Deportes en la Educación Primaria

Educación Física. Actividad deportiva de alumnos infantiles. Niños y ejercicio físico. Juego y deportes. Didáctica deportiva

  • Enviado por: Ivanvan
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 23 páginas
publicidad
cursos destacados
Direccción y Gestión de Instalaciones Deportivas
Gesforem
¿ Te interesa el deporte? Realiza el curso de Dirección y Gestión de Instalaciones Deportivas, sabrás cómo dirigir...
Solicita InformaciÓn

Museografía Didáctica del Arte Contemporáneo.
Instituto Superior De Arte - I/art
En la actualidad, tanto la obra de arte como los formatos expositivos han sufrido un notable cambio, no sólo en su...
Solicita InformaciÓn

publicidad

TEMA 14.- LOS DEPORTES. CONCEPTO Y CLASIFICACIONES. EL DEPORTE COMO ACTIVIDAD EDUCATIVA. DEPORTES INDIVIDUALES Y COLECTIVOS PRESENTES EN LA ESCUELA. ESPECTOS TÉCNICOS Y TÁCTICOS ELEMENTALES: SU DIDÁCTICA.


ÍNDICE

1.- Introducción

2.- La codificación del juego: el deporte.

3.- Evolución de la acción deportiva.

4.- El deporte en la Edad Contemporánea.

4.1.- Primeras codificaciones.

4.2.- Tendencias actuales.

5.- Aproximación a un concepto actual de deporte.

6.- Características de la acción deportiva.

7.- Clasificación del deporte.

8.- El deporte y las habilidades motrices específicas.

La acción deportiva es uno de los modos de manifestarse la acción humana, exclusivo, precisamente, de su especie. Se halla definida, esencialmente, por la intencionalidad de una determinada estructura de actos cuyo propósito se orienta por normas de decisión socioculturales e individuales. Dicha acción está controlada en su desarrollo por el resultado de actos anteriores.


La intencionalidad de la acción es lúdica. Su adquisición y desarrollo van implícitos en la cultura en la que se halla inmersa la persona, la cual determina y garantiza la orientación de unas ciertas conductas que, en su abstracción supraindividual o social, llamamos deporte.


En la voz “deporte”, como en tantas otras, hallamos algunas paradojas semánticas. A través de su evolución histórica se matiza y pluraliza, concretando y diluyendo a la vez, el contenido de las primeras adquisiciones semánticas. “Deporte” conceptúa desde referentes asépticos en puro sentido lúdico hasta espectáculos que han perdido su carácter esencial para convertirse en una manifestación abierta y descaradamente profesionalizada. Asimismo su significado acoge desde formas comportamentales que precisan de una actividad física (trabajo muscular extraordinariamente intensa) hasta otras que implican un riguroso sedentarismo.


Queda, pues claro que otras acepciones vigentes de la acción deportiva, fuera de una situación netamente lúdica, deben ser evaluadas considerando sus secuencias motrices dentro de las pautas generales de conducta moduladas por la dimensión económica y social de la profesionalidad. Sólo así se comprenden los aspectos generales de la patología del deporte.


2.- La codificación del juego: el deporte-


El juego en nuestra sociedad ha adquirido una orientación en una de sus vertientes, muy delimitado, el deporte, valiéndose para ello de la codificación e hipercodificación, por medio de un reglamento estricto, que lo ha encerrado en unos márgenes concretos. Este fenómeno ha posibilitado, por una parte, una expansión de estos deportes, fundamentalmente por lo que representa o permiten, en cuanto determinación de pautas conductuales y comercialización. Por otra una reducción de las posibilidades educativas y recreativas.


Pese a ello, son múltiples los beneficios que dicha codificación proporciona; de forma esencial, en los deportes colectivos que constituyen un excelente medio de socialización del individuo.

DURAND, G. (1976) considera que “la distinción entre juego y deporte radica en la codificación concreta que caracteriza al deporte”. Alude a que T. Arnold modificó los antiguos juegos populares y les aplicó reglas estrictas. De esta forma nacieron el rugby, el fútbol, el críquet, el tenis….


