Deficientes visuales

Ceguera, ciegos, desarrollo psicológico, legislación en educación especial, sistema Braille, tiflotecnología, integración, estimulación visual

  • Enviado por: Juanjo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 190 páginas
publicidad
publicidad

Deficientes visuales. Una aproximación general.

0. Introducción: El por que de este trabajo.

1. Características de la ceguera y de las deficiencias visuales.

1.1. Terminología Histórica. Terminología común.

1.2. Datos estadísticos.

1.3. Visión general de la evaluación de la visión.

1.4. El aprovechamiento de los restos visuales.

2. Los otros sentidos y su importancia para la persona deficiente visual.

2.1. Aprendizaje y desarrollo auditivo.

2.2. Desarrollo cognitivo.

2.3. Aprendizaje y desarrollo visual.

2.4. Desarrollo perceptivo visual.

3. Ceguera y desarrollo psicológico.

3.1. 1ª infancia.

3.2. Representación, interacción y función simbólica: Comunicación, lenguaje y juego de ficción.

3.3. La etapa escolar.

3.4. La adolescencia.

4. Legislación en educación especial.

4.1. Marco legal de la educación especial en España.

4.2. Ley de integración social de minusválidos.

4.3. Real decreto de ordenación de la educación especial.

4.4. Circular que establece los criterios de actuación en el campo de la educación especial.

4.5. Centro Nacional de Recursos para la educación especial.

4.6. Disposiciones legales que regulan la educación especial en los diferentes niveles educativos por parte de la comunidad autónoma correspondiente.

4.7. Disposiciones por las cuales se establecen y regulan las ayudas a los deficientes, en desarrollo de la ley de integración de los minusválidos por parte de las diferentes comunidades autónomas.

5. Educación. Aspectos a tener en cuenta en las diferentes etapas evolutivas.

5.1. Atención temprana.

5.2. El bebe ciego o deficiente visual grave.

5.3. Necesidades del bebe ciego o del bebe que padece una enfermedad visual grave.

5.4. Necesidades de los padres. Como trabajar con ellos.

5.5. Propuesta de intervención educativa con alumnos de 0 - 3 años.

6. Estimulación visual.

6.1. Aprender a ver.

6.2. Programas de estimulación visual.

6.3. Consideraciones con respecto a la aplicación de los programas de estimulación visual en la escuela.

7. El sistema Braille.

7.1 Antecedentes históricos.

7.2. Características del sistema.

7.3. La lectura en Braille.

7.4. La escritura del Braille.

7.5. La enseñanza del Braille.

7.6. Actividades de iniciación a la lecto escritura en Braille en caso de ceguera congénita o prenatal.

7.7. La enseñanza del Braille a alumnos que han perdido la visión y poseen la técnica de lecto escritura en tinta.

8. Orientación y movilidad (OyM) y habilidades de la vida diaria (HVD).

8.1. Orientación y movilidad.

8.2 Habilidades de la vida diaria.

9. Tiflotecnología.

9.1. Introducción.

9.2. Adaptaciones tiflotécnicas.

9.3. La tiflotecnología como una parte de la rehabilitación integral.

9.4. Factores que influyen en el desarrollo de la instrucción.

9.5. Conclusiones.

10. La integración de alumnos/as deficientes visuales.

10.1. En el centro ordinario.

10.2. El alumno con deficiencia visual en el aula ordinaria.

10.3. Los diferentes profesionales que trabajan con alumnos deficientes visuales.

10.4. El curriculum específico.

10.5. Las adaptaciones del material del aula.

10.6. Materiales específicos para alumnos con una deficiencia visual grave.

11. Entrevista con Mª Angels Ramis

12. Valoración personal y conclusiones.

13. Referencias Bibliográficas.

14. Anexos.

15. Índice.

1. CARACTERÍSTICAS DE LA CEGUERA Y DE LAS DEFICIENCIAS VISUALES

1.1. TERMINOLOGÍA HISTÓRICA

Desde principios del S. XIX existe una falta de precisión en el empleo de términos referidos a personas con impedimentos visuales o ciegas. La inconsistencia en el uso de términos por médicos, psicólogos y educadores puede ser característica de actitudes profesionales o culturales, de diferentes conceptos entre las varias disciplinas y también de los roles divergentes que se asigna a cada disciplina. Estos roles y actitudes divergentes reflejan la confusión que resulta de la falta de acuerdo, aun al referirse a las personas con problemas visuales.

La lista de palabras que se incluye ilustra la variedad de términos utilizados durante los últimos ciento cincuenta años para describir la disminución visual:

ceguera médica disminuido visual

ceguera económica vidente parcial

ceguera educacional defectuoso parcial

ceguera funcional incapacitado visual

ceguera congénita impedido visual

ciego adventicio baja visión

ciego legal visión residual

ciego parcial limitado visual

ciego vocacional visión subnormal

Quizá esta falta multitud de palabras referidas a niños con problemas visuales es lo que ha limitado la creación de programas más apropiados, ya que la confusión de términos puede haber sido un impedimento para reunir la información precisa que se logra a través de la investigación.

Terminología común

Parece que en los últimos años existe una tendencia entre médicos, especialistas y educadores a unificar la terminología empleada con el fin de minimizar posibles errores y confusiones.

Las palabras disminuido visual se usan ampliamente en la actualidad para identificar a la persona que tiene una alteración en la estructura o funcionamiento de la visión - el ojo - cualquiera que sea la naturaleza o extensión de la misma. Este término a tenido éxito porque la alteración crea una limitación que dificulta el aprendizaje que se puede lograr a través de la vista.

Además algunos términos más específicos pueden ser de utilidad para el educador, aunque algunos de los que siguen pueden no ser aceptados por todos.

Ciego. Niños que tienen sólo percepción de luz sin proyección, o aquellos que carecen totalmente de visión (Faye, 1970). Desde el punto de vista educacional el niño ciego es el que aprende mediante el sistema Braille y no puede utilizar su visión para adquirir ningún conocimiento, aunque la percepción de la luz pueda ayudarle para sus movimientos y orientación.

Baja visión. Los niños limitados en su visión de distancia, pero que pueden ver objetos a pocos centímetros constituyen otro sub-grupo. La mayoría de estos niños podrán utilizar su visión para muchas actividades escolares, algunos pocos para leer y otros deberán complementar su aprendizaje visual con el táctil. Bajo ningún concepto se los debe llamar "ciegos".

Limitado visual. El término se refiere a los niños que de alguna manera están limitados en el uso de su visión. Pueden tener dificultad para ver materiales comunes para el aprendizaje sin contar con una iluminación especial o pueden no ver objetos a cierta distancia a menos que estén en movimiento. Puede ser también que deban usar lentes o lupas especiales para poder utilizar la visión que poseen. Los niños limitados visuales deben ser considerados como niños videntes para los fines educativos.

Las palabras que siguen a continuación serán útiles al lector para mejor comprender el texto:

Agudeza visual. "Agudeza" se refiere a la medida clínica de la habilidad para discriminar claramente detalles finos en objetos o símbolos a una distancia determinada.

Impedimento visual. La palabra denota cualquier desviación clínica en la estructura o funcionamiento de los tejidos o partes del ojo. El impedimento puede ser en la parte central del ojo, la lente o el área que rodea a la mácula, en cuyo caso la persona podrá tener una muy buena visión periférica, pero tendrá dificultad para ver detalles finos. Por el contrario el impedimento puede localizarse en la estructura o células del área periférica causando lo que comúnmente se conoce como "visión tubular". La persona puede tener una visión central muy clara al enfocar en un punto determinado, pero no puede ver fuera de la zona central.

Percepción visual. Habilidad para interpretar lo que se ve; es decir, la habilidad para comprender y procesar toda la información recibida a través del sentido de la vista. La información que llega al ojo debe ser recibida en el cerebro, codificada y asociada con otras informaciones. Aun en casos de impedimentos o cuando la agudeza es pobre, el cerebro recibe impresiones visuales y puede interpretarlas con relativa exactitud. La percepción visual es un proceso decisivo que se relaciona más con la capacidad de aprendizaje del niño que con su condición visual.

1.2. Datos estadísticos

Aquí vamos a examinar la incidencia de las deficiencias visuales en la población, fijándonos en algunos indicadores para su distribución.

Resulta difícil esclarecer tanto el número absoluto de deficientes visuales que existen en España como su tasa de prevalencia en la población. En el caso español, la afiliación a la Organización Nacional de Ciegos (O.N.C.E.) puede ser un buen indicador del número de invidentes, pues la adscripción a esta organización representa un conjunto de ventajas (educación, trabajo, ingresos, etc.) que la hacen muy atractiva. Para poder afiliarse a la O.N.C.E. hay que cumplir los requisitos que manda la ley, es decir, "hay que tener una agudeza visual máxima inferior a 1/20 de la normal en ambos ojos con carácter permanente e incurable" (Alvira, 88). El número de afiliados a lo largo de los años conduce a pensar que el número real de invidentes que existen en España supera estas cifras.

Aunque no existe un censo exhaustivo de minusválidos en España, el Instituto Nacional de Servicios Sociales ( INSERSO ) ofrece algunas estimaciones (anexo 1). Por lo que se refiere a la distribución de la ceguera por edades el anexo 2 recoge datos de diversas instituciones. El anexo 3 recoge la edad de aparición de dificultades de la visión entre los afiliados de la O.N.C.E. clasificados en diferentes grupos de edad. Por otra parte, un 23% de los afiliados presentan antecedentes familiares con problemas oculares. El anexo 4 recoge la distribución de estos antecedentes familiares por tipos de afectación.

El anexo 5 recoge la distribución de porcentajes de las cegueras legales en la población norteamericana clasificadas por sus diversas etiologías. Como puede observarse un 39% de los casos de ceguera legal en los EE.UU. se debe a accidentes. En el anexo 6 se recogen algunos datos sobre la población norteamericana de sujetos entre 3 y 21 años acogidos a educación especial y a servicios con ella relacionados durante el año académico 83-84, haciendo referencia a algunos tipos de deficiencia que aquí son de interés.

La existencia de plurideficiencias en la ceguera lleva a que estos sujetos estén clasificados dentro de otras categorías y eso dificulta aún más conocer el número de deficientes visuales. El trabajo de Graham (66, citado en Scholl, 86) ofrece los únicos datos que conocemos sobre la distribución de estas deficiencias dentro de la población de invidentes (anexo 7).

La extrapolación de estos datos a la población española resulta problemática, toda vez que las fechas de los distintos trabajos y las tasas de prevalencia que ofrecen las distintas fuentes son discordantes. Sin embargo, estas cifras que hemos manejado permitirán hacerse una idea de la dimensión de la incidencia de la deficiencia visual y de su coaparición con otros problemas.

1.3. Visión general de la evaluación de la visión

¿Quién hace la evaluación de la visión?

El sistema visual es un aparato altamente complejo que ofrece una información de extremada importancia para el contacto del sujeto con su entorno. Por ello es aconsejable la prevención de trastornos visuales a través de revisiones oftalmológicas periódicas. En cualquier caso resulta imprescindible acudir inmediatamente al especialista cuando exista la mínima sospecha de alguna alteración de la capacidad visual.

Hay tres profesionales relacionados directamente con el cuidado de los ojos, aunque con funciones claramente delimitadas: los oftalmólogos, los optometristas y los ópticos.

Un oftalmólogo es un médico con formación especializada de postgrado en el diagnóstico y tratamiento de problemas oculares de cualquier tipo, incluyendo la prescripción de lentes correctoras. Un optometrista es un especialista en el examen ocular y en la prescripción y confección de lentes, no es un médico y en la mayoría de los países no está autorizado para prescribir medicamentos. Si en el transcurso del examen del ojo observa alguna enfermedad ocular debe enviar su paciente al oftalmólogo. Por último, el óptico es un profesional capacitado para la confección de lentes correctoras.

Es importante que el profesor disponga de un informe oftalmológico sobre la eficacia visual de los alumnos con alguna afectación importante de la visión, pues sobre esta base podrá decidir adaptar los materiales que considere precisos, usar las ayudas técnicas que sean pertinentes y, en su caso, desarrollar los programas de desarrollo y aprovechamiento de la visión funcional que estén indicados. En ocasiones, el psicólogo o profesional de la educación, pueden utilizar pruebas de percepción visual diseñadas con el propósito de hacer una primera detección de problemas visuales, descubrir problemas que afecten específicamente la actividad en el aula, o ayudar al desarrollo de programas de rehabilitación visual.

El examen ocular

El primer paso es la elaboración de una historia clínica en la que se recogen datos de muy diverso tipo que pueden ser reveladores para la adecuada orientación del examen posterior, para el diagnóstico y tratamiento subsiguiente. Cuestiones como la edad, la ocupación, enfermedades que se padecen o la evolución anterior de la visión subjetiva, son aquí relevantes. Otros aspectos de interés, previos al examen ocular propiamente dicho, son la información sobre dolores o molestias oculares, diplopía o vértigos, así como la posible presencia de cambios en el aspecto de los ojos, en la secreción lacrimal o sobre la posible presencia de exudados.

La medida de la agudeza visual resulta la parte más familiar del examen ocular. Consiste en que el sujeto reconozca letras de diferente tamaño presentadas con cada ojo por separado. En los casos de alteraciones importantes de la transparencia de la córnea o del cristalino y cuando se está considerando la posibilidad de un trasplante o una operación de cataratas, puede estimarse por medios sofisticados cuál es la agudeza potencial del ojo afectado.

La evaluación de la refracción es una exploración complementaria de la anterior. Consiste fundamentalmente en una exploración de cómo la luz alcanza a la retina a través de la pupila, sin y con lentes correctoras.

La perimetría estima el estado de los campos visuales por cada uno de los ojos. El campo visual se mide por grados de arco y no se ve afectado por la distancia. Un método rudimentario para explorarlo es mover un objeto por diferentes zonas del campo visual; en caso necesario se pueden utilizar aparatos sofisticados a través de los cuales se presentan luces en el interior de una esfera hueca de cuya presencia el sujeto debe informar.

La tonometría es una prueba para estimar la presión intraocular y, por tanto, se hace imprescindible para los casos de glaucoma. En estos casos también está indicada la gonioscopia para medir el ángulo de la cámara anterior.

La visión de los colores puede estimarse mediante el uso de láminas policromáticas, en la que aparecen figuras que sólo se percibirán si la visión del color es correcta.

La oftalmoscopia es el método para el examen de la retina. La observación del color y el aspecto de esta estructura, así como de su vascularización, son de gran importancia diagnóstica.

Como ya hemos indicado más arriba este breve repaso en absoluto es exhaustivo, pues junto a los tipos de exámenes más usuales que hemos aquí recogido existen otras muchas pruebas que pueden estar indicadas en casos específicos.

La medida de la visión

1) El primer aspecto al que nos vamos a referir es a la agudeza visual. Esta suele establecerse utilizando la llamada carta de Snellen (anexo 8) que resulta muy familiar a toda persona que haya sufrido alguna vez un examen ocular.

A cada fila de letras de la carta a la que acabamos de referirnos se hace corresponder una determinada expresión numérica en forma de fracción, llamada fórmula de Snellen. El numerador se refiere a la distancia a la que se presenta la carta respecto al ojo del sujeto a examinar, mientras que el denominador se refiere al tamaño del símbolo que se presenta. Esta fórmula puede interpretarse también como la proporción entre la distancia a la que el paciente puede identificar el símbolo y la distancia a la que lo hace un ojo normal. Existen también cartas que miden la agudeza visual cercana, bien a través de la fórmula de Snellen, o bien mediante una escala numérica llamada escala de Jaeger que utiliza como material líneas de texto con tipos de diferentes tamaño.

Para establecer la agudeza visual de una persona hay que hacerlo por cada ojo por separado. Para calcular el porcentaje de pérdida visual se suele hacer la media entre la visión lejana y la visión de cerca. En cualquier caso conviene conocer la agudeza visual de cada ojo con y sin lentes correctoras.

Sobre la base de la agudeza visual descansa la definición legal de ceguera. En España para poder afiliarse a la O.N.C.E. hay que tener una pérdida visual del 80% en el mejor de los ojos y con corrección.

2) La estimación del campo visual es también de gran importancia, pues aunque una buena visión foveal asegura la lectura visual, una seria alteración del campo que implique pérdida de la visión periférica puede incidir sobre la movilidad del sujeto. Un sistema algo burdo de medir la visión es el situar un objeto blanco de 3 mm. a unos 30 cm. de cada ojo del sujeto. Una estimación más precisa requiere hacer una perimetría por un especialista. Un campo completo representa una función del 100% en este parámetro..

3) El tercer parámetro para la medida normalizada de la visión es la motilidad ocular estimada a través del informe que el sujeto realiza de la diplopía que observa en su campo binocular. La estimación se hace a través de la llamada pantalla de tangentes situada a 1 m. de distancia y utilizando como estímulo una luz situada en los meridianos del campo a distintas distancias angulares de la línea de fijación de la mirada. Si la diplopía aparece dentro de los 20º centrales se habla de una pérdida de la eficacia visual de un ojo, ya que, generalmente esta situación hace precisa la oclusión de uno de ellos. La estimación de los porcentajes de pérdida para otras orientaciones precisa de la utilización de un diagrama de campo.

4) La estimación numérica de la eficacia visual de un ojo se calcula multiplicando los porcentajes de eficiencia en cada uno de los tres parámetros que acabamos de señalar (agudeza, campo y motilidad). La eficiencia visual de los dos ojos se calcula multiplicando por tres la estimada para el mejor ojo, multiplicando por uno la del peor, sumando ambas y dividiendo el resultado por cuatro. De este modo, una persona con un ojo ciego y otro normal tendría una eficiencia visual binocular del 75%.

El informe visual

Ya se ha señalado la importancia que para padres y educadores tiene el adecuado conocimiento de la eficiencia visual de un niño para ajustar el tratamiento educativo que éste ha de recibir. Un buen método para sistematizar este conocimiento es el disponer de un informe visual actualizado que recoja, al menos, los datos que a continuación se detallan:

  • Identificación del sujeto, edad, sexo, dirección, datos escolares.

  • Historia clínica visual y de aspectos relacionados.

  • Medidas de eficiencia visual normalizadas tal y como vienen descritas en el apartado anterior.

  • Causas de la deficiencia visual. Diagnóstico, condiciones antecedentes, estado actual y etiología.

  • Prognosis y recomendaciones de tratamiento, incluyendo lentes, condiciones de iluminación para el trabajo, materiales de apoyo, etc.

  • Examinador y fecha del examen.

Existen modelos normalizados de informes visuales, p.e. el "National Society to Prevent Blindless" de los EE.UU. que aparece recogido en Ward (86).En cualquier caso, conviene recordar que puede resultar útil el incluir informes complementarios sobre aspectos más específicamente ligados a la educación. Un adecuado informe de eficiencia visual para su uso psicológico o educativo no puede agotarse con el recurso a datos meramente sensoriales, sino que precisa incluir también aspectos de tipo psicológico, es decir, del aprovechamiento cognoscitivo de la información visual recogida del ambiente. El "Manual del Profesor" de Mira y Piensa (O.N.C.E., 86) recoge algunas sugerencias que pueden ser de utilidad a este respecto.

Instrumentos para la evaluación de la percepción visual

Pruebas de percepción visual que pueden ser de interés para el psicólogo o el profesional de la educación como complemento del informe profesional arriba descrito o, incluso, como un paso previo para el despistaje de sujetos con problemas oculares. Por ejemplo:

"Stycar Visión Tests" (Sheridan, 76), para medir la agudeza y el campo visual de niños desde el nacimiento hasta el inicio de la edad escolar (6-7 años).

"Visual Functioning Assesment Tool" (Costello, Pinkney y Scheffers, 80), prueba para evaluar el funcionamiento visual del estudiante de cualquier edad en el ambiente educativo. Se trata de un prueba muy completa y práctica para su uso escolar y que incluye aspectos psicológicos de interés como son cuestiones relativamente complejas de la percepción visual.

"Mira y Piensa" es un conjunto de materiales para la evaluación y entrenamiento de la visión que en España ha editado la O.N.C.E. a partir del original británico "Look and Think" preparado por el "Royal National Institute for the Blind". Está organizado en un conjunto de áreas a evaluar relacionadas fundamentalmente con la visión funcional, de manera que el énfasis se pone en el uso efectivo que el niño puede hacer de su eficiencia visual. Junto a esta evaluación de la visión funcional se presentan un conjunto de programas y materiales para el desarrollo de la visión funcional.

1.4. El aprovechamiento de los restos visuales

La visión funcional

Acabamos de referirnos a la eficiencia visual como algo susceptible de ser incrementado a partir de programas específicos de instrucción. Sin embargo, ésta es una idea relativamente reciente pues, hasta la década de 1960, en que Barraga (64) demostró la eficacia de estos programas, predominaba la noción de que el uso de la vista residual podría producir una fatiga que, a su vez, repercutiría en una disminución de los restos visuales. Hoy esta idea ha quedado definitivamente desterrada y la tendencia es el tratar de aprovechar al máximo la visión útil desde la noción más arriba expresada de que la percepción visual es un fenómeno psicológico que tiene como condición necesaria, pero no suficiente, el disponer de un aparato sensorial capaz de recoger información luminosa. Ciertamente no parece que ningún programa de entrenamiento pueda superar las limitaciones sensoriales, lo que sí parece suceder es que es posible entrenar al sujeto para un mejor aprovechamiento de la información óptica que recibe.

Es éste el motivo por el que los especialistas en visión funcional señalan que la eficacia visual de un sujeto específico no puede ser medida ni predecirse de forma ajustada a través de los procedimientos clínicos normalizados. Corn (83) ha propuesto un modelo tridimensional para referirse a los varios factores precisos para la función visual. En cualquier caso, para que exista eficiencia visual es necesario que se alcance un cierto volumen mínimo para mantener con cierta comodidad el uso de la visión. Instrumentos como los recogidos en el apartado anterior, o como los que sugiere Corn pueden ser adecuados para este propósito.

Corn distingue tres aproximaciones instruccionales a utilizar en función de la evaluación previa y que presentamos a continuación de forma resumida. Los programas de estimulación visual están indicados para sujetos que tiene una visión mínima o que no aprovechan su visión residual en su comportamiento habitual. Hay personas que pueden tener alguna visión pero que nunca han aprendido a interpretar conceptualmente lo que están viendo. Este tipo de programas puede incluir cuestiones como el aprender a distinguir si la luz está encendida o apagada, seguir un objeto en movimiento, alcanzar objetos, etc.

Los programas de entrenamiento en eficiencia visual se refieren a aspectos más propiamente perceptuales. Entre las habilidades a adquirir estarían el aprender a distinguir patrones de estímulos visuales, diferencias características generales y detalles de objetos y transferir este aprendizaje a presentaciones bidimensionales y símbolos.

La instrucción en la utilización de la visión representa un cambio de énfasis respecto a los tipos de programa anteriores, pues se refiere a cuestiones como la modificación del ambiente, el uso de ayudas tanto ópticas como no ópticas, así como técnicas para un máximo aprovechamiento del uso de la visión.

Corn (86) hace también algunas consideraciones importantes respecto al uso de la visión tanto a lo largo del proceso de instrucción como para el pleno aprovechamiento de sus posibilidades y su uso cotidiano posterior. Esta autora señala que es preciso tener en cuenta a la hora del diseño de los programas cuestiones como la fatiga que puede experimentar el sujeto a la hora de realizar tareas en una modalidad perceptiva que al principio le puede resultar menos eficiente que aquella a la que está más acostumbrado o, por el contrario, que llegue a sobreestimar sus capacidades visuales abandonando modos de acción no visuales más eficaces. Por otra parte, tampoco hay que olvidar aspectos de tipo social como puede ser que el sujeto tienda a evitar ayudas ajenas o a usar aparatos de ayuda por miedo a ser considerado como deficiente y de esta manera su conducta se haga menos eficaz.

Instrumentos técnicos de ayuda a la visión

Aparatos especialmente diseñados para aumentar la calidad de las entradas de información visual del sujeto receptor. Estas ayudas no curan el déficit, pero sí pueden hacer que la persona afectada alcance mayor eficiencia e independencia.

Siguiendo a Corn (86) podemos distinguir entre ayudas ópticas, aquellas que mejoran la imagen retiniana, fundamentalmente a través del uso de lentes; y ayudas no ópticas, que son aquellas que producen cambios ambientales (color, iluminación, contraste, relaciones espaciales y tiempo).

La manipulación de condiciones ambientales no se refiere a la utilización de aparatos que amplíen o mejoren la imagen retiniana, sino que está destinada a modificar las condiciones de recepción del estímulo y, en ocasiones, a cambiar las características del propio estímulo de forma que éste pueda percibirse mejor a través de la vista. Cuestiones como la posición del sujeto ante el estímulo, la presencia de reflejos, el uso de determinados colores, la complejidad del estímulo o el tiempo que toma el sujeto para explorar la presentación que se le ofrece son todos ellos aspectos a considerar tanto para la situación educativa, como para el propio entrenamiento en sus habilidades de percepción visual y, por supuesto, también en las situaciones de evaluación.

En definitiva, las ayudas instrumentales persiguen aprovechar al máximo las potencialidades del aparato visual del sujeto, y para ello puede ser preciso mejorar por una parte, tanto las características del estímulo como la calidad con que la información estimular llega al sujeto. Pero al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que el propio sujeto tiene que aprender a aprovechar todas las claves sensoriales que recibe y, aún más, ha de saber cómo mejorar las condiciones en que recibe la información ambiental, utilizando "Trucos" sobre cómo situarse ante el estímulo, cómo aprovechar la iluminación y evitar reflejos, cómo producir el mejor contraste, cuánto tiempo debe dedicar a una exploración visual, etc.

En cualquier caso, los otros sistemas sensoriales han de ser aprovechados al máximo, e incluso de forma muy específica en algunas situaciones particulares.

2. LOS OTROS SENTIDOS Y SU IMPORTANCIA PARA LA PERSONA DEFICIENTE VISUAL.

Introducción al aprendizaje sensorial

Lo que el niño toca, oye, ve, huele y gusta es interiorizado y almacenado como un modelo que corresponde al medio y determina su conocimiento acerca del mundo y de sí mismo con respecto a ese mundo. La información que llega por los sentidos es recibida, interpretada, combinada y conservada en el cerebro. La adquisición del lenguaje facilita la integración de las impresiones sensoriales, las que permiten al aprendizaje ordenar el material almacenado. El lenguaje actúa también como un medio de intercambio con los otros para clarificar y verificar las impresiones sensoriales. La relación entre las ideas se desarrolla mediante la capacidad para distinguir semejanzas y diferencias entre las sensaciones táctiles, visuales, auditivas, olfativas y gustativas. La integración de los miles de "pedacitos" de información concreta recibida a través de los sentidos en un grupo unificado de conceptos acerca de las personas y las cosas, proporciona el conocimiento funcional para el pensamiento abstracto. El proceso de clasificar, codificar y organizar la información sensorial y los conceptos para hacer que todas las funciones operativas actúen como una sola es una actividad mental muy compleja. Cada niño aprende a hacer esto de manera diferente, lo que Piaget le llama "Estilo cognitivo del aprendizaje".

El niño emplea en su aprendizaje búsqueda, selección, ordenación y programación de la información, lo que se convierte en un esquema individual consistente. Este concepto de esquemas de aprendizaje individuales únicos señala la necesidad de la enseñanza individualizada si se quiere lograr un máximo aprendizaje. Con este concepto, es fácil entender que tanto padres como maestros deben comprender y aceptar las estrategias de aprendizaje preferidas por cada niño.

Progresión del aprendizaje

Hay que conocer los términos empleados para hablar del aprendizaje sensorial y el tipo y calidad de la información que se recibe a través de los diferentes sentidos. La palabra discriminación se refiere a la habilidad para notar las diferencias o semejanzas entre objetos o materiales, saber si lo que se recibe es idéntico o distinto a otra cosa. Reconocimiento significa capacidad para dar el nombre a un objeto o material específico, saber identificarlo.

La discriminación y el reconocimiento permiten al niño desarrollar percepciones sobre lo que ve, oye, huele, palpa o gusta. Cuando puede dar significado, comprende e interpreta la información que llega mediante los sentidos, entonces percibe la información y puede utilizarla, o sea, la selección perceptiva se logra cuando se recibe una información y se encuadra con lo previamente conocido, de forma que se logra un nivel distinto de comprensión. A esto, Piaget lo denomina "proceso cognitivo de asimilación y acomodación".

Sentido táctil-kinestésico

Se le llama sentido de la "piel". Un compromiso activo con el medio y con los objetos de él, depende del sentido táctil-kinestésico, el cual está provocado por estímulos mecánicos, térmicos y químicos. Las manos y otras partes del cuerpo pueden accionar, tomar, empujar, frotar y levantar a fin de obtener información. El uso de los músculos kinestésicamente, a través del movimiento o el manipuleo de objetos o materiales, da la más comprensiva y precisa información cuando uno no puede usar el sentido de la visión.

Sentido auditivo

El sentido auditivo funciona a través de terminaciones nerviosas que están profundamente ubicadas dentro del oído interno y rodeadas de líquidos. El estímulo a través del sentido del oído es más difícil durante los primeros meses de vida porque el área receptiva auditiva está ubicada profundamente dentro del centro del cerebro. Aunque el infante puede mostrar respuestas involuntarias al sonido, la verdadera discriminación y reconocimientos de los mismos no son posibles hasta después de varios meses de nacer. Pronto puede imitar sonidos especialmente la voz humana. Esta imitación es un proceso importante, ya que la información que llega al cerebro a través del sentido del oído forma la base para el desarrollo del futuro lenguaje y su emisión.

Sentido visual.

Se considera que la visión es el mediador entre todas las otras informaciones sensoriales, estabilizando la interacción del niño con su medio.

Mucho de lo que la mayoría de los niños aprenden accidentalmente se logra a través del sentido de la vista. Por esta razón el uso más eficiente de cualquier tipo de capacidad visual es importantísimo para un disminuido visual.

Sentidos olfativos y gustativos.

Estos estímulos reaccionan más rápidamente a las cualidades químicas del ambiente. La información recibida a través del sentido del olfato es muy diferente de la información recibida del gusto, aun siendo respuesta al mismo estímulo.

El sentido del gusto (sin olfato) da poca información específica acerca del sabor en un comienzo, pero da un amplia variedad de conocimiento sobre textura, contorno y tamaño a través de la punta de la lengua y los costados de la boca. La punta de la boca se considera la más sensitiva de todas las terminaciones nerviosas del cuerpo.

Los sentidos probablemente no proporcionan información aislada, pero no ha sido aún determinada la manera en la cual la información es recibida a través de un sentido y puede ser transferida a otros. Sin embargo, los niños pueden ser capaces de traducir información de un canal sensorial dentro de otra modalidad con el fin de conservar y procesar la información. Sin tener en cuenta las controversias aún no solucionadas con respecto al aprendizaje múltiple sensorial y a la transposición intermodal de la información, no podemos cuestionarnos que todo sentido debe ser utilizado por el niño impedido visual.

Aprendizaje táctil

La progresión en la secuencia del aprendizaje es semejante en todos los sentidos. En los niños disminuidos visuales, sin embargo, puede ser necesaria mayor atención a niveles específicos y un determinado tipo de aprendizaje, ya que como se ha dicho anteriormente, mucho se descansa en el sentido de la visión. Ahora veremos cada uno de los niveles en los cuales la secuencia y naturaleza del tipo de aprendizaje del desarrollo del niño ciego se debe utilizar.

1º. Conocimiento y Atención. El desarrollo táctil-kinestésico comienza con el conocimiento y atención, para diferenciar textura, temperatura y superficies vibratorias y materiales de variadas consistencias. Así los niños comienzan a conocer que algunos objetos son duros, otros blandos, unos ásperos y otros suaves, diferentes temperaturas, diferentes consistencias, distintas formas de actuar de las diferentes sustancias, unos objetos vibran y otros no, ... el niño ciego aprende que él recibe información de los objetos y al mismo tiempo es capaz de alterar y adaptar algunos objetos por el uso táctil-kinestésico mientras que no es posible modificar otros de la misma forma.

2º. Estructura y Forma. Este nivel se relaciona con el "conocimiento de las estructuras básicas" de los objetos encontrados. Al mover sus manos a través de objetos, tomarlos y sostenerlos de diferentes formas, objetos de diferentes tamaños, etc. los niños adquieren conocimientos acerca de los contornos y de la variedad de tamaño y peso. La interacción para la máxima información de esta etapa se logra a través de aspectos conocidos que son partes de la vida diaria del niño, tales como pastilla de jabón, tazas, platos, zapatos y medias.

Cuando estos niños empiezan a discriminar entre los objetos es el momento de introducir el lenguaje que enseñe el reconocimiento de los objetos específicos.

Al colocar las manos alrededor de un objeto, esto da una parte de información gruesa del mismo, pero moviendo sus manos y trazando la forma del objeto, le da una información específica y sucesiva acerca del mismo, que facilita su reconocimiento por el nombre..

3º. Relación de las Partes al Todo. Cuando los niños ya son capaces de reconocer objetos de su vida diaria por el nombre ya están preparados para aprender las relaciones de las partes con el todo a través de objetos que pueden ser separados en partes y armados nuevamente. En esta etapa es importante que los objetos sean de tres dimensiones, tales como autos de juguetes que pueden desarmarse y armarse, bloques que se encajan y objetos diarios que tienen partes para armar: cacerolas, llaves y cerraduras, destornilladores y tornillos, etc.

Otro aprendizaje es agrupar objetos por textura mediante la presentación de ropa, botones parecidos, etc. También un aprendizaje adicional debiera enfocarse en el uso de las manos y en la inspección manual, a través del manipuleo los niños invidentes comienzan a formar conceptos de las relaciones de las partes con el todo.

Práctica en hacer discriminaciones cada vez más finas y mantener la habilidad para reconocer los objetos y las partes de los mismos preparan al niño ciego para un más completo aprendizaje táctil-kinestésico relacionado con su trabajo académico. Las impresiones táctiles permiten al niño hacer acomodaciones a los nuevos elementos que tiene en sus manos y asimilar rápidamente éstas en relación a la información táctil que ya tiene.

4º. Representaciones Gráficas. Se trata de presentar objetos en dos dimensiones. Tales representaciones pueden ser hechas de hilo, alambre, con una ruedecita marcadora o con un punzón, en papel de aluminio plástico, o papel común. La perspectiva espacial en una representación gráfica a menudo no representa la perspectiva real concebida con las manos.

Seleccionar esquemas estructurales simples tales como formas geométricas que pueden ser tocadas y representadas en distintas dimensiones, permite al niño gradualmente obtener sucesivas impresiones táctiles y a medida que sus dedos y músculos se mueven siguiendo distintos modelos, puede aprender a asociar el real objeto y el que está representado.

Representaciones gráficas, tales como líneas en relieve, curvas, formas simétricas simples, deben ser introducidas lentamente. Es importante proveer solamente una información por vez, y agregar nuevos elementos en sucesivas interpretaciones gráficas. Dar una representación gráfica completa sería confuso y crearía lo que se llama "ruido táctil" (en el sentido de confusión). También es bueno darle al niño una ruedecita marcadora o cualquier herramienta para hacer sus propios dibujos gráficos.

