la guerra de la conquista.

Los plebiscitos que se realizaron después de 1793 en zonas como Bélgica y Renania estuvieron sin embargo acompañados por la intimidación a los votantes, para asegurar resultado coincidente con los deseos del Gobierno francés.

Con el auge de los sentimientos nacionalistas en Europa, los plebiscitos empezaron a utilizarse como un instrumento democrático a partir de 1848. Así su papel fue de vital importancia durante la larga lucha para la independencia y la unificación de Italia.

Igualmente en 1852, Napoleón III organizó un plebiscito en Francia para aparentar que el golpe de Estado que acabó con la república y estableció el Segundo Imperio contaba con el apoyo popular.

Durante el siglo XX, importantes plebiscitos provocaron la separación de Noruega y Suecia en 1905 y la integración de la región del Sarre en Alemania en 1935. Recientemente se utilizaron en África para determinar las preferencias de los pueblos que acababan de obtener la independencia.

5.2.3-Concepto de Plebiscito.

Según el Diccionario Aristos.

Plebiscito: Decisión de un pueblo tomada por votación general.

Según la Enciclopedia Encarta 99.

Plebiscito: votación realizada por el electorado de una nación, de una región o de una localidad sobre alguna cuestión específica. Durante la época moderna, los plebiscitos se han realizado para conocer los deseos de los habitantes de un país o una zona al determinar su soberanía, convirtiéndose en un importante medio político de autodeterminación para algunos pueblos o naciones.

Según el Diccionario Jurídico.

Plebiscito: En el lenguaje moderno, explica Posada, reciben el nombre de plebiscitos, las resoluciones tomadas por todo un pueblo a pluralidad de votos; y representan los actos de voluntad popular mediante los que el pueblo exterioriza su opinión sobre un hecho determinado de su vida política.

 

6.1-Origen del feudalismo

El feudalismo nació de la síntesis del mundo romano y de los pueblos germánicos en el marco de una sociedad agraria. La primera etapa de la formación del feudalismo se produjo en las postrimerías del Imperio romano, cuando los colonos y pequeños propietarios buscaron la protección de los grandes señores, a los que entregaban a cambio sus propiedades y prometían fidelidad.

Su núcleo inicial fue el territorio situado entre los ríos Loira y Mosa, desde donde se expandió por Alemania, el norte de Italia, la península Ibérica y más tarde el sur de Italia e Inglaterra.

El vasallaje como red de fidelidades entre los magnates y los guerreros era una institución germánica que se convirtió en la estructura básica de la sociedad feudal al desintegrarse el Imperio Carolingio (s.X). En la ceremonia de homenaje, el vasallo prometía fidelidad y la prestación de determinados servicios militares y de corte al señor a cambio de protección y, en ocasiones, era investido con un feudo (beneficio) por su señor, creándose así una estructura piramidal de soberanías presidida por el rey.

Con la desintegración del Imperio Carolingio en el siglo IX muchos personajes poderosos se esforzaron por constituir sus propios grupos de vasallos dotados de montura, a los que ofrecían beneficios a cambio de su servicio. Algunos de los hacendados más pobres se vieron obligados a aceptar el vasallaje y ceder sus tierras al señorío de los más poderosos, recibiendo a cambio los beneficios feudales. Se esperaba que los grandes señores protegieran a los vasallos de la misma forma que se esperaba que los vasallos sirvieran a sus señores.

Esta relación de carácter militar que se estableció en los siglos VIII y IX a veces es denominada feudalismo Carolingio, pero carecía aún de uno de los rasgos esenciales del feudalismo clásico desarrollado plenamente del siglo X. Fue sólo hacia el año 1000 cuando el término "feudo" comenzó a emplearse en sustitución de "beneficio" este cambio de términos refleja una evolución en la institución. A partir de este momento se aceptaba de forma unánime que las tierras entregadas al vasallo eran hereditarias, con tal de que el heredero que las recibiera fuera grato al señor y pagara un impuesto de herencia llamado "socorro". El vasallo no sólo prestaba el obligado juramento de fidelidad a su señor, sino también un juramento especial de homenaje al señor feudal, el cual, a su vez, le investía con un feudo. De este modo, el feudalismo se convirtió en una institución tanto política como militar, basada en una relación contractual entre dos personas individuales, las cuales mantenían sus respectivos derechos sobre el feudo.

7.1-Origen del constitucionalismo


El primer intento por erradicar la autoridad absoluta del monarca tuvo su principio en Inglaterra durante el reinado de Juan Sin Tierras en el 1215, cuando éste tuvo que firmar la Carta Magna reconociendo el principio de libertad de un hombre libre y sus derechos inalienables, estableciendo por consiguiente una institución que se denomino Consejo de los Veinticinco Barones con la facultad de velar y anular por aquellos actos del rey que fueran contrario a la libertad del individuo, lo que significo una real reducción de la autoridad absoluta del monarca.

Esta conquista fue el fruto de las luchas que libraron los nobles y el clero (los llamados hombres libres) contra el absolutismo del rey Juan Sin Tierra, a quien le arrancaron por la fuerza diversos derechos (libertades) entre los cuales cabe consignar los siguientes:

1.-Que ningún hombre libre está obligado a pagar impuestos que no haya sido mediante una ley, y que la misma haya sido votada o consentida por los representantes del pueblo;

2.-Que nadie puede se encarcelado, desterrado, condenado a muerte, ni privado de sus bienes sin un juicio previo y sentencia dictada por el Juez, de acuerdo con la ley;

3.-Que los súbditos tienen el derecho de rebelarse contra el monarca que viole la ley o los principios consagrados por las costumbres.

