Delito y delincuencia

Sociología. Antropología. Derecho. Condicionantes de la criminalidad. Tipos de delitos. Violencia social. Deliencuencia Latinoamericana. Pandillas juveniles

  • Enviado por: Saúl
  • Idioma: castellano
  • País: Honduras Honduras
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

8. DELITO Y DELINCUENCIA

8.1. ¿Qué es el delito?

Desde el punto de vista normativo, es relativamente fácil definir lo que es un delito. Un delito es cualquier forma de comportamiento que vulnera la ley y que la misma ha definido como punible. En este sentido, es el juez el que en última instancia, actuando de acuerdo a lo que dicta el Código Penal define lo que no es un delito y lo que no lo es. Sin embargo, hay que ser consciente que antes de que una conducta sea calificada como delictuosa por el código penal, es la sociedad la que debe decidir si una conducta es delictiva o no. Un delito tiene que ser definido como-tal por diversos actores sociales, antes que sea tipificado como tal por el Código Penal. Policías, jueces, víctimas, delincuentes y la población en su conjunto aportan sus concepciones y definiciones sobre lo que debe ser considerada una conducta delictiva. De allí que las definiciones de la delincuencia son variables en el tiempo y en el espacio.

Las leyes penales son el resultado de un proceso institucional y político de ámbito nacional. No son independientes de las reglas informales y de la moralidad cotidiana. Para que un delito acabe en una definición formal es necesario que sea reconocido antes como tal por la sociedad. Pero las reglas sociales y las penales se negocian continuamente en la vida cotidiana. Cambian según el tiempo, lugar, circunstancia y grupos sociales. Determinados delitos y delincuentes se persiguen más o son más detectables que otros. Los llamados delitos de cuello blanco se detectan y procesan menos que los denominados delitos comunes. El delincuente organizado suele ser más impune que el desorganizado y el delito de la mujer probablemente recibe, en algunos casos, un trato más benévolo.

El carácter sociológico del delito se manifiesta a través de varias paradojas, Muchas veces, los delincuentes escapan a la ley debido a las ambigüedades de la misma. A veces personas prestigiosas cometen delitos que quedan impunes. La sociedad suele tolerar menos a una persona que roba carteras y aritos en la calle que a un empresario que evade el fisco y comete evasiones millonarias en detrimento de la hacienda pública. La policía negocia informal y cotidianamente el orden con los ciudadanos y violenta la ley al recibir sobornos por ignorar la aplicación de la ley. Aunque resulte obvio, no por ello hay que dejar de señalarlo: a las personas que cometen delitos, se les llama delincuentes.

8.2. Teorías sociológicas de la delincuencia

8.2.1. Teoría de la subcultura o de la asociación diferencia]

Edwin H. Sutherland desarrollo la teoría de la subcultura o de la asociación diferencial para explicar la conducta delictiva. La idea que subyace a esta teoría es relativamente sencilla. Los individuos se convierten en delincuentes al asociarse con aquellos que son portadores de conductas delictivas. Según Sutherland, el comportamiento delictivo se aprende en grupos primarios y, especialmente, entre los compañeros del grupo de pares. La conducta delictiva se aprende como la conducta que se adapta a las reglas sociales y es tan racional y conforme a reglas sociales para los sujetos que la practican como la conducta adaptada. Los ladrones, según el argumento de Sutherland, intentan ganar dinero como las demás personas que tienen trabajos convencionales, pero eligen formas ilegales para hacerlo.

8.2.2. La teoría de la anomia

El sociólogo norteamericano Robert K. Marcan se basó en el concepto de anomia para desarrollar una influyente teoría para la explicación de la conducta delictiva. El primer sociólogo que usó este concepto fue Emilio Durkheim. Para Durkheim, existe un estado de anomía cuando no hay normas claras que guíen el comportamiento de las personas en un momento determinado de su vida.

