Departamento de lavandería y lencería

Regiduría de pisos. Ropa de hotel. Uniformes del personal. Instalaciones. Condiciones. Maquinaria necesaria. Controles. Contratación del lavado. Tipos de fibras. Características. Higienización. Círculo de Sinner

  • Enviado por: Farouk
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Marco Lógico para Proyectos Sociales
Marco Lógico para Proyectos Sociales
Curso práctico para aprender a formular o evaluar proyectos sociales usando la metodología de Matriz de Marco...
Ver más información

Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía es un curso que te permitirá comprender los conceptos básicos relacionados...
Ver más información

publicidad

REGIDURÍA

UNIDAD 7

EL DEPARTAMENTO DE LAVANDERÍA Y LENCERÍA

  • Tipología de la ropa del hotel

  • En los establecimientos hoteleros, a la hora de escoger la ropa que el cliente utiliza directamente durante la estancia, se tienen en cuenta una serie de consideraciones como por ejemplo la comodidad para el cliente, su presencia o aspecto, duración de los tejidos, la necesidad de procesos de lavado sencillos, la rentabilidad, etc.

    Los grupos de ropas más representativos del hotel son:

  • Uniformes y ropas del personal:

  • El personal trabaja uniformado en la mayoría de los departamentos del hotel, lo que hace que en hoteles grandes el volumen de esta ropa sea tan importante que requiere personal dedicado a la recogida, limpieza y entrega de uniformes.

    El cuidado de los uniformes dentro del hotel garantiza su duración, además de contribuir a que todo el personal se cambie de uniforme con la frecuencia prevista para dar la imagen de higiene requerida. La compra de uniformes y su renovación es responsabilidad de la gobernanta, aunque no siempre lo es la elección del modelo para los distintos departamentos. Sin embargo, participa activamente y aporta criterios a tener en cuenta, como por ejemplo:

  • El tejido del vestido profesional debe tener la calidad y textura adecuada a la función que va a desempeñar la persona que lo lleva puesto.

  • Debe ser resistente a continuos lavados.

  • El aspecto de los tejidos seleccionados debe ser inalterable por el tiempo para que su deterioro no perjudique la imagen del hotel.

  • Deben ser de fácil reposición en el momento de nuevas incorporaciones de personal o cambios en los uniformes. El proveedor debe ser capaz de facilitar el mismo tejido.

  • En cuanto a quién corresponde su limpieza, algunos convenios establecen a los trabajadores de hostelería un plus de mantenimiento de uniformes que los hoteles aplican o no según sea su implicación en el cuidado de los mismos. Igualmente se considerará ropa para uso del personal aquella destinada en exclusiva a este fin, como es el caso de las toallas utilizadas en las duchas y lavados de los vestuarios, que en algunos hoteles son diferentes en color y calidad a las instaladas en las habitaciones o proceden de las que son rechazadas o dadas de baja por no estar en buenas condiciones para ser destinadas a clientes.

  • Cortinas, tapicería y alfombras:

  • En este grupo están incluidas las cortinas de baños y las de ventanas de habitaciones, y las instaladas en zonas nobles e internas. El lavado de todas las cortinas se lleva a cabo con la periodicidad marcada en el programa de limpieza. Algunas cortinas del hotel requieren un tratamiento especializado y limpieza en seco, lo que obliga a ponerlas en manos de profesionales. También se incluyen en este grupo las tapicerías y las alfombras, cuyo cuidado está generalmente a cargo de empresas externas.

  • Colchas de día, funda de colchón, funda interior de almohada y manta:

  • Estas piezas de ropa tienen en muy pocos hoteles cambio diario, porque normalmente se limpian cuando se trata de habitaciones de salida, o bien se incluyen en un plan con frecuencias de limpieza establecido al margen de los lavados puntuales, que se realizan siempre si es necesario.

  • Ropa de cama y baño instalada en las habitaciones:

  • Supone el mayor volumen de ropa que se maneja en un hotel. La decisión sobre su tratamiento, compra, etc., es importante a nivel de gestión. Pertenecen a este grupo:

  • Ropa plana (sábanas, fundas, almohadas, alfombrillas de cama)

  • Ropa rizada (toallas, alfombrillas…)

  • La ropa de cama y baño se relaciona directamente con la ocupación de las habitaciones, y en muchos hoteles se aplican para su mantenimiento formas distintas a las empleadas para los otros grupos.

  • Ropa de cocina:

  • El cambio de uniformes del personal de cocina, así como el de gorros, delantales utilizados mediante el servicio, se hace con mucha frecuencia, incluso dentro de la misma jornada. Esto se tiene en cuenta cuando se determina el número de piezas de que debe constar cada uniforme por persona; de esa forma se tiene la garantía de que todo el personal va impecable y se dispone de tiempo suficiente para los lavados de la ropa entregada sucia a la lavandería.

  • Ropa de restaurante:

  • La mantelería del restaurante del hotel se elige dentro del estilo marcado por la decoración, por la vajilla, la cubertería y la cristalería. Los valores de elegancia y funcionalidad predominan sobre el diseño, y en muchos hoteles se personaliza la mantelería con el anagrama del hotel o de la cadena a que pertenece.

    La ropa de hotel la componen:

    • Ropa de mesa, compuesta por: protector de la mesa, muletones, manteles, cubremanteles y servilletas.