En el sistema monárquico la Carta Magna reviste la forma de una concesión real ya que el monarca es el titular de la autoridad absoluta.

Esta iniciativa se fue perfeccionando paulatinamente hasta el comienzo del siglo XVIII, consagrándose así la supremacía de la ley sobre el absolutismo del rey, cuando se dicto la llamada “Ley de Establecimiento” (1701) mediante el cual se instituyó definitivamente la monarquía constitucional.

La monarquía constitucional posee una asamblea legislativa donde el monarca continuo ejerciendo su influencia politica con ciertas restricciones legales.

El estudio de la ciencia politica hace la distinción entre monarquía absoluta y la monarquía constitucional.

En la monarquía constitucional, el rey conserva su linaje.

En la monarquía legislativa la soberanía reside en el pueblo, siendo el monarca una esencialmente simbólica.

Este principio de libertad paso de Inglaterra a las colonias establecidas en Norteamérica.

Es aquí donde nace el constitucionalismo, con una forma de gobierno republicano-democrático mediante la constitución de gobiernos en cada una de las colonias independizadas.

7.1.2-Inspiradores del constitucionalismo

Desde una perspectiva teórica de los postulados del constitucionalismo inicial aparecerán a través de una pluralidad de intelectuales, a saber:

Tomas de Aquino (1225-1274), en su obra “El régimen del príncipe” considero que el rey gobernante se encontraba limitado en su accionar por el bien común y el respeto a la ley divina y la ley natural.

Joan Locke (632-1704), en su obra “Consideraciones sobre el gobierno civil” se ocupo del contrato social y de las divisiones de las funciones del poder estatal. 

Carlos Luís de Secondad, Barón de la Brede y Montesquieu (1689_1755), en su obra “El espíritu de la leyes” expuso acerca de los frenos y contrapesos entre los distintos órgano del estado.

Juan Jacobo Rousseau (1712-1778), en su obra “El contrato social” planteó el origen convencional del poder político y el principio democrático como instrumento de legitimación política.

Emmanuel Sieyes (1748-1836), en su obra “¿Qué es el tercer estado?”, y opiniones planteo la estructuración univoca del parlamento como expresión de la soberanía popular y se referirá al poder constituyente. 

Entre las gestas históricas destacan el proceso político inglés, particularmente la gloriosa revolución de 1688, la revolución americana de 1776 y la revolución francesa de 1789.


7.1.3-Las etapas del constitucionalismo

 
Dichas etapas guardan correspondencia con la oleadas constitucionales, que fruto del avance de determinadas ideologías y de las guerras y revoluciones.


7.1.4-El constitucionalismo clásico (constitucionalismo inicial)

 
Dicha etapa se gestara laxamente a partir del siglo XIII y se prolongara hasta parte del siglo XIX. Esta expresa en si misma los orígenes o inicios del constitucionalismo.

Forjado para derrotar al absolutismo monárquico, Néstor Pedro Sagues señala que dicha modalidad se dirigía a racionalizar el poder político creando la imagen de la nomocracia o gobierno de las leyes, es decir que para considerar cualquier acto del estado como valido y legitimo, este debía derivarse de una competencia previamente prevista en la constitución.

Norberto Q. Martines Delfa refiere que el constitucionalismo clásico reconoce su origen en el desarrollo de las primitivas libertades publicas inglesas, no nace espontáneamente ni observa una única formula.

Por el contrario, se consolida gradualmente a través de sucesivos avances en los que los sectores cada vez más amplios de la sociedad civil se benefician con el reconocimiento de sus derechos.

En ese orden de ideas, la doctrina señala que dicha etapa se manifiesta como consecuencia de tres revoluciones: Revolución inglesa, Revolución mexicana y Revolución francesa.


7.1.5-
El constitucionalismo Social

 
Esta etapa embrionariamente aparece con la segunda revolución republicano francés de 1848 y se concreta con la revolución mexicana de 1910-1917, la revolución Bolchevique de 1917-1918 y la aparición de la primera experiencia republica en la Alemania unificada de 1919-1933. En puridad puede afirmarse que dicho proceso se gesta a la finalización de la primera guerra mundial.


7.1.6-Entre sus principales características destacan las siguientes:

 
Fomento de los derechos de carácter económico, social y cultural 
excluyo de la participación política a vastos sectores de la población en función de la falta de identidad con los postulados ideológicos del estado y enervo de los derechos de autodeterminación en los aspectos de conciencia y organización de la sociedad civil.

Estableció el centralismo democrático y estableció el papel directivo del partido comunista en la vida social y política.


7.1.7-
El constitucionalismo Contemporáneo

 
Esta etapa se gesta a mediados del siglo XX. Se manifiesta como consecuencia de las secuelas dejadas por la segunda guerra mundial, los procesos de integración interestatales y la caída del muro de Berlín.


7.1.8-Entre sus principales características se destacan:

 
Fomento masivo de los principios, valores, instituciones y categoría de naturaleza democrática.

Proceso de auto limitación de la soberanía estatal y transferencia de ciertas potestades a organismos internacionales supranacionales, a efecto de asegurar en mayor medida la vigencia de los derechos humanos y la promoción social y el desarrollo económico.