El inconveniente de los antiguos juegos era que se prestaban solamente a confrontaciones regionales; en algunas comarcas se lanzaba un madero, en otras una piedra, en la de más allá una rueda. La imposición de reglamentos permitió una confrontación en condiciones semejantes de peso, dimensiones, superficie del lugar de lanzamiento y formas de hacerlo. Se puede decir, en suma, que el deporte ha añadido al espíritu del juego una preocupación rigurosa y racionalista. Por ello, indudablemente, puede pretender satisfacer el gusto por lo absoluto, cosa que no puede proporcionar los juegos. Sin embargo, a medida que el deporte pierde su carácter de gratuidad en los medios no profesionales, el deporte se aleja del espíritu del juego. Hoy en día incluso en los medios no profesionales, muchos deportistas están cegados por el resultado que se debe lograr, el partido que hay que ganar o la marca que es preciso igualar o batir. El placer de jugar desaparece ante la preocupación por la eficacia. Seguramente el deporte de competición de nuestra era tecnológica, está ligado a la evolución y cubre la presión del utilitarismo invasor”.


3.- Evolución de la acción deportiva.


En este apartado pretendemos analizar la relación, entre el hacho deportivo y las diferentes evoluciones a lo largo de la historia.


- PREHISTORIA:

Se entiende por tiempos prehistóricos, un periodo de aproximadamente medio millón de años, que termina con la aparición de sociedades desarrolladas como Egipto y Mesopotamia. No existen testimonios escritos sobre aspectos deportivos por lo que su conocimiento es impreciso.


No podemos hablar en esta etapa de actividad deportiva, pero si podemos hacerlo de actividad física, que gira en torno a tres aspectos: la supervivencia, la preparación para la guerra y la danza.


Como actividades deportivas significativas en estos tiempos el Juego de la pelota precolombina, la natación y el tiro con arco.


- PERIODO CLÁSICO:

Grecia: el deporte, derivado del juego, es una forma de competición en la que el instrumento de acción es el cuerpo. En la sociedad homérica, los hombres libres se limitaban a la práctica del boxeo, tiro con arco y carreras de carros. En Esparta, en el siglo VII a. De C. la práctica se sistematizó más, alcanzando un alto nivel, aunque hay que decir que era seguida de cerca por Atenas.


En estas dos polis, el entrenamiento físico, que desempeñaba un papel privilegiado, tenía como objetivo la preparación para los diferentes juegos helénicos (Olímpicos, Píticos, Nemeos…) y la preparación militar.


La cultura del cuerpo se inscribe en un proyecto estético e higiénico (hasta los 11-12 años) y compuesto por dos partes: lucha y danza. La lucha tiene una vertiente utilitaria, de preparación para la guerra; la danza es el elemento educativo por excelencia, ya que gracias a la música, establece la relación entre el cuerpo y el alma. Platón integró en la educación corporal toda la higiene (alimentación, reposo…) y sobre ello insiste mucho.


- ROMA:

En sus comienzos la sociedad romana entendía estas actividades con una finalidad bastante concreta; la de conseguir buenos soldados. No importaba como se ejecutasen los ejercicios, lo importante era ganar.


Los juegos atléticos tenían en Roma un carácter de espectáculo. Los jóvenes romanos frecuentaban el anfiteatro como espectadores, dejando estas prácticas en mano de profesionales reclutados entre los pueblos bárbaros.


Los espectáculos del circo y del anfiteatro provocaron vivas críticas, extendiéndose dicha reprobación al conjunto de los ejercicios físicos.


Los festivales públicos eran de carácter social y deportivo, ofreciendo a los espectadores los juegos de gladiadores y las competiciones hípicas.


En seis siglos la inversión de los valores se consuma. Después de un período de olimpismo y de culto a la belleza y a la fuerza corporal, el espíritu adquiere cada vez más relieve, desplazando al ejercicio físico, que se atrinchera en su rol higiénico, lo cual es incluso contestado en la Roma imperial. Dice MAROUX “que en la época cristiana, la educación física asiste a su bella muerte, sin revolución violenta, como una institución vieja”.


- EDAD MEDIA:

Feudalismo: Se le da en esta época más importancia a lo religioso y cultural que a lo puramente deportivo, (menosprecio a la actividad físico- deportiva). Se puede decir que en la Edad Media, la corriente higienista de la acción deportiva desaparece completamente de las preocupaciones de los teóricos de la pedagogía. No obstante y a pesar de las concepciones filosóficas ascéticas, la vida física es intensa en algunas capas sociales, la misión principal del caballero es la preocupación por la guerra.


Pese a la poca importancia de la actividad deportiva, se desarrollan algunas modalidades de juegos de pelota y sobre todo torneos.


-EL RENACIMIENTO:

Las actividades físicas continúan siendo practicadas por la nobleza y las clases elevadas, realizando torneos, danza, juegos de palas y pelota.


