Democracia

Sociología. Sociedad. Democracia representativa. Autolimitación. Reflexividad. Respeto. Ciudadanos. Caudillismo. Autonomía social. Mercado. Noam Chomsky

  • Enviado por: Ricardo Sepulcre Ortuño
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

  • EL "BOOM" DEMOCRÁTICO

  • Vamos a ver todo lo que tiene que ver con la extensión de la democracia que hace que se de un giro hacia la democracia representativa a otros lugares del planeta en los últimos años (como pasan los regímenes democráticos desde los países del Primer Mundo a los del Tercer Mundo).

  • La extensión del modelo de democracia representativa

  • Vamos a tratar de caracterizar este modelo y para ello nos preguntamos ¿cómo se ha entendido tradicionalmente el término democracia? C. Castoriadis la define como un régimen político donde los ciudadanos, por un lado, son capaces de gobernarse y, por otro lado, son capaces de ser gobernados.

    Una democracia profunda sería un régimen donde habría una cierta autolimitación que se construye sobre la reflexividad, sobre el respeto democrático hacia los otros individuos que forman parte de la democracia.

    Una sociedad será más democrática cuanto más intervengan sus ciudadanos en las decisiones públicas.

    Desde este punto de vista, la democracia representativa vendría dada por la necesidad de introducir algún elemento que permita la intervención indirecta de todos los individuos allí donde la comunidad sea grande; así, se introduce la representación con la lógica de que los ciudadanos eligen a unas personas que van a ser sus representantes.

    En general, lo que ha ocurrido con las democracias representativas es que en los últimos años la participación de los ciudadanos estaría quedando excesivamente restringida a la elección de los representantes (al voto), lo que desde el punto de vista de la democracia profunda es insuficiente.

    En los últimos años parece estar habiendo un desinterés hacia la política (siendo que la política en sí misma no puede ser negativa) lo que puede llegar a resultar peligroso, al dejar la política en manos de ciertas personas y no de la totalidad de la ciudadanía.

    ¿Por qué se llega a esta situación?

    Esto tiene que ver con las características del Postmodernismo y con la tendencia hacia el individualismo, los ciudadanos tienden a encerrarse en esa esfera privada y a desentenderse de la política por considerarla algo ajeno a sus intereses.

    Esto se puede considerar como un círculo vicioso ya que se puede llegar a una cierta oligarquización de los partidos políticos (que la actividad política se reduzca a los partidos), se profesionaliza lo que tiene que ver con la política.

  • Nuevos caudillismos

  • Un elemento a tener en cuenta, en unos países más que en otros, es que una exacerbación de los caudillismos indica una democracia insuficiente.

    Con el término caudillismo nos queremos referir, según González Duro, Archipiélago nº 14, a una fuerte personalización del poder, la concentración del poder en una persona, lo cual dificulta mucho la pluralidad, el respeto de los distintos intereses y de los diversos grupos.

    El caudillismo no hay que aplicarlo únicamente al poder entendido como el gobierno de un país, de un estado a gran escala, sino el poder está en todos los escalones de una sociedad, hay jerarquías de poder en la familia, en el mundo del trabajo, etc. Y todos los niveles de poder pueden ser más o menos democráticos.

    En todos los niveles de poder a los que nos referimos puede aparecer la figura del caudillo, que por su propia naturaleza es único, no hay más que uno, se preocupa no tanto de ser una figura prominente sino por impedir que existan competidores; es un poder, el que tiene, incontestable (no pueden existir competidores).

    Con todo esto podemos entender que, si en las democracias los caudillismos se refuerzan, estas democracias se resientan y sin embargo hay una cierta tendencia al caudillismo en las democracias de los últimos años, algunos autores se han preguntado el por qué.