    • Ropa de uso durante el servicio, compuesta por: paños que utilizan los camareros y que a veces llevan sobre su brazo durante el servicio, cubrebandejas y guantes.

    • La ropa de banquetes, que es similar a la de restaurantes pero de formas y medidas diferentes.

    • La ropa utilizada para convenciones, como por ejemplo tapetes para las mesas y faldones para tableros.

  • INSTALACIONES DE LA LAVANDERÍA Y DE LA LENCERÍA

  • El equipamiento de la lavandería y lencería tiene relación con el número de plazas del hotel y el rendimiento que se quiere sacar de ambas. Pues hay hoteles que contratan el cuidado de algunos de los puntos de ropa citados anteriormente a empresas externas, y por lo tanto tienen el mínimo de instalaciones.

  • Lavandería integral

  • Que un hotel tenga instalada una lavandería integral en sus dependencias supone que está en disposición de lavar la totalidad de la ropa, incluso la de clientes. Las ventajas de la lavandería propia son sobre todo dos:

    • La necesidad de un stock menor de ropa porque la disponibilidad de ésta es más rápida.

    • Se evitan los problemas de suministro externos propios del transporte desde la lavandería industrial al hotel.

    La decisión sobre la instalación de una lavandería integral se toma después de haber estudiado los diferentes factores que influyen en su rentabilidad. Este análisis hace que en muchos casos se descarte esta solución y se desvíe el lavado de la ropa a empresas externas.

    a) Factores para considerar la instalación de una lavandería integral en las instalaciones del hotel:

    - Espacio que se deberá sacrificar al destinarlo a la lavandería y que podría ser empleado para otros servicios como salones o plazas de aparcamiento.

    - La inversión en maquinaria

    - Consumo energético de agua y de productos de lavado

    - Mantenimiento de la maquinaria

    - Salario

    - Cualificación del personal

    - Promedios de ocupación previstos, que son determinantes a la hora de determinas la rentabilidad y la amortización de las instalaciones

    b) Condiciones que deben reunir las instalaciones:

    - Condiciones de los suelos: deberán ser de materiales antideslizantes para evitar caídas. Estarán dotados de rejillas para la evacuación del agua derramada y estarán ligeramente inclinados hacia las rejillas para evitar la formación de charcos.

    - Condiciones de ventilación: el ambiente se suele cargar mucho debido a la constante generación de vapores y a las altas temperaturas. Esto hace necesario, cuando no existen ventanales exteriores o éstos no tienen la capacidad suficiente para la ventilación del local, la implantación de métodos artificiales de ventilación.

    - Condiciones de las paredes: es conveniente que estén alicatadas hasta el techo para conseguir los siguientes objetivos:

    * Que el vapor se condense en ellas rebajando considerablemente el índice de humedad del ambiente.

    * Facilitar la limpieza de las mismas.

    - Condiciones de los aislamientos: la maquinaria deberá estar suficientemente aislada y se tomarán medidas de seguridad para evitar accidentes, sobre todo teniendo en cuenta que las máquinas son eléctricas y se trabaja con agua.

    - Condiciones de los techos: deben ser altos para aprovechar la tendencia del vapor a acumularse en las paredes altas y así conseguir que el ambiente de trabajo sea menos agobiante.

    - Condiciones de la iluminación: debe tener la potencia suficiente para que todas las actividades de la lavandería se desarrollen con comodidad. Además, algunas actividades como la de costura, verificación de la limpieza de las prendas, localización y examen de los distintos tipos de manchas para proceder a su limpieza requieren mucha luz.

    - Condiciones de la instalación eléctrica y de gas: deberán cumplir estrictamente todas las normas de seguridad aplicables a este tipo de locales.

    - Condiciones de potencia eléctrica: será suficiente para permitir el uso simultáneo de toda la maquinaria y del sistema de iluminación y ventilación.

    - Condiciones del caudal de agua: deberá ser suficiente para abastecer a la lavandería cuando trabaje al 100% de su capacidad. Si el caudal proporcionado por la red hidráulica no es suficiente se procederá a la instalación de bombas auxiliares.

    - Condiciones de los desagües: deberán tener la capacidad suficiente para evacuar el agua utilizada en la lavandería.

    - Si la estructura del edificio no permite la instalación de tolvas que comuniquen directamente la lavandería con los offices de planta, es conveniente que ésta se halle lo más cerca posible del montacargas para facilitar el transporte de la ropa.

    La tolva es un tubo que se utiliza para deslizar a través de él la ropa sucia, que caerá lo más próximo posible del lugar donde se clasifica para el lavado. Puede ser de acero inoxidable o bien de plástico, que resulta más barato y ofrece un resultado similar.

    - El local destinado a la lavandería deberá ser suficientemente amplio para acoger las instalaciones y para que el personal pueda trabajar sin entorpecer a sus compañeros.

    - No deben existir discontinuidades horizontales, para permitir el libre tránsito de los carros.

    c) La maquinaria necesaria:

    La lavandería del hotel donde se lava la totalidad de la ropa necesita un mínimo de máquinas:

    - Lavadoras: son cada vez más sofisticadas, pensadas para efectuar procesos de lavado rápidos con poco consumo y de forma muy automática, lo que supone poca manipulación con el consiguiente ahorro de tiempo y salario.

