Defensas contra el frío y el calor

Utilización de energía. Vertebrados. Heterotermos. Alimentación. Ejercicio físico. Vestimenta

  • Enviado por: Ariel Dan
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 3 páginas
publicidad

¿Cómo utilizamos la energía?

*Defensas contra el frío y el calor

Los vertebrados inferiores, no tienen un mecanismo

para controlar su temperatura, por eso los llaman

HETEROTERMOS, que tienen temperaturas variadas según

el medio ambiente.

¿De que forma la controlan?

Cuando la temperatura es adecuada para vivir, estos

animales realizan sus hábitos normalmente, pero si

existe alguna variación, y son extremas generalmente

interrumpen sus actividades y entran en letargo,

viviendo durante un tiempo de sus reservas acumuladas

anterior mente.

Hay cuatro maneras o formas de defensa contra el frío.

La primera es la Vasoconstricción Periférica que

disminuye el calibre de los vasos sanguíneos que están

más cerca de la piel, así circula menos sangre y se

pierde menos calor a través de la superficie corporal.

La segunda son los Escalofríos, que consisten en

contracciones bruscas e involuntarias de algunos

músculos para producir calor, cuando la temperatura

ambiente es muy baja. La tercera es la Erección

Pilosa o piel de gallina, es un mecanismo que contrae

pequeños músculos que mueven pelos. Y por ultimo

tenemos el Aumento de Metabolismo, una mayor actividad

hormonal acelera el metabolismo celular con la

liberación del calor.

Encontramos 3 formas de defensas contra el calor, la

primera es la Vasodilatación periférica es el aumento

del calibre de los vasos sanguíneos que permite una

mayor circulación que aumenta la perdida del calor a

través de la piel. La segunda es la Sudación, es la

evaporación del sudor absorbe calor y enfría la piel.

Por ultimo el Jadeo, en algunos animales por la

ausencia de las glándulas sudoríparas hacen que deban

liberar el calor.

Como podemos hacer para defendernos del frío en

invierno y del calor en verano:

A. Por medio de la vestimenta:

El calor que produce el cuerpo irradia con facilidad

hacia el aire que lo rodea, pero la vestimenta puede

modificar esa irradiación al no permitir que el calor

atraviese el tejido de la ropa.

La capa de aire caliente que se forma alrededor del

cuerpo actúa como un aislante siempre que la ropa se

mantenga seca, de tal manera que el aire vuelve a

irradiar calor hacia el cuerpo. Cuando la ropa se moja

deja de comportarse como una barrera aislante ya que

el agua es un conductor más rápido que el aire seco.

En los climas calurosos la ropa sirve para protegernos

de los rayos calóricos solares y para facilitar la

evaporación del sudor más que para permitir la

conducción e irradiación del calor ya que entre la

temperatura corporal y la del ambiente existe muy poca

diferencia. El lino y algodón sirven como telas para

el verano ya que absorben rápidamente el sudor y

permite la rápida evaporación y el enfriamiento del

cuerpo cosa que no pasa con telas de lana y o

sintéticas.

B. Por medio del ejercicio físico:

Durante el ejercicio físico gran parte de la sangre

que se dirige a los músculos para que estos puedan

disponer del oxigeno que necesitan y también para que

puedan eliminar todo el co2 producido.

Al aumentar la circulación sanguínea la temperatura es

mayor pues como sabemos, una de las funciones de la

sangre es la de distribuir el calor por todo el

organismo. El ejercicio físico es por eso que es uno

de los recursos más eficaces para aumentar la

producción de calor corporal durante la estación fría.

En cambio puede ser perjudicial en la estación

calurosa si no es precedido por una aclimatación

previa al calor y si no se gradúa lentamente el

esfuerzo mediante un correcto entrenamiento.

C. La Alimentación:

También por medio de la alimentación podemos

defendernos del frío y del calor.

En invierno es necesario ingerir alimentos que

produzcan mayor cantidad de calorías, como las grasas

y los hidratos de carbono.

Como en verano se pierde menos calor la cantidad de

grasa y de hidratos de carbono debe ser menor,

reemplazar dichos alimentos por otros de menor

contenido graso o calórico ya sea carne frutas y o

verduras.

