Derecho a la Educación sexual en Costa Rica

Sexología. Iglesia Católica. Sexualidad humna. Guías didácticas. Argumentos. Participación. Comunicación

  • Enviado por: Puhflower
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

EL DERECHO A LA EDUCACIÓN SEXUAL EN COSTA RICA

La Iglesia Católica dentro de nuestra sociedad Latinoamericana ha jugado un papel fundamental en cuanto a los lineamientos de conducta de los individuos.

En Costa Rica, país de tradición católica y uno de los únicos en le mundo con una religión oficializada por el Estado, esta influencia se siente en todos los ámbitos: económico, político, social y educativo.

En el campo educativo, por ejemplo, “...los altos jerarcas de esa institución religiosa critican duramente los programas de educación para la sexualidad, opinando que tienden a buscar un libertinaje de los (las) jóvenes, desorientando y estimulando conductas incorrectas. Además, consideran que esos programas minimizan el papel de la familia, reducen la dignidad del ser humano con versiones materialistas, promoviendo la sexualidad abierta, cuya consecuencia será más embarazos adolescentes.” (Gómez y Rodríguez: 2000; 7).

Educación Sexual: Historia

La Educación Sexual ha estado dirigida, desde un comienzo, a centrar la atención en los males y debilidades del cuerpo y el espíritu. Tradicionalmente, ha sido una educación sexual represiva y limitada, donde la Iglesia es quien dicta las pautas principales, y donde no se tocaban algunos temas, ni se dirigían a ciertos sectores sociales.

Con el paso del tiempo se produce una apertura en el tema de la sexualidad y se tocan otros aspectos como el biológico y la planificación familiar. Es una educación sexual integral.

Sin embargo, aunque los expertos coinciden en que la educación sexual debería de ser, entre otras cosas, criticista, participativa y autogestora, existe una gran diferencia entre el discurso y la práctica, “.... debido a que ésta, realmente, no ofrece elementos reflexivos, ni participativos de los (las) educandos, limitando la propia concepción que tiene la persona de ella.” (Gómez y Rodríguez: 2000; 20).

También, se propone que la educación sexual debe dar énfasis a otros aspectos olvidados en los modelos educativos, como la afectividad, el placer, la comunicación, etc; pero al igual que en le caso anterior esto no ocurre, especialmente porque iría en muchos casos, contra la concepción de la sexualidad que impone la Iglesia.

El Caso de Costa Rica

En Costa Rica, la institución de mayor peso en el ámbito educativo, es, sin duda, el Ministerio de Educación Pública. De carácter gubernamental, tiene como misión: “coadyuvar con el desarrollo integral de los (las) estudiantes del sistema educativo costarricense.” Por medio del CENADI (Centro Nacional de Didáctica), se capacita a maestros y alumnos en cuatro áreas principales, entre ellas Vida familiar y Sexualidad Humana; por medio de material didáctico (elaborado por la misma institución), y actividades concretas como ensayos y concursos.

Existen otra serie de instituciones que brindan educación sexual tanto en el ámbito público como privado, sin embargo, en todos los casos“....la llevan a cabo desde una perspectiva adultocéntrica, donde se estructura desde la metodología hasta su aplicabilidad y no se toma en cuenta a los (las) adolescentes, principal destinatario.” (ídem, 52).

Los temas que más se tocan son los relacionados con la planificación familiar, enfermedades de transmisión sexual, salud reproductiva y medicina; todos estos considerados como tópicos de los modelos de educación preventivo y represivo, y muy lejos de pertenecer al modelo educacional más abierto que debería imperar actualmente.

Las Guías Didácticas de Educación de la Sexualidad Humana

Desde 1974, la UNESCO impulsó un Programa Regional de Educación en Población en los países de Latinoamérica y el Caribe, con la finalidad de incorporar, entre otros, temas de población en los planes y programas de estudio, y producir materiales didácticos. En 1985, nuestro Ministro de Educación (Lic. Eugenio Rodríguez Vega)firma un convenio para este proyecto.

Ese mismo año, como parte del proyecto (Educación para la Población), se elaboran las Guías de Educación Sexual (para el área temática de Sexualidad Humana), que serán dirigidas al sistema educativo estatal.

Las Guías se inspiran en las elaboradas en Venezuela, donde se abre una oficina Regional, y tienen como finalidad “...atender la problemática sexual de los (las) jóvenes, específicamente en aspectos de paternidad y maternidad responsable” (Lic. Jorge Mora, citado por Gómez y Rodríguez: 2000; 63).