Extensión de las técnicas de freno y contrapesos a favor de órganos no políticos (defensoria del pueblo). 

8.1-Biografía de los siguientes filósofos:

Nicolás Maquiavelo; John Locke; Barón de Montesquieu; Jean-Jacques Rousseau; Voltaire; Thomas Hobbes; Thomas More; Santo Tomás de Aquino.

8.1.2-Nicolás Maquiavelo

(Florencia, 1469-1527) Escritor y estadista florentino. Nacido en el seno de una familia noble empobrecida, Nicolás Maquiavelo vivió en Florencia en tiempos de Lorenzo y Pedro de Médicis. Tras la caída de Savonarola (1498) fue nombrado secretario de la segunda cancillería encargada de los Asuntos Exteriores y de la Guerra de la ciudad, cargo que ocupó hasta 1512 y que le llevó a realizar importantes misiones diplomáticas ante el rey de Francia, el emperador Maximiliano I y César Borgia, entre otros.

Su actividad diplomática desempeñó un papel decisivo en la formación de su pensamiento político, centrado en el funcionamiento del Estado y en la psicología de sus gobernantes. Su principal objetivo político fue preservar la soberanía de Florencia, siempre amenazada por las grandes potencias europeas, y para conseguirlo creó la milicia nacional en 1505. Intentó sin éxito propiciar el acercamiento de posiciones entre Luis XII de Francia y el papa Julio II, cuyo enfrentamiento terminó con la derrota de los franceses y el regreso de los Médicis a Florencia (1512).

'Derecho Constitucional Dominicano'

Nicolás Maquiavelo

Como consecuencia de este giro político, Maquiavelo cayó en desgracia, fue acusado de traición, encarcelado y levemente torturado (1513). Tras recuperar la libertad se retiró a una casa de su propiedad en las afueras de Florencia, donde emprendió la redacción de sus obras, entre ellas su obra maestra, El príncipe (Il principe), que Maquiavelo terminó en 1513 y dedicó a Lorenzo de Médicis (a pesar de ello, sólo sería publicada después de su muerte).

En 1520, el cardenal Julio de Médicis le confió varias misiones y, cuando se convirtió en Papa, con el nombre de Clemente VII (1523), Maquiavelo pasó a ocupar el cargo de superintendente de fortificaciones (1526). En 1527, las tropas de Carlos I de España tomaron y saquearon Roma, lo que trajo consigo la caída de los Médicis en Florencia y la marginación política de Maquiavelo, quien murió poco después de ser apartado de todos sus cargos.

La obra de Nicolás Maquiavelo se adentra por igual en los terrenos de la política y la literatura. Sus textos políticos e históricos son deudores de su experiencia diplomática al servicio de Florencia, caso de Descripción de las cosas de Alemania (Ritrato delle cose della Alemagna, 1532). En Discursos sobre la primera década de Tito Livio (Discorsi sopra la prima deca di Tito Livio, 1512-1519) esbozó, anticipándose a Vico, la teoría cíclica de la historia: la monarquía tiende a la tiranía, la aristocracia se transforma en oligarquía y la democracia en anarquía, lo que lleva de nuevo a la monarquía.

En El príncipe, obra inspirada en la figura de César Borgia, Maquiavelo describe distintos modelos de Estado según cuál sea su origen (la fuerza, la perversión, el azar) y deduce las políticas más adecuadas para su pervivencia. Desde esa perspectiva se analiza el perfil psicológico que debe tener el príncipe y se dilucida cuáles son las virtudes humanas que deben primar en su tarea de gobierno. Maquiavelo concluye que el príncipe debe aparentar poseer ciertas cualidades, ser capaz de fingir y disimular bien y subordinar todos los valores morales a la razón de Estado, encarnada en su persona.

El pensamiento histórico de Nicolás Maquiavelo quedó plasmado fundamentalmente en dos obras: La vida de Castruccio Castracani de Luca (1520) e Historia de Florencia (Istorie fiorentine, 1520-1525). Entre sus trabajos literarios se cuentan variadas composiciones líricas, como Las decenales (Decennali, 1506-1509) oEl asno de oro (L'asino d'oro, 1517), pero sobre todas ellas destaca su comedia La mandrágora (Mandragola, 1520), sátira mordaz de las costumbres florentinas de la época. Clizia (1525) es una comedia en cinco actos, de forma aparentemente clásica, que se sitúa en la realidad contemporánea que Maquiavelo tanto deseaba criticar.

8.1.3-John Locke

Pensador inglés (Wrington, Somerset, 1632 - Oaks, Essex, 1704). Este hombre polifacético estudió en la Universidad de Oxford, en donde se doctoró en 1658. Aunque su especialidad era la Medicina y mantuvo relaciones con reputados científicos de la época (como Isaac Newton), John Locke fue también diplomático, teólogo, economista, profesor de griego antiguo y de retórica, y alcanzó renombre por sus escritos filosóficos, en los que sentó las bases del pensamiento político liberal.

Locke se acercó a tales ideas como médico y secretario que fue del conde de Shaftesbury, líder del partido Whig, adversario del absolutismo monárquico en la Inglaterra de Carlos II y de Jacobo II. Convertido a la defensa del poder parlamentario, el propio Locke fue perseguido y tuvo que refugiarse en Holanda, de donde regresó tras el triunfo de la «Gloriosa Revolución» inglesa de 1688.

Locke fue uno de los grandes ideólogos de las elites protestantes inglesas que, agrupadas en torno a loswhigs, llegaron a controlar el Estado en virtud de aquella revolución; y, en consecuencia, su pensamiento ha ejercido una influencia decisiva sobre la constitución política del Reino Unido hasta la actualidad. Defendió la tolerancia religiosa hacia todas las sectas protestantes e incluso a las religiones no cristianas; pero el carácter interesado y parcial de su liberalismo quedó de manifiesto al excluir del derecho a la tolerancia tanto a los ateos como a los católicos (siendo el enfrentamiento de estos últimos con los protestantes la clave de los conflictos religiosos que venían desangrando a las islas Británicas y a Europa entera).

En su obra más trascendente, Dos ensayos sobre el gobierno civil (1690), sentó los principios básicos del constitucionalismo liberal, al postular que todo hombre nace dotado de unos derechos naturales que el Estado tiene como misión proteger: fundamentalmente, la vida, la libertad y la propiedad. Partiendo del pensamiento de Hobbes, Locke apoyó la idea de que el Estado nace de un «contrato social» originario, rechazando la doctrina tradicional del origen divino del poder; pero, a diferencia de Hobbes, argumentó que dicho pacto no conducía a la monarquía absoluta, sino que era revocable y sólo podía conducir a un gobierno limitado.

'Derecho Constitucional Dominicano'

John Locke

La autoridad de los Estados resultaba de la voluntad de los ciudadanos, que quedarían desligados del deber de obediencia en cuanto sus gobernantes conculcaran esos derechos naturales inalienables. El pueblo no sólo tendría así el derecho de modificar el poder legislativo según su criterio (idea de donde proviene la práctica de las elecciones periódicas en los Estados liberales), sino también la de derrocar a los gobernantes deslegitimados por un ejercicio tiránico del poder (idea en la que se apoyaron Jefferson y los revolucionarios norteamericanos para rebelarse contra Gran Bretaña en 1776, así como los revolucionarios franceses para alzarse contra el absolutismo de Luis XVI en 1789).

Locke defendió la separación de poderes como forma de equilibrarlos entre sí e impedir que ninguno degenerara hacia el despotismo; pero, al inclinarse por la supremacía de un poder legislativo representativo de la mayoría, se le puede considerar también un teórico de la democracia, hacia la que acabarían evolucionando los regímenes liberales. Por legítimo que fuera, sin embargo, ningún poder debería sobrepasar determinados límites (de ahí la idea de ponerlos por escrito en una Constitución).

Este tipo de ideas inspiraron al liberalismo anglosajón (reflejándose puntualmente en las constituciones de Gran Bretaña y Estados Unidos) e, indirectamente, también al del resto del mundo (a través de ilustrados franceses, como Montesquieu o Voltaire). Menos incidencia tuvo el pensamiento propiamente filosófico de Locke, basado en una teoría del conocimiento empirista inspirada en Bacon y en Descartes.

8.1.4-Barón de Montesquieu

(Charles-Louis de Secondat, Barón de Montesquieu) Pensador francés (La Brède, Burdeos, 1689 - París, 1755). Perteneciente a una familia de la nobleza de toga, Montesquieu siguió la tradición familiar al estudiar Derecho y hacerse consejero del Parlamento de Burdeos (que presidió de 1716 a 1727). Vendió el cargo y se dedicó durante cuatro años a viajar por Europa observando las instituciones y costumbres de cada país; se sintió especialmente atraído por el modelo político británico, en cuyas virtudes halló argumentos adicionales para criticar la monarquía absoluta que reinaba en la Francia de su tiempo.

Montesquieu ya se había hecho célebre con la publicación de sus Cartas persas (1721), una crítica sarcástica de la sociedad del momento, que le valió la entrada en la Academia Francesa (1727). En 1748 publicó su obra principal, Del espíritu de las Leyes,obra de gran impacto (se hicieron 22 ediciones en vida del autor, además de múltiples traducciones a otros idiomas). Hay que enmarcar su pensamiento en el espíritu crítico de la Ilustración francesa, con el que compartió los principios de tolerancia religiosa, aspiración a la libertad y denuncia de viejas instituciones inhumanas como la tortura o la esclavitud; pero Montesquieu se alejó del racionalismo abstracto y del método deductivo de otros filósofos ilustrados para buscar un conocimiento más concreto, empírico, relativista y escéptico.

'Derecho Constitucional Dominicano'

El barón de Montesquieu

En El espíritu de las Leyes, Montesquieu elaboró una teoría sociológica del gobierno y del derecho, mostrando que la estructura de ambos depende de las condiciones en las que vive cada pueblo: en consecuencia, para crear un sistema político estable había que tener en cuenta el desarrollo económico del país, sus costumbres y tradiciones, e incluso los determinantes geográficos y climáticos.

De los diversos modelos políticos que definió, Montesquieu asimiló la Francia de Luis XV -una vez eliminados los parlamentos- al despotismo, que descansaba sobre el temor de los súbditos; alabó en cambio la república, edificada sobre la virtud cívica del pueblo, que él identificaba con una imagen idealizada de la Roma republicana; pero, equidistante de ambas, definió la monarquía como un régimen en el que también era posible la libertad, pero no como resultado de una virtud ciudadana difícilmente alcanzable, sino de la división de poderes y de la existencia de poderes intermedios -como el clero y la nobleza- que limitaran las ambiciones del príncipe.