Nuestro cuerpo necesita energía para desarrollar sus

actividades. Esta energía se puede traducir en

alimentos en especial los hidratos de carbono y los

lípidos. Para que se reproduzcan las células que

permiten el crecimiento de los niños necesitan

disponer de la matrería necesaria provista por los

alimentos. Estos cumplen una función Plástica

especialmente las proteínas, algunas sales minerales y

al agua. El correcto funcionamiento del organismo

exige la presencia de sustancias que, aunque actúan en

porciones mínimas, controlan muchas de sus

actividades. Cumplen así una Función Reguladora y

comprenden las vitaminas y diversas sales minerales.

1. Hidratos de carbono: generalmente son de origen

vegetal. Comprenden los azúcares y las harinas.

Azúcares: tienen sabor dulce y se encuentran

especialmente en el azúcar, los dulces, la miel, las

frutas frescas y secas. Su valor nutritivo es escaso

debido a la gran proporción de agua que contienen,

pero su alto contenido de celulosa facilita los

movimientos intestinales.

Harinas: se encuentran en los granos de trigo y de

maíz. Con ellos se elaboran pan, postres, pastas etc.

Todos ellos durante la digestión se transforman en

glucosa y en otros monosacáridos. El exceso de glucosa

absorbida por el intestino se deposita en el hígado

en forma de glucógeno y constituye la principal fuente

de energía celular.

El organismo adulto necesita 7 g. por día y por Kg de

peso; los hidratos de carbono producen 4 kcal por

gramo.

2. Lípidos: son de origen animal y vegetal. Los

alimentos de origen animal ricos en lípidos se llaman

grasas y generalmente son sólidos a la temperatura

ambiente, como el tocino, la manteca y la que se

encuentra en la carne, especialmente en el cerdo. Los

lípidos de origen vegetal son los aceites de frutos

como la aceituna o de semillas de girasol o maní. Se

absorben en el intestino como ácidos grasos y

glicerol. Existen reservas de lípidos en diversas

partes del cuerpo: debajo de la piel alrededor de

algunos órganos, como el riñón, el corazón y el globo

ocular, en el interior de los huesos largos etc. Estos

depósitos se utilizan en casos de ayuno prolongado.

Además de su función energética, los lípidos cumplen

también una función plástica pues forman partes de

las membranas celulares. El organismo necesita

diariamente 1 g por Kg de `peso. Los lípidos producen

9 kcal por gramo.

3. Proteínas: A pesar de que producen calorías, las

proteínas no cumplen función energética sino en casos

extremos, cuando las cantidades de lúcidos y los

lípidos no alcanzan para cubrir las necesidades

energéticas. Su función es esencialmente plástica

porque intervienen en la formación de tejidos, la

reparación de estructuras celulares desgastadas y la

formación de anticuerpos, hormonas y enzimas. Se

absorben en el intestino bajo la forma de aminoácidos

y son llevados a las células por la sangre. Algunos

aminoácidos son sintetizados por las células, pero

otros, llamados esenciales, sólo se obtienen de los

alimentos ingeridos y su falta puede causar grandes

trastornos y hasta la muerte.

Los alimentos de origen animal como carne de vaca,

cerdo, aves, pescado, la leche, el queso y los huevos

son ricos en proteínas que contienen la mayor parte de

los aminoácidos necesarios para el organismo. El

organismo necesita alrededor de 1g de proteína por Kg

de peso. Los prótidos producen 4 kcal/g.

Conclusiones: La alimentación es muy delicada.

Nosotros mediante los alimentos que ingerimos nos

estamos fortaleciendo o dañando ya que el consumo en

exceso casi del total de las cosas por más buenas que

sean pueden llegar a ser perjudiciales para nosotros,

así como nosotros ingerimos medicamentos en una

determinada cantidad y en un determinado momento y si

no respetamos eso nos puede hacer dicho remedio un

efecto malo así también la comida que ingerimos

diariamente nos puede hacer mal. Además si hablamos de

una persona que no hace ningún tipo de ejercicio

físico o que lleva una vida sedentaria la alimentación

mala puede causarle muchos problemas entre ellos

gordura o desnutrición. Una persona que hace ejercicio

físico tiene menos posibilidad de ser obeso ya que su

movimiento físico hace que las grasas que están de más

se quemen provocando así una regulación de su peso,

pero Ami me parece que por más ejercicio físico que

haga si la persona no come de acuerdo a su necesidad

no se salva de la desnutrición.

Finalmente pienso también que comer no es solamente

llenar la panza si es también una forma de lograr

vivir bien y sanamente.

AUTOR: