Delfines y tiburones

Mamíferos marinos. Peces. Cetáceos. Alimentación. Sentidos. Fisonomía. Reproducción. Parto. Ecolocalización

  • Enviado por: Hermione
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Derivadas Parciales
Derivadas Parciales
En este curso sobre derivadas parciales estudiaremos todos los temas relacionados al calculo diferencial multivariable....
Ver más información

Conoce el nuevo diseño de ICFES SABER 11 - 2014
Conoce el nuevo diseño de ICFES SABER 11 - 2014
En este curso comprenderás como está diseñado el nuevo examen ICFES Saber 11 - 2014....
Ver más información

publicidad

Los delfines

Y

los tiburones

Introducción

Clasificación científica: los delfines pertenecen a la familia de los Delfínidos (Delphinidae), cetáceos con dientes, dentro del orden de los Cetáceos. El delfín mular recibe el nombre científico de Tursiops truncatus, el delfín común Delphinus delphis, y el boto Sotalia fluviatilis. La orca se clasifica como Orcinus orca. Los calderones constituyen el género Globicephala y el delfín listado del Pacífico norte es Lagenorhynchus obliquidens.

Los delfines que habitan en el Zoo Aquarium de Madrid pertenecen a la especie del delfín mular (. Así, las formas de los delfines son alargadas e hidrodinámicas, y sus extremidades anteriores se han convertido en aletas natatorias, mientras que las posteriores han desaparecido y dado lugar a la cola, terminada en una aleta caudal situada en un plano horizontal (a diferencia de los peces, en los que está en vertical. La aleta caudal posee una musculatura muy fuerte y compleja, siendo el principal órgano motor, ya que las aletas anteriores sólo tienen una función de dirección y equilibrio.

La piel de los delfines es desnuda, lisa y delicada, y en su parte más profunda se encuentra el llamado panículo adiposo, formado por un retículo de haces que encierra enormes células grasas. Esta configuración les sirve de aislante para mantener la temperatura corporal. Dependiendo de las especies, pueden descender hasta setenta metros y permanecer sumergidos durante hasta dos horas, aunque normalmente la duración de la inmersión es de unos quince minutos.

Una de las características más conocidas y notables de los delfines es su inteligencia. Se sabe, por ejemplo, que poseen un lenguaje formado por una serie de sonidos y pulsaciones ultrasónicas emitidas directamente por la laringe, y con el que se comunican entre sí. También están dotados de una gran capacidad de aprendizaje, lo que se aprovecha en la mayoría de los zoos para enseñarles una serie de ejercicios que, no obstante, siempre están en la línea con sus habilidades naturales. Los estudios realizados en estos animales demuestran que su capacidad intelectual esta bien desarrollada y es similar a la de otros mamíferos como el chimpancé y el gorila.

1. Fisonomía

El delfín es un mamífero acuático que, junto con sus parientes de mayor tamaño, suelen recibir el nombre común de cetáceos. Los delfines pertenecen a una gran familia que contiene unas 32 especies. Los delfines eran cazados en la antigüedad para extraer el aceite que se encontraba en pequeñas cantidades en una zona de la cabeza, y que se usaba como lubricante para ciertos mecanismos de reloj. En la actualidad se han encontrado fuentes alternativas y más baratas para la obtención de estos aceites, por lo que la caza de los delfines ha desaparecido. Los delfines pueden comer en un solo día una cantidad de alimento (sobre todo peces y calamares) que equivale a un tercio de su peso corporal. Atrapan a sus presas con las mandíbulas, en concreto, con sus dientes afilados, cuyo número puede oscilar entre 200 y 250 según la especie de que se trate. El boto es el delfín más pequeño, con una longitud inferior a 1,2 m; el de mayor tamaño es el delfín mular, que puede alcanzar 3 m de longitud. A pesar de su tamaño, la orca común o ballena asesina es considerada como un delfín (mide unos 9 m); los calderones son también un tipo de delfín.

'Delfines y tiburones'


2. Reproducción

El delfín mular alcanza la madurez sexual entre los 5 y los 12 años en las hembras, y entre los 9 y los 13 años en los machos. Las cópulas ocurren en la primavera, y tras un periodo de gestación de 11 o 12 meses, la hembra pare una sola cría que es capaz de nadar y respirar pocos minutos después del nacimiento. Esta es amamantada durante 18 meses y puede seguir sin dificultad a la madre, nadando cerca de ella y aprovechando las ventajas hidrodinámicas que le brinda el cuerpo de su progenitora.


3. Parto de un delfín

Primera Fase

La cría del delfín mular nace después de un año de gestación. Mide aproximadamente 1 metro. Nacen por la cola al contrario que los mamíferos terrestres.

Durante el parto, la madre puede ser asistida por una compañera llamada "tía o partera" que le ayuda en el momento del nacimiento.

Segunda Fase

Los delfines nacen siempre bajo el agua, cerca de la superficie, de modo que madre e hijo puedan subir con facilidad a respirar.

Tercera Fase

La madre acostumbra a romper el cordón umbilical con una súbita y enérgica sacudida de su cuerpo.

Las aletas de la cría son muy blandas al principio, lo que ayuda al parto.

Cuarta Fase

Poco después del parto la cría toma la primera comida. Los delfines hembras tienen dos pezones ocultos bajo pliegues cutáneos.

La cría ingiere leche que la madre inyecta literalmente dentro de su boca.