    Podemos citar al menos dos razones importantes:

    1º) Por un lado las democracias han ido hacia una fuerte personalización de la política. (Por ejemplo: en las primarias del PSOE se ha discutido más sobre la personalidad de los dos candidatos y se ha discutido muy poco sobre las ideas y propuestas políticas.) Los medios de comunicación juegan un papel importante en esta personalización del líder.

    2º) Por otro lado, algo que tiene que ver con la cultura política, y es que se espera por una parte de la sociedad un poco de "movimiento" en la vida política. Una democracia que funciona correctamente donde hay un respeto hacia los ciudadanos, a determinados sectores sociales les parece aburrido y rutinario; así estos sectores sociales estarían favoreciendo la aparición de este tipo de personajes. (Por ejemplo: Jesús Gil tiene un peso político significativo que lo consigue a base de decir cosas que a unas personas les levantan adhesiones, mientras a otras les escandaliza).

    Habría una parte de los votantes que se moverían más en ese comportamiento más primitivo o menos propio de una sociedad madura (la que busca el funcionamiento tranquilo de la democracia).

    Este tipo de discursos que levantan grandes adhesiones tienen clásicos contenidos como el de culpar de todos los males a los de fuera (conspiraciones externas, etc.) es algo muy típico en el caudillismo.

    Este es un riesgo de la democracia y hay que tenerlo en cuenta.

  • La posibilidad de la autonomía social

  • Una sociedad profundamente democrática debe ser autónoma. Una sociedad autónoma es capaz de poner en cuestión todo aquello que viene dado de antemano, es una sociedad que no tiene tabúes, todo aspecto puede ser cuestionado.

    En este sentido, una sociedad autónoma es una sociedad libre, donde no hay límites al cuestionamiento.

    Una sociedad plenamente autónoma sería plenamente democrática y en ella los ciudadanos estarían posibilitados a actuar con mayor margen de decisión para dar a su vida un sentido u otro.

    Desde este punto de vista, nos encontramos con otro de los problemas del mundo occidental, un hecho que tiene que ver también con la Postmodernidad.

    En las últimas décadas la sociedad está dejando de cuestionarse a sí misma, así las sociedades han perdido frescura y flexibilidad, no se sabe muy bien que hacer con la libertad.

    Frente a esto nos encontramos con la tendencia a un cierto enclaustramiento en la esfera privada y un abandono de lo público, sobre todo en los países con un mayor desarrollo económico.

    Esto significa una dificultad de pervivencia clara de la democracia ya que lo político nos incumbe a todos y la democracia permite que se expresen las diferentes conflictividades, se encaucen y tengan una posibilidad de mejora. Si se renuncia a esta posibilidad de cuestionamiento, el conflicto en el plano político y la democracia se resienten.

  • Democracia y mercado

  • (Noam Chomsky)

    Se oye bastante a menudo el ligar la idea de mercado con la democracia; así, funcionará la democracia cuando la Economía se desarrolle en un mercado libre.

    A esto le vamos a introducir una matización: ¿en qué medida esto es cierto?

    Volviendo a etapas anteriores vemos que esto es discutible, por ejemplo: en la Revolución Industrial había productos a bajo coste provenientes de las colonias donde no había una relación de Economía abierta y libre.

    Las décadas de prosperidad tras La II Guerra Mundial se fundamentaron en algo clave, el precio bajo del petróleo y su producción estaba controlada por los países desarrollados, luego el mercado del petróleo está muy controlado y para nada es libre ni abierto.

    Vemos que el desarrollo de algunos países (EE.UU.) tuvo lugar gracias a una protección muy fuerte en sus productos y con toda una política intervencionista que favoreció su propia revolución industrial.

    Incluso hoy en día en los EE.UU. el mercado de ordenadores tiene una protección importante.

    Esto nos sirve para ver cómo la democracia ha funcionado con políticas intervencionistas.

    Esto es importante, porque en los países que hace poco han llegado a tener regímenes democráticos este razonamiento, que liga la democracia con el mercado libre, se ha impuesto fuertemente.