En el gobierno socialcristiano de Rafael Ángel Calderón Fournier (1990), se desata una gran polémica entorno a la creación y publicación de las Guías de Educación para la Sexualidad. Sin embargo, para esa misma época, el Ministerio de Educación estaba convencido de la necesidad de contar con material didáctico para contrarrestar los problemas ligados al “uso incorrecto de la sexualidad”. Ese uso incorrecto incluía los altos índices de embarazo, la proliferación de ETS´s, la agresión y explotación de niños, niñas y mujeres, etc; por tanto, las Guías tratarían estos temas en una forma constructiva y responsable.

Sin embargo, ante éstas, varios grupos de presión se manifiestan en contra, ya que los contenidos e ilustraciones de las mismas, promovían las relaciones sexuales a “tempranas horas”. Por lo que a petición principalmente de la Iglesia se deben hacer una serie de cambios en los aspectos ya mencionados.

Como segundo punto, se aclara que las Guías están dirigidas al educador, y que éstos son los principales agentes en la aplicación de las mismas, por lo que realmente éstas son sólo material de apoyo que facilita el análisis de algunos aspectos de la sexualidad.

Los argumentos de la Iglesia

Entre los argumentos de la Iglesia para oponerse al uso y contenido de las Guías está:

  • Que tiene un carácter antinatalista, creando la idea de que el nacimiento de un hijo es una amenaza.

  • Que mucha de su información se basa en trabajos de profesionales (educadores, consejeros y terapeutas del sexo) con teorías “malsanas privadas de toda moralidad”. (Pontificio, 1995. 62).

  • Que se abusa al representar gráficamente todos los detalles íntimos de una relación genital. Además, “se llama a los jóvenes a reflexionar, clarificar y decidir cuestiones morales con autonomía y criticismo, cuando aún no están preparados.” (ídem).

Pero el inicio de la polémica se remonta la año 1985, con la firma del convenio, cuando ciertos grupos conservadores de la Iglesia, se oponen rotundamente al Proyecto de Educación en Población.

Esos mismos sectores se encargan de seguir criticándolas hasta el punto que el conflicto llega a oídos del Papa Juan Pablo II, quien aboga en contra del contenido de las Guías, pues “si se ignora la dimensión ética y religiosa de los problemas relacionados a la transmisión de la vida, se debilita su valor como gozoso don de Dios.” (La Nación, 20-11-91).

Como es de esperarse, el conflicto toma más valor gracias a la cobertura y manipulación de los medios de comunicación, a lo que se suma el apoyo, a favor o en contra, de sectores sindicalistas, intelectuales, académicos, políticos, etc.

Posteriormente tanto el gobierno como la Iglesia llegan a la conclusión de que los medios de comunicación se estaban aprovechando de la situación y de los malos entendidos generados para vender noticias.

Tiempo después se llega un acuerdo entre las dos partes en conflicto, y se incorporan los cambios en la ilustración y contenidos, propuestos por la Iglesia Católica. La eliminación de esa primera versión implicó un gasto aproximado a los ¢6.000.000, pero para la Iglesia valió la pena, pues ayudó a mantener la moral cristiana. Sin embargo, muchos especialistas coinciden en que los cambios fueron pocos y se mantienen muy similares a las originales.

Los nuevos textos fueron entregados a mediados de 1992 por la Conferencia Episcopal de Costa Rica, con todas las revisiones pertinentes.

El Contenido de las Guías Sexuales

Según el análisis que hacen Gómez y Rodríguez (2000)en su tesis, las Guías se centran en los siguientes aspectos:

  • Biológico: Características anatómicas y fisiológicas que diferencian a hombres y mujeres; y sexo de pareja convencional.

    • Las Guías dan énfasis a la relación sexual como acto destinado a la fecundación

    • No existe mucho espacio para el placer corporal ni la estimulación.

    • Se deduce que se niega la existencia del embarazo adolescente, pues no se trata con claridad ni se presentan ilustraciones.

    • Se dejan a un lado las enfermedades de transmisión sexual.

    • La identidad sexual depende del sexo para ser definida.

    • Social: Cultura mitos, estereotipos, valores, principios, etc.

      • Se desarrollan solamente los cambios corporales que se presentan en la adolescencia y se dejan de lado los cambios afectivos y personales.

