Del paro al ocio; Luis Racionero

Sociología. Literatura de divulgación. Indicadores sociales. Calidad de vida. Urbanismo. Ecología. Cultura. Clase ociosa. Narcisismo. Sociedad postindustrial. Cambio social

  • Enviado por: Sonina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCION

Las ideas desarrolladas en este ensayo giran en torno a una temática crucial de la década de los ochenta: el problema del paro, y en general de las crisis sociológicas de la sociedad industrial avanzada, en tanto que problema filosófico, es decir, de valores.
En efecto, en los últimos años del siglo xx han surgido dos contradicciones en las sociedades industriales avanzadas, una económica: pretender automatizar y mantener el pleno empleo, y otra cultural: educar a los jóvenes de la sociedad opulenta en la moral puritana. La primera produce la crisis del paro; la segunda, el pasotismo.
Ambas crisis son debidas al desfase entre el nivel tecnológico de los países nórdicos y la mentalidad laboralista que aún los dirige. Según el autor, cuando Unamuno dijo «¡que inventen ellos!» tenía seguramente más razón de la que supusieron sus contemporáneos: los nórdicos sirven para inventar y producir, son expertos en medios pero infantiles en los fines; ahora que ya se ha producido, son los mediterráneos, expertos en fines, quienes deben organizar la vida para disfrutar la abundancia. Cómo hacerlo es el tema de este libro.

CAPITULO I

OCIO, NEGOCIO Y PARO

Durante la evolución de la sociedad se producen las fases diferenciadoras de estos tres términos.

Los primitivos no entendían como trabajo lo realizado para mantenerse, que ocupaba cierto tiempo en el día dependiendo de las condiciones de la naturaleza. El conocimiento del ocio viene cuando unos trabajan y otros no, que se da en las sociedades agrícolas en las que unas castas vivían a costa de los campesinos, y fue mas claro en la sociedad de los Atenienses en el siglo de Pericles, donde una parte de la sociedad ociosa filosofaban mientras los esclavos trabajaban. Fueron los romanos quienes establecieron el termino trabajo(instrumento de tortura para los esclavos) y el termino negocio( negación del ocio) mediante la transacción comercial. La Revolución Industrial da prestigio a la sociedad trabajadora y de negocio. Se impuso la sociedad de consumo, la opulencia y el desarrollo sin limites, hasta que este limite es impuesto por el paro y la inflación.

El paro se resolvía con la ley de la oferta y la demanda, pero no se cumplía correctamente por lo que se propuso que este problema lo solucionara el gobierno en forma de inversión publica, para que los parados tuvieran dinero que gastarían en los comercio y así se revitalizara la economía. Esto permitió un respiro pero no soluciono completamente el problema, el paro aumentó. No se utilizaba la capacidad productiva.

En la década de los 60 se rozaba el pleno empleo en la economía occidental, en la que se llega al paro de una forma totalmente distinta, al mejorar la tecnología se automatiza la industria por lo que son necesarios menos trabajadores.

El paro de los años 80 es un problema estructural a largo plazo ya que intenta mantener el empleo y automatizar a la vez lo que lleva a una contradicción.

En conclusión el éxito del sistema provoca la crisis (antitesis del bienestar, el abuso de lo beneficioso se vuelve perjudicial) la solución es comprender esta contradicción, se necesita un cambio de mentalidad siendo la solución al paro trabajar todas las personas menos horas con un salario que les permita vivir dignamente; hay es donde se volvería a la civilización del ocio, en la que las maquinas harían el trabajo de los esclavos.

CAPITULO II

DESARROLLO SIN CRECIMIENTO

El problema que viene desde los 70 hasta el día de hoy es la crisis del petróleo, que no es un problema técnico sino filosófico, la diferencia entre estos dos tipos de problemas viene dada por las causas y por la solución de los mismos.