Comprender que puede hacer dibujos que él puede "ver" con sus propias manos, es emocionante y motivo para examinar cualquier cosa que se presente en forma táctil en los papeles y en los libros.

5º. Símbolos Braille. Es el nivel más alto de desarrollo táctil-kinestésico, se trata de la discriminación y reconocimiento de símbolos para que se puedan leer y escribir.

El niño ciego total no sólo debe reconocer los símbolos táctilmente, sino también debe interpretar su significado en relación a otros signos Braille y al contexto del material que está leyendo. Esto provoca una gran carga en la memoria táctil-kinestésica y requiere por parte del niño tomar una inmediata decisión en relación al reconocimiento, memoria, asociación e interpretación.

El proceso de lectura táctil es más complejo que el de lectura visual, por los numerosos caracteres Braille, "63 combinaciones de puntos en un cajetín" y por las contracciones usadas en grado dos. Varios símbolos Braille tienen muchos usos y su interpretación depende de la relación con los otros símbolos, sus posiciones en el cajetín y la posición inicial, media y final en la palabra o en la oración. La misma letra o palabra puede tener diferentes significados según el lugar donde se encuentre dentro de una oración, de aquí que haya que tomar decisiones al leer Braille y esto requiere un alto nivel de habilidad en las funciones cognitivas.

Los símbolos Braille deben ser introducidos gradualmente; al principio sólo aquellos representados por una sola letra; más tarde palabras completas; y, en tercer lugar, se introducirán grupos más complejos.

2.1. Aprendizaje y desarrollo auditivo.

El ser humano debido a la naturaleza del sentido auditivo y a la continua presencia de sonidos que invaden el medio, tiene poco control físico sobre las sensaciones auditivas, pero sin embargo debe aprender a ejercitar un control mental con la percepción selectiva, pues la presencia de sonidos no significa necesariamente que el individuo los oye o los escucha.

Para el niño limitado visual una estimulación auditiva de sonidos sin significado puede provocar una actitud repetitiva y respuestas ecolálicas e inhibir el uso de la entrada auditiva como un medio de aprendizaje. La mera estimulación auditiva no debe ser confundida con informaciones auditivas que pueden ser traducidas en experiencias de aprendizaje. El aprendizaje debe dirigirse a la relación entre el lenguaje y el desarrollo auditivo, el uso del oído como un medio primario de aprendizaje, el desarrollo de eficientes habilidades para escuchar y la relación del desarrollo auditivo con el lenguaje como un instrumento para el pensamiento.

1- Sonidos del Medio. El primer nivel de aprendizaje es la atención y conciencia del sonido. El infante puede sentirse sobresaltado por los sonidos cuando muchos ruidos aparecen sin tener significado para él, el niño aún no ha aprendido a seleccionar sonidos confusos o perturbadores.

Para que el niño ciego tenga conciencia de los sonidos debe tener la posibilidad de oír muchos sonidos agradables, tales como música y la voz humana. Estos sonidos crean en el infante un conocimiento inconsciente y lo unen al medio, además de traer consigo sentimientos de calidez y confort. Aun en el infante más pequeño, antes que pueda escuchar sonidos específicos, el sonido de la voz humana le provoca sentimientos de comunicación y lo une a las personas, probablemente sustituyendo las expresiones faciales y los gestos que no existen en el niño ciego total. Si en los primeros meses de vía no se expone al infante ciego a la voz humana, puede sentirse viviendo en un mundo totalmente aislado.

Una estimulación verbal continua y apropiada en los primeros meses pueden ayudar al niño ciego a aprender a usar este contacto auditivo en forma semejante a lo que el niño con vista hace usando el movimiento de sus ojos para seguir las acciones de aquellas personas que le rodean. El colocar campanillas u otros objetos que producen ruidos agradables cerca del niño para que los pueda tocar, ayuda a estabilizar la idea que hay muchos sonidos dentro del medio. El niño al mismo tiempo que se mueve o desplaza por su ambiente debe escuchar sonidos específicos que le sean agradables.

2- Sonidos Específicos. La respuesta a sonidos específicos probablemente no ocurre antes de los cuatro o cinco meses de edad. La respuesta puede ser una sonrisa, escuchar intencionalmente y en silencio, y más tarde tratando de imitar y vocalizar. Esta conducta sugiere que el niño está comenzando a mantener contactos con sonidos específicos y a localizar la fuente de éstos. Dar la vuelta a la cabeza en respuesta a un sonido sugiere que intenta escuchar.

La manipulación de objetos únicamente para escuchar el sonido se puede enseñar, el niño debe aprender a buscar el "sonido - juguete", debe moverse hacia la fuente sonora.

3- Discriminación de Sonidos. Se trata de discriminar entre sonidos familiares, voces y tonos musicales. En este momento el bebé se puede mover en relación a los sonidos que hay en la casa para encontrar la fuente de los mismos. Los padres deben permitir esta actividad y dejar que el niño explore táctilmente los sonidos que han llamado su atención y pueda así localizarlos. Este también es el momento apropiado para dar el nombre de la fuente de los sonidos, para desarrollar así el conocimiento que los sonidos vienen de diferentes cosas que están en el hogar, lo que permite al niño asociar los sonidos con las cosas que toca. Así, el niño está aprendiendo a conectar sus propias acciones y la de los otros con específicos ruidos o sonidos. A medida que esta asociación se hace más frecuente y más refinada puede el niño descubrir por él mismo que puede seguir los sonidos y acercarse a ellos.

Nombrar la fuente del origen del sonido y estimular la imitación vocal es muy importante. Esta guía en el desarrollo auditivo permite al niño organizar sus propias conductas, en lo que éstas se relacionan a objetos específicos. El niño disminuido visual severo puede comenzar a reconocer la gente por los diferentes tonos de sus voces, o sus pasos, y puede asociar los pasos o las voces con anticipación.

En este nivel de desarrollo, el sonido comienza a reemplazar a la visión para percibir la relación de distancia y servir como una motivación primaria para el movimiento cuando el niño aprende a caminar. El nivel del sonido a medida que el niño se aproxima a los objetos se convierte en un punto de referencia para la distancia, aparte de guiarlo en sus movimientos. Cuanto más grande sea la variedad de las fuentes sonoras hacia la cual el niño se puede mover y también tocar, más rápido será su desarrollo discriminativo y su familiarización con el procedimiento y la utilización de su sentido auditivo.

4- Reconocimiento Auditivo y Asociaciones. Reconocimiento de sonidos relacionados a palabras específicas y conectadas con el lenguaje. Como el niño esta aprendiendo que los objetos tienen nombre, también puede aprender que los sonidos tienen específicas palabras asociadas a ellos y que sus propias acciones tienen palabras para describirlas. Para ayudarlo en este proceso de reconocimiento y asociación los padres deben hablar acerca de los movimientos del niño, y sus acciones, interpretar sus palabras, lo que está pasando cuando él responde a ciertos "objetos que hacen ruido" y diferenciar claramente entre los sonidos de las palabras.

Nada indica que el niño disminuido visual tenga mayor capacidad auditiva que el niño con vista, sino que su constante uso y el gran descanso que hace en este sentido le permite desarrollarlo más rápidamente. Es importante cuando un niño responde a un sonido, darle la oportunidad de interpretarlo correctamente tocando la fuente que lo originó, cuando sea posible, o definiendo el sonido con sus propias palabras.

Hablarle a un niño disminuido visual es la única forma que tiene de interpretar el significado de sus propias acciones, al proveerles de estímulos auditivos significativos. La estimulación auditiva de la radio, televisión, etc., sin significado da como resultado un lenguaje ecolálico o verbalización que no tiene real significado para el niño y no contribuye a su desarrollo cognitivo. Los cantos infantiles y los juegos de palabras, cuando se juega con el niño o cuando se le levanta van a fortalecer la memoria auditiva y la asociación.

5- Interpretar Instrucciones Verbales. Es la etapa en la cual el niño disminuido visual puede aprender a escuchar en forma selectiva, ya puede comenzar a formular su propio lenguaje para escucharse a él mismo y a los otros.

A través de un proceso auditivo de retroalimentación el adulto reconocerá discrepancias en el significado e inexactitud de las cosas que dice el niño cuando ha escuchado las palabras "sin haber visto". Los adultos pueden jugar juegos dirigidos a identificar voces de personas específicas o hacer grabaciones de los sonidos del medio y de las cosas familiares y pedirle al niño que hable de las cosas que escucha.

6- Habilidades Auditivas y Escuchar para Aprender. Una vez que el niño entra en la escuela uno de sus primeros canales para el aprendizaje será el oído. Lograr el más alto nivel en el proceso auditivo y la eficacia para escuchar es esencial para el futuro desarrollo cognitivo. El procesamiento a través del sentido auditivo sin la habilidad perceptiva es prácticamente una tarea imposible. Adquirir información táctil mediante la lectura Braille es un proceso lento. A medida que el niño progresa a través de sus años escolares puede comprender que ha desarrollado sus habilidades para escuchar en la medida que sus entradas auditivas se presentan a una velocidad mucho más lenta que lo que puede su cerebro procesar, es decir, su cerebro va más rápido que la percepción auditiva.

2.2. Desarrollo cognitivo.

Piaget dice que hay muchos objetos que el niño no puede conocer perceptivamente sin la visión y que sólo puede conocerlos a través del lenguaje abstracto. Esto puede llevar al uso de palabras sin comprender su significado. Estudios sobre el desarrollo cognitivo de niños ciegos han indicado una brecha en el pensamiento abstracto y en el uso significativo del lenguaje sin realizar operaciones concretas, o sin emplear material concreto. El procesamiento auditivo y la verbalización de palabras apropiadas no significa necesariamente que las palabras sean totalmente comprendidas desde el punto de vista cognitivo. Numerosos estudios han encontrado que los niños ciegos tienen más dificultades para definir el significado de palabras del vocabulario que las dificultades que tienen sus compañeros con vista de edad e inteligencia comparables. Los niños ciegos pueden usar y conocer una palabra, pero son incapaces de expresar una relación de causa - efecto, posiblemente por la falta de una imagen mental para usar como referencia.

No obstante se está completando un plan para remediar estos déficits, hay estudios que han mostrado una habilidad superior en los jóvenes ciegos totales, para mantener una atención auditiva y procesar el material recibido a través del oído y no hay que olvidar que las características individuales de cada niño deben considerarse en relación a sus previas experiencias y antecedentes. Interpretar lo que escucha en la escuela, relacionado con los materiales será de primordial importancia, el refinamiento de sus percepciones auditivas no debe ser pasado por alto.

2.3. Aprendizaje y desarrollo visual

Alrededor del 75-80% de todos los niños deficientes visuales en edad escolar tienen algún resto útil de visión y por lo tanto serán niños de visión baja o niños de visión limitada. Un error pasado ha sido pensar que el niño con visión impedida se le debía proteger del esfuerzo visual y que el usar los ojos sería, de alguna manera, dañino para su remanente visual.

Desde el punto de vista perceptivo y del aprendizaje, cuánto más mire el niño y use su visión, más eficientemente será capaz de funcionar "visualmente". De la misma forma que oír no está solamente relacionado a la estructura del oído, la visión no está relacionada sólo a la estructura y funcionamiento de los ojos, sino que comprende muchas partes del ojo, tanto como de los sistemas corporales.

Habilidades Visuales. La Fijación, Enfoque, Acomodación y Convergencia son logradas por la mayoría de los niños con visión normal en su funcionamiento diario. Sin embargo, el niño con un impedimento visual puede tener dificultades en desarrollar estas habilidades. Perfeccionando o refinando tales habilidades se perfeccionará el funcionamiento visual del niño a quien le será mucho más fácil recibir las impresiones visuales. A medida que hay una mayor y mejor estimulación visual, naturalmente usará sus ojos con mayor eficiencia.

Aunque la información visual sea confusa, distorsionada o incompleta en la medida en que el cerebro pueda combinar las imágenes con la información auditiva y con otro tipo de sensaciones, la persona puede usar la visión como un sentido contribuyente a su desarrollo cognitivo. La pobre visión no necesariamente causa pobre aprendizaje, lo que el cerebro es capaz de hacer con la información visual que recibe determina en qué medida la persona podrá funcionar visualmente.

2.4. Desarrollo perceptivo - visual.

El sistema visual sigue secuencias progresivas desde el punto de vista perceptivo y de aprendizaje. Desde el punto de vista del aprendizaje perceptivo el primer nivel es el de conciencia, que es estimular el uso de la vista llamando la atención para que se enfoque sobre los objetos. Los objetos con un contorno definido, o con colores brillantes, o que reflejan luz fácilmente, deben ser acercados a los niños, movidos a cierta distancia para enseñarles a fijar en algo, para ver y aprender el movimiento de sus ojos y relacionarlos con los objetos. Deben además ser movidos en varias posiciones para que el niño aprenda a mirar desde distintos ángulos.

Cuando se mueve al niño por la habitación o por el exterior se le debe pedir que los toque o que estire sus manos hacia ellos, para comenzar la coordinación de movimientos ojos - mano. Una fuente de luz tal como una linterna y otras luces que se mueve son buenos estímulos para ayudar al niño a que mantenga los ojos fijos y que mire a cosas específicas.

Percepción de la Forma. A medida que el bebé comienza a moverse debe tener la oportunidad de encontrar muchos objetos diferentes en forma y tamaño. calidades específicas tales como curvas, líneas, puntos, se deben señalar. En este nivel se pueden presentar muchos objetos con colores brillantes y tamaños diferentes, además de seleccionar cuidadosamente los juguetes.

La primera preocupación en esta etapa es proveer objetos que contrasten entre el fondo y el objeto para que pueda mirar y alcanzar para que el niño pueda llegar a la percepción de formas de los objetos representados en dibujos y otros tipos de esquemas visuales.

Para los niños disminuidos visuales y los niños con visión pobre, mirar libros, revistas, dibujos, debe ser una actividad motivada, motivante y agradable. Al comienza, estos cuadros deben ser de tamaños medianos para que el niño los pueda ver mejor. Cuando señale o nombre los dibujos que ve se puede introducir al niño a dibujos esquemáticos, dibujos solo con el contorno, de distintas formas, e incluso de formas extrañas. Sólo al final se pueden introducir los dibujos de objetos con detalles. Cuando el niño tiene aproximadamente tres años y ya goza mirando dibujos, ha comenzado a moverse usando su sentido visual, está listo para ser introducido a la próxima etapa.

3. CEGUERA Y DESARROLLO PSICOLÓGICO

Nuestro objetivo es dar un panorama general de las características y peculiaridades del desarrollo psicológico de las personas ciegas. Se trata no sólo de describir cómo se produce el desarrollo de las personas invidentes desde el nacimiento a la edad adulta, sino también explicar por qué la ausencia del sistema visual puede producir un determinado "modelo" de evolución psicológica.

Sin duda, a pesar de los problemas de generalización excesiva que puede producirse, el estudio de las características o peculiaridades que tiene el desarrollo psicológico en los niños afectados en un sistema sensorial tan importante como la visión, tiene un doble interés. En primer lugar, es importante a la hora de establecer las pautas de intervención y educación necesarias para optimizar las posibilidades de desarrollo y aprendizaje de los niños con deficiencias visuales severas. Además tiene un considerable interés teórico para la psicología del desarrollo ya que permite estudiar la importancia que tiene el sistema visual en la especie humana, la posibilidad de que existan vías alternativas para el desarrollo utilizando otros sistemas sensoriales y, sobre todo, poner a prueba la plasticidad del sistema psicológico humano.

Es necesario, en consecuencia, volver a insistir en que los procesos de desarrollo - aprendizaje que se van a describir a continuación, no se producen de forma rígida e idéntica para todos los invidentes, ya que dependen de la conjunción de una serie de factores individuales, familiares, sociales y culturales.

Desde luego, el desarrollo de los seres humanos no termina en la adolescencia sino que continúa durante toda la vida del individuo. Aunque el crecimiento orgánico puede darse por concluido en esta etapa, es indudable que a lo largo de toda la edad adulta el individuo humano sigue evolucionando y aprendiendo.

Aquí, se intenta dar el panorama más completo posible del desarrollo entre el nacimiento y la adolescencia, considerándolo en su totalidad, es decir integrando los aspectos afectivos, comunicativos, cognoscitivos y sociales.

3.1. La primera infancia.

A pesar de la importancia que tienen los dos primeros años de la vida en el desarrollo psicológico de los ciegos, todavía hoy no contamos con muchas investigaciones al respecto. La escasez de trabajos sobre el tema se debe, en gran medida, a la dificultad de detectar precozmente a los niños que tienen deficiencias visuales graves y a los problemas metodológicos que se plantean cuando han de realizarse investigaciones con una población tan escasa y heterogénea como es la de los bebés ciegos.

1. La Inteligencia Sensoriomotora.

Todos los datos que tenemos están basados en la teoría de Piaget (36). De acuerdo con ellos, entre el nacimiento y los cuatro o cinco primeros meses, el niño ciego se desarrolla de forma semejante al neonato vidente. Ejercita los reflejos de que está dotado de forma innata, como p.e., succión, prensión, etc., a excepción de los referentes al sistema visual.

No obstante, hay que señalar que puesto que el desarrollo no se produce sólo por maduración (ni siquiera en estas tempranas etapas de la vida), la evolución del bebé ciego en los primeros cuatro meses, puede ya verse afectada por la falta de estimulación que causa la carencia de visión. Norris, Spaulding y Brodie (57) y Fraiberg (77), señalan que pueden producirse retrasos o alteraciones en la formación del esquema de prensión. En este sentido creemos importante entrenar a los niños ciegos en las tareas de agarrar objetos y pasarlos de una mano a otra con ayuda del adulto.

Pero, en realidad, es a partir de los cuatro o cinco meses, al iniciarse la etapa tercera de la inteligencia sensoriomotora, cuando empieza a constatarse las diferencias en el desarrollo de un bebé ciego y un vidente. El niño ciego solo podrá explorar táctilmente los objetos y no sabrá que existen otros que aquellos que están en contacto con su cuerpo. La única posibilidad que tiene un lactante que no ve de saber que existen objetos en el espacio que no puede abarcar con los brazos es la percepción del sonido que emiten. Pero al problema obvio de que no todos los objetos emiten alguna clase de sonido, se añade el hecho de que la coordinación audio - manual y, en consecuencia, la búsqueda de los objetos mediante el sonido sólo se produce hasta el final del primer año, con un retraso de seis meses respecto a la coordinación entre la mano y la vista ( Fraiberg, 77; Sonksen, 79 ). El primitivo reflejo de orientación hacia el sonido que tienen los neonatos, se pierde posteriormente incluso en los bebés ciegos entrenados para mantenerlo.

Respecto a la "conducta de alcance", siguiendo a Fraiberg ( 77 ), antes de los siete meses no hay indicios de ninguna clase de búsqueda de los objetos, de tal manera que, si al bebé ciego se le quita un objeto de la mano, ni siquiera intenta recuperarlo. Entre los siete y los ocho meses empieza a buscar el objeto que previamente había tenido en la mano, pero durante un tiempo muy breve y sin tener en cuenta el lugar por el que lo perdió. Si se le hace sonar el objeto perdido, no intenta buscarlo, pero abre y cierra la mano como si quisiera agarrarlo. No hay en esta edad respuesta alguna al sonido de objetos que el niño no haya tenido en su mano previamente. En el período comprendido entre los ocho y los once meses, el bebé empieza a buscar un objeto por el lugar en que lo ha perdido. Cuando lo que se le cae es un objeto sonoro, es capaz de utilizar el sonido para buscarlo, aunque todavía no pueda buscar un objeto guiándose solamente por los datos auditivos, es decir, si no lo ha tocado previamente. Será aproximadamente a los 12 meses, cuando los niños invidentes puedan buscar los objetos que no conocen táctilmente, guiándose solamente por el sonido, lo que supone la coordinación definitiva entre el oído y la mano.

Bigelow ( 86 ) obtuvo datos similares a los de Fraiberg, aunque la búsqueda de los objetos mediante guías auditivas se producía en sus sujetos algo más tarde. Él atribuye esta diferencia a una mayor exigencia en sus propios criterios para evaluar positivamente la prueba, aunque también pudiera tener que ver con la variabilidad que había entre estos niños. Además es posible que pudiera deberse a que los primeros recibían, junto con sus padres, un programa de intervención muy bien desarrollado por Fraiberg y col., el llamado "Proyecto de Desarrollo Infantil". Estos hallazgos resultan de considerable interés, ya que permiten sugerir que son las claves táctiles, más que las auditivas, las que llevan inicialmente al niño invidente a localizar los objetos en el espacio y a descubrir su permanencia.

Habida cuenta de las vías alternativas que tiene que utilizar el niño ciego para buscar los objetos y de los problemas que la falta de visión origina en el conocimiento de los mismos y de su situación en el espacio, hemos de preguntarnos no sólo cuándo va a ser capaz de construir un mundo de objetos permanentes y estables, sino sobre todo cómo se va a producir dicho proceso. Los autores que han estudiado este problema coinciden en señalar que los niños ciegos siguen la misma secuencia que la descrita por Piaget para los videntes, si bien con un retraso considerable, de entre 8 y 36 meses respecto a estos. Lo que todavía no está demasiado claro son las vías alternativas que utiliza el niño ciego para saber que un determinado objeto sigue existiendo aunque no lo pueda oír o tocar.

Rogers y Puchalsky ( 88 ) hicieron una investigación sobre la adquisición de la permanencia de los objetos. El trabajo tiene tres novedades importantes: 1) Basándose en la secuencia de etapas Piagetianas, los autores diseñan una serie de tareas de permanencia en las cuales la visión no se sustituye por la audición, sino por el tacto; 2) Además, se estudian las relaciones entre la adquisición de la permanencia de los objetos físicos y sociales, comparando los datos obtenidos en las pruebas de permanencia con las conductas de miedo a los extraños y las reacciones ante la separación de la madre; 3) Por último, se estudian también las relaciones entre la permanencia de los objetos y el juego simbólico.

Los resultados están en la misma línea que los obtenidos por y col. y Bigelow: la secuencia de adquisición de la permanencia de los objetos táctiles en los niños invidentes es semejante a la descrita por Piaget para videntes, si bien con un retraso de entre 8 y 12 meses respecto a estos. Este retraso es menor que el obtenido por Fraiberg y Bigelow, lo que parece corroborar las hipótesis de Bigelow y de los mismos Rogers y Puchalsky, en ausencia de visión resulta para el niño más fácil saber que siguen existiendo los objetos que previamente ha tocado, que aquellos con los que solamente ha tenido experiencia auditiva.

En términos generales puede decirse que las conductas con las que se evaluaba la permanencia de la madre como objeto (miedo a los extraños y ansiedad ante la separación) se encontraron en los niños con anterioridad a la resolución de la tareas de permanencia de los objetos físicos, en concreto, antes de que los niños pudiesen buscar un objeto escondido (etapa IV de Piaget). Parece, por tanto, confirmarse la idea de Fraiberg según la cual los niños ciegos - al igual que los videntes - construyen una cierta representación de un objeto tan importante como la madre con anterioridad a la de los objetos físicos.

Para finalizar este análisis acerca de la construcción de la permanencia decir que parece claro que los niños ciegos pueden llegar a formar un mundo de objetos permanentes y, en consecuencia, unas imágenes de estos objetos por una doble vía táctil y auditiva. La representación táctil parece ser más fácil y temprana que la auditiva, aunque ambas, de forma conjunta, hayan de proporcionar al ciego una imagen más completa de los objetos que además incluirá, si es posible, características olfativas, térmicas, etc. El hecho de que la construcción de la permanencia de los objetos evolucione más lentamente en los niños ciegos indica que resulta mucho más compleja la elaboración de las imágenes de los objetos y de su situación en el espacio en ausencia de la visión. Por otra parte - igual que sucede en los niños videntes - la permanencia de la madre y de las personas que rodean al niño, parece construirse antes que la de los objetos físicos. Por último es necesario señalar que se necesitan más investigaciones sobre el tema, en las que se basen los programas de intervención en relación con la conducta de alcance y la permanencia de los objetos.

2. Desarrollo Motor.

La mayor parte de los autores que han estudiado el desarrollo motor en los bebés ciegos coinciden en señalar que la falta de visión no tiene por qué alterar el desarrollo del control postural. Así, en los niños ciegos bien estimulados, las primeras adquisiciones posturales, como darse la vuelta, sentarse, o mantenerse de pie, se desarrollan de la misma manera y dentro del mismo margen de edad que en los videntes. Existe, sin embargo, una excepción, la postura de levantarse con los brazos en posición prona que aparece en los videntes sobre los dos meses sólo se ha encontrado en los ciegos a partir de los 9 meses. Este retardo podría ser debido a que se trata de una conducta poco adaptativa para un niño ciego. Mientras que tal postura permite al niño vidente mirar lo que le rodea cuando está tumbado en la cuna, el invidente sólo se levantará con las manos cuando sea capaz de conocer los objetos por el sonido que emiten, cosa que, como sabemos, se produce hacia el final del primer año de vida.

Precisamente los escasos motivos que tiene el niño ciego para interesarse por el mundo exterior en estas primeras etapas de la vida, da lugar a un importante retraso de todas las conductas relacionadas con el inicio de la movilidad. Los distintos autores coinciden en encontrar importantes retrasos en todas las conductas relacionadas con la movilidad autoiniciada: levantarse hasta quedar sentado, ponerse de pie, gatear y caminar sin ayuda. Respecto a la marcha independiente, se produce con un retraso medio de unos 7 u 8 meses respecto a los videntes, incluso en los niños ciegos bien estimulados, sin problemas de desarrollo postural y sin sobreprotección paterna. Ferrell (85) nos advierte de que el hecho de que el niño sepa que existen los objetos que no están en contacto con su cuerpo no significa, automáticamente, el comienzo de su motivación independiente. Necesita que las personas que le rodean le proporcionen la motivación necesaria para buscar y dirigirse hacia esos objetos.

Esta misma autora destaca la importancia que pueden tener las rotaciones corporales que se producen en la primera infancia a la hora de desarrollar posteriormente una movilidad normal y armónica. Ferrell considera que el retardo de la movilidad autoiniciada en los niños invidentes así como una posible falta de soltura y de gracia en el movimiento, se deba, en gran medida, a no haber ejercitado las rotaciones corporales en momentos críticos del desarrollo. En su trabajo del 85 propone una serie de situaciones útiles para estimular la curiosidad y el movimiento en ausencia de la visión.

En relación con lo anterior se plantea el problema de la falta de conducta de gateo en los niños ciegos. Éstos no gatean de forma espontánea y resulta muy difícil conseguir que se muevan de esta forma incluso cuando se les induce a hacerlo con ejercicios de estimulación. La razón podría deberse a que la conducta de gateo no es la más apropiada para un niño ciego y por ello no le resulta cómoda ni segura. Hemos de darnos cuenta de que cuando un niño invidente comienza a moverse, necesita utilizar las manos en sustitución de los ojos para buscar los objetos, para reconocerlos y para protegerse, por lo que seguramente no le resulte adaptativo utilizarlas para la marcha. En este sentido, sería mejor no forzar al niño ciego a gatear, sino más bien proporcionarle el máximo de ayudas para estimular la marcha en posición erguida (corre pasillos, taca-tacas, etc.), la cual le permite liberar sus manos para conocer el mundo. En este sentido, Warren afirma que hay datos en contra de la existencia de períodos críticos en el desarrollo motor: los niños videntes que han tenido restricciones motoras durante el período de inicio del gateo o de la marcha, cuando recuperan la movilidad, no tienen ningún problema en comenzar a moverse de forma independiente, por el contrario, lo hacen incluso con más rapidez que aquellos que han tenido un desarrollo normal. Por todo lo dicho, los niños ciegos deben recibir durante los primeros años de su vida, programas adecuados para estimular su desarrollo motor general, dejando a un lado la rígida noción de período crítico.

Es necesario estimular al máximo las habilidades motoras del niño ciego en la primera infancia, pero siempre dentro de su propia zona de desarrollo motor próximo, teniendo en cuenta que ha de utilizar vías alternativas en sustitución de la visión y, por tanto, huyendo de las comparaciones ingenuas que toman como norma las pautas evolutivas de los niños videntes.

3. Apego e Interacción.

Todos sabemos la importancia que tienen las relaciones afectivas y la interacción en el desarrollo del ser humano, pero en el caso de los niños que tienen algún tipo de deficiencia, en nuestro caso la ceguera, tales relaciones van a tener - si cabe - una importancia mayor. El apego no se forma, como inicialmente pensaban los psicólogos conductistas, por aprendizaje asociativo, es decir, porque el niño asocie con la madre la satisfacción de las necesidades primarias de alimentación, calor y aseo. Por el contrario, como han puesto de manifiesto las investigaciones de Bowlby, se trata de un vínculo que en sí mismo es de carácter primario. tanto el bebé como la madre (y los adultos en general) disponen de unos sistemas de conductas prefiguradas que tienden a la interacción niño - adulto y que darán lugar a una relación de apego si en los dos elementos de la díada se dan las condiciones adecuadas para esta interacción. El lactante posee desde el nacimiento una serie de comportamientos que tienden a la interacción con otros seres humanos que pronto se convertirán en las conductas denominadas por Trevarthen ( 89 ) "intersubjetividad primaria". Así dispone de distintas conductas reflejas que buscan el contacto corporal, como la succión, la prensión o el reflejo de Moro. Tiene, también, un comportamiento perceptivo que manifiesta tendencia a prestar atención a estímulos sociales, como fijación de la mirada en los rostros de las personas que le cuidan, preferencia por patrones acústicos semejantes a la voz humana, por las figuras en movimiento, etc. Además, es capaz de emitir señales de comunicación social como son la misma mirada, la sonrisa y el llanto así como de imitar movimientos de la boca. Estas conductas son, al principio, de carácter reflejo o prefigurado, pero poco a poco se irán haciendo intencionales, siempre que reciban atención y respuesta adecuadas por parte de las personas que le rodean. Así, la interacción entre los sistemas de conducta de la madre y el bebé dará lugar a que entre los siete y ocho meses, éste haya formado el vínculo afectivo que llamamos "apego", que se manifestará en que el niño reconoce perfectamente a su figura de apego, en que muestra sentimientos de unión y de preferencia hacia esa persona, así como en que el niño tenga ciertas expectativas respecto a la persona a que se ha vinculado.

El apego es el resultado de un proceso interactivo que, en sus primeras etapas está guiado por el adulto. En caso de que el adulto no interactúe con el niño de la forma adecuada durante los primeros meses de la vida ocasionará necesariamente problemas en el desarrollo afectivo y social del bebé y, en consecuencia, en la formación de la llamada "intersubjetividad secundaria" (Trevarthen, 89), con importantes consecuencias para la formación del mundo simbólico.

Cuando un bebé nace sin disponer de un sistema sensorial tan importante para la interacción y la comunicación en las primeras etapas de la vida como es la visión, pueden producirse problemas en las manifestaciones de "intersubjetividad primaria", así como en el desarrollo de la comunicación y de la interacción intencional. Tales problemas no derivan directamente de la ceguera ya que, como se verá a continuación, los bebés invidentes disponen de un buen repertorio de conductas prefiguradas y de vías alternativas para relacionarse con los adultos. Son precisamente esos adultos - las personas que rodean al niño ciego - los que pueden alterar su comportamiento hacia el bebé a causa de su ceguera. Por un lado, el nacimiento de un niño invidente puede provocar un trauma afectivo en los padres, a los que cuesta aceptar el problema de su hijo e interactuar normalmente con él, ya que las expectativas se ven confirmadas por lo difícil que resulta para un vidente establecer interacción con un bebé cuando falta su mirada y cuando su cara carece de las expresiones habituales, ya que la mirada y la expresividad de la cara son una de las conductas prefiguradas más importantes en la especie humana a la hora de elicitar los comportamientos de tipo maternal. En consecuencia, puede darse el caso de que el niño ciego llegue a tener una deprivación afectiva considerable, tenga problemas para elaborar un buen vínculo de apego, e incluso desarrolle estereotipias y otros síntomas semejantes a los de los niños autistas, produciéndose problemas en la génesis del mundo simbólico y, por consiguiente, en el desarrollo del lenguaje. Para evitar todo esto es absolutamente necesario que los padres reciban, lo antes posible una vez diagnosticada la ceguera, programas de educación y apoyo en los que obtengan información sobre las conductas prefiguradas alternativas de que dispone el niño ciego para interactuar con las personas que le rodean desde las primeras etapas de su vida.

Los autores que han estudiado el apego en los niños ciegos nos indican que, si se establece la concronía adecuada entre el niño y la/s persona/s encargada/s de su cuidado, éste evoluciona siguiendo unas etapas similares a las de los videntes, aunque las vías que utilicen en esa génesis sean diferentes.

Los neonatos disponen de una conducta refleja de relajación de los músculos de la cara que suele ser interpretada por los adultos como sonrisa y que, precisamente por eso, acabará convirtiéndose en una sonrisa social. En el caso del niño ciego, la voz es el principal sustituto de la cara humana a la hora de suscitar la sonrisa. A partir del tercer mes, cuando el niño vidente sonríe de forma regular ante la visión del rostro humano, el ciego lo hace más frecuentemente - pero no siempre -, cuando oye la voz de su madre y la de otras personas conocidas. Sin embargo, los estímulos táctiles tales como cosquillas, balanceos y caricias sí provocan de forma regular la sonrisa del niño.

En el período comprendido entre los 6 y 11 meses el niño con visión normal sonríe de forma selectiva a su madre y a las personas conocidas. Sin embargo, la sonrisa de los niños ciegos parece no evolucionar durante este período, ya que se sigue produciendo de forma irregular ante la voz de la madre y de otros familiares.

No podemos dejar de señalar la existencia de una conducta prototípica de los niños ciegos que pone de manifiesto la existencia de una vía alternativa a la visión para el reconocimiento del rostro de las personas. Los invidentes, de forma totalmente espontánea, utilizan las manos para explorar los rostros de sus familiares. Fraiberg observó que la conducta de búsqueda táctil comenzaba de forma casual ya desde el primer mes de vida, pero que a partir de los cinco meses se hacía cada vez más discriminatoria e intencionada. Según ella, existe una correspondencia entre las pautas de exploración táctil de los rostros que desarrollan los niños ciegos y las conductas de discriminación y reconocimiento que aparecen en el niño vidente aproximadamente en la mitad del primer año.

Para Fraiberg existiría una importante diferencia entre la sonrisa de los niños ciegos y de los videntes. De acuerdo con esta autora, en ausencia de la visión, los niños no parecen sonreír de forma espontánea para iniciar el contacto social, como hacen los videntes, por el contrario su sonrisa tiene siempre carácter reactivo, ya que solamente se produce como respuesta a la interacción iniciada por el adulto. Sin embargo, cuando analizamos como Rogers y Puchalsky, las posibilidades que niños ciegos y videntes tienen para percibir a las personas que no están en contacto con su cuerpo, comprobamos que, posiblemente, la conducta de ambos es reactiva. En concreto, el niño vidente no sonríe en el vacío, sino como respuesta ante la sonrisa o la simple visión de su madre y de otras personas conocidas. Por tanto, podemos afirmar que en ambos casos se trata de una sonrisa responsiva, los niños videntes responden al estímulos visual que es la cara humana, los niños ciegos responden a los estímulos táctiles y auditivos que anuncian la presencia o proximidad de sus padres.

