Defensa apasionada del idioma español; Álex Grijelmo

Literatura española contemporánea. Siglo XX. Narrativa. Novela lingüística. Idioma español. Empobrecimiento de la lengua española. Gramática. Ortografía. Influencia del inglés. Neologismos

  • Enviado por: Aitor
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Una lengua en deterioro.

El autor critica como en la sociedad de la imagen en la que vivimos (en la que se valora todo lo externo y las buenas maneras se han olvidado). La importancia que tiene la lengua en estas apariencias externas y aquellos que usan las buenas maneras en el lenguaje son incriminados de cursis o sabelotodos y como los poetas, dramaturgos y gentes con gran capacidad a la hora de escribir se sitúan en una esfera social ajena a la resto.

Además esta falta de respeto y consideración de la lengua como elemento social de apariencia ante las demás, se ve infravalorada por las grandes personalidades públicas, ya sean política, periodistas o en cualquier ámbito público.

La lengua refleja el nivel de competencia de los hablantes y al no darle importancia estamos dejando de lado un elemento importante de la sociedad que nos aboca incontroladamente a una sociedad de imagen.

La democracia de la lengua.

La lengua va evolucionando, pero nunca por normas establecidas por las instituciones o personalidades que en teoría tienen un nivel superior, sino por el acuerdo común entre los hablantes y que luego las instituciones las reflejan en diccionarios y gramáticas.

La gramática de Nebrija nos explica como se escribe y se habla tomando como referencia frases y situaciones comunes, no es ninguna imposición, sino un reflejo y que ilustra lo democrático del lenguaje.

Antes la lengua evolucionaba o cambiaba a por que el pueblo cambiaba al hablarla (como ya pasara en América con su descubrimiento y la consecuente colonización, por tanto el idioma Español fue acogido por los indígenas), sin embargo ahora cambia porque las instituciones nos imponen unas normas o reglas que debemos cumplir si queremos hablar bien..

La gramatica y la gimnasia.

Para hablar bien y cuidar el lenguaje, al igual que para razonar con coherencia y para no hacer el ridículo cuando hablamos es necesario haber sido instruido, leer, esforzarse; costoso pero necesario para mejorar el nivel de los hablantes y de la gente de un país.

Aquellas que piden la simplificación de la gramática y ortografía no saben que piden ya que si se simplifica la escritura la gente (sobre todo los alumnos) no odiarán estudiar lengua y puede que no la suspendan pero adquirirán un nivel pésimo para el futuro cuando se tengan que relacionar con alguien y no sabrán, el nivel comunicativo será casi nulo.

La música y la gramática

Los escritores han de atenerse a una norma para no cometer errores a la hora de escribir, depende de la gramática y la sintaxis para poder escribir. Al igual que un músico que no conozca solfeo y acordes es incapaz de crear una partitura que suene bien. A partir de aquí aparece la figura del corrector encargado de la reedición del texto y la eliminación de sus errores, así el autor acaba publicando un texto perfecto. Al igual que un interprete compone y luego modifica lo que no suena o queda bien.

La genética de las palabras

Las letras y sus combinaciones nos permiten formar palabras y comunicarnos. Pero hay letras que muchas veces son incomodas de combinar (v-b,z-c,k-q...).

Hay autores que quieren la eliminación de alguna de estas para la simplificación de la ortografía.

Esta supuesta limpieza viene asociada a un “progreso” en la lengua pero esto supondría una ruptura del idioma que hemos estado forjando durante siglos. Este progreso lo ha de hacer el pueblo poco a poco y por común acuerdo siempre y cuando no se vulnere su estructura.

Los cromosomas del idioma Español

Con el paralelismo entre idioma y genética, el libro pretende reflejar como el español peninsular y el del resto de países hispanos tiene una base o sustrato común que hace que pertenezcan a la cultura hispánica.

A través de ejemplos nos hace ver que aunque utilicemos diferentes palabras la estructura que utilizamos para decir algo es la misma, es decir que aunque lo digamos en Argentina o en España, aun que no utilicemos las mismas palabras para decir que es algo, sabemos a lo que se refiere porque usamos la misma estructura y por tanto nos entendemos.

Los Clones del lenguaje.

Hay palabras que pese a tener un significado en español han sufrido una incorporación de significado de otro idioma, sufriendo una clonación. Estas clonaciones se fomentan sobre todo por las altas esferas públicas (periodistas) y acaban aceptándose como propias del idioma.