    Los programas de lavado se pueden personalizar para adaptarse a las características de cada tipo de ropa. A la hora de instalar máquinas de lavado, es conveniente disponer de una lavadora opcional para casos de avería; por esta razón es aconsejable comprar dos cuya capacidad sumada sea igual a la determinada como necesaria para cubrir el servicio.

    Para buscar la idoneidad de una lavadora para el hotel se tendrá en cuenta lo siguiente:

    • Los kilos de ropa sucia para lavar cada día, relacionados con la ocupación prevista.

    • La categoría del hotel, pues está relacionada con el volumen de ropa que genera.

    • El espacio del que se dispone para la instalación

    • La relación entre cantidad diaria de ropa sucia para lavar y el tiempo que tarda una lavadora en cada proceso para saber de esta forma cuántos kilos de ropa sucia lava durante una jornada de ocho horas, asistida por una persona, y poder planificar no sólo la capacidad en kilos que deberá tener la lavadora sino también el número de personas que necesitan para el servicio.

    • La facilidad para la carga y descarga

    • Suministro a la máquina de productos de lavado, tanto los servidos en polvo como en líquido. Cuando la máquina los toma automáticamente las dosis son siempre las adecuadas.

    • El máximo movimiento del baño a la alta velocidad alcanzada por el bombo mejora la eficacia y la rapidez de los lavados.

    • Que la máquina tenga programador de ciclos para poder eliminar fases del proceso que no sean necesarias para la ropa que se esté lavando en un determinado momento.

    - Secadora: de estas máquinas imprescindibles en lavandería es necesario conocer lo siguiente:

    • Qué sistema utilizan para obtener el calor

    • Cuál es la capacidad para la evaporación del agua

    • La instalación necesaria

    • La facilidad de limpieza de las partículas de fibras desprendidas por la ropa

    • Si dispone de temporizador para aire caliente y frío. Al final de cada proceso conviene añadir unos minutos de aire frío, además secar con aire frío es necesario en muchas piezas de ropa, sobre todo en las que proceden de la cocina, donde puede haber restos de grasa que se incendiarían con el calor.

    - Calandras: son máquinas que se utilizan para planchar la ropa llamada plana, como sábanas. Se componen de uno, dos o tres rodillos y de un elemento calefactor o cubeta. La ropa se introduce en la calandra húmeda directamente del centrifugado de la lavadora, y a medida que se plancha se seca. En algunas calandras de más prestaciones, la ropa sale doblada. La velocidad de la máquina se regula según el grado de humedad de la ropa. En hoteles con lavandería integral se puede doblar las sábanas al salir de las calandras en grupos de dos, facilitando así el trabajo de las camareras en el momento de hacer la cama.

    - Planchas: las que se utilizan en hoteles donde se ofrece un servicio de lavandería integral tienen prestaciones industriales, y se componen de mesas con complementos de articulaciones para mangas de trajes en ambos lados, y planchas de vapor con caldera o generador de vapor.

    - Dobladoras: se instalan en la lavandería cuando se manipulan muchas ropas. Existen dobladoras para servilletas y toallas, tanto con máquinas como manuales. El doblado de la ropa debe tener relación con su manipulación posterior.

    d) Equipamiento complementario:

    Para las diferentes operaciones dentro de la lavandería, también son necesarios elementos de apoyo como por ejemplo:

    • Carros de ropa sucia: para transportarlas desde los offices de planta a la lavandería. En algunos establecimientos los llaman “jaula”.

    • Carro de ropa húmeda: se utilizan para descargar las lavadoras.

    • Carros-estantería: se utilizan para desplazar cosas de un lado a otro dentro de la lavandería, y son sustitutos de las estanterías.

    • Carro-armario

    • Mesas auxiliares para plegado de ropa

  • Lencería

  • En ella se manipula la ropa limpia. Es donde se almacenan, se distribuyen y se controlan los stocks, donde se hacen arreglos de costuras, etc.

    Conviene alejar la ropa limpia de la lavandería incluso para doblarla y plancharla, para evitar que se ensucie otra vez. El equipamiento básico de la lencería consta de estanterías, armarios, mesas para manipulación, máquina de coser y planchas para repasos. Con independencia del uso que el hotel le de a la lavandería, siempre saca el máximo provecho de la lencería.

  • Controles habituales en el proceso de lavandería

  • Se establecen normalmente controles sobre los siguientes puntos:

  • Sobre el resultado final de calidad de todos los procesos

  • Sobre el consumo de energía, consumo de productos de lavado y dosificación de éstos, que se valorará a través de los consumos mensuales relacionados con los kilos de ropa lavada.

  • Sobre los procesos de carga de las máquinas.

  • Controles sobre el rendimiento del personal, su seguridad y su formación teniendo en cuenta que el trabajo con máquinas acompañado de esfuerzo físico puede provocar accidentes en esta área. La persona responsable de todo lo relacionado con esta área es la gobernanta, aunque los trabajos que se realizan estén coordinados directamente por una persona encargada.