Rabelais, comienza a dar importancia al ejercicio higiénico y al juego en la educación de Garganúa; Castiglione en su libro “El cortesano” comenta la práctica de la natación, la caza, las carreras, los saltos y la danza. Pero hay que esperar a LOCKE y después a ROSSEAU y KANT para que el papel del cuerpo sea incluido en los sistemas pedagógicos. La concepción de estos autores está inspirada en los planteamientos platónicos.


A partir del Renacimiento y hasta el siglo XIX, los filósofos sólo recogen la concepción higienista de las prácticas deportivas, dando poca o nula importancia a la noción de entrenamiento para la competición.


4.- El deporte en la Edad Contemporánea.


4.1.- Primeras codificaciones.


Las prácticas deportivas, y sobre todo el entrenamiento deportivo habían perdido después del período clásico, el privilegio de ser una disciplina educativa. THOMAS ARNOLD (1795-1842) instaura de nuevo la concepción de una actividad deportiva educativa.


ARNOLD, promotor del deporte moderno, fue director de una sección de rugby durante 20 años. Aunque no nos haya dejado ningún voluminoso tratado de pedagogía, ni ningún sistema de educación, se sabe que justificaba la práctica del deporte por los fines concretos del plan de educación de las adolescentes a su cargo. En primer lugar, reconocía al deporte la ventaja de apartar a sus alumnos de otras distracciones menos educativas. Además, dejando atrás aspectos negativos, aspiraba a hacer “muscular-christian” expresión que podría traducirse por “atletas cristianos”. Creía en el equipo de los juegos colectivos, que definía como “una pequeña república a base del músculo y la fraternidad”. El deporte para Arnold era capaz de desarrollar algunas cualidades morales: lealtad frente a los adversarios, respeto hacia las reglas. Considera al deporte como medio de salud, fortaleza, resistencia, adaptación al esfuerzo, cualidades morales: lealtad frente a los adversarios, respeto hacia las reglas. Considera al deporte como medio de salud, fortaleza, resistencia, adaptación al esfuerzo, cualidades que se descubrieron gracias al impacto histórico de la Educación Física.


En la Inglaterra del siglo XIX se gestan el golf, el fútbol, el atletismo, el rugby y sobre todo la organización y el sistema competitivo.

Paralelamente en Estados Unidos de América, la Y.M.C.A. (Young Men Christian Association) en 1866 y a través de Clark HETHERENNGTON by Thomas DENNISON WOOD, instauran como método de Educación Física tendente a sustituir “la antigua gimnasia” derivada de la sueca.

Después de Arnold, ingleses y norteamericanos han dedicado al deporte una parte casi equivalente a las disciplinas intelectuales en la formación de los jóvenes.

La figura del francés Pierre de COUBERTIN, aparece agigantada por sus esfuerzos en la instauración de los Juegos Olímpicos de la era moderna, pero hay que decir que sin duda ha sido quien más ha hecho por el desarrollo y expansión del deporte. “Quiero convertir el deporte en un medio de conocimiento y estima entre los pueblos”.

4.2.- Tendencias actuales

Los métodos deportivos admiten al deporte como derivado del juego, pero sobrepasándolo, ya que el deporte es más que una diversión, es un medio de expresión para una personalidad que ha tomado conciencia de su existencia. El deporte actual es un producto de la sociedad, pero no un producto artificial ni aberrante; es la consecuencia de la ascensión del ser al rango de la personalidad.

La institucionalización de las formas lúdicas primitivas, mediante unas reglas, unas estructuras, unas medidas y estandarización, dan lugar a la aparición de un importante aspecto social en la vida del hombre: el deporte contemporáneo. Al principio como una manifestación más del status social y en la actualidad como reivindicación popular de una vida mejor, se ha ido extendiendo de forma tan seguida como espectacular, hasta convertirse en un fenómeno social, económico y educativo, que puede definir por sí solo, las características del presente siglo.

El deporte actual nacido de un marco aristocrático, una actividad social que incluyen como autores o espectadores a grandes masas de la población y que invade también la institución escolar. Son sobre todo, los Juegos Olímpicos de Francia (París 1924), los que difunden masivamente en Europa la práctica deportiva, surgida en principio de la iniciativa y el asociacionismo pensado y reservado a las élites sociales y posteriormente extendidos la grueso de la población.

La práctica deportiva ha tenido en su generalización una doble vertiente: escolar y social. Su introducción en la escuela actual se debe sobre todo al atractivo de las grandes competiciones y a la presión de los medios de difusión.

Actualmente el deporte forma parte de la sociedad y procura contribuir de forma positiva en la ocupación recreativa y cultural del individuo.

El deporte, es pues, en su más amplia concepción, escuela de civismo y moralidad. Concepción que puede parecer muy idealista, pero de la que no conviene olvidarse.