Los problemas técnicos son causados por los medio y se solucionan mediante la técnica ganando tiempo pero aumentándola crisis, pero los filosóficos causados por el sistema de valores del sistema económico son de mentalidad y solo se solucionan con cambios de mentalidad y ocupándose de los fines del desarrollo económico. Esta crisis es solo un síntoma de la “enfermedad”del crecimiento ilimitado. Idea que se basa en la mentalidad del desarrollo europeo y es compartida y aplicada en la mayoría del mundo, esto tiene un peligro enorme así este planeta llegara pronto a sus limites, sabiendo esto los dirigentes siguen con su política objetivista sin hacer caso a estas advertencias.

El actual sistema económico fue establecido por la revolución industrial, fundamentada filosóficamente por pensadores escoceses basado en el puritanismo y extendido por toda Europa es básicamente Bárbaro, porque valora por encima de todo el éxito “tanto tienes, tanto vales” aumentando la codicia y el individualismo. Seguido paradójicamente los mediterráneos que somos depositarios del humanismo y el ocio, donde la riqueza era solo un medio para llegar al ocio que era el fin, pero el sistema actual ha hecho desaparecer el ocio como fin y lo que era medio (la riqueza) lo ha convertido en fin.

En el sistema actual la actividad económica no se evalúa por la calidad de lo producido ni por la satisfacción del comprador sino por el beneficio obtenido.

Otro tema muy importante y casi olvidado es la paz mundial, una economía en buena clave y ya que estamos en la época de la abundancia es la ayuda desinteresada de los países ricos a los pobres. El hombre ante las demás especies debe estar en armonía y equilibrio y no como especie ama del mundo, es la única especie que provoca guerras matando mas de lo que es capaz de comer.

Un cambio de valores es el método mas eficaz de solucionar el problema sin hostilidad ni violencia, un mundo donde haya bastante para todos la guerra ya no tendría sentido y entraríamos en una fase de verdadera civilización.

CAPITULO III

INDICADORES SOCIALES Y CALIDAD DE VIDA

El arrebato demostrado en las anteriores décadas ante los prodigios de la tecnología en las naciones mas desarrolladas esta en decadencia, la propia sociedad esta evaluando la situación en la que se encuentra y se pone en duda la búsqueda del crecimiento económico, tecnológico e industrial supuestamente destinados a mejorar nuestra calidad de vida, insuficientes para satisfacer las necesidades físicas y mentales de los consumidores, pero no hacen otra cosa que provocar que no podamos disfrutarla plenamente. La satisfacción de necesidades básicas se interpreta a menudo como poseer objetos, tierras y bienes materiales, pero son estos los que no satisfacen las necesidades básicas, que una vez que se cubren las biológicas son protección, seguridad, salud, calidad del ambiente urbano como indicadores de polución y ruido y el ambiente social que incluye amistad, afecto, aprobación autorrealización ... etc.

Todos los intercambios en el sistema económico son regulados por el mecanismo de los precios, la oferta y la demanda, las necesidades no son reales, son creadas por el marketing, el empresario y la publicidad que nos mentaliza de que son necesarias, esto fomenta el consumismo .

De nuevo el cambio de mentalidad es muy importante como lo es también el llegar a tener unos valores importantes para aprender a diferenciar una buena calidad de vida.

CAPITULO IV

URBANISMO Y ECOLOGÍA

El crecimiento sin medida de las grandes ciudades es un problema de medida, que nace con la ciudad como efecto del desarrollo económico. Esta tiene dos caras, es efecto y causa del desarrollo económico, desde el punto de vista cultural ha generado un beneficio espiritual “la civilización” abierta, tolerante domando el salvajismo del hombre como efecto del contacto diario.

Pero todo lo físico es una cuestión de medida así como lo mental no tiene limites lo material no soporta bien el exceso y una vez sobrepasado el umbral de la medida, las ventajas se tornan inconvenientes. Como el crecimiento de la ciudad que en principio era como una familia y este ambiente de aglomeraciones hace que sea imposible conocer a todos tus vecinos y conversar con ellos.

Este sistema pierde diversidad y complejidad y en eso se diferencia un ecosistema sano de uno enfermo como es el nuestro en el que somos mas vulnerables a los cambios inevitables en el medio ambiente, como es el caso de la economía occidental basada en el petróleo; una alza en el precio repercutiría en la economía desencadenando la inflación. La gran uniformidad , falta de tiempo y de creatividad nos hace pasivos y conformistas .