Merton modificó el concepto de anomia para dar cabida a la tensión a la que se ven expuestos los individuos cuando los valores socialmente aceptados entran en conflicto con los medios que la sociedad pone a disposición de los individuos para el logro de los mismos. Los valores socialmente aceptados en la sociedad norteamericana que Merton toma como ejemplo, enfatizan la importancia del éxito material, pero no ofrecen suficientes oportunidades para que todos puedan lograrlos por medios legítimos. Los delincuentes son aquellas personas que intentan alcanzar el éxito económico, pero a través de medios ilegítimos o ilegales.

8.2.3. Teoría del etiquetaje

Los teóricos del etiquetaje están interesados en demostrar el papel reforzador que tiene sobre las conductas delictivas el ser rotulado o tenido como delincuente por parte de los que representan la ley y el orden.

Las reglas sociales que tipifican las conductas delictivas las definen los ricos y no los pobres, los hombres y no las mujeres, los adultos y no los jóvenes, las mayorías étnicas y no las minorías. Es así que, por ejemplo, las conductas de los hijos de los ricos pueden ser vistas como pasatiempos inocentes de la adolescencia y de la juventud mientras que las mismas conductas entre los hijos de los pobres pueden ser vistas como delictivas o como proclives a desarrollar conductas delictivas.

Es así que ciertas conductas exhibidas por los adolescentes y jóvenes de barrios marginados pueden ser etiquetadas como conductas delictivas, propias de mareros, en tanto que conductas semejantes entre los adolescentes y jóvenes de barrios de altos ingresos con vistas como pasatiempos inocentes.

Una vez que el adolescente y el joven es etiquetado como delincuente se vuelve poco confiable y termina comportándose como tal. Al aceptar la etiqueta que se le imputa, termina convirtiéndose en un verdadero delincuente. No es extraño en este contexto que las mismas instituciones que están llamadas a corregir 11 conducta delictiva, terminen reforzándola. Nos estamos refiriendo a la policía, los jueces y las cárceles.

La teoría del etiquetaje ilustra muy bien el hecho de que ningún acto es intrínsecamente delictivo. Las decisiones sobre lo que debe considerarse como delito las toman los poderosos mediante las leyes y las interpretaciones que de las mismas hace la policía, los tribunales y las instituciones rehabilitadoras. Los críticos de la teoría M etiquetaje señalan que hay actos que son universalmente considerados como delictivos como el asesinato, la violación y el robo. Sin embargo, en nuestras culturas, no es delito matar si hay guerra y hasta hace muy poco tiempo, no se consideraba como violación el hecho que el marido obligue a su esposa a mantener relaciones sexuales contra su voluntad. Este tipo de conducta, que algunos consideran como propia de la vida privada, es considerada delictiva en los Estados Unidos y en algunos países europeos.

8.3. Condicionantes de la criminalidad

Hay una multiplicidad de factores que pueden actuar como condicionantes de la delincuencia y la criminalidad.

Comencemos por la familia, uno de los espacios privilegiados de la socialización de los niños, niñas y adolescentes.

James Q. Wilson es uno de los estudiosos de la delincuencia que más atención le ha prestado a la relación entre familia y delito. A su juicio, el padre y la madre influyen en sus hijos de varias maneras para evitar la creación de condiciones para las conductas delictivas. Entre ellas se mencionan las siguientes: la creación de la necesidad de aprobación por sus semejantes, el enseñarles las consecuencias distantes de sus actos y a internalizar una consciencia que frena ciertos tipos de comportamiento. La eficacia de la educación en el seno del hogar no es tanto una cuestión de permisividad o de autoritarismo sino que de consistencia. Si el castigo se administra en forma aleatoria e inconsistente, no se presenta asociado a comportamientos reproblables concretos o si las reglas están poco claras, entonces el castigo pierde efectividad y tiene el efecto no deseado de despertar agresividad en el hijo. Wilson destaca la importancia de la supervisión y el control de los padres sobre sus hijos para evitar o favorecer conductas delictivas, pero no explica la forma en que los cambios en los roles familiares y las circunstancias sociales afectan su capacidad de control sobre los hijos.

