Decreto del 1 de Octubre de 1823

Historia de España. Contexto legislativo. Fernando VII. Trienio Liberal. Santa Alianza. Duque de Angulema

  • Enviado por: Carlos
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

Nº3: DECRETO DEL 1 DE OCTUBRE DE 1823

Es un texto legislativo. Corresponde a un documento promulgado por Fernando VII el 1 de octubre de 1823 y publicado en la Gaceta de Madrid el 7 de octubre de 1823. (La Gaceta de Madrid venía a ser el Boletín Oficial del Estado de la época).

Al tratarse de un documento oficial el rey habla en primera persona.

Para situar el texto hemos de referirnos a lo que se llama el trienio liberal, 1820-1823. Recordemos que el 7 de marzo de 1820 Fernando VII jura, presionado por las circunstancias, la constitución de Cádiz de 1812. Ello suponía acabar con el poder absoluto que había venido ejerciendo desde 1814.

Desde un punto de vista político, el período de 1815-1848 viene significado en la historia de Europa por el conflicto entre dos tendencias. De una parte, tendencia absolutista que pretende más o menos resueltamente retrotraer los sistemas sociales y políticos a la situación en que estaban antes de 1789, es decir, antes de dar comienzo la vasta crisis bélica y revolucionaria que había durado veinticinco años y que la Restauración de 1814 pretende dar por liquidada. Ahora bien, la Europa de 1814-1815, que se restaura sobre el principio del legitimismo, y tiene con fundamento el origen divino del poder real, está en evidente contraposición con los principios liberales.

La dualidad absolutismo-liberalismo que muestra la vida política europea durante el periodo más arriba indicado, sigue en la Península un ritmo de alternativas que traduce , de manera bastante exacta, el ritmo europeo. En 1814 tiene lugar la restauración del poder absoluto de Fernando VII; en lo sucesivo y durante seis años, los liberales conspirarán y organizarán pronunciamientos destinados a restablecer la Constitución de 1812. Estos pronunciamientos fracasarán hasta que, en 1820, un pronunciamiento -bastante semejantes a otros, lo que pone a su vez de manifiesto el agotamiento y la debilidad del régimen absolutista-, permitirá el acceso de los liberales al poder. El pronunciamiento de Riego en Cabezas de San Juan (1820), fue uno más de los pronunciamientos que habían jalonado la primera etapa absolutista (1814-1820), pero tuvo, sin embargo, un carácter decisivo. Hubo una triple coincidencia. En primer lugar, la concentración en torno a Cádiz de tropas que estaban descontentas por su próximo embarque hacia América. En segundo lugar, el clima liberal de la burguesía mercantil de Cádiz, que proporcionó un buen caldo de cultivo para la insurrección. Y por último, la rápida propagación del levantamiento inicial, no ya en Andalucía, donde el pronunciamiento pierde fuerza y se diluye en pura insubordinación y desorden, sino a través de toda la geografía española. En el clima de descontento existente a finales de 1819, la aureola legendaria de Riego recorre Andalucía y provoca diferentes levantamientos en la Península. Uno en La Coruña (21 de febrero), que deja Galicia entera en poder de los insurgentes, otro en Zaragoza (5 de marzo), otro en Barcelona (10e marzo); otro en Pamplona. En suma, el movimiento triunfará ante la reacción poco adecuada del poder central frente a este levantamiento general. La respuesta vacilante y por etapas, típicamente oportunista del gobierno de Fernando VII, se escalonará durante la primera semana de marzo. El día 7 firmará un decreto en el que declara que, de acuerdo con “la voluntad general del pueblo”, ha decidido jurar la Constitución así como crear una Junta Provisional Consultiva en Madrid encargada de tomar las medidas oportunas para volver a un régimen liberal.

La reinstauración de un régimen liberal en España había tenido repercusiones en el mundo mediterráneo, y las potencias europeas que habían suscrito la Santa Alianza se habían apresurado a intervenir para sofocarlos. En España no intervendrán en 1820 porque la cerrada oposición de Inglaterra se vio secundada por Austria que pagaba así la actitud de inhibición que los ingleses habían mantenido durante la intervención austriaca en Alemania en 1819. Ahora bien, en el congreso de Verona (1822), pese al rechazo inglés, se opta por la intervención, y queda Francia encargada de la misión. Pero ésta se irá retrasando debido a que el responsable de la misma, el duque de Angulema, insiste en que la solución no es volver a un absolutismos intransigente, sino que es oportuno adoptar medidas menos rígidas que tomen como modelo la Carta otorgada de Luis XVIII (1814). Al fin, el 7 de abril, los Cin Mil Hijos de San Luis penetran en España sin encontrar oposición alguna. No se presentan como invasores sino como salvadores de un rey cautivo de los liberales en Sevilla. No arrasan los territorios por los que pasan sino que pagan los suministros que necesitan. Esto provoca una actitud distinta en el pueblo español, que no responde a las incitaciones patrióticas lanzadas por el gobierno de San Miguel, que perseguía un nuevo levantamiento. Tras una única batalla, la victoria del Trocadero, ya junto a Cádiz, los ejércitos franceses obtienen la liberación de Fernando el 30 de septiembre a cambio de una promesa de amnistía. Fernando será repuesto en el trono con todos sus derechos pero no cumplirá la promesa hecha.

Analicemos ahora el documento objeto de este comentario de texto. El decreto en si lo podemos dividir en tres partes bien diferenciad. En la primera se plantea la situación general de injusticia y descontento que a juicio del rey existe en España antes de la promulgación de texto. Injusticia por cuanto supone de traición el “establecimiento de la democracia constitución de Cádiz” en el mes de marzo de 1820, y de descontento por el desorden que existe. Se habla del “desorden más espantoso, de la anarquía más desoladora y de la indigencia universal”. Un “grito general de la nación” hizo que se volviera -dice el rey en el texto- al régimen anterior, el régimen absolutista.

Europa no queda al margen de la situación general de España. Efectivamente, en la segunda parte del texto se habla de cómo Europa y, en concreto, Francia acaba con la situación anterior. El “Ejército valiente” al que alude no es otro que los Cien Mil hijos de San Luis que a las ordenes del duque de Angulema “mi Augusto y amado primo”, -le llama Fernando VII- restablece a éste en su trono absolutista.

En la tercera parte y como consecuencia de las otras dos, una vez que toma el “trono de S. Fernando”; pone fecha a la promulgación del decreto -1 de octubre de 1822- por el que anula “todos los actos del gobierno llamado constitucional”.

En el texto en general me llama la atención la forma de hablar y expresar ideas. Es curioso que para referirme a él mismo hable de “Real Persona” y de “Real Familia”, lo que otorga un aire un poco de divinidad, de estar por encima del resto, como así se considerada y se le consideraba. Decir “democrática constitucional” y “tiránica constitucional” no deja de ser chocante. Es sintomático cómo se adjetiva con antónimos, una misma constitución, dependiendo del momento en el que se hace referencia a ella, bien sea en 1820 cuando es jurado por él, o bien en 1823 cuando es derogada. Se rastrea en el texto claramente todo lo que fueron los principales postulados del absolutismo y, sobre todo, ese origen divino del poder que transmite por herencia y los súbditos atacan. Habla el rey de “la conservación de mis legítimos derechos, que heredé de mis antepasados” y que “con la prevenida solemnidad habían jurado mis vasallos”. Su trono no es otro que “el trono de S. Fernando”, el del rey católico. Para terminar podemos decir que el documento supone una vuelta atrás en la consecuencia de las reformas liberales emprendidas.