Fue ese modelo, que identificó con el de Inglaterra, el que Montesquieu deseó aplicar en Francia, por entenderlo adecuado a sus circunstancia nacionales. La clave del mismo sería la división de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, estableciendo entre ellos un sistema de equilibrios que impidiera que ninguno pudiera degenerar hacia el despotismo.

Desde que la Constitución de los Estados Unidos plasmó por escrito tales principios, la obra de Montesquieu ejerció una influencia decisiva sobre los liberales que protagonizaron la Revolución francesa de 1789 y la posterior construcción de regímenes constitucionales en toda Europa, convirtiéndose en un dogma del Derecho Constitucional que ha llegado hasta nuestros días. Pero, junto a este componente innovador, no puede olvidarse el carácter conservador de la monarquía limitada que proponía Montesquieu, en la que procuró salvaguardar el declinante poder de los grupos privilegiados (como la nobleza, a la que él mismo pertenecía), aconsejando, por ejemplo, su representación exclusiva en una de las dos cámaras del Parlamento.

8.1.5-Jean-Jacques Rousseau

(Ginebra, Suiza, 1712-Ermenonville, Francia, 1778) Filósofo suizo. Huérfano de madre desde temprana edad, Jean-Jacques Rousseau fue criado por su tía materna y por su padre, un modesto relojero. Sin apenas haber recibido educación, trabajó como aprendiz con un notario y con un grabador, quien lo sometió a un trato tan brutal que acabó por abandonar Ginebra en 1728.

Fue entonces acogido bajo la protección de la baronesa de Warens, quien le convenció de que se convirtiese al catolicismo (su familia era calvinista). Ya como amante de la baronesa, Jean-Jacques Rousseau se instaló en la residencia de ésta en Chambéry e inició un período intenso de estudio autodidacto.

'Derecho Constitucional Dominicano'

Jean-Jacques Rousseau

En 1742 Rousseau puso fin a una etapa que más tarde evocó como la única feliz de su vida y partió hacia París, donde presentó a la Academia de la Ciencias un nuevo sistema de notación musical ideado por él, con el que esperaba alcanzar una fama que, sin embargo, tardó en llegar. Pasó un año (1743-1744) como secretario del embajador francés en Venecia, pero un enfrentamiento con éste determinó su regreso a París, donde inició una relación con una sirvienta inculta, Thérèse Levasseur, con quien acabó por casarse civilmente en 1768 tras haber tenido con ella cinco hijos.

Rousseau trabó por entonces amistad con los ilustrados, y fue invitado a contribuir con artículos de música a la Enciclopedia de D'Alembert y Diderot; este último lo impulsó a presentarse en 1750 al concurso convocado por la Academia de Dijon, la cual otorgó el primer premio a su Discurso sobre las ciencias y las artes, que marcó el inicio de su fama.

En 1754 visitó de nuevo Ginebra y retornó al protestantismo para readquirir sus derechos como ciudadano ginebrino, entendiendo que se trataba de un puro trámite legislativo. Apareció entonces su Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres, escrito también para el concurso convocado en 1755 por la Academia de Dijon. Rousseau se enfrenta a la concepción ilustrada del progreso, considerando que los hombres en estado natural son por definición inocentes y felices, y que son la cultura y la civilización las que imponen la desigualdad entre ellos, en especial a partir del establecimiento de la propiedad, y con ello les acarrea la infelicidad.

En 1756 se instaló en la residencia de su amiga Madame d'Épinay en Montmorency, donde redactó algunas de sus obras más importantes. Julia o la Nueva Eloísa (1761) es una novela sentimental inspirada en su pasión -no correspondida- por la cuñada de Madame d'Épinay, la cual fue motivo de disputa con esta última.

En Del contrato social (1762), Rousseau intenta articular la integración de los individuos en la comunidad; las exigencias de libertad del ciudadano han de verse garantizadas a través de un contrato social ideal que estipule la entrega total de cada asociado a la comunidad, de forma que su extrema dependencia respecto de la ciudad lo libere de aquella que tiene respecto de otros ciudadanos y de su egoísmo particular. La voluntad general señala el acuerdo de las distintas voluntades particulares, por lo que en ella se expresa la racionalidad que les es común, de modo que aquella dependencia se convierte en la auténtica realización de la libertad del individuo, en cuanto ser racional.

Finalmente, Emilio o De la educación (1762) es una novela pedagógica, cuya parte religiosa le valió la condena inmediata por parte de las autoridades parisinas y su huida a Neuchâtel, donde surgieron de nuevo conflictos con las autoridades locales, de modo que en 1766, aceptó la invitación de David Hume para refugiarse en Inglaterra, aunque al año siguiente regresó al continente convencido de que Hume tan sólo pretendía difamarlo.

A partir de entonces Rousseau cambió sin cesar de residencia, acosado por una manía persecutoria que lo llevó finalmente de regreso a París en 1770, donde transcurrieron los últimos años de su vida, en los que redactó sus escritos autobiográficos.

8.1.6-Voltaire

(François-Marie Arouet; París, 1694- id., 1778) Escritor francés. Fue la figura intelectual dominante de su siglo. Ha dejado una obra literaria heterogénea y desigual, de la que resaltan sus relatos y libros de polémica ideológica. Como filósofo, Voltaire fue un genial divulgador, y su credo laico y anticlerical orientó a los teóricos de la Revolución Francesa.

