Delincuencia infantil y juvenil en Chile

Sociología. Problemática social. Inseguridad ciudadana. Conflictos sociales. Influencia de los medios de comunicación. Niños. Ladrones. Pobreza. Factores que impulsan a delinquir. Situación familiar. Comercio ilegal. Trastornos psicológicos

  • Enviado por: Poly
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Universidad

Arturo Prat/

Artículo.

VICTORIA; 29 de noviembre de 2005/

INTRODUCCIÓN.

Actualmente, nuestra sociedad se encuentra frente a una problemática que siempre ha existido, pero que muchas veces la hemos ignorado, pero hoy los medios de comunicación han puesto de moda el problema de la delincuencia infantil y juvenil. Esta moda en culpabilizar a ciertos jóvenes del problema de seguridad ciudadana, lo realizan para ocultar los temas de fondo que en este caso serian los factores que impulsan a estos niños a delinquir en nuestro País.

Estos niños en conflicto con la justicia son satanizados y estigmatizados por los medios de comunicación ya que muchas veces traspasan ideas imaginarias al inconsciente nacional, considerándolos culpables exclusivos de la delincuencia en nuestro País; dejando atrás la marginalidad, exclusión, pobreza e indigencia de muchas de las familia de estos niños.

ARTICULO

DELINCUENCIA INFANTIL.

Resumen: En el presente artículo se dará a conocer principales factores que

Impulsan a niños desde muy temprana edad a ser parte del mundo

De la delincuencia.

Palabra claves: (niño, ladrón , pobreza,)

Abstract y kyword

Summary: In the present article one will occur to know main factors that They impel to children from very early age to be part of the world Of the delinquency.

Key word: (young, thief, poverty)

Se aprende a ser ladrón, tal aprendizaje se adquiere también al interior de las unidades penales y en los hogares de menores, donde muchos de los menores se han conocido previamente durante la infancia. Así, la pobreza y la extrema pobreza impulsa a muchos niños, ya en su más tierna infancia, incluso a los cinco o seis años, a buscar formas alternativas de sobre vivencia, primero simplemente incursionando y posteriormente adquiriendo roles laborales ilegales para contribuir con la subsistencia propia y la de sus familias. (Paola Hernández; 2005)

Estos niños a través de declaraciones y confidencias (discursos) dicen haber comenzado, a robar desde muy pequeños, incluso desde los seis años, lo que indica que no hay rotulación que valga en la incursión en el delito. A nadie se le ocurriría rotular a un niño tan pequeño de ladrón; sin embargo, ellos se integran muy tempranamente al mundo del hampa, de tal modo que a los 10 o 12 años ya saben que son ladrones, porque roban todos los días y porque esa actividad es su forma de trabajo y de vida. Estos menores-niños no son rotulados ni por el grupo de poder ni por el control social, menos por sus familiares ya que muchas veces sus familia tan bien practican el robo. (Socióloga; Doris Cooper ,1997)

Estos niños no tienen ningún problema en explicar las motivaciones que tienen para robar, incluso en la más tierna infancia. En casi todos casos ha sido por necesidad, De hecho ni ellos y tampoco ellas utilizan técnicas de neutralización, salvo aquellas que resultan discutibles, tales como que no hacen daño porque les roban exclusivamente a los personas ricas y ellos se reponen fácilmente, y que los ricos roban más que los pobres”. (Socióloga; Doris Cooper, 1997)

Factores que impulsan a niños a delinquir:

1. Los niños pobres, en su más tierna infancia, intentan lograr su propia subsistencia y contribuir con la sobre vivencia de su familia, es decir de sus padres y hermanitos. Se trata de familias donde los jefes de hogar están desempleados o tienen trabajos muy ocasionales, con ingresos bajísimos. (Paola Hernández; 2005)

2. Estos intentos por sobrevivir implican que niños pobres y extremadamente pobres comiencen a robar ya a los seis años y las niñas, un poco más tardíamente, a los nueve. Sin embargo debe destacarse que muchos niños pobres trabajan ya desde los cinco años en diversas ocupaciones infantiles. (Paola Hernández; 2005).