Otro punto importante es la organización del territorio, la posibilidad de sustituir las grandes ciudades en proceso de expansión en pequeños puntos desarrollados y comunicados entre si. Urbanismo basado en criterios ecológicos en vez de económicos que dan lugar a mounstrosidades y esta claro que las grandes crisis que azotan el sistema económico son causadas por el gigantismo, la concentración industrial y tecnologías complicadas que en vez de resolver el problema lo complican. Lo mejor seria un estilo de vida que permita la fusión de actividades , agricultura, industria descentralizada y tecnologías intermedias (métodos de producción a pequeña escala) con relación capital-producto baja y fuentes de energía autónomas, como la energía solar que es una alternativa mas racional que las centrales ( que centralizan) atómicas; permitiendo la generación de calor y electricidad autónoma de cada vivienda o fabrica, eso si seria descentralización, pero existen políticas contrarias a esta autonomía que hacen esto ineficiente o muy costoso.

Los humanos debemos crear una nueva clase de valores abandonando el gigantismo y la concentración e invertir dinero en las tecnologías intermedias, luego relazar una política potenciadora del medio rural como alternativa de futuro, parece una vuelta al origen pero es el estadio superior de la espiral evolutiva.

CAPITULO V

LAS DOS CULTURAS

Estas son los humanistas y los científicos motivados ambos por diferentes objetivos, los científicos que plantean reglas limitadas para acabar con el oscurantismo de la iglesia cuyo espíritu tiene fines de dominio mental, este método científico basado en la exactitud deja de lado los aspectos humanos referidos a la emotividad y la imaginación, esta escisión todavía dura incluso en los estudios donde el currículo es totalmente diferenciado en ciencias o letras, reforzando las distintas mentalidades y con ello separando los valores de los hechos, siendo esto muy peligroso.

La ciencia sin valores, objetiva, crea una tecnología a la que todo se le permite mientras sea rentable económicamente, ha pasado de ser un peligro en sus orígenes a un poder, esta actitud lleva a “vivir para trabajar en vez de trabajar para vivir” actualmente la actitud que gobierna nuestras vidas.

El modo de resolvérsete conflicto entre valores humanistas y necesidades tecnológicas no es renunciar a la tecnología, sino romper las barreras del pensamiento dualista, para ver que la tecnología es la fusión de los humanos con la naturaleza.

La solución seria cambiar el sistema de valores y los puntos de vista, introduciendo conceptos científicos sin hacer menos a la ciencia humanística, se necesita una revolución a un nivel filosófico; el racionalismo dualista de la ciencia objetiva debe superarse por una síntesis superior, con su opuesto el racionalismo humanista recuperándose la mentalidad universal, esta daría lugar a un pensamiento en el que la reintroducción de los valores en el mundo de los hechos garantizaría al intelectual la fusión dela ciencia y arte y al operario la experiencia creativa de infundir el producto con sus juicios de valor.

CAPITULO VI

LA NUEVA CLASE OCIOSA

En las sociedades industriales avanzadas la lucha de clases marxista ha sido suavizada por los sindicatos, limando la posibilidad de brotes revolucionarios, pero a la vez ha surgido una nueva clase que se rebela contra el sistema mediante la resistencia pasiva es decir la no-colaboración dando como resultado la marginación, una revolución no prevista por nadie que ha sorprendido a sociólogos y economistas.

Se compara a los ricos burgueses del siglo XIX con los jóvenes marginados del XX.

El consumo incontrolado se ha difundido a las clases obreras de forma masificadora, el ocio pasa a formar parte de la vida de los jóvenes de las clases obreras. Los jóvenes han optado por una actitud de renuncia negándose los hijos de los empresarios a dirigir las herencias que fueron toda la vida de los padres ya que tienen la vida asegurada sabiendo que en un país avanzado nadie se muere de hambre y prefieren el ocio y las comodidades dadas por la dedicación de sus padres y los hijos de los proletarios también negados a morir trabajando para esas empresas.