  • III. OPCIONES A LA LAVANDERÍA INTEGRAL

  • Compra de la ropa de la cama y baño por el hotel y contratación del lavado a una empresa externa

  • Esta fórmula requiere controles rigurosos por parte del departamento, pues requiere una inversión en compra de ropa que más tarde se deja en manos de una lavandería industrial. El contrato con estas lavanderías se establece con unas tarifas en función del número de piezas o de kilos de ropa.

    a) Ventajas de la compra de ropa de parte del hotel

    - Se elige la calidad de la ropa

    - Se personaliza la ropa si se desea

    - Se controla el procedimiento de reposición y sustitución

    b) Desventajas:

    - Es necesario el recuento de la ropa sucia que sale y de la limpia que entra al hotel

    - No se controlan los procesos de lavado, y esto influye mucho en la duración de la ropa

    - En caso de robo de piezas el hotel debe hacer las reposiciones con nuevas inversiones

    - La compra de ropa se debe tener en cuenta en la previsión de inversiones pues se debe repetir cada vez que cumple el plazo de vida establecido para ella

  • Alquiler de la ropa de habitaciones (leasing)

  • En este caso, el hotel no sólo no lava la ropa de las habitaciones, sino que además no le pertenece lo que utiliza. El sistema de leasing que se aplica a la lencería en hoteles consiste en alquilar la ropa de habitación e incluso la de restaurante a la misma empresa que se encarga de lavarla. Esta fórmula, aunque es muy cara, se adopta en muchos hoteles porque supone una descarga de las preocupaciones que normalmente genera el tratamiento de la ropa en la gestión de un hotel, y su coste queda asumido por el margen de beneficio de la venta de habitaciones.

    El contrato se hace con las siguientes condiciones:

    • Se selecciona la calidad de la ropa que se va a alquilar, es decir, el tipo de fibra de cada una de las piezas.

    • El hotel puede elegir entre alquilar ropa anónima o personalizada. En este caso, la empresa que alquila hará constar en el contrato que si se produce una rescisión de éste el hotel deberá comprar la ropa marcada a un precio determinado.

    • Se determina el número de juegos de ropa. Cada uno equivale a las piezas necesarias para vestir las habitaciones. Como norma se contratan cinco juegos:

      • El que viste toda la habitación

      • El que se tiene en el office para las operaciones del día

      • El de seguridad (en lencería)

      • El juego sucio

      • El juego en proceso de lavado

    • La empresa que alquila la ropa tiene derecho a controlar el uso que se hace de ella dentro del establecimiento.

    • La empresa que alquila la ropa tiene derecho a revisar el stock de ropa dentro del hotel para lo que se debe permitir la visita de las dependencias del hotel donde se guarda su ropa siempre que lo requiera.

    • La empresa no permite en ningún caso que la ropa de su propiedad sea lavada en el hotel

    • Los precios por pieza descritos en su tarifa comprenden los conceptos de alquiler, lavado y reposición por pérdida o deterioro.

    • En general, se fijan unas horas de intercambio para la entrega de la ropa limpia y la recogida de la ropa sucia.

    • Los contratos de alquiler de ropa se suelen revisar cada año para actualizar las tarifas.

    La rescisión de un contrato de alquiler de ropa es muy traumatizante para regiduría, ya que supone el vaciado completo de la ropa de todas las habitaciones, offices y almacenes para su devolución, además de la entrada de ropa de un nuevo proveedor. Esta operación se realiza cuando el hotel está en plena actividad, pues si no tuviese todas sus habitaciones ocupadas, se tendrían que deshacer y volver a hacer las camas innecesariamente.

    a) Ventajas del alquiler de ropa por parte del hotel:

    - No es necesaria la inversión en la compra de ropa

    - La reposición no corre a cargo del hotel

    - El control se realiza sobre la ropa que se recibe limpia

    - Se puede exigir que la ropa esté siempre en buenas condiciones

    b) Desventajas

    - Se pueden generar problemas de suministro generado por el transporte de la ropa

    - La ropa no siempre está en las condiciones de calidad pactadas

    - Las empresas que alquilan la ropa a veces no pueden garantizar el número de juegos contratados.

  • Lavado externo de la ropa del cliente

  • Este servicio se suele contratar a una lavandería tintorería externa. Se tiene que coordinar previamente las necesidades del cliente con el servicio que el hotel pretende darla. A la hora de establecer relaciones con una lavandería externa, el hotel debe establecer una serie de condiciones como por ejemplo:

    • La hora de recogida y entrega de la ropa. Habitualmente la recogida no se hace muy temprano y la entrega no muy tarde.

    • La forma de envío de la ropa

    • La forma de entrega

    • Responsabilidades sobre deterioro o pérdida de ropa

    • Pactar las tarifas

  • TIPOS DE FIBRAS

  • La fibra textil es una forma de materia sólida flexible que se caracteriza por una largura importante en relación con su espesor. Su flexibilidad es lo que le permite soportar los estiramientos de los procesos de hilatura seguido de los de tejidos, confección y posterior uso. Otras características de las fibras textiles son:

    • resistencia

    • tintabilidad

    • durabilidad

    • elasticidad

    • capacidad para soportar lavados

  • Clasificación de las fibras:

  • Naturales: se encuentran en la naturaleza y son sometidas a procesos mecánicos para su utilización sin cambiar la estructura de su materia. Según su procedencia se dividen en:

    • Fibras animales: lana, seda, angora (conejo), pelo de camello, pelo de alpaca, …

    • Fibras vegetales: algodón, cáñamo, lino, etc.

    • Fibras minerales: vidrio, amianto, etc. (no utilizadas para la confección)

  • Artificiales: se producen en los laboratorios. En la actualidad existen más fibras artificiales que naturales y a su proceso de elaboración se le llama: POLIMERACIÓN

  • Existen dos tipos de polímeros:

    • Naturales: fibras artificiales fabricadas a partir de fibras naturales como el rayón, la viscosa, el acetato.