En relación con lo anterior, es muy importante que los padres del niño ciego sepan que la sonrisa de su bebé tiene el mismo significado social que la de un vidente, aunque se produzca como respuesta a un tipo distinto de estimulación.

Por lo que respecta a las reacciones negativas de los niños ciegos a las personas desconocidas, el estudio de Fraiberg es nuestra única fuente de datos. En el período anterior a los seis meses, los niños ciegos - al igual que los videntes - demuestran su malestar ante mínimos cambios de postura cuando se encuentran en los brazos de personas desconocidas. Posteriormente, entre los 7 y 15 meses, se produce ya claramente respuestas negativas al contacto con las personas no familiares (aunque éstas no sean totalmente desconocidas para el bebé). Tanto los niños ciegos como los videntes manifiestan de forma vocal y motora su rechazo por medio de protestas, gritos, llantos, resistencia al contacto físico y búsqueda activa de la madre.

En resumen, las reacciones ante los extraños son bastante semejantes a las de los videntes. Estos niños tampoco producen respuestas claras de evitación ante la sola visión de personas desconocidas, sino más bien cuando éstas intentan tener un contacto mayor con el bebé como, p.e., cogerle en brazos.

Podemos concluir que el neonato humano dispone de un buen número de conductas prefiguradas alternativas que tienden a la interacción y a la formación de vínculos afectivos con los adultos de su especie. Si estos adultos son capaces de interpretar las vías alternativas de que dispone el niño ciego para relacionarse con ellos y, en consecuencia, de reaccionar ante sus demandas, éste formará sus lazos afectivos de manera semejante a como lo hace un vidente. Así no podemos esperar que la sonrisa del niño ciego o sus reacciones ante los extraños sean análogas a las del vidente y que se produzcan en las mismas circunstancias, aunque funcionalmente sean equivalentes. Son los intercambios táctiles los que en un principio parecen dominar las interacciones, tanto por parte del niño como del adulto, y - en lo que parece un prodigio de adaptación - utilizará sus manos para reconocer la cara de sus familiares y también como forma de mantener la atención de éstos, junto con la sonrisa. Los recién nacidos videntes ( y lógicamente también los no videntes ) tienen respuestas claras y diferenciadas al sonido de la voz humana. Es lógico, por tanto, que los niños ciegos aprendan muy pronto a distinguir entre voces familiares y desconocidas. Más complicado resulta explicar por qué el sonido de la voces familiares no suscita siempre la sonrisa del bebé invidente, aunque se supone que se debe a los problemas que tiene el niño ciego hasta el final del primer año para saber que los objetos ( y seguramente también las personas ) siguen existiendo cuando falta el contacto físico.

Resulta imprescindible que los padres de los bebés invidentes reciban instrucción sobre las capacidades que tienen sus hijos para relacionarse y para establecer vínculos afectivos con ellos. Los adultos encargados del cuidado de un niño ciego deben saber que éste también tiene, desde el nacimiento, un buen número de conductas que manifiestan empatía hacia los otros seres humanos y que dispone de mecanismos para manifestarla. Un niño invidente también sonríe y dispone de mecanismos para diferenciar a las personas familiares de las extrañas, así como para manifestar su afecto hacia su o sus figuras de apego.

3.2. Representación, interacción y función simbólica: comunicación, lenguaje y juego de ficción.

De acuerdo con la teoría Piagetiana del desarrollo podemos decir que un niño ha empezado a desarrollar sus capacidades representativas y simbólicas cuando es capaz de diferenciar entre significantes y significados, es decir, de utilizar un significante (una imagen, un símbolo o un signo) para referirse a un significado que no está presente y que, en consecuencia, está " re-presentado ". Los significantes tendrían su origen en la acción acomodativa - la imitación - que el niño realiza tanto de los objetos en sí mismos como de la actividad que lleva a cabo con ellos. Los significados, por el contrario, derivan de la asimilación que el propio bebé hace de la realidad, ya que dar significado supone, para Piaget, asimilar esa realidad a los esquemas de acción del sujeto. Dentro de este modelo teórico, el ejemplo más claro de formación de significados mediante asimilación seria el juego simbólico, en el que el niño deforma la realidad que le rodea al asimilarla a sus propios esquemas. Los significantes y los significados se desarrollan juntos y se coordinan entre sí para dar lugar a los símbolos. Así, para Piaget y sus col., representación y simbolización son términos prácticamente sinónimos y su adquisición por parte de los niños se manifiesta tanto en la capacidad que éstos tienen para evocar mediante imágenes objetos y situaciones que no están presentes, como en el manejo de símbolos en el juego de ficción, y en la utilización de los signos lingüísticos convencionales.

Las investigaciones realizadas en los últimos años nos hacen estar más de acuerdo con las teorías interaccionistas sobre el origen de los símbolos que parten de las teorías de Vygotsky y Bruner. Así, estamos de acuerdo con la teoría de Piaget en que las representaciones de los objetos y del espacio en que se sitúan, la capacidad de evocarlos cuando no están presentes, se originan en la acción sensoriomotora que el niño realiza sobre ellos, en concreto en los mecanismos acomodativos implicados en la imitación. Sin embargo, la capacidad de comunicarse con los otros seres humanos, primero sobre objetos y situaciones que están presentes (en el período de la inteligencia sensoriomotora) y posteriormente sobre los que no se tienen presentes sino "representados", los que llamamos función simbólica, no surge de las acciones que el niño aisladamente realiza con los objetos sino de las interacciones que llevan a cabo el bebé y el adulto de forma conjunta en relación con dichos objetos.

La función simbólica nace y se desarrolla en la interacción; pero además, gracias a ella el niño va a ser capaz de incorporar todo el sistema de símbolos que le proporciona su sociedad, su cultura.

Para el desarrollo de las capacidades representativas y simbólicas en los niños ciegos la interacción con los adultos es todavía más necesaria e importante que para los videntes. Dada la restricción que la falta de visión supone en el conocimiento de los objetos que están fuera del espacio que el niño puede abarcar con sus manos, el papel " triangulador " de la madre ha de tener también la función de despertar el interés del niño por esos objetos. Así desde nuestro punto de vista, en el caso de los niños ciegos es necesario que la figura de apego despierte el interés del niño para actuar sobre los objetos, ya que el conocimiento del mundo que le rodea es un paso previo y necesario para que pueda posteriormente establecer pautas de comunicación sobre esos objetos con las personas. Las personas que rodean al niño ciego - y sobretodo su madre - han de proporcionarle desde las primeras etapas de su vida el mayor número posible de experiencias que le permitan conocer y manipular los objetos, ya que es la actividad sensoriomotora que el niño realiza con éstos la que, por medio de la imitación, hará que el niño pueda imaginarse tales objetos cuando no estén presentes.

También es necesario señalar que, en ausencia de un sistema tan importante como es la visión para el establecimiento de las pautas de comunicación preverbal, la labor de interpretación de la madre del niño ciego ha de ser quizás mayor que la del niño vidente. Éstas han de dejar a un lado el " visuocentrismo " que caracteriza a los adultos humanos y adaptarse para interpretarlas peculiaridades que tienen los intentos comunicativos de los niños que no pueden utilizar el sistema visual.

1. Los Comienzos de las Capacidades Representativas.

Los datos sobre el desarrollo de las capacidades representativas en los niños ciegos están todos basados en la teoría Piagetiana. Este tipo de trabajos se basan en la idea de que cuando un niño, en una determinada etapa de su desarrollo, es capaz de buscar un objeto que no está en contacto con ninguno de sus sistemas sensoriales - esto es, cuando no puede verlo, tocarlo, oírlo, etc.. -, el mismo hecho de que intente buscarlo puede considerarse un indicador de que tiene una imagen mental, una "representación" de dicho objeto.

Posteriormente, los grandes avances realizados en el conocimiento de las capacidades tempranas de los bebés han llevado a muchos investigadores a proponer la idea de que los niños disponen de ciertas capacidades representativas - sobretodo en relación con los estímulos sociales - mucho antes de lo que suponían Piaget y col. Así, p.e., desde los 5 ó 6 meses los niños son capaces de distinguir los rostros y voces familiares de aquellos que les son extraños. Desafortunadamente, nada se ha escrito sobre estas capacidades representativas iniciales en los bebés invidentes aunque si, p.e., reflexionamos sobre las investigaciones que analizamos en el apartado anterior dedicado al desarrollo del apego en estos niños, puede ser lógico atribuirles ciertas capacidades de representación temprana de estímulos, evidentemente de carácter no visual (táctiles, olfativos, auditivos, etc.), sobre todo las relaciones con la percepción de las personas.

Los niños invidentes son capaces de "representar" los objetos percibidos táctil y auditivamente, si bien con un retraso de entre 8 y 32 meses cuando se les compara con los videntes. Este retraso es menor cuando las imágenes se originan en la exploración táctil del objeto que cuando se trata de identificar éste por los datos auditivos. Sería necesario realizar nuevas investigaciones sobre representaciones de carácter multimodal ya que, posiblemente, los niños ciegos - como los videntes -, construyan más fácilmente representaciones de los objetos físicos y sociales cuando puedan contar con datos provenientes de varias modalidades sensoriales. Por otra parte, los datos que tenemos sobre las conductas de miedo a los extraños parecen demostrar que los niños ciegos empiezan a tener una cierta representación de la madre, que probablemente tiene un carácter multimodal, a partir de la segunda mitad del primer año. Por tanto, los niños invidentes desarrollan imágenes mentales que, de acuerdo con las investigaciones de Fraiberg, Bigelow, Rogers y Puchalsky, son predominantemente de carácter táctil y auditivo, aunque, sin duda alguna también son importantes las de tipo olfativo, cinestésico y térmico.

Ciertamente, los problemas que tienen los niños ciegos para acceder a los objetos que están fuera de su entorno inmediato, así como el hecho de que la búsqueda de los objetos por el sonido se produzca más tarde que la búsqueda táctil, hacen que estos niños desarrollen después que los videntes las imágenes de esos objetos. En cualquier caso, dejando a un lado la cuantía exacta de la diferencia en la edad de adquisición de las primeras imágenes, resulta ciertamente costoso para los niños reconstruir las imágenes de los objetos y de su situación en el espacio en ausencia del sentido visual. A pesar de que tanto el tacto, como el oído y los restantes sistemas sensoriales de que dispone un niño invidente le permiten tener representaciones de tipo figurativo, la falta de visión plantea problemas importantes para la construcción de estas representaciones. Por tanto, es posible que un niño ciego tenga menor número de imágenes que uno vidente de su misma edad, y que conozca y reconozca menor cantidad de objetos que éste. Las características de los sistemas sensoriales substitutivos que ha de utilizar el niño cuando no puede ver, pueden explicar sus problemas en las representaciones figurativas, p.e., para un niño ciego debe ser muy lento y costoso elaborar la imagen de una mesa grande cuando tiene que percibirla lenta y sucesivamente con el tacto, o su dificultad para elaborar representaciones de objetos que no puede percibir en su totalidad sino de forma fragmentada y secuencial, como los edificios o los coches. Igualmente la utilización de sistemas sensoriales substitutivos de la visión (como el movimiento, la propiocepción, etc.) hace que para el niño ciego sea realmente costosa, aunque sin duda posible, la elaboración de imágenes espaciales, primero de su propio domicilio, y luego de otros lugares como la escuela, el parque, o su propia ciudad.

Por toda ello, desde los inicios del pensamiento representativo encontramos lo que va a ser una característica constante en el desarrollo y aprendizaje de las personas ciegas: los problemas en el acceso y en el procesamiento de la representación de tipo figurativo. Estos problemas se derivan de tener que utilizar sistemas sensoriales que, como el tacto, la propiocepción o el oído, son menos eficaces que el visual en la recogida y procesamiento de la información.

2. La Imitación.

No existe en la literatura ningún trabajo que aborde de forma directa el tema del desarrollo temprano de estas capacidades en los niños ciegos, probablemente a causa de la idea de que las capacidades imitativas de los bebés sólo pueden desarrollarse mediante el sistema visual. Sin embargo, las imitaciones que hacen los niños - incluso los videntes - no sólo son de carácter visual. Así, los niños hacen imitaciones de tipo táctilo - cinestésico cuando realizan juegos de ritmo y movimiento con los adultos, e igualmente son capaces de imitar sonidos y vocalizaciones tanto no verbales como verbales. No obstante, las investigaciones realizadas por Junefelt (87) y Preisler (91) proporcionan, de forma indirecta, algunas pruebas de la existencia de conductas de imitación por parte del niño ciego. Se trata de imitación de gestos corporales y movimientos rítmicos típicos en las canciones infantiles, en contextos comunicativos preverbales de toma de turnos. Son estas imitaciones, junto con las auditivo - vocales, las que deberían ser investigadas en los bebés ciegos, en las edades correspondientes a la inteligencia sensoriomotora.

Mills (83, 88) estudió la producción de los fonemas que tienen una articulación visualmente observable en lengua alemana (labiales y labio - dentales) y de los que no la tienen (sonidos velares, palatales, dentales y guturales) en niños ciegos y videntes de edades comprendidas entre 1 y 2,21 años. Sus resultados demuestran que los videntes eran más precisos en la articulación de los fonemas de articulación visible (79% de fonemas correctos) que con los de articulación no visible (49%). Por el contrario, como era de esperar, no encontró diferencias significativas entre la producción de estos dos tipos de fonemas en los niños invidentes, que emitieron correctamente un 59% de fonemas observables y un 48% de los no observables. Mulford, en una investigación del año 1988 con niños de lengua inglesa, demostró que el primer léxico de los niños videntes y de los ciegos era distinto. Mientras que los primeros elementos del léxico que emitían los niños ciegos estaban constituidos preferentemente por fonemas de tipo palatal/dental (de articulación no visible), los videntes utilizaban más palabras de tipo labial (visible).

A pesar de las peculiaridades encontradas en la emisión de los sonidos por parte de los niños invidentes, tanto Mills como Mulford coinciden en señalar que su desarrollo fonológico puede considerarse normal y que, en consecuencia, la imitación visual no es tan necesaria como la auditiva para el aprendizaje de los sonidos de la lengua materna.

Sobre la imitación de palabras y frases, la mayor parte de los autores que han estudiado este tema coinciden en señalar que en ausencia de la visión los niños suelen imitar con mucha frecuencia palabras y frases oídas con anterioridad y que, a menudo, estas repeticiones se hacen de forma estereotipada e inapropiada. Es la falta de una buena relación con las personas que le rodean, con los consiguientes problemas en la formación de la comunicación intencional, lo que provoca que los niños ciegos puedan tener conductas estereotipadas de autoestimulación, como pueden ser las ecolalias, a lo cual ayuda la falta de estimulación sobre el mundo exterior que la ceguera conlleva.

Sin embargo, no todas las imitaciones de palabras y frases que repetidamente hacen los niños invidentes pueden considerarse ecolálicas. Si abandonamos por un momento nuestra perspectiva de videntes y nos situamos en el mundo fenomenológico de un niño de unos dos años que no puede ver, comprenderemos que, en muchos casos, las repeticiones de palabras y frases resultan útiles al niño ciego para la comunicación y la adquisición del lenguaje, así como para la realización de los juegos de ficción.

A pesar de que la utilización por parte de los ciegos de palabras cuyo significado no conocen ha venido considerándose con frecuencia como un fenómeno negativo llamado "verbalismo", es posible que en las primeras etapas de adquisición del lenguaje, la repetición de palabras pueda servir para "remediar", en una situación interactiva, la falta de conocimientos sobre los objetos del mundo exterior que la ceguera conlleva. Solamente cuando tales verbalizaciones se produzcan de forma repetitiva y estereotipada, sin intenciones comunicativas y se acompañen de manifestaciones de desinterés por la interacción y la comunicación, podremos suponer que se trata de ecolalias y que, por tanto, el niño tiene problemas en las formas secundarias o intencionales de intersubjetividad.

Por otra parte, hay que considerar que la imitación auditivo - verbal es quizás la forma más idónea que tiene el niño ciego de reproducir - para luego deformar lúdicamente en el juego de ficción - diversas escenas de la vida familiar. Urwin (84) es la primera autora que destaca el valor que tienen las repeticiones verbales como medio para que el niño lleve a cabo juegos de carácter representacional. Así, en vez de considerar las repeticiones verbales de los niños estudiados por ella como "ecolalias", se esfuerza en interpretarlas dentro del contexto en que se producen, considerándolas como imitaciones de alto valor funcional. Además, estas repeticiones funcionan como una forma de "autoandamiaje" lo que significa que el niño las utiliza como ayuda a la hora de realizar actividades que le resultan especialmente complicadas.

Para Urwin, la imitación del lenguaje cumple una serie de importantes funciones al servicio de la comunicación, pero también sirve para imitar las acciones de la vida diaria que, posteriormente se convertirán en juego de ficción. Fraiberg afirma que las imitaciones de los niños ciegos son muy escasas y que, en consecuencia, también lo son sus posibilidades para realizar juegos de carácter simbólico.

En conclusión, estamos ante un tema cuya investigación debería abordarse en un futuro cercano.

3. Comunicación Preverbal.

Los orígenes se sitúan en las interacciones comunicativas que se producen desde las primeras etapas de la vida entre el bebé y su figura de apego. Así, mucho antes de que podamos hablar de comunicación verbal existen pautas de comunicación no verbales entre el niño y el adulto (ritmo, respeto de turnos, mantenimiento del contacto visual, etc.) a las que se ha denominado "protoconversaciones". Como se dijo al hablar del apego, el niño viene al mundo con una serie de conductas reflejas que tienden a preferir los estímulos procedentes de los otros seres humanos que, en seguida, se convertirán en las denominadas por Trevarthen de "intersubjetividad primaria". Prefiere patrones acústicos semejantes a la voz humana y sincroniza sus movimientos corporales con los segmentos del habla del adulto. También atiende preferentemente a configuraciones visuales del mismo tipo que el rostro humano. Como ya hemos dicho, estas conductas son, al principio, de carácter reflejo, pero el adulto les atribuye intencionalidad y las interpreta como si realmente estuvieran dotadas de intenciones. Precisamente gracias a esa interpretación que hace la madre y a la adecuación de sus conductas a las del lactante, es posible que se desarrollen las pautas comunicativas preverbales madre - bebé, las "protoconversaciones" que, sin duda, en estas primeras etapas están guiadas por el adulto. Es importante recalcar que las conductas de "intersubjetividad primaria" de que dispone el lactante, solamente se convertirán en intencionales si el adulto es capaz de atribuirles intenciones comunicativas, es decir, de interpretarlas, exagerarlas y contestar en la forma adecuada.

Aproximadamente en la segunda mitad del primer año, si se han establecido unas buenas relaciones entre el bebé y su figura de apego, éste va a comenzar a desarrollar las pautas comunicativas intencionales denominadas por Trevarthen "intersubjetividad secundaria", donde el bebé deja de interesarse separadamente por los objetos y por las personas para comunicarse con éstas acerca de los objetos en el proceso denominado "triangulación". De acuerdo con Bruner (83), es en esta etapa del desarrollo cuando el niño y la madre llevan a cabo numerosos juegos con objetos que constituyen la base para elaborar las secuencias de turnos implicados en las conversaciones ("dar y tomar", "meter y sacar", etc.). Igualmente se inician los juegos de atención conjunta, como mirar un libro y los juegos mixtos en los que se implican conjuntamente la atención y la acción.

Desde luego el bebé ciego dispone de un buen número de conductas de "intersubjetividad primaria" alternativas a la visión, pero es posible que el adulto no sea capaz de interpretarlas, de adaptarse a ellas ni de guiar la comunicación, lo que, sin duda, ocasionará problemas en el desarrollo de la intersubjetividad secundaria, de la comunicación intencional. Por otra parte, el problema puede llegar justamente al introducir los objetos en el "diálogo" preverbal, en el proceso de comunicación sobre el mundo externo. La ceguera plantea dificultades en el desarrollo de las pautas preverbales de carácter protodeclarativo y protoimperativo, ya que es difícil interpretar los mecanismos alternativos que desarrollan los bebés invidentes para dirigir la atención del adulto hacía los objetos y para compartir con éste su interés por dichos objetos. Además el niño ciego desarrolla más tardía y costosamente que el vidente un mundo de objetos permanentes. Es muy necesario que el adulto encargado del cuidado del niño ciego estimule al máximo el interés de éste acerca del mundo exterior y fomente los juegos compartidos con objetos que, como sabemos, son de gran importancia para el desarrollo de la pautas de cambio de roles que caracterizan las conversaciones. Tiene mucha importancia el sistema visual para el desarrollo de las primeras formas comunicativas niño - adulto, sin embargo, como se estudiará a continuación, existen formas de comunicación alternativas a la visión entre las que cabe destacar los contactos corporales y los intercambios verbales.

Todas las investigaciones realizadas al respecto concluyen que, entre los niños ciegos y sus madres, se establecen interacciones comunicativas que pueden considerarse protoconversaciones. Se comunican con sus madres, por medio de sonrisas, arrullamientos y vocalizaciones y toman parte activa en los juegos de ritmo y canciones con contacto corporales. Cuando son cogidos en brazos por sus madres reaccionan mediante sonrisas, aumento de la actividad motora e incluso haciendo esfuerzos por "hablar". Además utilizan estos mismos medios para provocar la iniciativa del contacto por parte de sus madres. Es importante destacar las vías alternativas a la visión que los dos miembros de esta díada eran capaces de utilizar para establecer turnos de tipo protoconversacional: el bebé ciego hacía movimientos corporales y vocalizaciones que eran interpretados por su madre como turnos de conversaciones y, en consecuencia, contestados de alguna manera, para continuar estos primeros juegos de intercambios de roles.

Urwin (78,83) observó que todas las madres intentaban buscar en la conducta de sus hijos algún signo de atención o respuesta que pudieran considerar como "una contestación" a sus propias iniciativas. Igualmente, animaban a sus hijos a realizar con ellas juegos de roles tanto de tipo verbal como táctilo - cinestésico, mediante contactos, cosquillas y movimientos corporales de todo tipo, que pueden ser interpretados como ejemplos de "protoconversaciones".

En consecuencia, los contactos visuales no son, como muchos autores hipotetizan, imprescindibles para el establecimiento de las primeras formas de comunicación niño - adulto, ya que pueden ser sustituidos por interacciones vocales y verbales, así como por intercambios y juegos táctiles y rítmicos. No obstante, en esta etapa de "intersubjetividad primaria", el niño carece de intenciones comunicativas y es el adulto el que guía la interacción atribuyendo intenciones a las acciones de su bebé. Así, como ya hemos dicho reiteradamente, resulta absolutamente necesario que los padres de los bebés ciegos reciban programas de información en los que, entre otras cosas, aprendan a comprender las señales comunicativas alternativas a la visión que sus hijos van a utilizar para comunicarse con ellos.

Llegados hasta aquí, analizamos la incidencia de la falta de visión en el desarrollo de la comunicación intencional, en el momento en que el niño y adulto integran a los objetos en sus "protoconversaciones". En primer lugar, son las miradas y los gestos de señalar los que permiten a éste saber lo que el niño quiere hacer, sus intenciones hacia los objetos; las formas protodeclarativas y protoimperativas que utilizan los bebés para llamar la atención de sus madres sobre los objetos son, sin duda, de carácter predominantemente visuo - manual. Además, como sabemos, la falta del sistema visual hace que el niño ciego esté considerablemente retrasado respecto al vidente en el conocimiento de los objetos del mundo exterior. Probablemente, sólo cuando el niño invidente haya adquirido la noción de objeto permanente, podrá interesarse por los objetos lejanos y, en consecuencia, iniciar el diálogo sobre los mismos utilizando formas protoimperativas y protodeclarativas mediante vías alternativas a la visión.

A pesar de que, de acuerdo con Urwin, los niños ciegos de las tres díadas comunicativas por ella estudiadas se desarrollan extremadamente bien en lo que se refiere a las pautas de comunicación preverbal, la autora no duda en afirmar que la ceguera conlleva importantes peculiaridades en el proceso de "triangulación". Existen desventajas y problemas ocasionados por la ceguera, en concreto, la regulación de la atención adulta cuando el bebé y el adulto no mantienen contacto físico.

Los datos obtenidos por Urwin confirman también la existencia de importantes diferencias entre niños ciegos y videntes, en relación con la utilización de gestos de alcanzar y señalar para pedir e indicar, así como en los juegos de ofrecer e intercambiar objetos con los adultos. En concreto, en lugar de gestos, utilizaban intercambios vocales y formas elaboradas de juegos corporales. Ninguno de los tres niños fue capaz, al final del primer año, de indicar objetos lejanos, ni de ofrecer espontáneamente objetos a los adultos para iniciar juegos. En dos de los casos, los niños eran capaces de ofrecer objetos con cierta frecuencia, después de un entrenamiento hecho deliberadamente por los padres, pero en el tercero, este tipo de conducta no se observó hasta el comienzo del tercer año. Preiler (91) obtiene resultados semejantes a los de Urwin.

Parece que resulta muy difícil para los familiares de los niños ciegos interpretar e incluso darse cuenta de la existencia de esas posibles vías alternativas de señalar, cuando la cara y los brazos del niño permanecen inmóviles e inexpresivos. Es éste un problema que, como tantos otros anteriormente citados puede, al menos, paliarse utilizando programas de educación y entrenamiento para las personas encargadas del cuidado de los niños invidentes.

La comparación entre los niños que eran totalmente ciegos y aquellos otros que tenían algunos restos visuales muestra que, incluso el disponer de una visión muy escasa, facilitaba enormemente el proceso de triangulación.

En resumen, los escasos datos con que contamos nos obligan a ser muy cautos acerca de las repercusiones de la ceguera en el desarrollo de la comunicación preverbal. En cualquier caso, parece que la falta de visión, en sí misma, no tiene por qué afectar a las primeras formas de comunicación niño - adulto. Cuando el adulto es capaz de entender y, en consecuencia de interpretar, las vías alternativas de que dispone un bebé invidente para mostrar interés y afecto por las personas no hay motivo para que se alteren esas formas de comunicación. Sin embargo, parece que la ceguera así plantea problemas en el momento de integrar los objetos en la comunicación entre el niño y el adulto. La falta de visión conlleva problemas y retrasos en la construcción de la permanencia de los objetos. Un niño ciego no podrá compartir con el adulto su interés por los objetos lejanos hasta que sea capaz de identificarlos mediante el sonido. A este problema se añade la difícil sustitución mediante sistemas sensoriales no visuales de los gestos de señalar y dirigir la mirada para indicar un objeto en el cual se fije la mirada del interlocutor. La investigación de Preisler es la única que nos ofrece ciertas perspectivas optimistas en cuanto a poder encontrar alguna forma alternativa a la visión de los gestos "protodeclarativos" y "protoimperativos" que regulan la atención del adulto hacia los objetos. De cualquier manera pensamos que en este caso nos hallamos ante una situación de difícil solución en ausencia de la visión, pues como más tarde veremos la mayor parte - si no todos - los trabajos sobre adquisición del lenguaje encuentran que los niños ciegos, incluso cuando están bien estimulados y tienen un desarrollo óptimo, tienen problemas en la comprensión y en la emisión de los términos deícticos implicados en el discurso. Podría ser que el origen de tales problemas reside, precisamente, en la dificultad para utilizar formas deícticas preverbales alternativas a la visión.

4. Adquisición del Lenguaje Oral.

Se han publicado un buen número de trabajos que nos ofrecen resultados contradictorios. Estas discrepancias pueden explicarse tanto por la heterogeneidad de los temas estudiados como por las disparidades entre los sujetos y los métodos empleados. Pero también se deben a que los resultados obtenidos en las investigaciones han sido interpretados de una u otra forma, dependiendo del marco teórico adoptado por sus autores. Aquí, nos proponemos analizar y estudiar las peculiaridades del desarrollo lingüístico de los invidentes para poder constatar su funcionalidad, así como su coherencia con la experiencia fenomenológica que la ceguera conlleva.

De acuerdo con Pérez Pereira y Castro (92), los aspectos del desarrollo lingüístico de los ciegos que plantean mayores controversias entre los distintos autores son: el desarrollo del léxico, el lenguaje que los adultos dirigen al niño ciego, la utilización de pronombres personales, el uso del lenguaje para dar información sobre sucesos externos y deseos propios y los estilos lingüísticos de los niños ciegos en relación con los de los videntes.

La adquisición del léxico

Mulford (88), publicó un importante trabajo de revisión y análisis de las investigaciones más relevantes en el estudió de la adquisición del léxico por parte de los niños invidentes.

En contraposición con las investigaciones de Norris, Spaulding y Brodie (57) y Fraiberg (77), que encontraron un cierto retraso en la edad de emisión de las primeras palabras por parte de los niños ciegos, Mulford concluye que, desde el punto de vista cuantitativo, no existe retraso en la adquisición del léxico en los niños ciegos por ella estudiados. Las diferencias existentes respecto a los datos de Norris y col. y de Fraiberg son explicados por esta autora mediante dos factores. En primer lugar, Norris y col. incluían en su muestra sujetos con ciertas deficiencias que atribuyen a la asociación de problemas neurológicos a la ceguera provocada por fibroplasia retrolental. En segundo lugar, los datos sobre el desarrollo léxico fueron obtenidos por los dos autores mediante escalas de desarrollo las cuales, sin duda, proporcionan una información mucho menos precisa que los diarios léxicos y los registros en las investigaciones revisadas por Mulford.

Las diferencias más destacables entre dos grupos de niños, videntes e invidentes, son las siguientes: los invidentes utilizan mayor proporción de nombres específicos y de palabras de acción, menor número de nombres generales y prácticamente no emiten palabras función.

Respecto a los nombres, la totalidad de los autores que han estudiado este tema coinciden en concluir que, en ausencia de la visión, los niños suelen utilizar, en estas etapas iniciales de adquisición del lenguaje, los nombres comunes como si fueran propios o específicos. Este fenómeno se deriva, lógicamente, de los problemas que existen en estas primeras etapas para generalizar y formar categorías, cuando la experiencia que se tiene con los objetos del mundo real es, todavía, escasa. En el caso de los niños ciegos es absolutamente lógico encontrar problemas en este área.

Mulford esta en contra de la "hipótesis del verbalismo" (Cutsford, 51), según la cual el lenguaje de las personas ciegas es verbalista en el sentido de que utilizan, a menudo, palabras sin conocer su significado. El hecho de que las primeras palabras de los niños invidentes se refieran, preferentemente, a aquellos objetos que están situados en su ambiente cercano y que, en consecuencia, conocen, parecen indicar que no podemos mantener tal hipótesis en estas primeras etapas de adquisición del lenguaje.

En este sentido, algunos autores señalan que en los niños ciegos no se produce el fenómeno de "sobreextensión" tan común en el lenguaje inicial de los videntes. Se habla de sobreextensión cuando, p.e., un niño que conoce la palabra "perro" utiliza esta misma etiqueta cuando encuentra otro animal que no había visto antes, como p.e. una vaca, en un proceso que le llevará a la construcción de la categoría "animales". Ciertamente no se ha encontrado en la literatura ningún ejemplo de sobreextensión en el lenguaje de los niños ciegos, pero una investigación rigurosa y no "visuocentrista" sobre el tema nos llevaría a encontrar este tipo de fenómeno en el lenguaje de los invidentes. Sin duda las sobreextensiones se basarían en similaridades de tipo táctil, auditivo o gustativo que, posiblemente, resulten difíciles de detectar para una persona vidente.

Pasemos ahora a analizar la categoría referida a las palabras de acción. De acuerdo con los datos que nos proporcionan Bigelow (87) y Mulford, os niños invidentes emiten mayor número de términos referidos a acciones que los videntes. La explicación está en el limitado acceso a la información externa que tienen los niños sin visión. Así, consideramos natural que las primeras palabras de estos niños no se refieran a acontecimientos que - como las acciones de las personas y objetos externos - no puedan percibir y, por tanto desconozcan. Sin embargo, el hecho de que los niños ciegos utilicen muchas palabras para referirse a sus propias acciones y deseos, junto con algunas otras características de su lenguaje a las que más adelante nos referiremos, han llevado a autores como Dunlea y Bigelow a considerar que el lenguaje de estos niños es "egocéntrico". Por el momento es preferible pensar que las primeras palabras de los niños se refieren preferentemente a los objetos y acciones que conocen y que, en consecuencia los ciegos tardarán más tiempo que los videntes en conocer y, por consiguiente, en describir las acciones de las personas y objetos externos.

Si consideramos ahora la categoría correspondiente a modificadores, Mulford explica que tales términos aparecen muy poco en el primer lenguaje tanto de los niños ciegos como de los videntes. No obstante, en sus estudios, los que más utilizaron los invidentes se referían a estados de temperatura ("caliente", "frío"), también mencionaron, aunque poco, otros estado locativos y atributos, no encontrándose ejemplos de posesivos.

Respecto a palabras personales y sociales, en términos generales puede decirse que los niños ciegos utilizaron algo más que los videntes este tipo de palabras. Muchas de las palabras incluidas en esta categoría son rutinas sociales, pero también se incluyen términos que expresan los estados afectivos del propio niño, más concretamente el de alegría. En cualquier caso, los escasos datos con que contamos no parecen mostrar que la ausencia de visión plantee problemas a la hora de utilizar palabras que expresen estados emocionales.

Algunos aspectos del desarrollo sintáctico

Pérez Pereira y Castro (90,92) realizaron registros mensuales de las LME (longitud media de emisiones) de dos niñas gemelas, una ciega y otra vidente. Desde el punto de vista morfológico la niña ciega no podía considerarse, en modo alguno, retrasada respecto a la vidente. Por el contrario, la LME era ligeramente mayor que el de la niña vidente y, consecuentemente, se incluía normalmente en una etapa más alta de las descritas por Brown (hizo un procedimiento de LME en 1973 que siguen los autores). En consecuencia se puede concluir que la ceguera en sí misma no produce retrasos en el desarrollo de las emisiones de los niños.

Pasemos ahora a analizar las relaciones temáticas. Bloom, Lightbown y Hood (75) considera que el desarrollo de esas relaciones temáticas refleja tanto la complejidad semántica como la sintáctica, de una relación determinada.

Landau y Gleitman utilizaron las categorías de Bloom y col (75) para analizar las relaciones semánticas expresadas en el lenguaje de sus sujetos ciegos. Las autoras encontraron bastante semejanzas entre las relaciones semánticas expresadas por ciegos y videntes en las distintas LME estudiadas. Las autoras afirman que, en general, las diferencias encontradas entre ciegos y videntes no fueron estables ni relevantes y que las existentes podían deberse más a errores de la muestra así como a diferencias individuales no relacionadas con la ceguera.

