Demian; Herman Hesse

Literatura universal contemporánea. Narrativa irracionalista alemana. Bien. Mal. Amistad. Amor. Felicidad. Reflexiones filosóficas. Argumento. Personajes. Vida y Obra

  • Enviado por: José Luis
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

BIOGRAFIA AUTOR

Hermann Hesse (1877-1962), novelista y poeta alemán, nació el 2 de julio de 1877 en Calw, Alemania. Como su padre había sido misionero, ingresó en un seminario, pero abandonó los estudios teológicos y empezó a trabajar primero como mecánico y luego como librero, por lo que puede decirse que fue un autodidacta. Esta etapa de rebeldía contra la educación formal la expresó en la novela Bajo las ruedas (1906). A partir de su trabajo en la librería, se dedicó al periodismo por libre, lo que le inspiró su primera novela, Peter Camenzind (1904), la historia de un escritor bohemio que rechaza la sociedad y acaba llevando una existencia de vagabundo.

Durante la I Guerra Mundial, Hesse, que era pacifista, se trasladó a Montagnola, Suiza; se hizo ciudadano suizo en 1923. La desesperanza y la desilusión que le produjeron la guerra y una serie de desgracias personales, así como su búsqueda de una espiritualidad universal que diera respuestas, para él satisfactorias, de la existencia humana, se convirtieron en el tema principal de su posterior obra novelística. Sus escritos se fueron enfocando hacia nuevos objetivos espirituales y valores que sustituyeran a los tradicionales, que ya no le eran válidos. En la novela

Demian (1919), se percibe la clara influencia de la obra del psiquiatra suizo Carl Jung, al que Hesse descubrió en el curso de su propio, aunque breve, psicoanálisis. El tratamiento que el libro da a la dualidad simbólica entre Demian, el personaje soñado, y su homólogo en la vida real, Sinclair, despertó un enorme interés entre los intelectuales europeos coetáneos (fue el primer libro de Hesse traducido al español, y lo hizo Luis López Ballesteros en 1930). Las novelas de Hesse desde entonces se fueron haciendo cada vez más simbólicas y acercándose más al psicoanálisis.

Hesse, que ganó el Premio Nobel de Literatura en 1946, murió el 9 de agosto de 1962 en Suiza.

Demian, novela publicada en el año 1919, fue fuertemente influenciada por las ideas del siquiatra suizo Carl Jung, que Hesse descubrió en el transcurso de su propio psicoanálisis, realizado en 1916. En este libro, el tratamiento de la dualidad simbólica entre el carácter soñado de Demian y su contraparte “real”, Sinclair, representan los grandes intereses de los intelectuales alemanes de los años 20

ESTRUCTURA

Externa: Lo primero que encontramos en le libro una breve cita que va directamente relacionada con las ideas del protagonista del libro y que dice: “Quería tan Sólo intentar vivir lo que tendía a brotar espontáneamente de mí. ¿Por qué había de serme tan difícil?” Antes de empezar la historia, encontramos una breve Introducción, también del propio protagonista, que apenas ocupa dos hojas. La obra se estructura en ocho capítulos todos ellos numerados y titulados. Cada uno, consta de entre 10 ó 12 páginas. El más extenso es el séptimo que tiene 13 páginas y el más breve es el último de tan solo cinco. Al final, hayamos un sencillo índice sobre la distribución del libro.

Interna: La narración se desarrolla de forma cronológica y es, por tanto, de estructura tradicional porque consta de introducción, que además tiene un título que así lo indica, nudo y desenlace. Estas partes son bastante diferenciadles: La introducción va, incluso, titulada; el nudo lo compondrían todos los capítulos hasta el sexto incluido; y por último el desenlace serían los dos últimos. La acción es claramente lineal aunque es considerada un gran flash-back del protagonista: “Comienzo mi historia con un acontecimiento de la época en que yo tenía diez años e iba al instituto...” (pág.13) El final es totalmente cerrado y no deja lugar a otras posibles interpretaciones del desenlace de la acción que queda zanjado con la muerte de Demian.