4. La ecolocalización

'Delfines y tiburones'
'Delfines y tiburones'

Hace unos millones de años que los delfines adquirieron un único sistema sensorial basado en el sonido que les permitía cazar
presas en oscuras profundidades y competir con el tiburón en su propio terreno. La comunicación sonora en el agua es muy eficaz,por
este motivo los delfines la utilizan como base de una de las facultades sensitivas más avanzadas; la ecolocalización.
La ecolocalización supone la emisión por parte del delfín de una amplia gama de sonidos en forma de breves ráfagas de impulsos
sonoros llamados "clics" y la obtención de información sobre el entorno mediante el análisis de los ecos que vuelven. Esta
capacidad de utilizar una completa gama de emisiones sonoras tanto de alta como de baja frecuencia, combinada con una audición
direccional muy sensible, facilita una ecolocalización extremadamente precisa y atorga a estos animales un sistema sensorial
único en el mar.
Cuando observamos un objeto, lo que vemos es la luz que se refleja. Cuando los delfines "observan" un objeto mediante ecolocalización,
lo que hacen es escuchar los sonidos que este devuelve a partir de los crujidos o "clics" emitidos por ellos. Las ondas sonoras
transmiten mucha más información que la luz a causa de que el sonido presenta una acción más interactiva con el medio. Mientras
que la luz mediante la absorción selectiva de una cierta longitud de onda produce diferentes colores, el sonido por el mismo
sistema proporciona imágenes tridimensionales. La textura, la estructura interna y el material del que un objeto está constituido
se combina para reproducir un eco determinado.


Se cree que su funcionamiento es el siguiente:
1- El animal produce sonidos internamente.
2- El órgano graso de la cabeza, el melón,enfoca estos sonidos en un eje
direccional
3- Cuando estos sonidos se reflejan en algún obstáculo, los ecos portadores de información se reciben
en la cavidad interna
llena de grasa de la mandíbula inferior.

Cuando reciben un nuevo eco, determinan a que distancia y dirección provienen y una información más concreta como de que tipo
de objeto o animal se trata; depredador, presa u objeto inanimado.
'Delfines y tiburones'
'Delfines y tiburones'
Los tiburones

Los tiburones se diferencian de especies de peces teleósteos (óseos) por su esqueleto cartilaginoso. Los tiburones son peces versátiles y tienen sentidos muy agudos. Muchas de las especies de tiburones de nuestros días son muy similares a especies que nadaban en los mares del cretácico, hace más de 100 millones de años. Entre ellos existe una gran variabilidad en lo que se refiere a su comportamiento y tamaño. Los tiburones son peces sobre todo marinos que viven en todos los mares, y que abundan en aguas tropicales y subtropicales.

2. CARACTERÍSTICAS FÍSICAS

 
La mayor parte de los tiburones son de color gris y tienen la piel correosa, cubierta de pequeñas escamas .Suelen tener cinco branquias. La cola es asimétrica y la columna vertebral se prolonga en su lóbulo superior. Muchas especies tienen hileras de dientes afilados enclavados en membranas fibrosas en lugar de en las mandíbulas; los dientes, que pierden a menudo al clavarlos en la carne de sus presas, son reemplazados con rapidez por otros dientes que se desplazan hasta ocupar el espacio que dejan los primeros. Las aletas y la cola de los tiburones son rígidas en vez de eréctiles, como las de los peces óseos. Desmintiendo la creencia popular, las aletas dorsales rara vez sobresalen de la superficie del agua cuando los peces nadan próximos a ésta.Los tiburones carecen de vejiga natatoria y, si se quedan inmóviles, se hunden. Los tiburones son en gran medida carroñeros; se alimentan de peces heridos, carroña, basura y otros residuos procedentes de los barcos. También se alimentan de animales como focas, tortugas, aves, ballenas, cangrejos y gran variedad de peces.

3. REPRODUCCIÓN

 La mayor parte de los tiburones alumbran a crías grandes y bien desarrolladas, en número máximo de 100 por camada. La mayoría de los tiburones son ovovivíparos, es decir, los huevos se abren en el interior de la hembra, que alumbra crías vivas. Algunos son ovíparos; ponen huevos protegidos por una cáscara córnea con filamentos que sirven para anclarse a rocas o plantas marinas. Otros son vivíparos. El desarrollo embrionario dura más de seis meses. En muchos casos, las crías nacen en zonas protegidas próximas a la costa, lejos de los machos. Los tiburones ayunan durante largos periodos en la estación de reproducción y se mantienen recurriendo a las grandes reservas de lípidos almacenadas en el hígado. Así evitan devorarse los unos a los otros, así como a las crías.

4. SENTIDOS Y ALIMENTACIÓN

Los tiburones tienen un agudo sentido del olfato. La vista, aunque menos aguda, les permite percibir de forma vaga movimientos de luces y sombras en aguas oscuras cuando se aproximan a su presa. Son muy sensibles a los sonidos de baja frecuencia y tienen una audición direccional magnífica.


Cuando cazan en bandadas, pueden incitarse entre sí hasta un frenesí devorador. Describen círculos en torno a su presa y se abalanzan sobre ella de repente, por lo general desde debajo (pero sin ponerse boca arriba, como suele creerse).Se producen relativamente pocos ataques. Cuando eso ocurre, cerca de un tercio resultan mortales.