Derecho Ambiental mexicano

Energía nuclear. Resíduos radiactivos en México. Daños nucleares. Responsabilidad civil estatal

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

MARCO JURÍDICO DE LA ENERGÍA NUCLEAR

Y LOS RESIDUOS RADIACTIVOS EN MÉXICO

En 1956 se inició en México el control sobre la utilización y disposición de isótopos radiactivos, para tal efecto se creó la Comisión Nacional de Energía Nuclear. Actualmente, las Secretarías de Salud y de Energía son las autoridades competentes en este ámbito.

La Secretaría de Salud regula la utilización, disposición, importación, y exportación de materiales radiactivos y fuentes de radiación ionizante destinadas a usos médicos. Cualquier otra aplicación de la energía nuclear y radioisótopos es competencia de la Secretaría de Energía a través de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CONASENUSA). ()

CONSTITUCIÓN POLÍTICA

El 6 de febrero de 1975 se incorporó un párrafo séptimo al artículo 27 constitucional, que indica:

Corresponde también a la Nación el aprovechamiento de los combustibles nucleares para la generación de energía nuclear () y la regulación de sus aplicaciones con otros propósitos. El uso de la energía nuclear sólo podrá tener fines pacíficos.

El 2 de febrero de 1983 se introdujeron reformas al párrafo cuarto del artículo 28 constitucional:

No constituirán monopolios las funciones que el Estado ejerza de manera exclusiva en las áreas estratégicas a las que se refiere este precepto: (...) minerales radiactivos y generación de energía nuclear; (...)

Finalmente, el artículo 73 fracción X señala: ()

El Congreso tiene facultad: X. Para legislar en toda la República sobre (...) energía eléctrica y nuclear, (...)

LEY REGLAMENTARIA DEL ARTÍCULO 27 CONSTITUCIONAL EN MATERIA NUCLEAR ()

Las diposiciones de esta ley regulan la exploración, la explotación y el beneficio de minerales radiactivos, así como el aprovechamiento de los combustibles nucleares, los usos de la energía nuclear, la investigación de la ciencia y la técnica nucleares, la industria nuclear y todo lo relacionado con la misma.

El material radiactivo posee un conjunto de aplicaciones en el campo industrial, médico, agrícola y de investigación. La ley señala que la utilización de reactores nucleares con fines no energéticos sólo se llevará a cabo por el sector público y por las universidades, los institutos y los centros de investigación autorizados (artículo 15 fracción III).

Además, existe un capítulo dedicado a la seguridad (artículos 19 a 40), distinguiendo entre seguridad nuclear, radiológica y física.

La seguridad "deberá tomarse en cuenta desde la planeación, diseño, construcción y operación, hasta el cierre definitivo y desmantelamiento de las instalaciones nucleares radiactivas, así como en las disposiciones y destino final de todos sus desechos" (artículo 19).

La seguridad nuclear es el conjunto de acciones y medidas encaminadas a evitar que los equipos, materiales e instalaciones nucleares y su funcionamiento constituyan riesgos para la salud del hombre y sus bienes, o detrimentos en la calidad del ambiente (artículo 20).

La seguridad radiológica busca proteger a los trabajadores, a la población, sus bienes y al ambiente en general, mediante la prevención y limitación de los efectos que pudieren resultar de la exposición a la radiación ionizante (artículo 21). ()

La seguridad física tiene por objeto evitar actos intencionales que causen o puedan causar daños o alteraciones tanto a la salud o seguridad públicas, como el robo o empleo no autorizado de material nuclear o radiactivo (artículo 22 fracción I).

Las salvaguardias garantizan y mantienen un sistema nacional de registro y control de todos los materiales nucleares, a efecto de verificar que no se utilicen para la manufactura de armas nucleares u otros usos no autorizados (artículo 24 fracción I).

La ley se ocupa del problema de los residuos radiactivos en diversas disposiciones. Dentro de la industria nuclear se comprende el almacenamiento definitivo y temporal de combustible irradiado o de los desechos radiactivos derivados del reprocesamiento, así como el procesamiento, acondicionamiento y disposición final de sus residuos radiactivos (art¡culo 11, fracciones IV y VIII).