Landau y Gleitman también estudian la estructura sintáctica interna de las emisiones de los niños ciegos, específicamente el número y complejidad de las frases nominales tales como "la pelota" y de las frases verbales como "tira la pelota". De manera general los resultados mostraron que la complejidad del lenguaje de los ciegos era igual a la de los videntes de su mismo nivel lingüístico. Sin embargo, las autoras encuentran una importante excepción, todos los sujetos (de lengua inglesa) estaban retrasados en el desarrollo de las estructuras auxiliares de los verbos. Sin duda, estos datos no son transferibles a los invidentes de lengua castellana ya que la estructura de los verbos ingleses es muy distinta a la de los castellanos. Los autores atribuyen el retraso de los invidentes anglófonos en la adquisición de los verbos auxiliares a las características del lenguaje que reciben de los adultos. Los datos existentes sobre el lenguaje que los adultos dirigen al niño ciego parecen señalar que éste contiene muchas más formas imperativas y menos preguntas afirmativas y negativas que el utilizado con los niños videntes.

Para terminar, señalar que en términos generales el desarrollo sintáctico no parece estar afectado por la falta de visión.

Funciones pragmáticas

Tan solo Dunlea (82) y Urwin (84) analizan las funciones que cumple el lenguaje de los niños ciegos en su período inicial. Tanto Dunlea como Urwin observan que los niños invidentes, a medida que van adquiriendo un nivel mayor de conocimiento del lenguaje, lo utilizan más frecuentemente que los videntes de forma no interactiva. Así, son frecuentes las repeticiones y es muy posible que éstas cumplan una importante función en el desarrollo simbólico de los niños ciegos. En ausencia de la visión los niños tienen que recurrir, en mayor grado que los videntes, a imitaciones diferidas de carácter verbal que a menudo parecen convertirse en juegos simbólicos de roles.

Dunlea advierte diferencias entre ciegos y videntes en las funciones de "llamar la atención", "ofrecer/mostrar" y "dirigir la atención". Mientras que la primera solamente fue utilizada por los niños invidentes, las otras dos sólo aparecen en las emisiones de los videntes. De acuerdo con Mulford, los niños son capaces de demandar atención sobre sí mismos, pero no de dirigir la atención del adulto hacia los objetos que les interesan mediante los gestos convencionales de señalar y mostrar.

Cuando Dunlea analizó los tipos de "peticiones" que hacían los niños invidentes, encontró que la categoría predominante era "pedir objetos", seguida por "pedir acciones" y "pedir rutinas". Parece, por tanto, que los niños ciegos pueden utilizar las palabras - no los gestos visuales - para pedir los objetos a los adultos y luego compartirlos con ellos. "Los datos de Dunlea indican que una vez que los niños ciegos añaden nuevas funciones comunicativas a su repertorio, hacen buen uso de las nuevas herramientas para hacer las cosas que no pueden hacer sin palabras" (Mulford, 88).

Al analizar frases de dos y tres palabras (Pérez Pereira y Castro, 90 y 92; y Janson, 88), los niños ciegos tienden a utilizar el lenguaje más para referirse a sus propias acciones e intenciones que a los objetos y sucesos externos. Además, usa mucho también sus emisiones para referirse a sí mismos, en concreto, para expresar las acciones que van a realizar en el futuro, o sus propios deseos. Pérez Pereira y Castro piensan que en el caso de estos niños, el lenguaje puede desempeñar un papel todavía más importante que en los videntes en orden a regular y planificar la propia acción en ausencia de la visión. No obstante, hay que señalar que tales funciones aparecen en el lenguaje de la niña ciega estudiada entre los 2,5 y los 3,5 años, lo que parece demostrar que, en ausencia de la visión es difícil, pero no imposible, llegar a comunicarse con los demás sobre los objetos.

Respecto a imitaciones, repeticiones y rutinas, los autores critican las interpretaciones según las cuales la utilización de imitaciones y rutinas serían manifestaciones de un lenguaje no comunicativo, egocéntrico y - en consecuencia - con rasgos muy parecidos al de los niños autistas. Están, sin embargo, de acuerdo con autores como Dunlea en el hecho de que muchas de estas emisiones puedan considerarse como juego de roles, aunque consideran que además cumplen importantes funciones en el proceso mismo de adquisición del lenguaje por parte de los invidentes. Ellos consideran que se trataría de un estilo de aprendizaje gestáltico que cumple una función de "autoandamiaje" en el aprendizaje de la lengua.

Es importante hacer referencia a la utilización de términos deícticos, principalmente los pronombres personales y posesivos, pues todos los autores que han estudiado la adquisición de este tipo de palabras coinciden en encontrar considerables retrasos y problemas en su emisión por parte de los niños ciegos, aunque la interpretación de tales problemas no sea siempre coincidente.

El hecho de encontrar estos retrasos incluso en niños ciegos con un buen desarrollo general del lenguaje, llevó a Fraiberg (77) a pensar que se trataba de un problema de "autorepresentación" que originaba la ausencia de la visión. Atribuye tal problema a la dificultad que necesariamente supone para los niños ciegos construir una representación de sí mismos en ausencia de la imagen especular de la que, obviamente, carecen las personas invidentes.

Por otro lado, para Urwin (84) y Anderson y col. (83), estas características del lenguaje de los niños ciegos reflejan las dificultades que tiene, en ausencia de la visión, la comprensión de los cambios de roles que se producen en la conversación. Sin duda, se derivan de los problemas que estos niños tienen en el proceso de "triangulación", en las difíciles vías alternativas que han de seguir para sustituir los gestos que llaman la atención del adulto sobre los objetos.

Estamos ante uno de los problemas más complejos que plantea el desarrollo de los niños invidentes. Sin duda no podemos llegar a conclusiones definitivas por la escasez de los datos experimentales con que contamos. De cualquier manera, parece innegable que la falta de visión origina dificultades en el descubrimiento de los objetos, las cuales derivan en nuevos problemas a la hora de establecer la comunicación intencional con el adulto. Todo esto se refleja en los retrasos que tienen los niños ciegos en la utilización del lenguaje para referirse a los objetos así como en la comprensión de los cambios de roles conversacionales.

A pesar de los dicho hasta aquí, no podemos ser pesimistas respecto al desarrollo comunicativo de los invidentes. Todo parece indicar que, en un prodigio de plasticidad, llegan a superar por vías alternativas los problemas que plantea la falta de visión, siempre que se produzca una adecuada interacción con sus familiares. Así, desde estas tempranas etapas de la vida, el lenguaje empieza a "remediar" los problemas derivados de la falta de visión.

El lenguaje que los adultos dirigen al niño ciego

Las dos investigaciones sobre los estilos comunicativos de los padres ( Kekelis y Andersen -84- y Landau y Gleitman -85- ) ponen de manifiesto que las madres utilizaban muchas emisiones de carácter imperativo y pocas declarativas. Entre los 19 y 22 meses, la utilización de declarativos aumentaba considerablemente en la madre del niño vidente y no en las de los ciegos. Además, las formas declarativas que se dirigían a los niños eran cualitativamente diferentes en el caso de ciegos y videntes. Las madres de los primeros daban mucha menos información que incluyese detalles sobre las propiedades de los objetos, personas y sucesos, limitándose a utilizar meras etiquetas (como p.e. "esto es un perro"). Las autoras atribuyen esto a la dificultad que tienen las madres para saber a qué tipo de información pueden estar atendiendo los niños ciegos y qué características de los objetos pueden ser relevantes para ellos. Respecto a las preguntas, todas las madres las utilizaban en una proporción similar, pero las que hacían a los invidentes eran preferentemente relativas a "¿qué es...?" y al vidente a "sí/no". El lenguaje dirigido al invidente era más directivo que el que se utilizaba al dirigirse al otro niño.

Por otra parte hay que destacar que las madres de los niños ciegos iniciaban la conversación y elegían el tema de la misma con mayor frecuencia que las de los videntes, lo cual resulta coherente con los problemas del niño ciego para llamar y compartir la atención sobre los objetos. Tales temas se centraban, en la mitad de las ocasiones, en los propios sentimientos y actividades del niño y cuando se referían a otras personas, sucesos u objetos, éstos pertenecían al ambiente inmediato del niño.

Parece que, sería necesario utilizar un lenguaje menos directivo, con mayor número de preguntas afirmativas y negativas, que diera al niño más oportunidades de responder. También llama la atención la excesiva utilización de etiquetas y las escasas descripciones de los objetos que utilizaban estas madres.

5. El Juego

Nada sabemos sobre el juego de ejercicio que realiza el niño ciego durante el período sensoriomotor. Sin duda los problemas de acceso a los objetos que se encuentran fuera del entorno que puede abarcar con sus manos dificultan la exploración y el juego. Por lo que se refiere a los juegos de interacción niño - adulto que se producen en la llamada etapa de "intersubjetividad primaria", las investigaciones de Junefelt, Presiler y Urwin recogen la existencia de este tipo de juegos en las díadas niño - adulto estudiadas.

Ya sabemos de las dificultades que tienen los niños ciegos para establecer las pautas de juego niño - objeto - adulto que, de acuerdo con Bruner, caracterizan las segunda mitad del primer año de vida. Como sabemos, en ausencia de la visión, los niños tienen problemas para construir la permanencia de los objetos, sobretodo para saber que existen aquellos que se encuentran fuera de su alcance. Igualmente conocemos la dificultad que tiene el niño para llamar la atención de los adultos mediante vías alternativas a los gestos visuomotores de señalar.

Así, en ausencia de los gestos convencionales que utilizan los niños videntes, los invidentes pueden utilizar sus primeras emisiones verbales para demandar objetos y para iniciar "una conversación" con el adulto sobre ellos. El papel del lenguaje no se queda sólo en la posibilidad de demandar la atención del adulto, la imitación auditiva puede sustituir a la visual en la construcción de los primeros significantes por parte de los niños ciegos. Igualmente, la imitación diferida de las secuencias de conversaciones que se producen en la vida diaria del niño ciego constituyen sus primeras manifestaciones de juego de ficción. Cuando un niño no tiene posibilidad de imitar secuencias de la vida diaria que no puede percibir visualmente, recurre a imitar las pautas de conversación que se producen durante esas secuencias. Precisamente las repeticiones de emisiones verbales que los niños invidentes hacen fuera de un contexto comunicativo y que fueron consideradas por algunos autores como conductas desviadas y no funcionales, parecen ser para otros las primeras manifestaciones del juego de ficción con intercambio de roles.

Igualmente, lucerga y col. señalan que el juego simbólico de los niños ciegos y deficientes visuales de inteligencia normal, se desarrolla con un retraso medio de unos 15 meses cuando se compara con el de los videntes.

En ausencia de la visión los niños tienen dificultades para compartir sus juegos con los adultos. Estas dificultades conllevan, asimismo, otras en la comprensión de los roles conversacionales que también parecen manifestarse en el juego simbólico que implica cambio de roles. Así, éste parece surgir primero en las imitaciones de conversaciones de la vida diaria y sólo posteriormente evoluciona hacia un juego compartido con objetos en conversaciones reales donde se aprenden a utilizar correctamente los pronominales "yo" y "tú". A partir de este momento, el niño invidente empezará a aplicar los cambios de roles a juegos de ficción en los que puede representarse a sí mismo mediante elementos simbólicos como son los muñecos y al adulto mediante su propia acción. Los escasos datos con los que contamos parecen indicar que, posteriormente, el juego de ficción de los niños ciegos se desarrolla de forma muy semejante al de los videntes.

Todas las investigaciones parecen indicar que el juego compartido con objetos es un requisito necesario para la comprensión de los cambios de turnos conversacionales, así como para que el niño pueda utilizar elementos simbólicos en el juego para representarse a sí mismo y a su interlocutor.

3.3. La etapa escolar.

La mayor parte de los estudios realizados con niños ciegos y deficientes visuales en edades comprendidas entre los 6 y los 12 años se ocupan de estudiar diversos aspectos de su desarrollo cognoscitivo. Por el contrario, muy poco esfuerzo se ha dedicado a otro aspectos tan decisivos en el desarrollo del ser humano como son las relaciones sociales - las interacciones con los compañeros y con los adultos -, la evolución de la personalidad, o las motivaciones de los niños tanto dentro como fuera de la escuela. Las únicas publicaciones al respecto se tratan de trabajos llevados a cabo desde perspectivas diferencialistas y ateóricas. En consecuencia, nos vamos a centrar en el estudio de las características cognoscitivas de los escolares ciegos y deficientes visuales.

La casi totalidad de las investigaciones realizadas sobre el desarrollo cognoscitivo y el aprendizaje de los niños deficientes visuales en el período escolar toman como referencia la teoría de Piaget y la escuela de Ginebra, que propugna la existencia de una secuencia universal de desarrollo, que se produce a lo largo de tres grandes períodos o estadios: sensoriomotor, operaciones concretas y operaciones formales. Por otra parte, para dicha teoría del desarrollo, los orígenes de la inteligencia no están en la interacción ni en el lenguaje, sino en las acciones sensoriomotoras que el niño lleva a cabo con los objetos desde las primeras etapas de su vida. Por tanto, las previsiones de Piaget y col. sobre el desarrollo de los niños sordos, p.e., eran mucho más alentadoras que las que se hacían para los invidentes. "El lenguaje, en efecto, no es más que un aspecto particular de la función semiótica o simbólica y el sordomudo domina perfectamente sus otros aspectos (imitación, juego simbólico, imágenes mentales y lenguaje por gestos), lo que le permite prolongar sus esquemas sensoriomotores en esquemas representativos y llegar así a las operaciones antes que el ciego, cuyo esquematismo sensoriomotor e instrumentos figurativos padecen una mayor deficiencia" (Piaget y col., 66).

No vamos a entrar en las peculiaridades del desarrollo de los niños sordos, en el caso de los invidentes se puede afirmar que el panorama no resulta tan pesimista como predecía Piaget. El análisis realizado hasta ahora sobre las primeras etapas de la vida del niño ciego pone de manifiesto, por una parte, que la ausencia o deterioro del canal de recogida de la información visual no impide la formación de esquemas sensoriomotores. Ciertamente, para un bebé ciego resulta más costoso que para uno vidente, sin embargo, a pesar de las dificultades, el niño terminará por conocer esos objetos y ese espacio mediante los sistemas sensoriales de que dispone y, sin duda, llegará a construir imágenes de dichos objetos. Por otra parte, hemos podido también comprobar que el bebé ciego dispone de vías alternativas a las visuales para relacionarse con las personas, demostrar su "afecto" hacia ellas, así como establecer las primeras formas de comunicación. Desde luego, no hay que olvidar las dificultades que para el niño tiene, en ausencia de la visión, establecer comunicación preverbal y verbal con los adultos sobre los objetos. estas dificultades derivan, por un lado, del hecho de tener que conocer los objetos mediante sistemas sensoriales distintos a la visión y, por otro, de la dificultad que para el niño representa el encontrar gestos alternativos a la señalización visual que sean entendidos por sus familias.

Precisamente, los trabajos sobre el desarrollo cognoscitivo de los niños invidentes en la llamada etapa de las "operaciones concretas" también ponen de manifiesto que pueden utilizar rutas distintas para resolver las tareas propias de este período con la misma eficiencia que los videntes.

1. El Desarrollo Intelectual.

Ivette Hatwell estudió las características del desarrollo cognoscitivo de los niños ciegos en la llamada etapa de las operaciones concretas. Ella pone a prueba el papel relativo que tiene la acción sensoriomotora - que, según sus propias afirmaciones no es inexistente en el ciego, sino que está dificultada por las características perceptivas del tacto -, en contraposición con el que cumple el lenguaje - el cual, según ella, está intacto en los niños invidentes -, en la etapa de las operaciones concretas.

Para Piaget las operaciones concretas no derivan del lenguaje, sino de la acción sensoriomotora que, una vez interiorizada en el pensamiento mediante imágenes, se hace reversible, y permite al niño "operar" con objetos que no están presentes sino "representados". Las operaciones no surgen de modo aislado en el pensamiento del niño, sino que se agrupan en esa estructura de conjunto que, formalizada en el lenguaje de la lógica, tiene las características de un "agrupamiento".

Las hipótesis de Hatwell predicen, en primer lugar, que los niños invidentes estarán retrasados respecto a los videntes en las operaciones que se basan en estructuras de tipo figurativo - las llamadas operaciones infralógicas de espacio y tiempo -. En segundo lugar, se predicen menores retrasos en las operaciones lógico matemáticas (clasificaciones, seriaciones, etc.) que, para Hatwell - no para Piaget -, dependen en mayor medida del grado de desarrollo del lenguaje. Por último, dentro de las operaciones lógico matemáticas, la autora prevé que los ciegos de nacimiento tendrán peor rendimiento en las tareas que se realicen con material manipulativo, que en aquellas otras que tengan un contenido verbal o una presentación oral.

Hatwell considera "operaciones infralógicas", dos tipos de problemas, unas son realmente las mismas que Piaget considera operaciones infralógicas de carácter espacial, mientras que las otras son las tareas clásicas que estudian la génesis de los invariantes físicos, es decir las de conservación de la sustancia, el peso y el volumen.

En las primeras de ellas, denominada "desplazamiento en dos dimensiones", el niño debía anticipar las posiciones que tendrían las diferentes partes de un objeto, cuando éste se desplazaba siguiendo una determinada dirección. La segunda, "rotación alrededor de un eje", consistía en anticipar la posición que tomarían las diferentes partes de un objeto compuesto, cuando éste se rotase sobre sus ejes horizontal y vertical. Tal como Hatwell esperaba, el rendimiento obtenido por los niños ciegos en ambas pruebas fue bastante peor que el de los videntes (tanto los que realizaron las tareas con el tacto como los que los hicieron con la vista).

Por lo que se refiere a las pruebas de conservación, los resultados son más alentadores para los invidentes pero sigue habiendo retraso. La autora discute las causas de este retraso en las conservaciones por parte de los niños invidentes y, finalmente, lo atribuye al hecho de que las operaciones de conservación plantean problemas más de carácter infralógico que puramente lógico. En concreto considera que "cierta forma de composición espacial está implicada en la conservación de las cantidades".

El estudio correspondiente a las "operaciones lógicas" analiza las operaciones que pueden considerarse más características de la lógica concreta: clasificaciones y seriaciones. La autora divide - dejando a un lado la ortodoxia Piagetiana -, dichas operaciones en "figurativas", las que implican manipulación de objetos concretos y "verbales", las que no tienen o tienen reducido el soporte figurativo y cuyo contenido es esencialmente verbal. En consecuencia, la autora compara las realizaciones de los ciegos en operaciones iguales, clasificaciones y seriaciones, variando el material de las mismas que en unos casos será figurativo y, en otros, verbal.

Hatwell pasó dos pruebas para su estudio, el "descubrimiento de la ley de clasificación basada en el contraste perceptivo", se trata de que el niño descubra cuál de los elementos de una serie difiere de los restantes y de que especifique cuál es la razón de la diferencia. Los resultados, totalmente acordes con las hipótesis de partida, mostraron que los niños invidentes resolvían las series con un retraso medio de entre tres y cuatro años respecto a los videntes que utilizaban la visión. La segunda prueba era la "clasificación de formas geométricas y cambio de criterio". El material consiste en ocho piezas de madera, dos cubos, dos esferas, dos cuadrados planos y dos discos planos. De esas ocho piezas, cuatro eran figuras grandes y cuatro pequeñas. Así es posible clasificarlas de acuerdo con tres criterios distintos: forma, tamaño y grosor. Los resultados también son acordes con las hipótesis del trabajo aunque, en este caso, el retraso de los ciegos respecto a los videntes fue de dos años, menor que en la tarea representada anteriormente.

En el estudio de las seriaciones, Hatwell obtiene resultados muy semejantes a los que acabamos de describir. Lleva a cabo una tarea clásica de seriación aditiva tomada de Piaget e Inhelder (59) como ejemplo de seriación manipulativa. la prueba constaba de tres subpruebas diferentes: seriación de cubos, de varillas y de pesos. Los resultados mostraron que el rendimiento de los ciegos era inferior al de los videntes en la seriación de cubos y varillas, con un retraso entre 1 y 3 años respecto a éstos. Por el contrario, cuando se trataba de seriar pesos, los resultados de videntes e invidentes fueron muy similares, sin que existiese ninguna clase de retraso para los últimos. Para la autora, estos resultados confirman la hipótesis de que la configuración visual de la tarea - como ocurre en la seriación de tamaños - perjudica su resolución por parte de los invidentes. Tal hipótesis se justifica también si comparamos el rendimiento obtenido por estos sujetos en la tarea de conservación del peso y en la de seriación de pesos.

Para estudiar las seriaciones de carácter verbal, Hatwell utiliza las tareas clásicas de "seriaciones verbales transitivas", también llamadas "series de tres términos", utilizando la altura como término comparativo (p.e. "Juan es más alto que Pedro", "Pedro es más bajo que Antonio", "¿Quién es el más alto?"). En este caso los resultados de los niños ciegos de 8, 9 y 10 años fueron mejores que los videntes de las mismas edades, aunque las diferencias sólo fueran significativas al comparar los grupos de 8 años.

Antes de presentar las conclusiones definitivas de su trabajo, Hatwell discuta sus resultados en relación con tres importantes factores no controlados y que, de acuerdo con sus propias afirmaciones, pudieran haber influido en ellos: los problemas motores asociados a la ceguera, el retraso escolar y la presentación simultánea del material junto con la sucesiva del verbal.

Hatwell considera que la ceguera no tiene por qué conllevar problemas motores. Así, por un lado, argumenta que las posibles deficiencias motoras no explican las diferencias encontradas en la resolución de tareas manipulativas y verbales. Por otro, expone el hecho de los niños incluidos en su muestra, con ceguera causada por fibroplasia retrolental y problemas motores originados por la prematuridad, no obtuvieron resultados diferentes a los restantes invidentes.

Por lo que se refiere al retraso escolar, el problema es más complejo y difícil de analizar. Ciertamente existe un retraso escolar importante en los niños ciegos que Hatwell sitúa, como media, en dos o tres años. La autora considera que la causa puedan ser los problemas cognoscitivos. no obstante, tampoco descarta la hipótesis de que el retraso escolar pudiera estar relacionado con los problemas que plantea el dominio del sistema de lectoescritura Braille.

Por último, se analiza la incidencia que pueden tener en los resultados, las características perceptivas de los ciegos. La autora destaca el hecho de que las realizaciones de éstos están muy próximas a las de los videntes en las tareas que implican una presentación sucesiva (seriación de pesos y pruebas verbales), precisamente porque tanto la percepción táctil como la auditiva tienen carácter sucesivo, en contraposición de la simultaneidad que facilita la percepción visual.

Como conclusiones al trabajo de Hatwell podemos decir, en primer lugar, que destaca el hecho de que los problemas más importantes derivados de la falta de visión están en la construcción de la noción de espacio, aunque también conlleven considerables dificultades en la comprensión de las operaciones físicas de conservación, así como en las operaciones lógicas - clasificaciones y seriaciones - que tienen material manipulativo. Ella da mucha importancia al lenguaje en el desarrollo de los ciegos, las dificultades que la teoría Piagetiana se encuentra para explicar tal desarrollo y, en consecuencia, la posibilidad de que existan vías alternativas para el desarrollo en los niños sin visión. Hatwell considera que el ciego, utilizando los signos convencionales y accesibles que le proporciona el lenguaje, puede actuar sobre la realidad sin tener que percibirla directamente. Así, la autora considera que puede haber otros caminos para el desarrollo distintos a los señalados en la teoría Piagetiana y que es probable que el ciego utilice el lenguaje como vía para acceder al pensamiento.

2. Integración Social, Escolarización y Desarrollo.

Los primeros trabajos que surgieron a partir de la obra de Hatwell se ocuparon de buscar nuevas explicaciones para el retraso de los invidentes en algunas de las tareas estudiadas por la autora.

Los niños ciegos estudiados por Hatwell estaban escolarizados en centros especiales y residían en dichos centros en régimen de internado. estos niños iniciaban su escolarización dos años más tarde que los videntes, por lo que tenían un retraso escolar considerable respecto a éstos. Por el contrario, los videntes que actuaron como grupos control residían en París, asistían a escuelas públicas y, en términos generales, no tenían retraso escolar. Consecuentemente, los autores que se citan a continuación pensaron que las causas del retraso cognoscitivo de los niños ciegos estudiados por Hatwell no se debía a la ceguera en sí misma, sino a las características particulares que tenían los niños invidentes de su trabajo.

Cromer (73) concluye en su trabajo que los niños ciegos pueden tener un funcionamiento cognoscitivo similar al de los videntes de su misma edad, siempre que procedan de un medio similar y hayan comenzado la escolarización a la misma edad. En este sentido, el autor discute la importancia que puede tener el lenguaje en contraposición con el input visual, tanto en la comprensión de los invariantes físicos que supone la conservación, como en el resultado general del pensamiento operatorio.

Higgins (73), tras una investigación, dice que sus resultados no mostraron ninguna clase de retraso de los ciegos respecto a los videntes, por lo que se concluye que, la ceguera por sí misma no causa problemas intelectuales. Así, el autor achaca los encontrados en otros trabajos a una deficiente selección de la muestra.

Otros autores pensaron que, posiblemente, el principal factor responsable de las diferencias obtenidas por Hatwell entre niños ciegos y videntes sería el vivir o no dentro del ambiente familiar. Esto significaría que las diferencias cognoscitivas encontradas en los niños ciegos no se deberían - o lo harían en menor medida -, a la falta del canal visual, sino a la deprivación afectiva y cognoscitiva que supone el hecho de vivir en una institución.

Gottesman (73, 75) analizó la incidencia de la variable "vivir en institución" en la comprensión de las invariantes de sustancia, peso y volumen por parte de niños ciegos y deficientes visuales de edades comprendidas entre los 4 y los 12 años. Concluye que la visión y las imágenes visuales no son necesarias para la realización de las tareas de conservación, pudiendo ser sustituidas por el tacto y por las imágenes táctiles. Concluye, asimismo, que el hecho de que los niños ciegos estén bien integrados en sus familias y de que sean considerados como niños antes que como ciegos es un factor fundamental para su correcto desarrollo psicológico.

También Brekke, Williams y Tait (74) estudiaron la incidencia de la variable que analizamos en la comprensión de la conservación del peso. Los sujetos eran niños ciegos y deficientes visuales de 6 a 14 años. Los resultados mostraron que no existían diferencias entre los niños ciegos que vivían con sus familias y los videntes, ya que ambos resolvieron las tareas de conservación del peso a los 9 ó 10 años. El otro grupo de invidentes, por el contrario, sólo llegó a estos resultados entre los 13 y los 14 años de edad.

Ochaíta, Rosa, Huertas, Fernández, Asensio, Pozo y Martínez (88) estudiaron la incidencia del tipo de escolarización y, en cierto modo del factor "institucionalización". Los sujetos fueron niños ciegos de nacimiento que estaban escolarizados en escuelas normales de Madrid y que, por tanto, residían con sus propias familias. Un grupo de control estaba constituido por niños videntes que asistían a clase junto con los ciegos y que tenían su misma edad. Se utilizaron también los resultados obtenidos por otro grupo de niños ciegos en un trabajo previo escolarizados en los centros educativos que la O.N.C.E. tenía en Madrid y, en su mayor parte, residían en la institución. Los resultados confirman la existencia de un desfase entre lo figurativo y verbal en el desarrollo cognoscitivo de los ciegos, tal como se había encontrado en las investigaciones previas (Hatwell, 66; Rosa y col, 85). Los niños invidentes no institucionalizados obtuvieron mejores resultados que los asistentes a centros especiales, solamente en aquellas tareas relacionadas con el pensamiento verbal en que los segundos no habían llegado a resultados óptimos. Por el contrario, en las operaciones más cargadas de aspectos figurativos o espaciales, los resultados de los dos grupos de ciegos fueron bastante semejantes e inferiores a las del grupo control de videntes.

De las investigaciones revisadas hasta aquí podemos concluir que la falta o la grave disminución de la funcionalidad del canal no tiene por qué dificultar, por sí misma, la comprensión de los problemas implicados en las pruebas de conservación y de clasificación. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el material de pruebas que se utilice e incluso la forma en que se disponga, puede resultar más o menos accesible para ser analizado mediante el tacto. Así, p.e., un mismo tipo de problema, como el descubrimiento de un criterio de clasificación, puede resultar especialmente complejo para los ciegos si se trata de un criterio de orientación espacial. Por el contrario si el utilizado es la textura o la forma, y más aún la pertenencia a una determinada categoría lingüística, las dificultades de los invidentes serán escasas o nulas.

Independientemente de los resultados obtenidos en las diversas tareas de operaciones concretas o en otras de desarrollo cognitivo, es indudable que lo óptimo para el niño ciego es estar integrado en la sociedad en la que vive. En este sentido, la educación en escuelas especiales y más aún la residencia fuera del ambiente familiar puede llegar a afectar seriamente el desarrollo psicológico del niño e incidir en su integración social.

Para terminar, no debemos dejar a un lado el importante tema del retraso escolar de los ciegos. Algunos autores consideran que tal retraso es el causante del bajo rendimiento obtenido por algunos niños invidentes en ciertas tareas de operaciones concretas, mientras que otros consideran que son los problemas intelectuales de estos niños los que originan sus problemas escolares. Se puede concluir que las pecularidades del desarrollo de los invidentes no tiene por qué originar problemas escolares, sin embargo, no podemos ocultar el hecho de que - al menos en nuestro país -, se ha constatado la existencia de retraso escolar en los niños ciegos y deficientes visuales a partir del ciclo medio de E.G.B. Parece que la causa más importante del retraso escolar puede estar en la dificultad que tienen los niños ciegos y deficientes visuales en el acceso a la lengua escrita. El sistema de lectoescritura Braille plantea al invidente serias dificultades en el acceso a la lengua escrita, sobre todo por la lentitud y secuencialidad de los receptores táctiles.

3. Desfase entre el Pensamiento Figurativo y Verbal.

Analizamos las investigaciones realizadas en la década de los años 80, sobre el desarrollo de los ciegos en el período Piagetiano de las operaciones concretas.

El trabajo de Hatwell había puesto de manifiesto la existencia de un importante retraso en el pensamiento figurativo de los niños ciegos. Rosa (80, 81) tuvo como objetivo estudiar el desarrollo de las imágenes mentales en ausencia del sistema visual desde la perspectiva Piagetiana. Partieron de la hipótesis de la existencia de imágenes táctiles. Los resultados pusieron de manifiesto la existencia de un retraso importante, de aproximadamente cuatro años, en el desarrollo figurativo de los invidentes cuando se les comparaba con los videntes que podían utilizar la visión. No obstante, hay que señalar el hecho de que los videntes que realizaron las pruebas mediante el tacto obtuvieron resultados semejantes a los de los ciegos en la mayor parte de las pruebas. Esto significa que las dificultades figurativas de los niños invidentes no pueden atribuirse a un retraso intelectual derivado de la ceguera, sino más bien a los problemas derivados de la percepción táctil. Por otra parte, el retraso de los ciegos se anulaba en el grupo de edad de 11 y 12 años, justamente en el período considerado como el inicio del pensamiento hipotético deductivo o formal.

El rendimiento de los niños invidentes en las tareas espaciales fue muy inferior al de los videntes de su misma edad que realizaron las pruebas utilizando la visión. Así el retraso oscilaba entre los cuatro años para las relaciones espaciales más sencillas - las topológicas -, y los seis o siete para las más complejas - proyectivas y euclidianas -. Sin embargo, es importante señalar que los invidentes llegaron a realizar correctamente, en el último nivel de edad (14-15 años), incluso pruebas espaciales que, como las proyectivas, resultan de extraordinaria dificultad en ausencia de la visión. Más concretamente, fueron capaces de comprender que la "perspectiva" de un grupo de objetos cambia cuando lo hace el punto de vista del observador. Por último señalar que los videntes que realizaron las pruebas con los ojos tapados obtuvieron resultados similares a los de los ciegos, sobre todo en las tareas más complejas.

Para concluir, estas dos investigaciones concuerdan con la de Hatwell - y también con las predicciones Piagetianas sobre el desarrollo de los niños ciegos -, en la existencia de un importante retraso en la adquisición de la inteligencia de carácter figurativo. Sin embargo, como ya se ha dicho, los resultados obtenidos por los videntes que realizaron las pruebas con el tacto, indican a pensar que es el hecho de tener que tomar la información figurativo - espacial con esta modalidad perceptiva, y no alguna clase de retraso cognoscitivo inherente a la ceguera, lo que dificulta el rendimiento de los ciegos. Por otra parte, el perfil evolutivo obtenido por estos sujetos en las dos investigaciones de la adolescencia, el acceso a una forma de pensamiento de carácter lingüístico o proposicional puede "remediar" las dificultades originadas por la deficiencia sensorial.

Finalmente se realizó un estudio bastante exhaustivo sobre las operaciones lógicas, que incluía diversas tareas de clasificaciones y seriaciones, tanto de carácter manipulativo como verbal (Ochaíta y col, 85; Rosa y col, 86).

Primero analizamos las pruebas de seriación. La primera, "seriación simple", el niño debe encontrar las relaciones asimétricas que existen entre una serie de ocho varillas de longitud creciente. Los niños ciegos de los primeros niveles de edad fueron totalmente incapaces de realizar la tarea, mientras que los videntes más jóvenes la resolvieron sin ninguna clase de dificultad. El rendimiento es muy bajo en los dos primeros niveles de edad y, sobre los 11 años, en el tercero de los niveles, se produce un gran salto que iguala sus resultados con los obtenidos por los videntes. Resultados similares obtuvieron los niños deficientes visuales en la prueba de "seriación multiplicativa", en la que se trataba de realizar la serie teniendo en cuenta a la vez los criterios de longitud y grosor. Por el contrario, cuando se trataba de realizar seriaciones verbales, como en la prueba de "series de tres términos", no se encontraron diferencias entre los tres grupos estudiados. De nuevo hemos de atribuir al tacto los resultados obtenidos por los ciegos en las seriaciones manipulativas. Mientras que la visión permite al niño obtener una confirmación perceptiva global de la serie, cuando el niño ciego la lleva a cabo con el tacto las percepciones del material han de ser fragmentarias y sucesivas. Esto, probablemente, implica una mayor carga en la memoria y, consecuentemente, una mayor dificultad en la realización de la prueba.

Podemos decir que, el hecho de tener que tomar la información con la modalidad táctil, disminuyó notablemente el rendimiento de los videntes en las pruebas de carácter figurativo y espacial, de tal manera que, en las más complejas, sus resultados fueron similares a los de los ciegos. Juurmaa (73) formuló una hipótesis sobre la trasposición sensorial: cuando las tareas son familiares para el sujeto éste puede "trasponer" la información tomada con el tacto a imágenes visuales, mediante las cuales les resulta más sencillo resolver una tarea figurativa. Esto no sucede, como ya se ha dicho, cuando se trata de resolver tareas no familiares o complejas. En cualquier caso, los resultados obtenidos por los videntes tapados confirman la hipótesis de que el tacto es menos apropiado que la vista para recoger la información de tipo figurativo y espacial. En consecuencia, todo parece indicar que es el hecho de tener que recoger tal información con la modalidad háptica el responsable del retraso de los invidentes en las tareas que contienen este tipo de información.

Stephens y Grube (82) llegan a conclusiones acordes con la teoría Piagetiana del desarrollo. Afirman que la falta de visión, al restringir la interacción del sujeto con los objetos y las personas, ocasiona severas deficiencias en el razonamiento lógico. No obstante, consideran que tales problemas podrían hacerse menores proporcionando a los niños ciegos oportunidades para interactuar con su ambiente físico y social.