TIEMPO

La acción transcurre de forma cronológica. Dentro de la propia historia, que nos relatan los acontecimientos rescatándolos de los recuerdos del protagonista y narrador, hayamos constantes referencias al pasado. Estas citas lo corroboran: “Para contar mi historia “Ahora me apercibo de que tengo que empezar muy atrás. He omitido este breve. Si fuera posible tendría que encuentro en mis anotaciones remontarme todavía más, (...) Tengo que repararlo. Hasta los primeros Una vez, en las vacaciones...” años de mi infancia” (pág.1.) (pág.92) No encontramos en el libro elipsis pero si pequeñas prolepsis: “Encontrar mi camino era sólo cosa mía; y yo no actué bien, como la mayoría de los bien educados”(pág.55.) La historia es relatada de forma totalmente lineal y consta de planteamiento, nudo y desenlace. El ritmo narrativo es más lento en la etapa adolescente del protagonista que en la infancia, pero en general, no es demasiado lento sino de una velocidad media. La narración es narrada de forma bastante completa por las descripciones, pero sobretodo, por la explicación de diversos hechos. No se observan saltos temporales ni tiempos vacíos. La mayoría de verbos están utilizados en pasado ya que son recuerdos de Sinclair. Los acontecimientos se sitúan durante la primera etapa del siglo XX, más o menos veinte años antes del inicio de la primera guerra mundial porque la historia narra la vida del personaje principal desde su infancia hasta que este entra en la Universidad, justo antes del inicio de la guerra: “Un par de semanas más tarde “Llegó el final.Las cosas me matriculé en la Universidad” siguieron un curso rápido. (pág.141) pronto estalló la guerra...” (pág.171) Así pues, teniendo en cuenta que la obra nos relata la vida del protagonista desde sus diez años hasta que es universitario, la acción abarca unos diez años.

ESPACIO

La acción sucede en varias poblaciones debido a los cambios de residencia que realiza el protagonista para cursar sus estudios. Mis padres me acompañaron, dejándome, con toda clase de cuidados, en una pensión internado para colegiales (...).”

(pág.75) No obstante, no se especifican ni el nombre de las ciudades ni del país donde Sinclair va residiendo. Además, también, el protagonista, realiza viajes por Europa buscando a Frau Eva. La infancia del protagonista transcurre en su ciudad natal, más tarde sus padres lo internan en un instituto de otra ciudad, y sus estudios universitarios los realiza también en otra población. Finalmente, cuando se alista en el frente durante la guerra también aparecen otros espacios sin concretar: “Una noche de primavera yo “Llegué a mi destino (...) Ahora me hacía guardia delante de una encontraba en una sala tumbado granja que habíamos ocupado.” en el suelo.”

(pág.174) (pág.172) Hay, entonces, una riqueza de espacios en la obra causada por el dinamismo de los personajes, especialmente de Sinclair y Demian. Algunos hechos suceden en espacios Al aire libre como placas, calles, descampados,... y otros en casas, en el colegio, en tabernas...Lo observamos en estas citas: “Un día después del recreo, “Cuando llegué a mi apartada encontré en clase...” casa y metí en la cama...”

(pág.98) (pág.147) “Aún tenía mucho tiempo “Poco después, nos encontrábamos por delante y fui dando rodeos en un tabernucho de las afueras por las callejas de una ciudad..” de la ciudad..”(pág.78)

(pág.29.) Hesse no nos hace una descripción de espacios demasiado exhaustiva, es más, normalmente se nombra la posición de los personajes para situarlos pero casi nunca se describe el lugar o lo que les rodea, simplemente se dice si el personaje está en una casa, en una taberna, en clase... Las descripciones de personas y objetos, como por ejemplo los retratos que pinta Sinclair o el escudo del Pájaro, son más usuales en la obra.

PUNTO DE VISTA

El punto de vista desde el que está escrita Demian es un punto de vista interno ya que el narrador está presente cuando suceden los hechos, vive la historia ya sea directa o indirectamente, en este caso, directamente. Dentro de las diferentes modalidades que encontramos de puntos de vista internos, en concreto, el de la obra es el yo-testigo, en el, el narrador es un personaje más, en este caso el protagonista, y que por tanto narra la historia en primera persona, como observamos en estas citas: “Durante un tiempo me mantuve “Asentí pero no tenía nada que alejado de él. Así pues, el narrador nos explica lo que ve, lo que escucha y no hay en ningún momento cambio de narrador.

