Derecho a la nacionalidad

Derecho Internacional y Civil mexicano. Naturalización. Nacimiento. Pérdida de la ciudadanía

  • Enviado por: Abogada
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

Derecho a la Nacionalidad

Para poder hablar y describir los aspectos que envuelven al derecho a la nacionalidad, en los Estados Unidos Mexicanos, es necesario, antes que nada, definir el concepto de nacionalidad.

Nacionalidad:

1. Estado propio de la persona nacida o naturalizada en una nación.

2. Condición o carácter peculiar de las personas o individuos de una nación.

Es indispensable decir que “Toda persona tiene nacionalidad (no adquiere)” porque no se puede hablar de una adquisición si la tienen desde el momento de su nacimiento, mejor dicho, desde que es persona. Nadie puede estar exento de tener una nacionalidad, independientemente de que el país al que pertenezca se la otorgue o no.

El artículo 30º de nuestra Constitución señala cuales son los requisitos por los que un individuo adquiere la nacionalidad mexicana, como señalaré a continuación:

La nacionalidad mexicana se adquiere por nacimiento o por naturalización.

A).- Son mexicanos por nacimiento:

I. Los que nazcan en territorio de la república, sea cual fuere la nacionalidad de sus padres.

II.- Los que nazcan en el extranjero, hijos de padres mexicanos nacidos en territorio nacional, de padre mexicano nacido en territorio nacional, o de madre mexicana nacida en territorio nacional.

III.- Los que nazcan en el extranjero, hijos de padres mexicanos por naturalización, de padre mexicano por naturalización, o de madre mexicana por naturalización.

IV.- Los que nazcan a bordo de embarcaciones o aeronaves mexicanas, sean de guerra o mercantes.

B).- Son mexicanos por naturalización:

I. Los extranjeros que obtengan de la secretaría de relaciones carta de naturalización.

II.- La mujer o el varón extranjeros que contraigan matrimonio con varón o con mujer mexicanos, que tengan o establezcan su domicilio dentro del territorio nacional y cumplan con los demás requisitos que al efecto señale la ley.

Este artículo, señala disposiciones que “retoman aspectos del derecho romano como el jus sanguini y el jus soli”; los cuales se basan en la nacionalidad de los progenitores y en el lugar del nacimiento, para otorgar la nacionalidad.

En cuanto a las causas de la pérdida de la nacionalidad mexicana, se indican las siguientes:

1. Por aceptar o usar títulos nobiliarios que impliquen sumisión a un Estado extranjero.

2. Por residir, siendo mexicano por naturalización, durante 5 años continuos en su país de origen

3. Por hacerse pasar en cualquier instrumento público , siendo mexicano por naturalización, como extranjero o por obtener y usar un pasaporte extranjero.

En México, el aspecto de la obtención de una doble nacionalidad, se respalda en los artículos 32º y 37º establecen los derechos y las disposiciones que conllevan la adquisición de otra nacionalidad además de la mexicana.

Como la Constitución lo establece, en el artículo 32º, la ley será la encargada de regular el ejercicio de los derechos que la legislación otorga a los mexicanos que tengan otra nacionalidad, y dispondrá de normas para evitar conflictos por las nacionalidades. También indica que los mexicanos serán preferidos, a los extranjeros, en igualdad de circunstancias, para toda clase de concesiones y para cualquier empleo, cargo o comisión de gobierno en el que sea necesario tener la calidad de ciudadano mexicano.

Por su parte, en el artículo 37º se establece que: Ningún mexicano por nacimiento podrá ser privado de su nacionalidad. Esto aplica también a aquellas personas que hayan adquirido voluntariamente una nacionalidad extranjera; permitiendo así tener la doble nacionalidad, como se estableció en la reforma realizada a la Declaración de la Nacionalidad Mexicana el 20 de Marzo de 1998.

Esta reforma a la Declaración de la Nacionalidad Mexicana, surgió gracias a lo contemplado en el Plan Nacional de Desarrollo de los años 1995 a 2000, donde se plantearon las reformas bajo la iniciativa llamada “Nación Mexicana” que mas tarde se reflejarían en los cambios a los artículos 30º, 32º Y 37º

De acuerdo con esto, todas las personas que anteriormente a la fecha en que se realizó la reforma, perdieron alguna nacionalidad, por no renunciar a la nacionalidad mexicana, o viceversa, podrán volver a solicitar la nacionalidad perdida, siempre y cuando se encuentren en pleno goce de sus derechos civiles y políticos.