    • Sintéticos: se producen integralmente con productos químicos. Su fabricación industrial permite la producción de tejidos en gran cantidad. Las fibras sintéticas más importantes son:

    • Poliamida: (ej. Nylon) son las más antiguas, no se arrugan y son sensibles a la luz, por lo que amarillean.

    • Poliéster: (ej. tergal, terlenka) tiene características de seda. Se mezclan muy fácilmente con fibras naturales sin perjudicarlas y son sensibles al color.

    • Acrílicos: (ej. dralón) se parecen a la lona. Tienen tendencia a formar bolas. Su capacidad de aislamiento térmico es muy buena.

    • Poliuretano: (ej. lycra): son muy elásticas

    • Clorofibras: (ej. Rhovil, Therman) no son inflamables. Se utilizan para cortinas y tapicerías.

    • 2. Reconocimiento de las fibras

      3. La composición del tejido:

      El tejido resulta de entrelazar de una forma ordenada dos series de hilos que se entrecruzan perpendicularmente entre sí.

      Características:

      • Trama: son los hilos transversales. La trama es introducida en un elemento que se llama lanzadera a través de la apertura de los hilos longitudinales que se llama colada. Cada inserción de trama comprendida entre una y otra del tejido se llama pasada.

      • Urdimbre: son los hilos longitudinales. En un telar, los hilos que componen la urdimbre se desarrollan paralelos en un cilindro de donde pasan a otro llamado plegador donde se almacenan los tejidos.

      • Densidad del tejido: es el número de hilos y de pasadas por centímetro cuadrado de longitud. Cuantos más hilos y pasadas existen por centímetro cuadrado más tupido será el tejido.

      • Ligamento: es la forma de cruzar los hilos con las pasadas. Los ligamentos más conocidos son:

      • Tafetán (para sábanas)

      • Rizo (para toallas)

      • Sarga (para paños de cocina)

      • Raso (una superficie muy lisa)

      • Crepé (produce un relieve ondulado (colcha de noche))

      • Calidad: depende del grosor del hilo empleado, del número de hilos de urdimbre y del número de pasadas o trama. Es de mayor calidad el tejido que tiene más hilos y más pasada y esto se consigue empleando en hilo más fino lo que encarece el proceso y por tanto y precio del mismo.

      • El tejido no tejido: la tela sin tejer es un compuesto entramado de diferentes fibras. Está hecho sin orden aparente y tiene aspecto de prensado. Se utiliza para la fabricación de bayetas y mochos de fregona.

    • Fibras más utilizadas en la ropa de hotel

    • a) Algodón:

      Es la fibra más utilizada. Es natural vegetal. Se extrae de la pelusilla sedosa que envuelve los granos del fruto del algodonero. Es una fibra mate pero se puede conseguir que brille a través de un tratamiento con sosa. Se clasifica según su procedencia en:

      - Algodón indio: de poca calidad.

      - Algodón americano: muy blanco, de muy buena calidad y conocido con el nombre de Sea Island

      - Algodón egipcio: la mejor calidad de fibra, muy fina y conocida con el nombre de “jumel”

      El algodón examinado con lupa tiene aspecto de cordón ensortijado.

      características :

      • Es una fibra relativamente rígida pero al mojarse pierde la rigidez y adquiere suavidad.

      • Su resistencia en húmedo es superior a su resistencia en seco.

      • Se arruga fácilmente

      • Es absorbente

      • Confortable y de tacto agradable

      • Admite muy bien los blanqueantes y los detergentes de los productos de lavado

      • Soporta temperaturas de hasta 190 ºC

      • Resiste a la polilla

      • Su aislamiento térmico es bueno

      Inconvenientes:

      • Amarillea en la luz

      • Encoge en agua caliente y enmohece

      b) Lino:

      se utiliza sólo en hoteles de máxima categoría, sobre todo para mantelería, por su elevado precio y por los cuidados que necesita (en el planchado). Es una fibra natural que proviene del tallo de la planta del mismo nombre. Es muy antigua.

      Características:

      • Es muy poco elástico

      • Encoge

      • Se arruga con facilidad

      • Amarillea si se lava a temperatura alta

      • No soporta temperaturas superiores a 90ºC

      • Se debe planchar siempre en húmedo

      • Es resistente a los insectos

      • Es frío al tacto

      • También retiene el calor del cuerpo

      • Se puede encontrar mezclado con poliéster, lo que mejora el proceso de planchado

    • Poliéster:

    • fibra sintética que admite muy bien la mezcla con fibras naturales sin perjudicarlas.

      Características:

      • No se arruga

      • No encoge

      • Se carga de electricidad estática cuando el tejido es 100% poliéster

      • Es muy propenso a la aparición de bolitas o “pilling”

      • Es muy sensible al calor

      • Es una fibra oleófila, característica que hace que la grasa se la adhiera y se le incruste por el calor y por el tiempo.

      • Es un inconveniente utilizarlo como mantelería.

    • Poliéster + algodón:

    • la mezcla es frecuente encontrarla en sábanas de hoteles de categoría media, y la ropa cedida por empresas dedicadas al alquiler.

      La proporción en composición recoge las ventajas de las dos fibras.