PERSONAJES:

Sinclair: Personaje principal, protagonista y redondo. Al inicio de la historia es un niño de diez años que vive en su hogar familiar con sus hermanas mayores y sus padres. Físicamente, y conforme pasan los años, nos es descrito como un adolescente de complexión débil: delgado y alto. Lo demuestra esta cita: “Había crecido aún más y mi rostro delgado tenía un aspecto gris y demacrado”(pág.85.) Cuando todavía es un niño sus inquietudes se centran en el miedo que le tiene a Franz Kromer, chico que lo extorsiona, y en como de habitar en un hogar tranquilo e idílico se ve empujado por sus errores a un mundo que el considera moralmente incorrecto, a un mundo malo. Esta idea le obsesiona e incluso llega a pensar que hay algo dentro de su ser que en el futuro le condenará a mal obrar: “Vinieron los años en los que volví a descubrir que en mi interior latía un instinto que en el mundo permitido y diáfano había que disimular y ocultar”(pág.54) En realidad y con los años, ese instinto le ayudará a desarrollar cierto inconformismo con la sociedad que le ayudará a forjarse su propio camino y a alejarse de las ideologías que posee la gran mayoría. En el colegio conoce a Max Demian, un chico que le llama especialmente la atención y con el que al final entablará una gran amistad y compartirá su particular y reducido estilo de vida, y juntos formaran parte de lo que ellos llaman “los marcados”. Esta cita nos muestra sus impresiones respecto a este tema: “Pero mientras nosotros, los marcados, creíamos representar la voluntad de la naturaleza hacia lo nuevo, individual y futuro ”(pág.154) Eso era lo que Sinclair, y el resto de los marcados, buscaban: un nuevo camino, una nueva forma de pensar y hacer las cosas, resaltar el individualismo rechazando a el “rebaño” que formaban los demás y con la creencia de uno de ellos perdurarían y serían los encargados de construir un nuevo mundo en el futuro, pues el actual estaba condenado a la desaparición. El protagonista ve en Max Demian un modelo a seguir. Pasan los años y Sinclair se va a estudiar a un instituto internado fuera de su ciudad. Allí, y lejos de su añorado Demian, el protagonista que ya es adolescente, sigue en la dura labor de buscar su propio camino y al principio pasa momentos duros e incluso se aficiona a beber. Supera sus problemas con la bebida gracias a la atención que le presta a una chica que se encuentra un día en la calle y porque conoce a Pistorius, un hombre que le abrirá las puertas hacía una nueva religión. Se vuelca de nuevo con sus estudios y encuentra su verdadero camino cuando descubre un nuevo dios, su nuevo dios: Abraxas. Se reencontrará con Demian y se enamorará de la madre de este. Pasará junto a ambos los mejores momentos de su vida, pero finalmente la guerra los separa: “Llegó el final. Las cosas siguieron un curso rápido. Pronto estalló la guerra y Demian partió hacia el Frente.”(pág. 171.) El registro que utiliza es estándar en todo momento y solo adopta un carácter un poco más coloquial en los diálogos, no demasiado porque la mayoría los mantiene con Demian o Pistorius, gente de conocimientos amplios, pero en algunos podemos hallar exclamaciones propias de un registro coloquial: “¡Bah! ¿Para que discutir? (pág.93) “-Pues si-contesté con desgana-¿Qué va uno a hacer?

