Del amor y otros demonios; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea. Novela. Narrativa. Realismo mágico. Argumento

  • Enviado por: Rebecca Rodríguez Sanjuan
  • Idioma: castellano
  • País: Andorra Andorra
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


CAPITULO 1

Un perro irrumpió en el mercado, y mordía a todo a todo el que se le cruzada, una de sus victimas fue Sierva Maria de Todos los Ángeles, hija del marques de Casalduero y de Bernarda Cabrera.

Bernarda era tuberculosa, arrojaba bilis, tenia que tomar antibióticos.

Cuando regresaron a casa la esclava y sierva Maria, no le dijeron nada a Bernarda del mordisco, pero en cambio le dijo que habían vendido a una esclava por su peso en oro.

Mas tarde, se escucho mucho barullo y petardos, Bernarda salió al huerto para ver que era lo que pasaba, y también salió él marques, y los esclavos también salieron, pero ellos a celebrar la fiesta, el marques pregunto a los esclavos que fiesta era, y un esclavo le contesto: hoy es día 7 de diciembre, día de San Ambrosio, y el cumpleaños de Sierva Maria.

Sierva Maria siempre celebraba su cumpleaños en el patio de los esclavos, a los que consideraba su familia. Días después la esclava le dijo a Bernarda que un perro había mordido a la niña, pero Bernarda se olvido enseguida de lo que le habían dicho.

No se supo nada mas de la rabia hasta que una anciana india llamada Sagunta llamo a la puerta del marques, y le dijo que el perro había mordido a unas cuantas personas, y la primera que mordió fue a Sierva Maria, él marques le pregunto a la niña si era verdad y ella le dijo que no que no le mordió ningún perro. Bernarda por la noche le dijo que si que era verdad que un perro había mordido a la niña.

Él marques fue a ver al licenciado Abrenuncio, un medico que conocía.

Bernarda conoció a un hombre en el mercado y lo compro, lo instalo al lado de su habitación, y un día Dominga los encontró en revolcándose por el suelo de su habitación, por la noche Bernarda la amenazo, pero él marques ya lo sabia. Dominga amaneció muerta, y él marques le dijo a la criada que acompaño a Sierva Maria al mercado, para que la cuidara como hacía Dominga. Él marques y él medico se pusieron deacuerdo para visitar a la niña. Él medico le dijo que no estaba seguro de que Sierva Maria tuviese la rabia.

CAPITULO 2

El primer marques tenia dos hijos, Ygnacio y él marques de casalduero. Ygnacio se quería casar con Dulce Olivia, que estaba loca. El primer marques le prohibió casarse con ella, si no lo desterraba de toda la herencia, el renuncio a su gran amor, su padre le dijo que sé tenia que casar con una heredera de España. Finalmente se caso con doña Olalla de Mendoza. Al año de casados ella murió mientras estaban tocando debajo de un naranjo, un rayo los cegó y Olalla murió, al regresar del cementerio una nevada de palomitas de papel, abrió uno y leyó: Ese rayo era mío. Dulce Olivia, siempre que podía se escapaba del manicomio e iba a casa del marques, y limpiaba toda la casa por la noche.

Después de un año se caso con Bernarda, y nació Sierva Maria, desde el momento que la vieron tanto él marques como Bernarda no la querían, y Bernarda se la dio a Dominga para que la criara, y así fue, la niña se crió con las esclavas, aprendió muchas cosas de ellas y las consideraba como su única familia. Cuando murió Dominga Bernarda le devolvió a Sierva Maria su habitación.

Bernarda se entero de que Judas era un ladrón, y lo mataron.

Él medico de vez en cuando visitaba a la niña para ver como estaba.

Él marques se propuso conquistar el corazón de Sierva Maria, al final lo logro, y la llevo a todo tipo de médicos y curanderos, a causa de las chapuzas que le hicieron la herida empeoro y tenia el tobillo hinchado.

El obispo hizo publico el rumor de que Sierva Maria estaba trastornada y desvariaba, él marques fue a hablar con él, y lo convenció para que internara a Sierva Maria en un convento, el domingo de ramos, la despertó pronto, la llevo a la misa y después de la misa fueron al convento, el único recuerdo que tiene de ella es como se alejaba cojeando por la galería del jardín sin volverse para atrás.

CAPITULO 3

Cuando Sierva Maria entro en el convento la encontraron en un pabellón. Una novicia la llevo a los jardines, dos novicias mas intentaron quitarle los collares y los anillos, una de ellas le quito un anillo, la otra intento quitarle un collar, pero Sierva Maria le mordió en la mano. Cuando Sierva Maria termino de beber una esclava reconoció los collares que la niña llevaba, se la llevaron a la cocina y empezaron a hablar con ella, una de las esclavas le pregunto como se había hecho la herida del tobillo, ella le contesto que se lo había hecho su madre con un cuchillo, le preguntaron su nombre, ella le dijo su nombre de negra: María Mandiga.

Ella estaba con las esclavas, todos lo sabían menos Josefa Manadi, la abadesa. Su reacción fue previsible cuando le avisaron que iría la hija del marques, con síntomas posesión. La abadesa quería ver a la niña, pero era muy difícil encontrarla.

Mientras la abadesa hacia la siesta escucho cantar a una sola voz, le pregunto a una novicia que quien era laque cantaba, la novicia le contesto que era la niña que él marques había traído el día anterior.