Voltaire estudió en los jesuitas del colegio Louis-le-Grand de París (1704-1711). Su padrino, el abate de Châteauneuf, le introdujo en la sociedad libertina del Temple. Estuvo en La Haya (1713) como secretario de embajada, pero un idilio con la hija de un refugiado hugonote le obligó a regresar a París. Inició la tragedia Edipo (1718), y escribió unos versos irrespetuosos, dirigidos contra el regente, que le valieron la reclusión en la Bastilla (1717). Una vez liberado, fue desterrado a Châtenay, donde adoptó el seudónimo de Voltaire, anagrama de Árouet le Jeune» o del lugar de origen de su padre, Air-vault.

'Derecho Constitucional Dominicano'

Voltaire

Un altercado con el caballero de Rohan, en el que fue apaleado por los lacayos de éste (1726), condujo a Voltaire de nuevo a la Bastilla; al cabo de cinco meses, fue liberado y exiliado a Gran Bretaña (1726-1729). En la corte de Londres y en los medios literarios y comerciales británicos fue acogido calurosamente; la influencia británica empezó a orientar su pensamiento. Publicó Henriade (1728) y obtuvo un gran éxito teatral con Bruto (1730); en la Historia de Carlos XII (1731), Voltaire llevó a cabo una dura crítica de la guerra, y la sátira El templo del gusto(1733) le atrajo la animadversión de los ambientes literarios parisienses.

Pero su obra más escandalosa fue Cartas filosóficas oCartas inglesas (1734), en las que Voltaire convierte un brillante reportaje sobre Gran Bretaña en una acerba crítica del régimen francés. Se le dictó orden de arresto, pero logró escapar, refugiándose en Cirey, en la Lorena, donde gracias a la marquesa de Châtelet pudo llevar una vida acorde con sus gustos de trabajo y de trato social (1734-1749).

El éxito de su tragedia Zaïre (1734) movió a Voltaire a intentar rejuvenecer el género; escribió Adélaïde du Guesclin (1734), La muerte de César (1735), Alzire o los americanos (1736), Mahoma o el fanatismo (1741). Menos afortunadas son sus comedias El hijo pródigo (1736) y Nanine o el prejuicio vencido (1749). En esta época divulgó los Elementos de la filosofía de Newton (1738).

Ciertas composiciones, como el Poema de Fontenoy (1745), le acabaron de introducir en la corte, para la que realizó misiones diplomáticas ante Federico II. Luis XV le nombró historiógrafo real, e ingresó en la Academia Francesa (1746). Pero no logró atraerse a Mme. de Pompadour, quien protegía a Crébillon; su rivalidad con este dramaturgo le llevó a intentar desacreditarle, tratando los mismos temas que él: Semíramis (1748), Orestes (1750), etc.

Su pérdida de prestigio en la corte y la muerte de Mme. du Châtelet (1749) movieron a Voltaire a aceptar la invitación de Federico II. Durante su estancia en Potsdam (1750-1753) escribió El siglo de Luis XIV (1751) y continuó, con Micromégas (1752), la serie de sus cuentos iniciada con Zadig (1748).

Después de una violenta ruptura con Federico II, Voltaire se instaló cerca de Ginebra, en la propiedad de «Les Délices» (1755). En Ginebra chocó con la rígida mentalidad calvinista: sus aficiones teatrales y el capítulo dedicado a Servet en su Ensayo sobre las costumbres (1756) escandalizaron a los ginebrinos, mientras se enajenaba la amistad de Rousseau. Su irrespetuoso poema sobre Juana de Arco, La doncella (1755), y su colaboración en la Enciclopedia chocaron con el partido «devoto» de los católicos. Frutos de su crisis de pesimismo fueron el Poema sobre el desastre de Lisboa (1756) y la novela corta Candide (1759), una de sus obras maestras. Se instaló en la propiedad de Ferney, donde Voltaire vivió durante dieciocho años, convertido en el patriarca europeo de las letras y del nuevo espíritu crítico; allí recibió a la elite de los principales países de Europa, representó sus tragedias (Tancrède, 1760), mantuvo una copiosa correspondencia y multiplicó los escritos polémicos y subversivos, con el objetivo de «aplastar al infame», es decir, el fanatismo clerical.

Sus obras mayores de este período son el Tratado de la tolerancia (1763) y el Diccionario filosófico (1764). Denunció con vehemencia los fallos y las injusticias de las sentencias judiciales (casos de Calas, Sirven, La Barre, etc.). Liberó de la gabela a sus vasallos, que, gracias a Voltaire, pudieron dedicarse a la agricultura y la relojería. Poco antes de morir (1778), se le hizo un recibimiento triunfal en París. En 1791, sus restos fueron trasladados al Panteón.

8.1.7-Thomas Hobbes

(Westport, Inglaterra, 1588-Hardwick Hall, id., 1679) Filósofo inglés. Hijo de un eclesiástico, quedó a cargo de su tío cuando aquél abandonó a su familia, tras participar en una pelea en la puerta de su iglesia. Estudió en el Magdalen Hall de Oxford, y en 1608 entró al servicio de la familia Cavendish como preceptor de uno de sus hijos, a quien acompañó en sus viajes por Francia e Italia entre 1608 y 1610. A la muerte de su alumno, en 1628, regresó de nuevo a Francia para entrar al servicio de Gervase Clifton.