Cuando se comparan los resultados de ciegos y videntes, existen diferencias favorables a estos últimos en más de la mitad de las pruebas, diferencias que - en contraposición con nuestros propios resultados -, se mantienen en los sucesivos niveles de edad estudiados. En consecuencia, la secuencia de desarrollo en ausencia de la visión obtenida por los citados autores no refleja un aumento claro de la capacidad de los adolescentes para la resolución de las tareas de la lógica concreta. Estos resultados, en cierta medida, se oponen a nuestras propias teorizaciones sobre el papel que puede tener el pensamiento verbal o hipotético deductivo en el desarrollo cognoscitivo de los ciegos.

Varias son las hipótesis que podemos aportar para explicar las diferencias entre los resultados de Ochaíta y col y Rosa y col y los obtenidos por Stephens y Grube. En primer lugar, los resultados pueden deberse, en parte, al tipo de tareas utilizadas. Stephens y Grube no describen en qué consisten exactamente cada una de las pruebas. Además, el hecho de utilizar pruebas estandarizadas, puede originar problemas adicionales ya que los "tests", aunque se realicen individualmente, no permiten obtener tanta información sobre los niños - y más aún cuando se trata de invidentes - como el método de entrevista puramente clínico. Por último, el tipo de sujetos - tanto ciegos como videntes - utilizados en el trabajo, puedo también tener alguna influencia en los resultados. Los niños y adolescentes invidentes procedían de diferentes Estados y los autores no especifican qué tipo de escolarización recibían. Por el contrario, los sujetos videntes asistían a escuelas públicas y residían con sus propias familias.

Para terminar, a pesar de los resultados de este último trabajo, es posible afirmar que la ceguera en sí misma no tiene por qué producir problemas graves en el desarrollo cognoscitivo en el período de las operaciones concretas. Lo que en realidad sucede es que la falta del canal visual produce unos desfases característicos en la adquisición de la lógica concreta. Todo parece indicar que la falta de visión y el hecho de tener que tomar la información con el tacto produce una secuencia evolutiva característica. El tacto, secuencial y lento, es mucho menos apropiado que la vista para recoger la información de carácter figurativo y espacial. En consecuencia se produce un importante desfase entre las operaciones verbales y las figurativo espaciales de la lógica concreta en los niños ciegos. Desfase que, en la mayor parte de los casos y, como se verá después, parece superarse en la adolescencia gracias a la remediación que proporciona el pensamiento formal o hipotético deductivo.

4. Aprendizaje y Desarrollo Cognoscitivo.

En este apartado estudiaremos los efectos del entrenamiento en el desarrollo intelectual de los niños ciegos.

Los dos trabajos iniciales (Friedman y Pasnak, 73; Lopata y Pasnak, 76) toman como punto de referencia la obra de Hatwell. Trataban de conseguir que los niños ciegos superasen los retrasos que tenían inicialmente respecto a los videntes de su misma edad, en tareas de conservación y clasificación.

Lopata y Pasnak llevaron a cabo un programa bastante intensivo de entrenamiento en diversos aspectos relacionados con la conservación de la sustancia. Todos los sujetos eran residentes en una escuela especial. Los experimentales recibieron 25 sesiones de aprendizaje de 45 minutos cada una, que incluían problemas de medida, seriación, clasificación y conservación de la sustancia. El grupo control - formado también por niños invidentes - recibió un programa de enriquecimiento intelectual que incluía diversas actividades tales como jugar con los materiales que utilizaba el grupo experimental, tutorías, etc. Los resultados obtenidos mostraron que los niños del grupo experimental aumentaron de forma muy considerable sus puntuaciones tanto en conservación de la sustancia como del peso, mientras que esto no sucedió en el grupo de control.

Friedman y Pasnak utilizaron un procedimiento de entrenamiento en tareas de clasificación, bastante semejante al anterior. El grupo experimental recibió un programa de aprendizaje que incluía distintos problemas de clasificación manipulativos y verbales, mientras que el grupo control recibió un programa de enriquecimiento intelectual. También en este caso el entrenamiento resultó eficaz, ya que el grupo experimental mejoró considerablemente más que el control sus puntuaciones, igualándose a los niños videntes de su misma edad.

Stephens y Grube (82) llevaron a cabo un programa de entrenamiento en áreas de operaciones concretas llegando a la conclusión que los niños ciegos tienen el potencial necesario para adquirir una capacidad normal de razonamiento lógico, pero carecen de la experiencia necesaria para desarrollarla. Los niños ciegos, según los autores, deberían realizar actividades de aprendizaje que les permitan interactuar con los objetos y, en consecuencia, desarrollar sus capacidades lógicas.

En definitiva, los datos con que contamos sobre aceleración del desarrollo de la lógica concreta en los niños ciegos, permiten concluir que es posible aumentar tal desarrollo mediante procedimientos específicos de entrenamiento. Como hemos puesto ya de manifiesto, el colectivo de niños invidentes no puede considerarse como un grupo homogéneo ya que en ellos concurren un buen número de circunstancias diferenciados (p.e. condiciones familiares y educativas específicas). Es necesario proporcionar a los niños invidentes el máximo de oportunidades de acción e interacción que les proporcione una experiencia adecuada con su medio físico y social, pero a ser posible deben ser dentro del contexto natural de desarrollo - aprendizaje de estos niños. Debe comenzarse desde la primera infancia con programas de formación para los padres y educadores. Posteriormente, la labor debe continuarse proporcionando al máximo la integración escolar y social de estos niños. Sólo en el caso de que los niños no hubieran tenido este tipo de oportunidades y, en consecuencia, careciesen seriamente de experiencias de acción e interacción sería aconsejable la utilización de programas de entrenamiento encaminados a acelerar el desarrollo del razonamiento lógico.

Como han puesto de manifiesto todos los trabajos hasta aquí analizados, el hecho de tener que tomar la información con el tacto plantea al invidente considerables desventajas en la comprensión de problemas figurativos y espaciales, desventajas que permanecen incluso después de determinados aprendizajes. La movilidad y el conocimiento espacial adecuados son necesarios para conseguir que el invidente pueda integrarse más fácilmente en la escuela y en la sociedad. La lectura y la escritura son absolutamente imprescindibles para los aprendizajes escolares y la realización de estos procesos mediante el tacto produce problemas importantes. El tacto, lento y secuencial, origina problemas en el procesamiento y recuerdo de la información escrita por parte de los invidentes.

3.4. La adolescencia.

Es la etapa del desarrollo del ser humano que sigue a la pubertad y se caracteriza por una serie de cambios físicos y psicológicos - afectivos, sociales y cognoscitivos - muy importantes. Se dan cambios en la imagen corporal de los muchachos y muchachas a los que acompañan trasformaciones no menos importantes en la personalidad, en la motivación así como en las relaciones afectivas y sociales. También se dan cambios en la forma de pensar y de resolver problemas que a su vez influyen y modulan la personalidad adolescente. Estas trasformaciones que se producen en el organismo después de la pubertad hacen que la imagen corporal del joven cambie de forma notable y rápida, pasando de la de niño a la de adulto. Por ello, se encuentra en la situación de aceptar sus nuevas capacidades motoras y sexuales, lo que le produce un importante efecto psicológico con un aumento en la toma de conciencia e interés por el propio cuerpo. Además, el desarrollo de las capacidades intelectuales le permitirá reflexionar sobre sí mismo y sobre los demás, criticar los modelos familiares y sociales en los que vive y formular hipótesis sobre formas de vida diferentes.

Precisamente por todos los cambios que se producen en esta etapa del desarrollo, tanto las creencias populares como la mayor parte de las teorías psicológicas sobre la adolescencia coinciden en afirmar que se trata de un período proclive a los conflictos personales.

A pesar de la importancia que, sin duda, ha de tener esta etapa en el desarrollo de los invidentes son muy escasos los trabajos que, de forma rigurosa, estudian la incidencia de la ceguera en las relaciones afectivas y sociales de los adolescentes. Para Scholl (86), la ceguera puede impedir que el adolescente siga o imite las pautas de su grupo y, en consecuencia, la integración dentro del mismo. De acuerdo con Kent (83), los problemas de aceptación de la propia imagen, de integración en el grupo y de relaciones con el otro sexo suelen ser mayores para las chicas que para los chicos. Por otra parte, el desarrollo intelectual que se produce durante esta etapa permite a los invidentes reflexionar sobre su propio problema lo cual puede llevarles a rechazar su propia imagen, a no relacionarse con los muchachos del otro sexo y, en consecuencia, a no integrarse en grupos adolescentes.

Al igual que se decía en el apartado anterior, sobre la adolescencia se han dedicado los mayores esfuerzos en los últimos años al estudio del desarrollo y aprendizaje cognoscitivo y no tanto a los aspectos afectivos y sociales. No hemos encontrado en la bibliografía investigaciones que analicen seriamente las características de personalidad de los adolescentes con deficiencias visuales severas, sus motivaciones o sus posibles dificultades en las relaciones afectivas y sociales. Por esta razón reducimos este apartado al estudio de las pecularidades del desarrollo intelectual de los invidentes.

1. El Pensamiento Formal o Abstracto.

Las investigaciones sobre las características del desarrollo cognoscitivo durante la adolescencia tienen también su origen en la teoría de Piaget y la escuela de Ginebra. Dentro de esta teoría, el período denominado de las operaciones formales constituye la etapa final y más desarrollada del pensamiento humano. Inhelder y Piaget admitieron las diferencias individuales y culturales que se producen en el desarrollo de esta forma de pensamiento, así como el papel de la experiencia en el acceso a las distintas operaciones de la lógica denominada formal.

Actualmente se sabe que la lógica adolescente no se trata de una etapa universal del pensamiento ni siquiera para los adultos occidentales considerados normales. Por otra parte, los distintos problemas que han de ser resueltos aplicando una lógica formal o abstracta no son homogéneos sino que presentan distintos niveles de dificultad. Además, las investigaciones transculturales han puesto de manifiesto que el pensamiento abstracto no tiene por qué considerarse la meta ideal de la evolución intelectual de los seres humanos aunque sirve, sin duda, a los propósitos del pensamiento científico occidental. En este sentido es importante señalar que ni siquiera los jóvenes o adultos occidentales que pueden razonar formalmente ante una determinada tarea, suelen utilizar tal razonamiento para solucionar los problemas de la vida diaria.

En consecuencia, son muchas las dificultades que en la actualidad tenemos para referirnos a una etapa de desarrollo tomando como criterio el constructo Piagetiano del pensamiento formal.

Los tres aspectos que caracterizan el funcionamiento intelectual durante este período se fundamentan sobre un razonamiento para el cual el lenguaje, o un modo de representación asociada a éste, resulta imprescindible. En primer lugar el adolescente sería capaz de concebir lo real como un subconjunto de lo posible. El adolescente que razona formalmente puede enfrentarse a tal problema teniendo en cuenta no sólo los datos reales, sino todas las situaciones y relaciones causales posibles entre los elementos. En segundo lugar el adolescente va a ser capaz de utilizar un pensamiento hipotético deductivo que consiste en plantear las posibilidades mediante un método deductivo. Por último se considera que el razonamiento de esta etapa es proposicional, los sujetos de este estadio pueden razonar sobre proposiciones, esto es, utilizando enunciados verbales como sustitutivos de ese problema. En consecuencia, el lenguaje constituye una importante herramienta para razonar sobre lo posible.

Tanto los resultados obtenidos por Hatwell como los correspondientes a Ochaíta y Rosa permiten afirmar que los ciegos son capaces de resolver más tempranamente las tareas operativas concretas de carácter verbal que aquellas de contenido figurativo, al contrario de lo que sucede en videntes y de lo que podría suponerse a partir de la teoría Piagetiana. Así, se puede afirmar como dice Hatwell (66) que "en el establecimiento de los sistemas operatorios, los progresos en el sector verbal probablemente promueven la evolución del sector concreto. Para verificar esta hipótesis sería necesario seguir, sobre el tiempo, el desarrollo de los niños ciegos y determinar si los retrasos observados en el nivel concreto se superan totalmente en la adolescencia".

Además, los resultados de nuestras propias investigaciones permiten suponer que algunas de las operaciones concretas más complejas de carácter figurativo o espacial, sólo pueden ser resueltas por los invidentes cuando son capaces de utilizar una forma de pensamiento hipotético deductivo o formal. Esto supondría que los invidentes podrían alcanzar las operaciones concretas más complejas de contenido figurativo - espacial al mismo tiempo que las operaciones formales, lo que, de nuevo, plantea un serio problema para la teoría Piagetiana de los estadios.

Por último y en relación con lo anterior, es importante estudiar ampliamente el desarrollo del pensamiento formal en los adolescentes invidentes para averiguar si en este período y en tareas más complejas vuelve a producirse el desfase entre tareas manipulativas y verbales, o si precisamente la utilización del pensamiento hipotético deductivo permite definitivamente la superación del déficit figurativo que origina la falta de visión. En otras palabras, se trata de averiguar si la utilización del tacto para recoger la información relativa a tareas espaciales o figurativas plantea problemas que sólo pueden resolverse mediante operaciones verbales de carácter superior.

A pesar de la importancia que este tema tiene ha sido muy escaso el interés que ha recibido por parte de los investigadores. Stephens y Grube, como se ha dicho, realizaron en el 82 un amplio estudio sobre el desarrollo/aprendizaje de las operaciones concretas y formales en adolescentes ciegos y videntes de edades entre 6 y 18 años. Sus resultados mostraron que únicamente en las pruebas de combinación de líquidos y de clasificación, el rendimiento de los adolescentes ciegos (14-18 años) era mejor que el de los niños (6-14 años). En las cuatro restantes, los sujetos mayores no obtuvieron puntuaciones significativamente mejores que las de los pequeños. Por el contrario, los resultados de los videntes sí mejoraron ostensiblemente con la edad, aunque no llegaran a las puntuaciones máximas. En consecuencia, al comparar los resultados de ciegos y videntes, los primeros se encontraban retrasados respecto a los segundos en cuatro de las seis tareas formales utilizadas.

Estos resultados parecen indicar la existencia de importantes deficiencias en el razonamiento formal de los adolescentes invidentes. Sin embargo, si analizamos en profundidad las tareas en las que los invidentes obtienen rendimientos más bajos, vemos que se tratan de tareas cuya comprensión resulta especialmente compleja para los ciegos por distintas razones. Por un lado la prueba espacial plantea un problema complejo cuando falta la visión y la información debe ser recogida con el tacto. La ceguera lleva consigo una serie de dificultades importantes en la representación del espacio, pero además la comprensión del paso de una representación bidimensional a otra tridimensional es esencialmente visual. Algo semejante sucede con las tareas de conservación del volumen, la comprensión espontánea del concepto de volumen requiere casi necesariamente la observación visual del desplazamiento del nivel del agua que producen los distintos cuerpos.

Los resultados obtenidos por los adolescentes ciegos después de las sesiones de entrenamiento confirman esta interpretación de los datos obtenidos por Stephens y Grube. Estos sujetos superaron totalmente los problemas que previamente tenían en la comprensión del concepto de volumen ya que su rendimiento se igualó con el de los videntes de su misma edad. Por el contrario, las sesiones de aprendizaje no permitieron a los invidentes superar las dificultades en la tarea espacial precisamente porque se trata de un problema figurativo espacial muy complejo (incluso para los videntes) y cuya comprensión mediante el tacto, resulta prácticamente imposible.

Por tanto, la investigación hasta aquí analizada no permite concluir la existencia de problemas de razonamiento en los adolescentes ciegos.

Hay dos trabajos más sobre el desarrollo del pensamiento formal en los adolescentes invidentes. El primero (Pozo y col, 85; Rosa y col, 86) tenía por objeto comprobar si el retraso manifestado por los ciegos en algunas tareas de la lógica concreta tenía efecto en el pensamiento adolescente y si el desfase entre los problemas manipulativos y verbales seguía o no produciéndose en los dominios del pensamiento formal. Se buscaba saber si los invidentes llegaban a comprender y resolver los problemas figurativos pertenecientes a la lógica concreta a las mismas edades que accedían a la lógica formal, rompiendo la secuencia de desarrollo descrita por Piaget y sus colaboradores.

Los resultados ponen de manifiesto, en primer lugar, que en el período del pensamiento formal, no existen diferencias significativas entre el rendimiento de los sujetos ciegos y videntes en la práctica totalidad de las pruebas realizadas. En consecuencia, se puede concluir que la falta de visión no general dificultades no retrasos en la capacidad para razonar de forma hipotética deductiva.

En este sentido, es importante señalar que al llegar a la adolescencia, los invidentes parecen superar los problemas derivados de tener que recoger la información mediante el tacto en las tareas de carácter manipulativo. Todo parece indicar, por tanto, que no existen problemas de competencia en el razonamiento formal de los ciegos, aunque sin duda, el tacto resulte menos apropiado que la visión para recoger - y mantener en la memoria - la información sobre un material de forma sistemática.

Por lo que se refiere a las pruebas verbales, los datos mostraron una leve superioridad de los videntes, que sólo resultó significativa a nivel estadístico en una de las tres tareas y únicamente para uno de los cuatro niveles de edad (15-16 años, en las pruebas de variaciones). A pesar de que los sujetos no tenían límite de tiempo para resolver los problemas de combinatoria, la lectura y la escritura táctil mediante el sistema Braille resulta mucho más lenta y farragosa que la utilizada por los videntes y, posiblemente, el hecho de tener que resolver por escrito los problemas pudo afectar, en cierta medida, al rendimiento de los sujetos ciegos.

Los resultados obtenidos no permiten concluir que los ciegos tengan problemas para razonar de forma abstracta. Por el contrario, parecen tener la misma competencia que los videntes para realizar tal razonamiento siempre que el material que se les proporcione les permita actuar de acuerdo con tal competencia.

Por último, es necesario señalar que en todas las pruebas, el progreso más importante se originaba en el paso del nivel de edad de los 11-12 años al de los 13-14 años. Todo parece indicar, como se ha dicho al hablar de la lógica concreta, que al llegar a la adolescencia, la utilización de nuevas estrategias de tipo hipotético deductivo permite a los invidentes resolver tareas que hasta ese momento no podían solucionar. En consecuencia, es a partir de los 13 ó 14 años cuando los adolescentes ciegos resuelven con la ayuda del pensamiento abstracto, no sólo los problemas de la lógica formal, sino también aquellos que por su formato figurativo/espacial resultan concretos sólo cuando pueden realizarse con la visión.

Los resultados obtenidos en este primer trabajo llevaron a diseñar otro con el objetivo de afianzar las conclusiones sobre el desarrollo cognoscitivo de los invidentes. En este segundo trabajo (Ochaíta y col, 88) los objetivos fueron, en primer lugar, ahondar en el estudio del pensamiento causal y, en segundo, lograr más datos sobre el razonamiento proporcional. La investigación se hizo sin utilizar niños videntes.

Los resultados muestran que en la prueba de razonamiento causal (se pasó la misma que en Pozo, 85 y 87), no se dieron diferencias entre ciegos y videntes (comparando los datos con Pozo) en la primera parte de la prueba, pudiéndose afirmar que las estrategias utilizadas por los invidentes eran del mismo tipo que las de los videntes. Sin embargo, en la segunda parte sí parecen existir diferencias de razonamiento entre los dos grupo, además fue menor el número de ciegos que completaron la segunda parte. Estos resultados resultan difícilmente explicables, pero es muy probable que la tendencia de los ciegos a acabar prematuramente la prueba pueda deberse, de nuevo, a las características de la percepción táctil ya explicadas. En cualquier caso , la comparación entre ciegos y videntes sólo puede considerarse aproximativa pues las condiciones escolares y familiares más que los problemas visuales, pueden explicar las diferencias entre ciegos y videntes al pertenecer éstos a clases sociales más favorecidas y realizar sus estudios en centros ordinarios y los invidentes estar en centros residenciales de la O.N.C.E..

En la segunda de las pruebas de pensamiento formal se utilizó una de las tareas clásicas ideadas por Inhelder y Piaget (51), la prueba de la balanza. Los resultados mostraron que los sujetos ciegos y deficientes visuales iban avanzando en la comprensión de las reglas de funcionamiento de la balanza a medida que aumentaba su edad. La comprensión exacta de la proporción entre el peso y la distancia resulta especialmente compleja y sólo fue conseguida por los sujetos adultos. Los adolescentes de 16 y 17 años fueron capaces de empezar a realizar compensaciones entre el peso y la distancia pero de forma cualitativa, es decir, sin ser capaces de establecer las compensaciones sistemáticas entre los dos factores mediante una relación cuantitativa. Tales resultados son muy semejantes a los descritos por otros autores para los sujetos videntes, tanto en lo que se refiere a las reglas utilizadas para resolver la tarea como en la evolución de las mismas.

2. Ceguera, Tacto y Lenguaje.

Tras el análisis de todos estos trabajos es posible afirmar que no existen diferencias cuantitativas ni cualitativas importantes entre ciegos y videntes en la adquisición del pensamiento formal. Los ciegos de nacimiento son capaces de utilizar esta forma de razonamiento aproximadamente a las mismas edades que los videntes, en una proporción semejante a éstos y utilizando estrategias similares.

Por tanto, se puede afirmar que, tal como se intuía en el apartado sobre la etapa escolar, el retraso de los invidentes en las operaciones concretas de carácter figurativo y espacial se supera definitivamente en la adolescencia con el acceso a una forma de pensamiento verbal o hipotético deductivo. Sin embargo, es importante señalar que aunque este tipo de pensamiento puede remediar muchos de los problemas figurativos derivados de la falta de visión, no suple o sustituye este sistema sensorial. Los adolescentes y adultos ciegos han de seguir utilizando fundamentalmente el tacto como alternativa a la visión para tomar la información sobre el mundo exterior, lo cual implica una experiencia del mundo distinta a la del vidente.

El tacto nos permite explicar algunas características en el pensamiento de los invidentes encontradas en algunas investigaciones. No se puede negar que la lectura y la escritura mediante el sistema Braille presenta inconvenientes si se compara con la lectura visual. La lectura táctil resulta mucho más lenta que la visual lo que, sin duda, puede incidir en los resultados de las pruebas.

Todo parece indicar que, coincidiendo con el inicio de la adolescencia, los ciegos desarrollan competencias de razonamiento muy semejantes a las de los videntes, el salto evolutivo que caracteriza el desarrollo de los invidentes se produce entre los trece y catorce años. Es aproximadamente a esta edad cuando el acceso al pensamiento formal o abstracto permite a los ciegos superar muchos de los problemas figurativos derivados de la falta de visión. Sin embargo, el desarrollo/aprendizaje no se detiene a esa edad y, en consecuencia, se observan, al igual que sucede en los videntes, claros progresos en el desarrollo de los ciegos en edades más tardías.

Sin duda, la falta de visión lleva a los ciegos a evolucionar de forma diferente a los videntes, aunque finalmente las capacidades intelectuales de ambos puedan considerarse semejantes. La explicación del desarrollo de los invidentes plantea serios problemas para las teorías que, como la de Piaget y la escuela de Ginebra, pretenden demostrar la existencia de estadios universales en el desarrollo en todos los seres humanos y dan escasa importancia al papel del lenguaje en el desarrollo cognoscitivo. Las características del desarrollo de los invidentes pueden explicarse mejor mediante teoría que, como la vygotskiana, confieren gran importancia al lenguaje en el desarrollo de los procesos psicológicos superiores.

4 LEGISLACIÓN EN EDUCACIÓN ESPECIAL

1. Marco Legal de la educación especial en España.

Hay que apuntar en primer lugar una idea necesaria e imprescindible para la comprensión del marco legal sobre Educación Especial en nuestro país.

Hay que comprender que las "leyes" no salen de la "nada" y que necesitan una realidad social previa. Las leyes nacen de la necesidad de "ordenar" realidades sociales. En este sentido, para que se escribiera el Real Decreto de Ordenación de la Educación Especial de 6-III-85, había sido necesario el que en la práctica escolar cotidiana existieran diferentes experiencias educativas en orden a la "integración escolar" de niños con dificultades. Por tanto, no hay que olvidar que hay un cierto paralelismo entre las leyes y la realidad educativa especial de nuestros días.

Por eso, es conveniente que destaquemos solamente a aquellas normativas que continuamente nos remitan a la práctica cotidiana. Es, por tanto, fundamental el siguiente Marco Legal de la Educación Especial:

- Plan Nacional de Educación Especial (1979).

- Ley de Integración Social de Minusválidos (30-4-82 BOE).

- Real Decreto de Ordenación de la Educación Especial de 6 de marzo de 1985.

- O.M. de 20 de marzo de 1985 sobre la Planificación de la Educación Especial y experimentación de la integración en el curso 1985/1986.

- O.M. de 30 de enero de 1986 Planificación de la Educación Especial y ampliación de la experimentación de la integración en el curso 1986/1987.

- O.M. de 16 de enero de 1987 sobre la planificación de la Educación Especial y ampliación del Programa de Integración en el curso 1989/90 y 1990/91.

- O.M. de 25 de febrero de 1988 sobre planificación de la Educación Especial y ampliación del Programa de Integración en el curso 1988/1989.

- O.M. de 2 de enero de 1989 sobre planificación de la Educación Especial y ampliación del Programa de Integración para los cursos 1989/90 y 1990/91.

- Real Decreto por el que se crea el Centro Nacional de Recursos para la Educación Especial, abril 1986.

- Circular sobre escolarización de alumnos con necesidades educativas especiales en las diferentes modalidades educativas (8 de octubre de 1987).

Además de esbozar el Marco Legal en Educación Especial, conviene tener en cuenta unas ideas sobre el mismo para poder realizar un estudio más detenido:

- Política sobre E.E. poco desarrollada en las Autonomías.

- Experiencia sobre Integración Escolar, regulada en la O.M. de 20-3-85.

- Conjeturas y suposiciones sobre el éxito o fracaso de la experiencia de integración escolar.

- La legislación deja claro la existencia de centros específicos de E.E.

- El problema de la integración escolar se aborda en cada Comunidad Autónoma de una manera diferente.

- Existencia de Equipos Multiprofesionales. Voluntad de un aumento de los mismos.

2. Ley de integración social de minusválidos.

La ley 13/1982 de 7 de abril de Integración Social de los Minusválidos está inspirada en el Plan Nacional de Educación Especial de 1979. A su vez, desarrolla la Constitución de 1978, que en su artículo 49 hace referencia a estos sujetos recabando para ellos los mismos derechos generales que la Constitución defiende para todos los españoles.

Consta de 66 artículos distribuidos en 10 títulos: Diagnóstico y Valoración de las Minusvalías. Sistema de Prestaciones Sociales y Económicas, de la Rehabilitación, de la Integración laboral, etc.

- Título 1: "Principios Generales" (artículo 1-6).

Los Principios Generales hacen referencia al artículo 49 de la Constitución de 1978, en el que se habla de los sujetos con minusvalías y su derecho a la integración social, y también se hace referencia a la Declaración de derechos del deficiente mental de la O.N.U. (20-XII-1971).

- Título 2: "Titulares de los derechos" (artículo 7).

Son titulares de los derechos aquellos minusválidos que, siendo españoles, residan o no en España.

- Título 3: "Prevención de las minusvalías" (artículos 8-9).

En este título se trata de la "prevención" como un derecho y un deber de todos los ciudadanos y de la sociedad en su conjunto. El Gobierno de la Nación debe presentar a las Cortes Proyectos de Ley sobre este tema.

- Título 4: "Del Diagnóstico y Prevención de las Minusvalías" (artículos 10 y 11).

Señalan la creación de Equipos Multiprofesionales

sectorialmente, para asegurar la atención multiprofesional a las personas que lo necesiten.

- Título 5: "Sistema de Prestaciones Sociales y Económicas" (artículos 12-17).

Para el estudio de este título, se debe acudir al REAL DECRETO. de 1-II-1984 en donde queda desarrollado.

- Título 6: "De la Rehabilitación" (artículos 18-36).

En este título se desarrollan diversas cuestiones

como: rehabilitación medico - funcional, tratamiento y

orientación psicológica, educación profesional,

recuperación profesional.

- Título 7: "De la Integración Laboral" (artículos 37-48).

Se apunta que el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social puede colocar a los minusválidos que se recuperen profesionalmente.

- Título 8: "De los Servicios Sociales" (artículos 49-53).

La existencia de Servicios Sociales para los minusválidos puede venir desde instituciones oficiales y desde instituciones privadas. tanto unas como otras deberán estar organizadas en orden a un modelo "sectorial" para impedir que se dupliquen sus servicios. Estos servicios Sociales contarán con: atención domiciliaria, actividades de Ocio y Tiempo Libre, orientación familiar, hogares comunitarios, servicios de información y orientación...

- Título 9: "Otros aspectos de la atención de los minusválidos" (artículos 54-64).

Este título por una parte trata de los profesionales y personal de los distintos servicios, y por otra parte apunta el tema de las "barreras arquitectónicas".

- Título 10: "Gestión y Financiación" (artículos 65-66).

Trata de la mayor conexión de organismos de gestión y financiación para mejorar las diferentes prestaciones.

3. Real decreto de ordenación de la educación especial.

El REAL DECRETO. de 6-III-85 de Ordenación de la Educación Especial, fue el motor que impulsó la Integración Escolar de niños con deficiencias en aulas normalizadas.

No se puede estudiar de una manera aislada, sino que, por una parte, hay que estudiar la legislación anterior a este REAL DECRETO. y, por otra, la legislación posterior que lo ha desarrollado, para dar normas sobre la planificación de la integración escolar. Ambas situaciones cronológicas están reflejadas en el listado de legislación que se plantea en el presente trabajo.

Las líneas fundamentales del REAL DECRETO. de 6-III-85 son las siguientes:

- Que la institución escolar sea dotada de unos servicios que incidan en su dinámica, con la finalidad de favorecer el proceso educativo, evitar la segregación y facilitar la integración del alumno disminuido en la escuela.

- Que esa misma institución escolar contemple la existencia de Centros Específicos de E.E. que permitan aprovechar y potenciar al máximo las capacidades de aprendizaje del alumno disminuido.

- Que establezca la necesaria coordinación dentro del sistema educativo, de forma permanente, de los Centros de Educación Especial con los Centros Ordinarios.

Este REAL DECRETO. dada su importancia dentro de la situación de la Educación Especial en nuestro país, debe ser estudiado directamente en la normativa "legal" del anexo que se adjunta.

Recordemos, por último, que a partir del curso escolar 1985-86 se han dictaminado O.M. sucesivas sobre planificación de la Educación Especial y Experimentación de la Integración en los centros de E.G.B. la última está orientada al curso escolar 1988-89, en el que la Integración Escolar ya estará implantada hasta Cuarto de E.G.B.

4. Circular que establece los criterios de actuación en el campo de la educación especial.

Esta circular trata de clarificar dos aspectos importantes dentro de la Educación Especial: por un lado clarifica las diversas modalidades de aulas de E.E., y por otro lado clarifica claramente la "tipología" de los sujetos que van a esas aulas.

Para el estudio de esta circular, conviene la lectura del texto íntegro que está en el anexo, y que es de aplicación en el territorio M.E.C.

En cuanto al tipo de aulas de E.E. sólo se proponen tres modalidades:

- Aulas en Centros Específicos de E.E.

- Aulas de E.E. en Centros Normalizados.

- Aulas de Integración en Centros de Integración.

Se habla de "aulas abiertas" sólo para aquellos sujetos que han perdido el "carro" de la integración. Ya no aparece para nada la terminología de aulas "cerradas", "mixtas",... Se puede deducir de la lectura de la circular que hay que tender a que las "aulas de E.E. en Centros Normalizados" que se proponen tiendan a ser lo que hasta ahora se venía llamando aulas "abiertas".

En cuanto a la topología de los sujetos, está muy detallada en la circular y sobra, por tanto, el comentario. Sólo apuntar que la filosofía de esta circular es muy "integradora".

5. El centro nacional de recursos para la educación especial.

En el mes de mayo de 1986 se creó el Centro Nacional de Recursos para la Educación Especial mediante un Real Decreto.

Es un servicio del M.E. y C. y tiene como objetivos el de "Potenciar la investigación, información y formación de profesionales en el campo de la Educación Especial, así como poner a su servicio instrumentos de evaluación, materiales y adaptaciones curriculares".

Organización:

El C.N.R.E.E. está organizado por departamentos que son:

- Departamento de Evaluación, Adaptación de Material y Desarrollo Curricular en el área de la Deficiencia Auditiva y Trastornos del Lenguaje.

- Departamento de Adaptación de Material y Desarrollo Curricular en el área de la Deficiencia Motórica.

- Departamento de Evaluación, Adaptación de Material y Desarrollo Curricular en el área de la Deficiencia Mental y Trastornos del Desarrollo.

- Departamento de Información y Difusión.

- Departamento de perfeccionamiento del profesorado e Investigación.

Funciones:

- Realización de estudios para el desarrollo de E.E.

- Elaboración y adaptación de los instrumentos de evaluación y el asesoramiento para el diagnóstico.

- Preparación de diseños curriculares para los alumnos.

- Adaptaciones de textos y diseño de materiales.

- Orientación a padres.

- Colaboración en el perfeccionamiento del profesorado y demás profesionales relacionados con la E.E.

- Investigación de nuevas tecnologías.

- Conocimiento de los recursos existentes y difusión de todo tipo de información relacionada con la E.E.

6. Disposiciones legales que regulan la educación especial en los diferentes niveles educativos por parte de la comunidad autónoma correspondiente.

Respecto a la situación de la legislación en las diferentes autonomías, nos ceñiremos a aquellas donde existen transferencias de competencias en materia de educación y sean significativas para nuestro trabajo.

En la actualidad se está en un proceso de desarrollo del REAL DECRETO. de 6-III-1985, en las diferentes Comunidades Autónomas. De ahí que la legislación al respecto sea escasa y con posibilidad de ampliación inmediata.

La Generalitat de Catalunya, en 1981, estableció los criterios sobre Educación Especial, recogidos en una circular de la Secretaría Técnica. Rompe con la idea de la clasificación de niños entre "normales" y "deficientes". Actualmente la Educación Especial está regulada por el Decreto del 17 de abril de 1984 que desarrolla la Ley de Integración Social de los Minusválidos de 1982.

El Departamento de Educación del Gobierno Autónomo Vasco aprobó un "Plan de Educación Especial" en el mes de junio de 1982, y en el mes de junio de ese mismo año ya dictaba una orden inspirada en el principio de "integración". El plan era para cinco años y se puso en marcha en el curso 1982-83.

La acción integradora de deficientes en Galicia se reduce a experiencias concretas. Por otra parte el Gobierno Autónomo de Galicia ya hablaba en 1985, en "Comunidad Escolar" de 25/31 de marzo de 1985, que aplicaría con normalidad el REAL DECRETO. de Ordenación de la Educación Especial y Planificación y Experimentación de la Integración de 6 de marzo de 1985, del MEC.

7. Disposiciones por las cuales se establecen y regulan las ayudas a los deficientes, en desarrollo de la ley de integración de los minusválidos por parte de las diferentes comunidades autónomas.