De conformidad con el artículo 28 constitucional, se considera actividad estratégica el almacenamiento, definitivo o temporal, y el transporte de combustible irradiado o de los desechos producto de su reprocesamiento (artículo 14 fracción IV).

La ley indica que corresponde a la SEMIP, hoy Secretaría de Energía, tener a su cargo el almacenamiento, transporte y depósito de combustibles nucleares y de desechos radiactivos cualquiera que sea su origen y, en su caso, autorizar a los organismos públicos correspondientes el almacenamiento temporal de combustibles nucleares y de desechos radiactivos derivados de su utilización (artículo 18 fracciones VII y VIII).

Como ya lo señalamos, el concepto de seguridad involucra las actividades que se refieren a la disposición y destino final de todos los desechos de las instalaciones nucleares y radiactivas (artículo 19). Además, el destino o disposición final de material radiactivo y dispositivos generadores de radiación ionizante, sólo puede llevarse a cabo con autorización que expida la Secretaría de Energía, por conducto de la CONASENUSA, con independencia de otras autorizaciones, entre ellas las de la Secretaría de Salud, respecto de los materiales y dispositivos utilizados con fines médicos (artículo 29).

La CONASENUSA atiende todo lo relacionado al procesamiento, acondicionamiento, vertimiento y almacenamiento de desechos radiactivos y cualquier disposición que de ellos se haga (artículo 50 fracción III).

LEY DE RESPONSABILIDAD CIVIL POR DAÑOS NUCLEARES ()

Su objeto es regular la responsabilidad civil objetiva por daños que puedan causarse por el empleo de reactores nucleares y la utilización de sustancias o combustibles nucleares y desechos de éstos. Esta ley se inspiró en el Convenio sobre Responsabilidad Civil en Materia de Energía Nuclear, suscrito en París el 29 de julio de 1960.

El artículo 3 inciso c) indica que el daño nuclear es "la pérdida de vidas humanas, las lesiones corporales y los daños y perjuicios materiales que se produzcan como resultado directo o indirecto de las propiedades radioactivas o de su combinación con las propiedades peligrosas de los combustibles nucleares o de los productos o desechos radiactivos que se encuentran en una instalación nuclear, o de las sustancias nucleares peligrosas que se produzcan, emanen o sean consignadas a ella."

El operador es responsable por los daños causados por un accidente nuclear que ocurra en la instalación a su cargo o en el que intervengan sustancias nucleares peligrosas producidas en dicha instalación siempre que no formen parte de una remesa de sustancias nucleares (artículos 4 y 5).

La responsabilidad del operador frente a terceros por un accidente nuclear determinado tiene como importe máximo la cantidad de cien millones de pesos ($100,000.00). Respecto a accidentes nucleares que sucedan en una determinada instalación nuclear dentro de un período de doce meses consecutivos, se establece como límite la suma de ciento noventa y cinco millones de pesos ($195,000.00). ()

La ley fija en su artículo 18 los importes que debe cubrirse cuando los daños nucleares afecten a personas:

a) En caso de muerte, el importe del salario mínimo general vigente en el Distrito Federal multiplicado por mil;

b) En caso de incapacidad total el salario indicado en el inciso a) multiplicado por mil quinientos; y

c) En caso de incapacidad parcial el salario indicado en el inciso a) multiplicado por quinientos.

Este mismo precepto señala que el monto de la indemnización por daños a las personas no podrá exceder del límite máximo previsto en la ley, es decir, de $100,000.00 o de $195,000.00 y en caso de excederse se aplicará la prorrata.

La prescripción para reclamar la reparación de los daños nucleares es de diez años, contados a partir de la fecha en que se produjo el accidente nuclear, pero si tales daños son ocasionados por combustibles nucleares, productos o desechos radiactivos que hubiesen sido objeto de robo, pérdida, echazón o abandono, la prescripción comenzará a contarse a partir de la fecha en que ocurrió tal situación.

La prescripción puede ser de 15 años, contados a partir de que ocurrió el accidente nuclear, cuando se produzcan daños nucleares corporales mediatos que no impliquen pérdida de la vida ni su conocimiento objetivo inmediato.