Los grupos de vida marginados han aprendido estilos de valores, originando los movimientos juveniles de las tres últimas décadas, Beatniks, Hippies y Punkies han manifestado el cambio de talante de la juventud inconformista mediante su indumentaria, música y demás características; intentos de cambio de una sociedad que no son bien vistos por el sistema que no tolera el derecho a marginarse de el y hace todo lo posible para que estas “revoluciones sociales” caigan en decadencia y posterior olvido.

El problema del ocio es el tema central de la crisis de estructura de nuestra sociedad de nuestro tiempo. Los políticos en vez de llegar a unificar a los países los separan mas con guerras y rivalidades, con soluciones poco imaginativas.

El paro es un ideal contradictorio en los tiempos que corren, se enfrentan el pleno empleo y este mundo cuyos recursos son limitados y en el que gracias a la tecnología son necesarios menos trabajadores, factor que nos tomamos como una rivalidad en vez de ver lo positiva que es la ayuda técnica para el trabajo, por lo que se deduce que es un problema filosófico y no industrial y ese es el verdadero problema creado por la propia sociedad, que no ve que es mas fácil entrar de nuevo en la cultura del ocio, esta vez todos , no solo los ricos, dejando que las maquinas trabajen.

CAPITULO VII

AMERICA NARCISISTA

Hace tiempo que se nota que los americanos desean retroceder a tiempos mejores, como los años cincuenta donde habían capitalizado e influido en todo el mundo, volver a la época en la que eran superpotencia mundial e ignorar los problemas presentes.

Los americanos intentando olvidar las rebeliones estudiantiles, la marcha contra el pentágono , la New Left, Viet-Nam, Watergate, el asesinato de Kennedy y la presidencia de Nixon entre otras muchas cosas sucedidas como movimientos sociales y políticos revolucionarios , y ya perdida una buena parte de la fe en la política, debido al desencanto se ocupan de satisfacer sus necesidades y temas personales, desilusionados por la incapacidad de cambiar la sociedad en incluso de entenderla genera un renacimiento de la religión y el crecimiento personal.

Lo trágico es pretender afrontar la situación actual volviendo a la reserva espiritual en la que creían y pretendían que todos los países del mundo girase entorno a ellos, ayudándolos y siendo eternamente agradecidos. Y pese a severas crisis y deterioro de la calidad de vida la fe en el sistema americano tarda en desaparecer y morir.

No se puede pretender seguir 200 años mas tarde con el sistema económico inventado por utilitaristas del siglo XVIII, es preciso inventar un nuevo sistema económico humanista que ponga el desarrollo intelectual por encima de la eficiencia, del beneficio y del crecimiento, una economía que recoja lo mejor de cada sistema, una economía humanística descentralizada a escala humana, asociativa, ecológica, dirigida hacia el ocio creativo para fomentar el desarrollo de las potencialidades intelectuales, afectivas y sensuales del hombre.

La revolución en el tercer mundo es casi imposible el cambio se tendría que hacer en el primerísimo mundo , EEUU, por lo que una América narcisista que abandona la lucha política y la voluntad de cambio social por una búsqueda personal supone un error que puede atrasar el reloj del progreso .

Se defiende una vez mas en este capitulo la necesidad del cambio de mentalidad y psicológico de la sociedad urgente y la utilidad de la filosofía.

CAPITULO VIII

LA RUSIA ESTAJANOVISTA

Rusia da muestras no sabemos si reales de febril actividad, de saber lo que quiere y de llevarlo a cabo con determinación. Stajanovista quiere decir que esta centrada en aumentar la productividad del trabajo y llevar hasta las ultimas consecuencias el industrialismo, esta no es la solución al paro ya que este modelo se parece bastante al capitalismo.

Europa debe buscar un modelo propio, dentro de si misma, una mentalidad en la que reside otra de las contradicciones internas del actual sistema industrial, la contradicción entre la moral puritana de trabajo impuesta a una juventud en un mundo de abundancia, incluso de opulencia.