Otros estudios han analizado a la familia junto a otro tipo de condicionantes como son las relaciones sociales de los hijos y las actividades rutinarias que realizan. Existen tres tipos de variables independientes que concentran en los últimos años los esfuerzos explicativos: el papel M control de la familia, las relaciones con los compañeros y la influencia M tipo de actividades rutinarias. En el primer caso, el grado de control y supervisión paterna resulta clave. Para medirla, suelen utilizarse indicadores tales como hasta qué punto los padres saben dónde están sus hijos, con quien y la hora de regreso a casa. También se suele preguntar a los hijos por los vínculos afectivos con los padres. Los estudios muestran que las jóvenes experimentan un mayor control paterno que los jóvenes. En este sentido hay que indicar que la variable género resulta clave en el delito. Los varones cometen más delitos que las mujeres.

En relación a los compañeros o grupos de pares, los estudios muestran que los varones con amigos delincuentes tienen mayores posibilidades de serio ellos mismos. Los que se sienten más cerca de su madre que del padre tienen tres veces más probabilidad de incurrir en conductas delictivas. Los que salen varias veces por semana de casa tienen más posibilidad de incurrir en conductas delictivas que los que menos salen. Cuando el control y supervisión de los padres sobre los hijos es más bajo, la probabilidad de incurrir en actos delictivos es mayor. La actitud negativa hacia la escuela, sentirse incomprendidos por los padres y creer que robar es una conducta poco grave, hacen doblar la posibilidad de delinquir. Tener amigos delincuentes está asociado a comportamientos delictivos juveniles.

En relación a las actividades rutinarias, los estudios han demostrado que los jóvenes delincuentes se ajustan al siguiente perfil: salen más con sus amigos, van en grupos más grandes, regresan tarde a casa, sus amigos vienen poco a casa y gastan el dinero en deportes, discotecas y locales de máquinas recreativas.

Sobre la relación causal entre escuela y delito se ofrecen dos tipos de explicaciones. La primera nos dice que el fracaso escolar y la delincuencia están estrechamente asociados a dificultades en el aprendizaje, a las clases sociales de bajos ingresos u otras. La segunda indica que la escuela actúa junto a otros factores, como impulsividad, extracción social, cultura paterna o capacidad económica, favoreciendo la delincuencia. El niño con problemas tiende, además, a recibir menor atención de los educadores, sufre el estigma del fracaso escolar, empieza a entrar en contacto con muchachos delincuentes y tiene la percepción de que la escuela no le enseña nada útil para su contexto cultural o para sus perspectivas de futuro.

La relación entre delito y comunidad tiene una venerable tradición sociológica. Comenzó con los estudios de la Escuela de Chicago en la década del 20 del siglo recién pasado. Una forma de entender el influjo de la comunidad en la delincuencia es a través de la idea de que existe una reproducción permanente de la delincuencia a través de una subcultura de la pobreza. Otra es concebir la delincuencia como fruto de la desorganización social y del anonimato que sufren las personas en las grandes ciudades. La densidad de la población o la rapidez de rotación de las personas en los barrios, están asociados con-tasas más altas de victimización.

La edad es una de los factores más asociados al delito. En un país como los Estados Unidos, el 60% de los delitos registrados por la policía son cometidos por personas menores de veinte años. Según las estadísticas policiales, los-jóvenes cometen más dolitos que las personas mayores. Los delitos de los jóvenes son más activos (robos de vehículos, motos, residencias) mientras que los de ..los mayores son más sedentarios, pero más importantes económicamente (fraudes, estafas) En comparación con los adultos, los jóvenes llevan a cabo menos delitos serios, hieren menos gravemente, sus delitos se cometen más en grupos, están menos planeados, conjugan más la emoción, dejan menos beneficios económicos y eligen sobre todo víctimas de su edad. Que es lo que hace que las estadísticas policiales registren más delitos de jóvenes que de adultos. Será prejuicio de la policía o tendrá que ver con algunos rasgos característicos de ese ciclo de la vida. La juventud es una etapa de aventura y diversión y en la que se asumen riesgos. Los jóvenes desean más gratificaciones que los adultos. El delito juvenil es más detectable que el adulto, ya que los delincuentes, al ser jóvenes, tienen menos poder, experiencia y habilidad. La juventud tiende, finalmente, a cuestionar el orden adulto.