Max Demian: Personaje principal y redondo. Max Demian es un chico un año mayor que el protagonista conoce en la escuela. Maduro, educado, e inteligente, Demian llama enseguida la atención de Sinclair por su sorprenderte seguridad y la sensación de parecer un adulto que trasmite: “No parecía en absoluto “Sus ojos tenían la expresión un alumno haciendo sus de los adultos”(pág.34.) deberes, sino un investigador dedicado a sus propios problemas.”(pág.34.) Físicamente se nos describe de aspecto intemporal, de rostro maduro y seguro, de ojos tristes pero con destellos de ironía, de boca fina y decidida y de frente ancha: “y mostró su rostro despejado tan familiar, con la boca decidida y aquella luz peculiar en su ancha frente”(pág.143) De su cuerpo destaca, cuando ya es adolescente, un físico potente, con los músculos trabajados y fuertes. Demian parecía ya tener claro muchas cosas en diferentes aspectos, como por ejemplo, en la religión: Dejaba claro su incredulidad frente a diferentes relatos bíblicos y él mismo deducía otras interesantes versiones que, a Sinclair fascinaban. Era hijo de una viuda y un buen alumno que no causaba problemas ni a los profesores ni al resto de compañeros. Lo demuestra esta cita: “No era popular, no participaba en los juegos y menos en las peleas; únicamente, su tono seguro y decidido frente a los profesores nos gustaba”(pág.33.) En realidad, el intentaba pasar desapercibido con un comportamiento bastante bueno aunque con la mirada y los gestos conseguía modificar la actitud de los compañeros, a los que estudiaba, e incluso de los profesores. Su relación con Sinclair durante toda la obra es muy buena, ya que, le sirve de guía y ejemplo a seguir y lo acoge en su casa junto con su madre, Frau Eva, como si fuese una más de la familia: “Desde aquel día empecé a entrar y a salir en la casa como un hijo y un hermano”(pág.153.) El registro que utiliza Demian es estándar sin lugar a dudas, además, en las explicaciones de sus teorías siempre transmite la sensación de inteligencia y seguridad. Su función principal en la obra es de amigo, compañero, pero sobretodo de guía que ayudará al protagonista a elegir su propio modelo.

Frau Eva: Personaje secundario y plano. Es la madre de Demian. Amable, educada e inteligente como su hijo, tenía unos rasgos bellos pero extrañamente intemporales y una mirada atrayente y segura, unos ojos negros y profundos, boca fresca y madura, frente despejada y figura esbelta, llevaba en la frente también el estigma de los marcados. No se menciona ninguna ocupación laboral porque es una señora adinerada: “Era hijo de una viuda rica.” (pág.33.) Ella participaba con su hijo y Sinclair en los debates y conversaciones que hacían con el resto de marcados en sus reuniones, en buscar también otro camino alternativo. El protagonista estaba enamorado de ella y Frau Eva lo sabía y le rendía mucho cariño: “Mi amor hacía Frau Eva “Sinclair: su amor se siente era el sentido de mí vida” atraído por mí. El día que (pág.159.) me atraiga así, acudiré.” (pág.159.) El registro que utiliza es más o menos igual de alto que el de resto de personajes transmitiendo la misma seguridad y trato educado y cordial. En la obra, ella forma parte de las personas que buscan su propio camino, de los marcados, y mantiene un relación muy buena e importante con el protagonista, pues ella se convierte en su amada.

Pistorius: Personaje secundario y redondo. Músico de iglesia que Sinclair conoce mientras estudia en el instituto internado. Es fundamental en el aprendizaje teológico del protagonista ya que le ayuda a conocer más sobre Abraxas y le expone sus teorías respecto a los temas que a Sinclair le interesan: “Sin darme cuenta había recibido del organista Pistorius la primera Lección” (pág.112.) Era un hombre inteligente, extravagante y tenía la extraña capacidad de interpretar los sueños. Su rostro era feo, salvaje y tenso, su boca infantil y sus ojos transmitían fuerza y orgullo. Había en su rostro un contraste claro entre la parte inferior, de adolescente, y la superior, mucho más adulta. Su ocupación era la música pero el había abandonado sus estudios de teología, su padre era sacerdote, porque prefería al dios Abraxas antes que otras religiones. El registro lingüístico utilizado por Pistorius es estándar. La función principal de este personaje la define perfectamente esta cita del propio protagonista: “No puedo resumir en pocas palabras lo que el extraño músico Pistorius me enseñó sobre Abraxas. Lo más importante que aprendí de él fue a dar un nuevo paso en el camino hacía mí mismo. (pág.117.)

Franz Kromer: Personaje secundario y plano. Era el enemigo de la infancia de Sinclair. De personalidad fuerte, dominante y mal educado era hijo de un bebedor y toda su familia gozaba de mala fama; estaba dentro del “mundo no permitido” y se dedicaba a hacer travesuras. Era unos años más mayor que Sinaclair y de aspecto fuerte, brutal y hostil. Su comportamiento era malo y en sus chantajes le reclamaba dinero a Sinclair. Su presencia y sus actos casi extorsionadores intimidaban y atormentaban al personaje principal. Su registro lingüístico es un más bajo que el de la mayoría de personajes acentuando así su mala imagen. Estas citas lo demuestran: “Si no me traes el dinero “Eso es cosa tuya. Pero vamos, prepárate.”(pág.23.) no quiero hacerte daño.”(pág.30.) En la obra, Franz simboliza todo ese mundo considerado “malo” por el protagonista y relacionarse con él supone para Sinclair el abandono del mundo “bueno” y el arrastre hasta el mal, la perdida de la protección del hogar dulce, infantil y moralmente perfecto; sus primeros pasos en el otro extremo: el mundo no permitido. En estas citas se observa esto: “Me había enredado en la aventura y el pecado, me amenazaba el enemigo, y me esperaban peligros, miedo y vergüenza” (pág.23.)

Beatrice: Personaje secundario y plano. Muchacha que Sinclair se encuentra un día en el parque y por la cual se siente atraído. Alta, delgada, elegante y con el rostro inteligente y masculino cautiva al protagonista. Enseguida este empezó a fantasear y como desconocía su nombre le puso el de Beatrice: “Le puse de nombre Beatrice, nombre que conocía , sin haber leído a Dante..”(pág.87.) El nombre, pertenecía a un cuadro inglés que por lo visto le recordaba a la joven. Nunca llegó a conocerla pero la veneración que le procesaba le empujaron a la pintura, más tarde a la lectura y a una actitud que le sirvió a Sinclair para volcarse de nuevo con los estudios y abandonar la bebida: “Nunca crucé con Beatrice “De nuevo podía estar solo. Ni una palabra. Sin embargo Recobré el gusto por la ejerció en aquella época una lectura, por los largos influencia profundísima.” Paseos” (pág87.) (pág.87.) Beatrice no interviene en la obra, no obstante, provoca en el protagonista un cambio de actitud necesario, por lo tanto, hay que otorgarle a este personaje un mínimo de importancia.

Alfons Beck: personaje secundario y plano. Compañero, más mayor, del instituto internado en el que el protagonista estudiaba. Lo introduce en el mundo de las juergas nocturnas, las tabernas y la bebida. Simpático, irónico y de actitud paternalista con el resto de compañeros, Alfons era considerado un líder en el instituto, respetado y admirado por sus hazañas escolares. Lo observamos en estas citas: “siempre me trataba, “me gritó jovialmente, en el como a todos los pequeños, tono que adoptaban los mayores de manera irónica y paternal. Cuando se dignaban a hablar todos le considerábamos con nosotros.” (pág.77.) Como el más fuerte...” (pág.77.) Alfons, lleva por primera vez a Sinclair a una taberna y este pronto se convierte en asiduo de borracheras y juergas nocturnas, hecho que acaba destruyendo el entorno del protagonista y atormentándolo. Esta cita lo explica: “Vivía en una orgía autodestructiva constante; y mientras mis compañeros me consideraban un cabecilla y un jabato (...), mi alma atemorizada alteaba llena de angustia...” (pág.82.) En conclusión, lo único que Alfons hace en la obra es aficionar al protagonista a beber aunque también le proporciona compañía cuando Sinclair más solo se siente. El registro del personaje también es estándar, aunque quizás sus pocas intervenciones no sean como los diálogos de otros personajes con más, a priori, intelecto como Demian o Pistorius.

ARGUMENTO

Sinclair es un niño de diez años de clase media que vive junto a sus dos hermanas y sus padres una infancia plácida, con una buena educación escolar y religiosa. Un buen día, un niño más mayor, llamado Franz Kromer, y que pertenece al mundo “malo” se acerca al protagonista que pertenece, según su propia división del mundo basada en la consideración que tiene la sociedad de lo moral y religiosamente correcto, al mundo “bueno”. En esta cita lo observamos: “Dos mundos se confundían “Mis hermanas pertenecían allí: de dos polos opuestos también al mundo claro” surgían el día y la noche” (pág.16.) (pág.13.)