Fue el propio sistema con esta contradicción el que formo los elementos de su abolición: el paro y los pasotas. El stajanovismo ruso fue uno de los errores tácticos; no entender en que fase del progreso histórico se esta para mirar cuales son los objetivos de la juventud, que esta reclamando sus derechos, entre los que esta el de la autorrealización, la creatividad y el ocio positivo que permita el cultivo de las facultades mentales y sensibles y no tanto cuestiones saláriales ni mejoras laborales, ni aplicando las teorías de Marx como si fuera una maquina infalible, por que las sociedades cambian y dan giros insospechados que no se pueden prever con ninguna teoría social.

CAPITULO IX

EL DERECHO AL OCIO

La evolución de la industria y a medida que las maquinas mejoran perfeccionándose y sustituyendo al trabajo humano, el obrero en vez de aumentar en razón directa su reposo, redobla su esfuerzo, como si quisiera rivalizar con la maquina.

Los valores tienen un punto muy importante aquí ya que en vez de ver el trabajo como algo que se debería hacer lo mas rápido posible, se ve como algo a realizar cada vez mas tiempo, incluso llegando a suprimir días de fiesta para trabajar.

El exceso de trabajo produce sobreproducción, ya que el producto no se reparte equitativamente y se queda en manos de unos pocos. Es necesario que el proletario pisotee los prejuicios de la moral cristiana, que vuelva a sus instintos naturales, reclamando el derecho a la pereza, trabajando tres horas diarias disfrutando del resto del día y de la noche.

La pasión ciega por el trabajo lo transforma de maquina libertadora en instrumento de esclavitud. Las antes citadas fiestas suprimidas son una falta de valores que presume de modernidad.

Ante esta locura de los obreros por el trabajo y abstenerse de los placeres de la vida ya no es el problema mas grave el encontrar productores y duplicar las fuerzas de producción sino encontrar consumidores, excitar sus apetitos y crearles necesidades ficticias.

Esa libertad que creemos tener los consumidores no es cierta así como tampoco lo es la teoría de la racionalidad del Homo economicus. Lo seria si este utilizara y aprovechara al máximo sus utilidad personal, sin obedecer a las consignas que le insinúan en los medios.

CAPITULO X

LA SOCIEDAD POSTINDUSTRIAL

La primera característica de una sociedad postindustrial es que la mayoría de los trabajadores ocupan el sector servicios y se empieza a desarrollar un nuevo sector que llamaremos cuaternario, donde caben las investigaciones científicas, la informática y la cibernética.

La mayoría de los países todavía dependen del sector primario, basado en los recursos naturales y el trabajo manual, accionado por energía animal y humana, por ejemplo en Asia y África este sector abarca un 70% de la población.

las mejoras en cualquier sector dependen de las fluctuaciones del mercado y de los precios, todo dado por los países industrializados que hace que dependan de ellos y de sus teorías y cada vez menos del trabajo practico.

Todo depende una vez mas de un cambio de valores, si es cierto que estamos en la sociedad postindustrial, es irracional mantener en ella valores de la sociedad industrial, en esta cuestión entran de nuevo las ideologías.

La población activa tiene una clara tendencia a cambiarse de sector, una vez llegada la mayoría al tercer sector, ¿qué revolución ideológica corresponderá a esta cuarta revolución tecnológica? Será sin duda una revolución cultural con un cambio en los valores radical y en las pautas de comportamiento, Valores que defiendan la calidad de vida y el ocio creativo.

Las revoluciones tecnológicas no se dan a la vez que las ideológicas lo que genera problemas de crisis como los actuales; según se resuelva esta cuestión la civilización girara en un sentido o en otro. Hasta ahora la única solución que se le da es la producción y venta de artículos superfluos, administrativos que crean nuevos organismos para justificar su necesidad... todo para crear trabajo, pero es trabajo por trabajo.