Las circunstancias socioeconómicas como la desigualdad, la pobreza, el desempleo o la recesión económica han sido consideradas como causas de la delincuencia por la sociología marxista. Los vecindarios más deprimidos suelen mantener altas tasas de delincuencia. Las evidencias son menos contundentes en relación al desempleo y a la desigualdad social.

Muchas personas afirman que las drogas son causa de delincuencia. Existe una asociación entre delincuencia y ciertas drogas, pero asociación no equivale a casualidad.

8.4. Tipos de delitos

Desde el punto de vista sociológico, los delitos se pueden caracterizar de la manera siguiente 1) violencia interpersonal; 2) delito ocasional contra la propiedad; 3) delincuencia común; 4) delitos sin víctima; 5) delincuencia política; 6) delincuencia ocupacional; 7) delincuencia profesional; 8) delincuencia de las organizaciones, y, 9) delincuencia organizada. (Torrente, 2001, pp. 77-84)

1) Violencia interpersonal. Comprende básicamente delitos como el homicidio, las lesiones y las violaciones. Sin embargo, la violencia más extrema no es la individual. Se encuentra en formas de violencia colectiva como las guerras, las revueltas y otras formas de violencia que involucran grandes grupos de personas. El homicidio es uno de los delitos más sancionados por las leyes y registrado estadísticamente, por lo que se puede hacer todo tipo de comparaciones. Sin embargo, no todas las formas de violencia individual son castigadas. Así, por ejemplo, ha habido un alto nivel de tolerancia hacia la violencia conyugal o hacia los hijos.

2) Delito ocasional contra la propiedad. Comprende básicamente formas de violencia oportunista. Tienen una gran incidencia en volumen y son responsables en buena medida del sentimiento de inseguridad que experimenta la población. Incluyen situaciones de robos de radio de automóviles, robos de aretes, cadenas y otros delitos que ocurren en situaciones de descuido de las víctimas, emisión de cheques sin fondos, robos en tiendas, comercios y bancos, vandalismo y robo de automóviles. Los que cometen este tipo de delito se caracterizan porque son capaces de racionalizar su propio comportamiento y no se consideran a sí mismos como verdaderos delincuentes.

3) La delincuencia común. Comprende básicamente delitos contra la propiedad como robos en bancos, comercios, casas de habitación y compra-venta de objetos robados. Las personas que cometen estos delitos suelen desarrollar una carrera delictiva especializada con la idea de obtener de ella ingresos más o menos regulares. Son delitos planificados. A veces cometidos en colaboración con otras personas. Se basan en el cálculo racional y buscan, obtener beneficios económicos. La carrera delictiva usualmente comienza en la adolescencia con delitos menores. Eventualmente, entrará en contacto con otros delincuentes con los cuales formará bandas. Se establece así una cultura en la cual sus miembros se perciben como verdaderos delincuentes. La delincuencia común lleva a veces aparejada la violencia. La sociedad y el' sistema penal reaccionan duramente contra este tipo de delitos.

4) Los delitos sin víctima. Son denominados "delitos de orden público o "contra la moral pública". En algunos países, figuras como la prostitución, las conductas homosexuales, el exhibicionismo, el consumo de drogas, las apuestas, las infracciones de circulación o el vagabundeo son formalmente penados. Son comportamientos realizados en forma voluntaria o de mutuo acuerdo, por lo que no existe víctima en el sentido estricto del término. Una conducta penalizada en una cultura pueda ser una práctica corriente en otra. Es usual que las personas que participan en estos actos no se vean a sí mismos como delincuentes.