Por una mentira infantil y fanfarrona, Franz Kromer empieza a chantajear a Sinclair amenazándolo con contar su secreto. El protagonista vive, durante las extorsiones de Kromer, unos días de fuerte angustia por los remordimientos por mentir a sus padres y el miedo a que la verdad se descubra. Llega a pensar que el mal vive dentro de él y que está condenado a pertenecer, ya para siempre, al mundo no permitido, a lo prohibido. Con la llegada de un muchacho un poco más mayor, llamado Max Demian, todo cambia. Al principio y sin saber porque, Sinclair se siente fuertemente integrado y atraído hacía este misterioso y callado compañero hijo de una viuda rica: “En nuestro colegio había “pero a mí, como a todos ingresado un nuevo alumno. Me llamó enseguida la atención.” Era hijo de una viuda rica.” (pág.33.) (pág.33.)

Empiezan a entablar conversación y Demian, sin que se descubra como, consigue que Franz Kromer deje de molestar a Sinclair. Pronto se hacen amigos, y Demian empieza a explicarle curiosas interpretaciones, de entre otras cosas episodios bíblicos, que escandalizan al protagonista, aunque que en el fondo le atraen: “Yo estaba asombrado” (pág.37.)

Cuando ya su amistad era fuerte, mantenían largas conversaciones, y Max Demian le explicaba como conseguía dominar a las personas con el influjo de su mirada o como podía adivinar lo que otros pensaban y después de la confirmación de ambos, los padres deciden que Sinclair, que ya había dejado de ser un niño, se vaya a un instituto internado. Allí los primeros meses fueron difíciles. Sinclair se sentía solo y sus padres lo habían llevado al internado para lograr enderezar el camino de su hijo, que al contrario que la mayoría, había elegido buscarse a sí mismo y forjar su propio camino, alejado de las costumbres generales. Lo vemos a continuación en esta cita: “El problema seguía siendo si con el tiempo, podría yo llegar a ser un buen hijo o un ciudadano útil o si mi naturaleza me empujaría por otros caminos.” (pág.75.)

Pronto, ahogado por la soledad y sin recibir respuesta a las cartas que le enviaba Demian, conoció a Alfons Beck, un chico más mayor, de dieciocho años, que le descubrió el mundo del alcohol y las tabernas. Su vida se convirtió en una juerga continua, dejo de lado los estudios, empezó a fumar, a endeudarse... Hasta que empezó a recibir amenazas de su padre y de los profesores: debía cambiar. “Aún me asusté cuando mi padre, alarmado por las cartas del director de la pensión, apareció por primera vez en St. Y se enfrentó inesperadamente conmigo.” (pág.84.)

Una tarde, encontró a una muchacha que lo encandiló. Sin conocerla, empezó a venerarla y más tarde la intentó pintar, la llamó Beatrice. Con la ayuda de las fantasías que le provocaba la joven, poco a poco, se dio cuenta que lo que buscaba su alma no lo hallaba en la bebida. Dejo de beber y empezó a volcarse con los estudios y la pintura, aunque seguía sintiéndose solo. Lo demuestra esta cita: “Nuevamente volví a sentir con fuerza la nostalgia de Max Demian.”(pág.92.)

A menudo pensaba en Demian, recordaba sus conversaciones, sobretodo la teoría que contaba que había un dios que reunía el mal y el bien en una sola figura, que nadie era ni bueno ni malvado del todo y que, por tanto, debía de existir un dios para ambas cosas. Tenía menudo sueños en los que veía, por ejemplo, un pájaro saliendo del cascarón, el mismo pájaro que estaba representado en el escudo de su casa y sobre el cual Demian, anteriormente había mostrado interés. Dibujó el pájaro de su sueño y se lo mandó a su amigo sin saber si tendría respuesta. La respuesta llegó. Era una nota en la cual su viejo amigo hablaba de un dios desconocido para Sinclair, Abraxas: “El pájaro rompe el cascaron. El cascaron es el mundo. Quien quiera nacer, tiene que destruir el mundo. El pájaro vuela hacia dios. El dios es Abraxas” (pág.98.)