      Características:

      • La duración de estos tejidos es mayor que aquellos confeccionados sólo en algodón, porque el poliéster aporta resistencia.

      • Se simplifican los lavados porque el poliéster evita que se incruste la suciedad.

      • A altas temperaturas encoge

      • Pueden aparecer bolitas

      • A través de los lavados se pierde la fibra de algodón y el tejido se queda menos grueso

    • Lana:

    • es una fibra natural animal. Se encuentra en las moquetas y alfombras. Gran número de razas obtenidas por cruces ha dado lugar a diferentes tipos de lanas. Es una fibra muy compleja y difícil de imitar.

      Características:

      • Es la fibra con más capacidad de absorción.

      • Muy poco resistente especialmente en húmedo

      • Se debilita a temperaturas elevadas

      • Amarillea

      • Encoge ligeramente

      • Se debe lavar con mucho cuidado a baja temperatura, sin someter el tejido a fricción.

      • Admite la limpieza en seco

      V. HIGIENIZACIÓN DE LA ROPA

      1. El lavado

      Es determinante para su duración y calidad. Su objetivo es separar la suciedad que se ha adherido en la superficie del tejido y evitar que una vez separada se vuelva a depositar. Los componentes del proceso de lavado son:

    • La fibra, de la que están compuestos los tejidos que son la superficie objeto de limpieza

    • La suciedad

    • El baño de lavado formado por el agua y detergentes o productos químicos

    • Energía necesaria, ya sea mecánica obtenida a través de rozamiento de los tejidos entre sí o la energía calorífica utilizada para aumentar la temperatura del agua.

    • Para efectuar con éxito el proceso de lavado de ropa hay que tener en cuenta lo siguiente:

      • No mezclar ropas con distintas necesidades de lavado

      • No sobrecargar la máquina de ropa

      • No infrautilizarla

      • No abusar de los productos detergentes y suavizantes

      • Vigilar que se hagan las revisiones necesarias de las maquinarias

      2. Fases del lavado textil

      a) Transporte de la ropa a la lavandería: la transportamos en carros o en sacos

      b) clasificación de la ropa: se clasifica por tamaño, por grado de suciedad, color y por fibra. La ropa de las habitaciones y la ropa de restaurante y cocina siguen circuitos diferentes.

      c) Lavado: fases del proceso de lavado dentro de la máquina:

      - Remojo

      - Prelavado

      - Lavado

      - Aclarado

      - Centrifugado

      3. Factores que influyen en el lavado de los tejidos. Círculo de Sinner

      En los procesos de lavado intervienen conjuntamente cuatro factores fundamentales de cuyo equilibrio depende su calidad, eficacia y rentabilidad. Cuando por cualquier motivo se disminuya uno de ellos, se deberá compensar con el aumento del resto. En el sector de limpieza profesional, estos factores se representan artificialmente en un círculo llamado el círculo de sinner, que refleja la importancia de cada uno de ellos dentro de un conjunto.

    • Química: este factor comprende el agua, los detergentes y los productos de blanqueo y su actuación sobre la suciedad y las fibras textiles.

    • Mecánica: este factor lo aportan las lavadoras con la altura de caída de la ropa en el bombo, la velocidad de su giro, el nivel de agua, el volumen de carga, etc.

    • La acción mecánica es óptima cuando la máquina hace posible la eliminación de la suciedad con poco desgaste y el mínimo de redeposición de suciedad sobre los tejidos. La acción mecánica de cada tejido es aconsejada por el fabricante.

    • Tiempo: se refiere a la duración de cada fase de lavado. En un lavado y en condiciones normales de detergente, la mayor parte de suciedad se elimina en poco tiempo a una temperatura aproximada de 90ºC.

    • Temperatura: indica la influencia de la temperatura en cada fase de lavado según el tipo de fibra y de suciedad. La temperatura es decisiva para una buena disolución de los detergentes. Este factor está condicionado por el tipo de fibra del tejido y la solidez del color.

    • Factores que componen la química:

      A) Agua:

      Es el agente principal de la limpieza. En lavandería se debe analizar el agua para detectar su contenido en sales y metales, que podrán estropear la ropa e impedir que los lavados se hagan en buenas condiciones. El agua debe entrar en las máquinas de lavado con las correcciones pertinentes, utilizándose para ello los medios necesarios. Hay que tener presentes los siguientes puntos:

    • La ropa se lava con mucha frecuencia y cuanto peor sea la calidad del agua menos durará la ropa

    • Que la máquina que se utiliza para el lavado y planchado de la ropa es cara y debe cuidarse, debiendo evitarse los problemas que provocan las aguas de mala calidad.

    • Que los clientes de un hotel exigen que la ropa tenga la blancura y textura más agradable posible.

    • Algunos de los problemas más comunes con el agua son:

    • Aspecto visual: el agua no debe contener materias orgánicas en suspensión, pues producirá olor en la ropa.

    • Dureza: el concepto de dureza del agua hace referencia al mayor o menor contenido de determinadas sales, y sobre todo calcio y magnesio. Cuando esto sucede, se debe instalar una descalcificadora para que el agua entre rectificada en la máquina. El agua dura produce agrisamiento de la ropa e impide que el jabón se deshaga. La dureza del agua cambia según las zonas geográficas y hace que según la localización del hotel el producto de lavado que se utiliza tenga que ser diferente para aumentar su eficacia. Cuando hay excesiva dureza surgen serios problemas, como por ejemplo, dificultades para eliminar manchas, roturas en la ropa, pérdida de blancura, pérdida de poder de lavado, pérdida de higiene y proliferación de bacterias, incrustación de la máquina y problemas de lavadora.