5) La delincuencia ocupacional. Se produce cuando algunas personas utilizan su profesión u ocupación para alcanzar en forma ilegítima determinados intereses. La diferencia con el delito de las organizaciones es sutil, pero importante. En la primera, la persona actúa ilegalmente a título individual y en el segundo actúa ilegalmente en nombre de la empresa. Ambas constituyen lo que se ha dado en llamar delincuencia de cuello blanco. Forman parte de la delincuencia ocupacional delitos del tipo del fraude, el uso ilegítimo de depósitos, extensión de certificados fraudulentos, evasión fiscal, negligencia profesional, delitos informáticos o violaciones de derechos de propiedad intelectual. (Copyright). Son, por regla general, comportamientos delictivos difíciles de detectar, investigar, procesar y regular.

6) La delincuencia profesional. Es el delito convertido en profesión. Implica la idea de carrera, una motivación económica racional, identificación con la '.profesión", su status y el uso de conocimientos y técnicas de cierto nivel de complejidad. Comprende formas diferentes de delincuentes: carteristas, estafadores, timadores, falsificadores de obras de arte y una variada gama de ladrones. Los delincuentes profesionales desarrollan una filosofía que les hace ver como razonable su comportamiento el cual tiene como base de sustentación la idea de que todo mundo es deshonesto.

7) El delito de las organizaciones. Las prácticas de este tipo de delitos van desde la publicidad engañosa, comercio de productos inseguros, contaminación, espionaje industrial, así como prácticas ¡legales para controlar el mercado. Se produce en el marco de una ideología de máximo beneficio.

8) La delincuencia organizada. Conocida también como crimen organizado, este tipo de delincuencia puede combinar actividades ilícitas con actividades legales. Algunas de estas actividades se toleran socialmente porque proveen servicios a ciertos sectores de la población (tabaco, protección, prostitución, alcohol, armas, mano de obra barata, drogas). El lavado de activos es una forma de delincuencia organizada. Los delincuentes ver esta forma de delito como un modo de vida y forman parte de grupos que tienen una organización muy compleja, con un sistema jerárquico, valores, promoción y control interno. Los puestos más bajos en la organización pueden aparecer socialmente como delincuentes, pero los más altos alternan con la élite de la sociedad no delincuente.

8. 5. Delincuencia y violencia social en América Latina

La delincuencia y la violencia social se ha incrementado aceleradamente en las Últimas dos décadas en América Latina. Enfrentamos un aumento de la violencia y de la inseguridad entre los habitantes de las grandes ciudades. Este incremento de la delincuencia y violencia social en América Latina tienen un sustrato sociológico que no se puede pasar por alto.

En América Latina, al igual que en otras latitudes, se tiende a asociar el crecimiento de la delincuencia y la inseguridad en las ciudades, con el incremento de la pobreza. Sin embargo, la violencia y la inseguridad no dependen solo de la pobreza.. La experiencia ha demostrado que más que la pobreza, es la desigualdad, en conjunto con otros factores sociales, culturales y psicológicos la que genera mayor delincuencia y violencia social.

Aun cuando no se pueda sostener que la pobreza es la principal causa d la delincuencia y la violencia social, tampoco se puede negar la estrecha asociación entre pobreza y delincuencia. Muchas de las opiniones que se emiten atribuyendo a la pobreza la causa fundamental de la delincuencia, se basan en el perfil de los aprehendidos y condenados, los cuales son mayoritariamente hombres con bajos, perfiles socioeconómicos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que existe un reducido porcentaje de denuncias, de procesos y de condenados sobre el total de los delitos que se cometen. Se sabe que hay una gran cantidad de delitos que no son sancionados, como los económicos o la corrupción, los que son, a menudo, difíciles de probar, que involucran a grupos económicamente poderosos y que corresponderían a delincuentes con mayor nivel educacional y económico.