La abadesa salió de la cama y fue corriendo al patio de servicio guiada por la voz. Cuando Sierva Maria la vio dejo de cantar, la abadesa le estuvo diciendo cosas muy graves, pero la niña no soltó palabra. Se la llevaron a la fuerza y pataleando hasta una la ultima celda del pabellón, la ataron y la dejaron allí encerrada con una guardiana.

Una criada intento quitarle los collares, ella la obligo a soltarlos cojiendola por la muñeca. Cuando la criada volvió al día siguiente la encontró durmiendo encima de la paja con el colchón destrozado por sus uñas y dientes. Varias abadesas rodearon a la niña para quitarle los collares, y las guardianas se las sacaron de alli.

La celda de la niña fue el centro de visita para todos del convento. El obispo le dio el caso de la niña a Delaura, la primera visión que tubo de la niña no fue buena, pero luego la actitud de la niña cambio.

CAPITULO 4

El padre Delaura fue invitado por el obispo a ver un eclipse. Delaura de dijo al obispo que creía que la niña no estaba poseída, el obispo decía que sí.

Delaura volvió al convento sin hacer convencido al obispo de que la niña no estaba poseída, llevaba en el ojo un parche que le puso él medico. La madre Josefa Miranda le pidió al obispo que librara a los clarises de la tutela sé Sierva Maria.

Cuando termino el mes llego don Rodrigo de Buen Lozano el nuevo virrey. La virreina registro todo el convento, visito la celda de dos poseídas. El interés de la virreina era la situación de Sierva Maria. A pesar de las quejas de la abadesa, Sierva Maria estaba en el convento, se entero por casualidad y fue a preguntar al señor marques, este le contesto que hacia días que no estaba con ellos.

Delaura fue visitar al marques por orden del obispo, él marques confeso que quería mucho a su hija, que incluso daría su alma por ella. Delaura se fue con la maleta que estaba en la habitación, dentro había una tiorba, él marques le explico que era un instrumento italiano que tocaba la niña.

Delaura fue a ver a Abrenuncio porque él marques estaba preocupado por su hija.

Él medico le dijo que la niña no estaba endemoniada pero que moriría por crueldad de los exorcismos. Delaura fue a ver a Sierva Maria, le dijo que su padre quería verla, ella le contesto que no quería verlo y reconoció la maletita.

Sierva Maria se encrespo como una serpiente u Delaura le enseño el crucifijo para que se calmara.

El obispo encontró a Delaura con un rastro de sangre u lagrimas después de la flagelación. Delaura le dijo al obispo es el demonio padre miro él más terrible de todos, se refería a Sierva Maria.

CAPITULO 5

El obispo despojo de sus encomiendos y privilegios a Delaura y lo mando a servir de enfermo de leprosos en el hospital del Amor de Dios.

Altas diguatarios intercedieron a favor de Delaura que había empezado ya su condena pero el obispo fue la única debilidad que tuvo que hacer el obispo con él fue ocultar la verdadera falta de Delaura, sintió deseo por Sierva Maria y por eso se flagelo.

Una noche escapo del hospital para colarse en el convento. Desde la playa, identifico la ventana de Sierva Maria. Un leproso que había sido sepulturero le dijo a Cayetano el túnel que comandaba al convento con un solar vecino que salía justo debajo de la cárcel de Sierva Maria. Le explico todo el castigo que le puso el obispo, pero no le dijo las razones por la que lo castigo.

Se vieron en secreto, se agotaban a besos, se recitaban versos enamorados, se revolcaban en momentos de deseo hasta él limite de sus fuerzas, cansados pero vírgenes, pero él quiso mantener su voto de castidad y ella lo compartió. El 27 de abril, Sierva Maria fue arrastrada al abrevadero, la despojaron de sus collares, le cortaron el pelo, le pusieron una camisa de fuerza y la taparon con un manto fúnebre, para iniciar los exorcismos, fue el ritual de una condenada muerte. El obispo grito, Sierva Maria grito también, el obispo aumento la voz pero ella gritaba más. El obispo aspiro y se quedo sin aire. Vino un Sacerdote acompañando a la abadesa, era el padre Tomas que le llevo los collares a medida que se los colgaba en el cuello de Sierva Maria los iba enumerando y definiendo en lenguas africanas. Le explico las reglas para reconocer una posesión. Se despidió de ella con un pellizco de cariño en la monja y ella de dijo que durmiera tranquila. El padre Aduino, como lo llamaban los feligreses fue encontrado muerto por una niña de servicio.

Cayetano fue a ver a Sierva Maria ella le dijo que no se fuera, que se casara con ella o que se la llevara de allí. Delaura logro escapar. Sierva Maria enloqueció ataco a la guardiana, incendio la celda y Martina la calmo.

Él marques se alegro de la vuelta de Dulce Olivia, pero acabaron discutiendo como siempre. Ella le recrimino haber dejado a su hija en el convento. El rumor era que Cayetano era el hijo del obispo y que tenia secuestrada a Sierva en el convento para saciar los apetitos satánicos, que concevio un hijo con dos cabezas. Él marques busco a Bernarda para refugiarse en ella.

La guardiana despertó a gritos a Sierva, Martina no esta se ha escapado, y la acusan de cómplice. Sierva es trasladada a otra celda. Cayetano intenta entrar y no puede, va a buscar al marques y no lo encuentra. Abrenuncio le dice que no lo encontrara nunca por las cosas que se decían, decían que usted abuso de la niña. Cayetano cumplió condena como enfermero del hospital del Amor de Dios. Sierva Maria dejo de comer y un 29 de mayo la guardiana la encontró muerta de amor.