Más tarde encontró un amigo, Pistorius, organista de una iglesia hijo de un sacerdote que había abandonado sus estudios de teología y que le explicó muchas cosas sobre Abraxas. Sin saber muy bien porque, Sinclair, rompió su amistad con Pistorius que había sido casi un maestro para él. Junto a él había encontrado gran parte de su propio camino, su religión. Queda aclarado en esta cita: “No puedo resumir en pocas palabras lo que el extraño músico Pistorius me enseñó sobre Abraxas”(pág.117:9

Seguía teniendo sueños extraños, con una mujer, mujer que le atraía y a la que decidió buscar el verano que acabó el instituto. Fue de vacaciones a su ciudad natal y vio a sus padres, sin embargo, decidió iniciar un viaje por Europa en busca de la mujer de sus sueños por la que se sentía atraído y a su amigo Demian. Pero no los encontró. Se matriculó en la universidad de otra ciudad y allí, una noche mientras paseaba, se reencontró con Demian y este, tras hablar un rato con Sinclair, le invitó a que un día pasase por su casa a visitarlo a él y a su madre que quería conocerlo. Sinclair halló en la madre de Demian a la mujer que aparecía en sus sueños y encontró muchas cosas más. Encontró su camino definitivo, el camino de los marcados. Los marcados, eran personas que se resistían a seguir el camino común de la sociedad e intentaban encontrase a si mismos y para así forjar su camino, otro estilo de vida alejado al convencional. En casa de Demian, Sinclair, era como uno más de la familia, participaba con el resto de personas que buscaban otro camino: “Nuestra labor era “pertenecían a nuestro formar una isla dentro circulo otros que también del mundo, quizá, dar buscaban.”(pág.154.) ejemplo, en todo caso, la anunciación de otra posibilidad de vida” (pág.153.) Era realmente feliz, junto a Frau Eva, madre de Demian, había encontrado a una mujer a la que amaba profundamente y ahora estaba cerca de su amigo y de gente que buscaban, como él, su forma de vivir, su religión... No obstante, algo malo iba a pasar. Todos, los marcados, estaban convencidos que el mundo no podía seguir así, y que algo malo se avecinaba y ellos eran los elegidos para formar, en el futuro, una sociedad mejor. En estas citas se observa este pensamiento: “No. Presiento que significa conmoción, un paso adelante en el destino. Creo que nos atañe a todos.” Advirtió a Sinclair que una guerra iba a estallar: la primera guerra mundial. Todo se precipitó, Demian se fue al frente y Sinclair tubo que despedirse de su amada Frau Eva, con la que no había tenido tiempo de empezar un posible romance que ambos deseaban, para irse también al frente. Después de una batalla se despertó en un lugar, al que se había sentido atraído como otras veces por Demian, tumbado en el suelo. Al lado suyo otro herido yacía, era Demian, que poco después murió. Sinclair había perdido a un amigo, a un guía que le había ayudado a encontrar su verdadero camino.

OPINIÓN PERSONAL:

De todos los libros leídos a lo largo del curso quizás este sea el que más me ha influido. Los primeros capítulos eran atrayentes porque tocaba temas bastante interesantes tales como el bien y el mal, la perdida de la infancia y la entrada precipitada al mundo adulto, el amigo misterioso y muy atrayente para el protagonista... pero luego, con la desaparición momentánea de Demian de la acción, la historia pierde en misterio y pasa a centrarse, demasiado para mi gusto, en las inquietudes del protagonista y su adquisición de una personalidad adulta. Las reflexiones filosóficas de Sinclair se amontonan exageradamente y hacen el libro más aburrido que en su inicio. En los capítulos finales y con el regreso de Demian a la historia, la obra cobra de nuevo, bajo mi punto de vista, un nuevo interés. No obstante, el libro nos transmite en el fondo una idea muy interesante y nos enseña como alguien, en un momento dado, elige vivir su vida libremente y bajo su propio criterio, chocando a veces, con las ideas de la sociedad en general. Por lo tanto, también podría ser una obra a recomendar que puede convertirse, incluso, en un ejemplo a considerar en esta vida: elegir un camino alejado de los pensamientos generales y a lo religioso o moralmente correcto.