Existen serias dificultades para la medición de los hechos violentos en nuestros países. En la mayoría de los mismos, no existe una institución nacional que recopile, sistematice y consolide este tipo de estadísticas, lo que dificulta dimensionar el problema y construir series históricas que den cuenta de la evolución del fenómeno. En lo que respecta al registro de delitos, se cuenta con tres tipos de fuentes de información; a) policial, que registra las denuncias; b) judicial, que registra los procesos penales, y, c) de salud, en el caso de las defunciones y lesiones. En general, estas estadísticas acusan un nivel de sub registro de algunos delitos tales como, por ejemplo, el de la violencia común, robos y hurtos y en especial el de la violencia sexual e intra familiar.

Para estimar los niveles de delincuencia y violencia social, se acude generalmente a las estadísticas de homicidios. Esto se hace por dos razones básicas: 1) por la gravedad del hecho, y, 2) por contar con un registro más acucioso y confiable, lo que permite la comparación temporal y entre países.

Veamos el siguiente cuadro para tener una visión de la tasa de homicidios en las diferentes regiones de América Latina:

Las tasas de homicidios en el periodo comprendido entre 1984 y 1994 aumentaron en todas las regiones de América Latina. Las tasas más altas se registraron en el área andina, y entre los países de esta región, destaca Colombia, donde la violencia es la principal causa de muerte en el país. Las tasas más bajas se encuentran en el Caribe inglés y en los países del cono sur. Y finalmente, las tasas de homicidios son mucho más altas en los hombres que en las mujeres. Este fenómeno es de carácter universal. Debido a su, estructura valórica y a otros factores de naturaleza cultural, los hombres tienden a delinquir más, y en el caso que nos ocupa, a cometer más homicidios que las mujeres. Viendo las cosas desde el ángulo de los países y no de las regiones, durante la década del 80 y la primera mitad de la década del 90, El Salvador fue el país que registró el mayor número de homicidios en América Latina. Para el año de 1995, El Salvador tuvo una tasa de homicidios de 11117.0, Colombia una tasa de 65.0 y Honduras, en tercer lugar, con una tasa de 40.0 por cada 100 mil habitantes.

Echémosle un vistazo al perfil de las víctimas y agresores. Los principales involucrados en homicidios son hombres, ya sea que actúen como víctimas o agresores. Junto al sexo, la edad es un factor muy importante de considerar en el perfil de víctimas y agresores. De todos los homicidios reportados en América Latina, 28.7% se atribuye a jóvenes entre 10 y 19 años de edad. En el caso de Colombia, por ejemplo, los homicidios afectan predominantemente a hombres jóvenes entre 15 y 34 años. En 1996, el 65.2% de los homicidios correspondió a personas ubicadas entre estas edades. De hecho, el homicidio es la primera causa de muerte en los adolescentes y en los jóvenes colombianos: de los 112 mil homicidios que ocurrieron entre 1991 y 1995, 41 mil afectaron a jóvenes. En Medellín existen cerca de 200 bandas de jóvenes entre 12 y 22 años que se enfrentan frecuentemente entre sí. Junto a ellos, existen niños de 8 a 10 años, los carritos, que movilizan armas para estas bandas. Hay algunas que llegan a ser muy poderosas económicamente, ya que establecen un sistema de pagos (vacunas), que deben hacer microbuses y establecimientos comerciales en barrios populares para poder funcionar sin riesgo de ser atacados por estas bandas. En países como Honduras, Guatemala y El Salvador, se han desarrollado bandas juveniles conocidas con el nombre de maras, que se disputan el control de espacios territoriales, se enfrentan entre sí y realizan actividades de tipo delictivo. (Arriagada y Godoy, 1999) Según información de la policía, existen en Honduras unos 35 mil adolescentes y jóvenes que son miembros activos de las maras y unos 70,500 simpatizantes. Las maras más conocidas son la 18 y la Salvatrucha.