5.- Aproximación a un concepto actual del deporte

El concepto de deporte ha ido variando con el discurrir del tiempo, y en función de la evolución de las sociedades en que se ha desarrollado.

Si tuviéramos que destacar unos rasgos, o una virtud común o por lo menos predominante, veríamos la persistencia de lo que es esencial en el juego (alegría, diversión, pasatiempo, representación) de algo ficticio, que está fuera de la vida corriente. Pero la observación de la forma en que se desarrolla el deporte, nos lleva a incorporar el “sentido agonístico” de su realización.

Para completar la idea anterior, se exponen varias definiciones, que no todas concuerdan exactamente. Según las tendencias de las diferentes “escuelas” de dónde dimanan, las definiciones recalcan uno u otro de los diversos factores que conforman la acción deportiva.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española entiende por deporte “Actividad lúdica, sujeta a reglas fijas controladas por organismos internacionales, que se practica en forma de competición individual o colectiva, y que pone en juego cualidades tales como la movilidad física, la fortaleza y la habilidad de los competidores”.

GEORGE HEBERT (1913), “Todo género de ejercicio físico o actividad física que tiene por objetivo la realización de una performancia, cuya ejecución se basa esencialmente en la idea de lucha contra un elemento definido, una distancia, una duración, un obstáculo, una dificultad material, un peligro, un animal, un adversario y, por extensión uno mismo”.

PIERRE DE COUBERTIN, “Culto voluntario y habitual del intenso ejercicio físico, apoyado en el deseo de progreso y que puede llegar hasta el riesgo”. Incluye aspectos como la superación y el riesgo”.

CARL DIEM, “el deporte es un juego portador de valor y serenidad, practicado con entrega, sometido a reglas, integrador y perfeccionador asombroso de los más elevados resultados”.

P. SEURIN, “el deporte es juego, es decir, actividad que no persigue utilidad alguna. Luchar contra un adversario inerte (tiempo-espacio) o animado; Tiene un objetivo: la victoria”.

De forma más explícita se exponen las definiciones de P. Parlebas y de José Mª Cagigal, como las más representativas de las tendencias actuales, de lo que se entiende por deporte.

P. PARLEBAS, define el deporte como “conjunto de situaciones motrices codificadas en forma de competición y con un carácter institucional”. Son tres los principales componentes que aparecen en esta definición:

  • Situación motriz: es el conjunto de datos objetivos (espacios, instrumentos, reglamentos) que caracterizan la acción motriz de uno o varios sujetos, que en un medio físico dado realizan una acción táctica. Dentro de las situaciones motrices se distinguen:

    • Situación Psicomotriz: Es aquella que es realizada para un solo sujeto y, por lo tanto, no existe comunicación práctica.

    • Situación Sociomotriz. Es aquella que es realizada con otros sujetos, por lo tanto, hay presencia de comunicación práctica. Es directa cuando se realiza con un compañero/s o adversario, e indirecta por medio de los gestos o conductas motrices.

  • Competición reglada. Reglas codificadas y estandarizadas.

  • Situación motriz institucionalizada. Por medio de instituciones oficiales que dirigen el deporte (CONSEJO SUPERIOR DE DEPORTES, FEDERACIONES INTERNACIONALES, COMITÉ OLIMPICO INTERNACIONAL…).

  • CAGIGAL, J.M. (1981), lo define como “Diversión liberal, espontánea, desinteresada, expresión del espíritu y del cuerpo, generalmente en forma de lucha, por medio de ejercicios físicos más o menos sometidos a reglas”. En esta definición aparecen los conceptos de ejercicio físico, lucha y reglas como características del deporte.

    A través de un análisis de las definiciones expuestas, quedan patentes algunas características esenciales de la actividad física para ser considerada deporte: participación física, búsqueda del máximo rendimiento, gratuidad y reglamentación.

    6.- Características de la acción deportiva.

    DURAND, G. (1976), entiende que para considerar una actividad física como deporte, esta debe cumplir al menos las siguientes características: desgaste físico, performancia, gratuidad y codificación.

    Recalca que el primer aspecto importante de “hacer deporte” es el desgaste físico, que en efecto, es esencial en la acción deportiva. Aunque en algunos deportes quede más limitada como en los deportes mecánicos (automovilismo, aviación deportiva…). Sin embargo, en opinión de directivos y técnicos deportivos, el desgaste físico no basta para considerar una actividad como deporte, señalan que también exige desgaste físico el trabajo manual y ciertas formas de educación física y no obstante no son deportes.

    La “performancia” o rendimiento (del francés performance) y record (la mejor performancia en un plano determinado: regional, nacional o internacional) son palabras claves que designan hacia dónde se dirige el esfuerzo del deportista. Dichas palabras suponen una actitud psicológica de oposición, de confrontación con un adversario, un objeto (pesos, aparatos…) o un elemento (agua, tiempo, distancia…) y, por consiguiente, un deseo de afirmarse, probar su propia eficacia, su propio poder.

    La “performance”, supone la utilización máxima de las posibilidades orgánicas, la obtención del resultado límite.

    La gratuidad del deporte, es decir su carácter no utilitario, acaba de diferenciarlo de las otras actividades físicas. También el trabajo supone contrariedades, dificultades que vencer, y también busca a veces resultados límites. La diferencia reside en el hecho de que, en el terreno deportivo, la victoria sobre el adversario o el obstáculo es el único fin perseguido, fuera de otra contingencia.

    La codificación es una característica esencial en el deporte, a diferencia de los juegos, que son también actividades físicas gratuitas, en las que también hay participación corporal y adversarios u obstáculos y por consiguiente la victoria, pero carecen de normativas estrictas y generalizadas.

    MUÑOZ SOLER, A. (1977) (3) señala como características de la acción deportiva, las siguientes:

  • AGONISMO. Una propiedad básica de la acción deportiva es su carácter agonístico: lleva implícita una lucha contra alguien o contra alguna limitación en sí o en el medio. Esta propiedad permite derivar una primera regla de clasificación de las acciones deportivas. Sin ánimo de exhaustividad, podemos establecer la siguiente clasificación provisional:

  • Acciones deportivas colectivas (en las que intervienen dos o más participantes en el momento de la acción). En este apartado se incluyen dos modalidades:

        • De contacto directo obligado (boxeo, lucha, judo…)

        • De asociación (fútbol, baloncesto, balonmano…)

        • Acciones deportivas individuales. Aquí cabe señalar tres modalidades:

              • Con referencia inmediata del contrario (carreras en atletismo, natación…)

              • Con referencia mediata del contrario (esquí alpino, lanzamientos, gimnasia deportiva…)

              • Sin referencia (alpinismo, submarinismo…)

        • NORMATIVA. Esta rivalidad entre dos o más hombres o grupos para conseguir una meta determinada, con la carga de premio o castigo que lleva asociadas, presenta otra propiedad básica que es su normativa. En otros muchos capítulos de la acción humana aparece la lucha contra el tiempo, la distancia, la fuerza de la gravedad, etc. pero no tiene la dimensión lúdica que informa y define la acción deportiva.

        • Como toda acción normalizada, la información se establece por convenio y la significación de los mensajes está codificada. Así, al ser la acción deportiva una actividad sujeta a normas preestablecidas, el sujeto de la acción interpreta, adapta su intención y modula, la significación de sus actos en términos de un código, con lo que adapta su conducta a un medio artificial y controlado. Este medio artificial le exige, de forma casi arbitraria y, en ocasiones, extremadamente rígida, la aceptación de unas normas como, por ejemplo, el tamaño y peso de un balón, el área y señalización del sujeto deportivo, la uniformidad en la indumentaria y, finalmente, el uso como mecanismo de refuerzo de gratificaciones sociales vinculadas a objetos tampoco valiosos desde una perspectiva material como pueda ser una medalla de bronce.

        • CIERTA INTENSIDAD FÍSICA. Esta acción supera, en general, los mecanismos fisiológicos de adaptación en una actividad estándar, y para un sujeto estadísticamente normal…

        • CARECE DE UTILIDAD. La acción deportiva carece de utilidad esencial fuera de sí misma, es decir, no es utilitaria primordialmente aunque pueda ser útil, pero no necesariamente útil, útil ante todo. Este elemento de gratuidad aparece por encontrar la acción deportiva su propia justificación práctica en sí misma.

        • Este concepto de una utilidad de la acción deportiva merece ciertas connotaciones adicionales. De hecho, sí hay una serie de utilidades, tanto en el ámbito personal como colectivo, que se desprenden de la acción deportiva. Estas utilidades a escala personal las podemos clasificar en:

              • Utilidades fisiológicas: mejoramiento de los mecanismos homeostáticos, corrección de problemas articulares y musculares…

              • Utilidades sociales: ocupación del ocio, enriquecimiento de la interacción social, adquisición de pautas ventajosas de conducta…

        • MOVILIDAD HISTORICA. Una misma actividad será deportiva o no según el contexto histórico-social en que se realiza (B. GUILLEMAIN) (los esgrimidores actuales no son asimilables -hacen deporte- a los hábiles espadachines de hace tres centurias).

        • TOMA DE ACTITUDES PROPIAS. La acción deportiva conlleva una toma de actitudes, en general trasladables a la vida cotidiana, caracterizada por una carencia de trascendencia en toda su actividad competitiva. La acción deportiva tiene ciertos atributos de ficción, aunque la descarga catecolamínica, y su correlato fisiológico, sea indistinguible en cierto modo del de una acción de agresividad, o de victoria o derrota, por ejemplo. Quien realiza una acción deportiva desarrolla la actitud de juzgar lo que hace como una forma de juego.

        • NO HAY AZAR. Otra característica distintiva de la acción deportiva es la eliminación, desde un punto de vista de la normativa básica, de la componente aleatoria en la consecución del éxito. El deporte es un juego y sin embargo no sujeto al azar, aunque pueda influenciarse por situaciones fortuitas; Por eso la ruleta, naipes, dados… no serían deporte ni aún en el caso ideal de que requiriesen para su desarrollo una actividad física intensa por parte del jugador, del “homo ludens” de Huizinga.

        • Podemos concluir que el concepto que más se aproxima al que refleja a las acciones que llamamos deporte es el juego. La acción deportiva es esencialmente lúdica.

          7.- Clasificación del deporte.

          Una vez expuestas las características esenciales del fenómeno deporte, es indispensable considerar las formas de clasificarlos, ya que ello se constituye en un factor de gran importancia. Son múltiples las clasificaciones existentes, en función de características especiales y determinadas y con criterios propios y, en la mayoría de los casos no coincidentes, pero todas con la finalidad de clarificar y situar los diferentes deportes en un marco de referencia.

          BOUCHARD, C. (1974), realiza su clasificación en tres categorías:

          • Deportes colectivos, donde deben existir al menos dos equipos de dos jugadores.

          • Deportes individuales, donde un solo jugador se halla implicado.

          • Deporte de lucha o combate, existen dos deportistas implicados y son adversarios.

          DURAN, G. (1976), indica que en Francia existe la costumbre de clasificar a los deportes en cuatro categorías:

          - Deportes indiviales.

          - Deportes Colectivos.

          - Deportes de combate.

          - Deportes al Aire Libre.

          La verdad es que estas clasificaciones parecen a priori bastante heterogéneas, tomando sucesivamente como criterio: la situación del jugador, la forma de actividad y el marco dónde ésta se desarrolla. Hay en ellos una cierta ambigüedad (por ejemplo, el atletismo, el ciclismo, son también “de aire libre”).


          Clasificaciones más rigurosas son las que exponemos a continuación de MATVEIVEV, SÁNCHEZ BAÑUELOS Y P: PARLEBAS:


          MATLEIVEV, L.P. (1981), utiliza en su clasificación un criterio basado en el tipo de esfuerzo físico requerido para cada deporte, estableciendo cinco grupos.

        • Deportes acíclicos, son aquellos en los que predomina la fuerza veloz y los movimientos de máxima intensidad.

        • Saltos (gimnasia, trampolín, esquí, longitud)

        • Lanzamientos (jabalina, disco, peso y martillo)

        • Halterofilia

        • Velocidad (sprint)

        • Deportes con predominio de la resistencia.

        • Movimientos de intensidad submáxima (medio fondo, natación 100 y 400 metros.

        • Movimientos de intensidad superior y media (5000 y más metros y 800 y 1500 en natación)

        • Deportes de equipo.

        • Deportes de considerable intensidad, pero con la posibilidad de ser abandonado de tiempo en tiempo (baloncesto, hockey hielo)

        • Deportes de considerable duración con pocas interrupciones (fútbol, hockey hierba).

        • Deportes de combate; en ellos se da enfrentamientos directo entre individuos (esgrima, boxeo, lucha).

        • Deportes complejos y pruebas múltiples; son aquellos en los que se solicita al deportista esfuerzos muy diversos y amplios (penthalon moderno, decathlon, gimnasia deportiva).

        • SANCHEZ BAÑUELOS, F. (1984), distingue entre deportes básicos y deportes complejos.


          1) Deportes básicos.

          Se encuentran relacionados con las habilidades y destrezas básicas. Se suelen desarrollar en un entorno estable. La exigencia respecto a los mecanismos de percepción y decisión suele ser escasas, frente a los mecanismos de ejecución que suele ser elevada. Estos deportes generalmente son individuales, tales como el atletismo, la natación, tiro con arco….


          2) Deportes complejos.

          Se desarrollan en entornos cambiantes, el control del movimiento es la regulación externa. Generalmente, estos deportes implican actividades con un mayor número de componentes de ejecución, y el orden secuencial de las mismas puede ser variable de una situación a otra. LA exigencia en los tres mecanismos percepción-decisión-ejecución son bastante elevadas. Por ejemplo el baloncesto, balonmano, voleibol….


          PARLEBAS, P. realiza una clasificación muy interesante y moderna cuyo principio está en la consideración de cualquier situación motriz como un sistema de interacción global entre un individuo que se mueve, el entorno físico y los otros participantes.


          El factor que determina cualquier situación es la noción de incertidumbre (inseguridad, inquietud). Esta incertidumbre puede ser debida bien al entorno físico que rodea a la actividad motriz, o a los adversarios o compañeros.


          Las situaciones en las que no existe incertidumbre, aquellas en las que el individuo actúa en solitario (lanzamiento de jabalina, salto de altura, etc.) se denominan situaciones “psicomotrices”. Aquellas en las que existe incertidumbre, debida al medio físico o a los compañeros o adversarios (deportes de equipo, lucha, frontón), son denominadas situaciones “sociomotrices”.


          Los criterios básicos de esta clasificación son la utilización de tres factores relacionados con la incertidumbre, en la relación entre el medio, el compañero y el adversario.


          I) Incertidumbre provocada por la relación del participante con el medio exterior o entrono físico.


          P) Incertidumbre en la interacción con el compañero/s o comunicación motriz.


          A) Incertidumbre en la interacción con el adversario/s o contracomunicación motriz.


          Ello hace que cada situación pueda ser caracterizada en función de la existencia o no de incertidumbre en uno o varios de los parámetros considerados (la ausencia de incertidumbre se señala con un trazo encima del parámetro considerado).


          1ª Categoría PAI.

          No existe ningún tipo de interacción. EL practicante está solo en un medio estable (ejemplo: natación en piscina, carrera de atletismo en pista…).


          2ª categoría PAI.

          La incertidumbre se sitúa en el medio físico (ejemplo esquí alpino, actividades al aire libre, escalada en solitario).


          3ª Categoría PAI.

          La incertidumbre se plantea en la relación con el compañero (ejemplo patinaje por parejas, remo…).


          4ª Categoría PAI.

          La incertidumbre se sitúa en el medio físico, pero la actividad se realiza en cooperación con un compañero (ejemplo el alpinismo en cordada, la vela con compañero).


          5ª Categoría PAI.

          La incertidumbre se sitúa en el adversario.


          6ª Categoría PAI.

          La incertidumbre se sitúa en el adversario y en el medio, que es fluctuante (ejemplo esquí de fondo).


          7ª Categoría PAI.

          Es una situación en la que tanto la relación con el compañero como con el adversario se sitúan en un medio fluctuante (ejemplo juegos populares por equipos).


          8ª Categoría PAI.

          El medio es estable y la incertidumbre se sitúa en el compañero y en el adversario (ejemplo la mayor parte de los deportes de equipo: baloncesto, fútbol, voleibol…).


          8.- El Deporte y las habilidades motrices específicas.


          Las actividades deportivas constituyen gran parte de los contenidos didácticos en las habilidades y destrezas específicas.


          Cuando el alumno se encuentra en edad escolar, dispone ya de un cúmulo de experiencias y prácticas sobre las habilidades motrices básicas y necesita una mayor complejidad y prácticas sobre las habilidades motrices básicas y necesita una mayor complejidad en sus acciones, exigiendo el mismo el establecimiento de normas más concretas y provocando situaciones en las que pueda compararse con sus compañeros, y si es capaz se superarlos.


          Es preciso avanzar en la complejidad de los elementos a practicar, y esta complejidad se fundamenta en la adquisición de habilidades concretas, las habilidades y destrezas específicas.


          Las habilidades específicas deben ser una continuación de las básicas y genéricas, y que son en esencia una combinación de ambos grupos.


          Generalmente las habilidades deportivas implican el control y el manejo de un móvil que se coordina con la actividad motriz.


          Para la adquisición de habilidades deportivas, deben adquirirse gestos técnicos y conocimiento del reglamento propio de cada deporte.


          Al ser tareas más complejas, las que se realizan en las habilidades motrices específicas entra en acción de forma más notable los mecanismos de percepción y decisión.


          9.- Los Deportes Individuales en la Escuela.


          9.1.- Nivel de dificultad de las tareas motrices propias de los deportes individuales.


          - Según las condiciones del entorno:

            • Son tareas predominantemente habituales, es decir entorno estable.

            • Son tareas generalmente cerradas.

            • Son tareas habituales, cerradas y de autorregulación.

          - Según el estado del individuo y el objeto:

            • Son tareas de dificultad variable.

          - Según el propósito de la tarea en relación con la movilización de objetos:

            • Implican movilización de objetos.

          - Según el tipo de estimulación:

            • Tareas con diferentes estímulos presentes.


          9.2.- Consideraciones didácticas para su enseñanza:

          - Son tareas variadas por cuanto usan diferentes objetos y entornos fijos, pero muy dispares: pesos, discos jabalinas, calles, saltómetros…


          - Familiarización con los implementos.

          - Familiarización perceptiva, que se obtiene con la práctica reiterativa.

          - Búsqueda de mejores pruebas y deportes que se adapten a las condiciones del alumno.


          10.- Los deportes colectivos más frecuentes en la escuela.


          Partiendo del juego como recurso metodológico, podemos establecer el siguiente esquema:


          - Análisis de las tareas en función de los mecanismos de:

            • Mecanismo perceptivo.

            • Mecanismo de decisión.

            • Mecanismo de ejecución.


          - Modelos estructural progresivo:

            • Juegos libres.

            • Juegos colectivos genéricos.

            • Juegos colectivos específicos.

            • Juegos adaptados.

            • Deportes reducidos.

            • Deporte colectivo.


          - Selección de tareas apropiadas:

            • Progresión de espacios.

            • Progresión en los aspectos perceptivos.

            • Progresión en los desplazamientos.

            • Progresión en las dimensiones de los móviles.

            • De reglamentaciones fáciles a más complejas.



          FÚTBOL SALA

          EL BALONMANO

          1.- Datos históricos.


          2.- Características del fútbol sala y síntesis reglamentaria.


          3.- Elementos técnicos ofensivos:

          - Manejo de balón

          - Toque de balón

          - Conducción de balón

          - Control de balón

          - Remate y finta

          - El tiro


          4.- Elementos técnicos ofensivos.

          - Interceptaciones (atajos, cortes, entradas y desvíos).

          - Carga

          - Anticipación

          - Acoso

          - Repliegue


          5.- Aspectos tácticos del fútbol sala

          1.- Fundamentos del juego. Historia


          2.- Posiciones de base: ofensiva y defensiva.


          3.- Elementos técnicos básicos:

          - Forma de coger el balón

          - Manejo del balón

          - Recepción del balón

          - Desplazamientos con balón

          - El pase

          - El bote

          - El lanzamiento

          - Las fintas

          - El blocaje

          - Técnica específica del portero


          4.- La defensa

          - Recuperar el balón

          - Evitar el gol


          5.- El ataque

          - Conseguir gol

          - Ocupar los espacios libres



          VOLEIBOL

          EL BALONCESTO

          1.- Origen e historia


          2. -Posiciones básicas, media, alta, baja


          3.- Desplazamientos:

          - Doble paso

          - Pasos laterales

          - Carrera


          4.- El saque:

          - De abajo

          - De tenis

          - Flotante


          5.- Toque de dedos


          6.- El remate


          7.- El bloqueo


          8.- El toque de antebrazo.


          9.- Las caídas y planchas.


          10.- Táctica defensiva: 3.1.2-3.2.1.


          11.- Táctica de recepción:

          - W (uve doble)

          - Semicírculo

          1.- Origen e historia.


          2.- Técnica individual de ataque:

          - Dominio del balón

          - Posición básica de ataque

          - Desplazamientos: cambios ritmo

          - Paradas

          - Dribling

          - Recepción del balón

          - Pases: pecho, picado, gancho…

          - Tiros: estático, suspensión

          - Fintas

          - rebote


          3.- Técnica individual defensiva.

          - Posición básica y desplazamiento

          - Marcaje

          - Interceptación de balón

          - Tapones

          - Bloqueos

          - Defensa individual


          4.- Técnica colectiva de ataque:

          - Bloqueos, pase-recepción, pantalla


          5.- Técnica colectiva de defensa:

          - Defensa de bloqueo

          - Ayuda y recuperación


          6.- Táctica individual de ataque:

          - Cortes, pantalla


          7.- Táctica individual de defensa:

          - Ayuda


          8.- Táctica colectiva de ataque:

          - acciones de ataque

          - Contraataque

          - Sistemas de ataque


          9.- Tácticas colectivas de defensa:

          - Zonas, individual, mixtas.

          - Defensa de contraataque

          1