    • Alcalinidad: el agua puede tener en suspensión productos alcalinos como sosa cáustica, bicarbonato y fosfato. Los problemas que presentan estas sustancias se presentan después del lavado en el calandrado o planchado. También producen escoceduras, picores y amarilleamiento de la ropa. Si no se introduce un producto que neutralice la alcalinidad del agua, no se podrá aclarar bien la ropa.

    • Metales: la existencia en el agua de metales como hierro, cobre, níquel, etc. causa problemas a los tejidos. Si los metales están disueltos en el agua se produce un desgaste de las fibras y pérdida de peso y de resistencia, lo que supone un acortamiento de la vida de la ropa. En ocasiones, los metales los aporta el vapor. También pueden amarillear la ropa.

    • B) Los productos de lavado:

      Los productos que se utilizan para el lavado de la ropa han experimentado cambios notables en los últimos años, dando paso a detergentes que siendo menos agresivos resultan más eficaces y economizan tiempo y recursos. Los detergentes que se utilizan en el lavado de la ropa de manera industrial deben higienizar además de lavar y blanquear, eliminando materias nocivas que arrastra el agua, como sales, metales, bacterias, etc.

    • Componentes de los productos de lavado:

    • Tensoactivos: tienen la misión de disminuir la tensión superficial del agua para conseguir que se moje el tejido.

    • Complejantes o secuestrantes: sirven para impedir la incrustación de la cal del agua en los tejidos y para eliminar la acción nociva de los metales. Es imprescindible la utilización de productos ricos en secuestrantes cuando se trabaja con aguas duras, con aguas que contienen hierro y níquel. Para saber si un tejido está incrustado basta con mirarlo al trasluz y observar manchas oscuras que a simple vista no se detectan.

    • Álcalis: los productos alcalinos más usuales en el proceso de lavado son:

    • - Carbonato sódico

      - Metasilicato sódico

      - Fosfato trisódico

      - Hidróxido sódico

      Tienen la misión de hinchar la fibra para facilitar la penetración del agua y de los detergentes, y de reaccionar con suciedades de tipo ácido para formar productos solubles en agua y así facilitar su eliminación.

      Álcalis + grasas = jabón

    • Antirredepositantes: mantienen la suciedad extraída del tejido suspendida en el agua de lavado y evitan que se vuelva a depositar.

    • Blanqueantes químicos: destruyen las manchas oscuras y desinfectan. Los más utilizados son:

    • - Perborato sódico: se utiliza para blanquear y desinfectar a partir de los 60ºC. Es recomendable para remojos largos al no dañar tanto como la lejía.

      - Hipoclorito sódico (lejía): es un producto muy agresivo para algunos tejidos. No garantiza la desinfección a largo plazo y reacciona mal con metales disueltos y a la exposición a la luz y al calor. No es aconsejable tener ropa sumergida en lejía durante más de quince minutos. Las lejías utilizadas para blanquear textiles reducen el porcentaje de hipoclorito sódico al 5%. No se puede utilizar a 60ºC.

    • Agua oxigenada: se utiliza sólo en desmanchados puntuales como por ejemplo, manchas de sangre.

    • Blanqueantes ópticos: aprovechan la luz para dar un tono más luminoso y blanco a la ropa. Los blanqueantes ópticos de buena calidad se fijan uniformemente sobre el tejido y son resistentes a la acción del cloro y de la luz.

    • Clasificación de los detergentes de lavado según su aspecto físico

    • - Atomizados: tienen mucha facilidad de arrastre con alcalinidad baja, y por tanto poco poder de generar jabón.

      - Semiatomizados: son los más corrientes. Se utilizan en las lavanderías industriales, tienen mucho poder “saponizante” (de generar jabón). Son muy solubles y con buena capacidad de arrastre.

      - Micronizados: se caracterizan por su agresividad. Tienen mucho poder “saponizante”. En el hotel son adecuados para el lavado de la ropa de cocina.

      4. Los controles de lavado

      Para que las operaciones de lavado sean llevadas de forma correcta es preciso tener una serie de puntos bajo control para la seguridad de las personas que lo realizan y de las personas que van a lavar. Estos puntos son:

      • Es preciso seguir siempre las instrucciones que figuran en el detergente o producto a utilizar.

      • No se deben mezclar nunca productos quitamanchas ya que las sustancias químicas al mezclarse pueden producir reacciones peligrosas.

      • Es necesario controlar que haya buena ventilación en la zona de lavado.

      • Se debe controlar que quien utilice los productos esté convenientemente equipado con guantes, mascarilla, gafas, etc.

      • No se debe fumar en la lavandería ni en la zona donde se utilicen productos químicos inflamables.

      • Las manchas se deben tratar lejos de acuarios y animales domésticos enjaulados.

      • Si se vierte una sustancia en un recipiente que no le corresponde, se controlará que las etiquetas están debidamente corregidas y que dichos envases hayan sido reetiquetados.

      • No envasar productos que se venden en cristal en recipiente de plástico.