8. 6. El fenómeno de las "maras" o pandillas juveniles

Las maras o pandillas juveniles, como expresión de la organización de los jóvenes habitantes de barrios o zonas marginales de las grandes ciudades, son un fenómeno relativamente reciente en América Latina. Se trata de un problema complejo que está estrechamente relacionado con factores como la marginación económica y social, las dificultades familiares, la deserción escolar, las competencias técnicas mínimas, el desempleo o subempleo, el desmedido y no planificado crecimiento urbano, la cultura de la violencia, y la transculturación".

Un estudio comparado de las pandillas juveniles o maras en México, El Salvador, Nicaragua y Panamá, nos ofrecen algunas indicaciones que pueden ser de gran utilidad- para comprender el fenómeno de las maras o pandillas juveniles en Honduras. (CEPAL, 2001) Refirámonos primero a los factores que están en la base del fenómeno. Después trazaremos rápido perfil del mismo. Veamos.

Entre los principales factores que se encuentran en la base del fenómeno de las maras o pandillas juveniles se han enumerado los siguientes:

a) Entorno familiar adverso: 1) paternidad y maternidad irresponsables e hijos no deseados; 2) hogares desintegrados, monoparentales: abandono de los menores; 3) desintegración y cambio de roles familiares, deserción escolar y trabajo infantil; 4) falta de estímulos afectivos, desarticulación de redes de solidaridad y cooperación intra e inter familiares, y, 6) desesperanza: círculo vicioso de la Pobreza y el entorno familiar desfavorable. b) entorno social adverso: 1) falta de programas de retención escolar, escasez de programas de apoyo integral a la educación, incluyendo nutrición y salud; 2) inserción laboral de baja calidad, trabajo informa¡ y de escasa remuneración; 3) falta de estímulos sociales: exclusión temprana, sin reconocimiento de su capacidad creativa y sin consideración de su entorno familiar, y, 4) marginación participativa y política: limitaciones en la consideración ciudadana de los jóvenes de escasos recursos .c) Responsabilidad individual: 1) la desesperanza y la ilegalidad como fuente de Reproducción de la exclusión; 2) la imagen propia y de la marginación como fracaso social, y, 3) la vulnerabilidad social y económica como factor permanente.

Las pandillas juveniles que se han desarrollado en países como los nuestros deben mucho a las pandillas juveniles estadounidenses de los últimos 40 años. El continuo flujo- de migrantes jóvenes, de bajos ingresos y bajos niveles de calificación, hacia los Estados Unidos, ha sido una fuente vital para la adopción de modelos y estereotipos de las bandas juveniles en los Estados Unidos.

En México, las pandillas de jóvenes marginados más conocidos sean tal vez "Los Panchitos", que se localizan en las zonas marginales periféricas de la ciudad, desde donde operan la mayor parte del tiempo, en condiciones vinculadas a hechos de violencia y delincuencia organizada. Las pandillas juveniles en Managua son grupos que se dedican al robo de transeúntes y pequeños negocios con intimidación, daño a la propiedad privada y prostitución callejera sin poseer los medios y la organización que alcanzan las maras en El Salvador. En este último país, la proliferación de pandillas juveniles ocurre en la primera mitad de los años noventa, después de la firma de los acuerdos de paz (1992) y de la deportación masiva de salvadoreños de los Estados Unidos.

La mara como forma de agrupamiento juvenil para apoyar distintos tipos de esfuerzos y propósitos, ya existía en El Salvador incluso antes del conflicto bélico. Se trataba, por entonces, de grupos de jóvenes que se organizaban en maras estudiantiles o deportivas para apoyar a sus compañeros en eventos diversos. Sin embargo, a partir de los años noventa, las maras se convierten en la expresión de grupos jóvenes de la población que sufren el impacto de la segregación económica y cultura¡ y que son percibidos como peligrosos, agresivos e incontrolables.