En el único caso en el que se debe perder una doble o múltiple nacionalidad, es en el de el ejercicio de algún cargo público que exige que el individuo sea de nacionalidad mexicana y no cuente con ninguna otra nacionalidad; para ese caso se debe pedir un Certificado de Nacionalidad Mexicana ante la Secretaría de Relaciones Exteriores en la cual tendrá que renunciar a la doble o múltiple nacionalidad con la que contaba.

El derecho a la nacionalidad del ser humano está reconocido como tal por el Derecho internacional. Con un doble aspecto, el derecho a tener una nacionalidad significa dotar al individuo de un mínimo de amparo jurídico en las relaciones internacionales, al establecer a través de su nacionalidad su vinculación con un Estado determinado; y el de protegerlo contra la privación de su nacionalidad en forma arbitraria, porque de ese modo se le estaría privando de la totalidad de sus derechos políticos y de aquellos derechos civiles que se sustentan en la nacionalidad del individuo.

En materia internacional, el derecho a la nacionalidad, se señala en múltiples declaraciones; ejemplo de una de ellas es la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre emitida el 2 de mayo de 1948y en cuyo artículo 19º se señala que toda persona tiene derecho a la nacionalidad que legalmente le corresponda y su posibilidad de cambiarla, si así lo desea, por la de cualquier otro país que esté dispuesto a otorgársela.

También en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, aprobada el 10 de Diciembre de 1948 por la Organización de las Naciones Unidas, se atribuyen los siguientes puntos:

1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

2. A nadie se le privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad.

El principio de nacionalidad se apoyó “en el concepto clásico de población”, el cual se consideraba como el conjunto de habitantes de un país sometido a la autoridad del Estado, por el vínculo mas íntimo de la nacionalidad que los liga, aun siendo que decidan residir y obtener la nacionalidad de un país extranjero. Pues en una época, como la integración de la población a un Estado y se le atribuía a toda persona física que habitara dentro de las fronteras de un territorio.

Al ser parte de una nación, es decir, al tener la nacionalidad de un determinado país, se deben acatar los atributos que le siguen a esta; se le deberán ser otorgados ciertos derechos y obligaciones, como parte de una comunidad política.

La idea de nacionalidad empezó a sufrir cambios hasta el año de 1895 en la primera conferencia del Instituto de Derecho Internacional, en Cambridge, Inglaterra, donde se fijaron bases universales tanto para la adquisición de una nacionalidad, como para cambiarla a voluntad del individuo, o para prohibir o privar de dicha nacionalidad a una persona radicada en el territorio de un país distinto al suyo.

En México, fue con el Congreso Constituyente de 1917, cuando se modificó el concepto de “calidad de mexicano”, estableciendo, con las nuevas ideas, que la nacionalidad mexicana podría adquirirse de dos formas: por nacimiento o por naturalización; agregándosele las formas en que se pueden adquirir cada una de ellas.

Por su parte, las causas que se señalan como provocación de la pérdida de la nacionalidad mexicana, se incluyeron en 1934,, ya que anteriormente no se señalaba ninguna razón. Entre estas razones de pérdida de la nacionalidad, se señaló la de adquirir otra nacionalidad además de la mexicana, donde “el legislador está consagrando el libre albedrío” del que gozan los individuos”, permitiéndoles elegir libremente que nacionalidad decidían mantener (en el caso de que hubiese la posibilidad de una segunda).

Con respecto a lo anterior, fue un gran acierto de los legisladores, el realizar los cambios pertinentes al artículo 37º que lo señalaba, ya que se obligaba a los individuos con posibilidad a una múltiple nacionalidad a renunciar a todas excepto una. Esto le dio un gran avance al derecho a la nacionalidad, no solo en el Derecho Mexicano, sino también en el Derecho Internacional.

Galindo Garfias, Ignacio, Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: comentada, 14 ed., México, Porrua, 1999, p.416.

Delgadillo Gutiérrez, Luis Humberto, Introducción al derecho positivo mexicano, México, D.F., Limusa, 2001, p.132.

3 Barajas Montes de Oca, Sergio, Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: comentada, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1985, p.85.

Andrea, Sánchez de, Francisco José, Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: comentada, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1985, p.96.