Estas clonaciones se producen por parecerse la palabra a otra de otro idioma, por eso les atribuye el significado del otro idioma también al nuestro y pueden deteriorar nuestro idioma y desquebrajarlo.

La lengua unida.

El castellano, tanto peninsular como extrapeninsular, está esparcido por todos los continentes, y no hay necesidad de variarlas ni de traducirlas cuando dos conferenciantes de distintos países hispanos se encuentran (ambos se entienden sin necesidad de adaptarse el uno al otro). Igual que ocurre con la música, los intérpretes peninsulares son escuchados y entendidos en el resto de países hispanos y viceversa.

La invasión del Inglés

El castellano ha ido evolucionando a lo largo de los siglos hasta lo que conocemos ahora, con influencias de muchos idiomas como el griego, latín, francés, portugués...pero en los últimos años el inglés nos a bombardeado por palabras que hemos hecho nuestras por que la sociedad, el comercio, la industrialización...concuerda mas con la lengua anglosajona.

Antes las palabras extranjeras se asimilaban por necesidad y por común acuerdo entre todos los hablantes tras largos periodos de adaptación y expansión.

Ahora el inglés nos invade aunque no hagan falta sus palabras.

El virus informático ataca a los genes.

La falta de palabras técnicas en español para denominar a los conceptos de la ciencia moderna o informática propicia la llegada de palabras inglesas, que se introducen de forma acelerada e incontrolada en nuestro idioma.

Hay palabras que en un principio se decían en ingles pero eran incomodas y pasaron a la traducción en español.

Ahora, debido a Internet, hay gran intromisión de nuevas palabras inglesas.

Pero hay otras que llegan en ingles y nosotros las “españolizamos”.

La escasa instrucción de los manuales

La dejadez de muchas empresas y de las personas encargadas de elaborar los manuales de uso de productos provoca verdaderos rompecabezas en los clientes, así como una deformación del idioma mismo. Sin que nadie reacción ante esta violación de la lengua.

Estas deformaciones son provocadas por la falta de interés en trabajárselo haciendo manuales o en los errores propios de una mala traducción. Ambas reflejan una actitud irrespetuosa ante el idioma español.

La manipulación interna del español

En el mundo político, periodístico o cualquier ámbito de uso culto, se utilizan palabras y un tipo de jerga con palabras (sí españolas, pero poco comunes) que al final le dan un significado muy complicado teniendo sinónimos mucho mas simples y cultos.

Y esta complicación de palabras, llevan a cabo decir cosas que no se pretende, por querer ornamentar la frase con palabras que intentan que la gente no comprenda para que sepan que son de la “gente de arriba”.

La creación de palabras

La creación de palabras no debería ser un temor ni una cosa que no se debería dejar hacer. Los neologismos en parte son buenos y añaden léxico pero hay que tener cuidado con ellos. Las palabras ante todo (los neologismos) han de mantener los cromosomas del idioma, por tanto han de ser también pronunciables para los hispano hablantes.

Por eso las palabras inglesas que se acepten al español deberían tener una transformación para que sean internamente como las españolas y con un pronunciamiento español.

En conclusión los neologismos los necesitamos para paliar el paso del tiempo y poder nombrar las cosas nuevas pero estos siempre que se creen han de ser respetando las normas del idioma.

Los ajenos nombres propios.

Tenemos por costumbre cuando oímos nombres de otro idioma, escribirlos como suenan, escribiendo por el criterio fonético que utilizamos nosotros.

Por tanto si vemos algún nombre, nosotros lo pronunciaremos exactamente como se escribe siguiendo nuestros criterios.

La Academia y la Ley.

La ley también influye al hablar:

  • En algunas regiones hispanohablantes esta prohibido poner rótulos en otro idioma que no sea el español. Así, afirman ellos, se promulga el español y se sigue fiel al idioma.

  • La academia ha puesto en el diccionario palabras ya desparecidas por no usarse en la habla de los hispanos. Esto ha creado una incertidumbre y confusión de para que servirá esto, y si servirá de verdad.

  • La lengua ha de llamarse español, sinónimo de castellano pero se escribirá castellano cuando sea para diferenciar de los dialectos españoles y cuando se le denomine respecto a su origen.

Apología del idioma Español.

El idioma es el reflejo de la cultura y nuestra cultura tiene un foro de 400 millones de personas repartidas por todo el mundo.

Este idioma que fue en un principio impuesto a la fuerza por los colonizadores, ahora forma parte de un gran bloque de hispanohablantes.

El español hoy por hoy se ha hecho un hueco entre los idiomas y es de los mas hablados en todo el mundo.