      • El contenido ético religioso se manifiesta a lo largo de todas las obras, por medio de frases de la Biblia y otros documentos, en la introducción de cada capítulo; así como alusiones a los valores cristianos dentro del desarrollo de los contenidos.

      • La intimidad está permitida sólo en el matrimonio y tiene como único fin la procreación.

      • Las relaciones prematrimoniales no existen ni deben existir porque van en contra de lo establecido por la Iglesia.

      • Da entender que sólo existen dos identidades sexuales: hombre y mujer.

      • Afectivo comunicacional: Referida a la parte emocional.

        • El amor es sinónimo de entrega y perdón y no de placer o satisfacción.

        • No hay mucho espacio en el que se trate el tema de la personalidad

      • Personal: Percepción que tiene cada uno de si mismo y de los demás.

        • Se toma gran importancia a la madurez emocional, como factor importante en la toma de “los caminos correctos”.

        • Hay que agradar a la otra persona, mientras se le ama y perdona como es.

        En general, se notan muchas deficiencias en todo el contenido y se concluye, incluso, que las Guías no son hechas para una población adolescente (“visión adulto-céntrica”), pues enfatizan en el matrimonio; por tanto no funcionarán.

        El Futuro de la Educación Sexual en Costa Rica

        Como hemos visto, el camino de la Educación Sexual en nuestro país ha sido bastante escabroso.

        Como era de esperarse, el proyecto del as Guías Sexuales fue un fracaso. Al no ser obligatorias ni tampoco complementarias de ningún Plan de Estudio y bajo la controversia en la que fueron producidas, la mayoría de instituciones y educadores no las utilizaron. Es más, su disponibilidad hoy día como material de consulta es muy limitada; y es casi exclusiva de las bibliotecas personales de orientadores y psicólogos educativos.

        Han nacido nuevos esfuerzos para seguir brindando algún tipo de educación sexual a la juventud. Por ejemplo, recientemente el Gobierno de la República por medio del a Oficina de la Primera Dama, ha creado el Proyecto Amor Joven.

        El Proyecto, que nace en 1999 como parte del Programa de Atención Integral del Adolescente de la Caja Costarricense del Seguro Social, “... busca dar palabra y protagonismo a los y las adolescentes en cuanto a sus necesidades, inquietudes y toma de decisiones referidas a su sexualidad integral”. (Rodríguez, Julieta.2000).

        Para cumplir este objetivo, se imparten charlas en todo el territorio nacional, desde las comunidades marginales hasta las rurales, donde hay participación de líderes, padres de familia y sobre todo, de la comunidad adolescente. El material de apoyo incluye manuales, vídeos y fuertes campañas en los medios de comunicación y aparte de instruir a los jóvenes, ayuda a capacitar a los profesores.

        El programa ha tenido una muy buena acogida por parte de la población en general, sin embargo, ha surgido un nuevo problema: La Iglesia Católica.

        Derecho a la Educación sexual en Costa Rica
        La Iglesia, a pesar de estar en un principio de acuerdo con el proyecto y de que gran parte del material fue elaborado mediante una comisión mixta entre ésta y el Gobierno, retiró recientemente su apoyo al mismo al discrepar en varios puntos, principalmente en que este presenta una sexualidad muy alejada de los valores morales.

        Como respuesta, , la Conferencia Episcopal lanzó el libro Educación en la Sexualidad, el cual pretende “...llenar el vacío que deja el programa gubernamental.”(La Nación, 28/3/2001).

        El texto pretende ser una guía para padres de familia y educadores, y podrá adquirirse y estudiarse en la diócesis de cada comunidad.

        Se critican los temas de “actualidad”, como la homosexualidad y la virginidad, por considerar que inducen al "libertinaje sexual". Tampoco acepta que el Estado se entrometa en decisiones de las parejas como la cantidad de hijos. Sin embargo, sugiere el método natural del ritmo para controlar la natalidad.

        Ya antes, la Iglesia tuvo una gran influencia en la elaboración de las comentadas Guías, proponiendo nuevas confecciones, ya que consideró que carecían de la presencia de elementos morales y cristianos, y que esto podría llevar a desviaciones .

        En fin, se generaron severas discrepancias entre dos instituciones de poder, con respecto a la concepción de la sexualidad. Como único perjudicado, está el pueblo, y más concretamente, el sector joven.

        Hoy, parece repetirse la historia, creándose así un abismo cada vez más grande entre las ideologías de la Iglesia y las del Estado; y creando confusión en la población en general. ¿Quién tiene la razón realmente?

        Sin duda, las tendencias y los tiempos cambian, y la forma de abordar nuevos temas y temas ya conocidos también debe cambiar. El problema radica en que se nos limita el derecho a una libre educación, que nos permita conocer las cosas tal y como son y no como algún sector (en este caso al Iglesia) quiere mostrárnosla.

        Desgraciadamente, nuestro pueblo tiene aún muy arraigadas sus raíces religiosas y existirán -hasta que no nos demos cuenta de la verdadera realidad, de las estadísticas- grupos conservadores que querrán presentarnos “su realidad” y taparnos el Sol con un dedo.

        Bibliografía

        -Conferencia Episcopal de Costa Rica. Carta Pastoral. 1995

        -Proyecto Estado de la Nación. Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible. Proyecto Estado de la Nación. San José, Costa Rica. 1994

        -Rodríguez, Julieta y otros. Sexualidad Adolescente. Un estudio sobre conocimientos, actitudes y prácticas. Programa de Atención Integral de la Adolescencia. CCSS. San José, Costa Rica. 2000

        -Rodríguez Rojas, Julieta. Una respuesta desde el Sector Salud a la Adolescencia Costarricense . Programa Atención Integral de la Adolescencia Caja Costarricense de Seguro Social.2000. www.binass.sa.cr/adolescencia/adolescenciacostarricense.htm

        -Rojas, Ana Lorena y otros. Situación actual de la Adolescencia en la Educación Secundaria en Costa Rica y Alternativas Hacia una Salud Integral. Serie mujer, niño y adolescente. Clínica de Atención Integral a la Adolescencia del Hospital Nacional de Niños. OPS. San José, Costa Rica. 1991

        -Schifter, Jacobo y Madrigal, Johnny. Las gavetas Sexuales de los costarricenses. Editorial IMEDEX, San José, Costa Rica.1996

        -Valerio, Charpentier y otros. Guía Didáctica de Sexualidad Humana 7°, 8°, 9°, 10° y 11°año. 2da. ed. Ministerio de Educación Pública, San José, Costa Rica. 1993.

        Tesis

        -Bolaños, Libia y Jarret, Thelma. Conocimientos y Actitudes hacia la sexualidad en los / las estudiantes de Psicología de la UCR. Tesis Licenciatura en Psicología. Universidad de Costa Rica. Costa Rica. 1996

        -Brenes, Gladys y otros. Erotismo y Moral Sexual del Costarricense. Tesis Licenciatura en Psicología. Universidad de Costa Rica. Costa Rica. 1991

        -Gómez, Kattia y Rodríguez, Virginia. La Educación de la Sexualidad Humana en Costa Rica: una Análisis de Contenido de las Guías del Ministerio de Educación Pública. Tesis Bachillerato en Trabajo Social. Universidad de Costa Rica. 2000.

        Periódico La Nación

        La Nación, 20/11/91
        http://www.nacion.co.cr/ln_ee/2001/marzo/28/pais8.html

        http://www.nacion.co.cr/viva/2001/marzo/28/var1.html

        http://www.nacion.com/ln_ee/2001/febrero/21/opinion7.html
        http://www.nacion.co.cr/ln_ee/2001/febrero/27/opinion4.html

        En un principio, la educación sexual no estaba dirigida para los niños ni los jóvenes, pues se consideraba que éstos no piensan en el sexo y no deben hablar de él. (Cerutti y Belhar: 1997).

        Quien se enteró por un comunicado de la Nunciatura Apostólica de Costa Rica.

        Entre algunos de los títulos que publicaron los principales periódicos del país, están: “Papa critica a Costa Rica” y “El Papa reprende a Costa Rica”.

        Entre los puntos que objetaba la Iglesia estaba el que no se respetaban las tradiciones cristianas, se incluían mensajes subliminales y no se hacía referencia al sacramento de matrimonio. (La Nación, 18/12/91).

        Esta misma alegación se repite en un articulo de la Comisión Nacional de Laicos, incluido en el nuevo libro. Se dice, por ejemplo que “la ideología del género, que según ellos promueve la violencia y el sentido neomarxista.” (La Nación, 28/3/2001).

        Ya para 1994, el 18% de los nacimientos en el país fue en mujeres menores de 19 años. De ese total, el 40% eran madres solteras y el 60% no recibió atención prenatal por vergüenza, temor o desconocimiento. (Estado de la Nación, 1995)