El operador no tendrá responsabilidad por daños nucleares cuando ellos resulten directamente de acciones de guerra, invasión, insurrección u otros actos bélicos, o catástrofes naturales (artículo 11). Además, si la persona que sufrió el daño nuclear lo produjo o contribuyó a él por negligencia inexcusable o por acción u omisión dolosa podrá exonerarse al operador de indemnizarla por los daños sufridos (artículo 13).

En el ámbito penal, la ley no configura ningún delito en esta materia. En consecuencia, la única responsabilidad penal que pudiera derivarse en este campo es el delito de utilización ilegal de fuentes de radiación tipificado en el artículo 458 de la Ley General de Salud que sanciona "a quien sin la autorización correspondiente, utilice fuentes de radiación que ocasionen o puedan ocasionar daño a la salud de las personas". ()

LEY GENERAL DE SALUD ()

El artículo 125 obliga a obtener una autorización sanitaria para la posesión, comercio, importación, exportación, distribución, transporte y utilización de fuentes de radiación de uso médico; así como la eliminación y desmantelamiento de las mismas y la disposición final de sus desechos. La autorización deberá expedirse en forma coordinada con la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias. Conforme al artículo 127, el cuerpo humano sólo podrá ser expuesto a radiaciones dentro de los máximos permisibles establecidos, incluyendo sus aplicaciones para la investigación médica y de diagnóstico y terapéutica.

RESIDUOS RADIACTIVOS

En México, la generación de residuos radiactivos tiene por fuentes la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde y los radioisótopos utilizados con fines médicos, científicos e industriales. Actualmente la fabricación de combustible nuclear produce muy pocos desechos y no se procesa mineral de uranio.

A. ALTO NIVEL

Laguna Verde, Veracruz ()

La central nucleoeléctrica de Laguna Verde se encuentra localizada en el municipio de Alto Lucero, Veracruz. Consta de dos unidades, cada una de 675 megawatts, la primera unidad entró en operación en septiembre de 1990, la segunda en 1995. () Se calcula que México posee 10,600 toneladas de uranio, cantidad suficiente para la recarga de la planta, con un excedente de 30%

Al finalizar el ciclo de su combustible, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene previstas las siguientes opciones técnicas: ()

1.- CONFINAMIENTO. El combustible irradiado se encapsulará en contenedores herméticos de acero inoxidable. Los contenedores se almacenarán en formaciones geológicas estables, fuera de todo contacto con la biósfera.

2.- REPROCESAMIENTO. Separación de los productos de la fisión para recuperar el uranio y plutonio residuales. Ambos se pueden usar como materia prima para la fabricación de nuevo combustible de recarga. Los residuos provenientes del reprocesamiento deberán confinarse conforme al punto 1.

3.- ALMACENAMIENTO TEMPORAL. Se deposita el combustible irradiado en albercas, () almacenes de la propia central o en un almacén regional externo por un período de 30 a 50 años. Posteriormente se le confinará o se le reprocesará, según se explicó en las opciones 1 y 2.

Conforme a este último punto, Laguna Verde está autorizada por la Secretaría de Energía para almacenar temporalmente sus residuos radiactivos de bajo y alto nivel en instalaciones especiales dentro de la central. El combustible irradiado se almacena en albercas cuya capacidad cubre toda la vida útil de la planta: alrededor de 40 años. ()

Es importante recordar que el problema del confinamiento definitivo de residuos radiactivos de alto nivel no se ha resuelto a la fecha y que la tecnología del reprocesamiento sólo se encuentra disponible en naciones industrializadas, por lo que México dependería de instalaciones extranjeras para realizar esta labor.

B. BAJO NIVEL

Maquixco, Edo. de México

El Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares opera el Centro de Almacenamiento de Desechos Radiactivos (CADER) en Maquixco, Edo. de México, en el cual se depositan todos los desechos radiactivos de bajo nivel que se producen en el país con excepción de los originados en Laguna Verde. El CADER tiene una capacidad de 64,000 m3. En 1992 recibió 610 fuentes radiactivas selladas y 30 m3 de desechos radiactivos compactados en tambores de 220 litros. ()

Ciudad Juárez, Chihuahua

El 16 de enero de 1984 un camión cargado con varilla de acero transitó por un sistema detector de radiaciones y activó la alarma del Laboratorio Nacional de los Álamos, Nuevo México. La varilla provenía de las fundidoras mexicanas Aceros de Chihuahua y Falcón de Juárez que habían utilizado material proveniente del depósito de chatarra "Yonke Fénix".