En dicho país permaneció hasta 1631, cuando los Cavendish lo solicitaron de nuevo, como preceptor de otro de sus hijos. En 1634, acompañando a su nuevo alumno, realizó otro viaje al continente, ocasión que aprovechó para entrevistarse con Galileo y otros pensadores y científicos de la época. En 1637 volvió a Inglaterra, pero el mal ambiente político, que anunciaba ya la guerra civil, lo llevó a abandonar su patria e instalarse en París en 1640.

Poco tiempo antes había hecho circular entre sus amigos un ejemplar manuscrito de sus Elementos de la ley natural y política, de los que, en forma de dos tratados distintos, se editaron dos partes en 1650. En París comenzó a publicar las distintas partes de su sistema, empezando con el De cive en 1642. En 1651 abandonó Francia y regresó a Inglaterra, llevándose consigo el manuscrito del Leviatán, sin duda la más conocida de sus obras, que se editaría en Londres ese mismo año.

En 1655 publicó la primera parte de los Elementos de filosofía y en 1658, la segunda. Estas dos obras completaban la trilogía iniciada con De cive. Tras la restauración de 1660 gozó del favor real, pero las acusaciones de ateísmo que le lanzaron los estamentos eclesiásticos lo llevaron a retirarse de la vida pública. Durante los últimos años de su vida hizo una traducción en verso de la Ilíada y la Odisea, y escribió una autobiografía en versos latinos.

Los contactos que Hobbes tuvo con científicos de su época, que fueron decisivos para la formación de sus ideas filosóficas, le llevaron a fundir su preocupación por los problemas políticos y sociales con su interés por la geometría y el pensamiento de los filósofos mecanicistas. Su pensamiento político pretende ser una aplicación de las leyes del mecanicismo a los campos de la moral y la política. Las leyes que rigen el comportamiento humano son, según Hobbes, las mismas que rigen el universo, y son de origen divino.

De acuerdo con ellas, el hombre en estado natural es antisocial por naturaleza y sólo se mueve por el deseo y el temor. Su primera ley natural, que es la autoconservación, lo induce a imponerse sobre los demás, de donde se deriva una situación de permanente conflicto: «la guerra de todos contra todos», en la que «el hombre es un lobo para el hombre».

Para poder construir una sociedad es necesario, pues, que cada individuo renuncie a una parte de sus deseos y llegue a un acuerdo mutuo de no aniquilación con los demás. Se trata de establecer un «contrato social», de transferir los derechos que el hombre posee naturalmente sobre todas las cosas en favor de un soberano dotado de derechos ilimitados. Este monarca absoluto, cuya soberanía no reside en el derecho divino sino en los derechos transferidos, sería el único capaz de hacer respetar el contrato social y garantizar, así, el orden y la paz, ejerciendo el monopolio de la violencia, que desaparecería de este modo de la relación entre individuos.

8.1.8-Tomás Moro

(Thomas More) Político y humanista inglés (Londres, 1478 -1535). Procedente de la pequeña nobleza, estudió en la Universidad de Oxford y accedió a la corte inglesa en calidad de jurista. Su experiencia como abogado y juez le hizo reflexionar sobre la injusticia del mundo, a la luz de su relación intelectual con los humanistas del continente (como Erasmo de Rotterdam). Desde 1504 fue miembro del Parlamento, donde se hizo notar por sus posturas audaces en contra de la tiranía.

'Derecho Constitucional Dominicano'

Tomás Moro

Su obra más relevante como pensador político fueUtopía (París, 1516). En ella criticó el orden político, social y religioso establecido, bajo la fórmula de imaginar como antítesis una comunidad perfecta; su modelo estaba caracterizado por la igualdad social, la fe religiosa, la tolerancia y el imperio de la Ley, combinando la democracia en las unidades de base con la obediencia general a la planificación racional del gobierno.

A pesar de haber mantenido en el plano teórico estas aspiraciones premonitorias del pensamiento socialista, Moro fue prudente y moderado en cuanto a la posibilidad de llevarlas a la práctica, por lo que no combatió directamente al poder establecido ni adoptó posturas ideológicas intransigentes.

Enrique VIII, atraído por su valía intelectual, le promovió a cargos de importancia creciente: embajador en los Países Bajos (1515), miembro del Consejo Privado (1517), portavoz de la Cámara de los Comunes (1523) y canciller desde 1529 (fue el primer laico que ocupó este puesto político en Inglaterra). Ayudó al rey a conservar la unidad de la Iglesia de Inglaterra, rechazando las doctrinas de Lutero; e intentó, mientras pudo, mantener la paz exterior.

Sin embargo, acabó rompiendo con Enrique VIII por razones de conciencia, pues era un católico ferviente que incluso había pensado en hacerse monje. Moro declaró su oposición a Enrique y dimitió como canciller cuando el rey quiso anular su matrimonio con Catalina de Aragón, rompió las relaciones con el Papado, se apropió de los bienes de los monasterios y exigió al clero inglés un sometimiento total a su autoridad (1532).

Su negativa a reconocer como legítimo el subsiguiente matrimonio de Enrique VIII con Ana Bolena, prestando juramento a la Ley de Sucesión, hizo que el rey le encerrara en la Torre de Londres (1534) y le hiciera decapitar al año siguiente. La Iglesia católica le canonizó en 1935.

8.1.9-Santo Tomás de Aquino

(Llamado Doctor Angélico; Roccaseca, actual Italia, 1224-Fossanuova, id., 1274) Teólogo y filósofo italiano. Hijo de una de las familias aristócratas más influyentes de la Italia meridional, estudió en Montecassino, en cuyo monasterio benedictino sus padres quisieron que siguiera la carrera eclesiástica. Posteriormente se trasladó a Nápoles, donde cursó estudios de artes y teología y entró en contacto con la Orden de los Hermanos Predicadores.