3. Posteriormente comparten con niños y jóvenes que han debido seguir el mismo camino para sobrevivir, y aprenden que existe el mundo del hampa, con sus propios valores, roles laborales, una estratificación social alternativa y un lenguaje propio. (Paola Hernández; 2005)


4. Se especializan entonces en el mundo de la vida de los ladrones o ladronas adquiriendo diversas especializaciones laborales y diversos grados de prestigio social contracultural. ( Paola Hernández; 2005)

5. También la pobreza y la extrema marginalidad incitan a los menores pobres, en el marco del hambre, del frío, de la frustración y de la impotencia, a involucrarse en el consumo de psicotrópicos duros, incluidas las drogas más adictivas, tales como el neoprén, la pasta base y la cocaína, y a incursionar en el consumo del alcohol, que a muchos los lleva al alcoholismo. (Paola Hernández; 2005)

6. Muchos menores pobres incursionan en el mundo del consumo de drogas, tan tempranamente como se ven expuestos a un medio donde el tráfico de drogas al minoreo constituye una forma más de comercio alternativo e ilegal. (Doris Cooper; 1997)

7. El hambre, el frío y especialmente la desesperanza aprendida, los impulsa al consumo de psicotrópicos, que los aleja artificialmente y por momentos, de la realidad de la pobreza dura y de la marginalidad vivenciada por estos niños.(Doris Cooper; 1997).

8. En las esquinas estos niños comparten con otros menores y jóvenes drogadictos, los que les enseñan a consumir drogas y alcohol. Algunos menores aprenden a consumir drogas en las esquinas con los grupos de pares, en la búsqueda de la evasión de la realidad de la pobreza dura ( Paola Hernández; 2005).

9. Los traficantes de drogas al minoreo muchas veces constituyen parte de la familia desempleada de estos menores, o incluso son sus propias madres o abuelitas jefes de hogar las que venden la droga, colaborando los menores con ellos. Las familias extremadamente pobres, habitualmente constituidas por jefas de hogar con muchos niños, o ancianas con nietos, sin trabajo, terminan por convertirse en traficantes de drogas al minoreo; frecuentemente los niños de esas familias se transforman en adictos. (Doris Cooper; 1997).


10. Este contacto con el mundo del comercio ilegal lleva a que algunos de estos menores se conviertan también en drogadictos. Muchos niños que han consumido las drogas que los traficantes les facilitan para convertirlos en adictos, efectivamente los dejan enganchados en ellas y terminan por colaborar con las ventas al minoreo para poder consumir. ( Doris Cooper; 1997).

Marco teorico:
Sin embargo, si bien la teoría de Sutherland (1947) predice y explica que efectivamente la delincuencia y la desviación se aprenden, no es capaz de dar cuenta del hecho que en realidad es la pobreza la que gatilla en los menores la búsqueda de formas alternativas de lograr sobrevivir, y de colaborar con sus familias para que no pasen tantas necesidades, ya en la más tierna infancia. Debemos recordar que Sutherland justamente afirma que la pobreza no constituye la etiología de la delincuencia.

Tampoco explica por qué los menores se involucran en el consumo de drogas ni por qué buscan evadirse de la realidad consumiendo psicotrópicos. El análisis de las explicaciones de los niños, relativas a estas complejas y dolorosas realidades, lleva a concluir que si bien Sutherland explica cómo se aprende a ser desviado o un delincuente, no explica el origen real, gatillante de estas conductas, es decir la etiología.

CONCLUSIÓN.

Como conclusión puedo decir que la delincuencia es una problemática que esta a afectando mucho nuestro País, y que muchas veces nosotros mismo participamos en el tema de la marginación hacia los niños que se dedican a delinquir, tan solo por su forma de vestir o por su vocabulario o por que creemos que son un peligro para cualquier sujeto normal. Pero deberíamos tomar conciencia de sus necesidades para ponerlas en el tapete de la discusión para lograr concienciar a nuestra sociedad de que todos somos en parte culpables de la marginación que viven y de la falta de oportunidades para integrarse en el ámbito laboral, escolar etc. Y que debemos comenzar a considerarlos sujetos con derechos para poder construir en conjunto las herramientas que les permitan ser personas sin apelativos.

Bibliografía:

www.google.cl

www.monografias.com/trabajos12/sociedad.

www.monografia.com/trabajos16/psicologia-comunitaria.

www.metabase.net/docs/paniamor/0938.

www.elclarin.cl/index.php.cl

7