El REAL DECRETO. de 1-II-1984, por el que se establece y regula el sistema especial de prestaciones sociales y económicas previsto en la Ley 13/1982 de 7 de abril de Integración Social de Minusválidos, establece claramente en su Capítulo II las diferentes prestaciones:

- Asistencia sanitaria y prestación farmacéutica.

- Rehabilitación médico - funcional.

- Recuperación profesional.

- Medidas de integración social.

- Subsidio de garantía de ingresos mínimos.

- Subsidio de ayuda de tercera persona.

- Subsidio de movilidad y compensación por gasto de transporte.

A este REAL DECRETO. le acompañan la O.M. de 8-III-1984 estableciendo el baremo para determinar el grado de minusvalía, y la O.M. de 13-III-1984 que regula las normas de aplicación de las prestaciones sociales y económicas establecidas en el REAL DECRETO. de 1-II-1984.

5. EDUCACIÓN. ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN LAS DIFERENTES ETAPAS EVOLUTIVAS.

5.1. Atención temprana.

Este término ha sustituido desde hace algunos años al de estimulación precoz y muchas personas lo relacionan casi exclusivamente con la atención de bebés con algún tipo de minusvalía lo cual está muy lejos de la realidad.

Dicho concepto hace referencia a determinadas formas de intervención educativa, utilizadas con los niños durante los tres primeros años de vida, la etapa durante la cual, el ser humano desarrolla las bases de su desarrollo neurológico, y depende directamente de la actividad sensoriomotriz de cada bebé.

Cada recién nacido tiene una necesidades educativas particulares, que suelen ser atendidas por sus padres de forma incidental, gracias a los consejos transmitidos de madres a hijas o de madres experimentadas a madres primerizas. La mayoría de ellos hacen referencia a los cuidados básicos asistenciales (comida, aseo, vestido... ) y se alejan cómodamente de lo que debe ser un contacto estrecho con el bebé (No lo cojas cuando llore, no lo mezas para que se duerma... ).

En el caso de los bebés con algún tipo de minusvalía desde su nacimiento o durante los primeros meses de vida, hay que tener en cuenta que cada deficiencia tiene unas características determinadas y que varían de un niño a otro. Se manifiestan en cada caso, produciendo lagunas o retrasos en el desarrollo general. El objetivo fundamental de la atención temprana será favorecer un desarrollo evolutivo lo más normalizado posible. No se trata de ignorar que el bebé tiene algún problema, y actuar como si no pasara nada, sino de tratarle como a un bebé normal, proporcionándole la estimulación a la que no puede acceder por si mismo.

5.2. El bebé ciego o deficiente visual grave.

Cuando el bebé llega al mundo sin visión o con una deficiencia visual grave los padres demandan información medica del problema que presenta su hijo y de como afectará a su vida futura. Tendrán que soportar unos meses de exámenes médicos, incluso intervenciones quirúrgicas antes de tener un diagnóstico definitivo. Cuando el diagnóstico es definitivo (su hijo nunca tendrá una visión normal ), suelen sumirse en un estado de desanimo creyendo que no podrán hacer nada para que se desarrolle normalmente.

La mayor cantidad de información llega al ser humano a través del sentido de la vista, directa o indirectamente y cuando el bebé nace privado de visión no puede acceder a la estimulación luminosa ni tampoco a la que le proporciona el espacio inmediato. El bebé ciego no estimulado recibirá mucha menos información que el bebé vidente, y sus experiencias serán menos variadas, tendrá dificultades para explorar su entorno, para aprender a través de la imitación y para establecer relaciones con los objetos y las demás personas.

“ Un ciego tiene unas peculiaridades específicas y unos handicaps innegables respecto al vidente. Pero se trata - a menos que haya otros problemas añadidos - de una persona como las demás, con un aparato psíquico similar, pero que representa el mundo de una forma cualitativamente diferente y que, por tanto, adapta su evolución a la información sensorial de que dispone “ ( Ochaíta y Rosa, 1988).

Los educadores que han comprobado que los niños ciegos siguen un desarrollo paralelo al de otros niños videntes, parten de unas ideas básicas para afrontar la educación de los niños deficientes visuales desde los primeros meses de vida:

1) El organismo posee otras vías sensoriales ( olfativas, táctiles, auditivas ) que, adecuadamente estimuladas, pueden compensar en gran medida la falta de visión, de manera que no se altere seriamente el sistema evolutivo general.

2) Hay que conocer el desarrollo evolutivo del bebé sin problemas de visión. De esta forma podremos comprender más fácilmente las dificultades con las que se encuentra el bebé deficiente visual para desarrollar determinados aprendizajes.

3) Hay que saber todo lo posible sobre la enfermedad visual y el diagnostico oftalmológico, su origen, evolución y pronóstico. Es muy importante conocer si el bebé tiene o no restos visuales, así como si presenta o no deficiencias asociadas.

4) El desarrollo del bebé ciego no es el mismo que el del bebé deficiente visual grave que posee restos visuales. Esto es muy importante a la hora de establecer las actividades del programa de atención temprana, ya que no se pueden considerar las alteraciones visuales en el mismo plano que la carencia total de visión.

5) Hay que estimular los restos visuales del bebé, por muy pequeños que estos puedan parecernos, porque la capacidad de ver no es innata ni automática: Se desarrolla con el uso.

6) Un bebé ciego que no recibe ningún tipo de información intencional, es más pasivo porque no puede atender a los estímulos visuales ni alcanzar los objetos que le rodean. El bebé no posee los instrumentos que le permiten reaccionar. El desarrollo de sus capacidades auditivas y táctil tampoco son innatas y se tienen que desarrollar mediante el aprendizaje.

7) El lenguaje es un instrumento de información fundamental para el niño ciego desde los primeros momentos, sobre todo cuando no es posible mantener un contacto táctil ( objetos lejanos, personas, espacios, acontecimientos, etc. ).

Partiendo de estas ideas, los profesionales que elaboran y llevan adelante los programas de atención temprana necesitan conocer cuales son las necesidades que conlleva el déficit visual en cada caso. Hablaremos de las necesidades del niño y de las de los padres.

5.3. Necesidades del bebé ciego y del bebé que padece una enfermedad visual grave.

El desarrollo del bebé ciego y del que conserva restos visuales es diferente aunque durante los primeros 18 meses es conveniente que reciban una estimulación multisensorial. Aunque el niño sea capaz de seguir luces y objetos, no quiere decir que su visión sea normal; así que las actividades táctiles, auditivas, olfativas, gustativas y psicomotoras le ayudarán a completar la información visual distorsionada y a asimilarla.

Sea cual sea la escala de desarrollo que utilice el profesional, incluirá conductas relacionadas con el comportamiento visual, que deben seguir los niños que respondan a tareas de estimulación visual.

A) Necesidad de establecer un vínculo con la madre o la persona que más tiempo este con el.

El niño ciego necesita una referencia táctil y/o auditiva para mantener el contacto con el medio que le rodea. Desde los primeros días los niños ciegos y videntes necesitan contacto con la madre y el padre para sentirse seguros. En ausencia de estas atenciones los niños ciegos pueden mostrarse irritables ante cualquier tipo de estímulo con continuos lloriqueos.

Las caricias y las palabras de la madre junto con los estímulos físicos constituyen un lenguaje táctil - auditivo que sustituye al del contacto visual en el vidente. Poco a poco relacionará el contacto con su madre y su voz con una situación placentera.

Mediante una serie de actividades, que se basan en el contacto corporal madre - hijo, puede favorecer la relación de apego entre ambos. Esto es fundamental para el bebé ciego, porque es la madre su mediadora con el mundo. Cuando el niño no recibe estimulación visual, establece con su madre una relación mucho más fuerte que en el caso de los demás niños. Es decir, le costará más trabajo separarse de ella y la relación de apego durará más tiempo. Es muy importante tener en cuenta esta circunstancia. Por una parte el niño ciego necesita de una fuerte relación con la madre para enfrentarse al mundo durante los primeros años de vida. Y por otra, necesita independencia para explorar el medio por si mismo y relacionarse con las demás personas, niños y adultos.

Cuando el niño ha adquirido la marcha autónoma y comienza a utilizar el lenguaje oral, los padres y los profesionales comienzan a plantearse que el niño comience a relacionarse con otros niños y con otros ambientes ( parques, guarderías o las casas de otros niños ). Esta separación debe hacerse poco a poco, al principio con la presencia de la madre, y no esperar a que el niño tenga edad para entrar en la escuela infantil.

B) Necesidad de estimulación táctil y auditiva.

Las actividades que pueden realizarse con niños ciegos son muy variadas y están encaminadas a que reciban la mayor cantidad posible de estímulos táctiles y auditivos. Es muy importante tener en cuenta la combinación de ambos estímulos a la hora de presentarle objetos o situaciones:

a) Tocar al bebé mientras se le habla, se le cambia o se le da de comer...

b) Llamar al bebé por su nombre.

c) Hacerle caricias por todo el cuerpo, con las manos y con diferentes texturas ( cepillos suaves, telas, algodón... ).

d) Hablar al bebé mientras lo cogemos en brazos y le acariciamos suavemente alguna parte de su cuerpo.

e) Coger suavemente al bebé cuando llore para calmarle, mediante palabras y caricias.

f) Bañarse con el bebé para que pueda tocar el cuerpo de otras personas. También chapotear y moverse dentro del agua.

g) Cuando el bebé este boca abajo, colocar juguetes sonoros delante de su cara para que levante la cabeza y posteriormente presentárselo desde diferentes direcciones para que dirija su cabeza hacia el sonido. Etc.

C) Necesidad de explorar activa y espontáneamente.

Puede que uno de los aspectos que influya más en un niño ciego sea la falta de iniciativa para moverse en su entorno. Necesita mucho más tiempo para asegurarse de que no existe ningún peligro para el ya que necesita puntos de referencia táctiles y señales de anticipación que le inciten a tomar la iniciativa en los aprendizajes motóricos. Por ello es clave la intervención del adulto, que puede ayudar a que el niño adquiera seguridad en si mismo mediante señales anticipatorias e indicándole verbalmente de lo que se encuentra a su alrededor aunque no pueda tocarlo.

No debemos esperar que el niño realice por si mismo determinados movimientos correspondientes a cada etapa del desarrollo motor, debemos que dirigir el aprendizaje a estimular dichos movimientos. Son los padres los que a través del contacto físico y auditivo ayudarán al bebé a asociar la actividad motórica con algo gratificante.

Desde los primeros meses es muy importante cambiar de posición al bebé para que tome consciencia de todos los movimientos de su cuerpo. Podemos estimularlo colocando objetos sonoros en distintas partes de su cuerpo para que suenen mientras se mueve.

Otras conductas como mirarse las manos o los pies deben sustituirse por otras que ayuden al bebe a buscar sus manos y sus pies. Ello se logra haciendo que haga como si hiciera palmitas y con los pies podemos hacerle cosquillas y ayudarle a tocarlos.

Cuando el bebé sea capaz de coger objetos y de desplazarse con autonomía debe evitarse el intervenir en demasía, cogiéndolo o dándole objetos ya que le estaríamos impidiendo que actuara por si mismo. Esto es una tarea difícil porque hay que establecer la frontera entre lo que es motivar la independencia y proporcionar ayuda.

D) Necesidad de manipular los objetos para acceder al mundo exterior.

Una serie de investigaciones con bebés ciegos congénitos en Dinamarca, demostraron que, “ los infantes ciegos pueden alcanzar los objetos a la misma edad que los videntes, que los bebés ciegos pueden desarrollar la integración sensorial a la misma edad que los que ven y pueden ser activos en la exploración... “ ( Nielsen, 1989).

El niño necesita que su entorno sea estable para así poder acceder a las cosas, con objetos conocidos por el, al mismo tiempo variados y que permanezcan siempre en el mismo lugar, para favorecer su exploración táctil y su manipulación. Cuando sea capaz de sentarse sin apoyo podrá disponer de las dos manos y así delimitar su “ Campo táctil “. Si aun no ha logrado sentarse en esta posición se le puede colocar en una trona, sin que le cuelguen los pies, y así facilitarle los movimientos.

Una buena forma de actuar consiste en dirigir al niño durante la actividad a la vez que le permitimos, tras varias repeticiones, que realice parte de la tarea. Al principio la intervención del adulto será total, pero poco a poco, si realizamos diariamente la actividad, comprobaremos cómo el niño va tomando la iniciativa y, naturalmente, le dejaremos intervenir para que manipule y explore por si mismo. Lo que el niño haga solo al principio, lo hará solo más tarde.

Los juguetes y objetos deben combinar textura, forma, sonido, temperatura, sabor y olor, cuando sea posible, para favorecer la asociación multisensorial. Al principio se le presentarán al niño dos o tres juguetes, aunque no serán los mismos durante muchos días para evitar que se acostumbre a tocar siempre lo mismo y luego rechace objetos nuevos.

Cuando se ofrezcan objetos nuevos no deben retirarse los que ya conoce; de esta manera tendrá puntos de referencia, y podrá comparar los objetos que ya conoce y ha manipulado con los objetos nuevos.

Un juego manipulativo muy importante es el dame - toma ( sobre el 9º o 10º mes). Se colocan varios objetos pequeños , conocidos por el niño, dentro de unos recipientes que produzcan sonido ( cacerolas por ejemplo ). Se le pedirá que nos de uno por uno , hasta que ya no queden más y a continuación nos los pedirá el extendiendo la mano.

Más tarde deberá facilitarle la exploración de su entorno a través del movimiento de sus manos y dedos, que alcance las cosas por si mismo, y no ponerlas continuamente en sus manos, así estaremos dándole oportunidades de tomar iniciativas.

Nunca deberá pedirse al niño que haga algo si no tiene la capacidad para hacerlo. No se trata de examinar al niño, de ver lo que es capaz de hacer, sino de ayudarle a aprender por sí mismo.

E) Necesidad de adquirir habilidades de comunicación.

Uno de los instrumentos más importantes para el desarrollo del niño ciego es el lenguaje. Siempre que la madre entra en contacto con el niño le está proporcionando estimulación lingüística. Todas las madres suelen hablar a sus bebes cuando están a su lado, aun cuando estos no conozcan el significado de las palabras. Esto es mucho más importante cuando el niño no tiene visión.

La estimulación del niño ciego ante la estimulación auditiva va a desarrollarse en alto grado, ya que va a ser la vía fundamental de recogida de información, junto con el tacto.

Cuando el bebe ciego comienza a pronunciar las primeras palabras, puede que no se correspondan con algo que tenga significado para el sino con el placer que le produce la repetición de sus fonemas. Esta no es una deficiencia sino una característica del desarrollo lingüístico del niño ciego.

El niño ciego debido a su gran capacidad de memoria auditiva, asimila gran cantidad de vocabulario que carece de significado para él, ya que solo las palabras relacionadas con su experiencia directa le son significativas. Se produce un desfase entre el aspecto cognitivo y social del lenguaje: el niño quiere utilizar palabras para adaptarse a su ambiente, pero aun no ha adquirido los conceptos correspondientes a muchas de ellas, porque necesita más tiempo que el vidente para acceder a la información del entorno.

El uso de las palabras sin sentido debe valorarse en cuanto sean utilizadas por el niño ciego con intención comunicativa, y negativamente, si el fin es la repetición en si misma. Es importante para los educadores conocer cuales son las peculiaridades que representa el lenguaje del niño ciego con respecto al del vidente.

La mayoría de los niños ciegos alcanzan un nivel lingüístico equiparable al de cualquier vidente, que muchas veces sorprende por su correcta sintaxis y amplio vocabulario. De cualquier forma y a lo largo de su vida, habrá que evitar en lo posible el verbalismo , utilizando siempre un lenguaje explicativo para darles a conocer las nuevas situaciones, objetos y personas, para que las palabras adquieran significado para ellos.

5.4. Necesidades de los padres. Como trabajar con ellos.

Ningún padre posee conocimientos especiales por tener un hijo discapacitado. Muchos profesionales que trabajan en el campo de la atención temprana no hacen partícipes a sus padres del proceso educativo sino que pretenden dejarlos fuera, aguardando en la sala de espera. Durante los tres primeros años de vida, la influencia de los padres es decisiva para el desarrollo integral del niño.

La actitud del profesional que va a orientar a los padres sobre como actuar con su hijo deficiente visual debe ser lo más natural posible, adaptándose a las circunstancias familiares de cada caso, en la mayoría de los casos resulta más eficaz trabajar en el hogar, integrándose en la vida cotidiana del niño y así ganar, poco a poco, su confianza de los padres.

Cuando los padres confían en el profesional, es que han comenzado a confiar en las posibilidades de su hijo. A esta situación se llega a través del diálogo entre los padres y el profesional.

Cuando el profesional se preocupa por la falta de seguimiento del programa de atención temprana por parte de los padres, en realidad debería preguntarse si saben como hacerlo.

Hay diferentes tipos de actitudes con que puede encontrarse el profesional. Según Ferrell (1990), cada familia reacciona de distinta manera ante la llegada de un hijo con problemas de visión. Con frecuencia experimentan diferentes sentimientos, que se corresponden con ciertas etapas, hasta aceptar en mayor o menor medida la discapacidad:

1) Etapa de negación y aislamiento. En los primeros momentos los padres pueden no dar importancia al problema visual de su bebe e incluso negarlo. Puede ocurrir que no quieran salir a la calle para que nadie se de cuenta de lo que le pasa a su niño.

2) Etapa de enojo. Actitud acusatoria hacia los profesionales que a su bebe en los primeros momentos, o hacia sus familiares, cuando se trata de enfermedades genéticas. Lo importante es que los padres desahoguen estos sentimientos y no lo reflejen en su comportamiento con el bebe ciego.

3) Etapa de búsqueda. No aceptan el diagnóstico del problema visual y buscan la solución a través de visitas a otros médicos, o mediante tratamientos educativos. Esta situación refleja la necesidad de encontrar respuestas. Hay que considerar positiva la postura de la mayoría de las familias, que buscan la opinión de varios profesionales, para asegurarse de que no hay ninguna duda acerca del diagnóstico inicial.

4) Etapa de depresión. Saben que el problema visual es irreversible y que no hay posibilidades de curación. En el caso de los niños con restos visuales, los padres suelen pensar que su hijo va a comportarse como un ciego, y no como un vidente.

5) Etapa de aceptación. Que los padres acepten la discapacidad visual no significa que se relacionen adecuadamente con su hijo. Podemos ver como algunos niños deficientes visuales luchan a brazo partido en el mundo de los videntes, porque sus padres piensan que lo mejor es que realicen las mismas actividades de los demás sin tener en cuenta las consecuencias que ello supone para sus hijos. Aceptar no significa gustar.

Cuando el profesional comienza a llevar el caso de un bebe ciego, también entra dentro del clima de angustia que se respira en esa familia e incluso corre el riesgo de involucrarse demasiado. Esta sensación desaparece tras los primeros encuentros y cuando interactúa con los padres y con el bebe ciego.

5.5. Propuesta de intervención educativa con alumnos de 0 a 3 años.

La atención temprana debe jugar un papel fundamental en cuanto a la detección precoz y a la intervención temprana desde las primeras edades para facilitar el desarrollo del niño deficiente visual y evitar posibles lagunas, que más tarde serán más difíciles de superar y serán una dificultad añadida en el aprendizaje escolar.

Cualquier propuesta de intervención a niños deficientes visuales graves de 0 a 3 años debe ser abordada desde una perspectiva multidireccional en la que participen diversos profesionales como oftalmólogos, neonatos, especialistas en intervención educativa con niños de baja visión, trabajadores sociales y los propios padres que debieran participar en el proceso del modelo de intervención que se propone y que comprende cuatro momentos básicos:

1. Detección de casos de niños deficientes visuales menores de 3 años e información sobre su diagnóstico oftalmológico.

A) Mantener el contacto con los servicios de neonatología y oftalmología de los hospitales materno infantiles con el fin de detectar los casos lo antes posible.

B) Una vez conocido un nuevo caso obtener información diagnóstica acerca de la enfermedad visual de cada niño.

C) Mantener contacto con los trabajadores sociales que conocen el caso y pueden aportar información sobre la familia.

D) Intervención del trabajador social del equipo, que realiza una primera entrevista a la familia y les informa sobre los servicios educativos para niños deficientes visuales graves.

2. Información general a la familia.

En que va a consistir su trabajo como profesional y como puede ayudarles en la educación de su hijo.

3. Evaluación de los niveles de desarrollo por áreas.

Las cuatro principales escalas utilizadas son la Brunet - Lezine ( de 0 a 5 años ), Escala de visión de Lezine ( de 0 a 12 meses ), Escala de visión realizada por el centro de recursos educativos de la O.N.C.E.Joan Amades “ de Barcelona ( de 0 a 6 años ), Escala de desarrollo de niños ciegos de Leonhardt ( de 0 a 2 años ), publicada por la O.N.C.E. Es la única escala de este tipo que existe en nuestro país.

4. Elaboración del programa de atención temprana, poniendo énfasis en dos objetivos básicos:

a) La estimulación perceptiva

b) La estimulación psicomotriz.

En muchos casos los niños con problemas visuales no son atendidos desde su nacimiento por equipos especializados debido a la descoordinación entre las instituciones sociales, sanitarias y educativas a las que acuden. La atención temprana debe ofrecer diferentes modalidades de intervención:

a) Atención domiciliaria: Suele ser la forma más eficaz de intervención. Además proporciona oportunidades únicas para conocer todos los aspectos que rodean al medio cotidiano del niño.

b) Atención ambulatoria: Cuando se hace imposible la intervención en el hogar, bien por falta de condiciones ambientales adecuadas o por expreso deseo de los padres.

c) Atención en centros educativos. El especialista asesora a los profesionales que trabajan diariamente con el niño, no solo a los padres.

Es importante que los padres participen en la elaboración de los programas, si vamos explicando desde el principio porqué hemos de realizar determinadas actividades con el bebe y como deben hacerse, irán comprendiendo y asimilando cuales son las estrategias a seguir.

Se establece un sistema de retroalimentación de forma que la información que reciben los padres pueda interactuar con su hijo ciego les proporciona, a su vez, un nuevo tipo de información que los padres remiten al profesional, el cual, tras un análisis conjunto, el profesional vuelve a proporcionar orientaciones para la intervención.

En cuanto a la participación de los padres, todo programa de atención temprana ha de tener en cuenta varios aspectos:

- Las necesidades sociales de los padres.

- Las habilidades educativas de los padres.

- Las expectativas de los padres.

- El esfuerzo que significa para un padre hacer de maestro de su propio hijo.

- Debemos reforzar los éxitos del niño, como producto de la intervención familiar, pero no los fracasos.

- La opinión de los padres y aclararles cualquier duda que se les presente.

- Los horarios de las reuniones deben adaptarse a las necesidades de la familia.

- La posible colaboración de otros miembros de la familia (hermanos, abuelos, tíos ).

- Utilizar un vocabulario accesible para los padres. Ello quiere decir que las palabras técnicas que utilicemos deben ser explicadas para que las entiendan correctamente.

- Admitir que es posible que no haya respuestas a todas las preguntas de los padres.

- Favorecer el contacto entre el padre y la madre ya que el profesional se encontrará con que en muchos casos es la madre la que se encarga de la educación del niño , y no el padre. Este suele ser un buen colaborador, en el mejor de los casos, cuando está dispuesto a dedicar al hijo el tiempo que le queda después del horario laboral.

6. ESTIMULACIÓN VISUAL.

6.1. APRENDER A VER.

Extraído de un trabajo de Dolores Corbacho, Fernando Oliva y Francisco Rodríguez Díaz.

6.1.1. Introducción.

Durante muchos años se pensó que las personas deficientes visuales graves debían ser tratadas como ciegos totales, basando esta afirmación en la creencia de que la visión debía ser ahorrada y que su uso podía ser perjudicial para la persona ya que aceleraría el proceso de la enfermedad ocular.

Hoy está demostrado de una forma científica y confirmado experimentalmente que el niño con un remanente visual, por pobre que sea, debe ser estimulado para que lo utilice al máximo. Es decir, que la visión nunca puede ser ahorrada o gastada, como se pensaba en épocas anteriores, sino lo contrario, cuanto más se motive al niño para que utilice su visión, mayor probabilidad tendrá de obtener un mejor rendimiento visual.

Este aspecto es muy importante ya que más de un 80% de las personas etiquetadas como ciegas poseen algún pequeño resto de visión.

6.1.2 Desarrollo de la eficiencia en el funcionamiento visual.

La eficiencia visual puede definirse como el grado o nivel en que la visión es aprovechable por la persona para obtener información.

Los primeros descubrimientos que documentan que la eficiencia visual puede mejorarse fueron publicados por la doctora Barraga en 1964.

En el niño con visión normal el desarrollo de la eficiencia visual se logra normalmente de una forma natural y espontánea. El niño va mirando paulatinamente con mayor sistematicidad, va perfeccionando la capacidad de concentrar su atención ante un sinfín de oportunidades. Un niño con alteraciones graves de la visión va a tener escasas o nulas posibilidades de recoger información incidentalmente a través del sentido de la vista y precisa de una secuencia ordenada de experiencias visuales.

Los programas de estimulación visual, consecuentemente, están diseñados para ayudar a los niños con deficiencias visuales graves a encontrar sentido a lo que ven, a saber interpretar las sensaciones que perciben.

Una adecuada estimulación, la experiencia previa, la motivación a ver, el cultivo de la atención, las necesidades que le van a surgir y el aprendizaje harán que las capacidades visuales innatas se realicen y se perfeccionen; para que esto ocurra se necesitará de un guía y de una planificación.

6.1.3. La estimulación visual como proceso de eficiencia de la percepción.

Según Gibson ( 1969 ), la percepción no es un proceso de comparación con una representación mental, sino que consiste en extraer las características invariables en la información - estímulo; para él, la finalidad de la percepción es lograr la información del entorno.

En el proceso de percepción hay que tener en cuenta todo el conjunto que forma el sistema visual. El ojo es solo una parte de ese sistema. A este órgano pueden faltarle estructuras, puede tener impedimentos en alguna parte de el o quizás puede recoger mensajes muy débiles o distorsionados. A pesar de estos factores negativos, cuando encuentra luz que estimule las células de la retina, aunque sean en escaso número, algún tipo de información puede ser enviada al cerebro. La percepción visual consiste en ver el presente a partir de las experiencias acumuladas en el pasado. Esta ultima definición es el año 1986 y fue formulada por Chapman y Tobin.

La estructura fisiológica del ojo facilita o impide que los rayos de la luz lleguen a las células retinianas. La localización y la amplitud de las células activadas ayudan a determinar la fuerza de la energía que es enviada por el nervio óptico al cerebro, donde el sujeto interpreta las cargas eléctricas como información visual y se relacionan con los mensajes recibidos de los otros sentidos.

El niño deficiente visual grave que nunca ha sido estimulado, que no ha sido puesto en la situación de “ mirar “ con el propósito de hacer discriminaciones, posiblemente tenga percepciones visuales que son borrosas y los objetos aparecerán como masas vagas. La constante investigación con el ojo permite al niño enfocar sobre los detalles para que lo que mira comience a resaltar del fondo y la “ mancha ” o

“ borrón “ tome una forma o contorno específico. Cuando se produce una interpretación cerebral de las imágenes visuales que nos llegan es cuando podemos hablar de percepción visual. Este proceso no solo va a favorecer el comportamiento visual sino también existe una mejoría a nivel fisiológico.

6.1.4. La estimulación visual en el marco del desarrollo.

Hemos de considerar la estimulación visual como un aspecto más del desarrollo del niño, y , paralelamente a esto, el niño funcionará visualmente mejor cuanto más competente sea el resto de las demás áreas de desarrollo.

El proceso estimulador debe hacerse en los primeros años de la vida, cuando aún el desarrollo de la percepción no se ha completado y podamos influir favorablemente. Cuanto antes empecemos a ofrecer al niño con deficiencias visuales nuevas experiencias, tanto más éxito conseguiremos.

Todo esto implica que a lo largo de la primera infancia deberemos provocar una estimulación precoz a los niños deficientes visuales graves y una adaptación curricular a los que ya han entrado en la etapa preescolar.

6.2. PROGRAMAS DE ESTIMULACIÓN VISUAL.

El estado y funcionamiento de las estructuras del ojo, el aspecto perceptual cognitivo del ver y los sentimientos y actitudes psicológicas del sujeto son factores que van a determinar el proceso de aprender a ver.

Si el niño deficiente visual desea aprender a ver, mirará y probará repetidamente, retardando su nivel de fatiga. El niño motivado en la utilización de su resto visual, por bajo que este sea, trabajará para alcanzar el máximo nivel de funcionamiento posible a ese resto.

El desarrollo de la capacidad visual requiere de un entrenamiento específico en los sujetos cuyas anomalías en el sistema de la visión obstaculizan gravemente el desarrollo normal.

Es preciso tener en cuenta las siguientes condiciones en el procedimiento a seguir en el desarrollo del funcionamiento visual ( Barraga, 1875 ).

1. El desarrollo de la capacidad visual no es innato ni automático.

2. La capacidad visual no está determinada por la agudeza visual, ni se relaciona con el grado ni el tipo de anomalía.

3. La capacidad visual se puede desarrollar a través de programas secuenciados de experiencias visuales.

La fundamentación teórica que los sustentan son la base de partida de la secuencia de actuación en cada uno de ellos.

1) La concrección de los objetivos.

2) La evaluación del nivel inicial del funcionamiento visual.

3) La identificación de las conductas visuales especificas a desarrollar.

4) La secuenciación de las experiencias que promueven el aprendizaje.

5) Los determinantes materiales e instrumentos a utilizar en las distintas actividades.

De los programas más utilizados dentro del ámbito de los equipos especializados en baja visión vamos a poner como ejemplo el:

Proyecto para el adiestramiento perceptivo visual de niños ciegos y videntes parciales de 5 a 11 años ( Mira y Piensa ).

Los autores son E. K. Chapman y M. J. Tobin.

Fundamentos teóricos:

Este programa conocido con el nombre de Mira y Piensa tiene su génesis en los estudios de la Dra. Barraga. Se basa en el principio de que el resto visual no es solo útil sino que también es educable. Un adiestramiento específico puede producir mejoras en la discriminación y reconocimiento de modelos.

Los aspectos de la percepción visual que parecen tener un cierto grado de independencia o autonomía se concentran en torno a la percepción espacial, la percepción del objeto, la percepción de forma y contornos, la percepción de movimientos y la percepción del color.

Objetivo.

Motivar a los niños deficientes visuales de 5 a 11 años a utilizar la visión residual de manera efectiva a través de una serie ordenada de tareas visuales de manera progresiva y adaptada a sus experiencias visuales anteriores.

Composición del programa.

El programa Mira y Piensa consta de una lista de control y del Programa de adiestramiento propiamente dicho. El programa se completa de una material específico al cual nos referiremos posteriormente.

La lista de control es un instrumento mediante el cual se evalúan varios aspectos del niño deficiente visual grave como por ejemplo sus experiencias preescolares con objetos y representaciones bidimensionales o la distancia a la que es capaz de ver su trabajo o a la distancia a la que lo puede realizar.

La valoración del comportamiento visual ( lista de control ) consta de 18 unidades de técnicas. La designación, la discriminación y la comparación se evalúan sobre objetos tridimensionales. Sobre objetos bidimensionales se evalúan la comparación de dibujos, la interpretación de dibujos en perspectiva simple, la utilización de rasgos críticos en dibujos de trazos discontinuos, la designación y la descripción de dibujos y fotografías, la percepción de simetrías y modelos, la clasificación de expresiones faciales en fotografías y la identificación de posturas del cuerpo a través de dibujos.

El perfil resultante de la aplicación de las pruebas no es comparable a los datos obtenidos por un test normalizado, no origina un cociente o resultado normalizado de percepción ni de edad de percepción visual comparable a las pruebas realizadas con otros niños.

El perfil obtenido de la aplicación de la lista de control presenta tres fases de rendimiento posible para cada una de las técnicas: desarrollado, desarrollado parcialmente e infradesarrollado. Las áreas débiles y fuertes del rendimiento se evidencian en la irregularidad del perfil.

Un perfil infradesarrollado en áreas concretas requiere la aplicación de las distintas áreas afectadas, y un perfil no desarrollado plenamente en la mayoría de las técnicas de la Lista de control implica la aplicación de todas las áreas en general.

El programa de adiestramiento se compone de 15 áreas didácticas:

- Procedimientos de exploración y búsqueda.

- Constancia de forma y objeto.

- Designación y reconocimiento de objetos.

- Discriminación del detalle. Objetos tridimensionales.

- Discriminación del detalle. Representaciones y formas bidimensionales.

- Percepción de objetos de dos dimensiones: La perspectiva.

- Percepción de objetos en dos dimensiones: ilustraciones de libros.

- Simetría.

- Modelos.

- Comunicación mediante gestos corporales y faciales.

- Coordinación oculo manual.

- Color.

- Percepción de la dirección y del movimiento.

- Asociación con los demás sentidos.

Materiales.

Dispone de un material específico para utilizar en la aplicación de los ejercicios que componen la lista de control y de las áreas didácticas del programa de adiestramiento, e incluye instrucciones para confeccionar otro tipo de material del que no se dispone inicialmente.

Ámbito de aplicación.

Niños de bajo resto visual comprendidos entre los 5 y los 11 años de edad.

6.3. CONSIDERACIONES RESPECTO A LA APLICACIÓN DE LOS PROGRAMAS DE ESTIMULACIÓN VISUAL EN LA ESCUELA.

A pesar de que las actividades correspondientes a los programas para desarrollar la eficacia en la función visual responden a una secuencia en el desarrollo de la visión, se hace necesario precisar algunos aspectos que pueden darse en la aplicación de los mismos.

A) Las personas de visión deficiente de cualquier edad pueden no ser capaces de realizar todas las actividades visuales ni en la secuencia presentada.

B) Toda tarea debe ser intentada proporcionando ayuda antes de ser realizada aunque aun así puede que el desarrollo no se produzca de la manera deseada.

C) Las tareas visuales tienen un desarrollo dispar, aparecen a distintos ritmos, e incluso espontáneamente.

D) La habilidad para realizar algunas tareas visuales puede responder a patrones muy primitivos por largos periodos de tiempo.

E) Ha de tenerse en cuenta que:

- Una misma tarea visual debe ser aprendida en distintas condiciones de iluminación.

- Una persona con baja visión tiene características únicas y capacidades de adaptación que influyen en la realización de las tareas cuando las condiciones ambientales varían.

F ) Las tareas visuales deben ser realizadas usando los medios ópticos apropiados para cada circunstancia.

Por razones tales como que los profesores de aula no cuentan generalmente con la formación específica y que además no siempre disponen del tiempo que la estimulación visual muy individualizada requiere, se entiende que los programas dirigidos al desarrollo en la eficacia de la capacidad visual deben llevarse a cabo por los especialistas en baja visión.

Sin embargo, los profesores deben alentar el uso de la visión en todas las ocasiones que se les presentarán a lo largo de la jornada escolar y promover en el aula tareas como las que se presentan en la tabla ( pag 190 ) en las que debe participar el deficiente visual grave.

7. EL SISTEMA BRAILLE.

7.1. Antecedentes históricos.

Los invidentes han sido marginados en todas las épocas y en casi todas las culturas.

Podríamos distinguir varias etapas hasta llegar a un reconocimiento universal de su capacidad de educación.

Hasta bien entrado el siglo XVI, los ciegos habían de dedicarse a la mendicidad para poder sobrevivir. A partir de este siglo surgen asilos para ciegos, pero estas instituciones aun no asumían un carácter educacional propiamente dicho.

La idea generalizada de que se puede educar a una persona deficiente visual o ciega es relativamente reciente. A ello contribuyó de manera excepcional el francés Valentín Haüy, que fundó en Paría a principios del siglo XVIII, una institución para ciegos que, por primera vez, se concebía como centro educativo.

Valentín Haüy comenzó a utilizar letras impresas en relieve sobre papel para que pudieran ser leídas por los ciegos. Mediante este procedimiento, que utilizaba las mismas letras que en la escritura normal, se editaron los primeros libros que podían ser leídos por ciegos y videntes. Este método resultó ser poco eficaz ya que la lectura se hacía de manera muy lenta, dado que el dedo debía seguir el contorno de las letras y la escritura se hacía muy complicada o era inexistente.

El primero que concibió la idea de la lectura de puntos en relieve fue Charles Barbier, un militar francés. En principio fue inventado como un código militar para que los soldados pudieran leer y escribir en la oscuridad. Junto al sistema inventó la pizarra y el punzón para la escritura táctil.

Sin embargo, el gran paso hacia la total inserción de los ciegos en el mundo de la palabra escrita se debe a la obra del francés Luis Braille ( 1809 - 1852 ). Ciego desde los 3 años a causa de un accidente, fue alumno y profesor en el Instituto de Ciegos de París. Aprendió a leer gracias al sistema de Valentín Haüy, pero se interesó mucho por el método de Barbier, el cual modifico para que un solo dedo pudiera abarcar todos los puntos de un carácter, y de acuerdo con su propia experiencia llegó a la conclusión de que seis puntos era la cantidad máxima que podía ser percibida por la yema de los dedos de forma simultánea. Su sistema de codificación de los seis puntos es, hoy en día, el sistema universal y que aún no ha podido ser superado.

Luis Braille murió sin que su sistema fuese reconocido oficialmente ya que las autoridades académicas pensaban que este sistema marginaría aun más a los ciegos, sin embargo eran tantas sus ventajas que los propios ciegos se encargaron de popularizarlo y lograr su reconocimiento.

El sistema Braille fue introducido en España en el año 1840 por Jaime Bruno Berenguer, profesor de la escuela municipal de ciegos de Barcelona. Tras superar diversas vicisitudes, en 1918 fue declarado como método oficial de lectura y escritura de los ciegos.

7.2. Características del sistema.

El Braille se define como un sistema de lectoescritura táctil para ciegos, basado en la combinación de seis puntos en relieve, dispuestos en dos columnas verticales y paralelas de tres puntos cada una.

Deficientes visuales

Este signo, formado por los seis puntos, se denomina signo generador o elemento universal del sistema Braille o generador Braille.

A partir de estas seis posiciones se pueden realizar 64 combinaciones diferentes. Braille organizó estas combinaciones en series o grupos de 10 caracteres cada uno, siguiendo unas normas muy simples y pensando en las necesidades del alfabeto francés por lo que en español existen algunas particularidades. ( Fig. Pag. 229 -230 ).

En Braille no existe signo para el acento ortográfico, así las vocales acentuadas tienen su propia representación.

Para representar una letra o un símbolo se emplea un solo cajetín, que es un rectángulo vertical que tiene la posibilidad de albergar los seis puntos. Entre dos palabras se deja siempre un cajetín en blanco.

No obstante existen símbolos en Braille sin transcripción alguna, sin representación directa en tinta, como por ejemplo el paréntesis auxiliar en Braille que se usa para evitar equívocos en funciones matemáticas, etc.

Aun así existen signos en Braille que no teniendo transcripción en tinta por si mismos, modifican al signo al que preceden. Son los prefijos. Con estos se convierte cualquier letra en mayúscula, minúscula o cursiva ( pag 234 )

7.3. La lectura en Braille.

La lectura en Braille no presenta excesiva dificultad respecto a la lectura en tinta. Los elementos básicos en el proceso de adquisición de la lectura son los mismos para ciegos y videntes.

Por tratarse de un sistema lectoescritor que usa un código diferente al alfabético en tinta, requiere de un aprendizaje distinto.

La lectura mediante el tacto se realiza letra a letra y no a través del reconocimiento de las palabras completas, como sucede en tinta. Por ello se trata de una tarea lenta en un principio, que requiere de una gran concentración difícil de alcanzar a edades tempranas.

La velocidad media de lectura de un ciego viene a ser de unas 100 palabras por minuto. En los niños el ciego tarda más en el adiestramiento lector que el vidente. Hasta que no finaliza la E.G.B, los sujetos ciegos escolarizados siguen haciendo progresos notables en su aprendizaje de la lectura y escritura.

La máxima velocidad lectora de un ciego adulto será generalmente inferior a la mitad que alcanza la media de los universitarios videntes, parece como si existiera un límite absoluto en la velocidad de la lectura táctil. Esto es debido a que el campo perceptivo es muy superior en la lectura visual con respecto a la táctil, donde se fuerza a leer letra a letra imponiéndose así una gran carga a la memoria operativa.

Factores que intervienen en el proceso:

1) El estímulo personal por aprender.

2) El apoyo de los demás.

3) La edad en que se comience a aprender.

4) El grado de desarrollo del tacto.

5) La forma en que se lleve a cabo el aprendizaje.

Para leer debemos cuidar la postura, no solamente la del cuerpo, sino también la de las manos. Los brazos deberán colocarse simétricos al papel, las manos deberán estar distendidas y relajadas, tocando los puntos con las yemas de los dedos con suavidad, ya que una presión excesiva sobre los puntos puede borrarlos.

Normalmente son los dedos índices los que leen, deslizándose ligeramente de izquierda a derecha. Debe evitarse el movimiento de arriba a abajo o viceversa, o los de rotación en torno a los puntos de una letra. Esta tendencia se manifiesta mucho en los niños pequeños y también en los adultos que han perdido la visión.

Se puede hablar de dos fases lectoras:

En la primera, los dedos índices deben usarse como lectores, juntos inician la lectura en cada línea. Al llegar al final de la misma se retrocede sobre ella. En este retroceso y llegando a la mitad se desciende a la línea siguiente, terminando de retroceder hasta el principio de esta para comenzar su lectura. Es la lectura unimanual.

En una segunda fase, el movimiento de las manos es doble, ya que cada una lee aproximadamente la mitad del renglón. Se comienza a leer la primera línea con los dedos índices de cada mano unidos y, al llegar a la mitad, la mano derecha termina de leer el renglón, mientras que la mano izquierda desciende a la siguiente línea retrocediendo al principio de la misma. Es la lectura bimanual (fig. pag 236 y 237).

7.4. La escritura del Braille.

La escritura es más rápida que la lectura y suele presentar menos dificultad.

Un texto en Braille puede ser elaborado a mano o a máquina.

1 La escritura a mano.

Para escribir a mano se precisa disponer de una pauta o de una regleta, de un punzón y de un papel.

Para escribir a mano es preciso tener en cuenta los siguientes principios:

a) Para que la lectura de lo escrito a mano pueda realizarse normalmente de izquierda a derecha, es necesario empezar a escribir de derecha a izquierda, invirtiendo la numeración de los puntos del cajetín. De esta manera el rehundido que se hace al escribir quedará como un punto en relieve situado en el lugar correcto cuando se le da la vuelta al papel.

b) Antes de empezar conviene adquirir precisión mecánicamente en el punteado por lo que se pueden hacer series de puntos.

c) Todos los puntos deben tener un relieve idéntico. Para ello hay que adquirir una gran precisión mecánica.

2 La escritura a máquina.

Una máquina para la escritura en Braille contiene 6 teclas, una para cada uno de los puntos del cajetín generador de Braille. También tiene un espaciador, una tecla para el retroceso y otra para el cambio de línea.

El modelo denominado Perkins - Brailler, fabricado por la Perkins School of the Blinds en Massachusetts, USA, es la máquina más comúnmente empleada.

Las teclas se pueden pulsar cada una por separado o bien simultáneamente, permitiendo construir la combinación que constituye un elemento Braille de una sola vez.

Cada tecla debe pulsarse con un dedo determinado, de forma que la escritura se realiza con la máxima rapidez y el mínimo esfuerzo, procurando que la disposición de las manos sea lo más cómoda y eficiente posible.

7.5. La enseñanza del Braille.

Como cualquier niño, el ciego necesita haber adquirido un cierto grado de desarrollo madurativo en diferentes áreas para poder iniciarse en las destrezas básicas de lectura y escritura.

El entrenamiento táctil ha de ser muy superior al del niño vidente, aunque ambos necesitan adquirir conceptos a través de su desarrollo motor, el ciego, no solo habrá de utilizar sus destrezas motoras finas para manejar los instrumentos para la escritura, sino que el tacto será su única fuente de información en el proceso de adquisición de la lectura.

Cuantas más actividades de discriminación auditiva se le proporcionen al niño tanto en casa como en el colegio, mayor grado de habilidad alcanzará para identificar/discriminar sonidos, palabras, secuencias, ritmo de la frase, entonación, etc.

Los niños ciegos necesitan ser estimulados y motivados para obtener experiencias táctiles.

Cada acción que el niño vidente aprende gracias a la observación y la imitación, el ciego deberá adquirirla tras sucesivas repeticiones y con la ayuda del adulto.

En este proceso es imprescindible nombrar frecuentemente los objetos que se presentan al niño, y hacer que produzcan sonidos, a la vez que les enseñamos a jugar con ellos. El niño debe adquirir destrezas y conceptos en las distintas áreas del desarrollo previos a la iniciación en la lectoescritura en Braille.

1. Destrezas motrices.

Es necesario que el niño adquiera una motricidad fina adecuada que puede lograrse a partir de actividades como las siguientes:

1.1. Clasificar, reconocer, emparejar y ordenar objetos de diferente tamaño, textura y, o forma. La iniciación al Braille dependerá básicamente del desarrollo de estas capacidades que permitirán al niño identificar dos símbolos Braille como iguales o diferentes y decir cual es esta diferencia en la línea de símbolos.

1.2. Actividades de coordinación dígito - manual.

1.3. Dígito - pintura, modelado ( arcilla, plastilina ), engomado, plegado, recortado, trenzado.

1.4. Punteado de figuras de diferentes formas y dimensiones.

1.5. Clasificación de texturas.

1.6. Percepción táctil con la yema de los dedos.

2. Desarrollo senso - perceptivo.

En la etapa de educación infantil el niño ciego debe adquirir un desarrollo multisensorial que compense la carencia de visión. El ciego, que depende de sus otros órganos sensoriales para conocer lo que le rodea, debe ser estimulado constantemente para que explore, busque y conozca su cuerpo a través de los sentidos.

Tanto para la educación del tacto como para el oído, el niño ciego puede participar en ejercicios como los siguientes:

- Manipular objetos según su temperatura, tamaño, peso, etc.

- Manipular juguetes y objetos cercanos a su entorno.

- Discriminar los objetos táctil y auditivamente.

- Identificar pares de juguetes.

- Describir los juguetes.

- Apretar juguetes que sean blandos o produzcan sonidos.

- Emparejar botellas según su sonido...

La percepción del espacio y la ubicación en él es adquirida a través del movimiento, del desplazamiento ( y de referentes como sonido, temperatura,...).

Las actividades que el niño debe realizar en relación a este apartado para favorecer concretamente la interiorización de la distribución de la celdilla Braille son:

a) Reconocimiento derecha / izquierda.

b) Reconocimiento de posiciones arriba - en medio - abajo.

c) Reconocimiento de la distribución usando varios conceptos, por ejemplo, arriba y a la derecha, abajo y a la izquierda, etc.

3. Desarrollo de la memoria, atención y observación.

El desarrollo de estas facultades se consigue a través de la práctica diaria de actividades interrelacionadas con los aspectos como:

a) Cuentos, narraciones, descripciones, dramatizaciones, etc.

b) Adivinanzas.

c) Juegos de clasificación, emparejamiento o encaje.

La habilidad en la ejecución de las actividades como las enunciadas en las diversas áreas del desarrollo proporcionan al niño ciego un entrenamiento básico para la lecto - escritura Braille para:

- Seguir direcciones.

- Reconocer la derecha y la izquierda.

- Imitar posiciones.

- Encontrar semejanzas y diferencias.

- Clasificar objetos.

- Usar las manos de forma coordinada.

- Emplear el tacto con fines exploratorios.

- Manejar conceptos referidos a posición.

7.6. Actividades de iniciación a la lectoescritura en Braille en caso de ceguera congénita o perinatal.

Antes de iniciar al niño directamente en la lectura de letras o palabras es preciso que tenga interiorizada la estructura espacial del signo generador, y que su madurez dígito - manual le permita efectuar un barrido correcto del espacio bidimensional

Para realizar ejercicios en este campo se utiliza la huevera que es el recipiente para envasado de media docena de huevos y que constituye un material adecuado para la enseñanza de la lectura espacial de la celdilla Braille, al reproducirlo fielmente en un tamaño que los hace especialmente atractivo para los niños. El recipiente deberá mantenerse en la posición adecuada en todo momento. Los primeros ejercicios con la huevera irán encaminados a asimilar la estructura espacial, explorando la disposición de los seis huecos en las dos columnas de tres. Usando pelotas de tenis de mesa, canicas o piedrecitas podemos rellenar los huecos y configurar variadas formas, primero libremente y luego siguiendo un orden.

La regleta amarilla, la regleta de iniciación al Braille y la pizarra de preescritura Braille son dos instrumentos que se utilizan en la preescritura Braille. La regleta amarilla es un soporte de plástico y madera, en color amarillo que alberga una línea de cajetines Braille, de tamaño suficientemente grande para que el niño pueda insertar en ellos unos clavitos sin dificultad. La pizarra Braille es una plancha de madera que contiene varias líneas de cajetines de tamaño similar a los que contiene la regleta amarilla.

7.7. La enseñanza del Braille a alumnos que han perdido la visión y poseen la técnica de lecto - escritura en tinta.

Cuando la gravedad de la deficiencia visual impide al alumno desarrollar sus actividades escolares en el sistema lectoescritor en tinta ( sistema que ya conoce y ha utilizado desde el principio de su escolarización ) habrá que iniciarlo en el sistema Braille como un código suplementario del sistema lectoescritor que ya conoce.

Partiendo de esta base, la enseñanza del Braille en este caso será cualitativamente distinta a la del caso anterior. Sin embargo, los prerrequisitos serán los mismos que los que necesitan los alumnos ciegos desde edad temprana y que han sido ya citados.

La única diferencia que debemos hacer constar es que el alfabeto se va a aprender en el orden en que normalmente lo aprendemos en tinta, pero haciendo uso de unas reglas muy sencillas para fijar cual corresponde a cada letra.

Los pasos a seguir para su enseñanza son :

- Enseñar las letras del alfabeto siguiendo el orden de las series y mostrando las diferencias generales que existen entre ellas.

- Mostrar la similitud de la disposición de algunos puntos con la grafía de las letras en tinta, lo cual le valdrá para reconocer mejor algunas letras.

- Iniciarlo en la utilización de prefijos, empezando con los de números y mayúsculas.

- Introducir la signografía específica a medida que la necesite, por ejemplo con las matemáticas. Se le irán introduciendo estos nuevos signos y su utilización respectiva y práctica con la máquina Perkins.

8. ORIENTACIÓN Y MOVILIDAD ( OYM ) Y HABILIDADES DE LA VIDA DIARIA.

Basado en un trabajo de Manuel Rivero Coín y Isabel Ruiz Enríquez.

8.1. Orientación y movilidad ( OYM ).

Se define la orientación como el proceso cognitivo que permite establecer y actualizar la posición que se ocupa en el espacio a través de la información sensorial, mientras que la movilidad, en sentido amplio, es la capacidad para desplazarse de un lugar a otro. Los especialistas en OyM ( llamados en España Técnicos en Rehabilitación Básica ) completan esta definición afirmando que, para que la movilidad sea adecuada, debe ser, además, independiente, segura y eficaz.

En determinados aspectos evolutivos suele haber un cierto retraso de los niños ciegos totales o deficientes visuales con respecto a sus compañeros videntes. Por ejemplo, la capacidad para establecer relaciones topológicas, como proximidad, separación u orden, se desarrolla en los videntes alrededor de los siete años y, en los invidentes, a los diez u once años. Ahora bien, si se interviene precozmente y se somete al alumno a las experiencia adecuadas, pueden paliarse las repercusiones del desfase.

El logro de habilidades de OyM facilitan el desarrollo madurativo del niño sea vidente o no.

Un nivel suficiente de OyM repercute en otros aspectos del desarrollo general del individuo. Así por ejemplo, permite un adecuado repertorio conceptual, aumenta la autoestima, favorece el desarrollo psicomotor y posibilita el acceso a actividades socioculturales ( desplazamiento a museos, colegios, etc. )

1. Requisitos.

Se denominan requisitos o adquisiciones previas a todas aquellas conductas y/o habilidades que el sujeto debe tener incorporadas en su repertorio conductual para acceder con garantías de éxito a un programa de instrucción formal en OyM y HVD.

Al iniciar un programa de instrucción formal nos planteamos como objetivo esencial conseguir una movilidad independiente, segura y eficaz, adaptada lógicamente a las necesidades del alumno. Para alcanzar este objetivo, es esencial que tenga adquiridos una serie de aprendizajes básicos. ( cuadro pag 251)

La adquisición inadecuada o ausencia de incorporación en el repertorio conceptual de alguno de estos requisitos provoca en el alumno, además de un obstáculo en el proceso de aprendizaje, una serie de malos hábitos cuya eliminación o reducción resulta en la mayoría de ocasiones muy difícil.

Una gran parte de las adquisiciones previas están incluidas dentro del curriculum educativo habitual de cualquier niño. Por el contrario, otras muchas habilidades que necesita el deficiente visual grave no se incluyen en el curriculum habitual, correspondiendo a los especialistas la aplicación de las técnicas que las desarrollan.

1.1. Adiestramiento sensorial.

Aunque todos los receptores sensoriales intervienen en el proceso de orientación, es destacable el papel que cumplen los sentidos auditivo, háptico táctil y cinestésico.

La audición favorece la orientación por diferentes causas: a) Proporciona información general sobre el entorno no inmediato en el que nos movemos; b) Permite determinar la presencia y estimar la distancia a la que se encuentra un objeto sonoro o no ( en este segundo caso mediante la ecolocalización ); c) Permite la localización y utilización de puntos de referencia e información; d) Ayuda a mantener una línea de desplazamiento basándonos, igualmente, en elementos sonoros (tráfico ) o no ( paredes ); e) Colabora en el desarrollo de conceptos espaciales y medioambientales; y, f) Es esencial en la motivación al desplazamiento.

El tacto nos obliga a entrar en contacto con el objeto a percibir. En nuestro caso es esencial el contacto indirecto, que se lleva a cabo mediante un bastón de movilidad para explorar el entorno inmediato al sujeto.

La información cinestésica y propioceptiva nos permite determinar la posición de nuestro cuerpo y de cada una de las partes del mismo en relación con las demás.

1.2. Desarrollo Conceptual.

El repertorio conceptual del ciego congénito suele estar limitado en cuanto al rango y variedad de los conceptos ( Lowenfeld, 1948 ) si no se le ha estimulado de forma precoz, sobre todo en cuanto a conceptos espaciales y medioambientales se refiere.

2. Habilidades formales de orientación y movilidad.

Una vez superadas las adquisiciones previas, o incluso simultáneamente al entrenamiento en las mismas, se inicia el programa de instrucción de habilidades formales de OyM. Esta instrucción se suele realizar tanto en el colegio como en la casa y zonas exteriores adyacentes a ambos, adecuándose siempre a las necesidades del niño.

Es conveniente comenzarla lo más precozmente posible. La instrucción puede prolongarse a lo largo de todo el periodo escolar y, a veces, puede continuar ( en aspectos puntuales ) después de finalizado el mismo, ya que al alumno se le enseña en cada momento aquello para lo que está capacitado. Evidentemente, en preescolar enseñamos al alumno a moverse independientemente dentro de la clase pero no a ir solo de su casa al colegio.

Es conveniente que el profesorado participe, al menos en esencia, en la confección del programa de habilidades que se pone en práctica con el alumno deficiente visual grave, ya que esto le permitirá relacionar la secuencia de aprendizaje en OyM con el resto de aspectos y contenidos del curriculum propio del alumno.

Las características esenciales de algunos de los contenidos incluidos en los programas de instrucción formal son:

2.1. Utilización de puntos de referencia y puntos de información.

Son los pilares básicos en los que se apoya la capacidad de orientación del alumno. Un punto de referencia se define como cualquier objeto, sonido, olor o indicador táctil que sea único en la zona en que el niño se ha de desplazar, permanente en el tiempo y en el espacio y de tener una localización fácilmente accesible para el alumno.

En contraposición un punto de información es cualquier estímulo auditivo, táctil, cinestésico, visual u olfativo que pueda dar al niño información útil para orientarse, pero que no cumpla alguna de las tres características descritas en punto de referencia.

Es suficiente encontrar un punto de referencia para que sepamos exactamente donde estamos mientras que hacen falta varios puntos de información para lograr lo mismo.

2.2. Técnicas de protección personal.

Permiten al alumno desplazarse de forma eficaz, independiente y segura, sobre todo en interiores, proporcionando el máximo de protección posible sin necesidad de utilizar ayudas para la movilidad. Son técnicas que deben utilizarse de forma muy selectiva y no para largos desplazamientos. Hay dos tipos de técnicas: Las técnicas de protección alta para obstáculos situados por encima de la cintura y las técnicas de protección baja para las que están por debajo de la cintura, por ejemplo para caminar por interiores totalmente desconocidos en los cuales se deberán dominar ambas técnicas.

2.3. Técnica de Seguimiento al tacto.

Es una técnica que permite al alumno caminar paralelo a una pared o cualquier otra superficie guía evitando golpearse con objetos bajos situados pegados a la pared, sillas por ejemplo, a la vez que facilita la localización de puntos de referencia o información situados en dicha pared.

2.4. Técnica de Guía Vidente.

El niño puede desplazarse con seguridad y eficacia acompañado de un guía vidente.

El alumno invidente se situará siempre un poco por detrás del guía y cogerá a este por encima del codo ( siempre que la altura del uno y el otro lo permita ) con los dedos en forma de pinza. Guía y alumno deben estar en contacto en todo momento ya que mediante gestos y movimientos corporales, el guía informará a su compañero sobre la presencia de determinados elementos del medio que pueden afectar al desplazamiento y de ciertas características de los mismos; por ejemplo; si el guía cruza su brazo hacia atrás y hacia el centro de su cuerpo, el deficiente visual lo interpretará como que hay un obstáculo que impide el paso simultáneo de ambos cuerpos, y se situará totalmente detrás del guía.

2.5. Técnicas de movilidad con bastón largo y auxiliares prebastón.

Es el auxiliar de movilidad más conocido por ser el más utilizado por la población invidente cuando se desplaza de forma autónoma. Existen varios tipos de bastones, cada uno de los cuales cumple unas funciones diferentes y cubren unas necesidades también diferentes.

El mas conocido es el bastón largo, el cual tiene una serie de funciones de las cuales destacan tres. Debe proteger a la persona de golpes y accidentes, informarle sobre ciertas características del entorno por el que se desplaza y le sirve como distintivo de persona ciega o deficiente visual grave.

En el caso de niños pequeños se utilizan los denominados auxiliares prebastón que se adaptan a las necesidades del niño según las características que este presente y presentan algunas de las características antes descritas. Pueden utilizarse en entornos simples que, por otro lado, son en los que normalmente se desenvuelven los niños muy pequeños. El prebastón se irá adaptando a medida que el niño vaya creciendo.

La utilización de un bastón de movilidad requiere de un aprendizaje mas o menos largo ( al igual que un auxiliar prebastón pero en mayor medida ). En este aprendizaje se incluyen una serie de técnicas que el alumno debe conocer y utilizar en el momento adecuado. Entre ellas destacan la técnica diagonal, la técnica base y la técnica de deslizamiento; aunque hay otras que se utilizan en menor medida.

La experiencia demuestra que el bastón largo, utilizado de forma correcta, es el auxiliar de movilidad más eficaz en el caso de ciegos totales y ciertos tipos de deficientes visuales.

2.6 Planos de movilidad.

Son un complemento muy eficaz para facilitar el desplazamiento de personas deficientes visuales graves. La mayor parte de ellos están elaborados en relieve, utilizando múltiples materiales que puedan ser percibidos por el tacto como diferentes entre si. Ayudan al alumno a realizar un determinado recorrido o hacerse una imagen mental de un área más amplia. Existen otras modalidades como los planos verbales o los escritos en Braille

2.7. Perros Guía.

Es un auxiliar de movilidad poco utilizado, aunque muchas personas lo prefieren como ayuda de movilidad a otras. Es necesario conocer que la persona necesita de un periodo de entrenamiento para su uso, durante el cual perro - guía y usuario se adaptan mutuamente..

El perro aporta una serie de ventajas, pero también supone unos inconvenientes. Entre las primeras están, por ejemplo, que el perro - guía produce una gran tranquilidad en los desplazamientos en exteriores ya que, de alguna forma, confirma las percepciones del usuario; permite esquivar obstáculos sin entrar en contacto directo con ellos. El inconveniente más destacable es que precisa unos cuidados muy estrictos; además requiere constantemente mantener y ampliar su adiestramiento para que no pierda su función de perro guía, lo que podría ser incluso peligroso para el usuario. Por último en algunos casos puede producirse dependencia del ciego respecto al perro guía, lo que, suele limitar la autonomía del primero.

2.8 Auxiliares electrónicos.

Dispositivos electrónicos que sirvan como auxiliares de movilidad. Son básicamente, mecanismos que emiten algún tipo de señal al entorno, y que recogen el eco de esta señal devuelto por los objetos con los que choca, traduciéndolo en una información que pueda ser percibida por el usuario, ya sea mediante impulsos táctiles o auditivos. La señal suele ser de dos tipos: ultrasonidos o radiación infrarroja.

8.2. Habilidades de la vida diaria ( HVD ).

Se entiende por habilidades de la vida diaria aquellas necesarias para la realización de las tareas de autocuidado, cuidado del hogar, actividades sociales y de comunicación, etc.

Para ello se requiere la adquisición previa de unos requisitos consistentes en un conjunto de habilidades básicas que el niño debe tener incorporadas en su repertorio conductual. Entre ellas se encuentran las habilidades motoras ( finas y gruesas ), el desarrollo conceptual, el adiestramiento de sistemas perceptivos, las habilidades de OyM, etc.

En este tipo de tareas es muy frecuente el encontrarnos con errores de ejecución debidos a déficits conceptuales que impiden o dificultan la comprensión y la realización de las mismas.

1 Evaluación.

Entendemos por evaluación el proceso continuo de obtención de información ( recogida de datos ) que nos permite establecer unos objetivos, seleccionar las técnicas de intervención y valorar de manera precisa el resultado de las mismas ( Mayor y Labrador, 1984 ).

Existen diferentes clasificaciones de los posibles métodos de evaluación utilizables. Mayor y Labrador (1984) los dividen en:

  • Métodos indirectos: Entrevista, autoinforme.

  • Métodos directos: Observación, autoobservación.

  • Registros psicofisiológicos.

En la práctica los más utilizados por los Técnicos en Rehabilitación Básica son la entrevista, los cuestionarios, las escalas y la observación. Desde el punto de vista de la evaluación de las HVD, consideramos necesario hacer unas anotaciones sobre los aspectos que estimamos más importantes de estos tres procedimientos.

A) La entrevista. La recogida de la información debe hacerse a través del propio sujeto y también a través de familiares cercanos o miembros significativos de su entorno próximo. Hay que tener en cuenta, no obstante, la deseabilidad social.

B) Cuestionarios. Complementan los datos iniciales obtenidos en la entrevista (anexo pagina 259 ).

C) Observación. Si los cuestionarios detectan actividades que el alumno realiza pero con dificultades, antes de comenzar el entrenamiento es conveniente que observemos cual es el grado de realización de las mismas para, a partir de ahí, elaborar las estrategias más adecuadas para su modificación.

2. Estrategias instruccionales en la enseñanza de las HVD.

2.1. Análisis de tareas.

Un procedimiento muy útil en la enseñanza del niño es llegar a la enseñanza compleja a través de la realización de varias enseñanzas más simples.

Para esto es necesario tener en cuenta una serie de elementos básicos:

A) Identificar la conducta final a conseguir.

B) Enumerar de forma secuencial todas las habilidades simples que componen la tarea.

C) Identificar los requisitos necesarios para poder realizar las habilidades que componen la tarea.

En su elaboración podemos utilizar estrategias como hacer la tarea con un antifaz o gafas de simulación , a la vez que vamos verbalizando y grabando en un cassette cada paso que demos en la realización de la tarea, también puede ser otra persona la que verbalice y grabe o escriba los pasos que observe que realizamos. El proceder como en el primer caso pero sin antifaz o gafas de simulación es mucho menos eficaz por lo que debe evitarse.

Después de grabar los pasos debemos comprobar su efectividad realizando de nuevo la tarea, pero siguiendo exactamente la secuencia previamente grabada. Luego es importante establecer la importancia de los mismos, básicamente para saber cuáles pueden ser eliminados en caso de que el alumno nos plantee unas dificultades especiales en aprendizaje de la tarea.

Un ejemplo de secuenciación por ejemplo :

( Soriano y Serna, 1981 ):

1. Abrir la llave del agua.

2. Colocar ambas manos debajo del chorro de agua.

3. Cerrar la llave.

4. Coger el jabón y enjabonar ambas manos.

5. Soltar el jabón.

6. Frotar ambas manos repetidamente.

7. Abrir la llave del agua.

8. Enjuagar las manos.

9. Cerrar la llave.

10. Sacudir las manos ligeramente para escurrirlas.

11. Coger la toalla y secar ambas manos.

12. Colocar la toalla en su lugar.

2.2. Programas de entrenamiento.

El lenguaje debe ser claro, adecuado a la edad y desarrollo del niño, las instrucciones han de ser cortas y concretas, debemos hablarle despacio, sentados frente a el y sin movernos de un lugar a otro, el material ha de estar previamente preparado para evitar distraer al alumno, antes de comenzar debemos saber si ya la ha realizado anteriormente y en caso afirmativo que resultados ha obtenido, comenzar el trabajo por aquellas tareas que resulten más motivadoras y evitar actitudes paternalistas y sobreprotectoras.

El moldeamiento y el encadenamiento son los métodos que en la práctica consideramos más útiles para la enseñanza de este tipo de habilidades. El moldeamiento consiste en reforzar sistemáticamente las aproximaciones sucesivas a la conducta final ( Mayor y Labrador, 1984 ). Debemos reforzar cada aproximación que el niño realice correctamente hasta conseguir la respuesta final correcta.

Si se produce un cese o retroceso en el rendimiento hay que volver a la etapa precedente que sabemos que el niño realiza adecuadamente, estabilizando su ejecución e incluso, si se considera conveniente, fragmentar más la tarea.

También es posible utilizar la técnica del encadenamiento para el desarrollo de conductas nuevas a partir de otras ya instauradas en el repertorio del niño.

Dado que las conductas que pretendemos conseguir pueden subdividirse en series de tareas simples podremos comenzar por la conducta final reforzada y seguir el proceso hacia atrás, uniendo conductas previas.

La experiencia de varios autores, demuestra que es  bastante útil seguir un orden secuencial en las clases, que, de forma general, puede resumirse en los siguientes puntos:

En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Desactivar.En 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Activar. - En WP 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Desactivar.En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Activar.Presentación del material.

- En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Desactivar.En 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Activar.En WP 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Desactivar.En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Activar.Explicación de la tarea.

En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Desactivar.En 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Activar. - En WP 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Desactivar.En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Activar.Pedir al alumno que repita las instrucciones.

- En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Desactivar.En 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Activar.Realización de la actividad.En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Desactivar.En 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Activar.

- En WP 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Desactivar.En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Activar.Tras la realización de la actividad es muy importante reforzar las repuestas correctas.

En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Desactivar.En 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Activar. - En WP 4.2: Tipo/Fuente 1,10 - Desactivar.En WP 4.2: Tipo/Fuente 4,10 - Activar.Recoger, limpiar y guardar el material.

9. TIFLOTECNOLOGÍA.

Basado en un trabajo de José Antonio España Caparrós.

9.1. Introducción.

Se entiende por tiflotecnología al conjunto de técnicas, conocimientos y recursos encaminados a procurar a los ciegos o deficientes visuales los medios oportunos para la correcta utilización de la tecnología, con el fin de favorecer la autonomía personal y plena integración social, laboral y educativa.

El instructor tiflotécnico es el profesional que instruye, asesora e informa acerca del manejo, utilización, funciones y aplicaciones de los equipos tiflotécnicos homologados por la O.N.C.E. Para ello los todos los instructores cuentan con un equipo básico de tiflotecnología compuesto por: Un PC, sistema de síntesis de voz, sistema de ampliación de caracteres, impresora de tinta e impresora de Braille, línea Braille, Braille hablado y algunos programas de aplicación.

Muchos de estos aparatos poseen una elevada tecnología y sofisticación por lo que su precio está en consonancia con estas características. Para hacerlos más accesibles, la O.N.C.E. ha dispuesto una serie de ayudas como la concesión de prestamos a largo plazo y sin interés, entrega y adaptación de los instrumentos necesarios para que cualquier ciego se desenvuelva con normalidad en un puesto de trabajo, y subvención de parte del precio de los medios ópticos y electrónicos que precisen los deficientes visuales.

9.2. Adaptaciones Tiflotécnicas.

En el campo de los ciegos y los deficientes visuales, la tiflotecnología ha abierto grandes expectativas en la vida cotidiana, la educación, la rehabilitación y las actividades profesionales. En el colectivo de los ciegos, el desarrollo de la tecnología ofrece importantes posibilidades de adaptación y, en consecuencia, notables posibilidades de integración.

Cuando nos referimos a adaptaciones tiflotecnológicas para escolares, hablamos genéricamente de la adecuación mecánica, electrónica o informática de todas las herramientas utilizadas en el proceso de formación del alumno ciego o deficiente visual.

Podemos hacer una diferenciación entre los equipos tiflotécnicos más usuales en la actualidad, según sea el grado de deficiencia visual del usuario. Así, los ciegos recibirán la información normalmente a través de los ordenadores, bien a través de una síntesis de voz, bien mediante una línea Braille.

Los deficientes visuales con posibilidad de leer letra impresa, utilizarán programas macrotipo que les permitiran acceder a la información ofrecida por la pantalla del ordenador.

Las adaptaciones tiflotécnicas podemos clasificarlas en dos grupos:

1. Adaptaciones tiflotécnicas para escolares ciegos:

A) Síntesis de voz:

  • Síntesis de voz VERT PLUS: Permite el acceso a la información de la pantalla del ordenador a través de un sistema de síntesis de voz que consta de una tarjeta de sonido para PC, un programa, altavoz y auriculares. Los parámetros de lectura son modificables.