Adoptando una escala de valores humanista y civilizada el estado natural del ciudadano es el ocio creativo con algunas jornadas al año para cubrir el servicio social necesario que no son capaces las maquinas de realizar. Así quedaría solucionado con creces el problema del paro

CAPITULO XI

UN MODELO DE CAMBIO SOCIAL

El cambio social se produce por una acumulación y por un proceso de acusación apoyada en tres pilares: Valores, poder y Tecnología, ninguno de ellos será capaz el solo de producir un cambio pero cada cambio ha incidido en todos los cambios sociales que ha sufrido esta sociedad.

Los valores forman parte de todas las sociedades haciendo de base, se aceptan en todas las instituciones, nunca se discuten son primordiales en toda sociedad, incluso en la nuestra en la que todo se pone en duda y se discuten estos nunca se rebaten. El cambio en ellos es toda una revolución cultural

El poder, distribuido en la sociedad condiciona toda la posibilidad de cambio social, sabemos todos que es necesaria una redistribución del poder entre las personas, esto es una revolución política

La tecnología cuyo nivel posibilita que se realicen o no los valores y que se redistribuya el poder por lo que es relevante en el cambio social y su cambio es una revolución tecnológica.

Estos tres pilares de la dinámica social interaccionando entre si produce el cambio, aunque las distintas ideologías vean el cambio de una manera u otra en todos los casos se sabe que es el poder el que decide que es lo que se hace con la tecnología.

El verdadero cambio social se da cuando se alternan Valores, Poder y Tecnología, ya que la simultaneidad se ve imposible, los cambios van de manera individual aunque estén interrelacionados, y cada uno tiene su duración y proceso en el tiempo, por lo que es difícil saber sobre cual actuar.

Para salir de la crisis actual es necesario el cambio de valores, y de comportamiento de la sociedad, que ayudados por la difusión en los medios y las nuevas tecnologías lleguen antes y de forma mas eficaz a los ciudadanos y puede que culmine en una revolución cultural, seguidos por el poder y la tecnología si el cambio de valores es sincero y de raíz.

CAPITULO XII

OTIUM DIGNITATE

La decadencia de la civilizaciones occidentales es a causa de la rebelión de las masas, que ocupan los territorios sociales. Al unirse a las estructuras avanzadas de la sociedad industrial, el hombre medio abandona su pasividad y se dinamiza y reclama su participación en los beneficios de las civilizaciones.

esto supone la rotura de los viejos moldes, cambio de valores y la construcción de un modelo de sociedad que parece estar madura para recibir una civilización basada en la abundancia y la automatización, pero vista como algo positivo, persiguiendo el pleno empleo mientras las maquinas trabajan por nosotros, se defiende el monopolio ... todo esto se resume en un valor global: unión por medio del amor, estos ideales abstractos que se concretan en la sociedad de ocio que tenga como rasgo principal la medida.

El respeto a la integración de la ecología aceptando el cambio, dialogo racional, no seria difícil conseguir un sistema nuevo de valores que renueve nuestro sistema puritano, gastado y obsoleto.

Los derechos de la sociedad pos industrial deberían ser debatidos y propuestos por los humanistas haciendo las modificaciones necesarias para que funcione. Aproximadamente serian asi:


Derecho al Ocio,

Derecho a la salud,

Derecho a la belleza,

Derecho a la intimidad,

Derecho a la verdad,

Derecho al estudio,

Derecho a viajar,

Derecho a la satisfacción sexual,

Derecho a la paz,

Derecho a ser únicos.

Esta lista de derechos debería ser firmada por alguien, habrá que aplicarlos, para ello es necesario una concienciación social y una educación que los explique. Se trata de fomentar el ocio con dignidad, es un arte que puede enseñarse en una sociedad avanzada.

La educación normalmente no fomenta los tres ámbitos prioritarios humanos que deberían ser; inteligencia, sensibilidad y voluntad para elevar el nivel de la sociedad y acercarla al cultivo de lo bueno lo verdadero y lo bello, logrando superar la rebelión de las masas por disolución de las mismas.

Se extendería la vida de la elite humanista a toda la sociedad y el lema Otium Cum Dignitate. Llegando a todas las clases sociales que al no tener que vivir para ganar un sueldo entrarían en el ciclo en el que la naturaleza busca su equilibrio.