Las autoridades mexicanas detectaron 23 puntos contaminados, diez de los cuales correspondían a partículas y el resto a construcciones que habían utilizado varilla contaminada. () Se estima que 500 toneladas de este material en Estados Unidos y 3,500 toneladas en México afectaron a por lo menos 200 personas que recibieron altas dosis de radiaciones gamma de entre 1 y 50 rems.

El origen de la contaminación radiactiva fue una cápsula de cobalto 60 que se adquirió en Estados Unidos () por un doctor del Centro Médico de Especialidades de Ciudad Juárez. La cápsula debía ser utilizada en tratamientos contra el cáncer pero siempre se mantuvo en una bodega debido al alto costo de su mantenimiento. En diciembre de 1983, dos empleados del Centro Médico la robaron para venderla como chatarra al "Yonke Fénix". () Una vez localizado el material radiactivo se procedió a su colocación en un depósito especial en Samalayuca, Chihuahua, paraje ubicado a 70 kms. de la frontera con Estados Unidos. ()

POSIBLES MÉTODOS DE DISPOSICIÓN FINAL DE RESIDUOS

DE ALTO NIVEL (HLW)

  • Almacenamiento a largo plazo.

  • Entierro geológico.

  • Inyección en formaciones geológicas subterráneas.

  • Entierro en el lecho marino.

  • Entierro bajo los casquetes polares.

  • Vertimiento al mar.

  • Envío al espacio exterior.

  • Transmutación.

  • Reprocesamiento.

VIDA MEDIA DE ELEMENTOS RADIACTIVOS

Cesio 137 (137 Cs): 30 años

Plutonio 240 (240 Pu): 6,537 años

Plutonio 239 (239 Pu): 4,065 años

Por ejemplo, el Cesio 137 volverá a un nivel de radiactividad inofensivo después de por lo menos 20 períodos de 30 años, esto es, 600 años.

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES

  • Organismo Internacional de Energía Atómica.

Sede: Viena.

Creación: 29 de julio de 1957

Ingreso de México: 1958

  • Agencia de Energía Nuclear.

Sede: París.

Creación: 17 de diciembre de 1957

Ingreso de México: 1994

CONVENIOS INTERNACIONALES EN MATERIA NUCLEAR

  • Convenio acerca de la Responsabilidad Civil en Materia de Energía Nuclear.

París, 29 de julio de 1960

  • Convención de Viena sobre Responsabilidad Civil por Daños Nucleares.

Viena, 21 de mayo de 1963

  • Convención sobre la Protección Física de los Materiales Nucleares.

Viena, 26 de octubre de 1979

  • Convención sobre la Pronta Notificación de Accidentes Nucleares.

Viena, 26 de septiembre de 1986

  • Convención sobre la Asistencia en Caso de Accidente Nuclear o Emergencia Radiológica.

Viena, 26 de septiembre de 1986

  • Tratado por el cual se Prohiben los Ensayos con Armas Nucleares en la Atmósfera, en el Espacio Ultraterrestre y debajo del Agua.

Moscú, 5 de agosto de 1963

  • Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe.

Ciudad de México, 14 de febrero de 1967

  • Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares.

Washington, Londres y Moscú, 1º de julio de 1968

  • Tratado sobre Prohibición de Emplazar Armas Nucleares y otras Armas de Destrucción en Masa en los Fondos Marinos y Oceánicos y su Subsuelo.

Washington, Londres y Moscú, 11 de febrero de 1971

() La CONASENUSA otorga licencias para importación, transporte de material radiactivo y posesión de fuentes radiactivas para uso industrial.

() El Reglamento de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica (artículo 125 fracción III) dispone que los proyectos nucleoeléctricos serán ejecutados exclusivamente por la Comisión Federal de Electricidad.

() Este artículo también se modificó el 6 de febrero de 1975.