  • Síntesis de voz CIBER 232: Este sistema es igual que el anterior pero con la diferencia de que es un periférico sintetizador de voz externo que accede a la información del ordenador a través del puerto paralelo RS 232.

B) Línea Braille: Dispositivo que conectado a un PC le permite al ciego la lectura de la información de la pantalla del ordenador a través de una línea con células Braille donde se transfiere el contenido de la pantalla línea a línea. Consta de una línea de lectura Braille de 80 celdas más cuatro celdas de datos donde el ciego puede conocer la posición del cursor en la pantalla, etc. además de una tarjeta de control en formato VESA local bus.

C) Otras adaptaciones:

  • Braille hablado: Pequeño aparato con teclado Braille y voz sintética que realiza las mismas funciones que un pequeño ordenador de bolsillo, conectable a otro ordenador y capaz de establecer comunicación con este. Posee una memoria de 640 Kb y una autonomía de 12 horas de funcionamiento.

  • Braille´n´Print : Dispositivo que acoplado a la máquina Perkins hace que lo escrito en Braille pase a una impresora normal y sea transcrito en tinta. Esta modificación no impide el normal funcionamiento de la máquina Perkins. Tiene una memoria de 22Kb repartida en cuatro ficheros, pudiendo mantener su información durante un periodo aproximado de cinco días sin alimentación.

  • Optacon : Aparato portátil que permite al ciego el acceso a la lectura de un texto impreso en tinta. Consiste en la transformación de cada signo de un texto en vibraciones gracias a una placa táctil. Consta también de una cámara lectora y de una sección electrónica.

  • O.C.R. ( Reconocimiento óptico de caracteres ) Se basa en la captura de un texto impreso sobre papel para pasarlo al ordenador. Es una herramienta importante a la hora de acceder a información impresa.

  • Calculadora científica AUDIOCALC EC 9056. Calculadora con sintetizador de voz capaz de realizar operaciones científicas, funciones horarias, cronómetro, alarmas, etc.

  • Libro Hablado: Magnetófono grabador reproductor que realiza y reproduce grabaciones en cuatro pistas y a dos velocidades distintas lo cual posibilita multiplicar por cuatro la duración de la grabación. Muy útil para acceder a textos literarios, científicos, etc. La O.N.C.E. posee una fonoteca con estas grabaciones.

2. Adaptaciones tiflotécnicas para escolares deficientes visuales.

A) Programas de ampliación en la pantalla del ordenador.

  • Tarjeta macrotipo VISTA VGA: Ampliación de caracteres para ordenadores IBM compatibles. Consta de una tarjeta electrónica, mouse y programa. Con ella el deficiente visual puede aumentar el tamaño de los caracteres que aparecen en la pantalla del ordenador, así como manipular varios parámetros como por ejemplo la forma o el contraste.

  • Programa ZOOMTEXT. Sistema similar al descrito anteriormente con la diferencia de que este no necesita un mouse sino que las ordenes son dadas mediante el teclado.

B) Lupas televisión. Sistema de ampliación de imágenes a través de un monitor. Se trata de un equipo óptico que permite al deficiente visual ampliar hasta 16 veces el tamaño de lo que desea leer o ver.

Cada puesto escolar que se adapte debe ser considerado de forma individual y concreta ya que cada sujeto está peculiarizado por una serie de características que lo diferencia de los demás sujetos.

9.3 La tiflotecnología como parte de una rehabilitación integral.

Entendemos por rehabilitación integral o global la intervención simultánea, y en colaboración , en todas aquellas áreas que precisa el individuo para lograr una normalización e integración.

La educación abarca todas las edades de la persona, por lo que el término educación integrada debe contemplar todas las etapas educativas: educación infantil, primaria, secundaria y adultos.

Todos los alumnos deben disfrutar de las mismas oportunidades de desarrollo y para lograr los fines generales de la educación. Para esto debemos proveer en algunos casos de las ayudas y servicios necesarios que permitan conseguir estos fines.

Dentro del programa de nuevas tecnologías aplicadas a la educación de los alumnos ciegos y deficientes visuales se consideran una serie de objetivos:

1. Mejorar la calidad educativa de la enseñanza.

2. Emplear programas educativos de ordenador con fines pedagógicos y didácticos.

3. Enseñar a los alumnos el manejo del ordenador y de los periféricos específicos necesarios.

4. Facilitar el acceso, tratamiento y organización de la información.

5. Evitar que la utilización de los ordenadores en los colegios ordinarios pueda dificultar la integración de los alumnos con discapacidad visual.

6. Estructurar y ordenar el sistema de estudios y organización de sus trabajos escolares en los alumnos deficientes visuales.

7. Desarrollar en el alumno la posibilidad de buscar opciones para su futura integración en el sistema laboral.

8. Estimular el resto visual a través del ordenador.

9.4. Factores que influyen en el desarrollo del proceso de instrucción.

A) Variables propias de cualquier proceso de aprendizaje: Capacidad intelectual, atención, memoria, etc.

B) Al desconocer la tiflotecnología la motivación inicial suele ser baja.

C) Dificultades físicas añadidas: Problemas de tacto, motores, neurológicos, amputaciones, etc.

D) En los casos en que la perdida visual se da en la edad adulta pueden aparecer una serie de variables que habremos de sumar a las anteriores: Tiempo transcurrido desde la perdida visual; expectativas de recuperación; ansiedad elevada por el hecho de enfrentarse a nuevos aprendizajes; desconocimiento de limitaciones, posibilidades de trabajo y organizativas en situación de deficiencia visual; desconocimiento de técnicas básicas para la tiflotecnología (mecánica y/o Braille). A veces las variables se acentúan por estar alojados en un centro residencial al principio, alejados de la familia y de su ambiente habitual por otra parte, aconsejable en algunos casos.

9.5. Conclusiones.

La utilización de las adaptaciones tiflotécnicas dentro de la educación integrada proporciona a los alumnos una mejor adaptación a la escuela ordinaria y a las áreas curriculares. Mayor autonomía e independencia respecto al manejo de información, posibilidad de acceder a la misma fuente de información que sus compañeros videntes en los programas educativos que trabajan con procesadores de textos, manejo de datos o información registrada, logrando conseguir una normalización total en los programas compatibles con las adaptaciones; realización de las tareas escolares: exámenes, trabajos mecanografiados, uso de diccionarios, etc. Mediante el ordenador el niño ciego o deficiente visual podrá comunicarse con otros centros escolares, bases de datos, tiendas, bibliotecas, etc.

En los anexos se encuentran artículos acerca de algunos elementos tiflotecnológicos utilizados en la actualidad.

10. LA INTEGRACIÓN DE ALUMNOS Y ALUMNAS DEFICIENTES VISUALES.

10.1. En el centro ordinario.

En el centro ordinario, en su función de servicio público, deberá atender a las necesidades educativas de los alumnos/as del entorno donde esté ubicado, y por lo tanto tendrá que:

  • Acoger a todos los alumnos/as en edad escolar que lo requieran, independientemente de sus características.

  • Dar soluciones, en la medida de lo posible, a todas las necesidades de estos alumnos/as.

  • Plantear con cada alumno/a unos objetivos de futuro poniendo los medios humanos, técnicos y materiales necesarios para que estos puedan tener un papel en la sociedad.

  • Organizar el centro, tanto a nivel pedagógico como físico, para potenciar actitudes comunes que integren a todas las personas del grupo escolar.

Si la estructura del centro es correcta facilitará el desarrollo individual y social de todos los alumnos/as escolarizados, respetando tanto la evolución grupal como las diferencias individuales.

10.2. El alumno con deficiencia visual grave en el aula ordinaria.

Las características del aula que habitualmente son necesarias para la atención a las personas con deficiencias visuales son:

  • Un espacio donde desarrollarse.

  • La garantía de que el alumno/a será informado de los cambios introducidos en la organización espacial por pequeños que estos sean.

  • La adaptación del material a sus necesidades.

  • El sustento técnico que requiera el programa del aula.

Uno de los elementos más importantes en el proceso educativo es la relación que establece el alumno/a con el profesorado, así como el resto de compañeros del grupo. Las actitudes a potenciar en el profesor/a frente a personas con deficiencia visual:

  • El adulto debe evitar el miedo a relacionarse con el deficiente visual a través de una correcta información.

  • Usar las palabras del vocabulario habitual que tienen referencia con la visión de forma natural y cuando la situación lo requiera. (mira esto,...)

  • Cuando nos presentamos identificarnos de forma inequívoca o bien dar opción a que ella nos pregunte.

  • Al dirigirnos a una persona deficiente visual lo haremos de manera que esté segura de que nos dirigimos a ella y hacerle notar el final de la conversación para que no se quede hablando sola.

  • No dejar de utilizar gestos y expresiones que se usan habitualmente.

  • No dejarse llevar por la dinámica de la persona con ceguera, y por compasión o paternalismo dejar que sea ella la que marque siempre las pautas.

  • En el caso de alumnos con deficiencia visual grave motivarlo para que use la visión, ayudarle a vivir con su deficiencia, enseñarle lo que los demás ven, centrar al alumno con respecto al objeto que desea ver y tener en cuenta que siempre será más lento al realizar las tareas, especialmente la escritura y la lectura comprensiva.

10.3. Los diferentes profesionales que trabajan con alumnos/as deficientes visuales.

Profesores/as tutores: Son las personas más importantes en el proceso educativo de alumnos con deficiencias visuales, con quienes más tiempo pasan y tienen una relación más próxima.

Son quienes programan el funcionamiento del aula, llevan a cabo la supervisión del aprendizaje de los alumnos y alumnas, evalúan el proceso educativo e introducen las modificaciones precisas.

Son responsables de elaborar las adaptaciones curriculares precisas para el trabajo de un alumno/a, y de demandar los recursos materiales, personales y técnicas que precisan para la atención más correcta al individuo o el grupo.

Entre los profesionales con los que los profesores/as tutores pueden contar se encuentran:

Profesores/as de apoyo: Generalmente las personas con deficiencias visuales no necesitan apoyo exterior fuera del aula, pero si fuera preciso en alguna situación sería preciso analizarlo entre los diferentes profesionales que intervienen en la atención a dicha persona: El tutor/a, los servicios de apoyo y el equipo directivo del centro, para tomar la decisión más correcta.

Profesor/a itinerante: Se trata de personas especializadas en el trabajo con alumnos/as con deficiencias visuales. Su misión es colaborar con el tutor/a tanto en el trabajo específico que se requiera, como en facilitar los materiales técnicos y didácticos que fueran precisos para el trabajo con el alumno/a.

Centro de orientación pedagógica: Como profesionales de apoyo al centro estarán a disposición del tutor/a para asesorarle en aquellos aspectos que precise y para orientarle en la elaboración de adaptaciones curriculares, en diferentes aspectos del funcionamiento del aula y de intervención del resto de apoyos personales.

No debemos olvidar en ningún momento la importancia de la familia en todo el proceso educativo. El tutor mantendrá una relación con la familia, aunque en muchas ocasiones el apoyo de otros profesionales facilitará la relación y la colaboración entre la familia y la escuela.

10.4. El curriculum específico.

Los alumnos/as con deficiencias visuales precisan de algunos aprendizajes motivados por su situación personal y que se engloban en tres apartados.

1. Orientación, Movilidad y habilidades de la vida diaria.

Los niños sin problemas visuales aprenden a desplazarse de manera espontánea y casual, en un niño deficiente visual esto debe ser adiestrado para que goce de una independencia que le permita el desplazamiento autónomo dentro de su entorno habitual.

Esta formación quedaría en manos del personal especializado y de manera muy simplificada podría resumirse en dos etapas:

a) Adiestramiento en movilidad y orientación en espacios cerrados, trabajando el oído, tacto, etc., completándose el aprendizaje de los prerequisitos necesarios para manejar el bastón.

b) Desplazamientos por el entorno cotidiano y manejo del bastón.

Respecto a las habilidades de la vida diaria, la familia, asesorada por un profesional, debe intentar que la persona con deficiencia visual desarrolle una vida autónoma y socialmente adaptada. La dificultad de este aprendizaje variará en función del grado de deficiencia así como de su inteligencia, personalidad y motivación.

Básicamente se dividen en :

  • Nutrición: Para las personas con ceguera, comer es una de la habilidades más difíciles de dominar, y muchos de ellos ingresan en la escuela sin poder hacerlo de forma autónoma. La familia asesorada por el profesor itinerante llevará a cabo un programa específico destinado a la adquisición de técnicas necesarias para la autonomía en la nutrición, como por ejemplo la técnica de rastreo para localizar la comida en el plato.

  • Aseo: Conviene desarrollar buenos hábitos de higiene, limpieza y orden desde la más temprana edad. Todas las personas relacionadas con el/la niño/a deben prestar la ayuda y la cooperación necesaria con el objeto de establecer unos criterios coherentes y unificados. No sería correcto permitir que un niño deficiente visual estuviera todo el día con una mancha de comida en la ropa o que desprendiera mal olor debido a una mala higiene personal.

  • Relaciones sociales: El niño/a con ceguera puede experimentar ciertas dificultades a la hora de mantener sus amistades, debido en gran parte a que en la comunicación interpersonal uno de los elementos fundamentales es el no verbal, reflejado en la expresión de la cara y el lenguaje corporal que el ciego no puede ver. La falta de imágenes mentales podrá conducir al niño ciego a rehuir contactos normalmente integrados en el alumno/a vidente. Por ello, debemos facilitarle modelos de actuación para que pueda reproducirlos.

  • Autonomía: En este apartado se contemplan aquellas estrategias de las que nos serviremos para proporcionar determinadas conductas de autonomía para un alumno/a privado de visión. En espacios interiores se realizarán actividades tales como reconocer su cuarto, dirigirse hacia objetos diversos y comprender lo que hace cuando ejecuta un camino inverso. En exteriores, distinguir la variación del pavimento, caminar en relación a los ruidos de la calle, desarrollar capacidades olfativas...

  • 2. Entrenamiento visual.

    Consiste, fundamentalmente, en crear experiencias visuales y ayudar a que el alumo/a las almacene en la memoria. La finalidad del entrenamiento visual es mejorar esta capacidad que no se puede garantizar que vaya a adquirirse por azar, por el contrario, se sostiene que cuanto más mire el alumno o alumna, en especial objetos o materiales que estén a poca distancia, más se estimulan las vías que van al cerebro.

    3. Aprendizaje de las técnicas y manejo del material.

    Dependiendo de la dificultad visual del alumno/a y de las características del colegio en el que se encuentre, tutor/a, aconsejado por el profesional especialista del centro de recursos para invidentes, decidirá el tipo de técnicas y material a utilizar. Estos aprendizajes se pueden clasificar en función del tipo de deficiencia:

    - Para personas con deficiencia visual grave:

    a) Uso y manejo de ayudas ópticas: Es preciso entrenar al alumno/a amblíope, según su nivel visual en el manejo de diversos aparatos ópticos con el fin de aprovechar el máximo de resto visual del que dispone.

    b) Técnicas para el uso correcto de:

    • Lecto - escritura.

    • Iluminación adecuada.

    • Postura de trabajo al leer y escribir.

    • Etc.

    - Para personas con ceguera:

    a) Discriminación táctil: Paso previo al aprendizaje del Braille.

    b) Lecto - escritura: Sistema de lecto - escritura en alumnos/as cuya escolaridad no puede realizarse a vista, respetándose en cada caso el ritmo de aprendizaje del Centro en el que se encuentre el alumno/a.

    c) Aprendizaje del material tiflotécnico.

    d) Manejo del material específico para ciegos.

    10.5. Las adaptaciones del material del aula.

    En las aulas se cuenta con materiales básicos con los que teniendo unas cuantas ideas se puede llevar a cabo una buena enseñanza.

    - La pizarra: Es uno de los materiales que más se utilizan en el aula. el profesorado debe tener presente que siempre que se utiliza esta por él o por cualquier alumno, se ha de ir leyendo en voz alta lo que se escribe en ella. De esta forma llegará la información al alumno/a deficiente visual.

    - Los mapas, láminas, diapositivas: Son materiales que el profesor utiliza a menudo y se ha de tener presente que es imprescindible una correcta coordinación con el profesional itinerante para que el alumno/a lo tenga adaptado, o se pueda sustituir, en el momento en que lo vaya a necesitar. En el caso en que esto no sea posible se debe intentar describir lo que la lámina contiene o representa.

    Llamamos recursos materiales a todos aquellos materiales que habitualmente se encuentran en el aula o que son de fácil acceso. Para que el material sea realmente un recurso, el profesor/a ha de preparar sus clases teniendo en cuenta que tiene un alumno deficiente visual. Con estos medios y el asesoramiento del profesor/a itinerante conseguirá que comprenda con más facilidad lo que se desea.

    10.6. Materiales específicos para alumnos o alumnas con deficiencia visual grave.

    El curriculum ordinario es único para todos los alumnos escolarizados; no obstante las personas con deficiencias visuales graves necesitarán para la plena integración una serie de aparatos y materiales específicos que ayuden a suplir su deficiencia.

    Algunas de las ayudas técnicas y ópticas más comunes son:

    - Ayudas ópticas: Tecnología de uso individual externo, generalmente, que permite a usuario sacar un mayor rendimiento a su resto visual: Lupas, ampliaciones de campo, lupa televisión, monóculos, etc.

    - Ayudas a la escritura: Todo aquello que permite ganar velocidad y legibilidad a la grafía del alumno. Ejemplos: Maquina Perkins, máquina de escritura en negro, pauta, papel pautado, bolígrafos o rotuladores adecuados para su visión.

    - Ayudas para las matemáticas o ciencias experimentales: Todas aquellas que favorecen el desarrollo de cada asignatura. Ejemplos: El ábaco, cubaritmo, diferentes calculadoras, goniómetro, carpeta para el dibujo lineal, etc.

    - Ayudas para la lectura: Todo tipo de técnica o material impreso, Braille o negra que permita a la persona con deficiencia visual descifrar lo escrito. Ejemplo: Textos ampliados, textos Braille, representaciones gráficas en relieve positivo o negativo, Optacon.

    - Ayudas auditivas: Aquellas que favorecen el desarrollo auditivo del ciego para simultanearlo con la lectura impresa. Ejemplos: Libro hablado, resúmenes grabados.

    - Ayudas informáticas: Son todas aquellas que ayudan al ciego a acceder al mundo de la informática. Ejemplo: Braille hablado, versabraille, periféricos que permitan el acceso a la información de la pantalla.

    11. ENTREVISTA A Mª ANGELS RAMIS

    María Angels Ramis es una psicóloga que trabaja en la O.N.C.E. dentro del equipo de apoyo a alumnos con deficiencia visual, equipo que surge del convenio O.N.C.E..-M.E.C. y que está integrado por profesionales tanto de la O.N.C.E. como del Ministerio. Este equipo además de servir de apoyo para la integración da su apoyo a centros específicos mediante la orientación a profesionales, se encarga de la remisión de algunos casos y evalúa los restos visuales de niños que están en dichos centros.

    P- Llega un deficiente visual al aula, ¿cómo se le integra?, ¿quién se ocupa de sus desplazamientos en el recinto escolar?

    R- Se le integra en función de su edad y deficiencia visual. Hay que pensar que es muy diferente un niño pequeño que ha tenido un seguimiento permanente bajo un programa de estimulación precoz y que se ha ido integrando correctamente primero en educación infantil y luego en primaria que un niño que ha quedado ciego por accidente a los 16 años. Al principio el programa de movilidad se hace en colaboración con la escuela, sólo a los 7-8 años cuando buscamos desplazamientos más específicos en busca de su total autonomía se requiere el trabajo de técnicos especialistas en movilidad.

    Pero al principio la integración es una colaboración entre nosotros (el grupo de apoyo) y los profesores de la escuela que son los encargados de darle las pautas de orientación, movilidad y los puntos de referencia al niño porque son los que están cada día con él. Al principio hay un gran trabajo preparatorio de orientación y desplazamiento que se hace dentro del centro escolar y que se basa en la búsqueda de puntos de referencia auditivos, saber dónde están las cosas dentro del aula, mantener el orden en el aula, ... es un proceso continuo, de día a día, y que no puede hacer un especialista sino que debemos hacer todos: el especialista, el tutor, los profesores e incluso sus compañeros en el aula. Es un proceso global. Básicamente por el interior del centro escolar el especialista sólo aconseja, da pautas, busca referencias auditivas, orientaciones que luego asume el tutor pues son cosas que deben irse reforzando cada día.. Es pues un trabajo de orientación a las personas que le rodean para que dirijan y refuercen todo el proceso.

    Todo este proceso es muy importante para su integración dentro de la escuela y también para estar lo mejor preparado posible a la hora de iniciar los desplazamientos de forma autónoma que, como ya se ha dicho empiezan a los 7-8 años y que es el entrenamiento mucho más específico en el uso del bastón y donde se busca en un principio recorridos concretos que el niño ya ha hecho, p.e. el trayecto de la escuela a su casa, y luego se va generalizando.

    P- Formación y reciclaje del profesor que debe tratar al deficiente visual.

    R- Actualmente los alumnos de magisterio ya tienen una asignatura obligatoria basada en psicopedagogía en la educación especial. Además periódicamente se organizan cursos voluntarios de formación específica en este ámbito, más o menos cada 2-3 años, donde se suele apuntar todos los profesores que tienen niños de educación especial. Por otro lado, una parte de nuestra tarea como grupo de apoyo es la orientación al profesor, adaptación de los materiales, etc. en función de los alumnos que tenga.

    P- Ayudas que aporta el profesor de apoyo al profesor del aula a fin de lograr el máximo desarrollo de las capacidades del niño.

    R- Son orientaciones básicas, como de sentido común pero si un profesor no ha tenido nunca un niño deficiente visual en su aula no se da cuenta. Son orientaciones del tipo, p.e. que tiene que verbalizar al máximo pues si solo escribe en la pizarra el niño deficiente visual se perderá, también debe hacerle experimentar, tocar, todo el material que se muestra a los demás niños. Debe saber que hay que darle más tiempo pues sus aprendizajes son más lentos a causa de sus dificultades, p.e. en el tiempo en que los demás pueden hacer cinco actividades él solo podrá hacer tres. Hay que tener en cuenta que estos niños llevan durante su etapa escolar un retraso de dos años más o menos que logran superar hasta igualarse con los niños videntes sobre los doce años. En definitiva son cosas a tener en cuenta para que pueda planificar bien su trabajo. Al niño deficiente visual se le debe exigir los mismos objetivos pero dándole más tiempo, más facilidades, el profesor debe buscar un equilibrio entre lo que es el trabajo a realizar y sus limitaciones pues a veces te encuentras que se exige mucho porque piensan que es mejor para él y a veces se le dan demasiadas facilidades, son demasiado contemplativos hasta el punto que sus propios compañeros le envidian y rechazan por los privilegios que le dan (se han hecho dinámicas de grupo donde los compañeros han valorado esto, p.e. en un caso se quejaban de que el niño deficiente visual podía ir al baño durante la clase cuando para los demás estaba prohibido). Se debe ir con cuidado con este tipo de privilegios pues a veces los profesores pueden confundirse.

    Son pautas de este tipo las que se dan al profesor, es algo así como un diálogo constante para hacerlo reflexionar, orientaciones básicas iniciales sobre estrategias de aprendizaje y procesos evolutivos del niño invidente, sobre sus dificultades en la generalización de los aprendizajes, en sus desplazamientos por el aula,... en definitiva todos los aspectos que deben controlarse y una reflexión sobre los niños. Después orientaciones sobre las adaptaciones del material.

    P- ¿Son necesarios los centros especiales solo para deficientes visuales?, ¿en qué casos?

    R- Los centros especiales han sido necesarios pero actualmente hay una tendencia a que estos centros se reconviertan en centros de recursos, de apoyo a la integración. Centros especiales como centros de educación de niños ciegos hay muy pocos y cada vez son menos, solo se emplean con niños que tienen otras problemáticas asociadas a su deficiencia visual o con una problemática familiar muy grave que les ha obligado a ir al tutelar de menores. Actualmente sólo hay centros específicos en Catalunya, Galicia, Alicante, Sevilla y Madrid.

    La tendencia es que se reconviertan en centros de apoyo a la integración y lo que hacen es servir de apoyo a los profesionales de la integración que pueden reunirse en estos centro con otros profesionales y reciclarse, además se reúnen profesores - tutores de niños ciegos de primaria buscando una mayor especialización dentro de la especialidad y aprovechar recursos, reunir los niños que están integrados y así darles la posibilidad de reunirse con otros niños que tienen su mismo déficit con lo que se combina lo que es la integración con la posibilidad de compartir experiencias con otros niños que tienen sus mismas necesidades o dificultades y así tener esta experiencia pues ellos normalmente son los únicos deficientes visuales que están en el aula y no tienen ningún punto de referencia con quién compararse, p.e. un niño invidente lee Braille y eso requiere unas necesidades determinadas que son muy distintas a la lectura visual y se puede aprovechar estas ocasiones para reunir niños de distintas provincias y compartir experiencias. En julio un niño que nosotros seguimos fue a Barcelona para un curso intensivo de Braille, de velocidad lectora, para ver si aumentaba su capacidad lectora y en esta reunión tuvo la oportunidad de ver un modelo de lectura como el suyo y sobretodo de apoyo social.

    En definitiva podemos decir que centros especializados como cosa básica no se dan sino que son un complemento. Aún hay centros pero como digo se están reconvirtiendo y se busca la coexistencia entre la escuela y estos centros de recursos. En Europa la tendencia es la misma, hay una coexistencia entre los programas de integración y los centros especiales que también se van reconvirtiendo en centros de recursos. No obstante hay excepciones, p.e., en Inglaterra donde hay un centro especializado en deficiencia visual muy bueno que es una escuela solo para niños con deficiencias visuales, estos niños podrían estar integrados pero hay que pensar que hay ofertas privadas y se puede elegir.

    P- Problemas más frecuentes a los que se enfrenta un profesor ante un niño invidente de integración. Diferencias entre las diferentes edades en el deficiente visual. Adaptaciones Curriculares.

    El profesorado ante su primera experiencia se siente asustado, son frecuentes expresiones del tipo "¿cómo podré explicar con un niño ciego?", "¿cómo entenderá lo que yo le quiero trasmitir", etc. Esta es la primera reacción. Sobretodo se trata de miedo personal, inseguridad por no saber como tratar a este niño, no saber cómo comunicarse y pensar que lo va a hacer mal y cometerá fallos. P.e. la primera vez que le dicen "mira esto" quedan horrorizados y no se explican como han sido capaces de cometer este "tremendo error", cuándo en realidad estas expresiones no las deben eliminar. Luego a medida que conocen al niño se dan cuenta en seguida que tienen un alumno con una personalidad específica y característica particular, como todos los demás, y que además es ciego y que el profesor debe lograr primero un nivel comunicativo, una relación personal al mismo nivel que con los otros alumnos. Ante estos niños el desarrollo de la personalidad queda tapado por su déficit y eso es lo primero que hay que desarrollar, no hay que dejar que solo piense que es ciego.

    Una vez empezado se dan cuenta que no es tan complicado como se creían, el nivel de dificultades concretas que sí te suelen comentar son temas relacionados con sus ritmos de aprendizaje, asertividad, estar pendientes de ellos, acostumbrarse a repetir en voz alta todo lo que se da visualmente, etc.

    También está el tema del material, presentar los apuntes. Aquí nosotros tenemos una responsabilidad muy grande y a veces nos encontramos con limitaciones pues se nos da el material y lo quieren al cabo de dos días, y hay que trascribirlo y, por tanto, se necesita planificarlo con tiempo. Hay un tema muy importante de coordinación y planificación y los profesores a veces no están acostumbrados a trabajar con tanta antelación, deben aprender a programar con tiempo el material que necesita el niño con deficiencia visual.

    También hay dificultades a nivel de infraestructura, puede pasar que se pida una cosa a Barcelona y hay atrasos en el transporte o el material no esta disponible y hay que esperar, etc. Esto sigue siendo un problema de planificación. Este año en un instituto con un niño deficiente visual no se ha sabido el material a reservar hasta septiembre. Si se hubiera sabido en Junio se hubieran ganado dos meses y no hubiera tenido que esperar el material con el curso empezado. De todos modos, nosotros tenemos un especialista en transcripciones al Braille que puede ayudar a paliar todos estos problemas.

    Con respecto a las adaptaciones curriculares, actualmente no se hacen A.C.I.s significativas pues los niños siguen los programas como los demás. Lo que se hacen son adaptaciones específicas del material. Pasarle todo transcrito, pasarle libros en Braille, adaptaciones de gráficos, tiflografía, eliminación de todo lo que sea información visual... pero por lo general no tienen grandes dificultades.

    Pueden tener dificultades en según que actividades de tecnología pero en general siguen a sus compañeros de la misma edad. En principio siguen un ritmo más lento en actividades como la lectoescritura, técnicas instrumentales, etc. pero a los 11-12 años se han igualado estas diferencias.

    Para el aprendizaje del Braille nosotros vamos a su aula en la escuela unas horas y así al mismo tiempo que el niño empieza a conocerlo nosotros se lo explicamos al profesor y después el o el profesor de apoyo del centro seguirá dándole prácticas en otros momentos de forma mucho más individualizada. Esta forma de introducir el Braille permite que el niño siga el ritmo de la clase utilizando la misma metodología del aula además de la metodología más específica que requiere el Braille ya que el Braille se introduce letra por letra y es mucho más analítica, es imposible ser tan globalizador como la lectoescritura visual que en seguida introduce palabras e incluso textos. Se intenta que sea mixto, introduciendo palabras lo más rápidamente posible pero esto depende de los casos, un niño que tiene dificultades debe seguir un proceso más secuencial y, por tanto, más lento mientras que un niño que tiene facilidad para captar el Braille le vas introduciendo palabras, acentos, signos de interrogación, etc. Hay que tener en cuenta que el Braille es muy complejo pues aparte de los signos gramaticales que conocemos también tienen signos complementarios que significan subrayados, negritas, cursiva, etc. que se ponen delante de la palabra. La velocidad de introducción de todos estos signos dependerá de cada caso concreto y no siguen siempre el mismo ritmo.

    Normalmente con un niño ciego de nacimiento se suele seguir la línea de escolarización de los niños videntes y, por tanto, empiezan la lectoescritura al mismo tiempo que los demás.

    P- Cuando llega una persona deficiente visual a la universidad, ¿encuentra una estructura adecuada?

    R- Aquí tenemos la experiencia de una alumna que está estudiando derecho, no se si hace 2º ó 3º y un chico que este año ha empezado Turismo. Esto si hablamos de ciegos totales pues también hay otras personas con restos visuales que tienen las dificultades de estudiar con tele - lupa o con ampliaciones, problemas técnicos de este tipo. El ciego total toma sus notas con su "braille´n´speak" y luego lo puede conectar a su impresora y le salen los apuntes en Braille o a mecanografía visual para poder intercambiar los apuntes con un compañero si así lo desea.

    La O.N.C.E. deja prestado el "braille'n'speak" a los estudiantes a partir de este año. Hasta ahora había un sistema de alquiler durante los estudios, al final si lo querías comprar el dinero que se había pagado como alquiler se restaba. Ahora se deja prestado durante los estudios y al final tienes que comprarlo o devolverlo.

    Tienen la posibilidad de pedir libros, catálogos,... y si son cosas muy actualizadas tienen la posibilidad de ir a la O.N.C.E. a la transcriptora y pedir ciertos capítulos que interesen, libros enteros no porque los pedidos de libros se mandan a las unidades de producción bibliográfica. Hay también un servicio de grabación y pueden pedir que les graben en cinta ciertas informaciones.

    Por otro lado, nosotros no trabajamos con profesores de universidad porque se supone que los alumnos que llegan a la universidad ya son autónomos, adultos, y ellos pueden trasmitir personalmente sus dificultades a los profesores. El alumno debe preocuparse de hablar con los profesores, de venir a la O.N.C.E. a buscar material, transcripciones, etc. Además en la O.N.C.E. tienen servicios de becas para ir a la Universidad (p.e. los que vienen de Menorca tienen unas becas que le cubren viajes, estancia y demás).

    P- Salidas Profesionales, ¿sale preparado el invidente al mundo laboral?. Ayudas que presta la O.N.C.E. a nivel profesional, educativo, etc.

    R- Las salidas profesionales más frecuentes son fisioterapia, telefonía, telemarketing, informática adaptada a sus limitaciones y dentro de la estructura O.N.C.E. son frecuentes los cargos directivos y lo que aquí llamamos mandos intermedios.

    Hay Formación Profesional adaptada dentro de los Centros de Recursos a la que pueden acceder, además de poder realizar la F.P. de forma integrada en cualquier instituto. Algunos de los cursos de F.P. Adaptada son de telefonía, radio, reparación de pianos, etc.

    También hay personas deficientes visuales con carreras como Magisterio, Psicología, etc. dentro de la O.N.C.E. trabajando de psicólogos, maestros en los Centros de Recursos, maestro itinerantes.

    P- Vías a seguir para un psicólogo que se quiera introducir en el campo de la deficiencia visual.

    R- En la O.N.C.E. lo que hay son psicólogos de empresa. La O.N.C.E. saca unas oposiciones cada cierto tiempo. Dentro de los Centros de Recursos además de psicólogos de empresas hay psicólogos más especializados en el campo educativo, orientadores de infantil, primaria, etc.

    VALORACIÓN PERSONAL Y CONCLUSIONES.

    Lo primero que debemos decir es que este trabajo no habría sido posible sin la inestimeble colaboración de Mª Dolors Forteza quien muy amablemente nos ha facilitado todo el material, referencias y contactos con otros profesionales. Ello nos ha permitido llevar a buen témino esta pequeña aproximación al mundo de los deficientes visuales en el terreno de la educación y la formación.

    También agradecemos a Mª Angels Ramis su colaboración prestandose a ser entrevistada y mostrandonos su trabajo en la O.N.C.E. además de la posibilidad de observar en video el trabajo que se realiza en dos casos de niños deficientes visuales, lo cual nos sirvió mucho para tener una imagen más real y cercana de la labor tan hermosa que se lleva a cabo.

    Hemos podido adquirir nuevos conocimientos que sin duda nos serán útiles, no solo en un hipotetico trabajo como profesionales de la psicología, sino también como personas, dandonos cuenta de las dificultades a las que se enfrentan las personas deficientes visuales y por ello valorar en su justa medida el esfuerzo que realizan por incorporarse a esta sociedad llena de barreras.

    En el aspecto negativo deberíamos constatar la dificultad para encontrar bibliografía actualizada en las bibliotecas, tanto en la de la U.I.B., en Palma como en la própia O.N.C.E., en la cual no disponen de una biblioteca en condiciones. De no ser por la ayuda de Mª Dolors no podríamos haber accedido a gran parte de la información y sin Angels no podríamos haber accedido a videos ni a información de primera mano. La clave para realizar este trabajo ha estado en tener unos buenos “contactos“, de lo contrario todo habría quedado en una visión basada en datos de hace cinco o diez años.

    180