      • Se deberá plasmar en un documento apropiado y previamente establecido todo aquello de lo que se desee dejar constancia, y se debe tener perfectamente localizables y a disposición de todo el personal interesado tanto las fechas de los productos como los procedimientos a seguir en el proceso de lavado.

      • Es importante que se ponga especial atención en la ropa que presenta algún problema de deterioro e incrustaciones, roturas, etc.

      • Se deberá controlar el calendario para observar si la ropa no queda bien planchada, si se encoge el tejido, si se observan pellizcos en la ropa, si queda húmeda, etc.

      • Se comprobará periódicamente el estado de la ropa, de las máquinas, y se elaborará un informe en el que se señalará la eficacia de los productos utilizados y la conveniencia o no del cambio.

      5. Tipos de suciedades en los textiles

      En el proceso de lavado es necesario conocer cuál es el tipo de suciedad que se tiene que eliminar para poder contrarrestarla y aplicar los sistemas y productos más adecuados en cada caso. Según su naturaleza la suciedad se puede clasificar en:

      • Pigmentaria: hollín, arenilla, etc. Se eliminan con la acción mecánica en el lavado.

      • Materias solubles en el agua (proceso de lavado normal)

      • Biológica: sangre, sudor, etc. Son difíciles de eliminar. Se tratan con álcalis, complejantes, agua y con acción mecánica.

      • Grasa: se elimina con desengrasantes

      6. Normas básicas de desmanchado

      En general el desmanchado se hace a mano antes del lavado, cuando se detecta una mancha que no se eliminará durante el lavado o después de éste al comprobar que aún está en el tejido.

      Para desmanchar hay que tener en cuenta los siguientes factores:

    • La composición del tejido y su tipo de fibra

    • La solidez del color del tejido: la mayoría de los quitamanchas causan desteñimiento.

    • El tiempo que ha estado la mancha en el tejido

    • El estado de la ropa (nueva o no)

    • El tipo de suciedad que compone la mancha

    • 7. Duración de la ropa

      El tejido más utilizado en los establecimientos hoteleros es el algodón 100%, sobre todo en los departamentos de piso y restaurante. En función de sus características se puede realizar una previsión de vida aproximada para cada una de las piezas, que dependerá siempre del uso y del cuidado que reciba.

      La duración prevista de la ropa es difícil de determinar y depende de varios factores:

      • La calidad del tejido

      • Acción mecánica a la que es sometido el tejido durante el proceso de lavado

      • Acción mecánica que recibe la ropa durante su uso

      • Acción química de los agentes de lavado

      • Calidad del agua utilizada en el lavado

    • Acciones que alargan la vida de la ropa:

    • - Disponer de stock suficiente de manera que aumenta la rotación y disminuye el desgaste.

      - Evitar exceso de lavado

      - Clasificación de la ropa agrupándola por grado de suciedad, color, tamaño y tipo de tejido.

      - Procesos de lavado adecuados

    • Acciones que acortan la vida de la ropa:

    • La utilización de la ropa para aquello para aquello que no ha sido pensado, como por ejemplo la utilización de las servilletas para repasar cubiertas, utilizar toallas para secar el baño o sábanas para transportar ropa, contribuye a que dure menos. Es el departamento de regiduría el que debe controlar el uso adecuado de la ropa de todo el establecimiento.

      8. Control de calidad en lavandería:

      • Se debe hacer hincapié en que la ropa elegida esté fabricada con tejidos de calidad acordes a la categoría del establecimiento.

      • Se debe vigilar que los productos utilizados no sólo cuiden la ropa y la maquinaria, sino que además higienicen la ropa sin provocar picores o irritaciones y dejando un olor agradable.

      • La maquinaria utilizada deberá, además de cuidar la ropa, facilitar el trabajo del personal de la lavandería.

      • Se vigilará el proceso de lavado para que alcance los niveles estipulados por la empresa, así como la satisfacción del cliente.

      • Se controlará especialmente:

      • El agua, vigilando los niveles de pH y contaminantes, su dureza y su calidad.

      • La máquina: controlando su estado y su perfecto funcionamiento

      • Las operaciones de lavado, controlando el orden de las operaciones y los resultados, así como la eficacia del aclarado para evitar alergias y molestias en la ropa.

      • Efectividad de la limpieza: se controlarán los resultados de la limpieza, la eliminación de manchas y el blanqueo obtenido

      • El estado de la ropa

      • Los deterioros: se controlarán las causas y los tipos de deterioros, así como los desgastes del tejido: agujeros…

      • La decoloración de la ropa puede ser debida al uso de blanqueantes en tejidos en los que no se ha probado previamente la posibilidad de su utilización. También el uso de aguas inadecuadas o el exceso de temperatura.

      • La coloración o teñido de la ropa durante el lavado es debida al lavado inadecuado de prendas con colores poco sólidos junto con otras que por su composición tienen facilidad para asimilar el exceso de tinte que pierden las otras. Esto se debe a la falta de previsión y a pretender economizar lavados juntando prendas que deben lavarse por separado.

      • Se deberá observar siempre atentamente las indicaciones del fabricante.

      • Una prenda encoge cuando se lava a una temperatura inadecuada y no se advierte que según la composición del tejido las altas temperaturas tienden a apelmazar el tejido provocando un encogimiento que no tiene solución. La ropa también encoge por abusar de la secadora.

      Tiempo

      M

      Q

      Temperat