La vida de los jóvenes que no tienen una familia constituida, o en la cual falta alguno de los padres o donde el comportamiento de los mayores suele ser agresivo, violento y amenazador, termina casi irremisiblemente por desenvolverse en la calle, que es donde la juventud marginada encuentra a sus pares. La pandilla como grupo de pares entre los niños y los jóvenes puede considerarse como un fenómeno natural, espontáneo e incluso funcional en el proceso de socialización en condiciones comunes. Lo que transforma la aparición de pandillas en un problema es que están constituidas por jóvenes que desarrollan su vida en condiciones de exclusión del sistema educativo formal, muchas veces también de sus propias familias, y sus actividades evolucionan del esparcimiento y la diversión a estrategias de vida que son consideradas amenazadoras en el ámbito integrado y formal de la sociedad.

Las condiciones en las cuales los adolescentes o jóvenes se integran a las pandillas, generalmente después de abandonar sus hogares de origen y con muy pocas posibilidades de reinserción social, conllevan profundas consecuencias ligadas a la participación en el grupo. En las pandillas urbanas, se ha visto que el número de mujeres jóvenes raramente sobrepasa el 15%, lo que implica una proporción de una muchacha por cada seis varones. Esto hace que se vean sometidas a tratamientos vejatorios, como condición de ingreso a la mara o pandilla, además de verse obligadas a realizar funciones serviles y subordinadas. A pesar de eso, estudios realizados han sugerido que las jóvenes pandilleras aprecian ampliamente el clima de amistad, protección y apoyo que reciben de sus compañeros de grupo. Los miembros de las pandillas se someten a la observancia de un código interno de comportamiento y aplicación de violencia bastante rígida al tiempo que se procuran de símbolos efectivos de identidad, de solidaridad y de apoyo mutuo.

Dadas las restricciones vitales a las que se enfrentan los jóvenes marginados, y en particular los que están en situación de calle, es muy alto el riesgo que tienen de convertirse en adictos a distintos tipos de drogas y a otras sustancias como el tabaco y el alcohol. Tanto el tabaco como el alcohol son productos fácilmente accesibles para los jóvenes y no se visualizan como drogas. Son vistas más bien como un medio permitido de distracción, socialización e incluso de evasión. Esta no es la visión que se tiene M consumo de mariguana, cocaína, heroína y otras drogas consideradas como peligrosas. En este contexto, estas drogas representan un factor determinante en el proceso de formación de grupos de la calle ya que actúan como catalizadores (porque constituyen uno de los motivos importantes en la decisión de abandonar el hogar original, la escuela o el barrio) o como factor de cohesión (desempeñan una función de identidad y afirmación para el grupo de jóvenes marginados). En esta una de las características M grupo que resulta más difícil de vencer, porque es un elemento de rechazo y estigmatización social, al tiempo que se convierte en problema de urgencia biológica, psicológica funcional, que requiere asistencia médica especializada para ser superado.

Adolescentes y jóvenes agrupados en maras o pandillas juveniles se han ido involucrando crecientemente en actividades delictivas, en el crimen organizado y en el narcotráfico. En países como el nuestro, es alta la cuota de sangre que los adolescentes y jóvenes agrupados en maras han tenido que pagar por armada entre pandillas rivales y por el virtual asesinato de los mismos por bandas paramilitares involucradas en supuestas acciones de profilaxis social.

ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE

1. Hada un cuadro que le permite comparar las teorías sociológicas delincuencia.

2. Enumere, en forma resumida, los factores que favorecen las criminales.

3. Enumere los delitos más usuales describiéndolos brevemente.

4. Explique, en forma breve, las líneas maestras M fenómeno de las pandillas juveniles. Usted cree que basta con encarcelar a los "mareros" resolver este complejo problema social