() D.O.F. 4 de febrero de 1985. Al entrar en vigor abrogó a una ley del mismo nombre publicada el 26 de enero de 1979.

() Desde su creación en 1979 la CONASENUSA ha realizado de manera continua monitoreo radiológico ambiental mediante 13 estaciones en la República. Adicionalmente, efectúa monitoreos especiales, con fines de verificación, en los alrededores de Laguna Verde.

() D.O.F. 31 de diciembre de 1974.

() Ambas cantidades son irrisorias. En comparación, las acciones para remediar los efectos del accidente de Chernobyl le costaron a Suecia $130,000,000.00 Es decir, 1,300 veces de lo que esta ley establece como indemnización máxima. Cabe recordar que Suecia se encuentra a más de 1,400 kms. de Chernobyl y que sólo recibió el 2% de la radiactividad liberada a la atmósfera. Véase FRANCOZ RIGALT, Antonio, Los principios y las instituciones relativos al Derecho de la Energía Nuclear. La política nuclear, México, UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1988, p. 45.

() BRAÑES BALLESTEROS, Raúl, Manual de Derecho Ambiental mexicano, México, Fundación Mexicana para la Educación Ambiental - Fondo de Cultura Económica, 1994, p. 389.

() D.O.F. 7 de febrero de 1984.

() La construcción y operación de esta planta ha suscitado severas críticas. Véase para mayor información al respecto: ARIAS, José y Luis BARQUERA, ¿Laguna Verde nuclear? ­No, gracias!, México, Claves Latinoamericanas, 1988; BERLÍN SCHALLER, Thomas, Laguna Verde ¿El próximo desastre?, México, Planeta, 1988; MORONES, Armando y Javier ESQUIVEL, Laguna Verde ¿Contribución al holocausto pacífico?, México, El Caballito, 1987; TREVIÑO, Roberto y ORTIZ MAGAÑA, José Raúl, "Efectos ambientales producidos por la planta nuclear de Laguna Verde", en Energía y medio ambiente, Memoria, México, SEDUE - UNAM: Facultad de Ingeniería, Programa Universitario de Energía, 1984, pp. 197-207.

() En 1994 el 3% de la producción total de electricidad en el país se generaba por medio de energía nuclear.

() ¿Qué es el ciclo del combustible nuclear?, México, Comisión Federal de Electricidad, 1987.

() El agua es un adecuado medio de almacenamiento debido a que es barata, enfría por circulación natural y proporciona gran visibilidad.

() SÁNCHEZ GUTIERREZ, Julián, Desarrollos tecnológicos nucleares y la protección del ambiente, (mimeo), México, Taller Medio Ambiente y Energía, 18 de julio de 1994.

() SECRETARÍA DE DESARROLLO SOCIAL, Programa México XXI. Estrategia para un desarrollo sustentable, (mimeo), México, 1993, p. 94.

() NADAL EGEA, Alejandro, "Análisis del Plan de Emergencia Radiológica Externo de Laguna Verde", en El Plan de Emergencia de Laguna Verde: dos estudios críticos, México, El Colegio de México, 1989, pp. 72-74.

() La unidad de radioterapia Picker C-3000 en un principio se había vendido al hospital de Lubbock, Texas. Después, el hospital la vendió a una compañía en Forth Worth y de allí pasó a Ciudad Juárez en 1977. La unidad recibió su última carga de Cobalto-60 en septiembre de 1969 y se integraba por 6,010 cápsulas de metal de un milímetro de diámetro. Cada una de estas cápsulas contenía aproximadamente 70 microcuries de cobalto-60.

() BRAÑES BALLESTEROS, Raúl, op. cit. supra, nota 8, pp. 384-385 y LÓPEZ CANO, Norma, XXIV Reunión Interparlamentaria México - Estados Unidos de América, Memoria, LII legislatura, Washington, mayo 1984, pp. 131-132.

() En un principio se proyectó la construcción del cementerio nuclear en el predio denominado "El Malquerido", pero la fuerte oposición local motivó la modificación de los planes. Véase VIGUERAS, Carlos, "Construirán en otro lugar el panteón nuclear", La Jornada, México, D.F., 3 de noviembre de 1984, p. 6.

1

1