En 1243 manifestó su deseo de ingresar en dicha Orden, pero su familia se opuso firmemente, e incluso su madre consiguió el permiso de Federico II para que sus dos hermanos, miembros del ejército imperial, detuvieran a Tomás. Ello ocurrió en Acquapendente en mayo de 1244 y el santo permaneció retenido en el castillo de Santo Giovanni durante un año. Tras una queja de Juan el Teutónico, general de los dominicos, a Federico II, éste accedió a que Tomás fuera puesto en libertad. Luego, se le permitió trasladarse a París, donde permaneció desde 1245 hasta 1256, fecha en que obtuvo el título de maestro en teología.

Durante estos años estuvo al cuidado de Alberto Magno, con quien entabló una duradera amistad. Les unía -además del hecho de pertenecer ambos a la Orden dominica- una visión abierta y tolerante, aunque no exenta de crítica, del nuevo saber grecoárabe, que por aquellas fechas llegaba masivamente a las universidades y centros de cultura occidentales. Tras doctorarse, ocupó una de las cátedras reservadas a los dominicos, tarea que compatibilizó con la redacción de sus primeras obras, en las cuales empezó a alejarse de la corriente teológica mayoritaria, derivada de las enseñanzas de san Agustín.

'Derecho Constitucional Dominicano'

Santo Tomás de Aquino

En 1259 regresó a Italia, donde permaneció hasta 1268 al servicio de la corte pontificia en calidad de instructor y consultor del Papa, a quien acompañaba en sus viajes. Durante estos años redactó varios comentarios al Pseudo-Dionisio y a Aristóteles, finalizó la Suma contra los gentiles, obra en la cual repasaba críticamente las filosofías y teologías presentes a lo largo de la historia, e inició la redacción de su obra capital, la Suma Teológica, en la que estuvo ocupado entre 1267 y 1274 y que representa el compendio último de todo su pensamiento.

Tomás de Aquino supo resolver la crisis producida en el pensamiento cristiano por el averroísmo, interpretación del pensamiento aristotélico que resaltaba la independencia del entendimiento guiado por los sentidos y planteaba el problema de la doble verdad, es decir, la contradicción de las verdades del entendimiento y las de la revelación. En oposición a esta tesis, defendida en la Universidad de París por Siger de Brabante, afirmó la necesidad de que ambas fueran compatibles, pues, procediendo de Dios, no podrían entrar en contradicción; ambas verdades debían ser, además, complementarias, de modo que las de orden sobrenatural debían ser conocidas por revelación, mientras que las de orden natural serían accesibles por el entendimiento; filosofía y teología son, por tanto, distintas y complementarias, siendo ambas racionales, pues la teología deduce racionalmente a partir de las premisas reveladas.

A medio camino entre el espiritualismo agustiniano y el naturalismo emergente del averroísmo, defendió un realismo moderado, para el cual los universales (los conceptos abstractos) existen fundamentalmente in re (en las cosas) y sólo formalmente post rem (en el entendimiento). En último término, Tomás de Aquino encontró una vía para conciliar la revalorización del mundo material que se vivía en Occidente con los dogmas del cristianismo, a través de una inteligente y bien trabada interpretación de Aristóteles.

Conclusión

Para el estudio del Derecho constitucional es imprescindible que conozcamos su origen, su evolución, y demás conceptos que pudimos ver de una manera breve en el desarrollo de este trabajo. a pesar de que dichos temas solo son una parte de todo lo qu, son parte de la base para el estudio del Derecho Constitucional, tales como, La constitución de Cadiz, en España, El Acta Constitutiva de 1821, la Dominación Haitiana de 1822, que forma parte de la historia de la República Dominicana; el Estado, su Origen y Evolución. Tambien hablaremos sobre el Origen del feudalismo, del Constitucionalismo, así como tambien de las etapas del Constitucionalismo, sus características y sus inspiradores. Y por último apreciaremos la biografía de los siguientes filósofos: Nicolás Maquiavelo, John Locke, Barón de Montesquieu, Jean-Jacques Rousseau, Voltaire, Thomas Hobbes, Tomás Moro y Santo Tomás de Aquino, los cuales hicieron grandes aportes al Derecho Constitucional.

Bibliografía

Reyes Cerda, Nelson, El Estado Su Origen y Evolución, Segunda Edición, Editora Nuevo Diario, República Dominicana, 2008.

http://es.wikipedia.org/wiki/Ocupación_haitiana_de_Santo_Domingo

http://html.rincondelvago.com/constitucion-de-la-republica-dominicana_4.html

http://portales.educared.net/wikiEducared/index.php?title=Las_Cortes_de_Cádiz_y_la_Constitución_de_1812.

http://www.monografias.com/trabajos13/elplebis/elplebis.shtml

http://www.elcolombiano.com/proyectos/referendo/definiciones.htm

http://html.rincondelvago.com/feudalismo_5.html

http://es.shvoong.com/law-and-politics/constitutional-law/1740250-teoria-del estado-constitucionalismo/

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/maquiavelo.htm

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/montesquieu.htm

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/l/locke.htm

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/rousseau_jeanjacques.htm

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/v/voltaire.htm

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/h/hobbes.htm

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/moro_tomas.htm

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tomas_deaquino.htm